PirateBox, una caja para el que sabe que compartir no es robar

PirateBox, una caja para el que sabe que compartir no es robar

Vivimos días en los que Sarkozy quiere una Ley Hadopi para todo el mundo. Vivimos días en los que partidos políticos y ministros como Sinde quieren dejarnos sin descargas. Vivimos días en los que Google comienza a discrimar contenido proveniente de BitTorrent obligado por lobbies que nada tienen que ver con la ciudadanía ni la cultura. Así que para estos tiempos particularmente oscuros, tiempos de lucha en la red contra esas distintas formas de poder, quiero presentarles PirateBox: la caja pirata, o como la define su creador:

un dispositivo autocontenido de colaboración móvil y de intercambio de archivos al estilo P2P. Simplemente enciéndelo para transformar cualquier espacio en una red libre y abierta para el intercambio de archivos.

Inspirado por los movimientos en pro de la cultura libre y las radios pirata, el artista David Darts utiliza software libre y abierto (FLOSS) para crear redes inalámbricas de cajas pirata para el libre y anónimo intercambio de imágenes, vídeo, audio, y demás contenido. Luego de observar el vídeo, tal vez se pregunten cuáles son sus características, dónde se obtiene, o mejor aún, cómo hacer uno por su cuenta. Veamos los detalles:

 

PirateBox contiene un servidor Debian que ejecuta un ligero servidor web creado con Python, a su vez conectado a un ruteador inalámbrico que incluye el firmware libre DD-WRT Linux.

Para usarla simplemente hay que presionar el botón de encendido, momento en el que la caja se convierte en el epicentro de una fiesta de intercambio P2P –entre personas, no hay que olvidarlo– de archivos, donde todos suben y todos descargan, donde (idealmente) todos comparten. Pueden usarla en el autobús, la biblioteca, el parque y, sí, también en un Starbucks.

La PirateBox está diseñada para ser privada y segura; intenta mantener el anonimato de sus usuarios: no les pide login ni lleva un registro de su actividad. De hecho, la PirateBox no está conectada a Internet.

Todos los interesados son libres de copiar, imitar, distribuir, mejorar o transformaraquí está la guía— una PirateBox sin tener que pagar a David Darts por algún derecho de copia. La caja pirata está licenciada bajo la Free Art License, un verdadero dispositivo copyleft, perfecto para ser un propósito de cultura libre.

PirateBox guarda relación con proyectos como Dead Drops –P2P en el mundo real– que alguna vez reseñamos. El objetivo último de estos proyectos es exponer in situ que el P2P es natural, puede estar en cualquier parte y que, esencialmente, compartir no es robar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s