Madrid 22 de marzo. La dictadura sin disimulo

Polémica

Álvaro MILLÁN

Todo resulta irónico: Adolfo Suárez, el inventor de la llamada democracia española, agoniza en la cama de un hospital, incapaz de recordar quién es y qué fue lo que inventó. Mientras tanto, Mariano Rajoy, actual usuario-administrador del invento, perpetra una agresión salvaje contra más de un millón de personas congregadas en Madrid como colofón de las Marchas de la Dignidad, dejando claro que esta democracia nunca pasó de ser una burda pantomima para afianzar en el poder a una casta política que lleva más de tres décadas refocilándose en la corrupción y exhibiendo su ineptitud y falta de escrúpulos. Y queda claro también que el invento de Suárez probablemente sobreviva a su creador, pero también agoniza.

rajoy_manifestacion2

Ver la entrada original 450 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s