Alexis Tsipras:

Carta abierta a Alemania: Lo que nunca se contó sobre Grecia.

Escrito por Alexis Tsipras en Syriza.net,

La mayoría de ustedes, queridos lectores (alemanes), se han formado una idea preconcebida de lo que trata este artículo, incluso antes de leerlo. Os estoy implorando que no sucumbáis a tales ideas preconcebidas. Los prejuicios nunca fueron buenos, especialmente en los períodos en que una crisis económica refuerza los estereotipos y los odios de raza, nacionalismo, e incluso la violencia.

En el 2010, el Estado griego dejó de ser capaz de pagar su deuda. Por desgracia, los funcionarios europeos decidieron fingir que este problema podría resolverse mediante el préstamo, más grande en la historia en condiciones de austeridad fiscal que, con precisión matemática, reduciría el ingreso nacional a partir del cual se deben pagar los préstamos nuevos y viejos. Un problema de insolvencia se resolvió como si se tratara de un caso de falta de liquidez.

En otras palabras, Europa adoptó la táctica de los banqueros de poca categoría que se niegan a reconocer los préstamos como incobrables, prefiriendo otorgar otros nuevos a la entidad insolvente con el fin de simular que el préstamo original se está cumpliendo mientras se aplaza la quiebra al futuro. Solo se necesita un poco de sentido común para ver que la aplicación de la táctica “extender y pretender” lleva a mi país a una situación lamentable. Que en lugar de la estabilización de Grecia, Europa está creando las circunstancias para una crisis de auto-refuerzo que socava los cimientos de la propia Europa.

Mi partido, y yo personalmente, no estuvimos nada de acuerdo con el contrato de préstamo de mayo del 2010. No porque ustedes, los ciudadanos de Alemania, no nos dieran bastante dinero; sino porque usted nos dieron demasiado. Mucho más de lo que deberían y nuestro gobierno aceptó, mucho más de lo que tenía derecho a aceptar. Dinero que, en ningún caso, ayudó al pueblo griego (ya que está siendo arrojado al agujero negro de una deuda insostenible), ni impide que la deuda pública griega se infle, con un gran costo para los contribuyentes griegos y alemanes.

De hecho, incluso antes de que terminara el año, en 2011, se confirmaron nuestras predicciones. La combinación de nuevos préstamos gigantescos y rigurosos recortes del gasto público, que recortaron los ingresos, no sólo no frenaron la deuda, sino que además, castigó a los más débiles de los ciudadanos, convirtiendo a ciudadanos que hasta entonces eran de un nivel medio, en indigentes y mendigos, negándoles, por encima de todo, su dignidad. El colapso de los ingresos ha llevado a miles de empresas a la quiebra, impulsando el poder oligopólico de las grandes empresas. Por lo tanto, los precios han estado cayendo, pero más lentamente que los sueldos y salarios, hundiendo la demanda global de bienes y servicios y aplastando los ingresos nominales, mientras que la deuda continúa su inexorable aumento. En este ambiente, el déficit de esperanza aceleró sin control y, antes de que nos diéramos cuenta, se empollaba “el huevo de la serpiente” – siendo su resultado: patrullas de neonazis en nuestros vecindarios, difundiendo su mensaje de odio.

A pesar del fracaso evidente de la lógica “extender y pretender”, que aún se está aplicando en la actualidad. El segundo “Rescate” griego, promulgado en la primavera de 2012, añadió otro préstamo enorme sobre los debilitados hombros de los contribuyentes griegos, “pelando” nuestros fondos de seguridad social, y financiando una nueva cleptocracia despiadada.

Respetados comentaristas se han referido recientemente a la estabilización de Grecia, incluso con signos de crecimiento. Por desgracia, “el descubrimiento griego” no es más que un espejismo que debemos enterrar lo más pronto posible. La reciente subida modesta del PIB real, a un 0,7%, no señala el fin de la recesión (como se ha proclamado) sino, más bien, su continuación. Piensen en esto: Las mismas fuentes oficiales informan, para el mismo trimestre del año, una tasa de inflación de -1,80%, es decir, la deflación. !Lo que significa que el aumento de 0,7% en el PIB real se debió a una tasa de crecimiento negativo del PIB nominal! En otras palabras, todo lo que ha sucedido es que los precios bajaron más rápido que el ingreso nacional nominal. No es el motivo para proclamar !El final de los seis años de recesión!

Permítanme decirles a ustedes que este lamentable intento de recrear una nueva versión de las “estadísticas griegas”, con el fin de declarar la crisis griega terminada, es un insulto a todos los europeos que, tarde o temprano, merecen conocer la verdad sobre Grecia y Europa. Por tanto, dejenme ser franco: la deuda de Grecia es actualmente insostenible y nunca será cubierta, especialmente mientras Grecia siga estando sometida a un ahogamiento fiscal continuo. La insistencia en esta política sin salida, y la negación de la aritmética más simple, cuestan al contribuyente alemán caro mientras que, a la vez, condena a una nación europea orgullosa a la indignidad permanente. Lo que es aún peor: De esta manera, en poco tiempo los alemanes se vuelven contra los griegos, los griegos contra los alemanes y, como era de esperar, el ideal europeo sufre una pérdida desastrosa.

Alemania, y en particular los trabajadores alemanes, que trabajan duro, no tienen nada que temer de una victoria de SYRIZA. Más bien lo contrario. Nuestra tarea no es enfrentarnos a nuestros socios. No es asegurarnos préstamos más grandes o, el derecho a un déficit más alto. Nuestro objetivo es, más bien, la estabilización del país, el equilibrio presupuestario y, por supuesto, terminar con el exprimir a los contribuyentes griegos más débiles, en un acuerdo de préstamo que es simplemente inaplicable. Nos hemos comprometido a poner fin a la lógica “prolongar y fingir” no contra los ciudadanos alemanes, sino para conseguir ventajas comunes a todos los europeos.

Queridos lectores, entiendo que, tras la “demanda” que nuestro gobierno cumpla con todas sus “obligaciones contractuales” se esconde el temor de que, si ustedes nos dejan, a los griegos, un respiro, volveremos a nuestras malas, viejas maneras. Reconozco esta ansiedad. Sin embargo, permítanme decir que no fue SYRIZA la que incubó la cleptocracia que hoy pretende luchar por “reformas”, siempre y cuando estas “reformas” no afecten a sus privilegios mal conseguidos. Estamos listos y dispuestos a introducir importantes reformas, para lo cual buscamos ahora un mandato para ponerlo en marcha del electorado griego, naturalmente, en colaboración con nuestros socios europeos.

Nuestra tarea consiste en lograr un New Deal europeo en el que nuestra gente pueda respirar, crear y vivir con dignidad.

Una gran oportunidad para Europa está a punto de nacer en Grecia. Una oportunidad que Europa no puede permitirse perder.

Esto es una traducción mía del inglés, siendo su origen:

http://www.zerohedge.com/news/2015-01-29/alexis-tsipras-open-letter-germany-what-you-were-never-told-about-greece

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s