libros-libros-libros-7 Alcibíades o los peligros de la ambición

CAM00179Autora: Jacqueline de Romilly

Traducción del francés: Ana María de la Fuente

Editorial: Seix Barral, 1996

En estos días me he vuelto a releer este libro, y la verdad es que no me cansa. Cuando lo leí por primera vez ya conocía el “guión”. Quien haya leído a Tucidides, a Jenofonte, tiene que conocer el guión.

El Gran Traidor que está por encima de todo y de todos, y no duda en cambiar de bando cada vez que sus intereses así se lo dictan. Y a cada bando que se pasa, allí es recibido con los brazos abiertos, y siempre tiene cargos de responsabilidad y gobierno.

Desde que “lo conocí” me pareció un personajes repugnante, un tipo impresentable que es capaz de todo por alcanzar sus objetivos personales y le da igual lo que suceda en su alrededor (cuando llego a este punto no puedo menos que penar en cierto partido, que ahora mismo, nos desgobierna, y se le parece mucho. Si, un partido, o puede que dos, que se asemejan a una persona).

Así nos lo presenta la autora, ya que no se trata de una novela histórica y mucho menos de una biografía novelada, es una biografía fría y ¿desapasionada?

Estamos hablando de la biografía de un individuo que es el principal responsable de la desastrosa expedición ateniense a Sicilia, en la cual se extinguió todo su ejército. Esto es, murieron todos los ciudadanos de la polis o fueron esclavizados, en edad militar. Pocos se salvaron del desastre, y aún así, la polis siguió enfrentada en su guerra con Esparta como unos diez años más. Es el individuo que se pasa a Esparta y les da toda la información necesaria para que Esparta pueda derrotar a Atenas. Tiempo después se tiene que largar de Esparta, son varias las teorías del por qué. No duda en pasarse a Persia, la Gran Enemiga, allí enzizañó todo lo que pudo, y por supuesto se tuvo que largar y lo volvemos a ver con los demócratas atenienses, para pasarse a los oligarcas (y al no aceptarlos estos) bandera de los demócratas. Es algo inesperado, algo que nos deja pasmados, es el político más liante, trapizondero, embustero, canalla que se haya podido dar en la historia de la humanidad y la autora, esa magnifica escritora, esa cultísima profesora, nos dice: “Entonces, a fin de cuentas, ¿habré propuesto el ejemplo de un historiador griego de lucidez admirable (Tucídides) pero, también, el de un héroe griego que no nos da más que lecciones negativas?” (!si¡, !si¡, !si¡, !si¡) Para a continuación añadir: “Afirmar tal cosa sería olvidar las rutilantes imágenes que conservamos de él. Sería olvidar la belleza, la inteligencia viva, la palabra fácil, el valor frente al enemigo y la adversidad. Desde el momento en que dejamos la política, vuelven a brillas sus dones y cualidades…

Estas parrafadas siempre me dejan desconcertado, pues creo que no justifican a un canalla, que es lo que fue toda su vida. Y esto, sin mencionar que fue criado bajo la tutela de Pericles !!¡¡ y fue un discípulo bien amado de Sócrates !!¡¡. Osea, convivió, conoció y se junto con lo más preclaro y notorio que había dado dicho siglo. Dando como resultado el ser más repugnante del mismo. El Gran Traidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s