Breves apuntes sobre la «shoah»

Al cumplirse el 70 aniversario de la liberación por el Ejército Rojo del campo nazi de exterminio de Auschwitz. Surgen inmediatamente tres paradojas:

  • El Ejército Rojo amparaba en su propio país numerosos campos de exterminio lento, moral y físico, con decenas de millones de presos. En su inmensa mayoría eran ciudadanos de la URSS que seguía su camino marxista leninista1 hacia el comunismo. Una ideología exterminadora física y moralmente para los opositores y sus familiares. Era, por consiguiente un genocidio de un grupo político.
  • Los aliados de la URSS eran potencias supuestamente democráticas. Unas negaban por la fuerza la independencia de parte de sus colonias. Teniendo sus habitantes un estatuto social de ciudadanos de segunda categoría, con algunas gentilezas como la esterilización de 2las mujeres indígenas (en Australia) . Otra mantenía a sus ciudadanos de piel negra en una situación jurídica y social de infra humanos, “untermenschen” para retomar el vocabulario nazi. Las democracias cloacales de tipo occidental llevaban a cabo un racismo legalizado y a menudo asesino, como Argentina, Brasil, etc.
  • Los presos del campo de exterminio de Auschwitz, así como los demás campos nazi, eran judíos, gitanos, republicanos españoles, homosexuales, algunos negros pero escaseaban, polacos y soviéticos, en especial, oficiales y comisarios políticos del Ejército Rojo.

Por lo tanto es un gran error y/o una gran manipulación usar el término “shoah” para un exterminio que se cebaba tanto en múltiples etnias y como en grupos ideológicos distintos.

Veamos las dos hipótesis.

Si es una equivocación equivale a manifestar una prepotencia unida a una xenofobia para con los grupos étnicos y políticos no judíos.

Otro disparate es considerar a los judíos exterminados como una masa idéntica: no lo eran ni religiosa ni políticamente. El nazismo se valió de un chivo expiatorio tradicional, definido en el plano policial por un criterio supuestamente religioso (padres o abuelos judíos), y muchas veces extendido arbitrariamente. Además, los prisioneros militares (franceses por ejemplo, y con apellidos y origen totalmente judíos) no fueron aniquilados (por cierta oposición de altos mandos militares a los dignitarios nazis, o sea advenedizos).
Otra observación paradójica es comprobar cómo los judíos religiosos abandonaron – durante las segunda guerra mundial -a los ateos de familias religiosas3. Un fenómeno banal que se repitió durante la dictadura militar argentina (1976-1983), antisemita con los judíos rojos y apoyada por Israel por su anticomunismo.

Si es una manipulación, es preciso vincularla con el sionismo representado en la actualidad por el Estado israelí. Un sionismo con una tendencia demente4. Ya anticipada por la atea y anarquista Emma Goldmann (de familia judía):

Es cierto que a partir del momento en que los judíos tengan su propio Estado, se volverán tan reaccionarios y centralistas como todas las otras naciones5.

Finalmente, atribuir el comienzo de un exterminio étnico al nazismo no constituye únicamente un error craso sino que es un desconocimiento de la historia de la humanidad.
La condición de inferioridad-esclavitud de las mujeres va unida en muchísimos casos con la matanza de otras etnias. Desde la hecatombe de los cartaginenses hasta hoy por hoy los exterminios se suceden.
Y el mayor es, indudablemente, el que empezó en 1492 y sigue siéndolo en gran parte, con la desaparición de varias etnias de los pueblos originarios, la trata de esclavos africanos, y hondas consecuencias en los continentes africano y americano.
Aun siendo esta evocación una perogrullada, no sobra repetirla frente a las mentiras de los medios de comunicación.

Frank, 27.01.15


  1. Separar el estalinismo del leninismo es un insulto a los trabajadores rusos y el leninismo es un insulto al marxismo que en la actualidad está representado por sindicalistas y pensadores como Otto Rühle, Anton Pannekoek y Karl Korsch.
    Fuera de la creación de la Tcheka, 20 de diciembre de 1917, Lenin alentó las matanzas de posibles adversarios, como en este telegrama del 11 de agosto de 1918, con motivo del asesinato de bolcheviques, en la provincia de Penza (a 625 km de Moscú al sur-este). 1) Ahorcar (indispensable ahorcar para que el pueblo lo vea) por lo menos a 100 kulaks [campesinos definidos como ricos, según las necesidades del Partido] conocidos, ricachones, sanguijuelas. 2) Publicar sus nombres y apellidos. 3) Requisarles todo el trigo. 4) Designar rehenes, de acuerdo al telegrama de ayer. Actuar de modo a que a centenas de verstas [1kilómetro y 60 metros], el pueblo vea, tiemble, sepa, grite: que ahogan y ahogarán a los kulaks-chupasangres. Telegrafíen el cumplimiento y la ejecución. Saludos,
    Lenin. PD Encuentren a gente muy dura. (Citado por Alexandre Skirda Kronstadt 1921 (Prolétariat contre dictature communiste), París, les Éditions de Paris Max Chaleil, 2012, página 33). Texto original 1. Повесить (непременно повесить, дабы народ видел) не меньше 100 заведомых кулаков, богатеев, кровопийц.2. Опубликовать их имена.3. Отнять у них весь хлеб.4. Назначить заложников — согласно вчерашней телеграмме. Сделать так, чтобы на сотни верст народ видел, трепетал, знал, кричал: душат и задушат кровопийц кулаков. Телеграфируйте получение и исполнение. Ваш Ленин. P. S. Найдите людей потверже
    http://ru-history.livejournal.com/2443062.html
  2. Suecia, país neutral con Gobierno socialista que proporcionaba una ayuda al ejército nazi, tuvo un plan de esterilización de las gitanas.
  3. Boris Yelensky escribió:  “La gente del Jewish Labour Committee habla mucho de los 6 millones de judíos matados en Alemania […] le era posible salvar a un pequeño grupo de judíos […] dejaron a esta gente a los nazis, simplemente a causa de la diferencia de ideología política. In the struggle for Equality: the story of the Anarchist Black Cross, New York, A. Berkman aid fund, 1958, p.73.
  4. Asesinato en Palestina del rabino Jacob Israel de Haan en 1924 por sus críticas al sionismo oficial y su creación de un sindicato de árabes y judíos contra los dueños ingleses. El asesino reivindicaba su acto en 1985 como una orden de la Haganah y de Yitzhak Ben-Zvi (luego segundo presidente del Estado israelí).
  5. 16 de febrero de 1925, Nowhere at home. Letters from exile of Emma Goldmann and Alexander Berkman New York, 1974, p. 71.

Captura de pantalla de 2015-07-23 01:33:46

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s