Conversar por el PC

ara

cara0

No es nueva la opción de poder establecer charlas “en vivo y en directo” a través de la red y por el pc. Skype lleva unos añitos en la red y es bastante usado. Para mi gusto personal, dicho programa tiene algunos inconvenientes. En su momento era un programa independiente, de código cerrado, luego lo compró Microsoft, y la cosa ya se puso castaño oscuro. Actualmente graba todo lo que se dice por él, y lo manda a su cuartel general, para poder chequear la información y vender, lo vendible, al mejor postor.

Como competencia de Skype, Google sacó su propia marca, con el que se puede tanto llamar a un teléfono como vídeos llamadas. Al igual que a su competencia, son dos patas de una misma mesa, también vende la información al mejor postor.

Siendo estos dos programas los primeritos en su uso en pc, Mozilla se lanza a la loca aventura de hacer su propio programa de charla.

Es normal que lo haga o lo hiciera. Como navegador no se puede quedar atrás en cuanto a actualizaciones y modernuras. Ahora mismo tiene una competencia muy dura con el navegador de google y con el de mac.

Creo recordar que es a principios del año pasado (2015) cuando saca a título de prueba dicho programa, Hello se llama. En su primera versión solo aparecía en versión Beta, para que los usuarios que quisieran lo usaran. Esto es totalmente normal en el mundo del Software Libre. Es una forma bastante sencilla de que, los usuarios que quieran, colaboren en la creación de programas. Asunto del cual se acuerda google cuando le interesa, entonces recuerda su pertenencia al código abierto y solicita colaboración – caso de google translator – y nos lo agradece, una vez más, vendiendo todo lo vendible.

Volviendo a Mozilla y a Hello, actualmente ya aparece en la última versión de Firefox, también en la de Iceweasel (cosa muy de agradecer a los desarrolladores y desarrolladoras de Debian).

La Gran Diferencia con los otros dos es que: No guarda información nuestra para nada. En un mundo en el que está al orden del día que hagan uso de todos nuestros datos, es difícil de creer.

El programa va instalado ya en el navegador, con lo cual nosotros no tenemos que quitar o añadir nada de nada y en cuanto a su funcionamiento es simple.

gatita.jpgLo estoy usando desde que apareció en Beta, con una frecuencia de, al menos, dos veces a la semana, y durante un par de horas cada vez. Hasta ahora los únicos fallos han sido de hardware. Esto es, micros viejos, cámara con pocos recursos o la gatita que se puso a arreglar el cablerio.

El icono del programa es una “Carita sonriente”, para comenzar la conversación, lo mejor es haber quedado citado ya con la “otra parte”, si ambos usamos la misma familia o “marca” de correo, xmail, por ejemplo, y dicho correo tiene la activación de los otros usuarios en nuestro correo. (Nota: todo correo que tiene esa función es garantía de que no es privado). Pues si tiene la opcara1ción de charla, entonces, la cosa se pone fácil. Vemos a nuestro interlocutor-tora, abrimos la opción de la chat y nos vamos a la carita sonriente, hacemos clic sobre ella y nos aparecerá en la esquina inferior de izquierda la siguiente opción:

Elegimos el círculo de la derecha, pinchamos en él y nos pide que “pongamos nombre a la conversación”, pinchamos y copiamos, esto lo podemos insertar tanto en la chat del correo o mandar por correo electrónico, nuestro interlocutor pincha en él y:

cara2

Para mi, el único problema que tiene dicho programa, es el mensaje inicial, pues dicho mensaje dice “ponle nombre a dicha conversación” y eso despista. Es ahí donde hay que poner el correo electrónico de nuestro interlocutor. Lo ponemos y pinchamos en copiar enlace, copiamos el mensaje, y se lo enviamos a nuestro interlocutor. Quien solo tiene que pinchar en el mismo y aparecerá la pantalla:cara6-7

A partir de este momento, nuestro interlocutor, siempre que use cámara, aparecerá en la parte central de la pantalla, nosotros en la esquina inferior derecha (si no hay cámara en alguno de los dos o en ninguno, pues no habrá imágen para el que no la tenga). También se puede compartir pantalla o directorios, resulta útil para dar cursos. Otro día pondré un ejemplo.

En este caso vemos, en el gráfico de la izquierda, la pantalla del ordenador de nuestro interlocutor/a donde nos muestra un texto sobre redes locales, a él lo vemos en pequeñito en la parte inferior derecha. En el gráfico de la derecha vemos, en grande, a nuestro interlocutor – Richard – mientras que en pequeño estamos nosotros.ambos.png

Y prestar atención al pequeño icono que observamos, en embos casos, en el centro superior.

ctc

google

arabiasaudi.png

(Este artículo, más que eso, es una pequeña adaptación de otro bastante más largo y perteneciente a una página progubernamental usa, como se podría deducir de una parrafada que he dejado tal cual. Si alguien quiere ver el original, solo clic en los amigos de Juan Carlos)

Arabia Saudita no es un estado en absoluto. Es un negocio inestable tan corrupto que se parece a una organización criminal y los EE.UU la apoyan con sumo cariño. Han de estar listo para el día después.

Durante medio siglo, el Reino de Arabia Saudita ha sido el eje de la política de los EE.UU. en Oriente Medio. Un suministro de petróleo garantizado ha comprado un suministro de seguridad garantizado. Haciendo caso omiso de las prácticas autocráticas y la exportación del extremismo wahabita, Washington arma obstinadamente a su aliado “moderado”. Tan fuerte es la confianza que los agentes especiales de los EE.UU. (léase servicios secretos varios) depositan en los petrodólares saudíes y lo consideran como un fondo de serpientes de la lucha contra el terrorismo. En un mar revuelto, dice el refrán, el reino es un estado estable. ¿Pero lo es?

De hecho, la Arabia Saudita para nada es un estado. Hay dos maneras de describirlo: como una empresa política con un modelo de negocio inteligente, pero en última instancia insostenible, o tan corrupto que se asemeja en el funcionamiento a una organización criminal integrada verticalmente y horizontalmente. De cualquier manera, no puede durar. Ya ha llegao el tiempo de que los estadounidenses empiecen a pensar en el colapso del reino saudí.

En recientes conversaciones con militares y personal del gobierno, nos sorprendimos de cómo se sorprendieron ante esta perspectiva. Aquí está el análisis en el que deberían estar trabajando.

Entendida de una manera, el rey saudí es CEO de una empresa familiar que convierte el petróleo en los pagos que compran las lealtades políticas. Hay dos formas: ayudas en efectivo o concesiones comerciales para los cada vez más numerosos vástagos del clan real, y un mínimo de bienes públicos y oportunidades de empleo para la gente común. El coercitivo “palo” lo suministran los brutales servicios de seguridad internos ricamente equipados con equipos de los Estados Unidos.

ai

uindous

google2

licenciacc4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s