Carta de Kropotkin a Lenin

Estamos en días bastante cutres. El país va de pena, pero los políticos, una vez más, y sin que me resulte asombroso. Están más pendientes de mirarse el ombligo, pero no el de cada uno, si no el de su Gran Amo, y esperar que este dicte la norma a seguir.

Para mi la única sensación que me produce esta nueva “elección” es rabia, asco, aburrimiento. ¿Se han ganado el sueldo en estos meses? ¿Han sido productivos? Creo que deberían devolver hasta el último penique que se han endosado a cuenta del erario público. No habría que pagarles ni el desayuno. Manada bribones.

Y a la cabeza de la manada ese grupo de caraduras que se llaman “Gobierno”.

De todos los escritos de economía política que hay en el mundo, de uno y otro signo, me parece como muy apropiado para la ocasión, la carta que le manda Kropotkin, ya bastante mayor, al triunfante Vladimiro sobre los sueldos de los empleados de correos del pueblo donde él vivía. (Exiliado por Lenin y sus bolcheviques)

b646d6f4Carta a Lenin

(4 de marzo de 1920)

Dmitrov, 4 de marzo de 1920

Estimado Vladimir Illich Lenin:

Bastantes empleados del Departamento Postal y Telegráfico han venido a a pedirme que llame su atención y le informe sobre la desesperada situación en que se encuentran. Puesto que este problema no sucede sólo en el Comisariado de Correos y Telégrafos, sino que es la situación general de la vida cotidiana en Rusia, me he apresurado a transmitir su demanda.

Usted sabe, se supone, que vivir en el Distrito de Dmltrov con el salario que estos empleados reciben es absolutamente imposible. Es imposible siquiera comprar un kilo de patatas; lo sé por experiencia personal. Solicitan, jabón y sal de los que no hay nada. Desde que el precio de la harina subió, es imposible comprar ocho libras de grano y cinco libras de trigo.

Resumiendo, sin recibir provisiones, los empleados están condenados a una muy real hambruna. Entre tanto, paralelamente al alza de precios, las magras provisiones que los empleados de Correo y Telégrafo recibían del Centro de Abastecimiento del Comisariado de Correo y Telégrafo, las mismas que fueron acordadas según al decreto del 15 de agosto de 1918: ocho libras de trigo por empleado y cinco libras más por cada miembro de la familia incapaz de trabajar, no han sido enviadas a los dos meses de dicha fecha. Los centros locales de abasto no pueden distribuir sus provisiones, y la petición que los ciento veinticinco empleados del área de Dmitrov han hecho a Moscú, continúa sin respuesta. Hace un mes, uno de los empleados le escribió a usted personalmente, pero hasta ahora no ha recibido respuesta.

Considero un deber el dar testimonio de que la situación de estos empleados es verdaderamente desesperada. Eso es obvio al ver sus rostros. Muchos se están preparando para dejar su hogar sin saber a donde ir. Y entre tanto, es de justicia señalar que realizan su trabajo conscientemente; se han familiarizado con su trabajo, y perder tales trabajadores no será útil para la vida de la comunidad local en ningún aspecto. Sólo añadiré que todas las categorías de empleados soviéticos en otras ramas del trabajo se encuentran en la misma desesperada situación.

En conclusión, no puedo evitar mencionar algunos aspectos de la situación general al escribirle. Vivir en un gran centro como Moscú imposibilita conocer las verdaderas condiciones del país. El conocer verdaderamente las experiencias comunes implica que uno viva en las provincias, en contacto directo y cerca de la vida cotidiana con las necesidades y los infortunios de los famélicos adultos y niños que se acercan a las oficinas a demandar siquiera el permiso para poder adquirir una lámpara barata de queroseno. No tienen solución todas estas desventuras para nosotros ahora.

Es necesario acelerar la transición a condiciones más normales de vida. Nosotros no continuaremos de esta manera por mucho tiempo; vamos hacia una catástrofe sangrienta.

Captura de pantalla_2016-06-14_17-37-07

Captura de pantalla_2016-06-14_17-41-04

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s