MINORÍAS VERSUS MAYORÍAS

EmmaEmma Goldman

Si tuviera que hacer un resumen de la tendencia de nuestros tiempos, yo diría, cantidad. La multitud, el espíritu gregario, lo dominan todo, destruyendo la calidad. Toda nuestra vida, la producción, la política, y la educación, se basan en la cantidad, en los números. El trabajador, que se enorgullece de la minuciosidad y la calidad de su trabajo, ha sido reemplazado por los autómatas sin cerebro e incompetentes que arrojan enormes cantidades de cosas, valiosas para ellos mismos, pero generalmente dañinas para el resto de la humanidad. De este modo la cantidad, en vez de contribuir al bienestar y a la paz en nuestras vidas, ha aumentado nuestra carga. En política, sólo cuenta la cantidad. Proporcionalmente a su incremento, los principios, los ideales, la justicia y la rectitud están completamente depreciados por la hilera de números. En la lucha por el predominio los distintos partidos políticos compiten unos con otros en trampas, engaños, fraudes y oscuras maquinaciones, confiando en que el que tenga éxito será aclamado como el vencedor por la mayoría. El único dios es el éxito. Lo que se gasta, lo que templa fuertemente al carácter, no tiene lugar. No es necesario mirar muy lejos para comprobar esta triste verdad. (¿Está escrito esto en la España del 2016?)

Nunca antes la corrupción había logrado tanto, la podredumbre total de nuestro gobierno aparece completamente expuesta. Nunca antes los norteamericanos debieron hacer frente a la naturaleza traidora de la clase política; la que ha reclamado por años estar más allá de todo reproche, como el pilar de nuestras instituciones, el protector verdadero de los derechos y libertades del pueblo.bobis

Cuando los crímenes del partido llegan a ser tan descarados que hasta los ciegos pueden verlos, sólo necesitan pasar lista a sus seguidores, y su predominio estará asegurado. De este modo las verdaderas víctimas, los incautados, los traicionados, los ultrajados, cientos de veces, optan a favor del vencedor y no en su contra. Unos pocos, aturdidos, preguntarán, ¿cómo pudo la mayoría traicionar las tradiciones de la libertad Americana? ¿Dónde se fue su juicio, su capacidad de razonar? Es precisamente por eso, la mayoría no puede razonar, no tiene juicio. Carente totalmente de originalidad y coraje moral, la mayoría siempre ha puesto su destino en las manos de otros. (¿Está escrito esto en la España del 2016?)

Incapaz de enfrentar responsabilidades, ha seguido a sus líderes incluso hasta la destrucción. El Dr. Stockman tenía razón. “El enemigo más peligroso de la verdad y la justicia, en nuestro medio, son las mayorías, las mayorías compactas y aborrecibles.” Sin ambiciones ni iniciativas, la masa compactada odia la innovación. Siempre se ha opuesto, ha desaprobado y ha perseguido al innovador, al pionero de una nueva verdad.

El eslogan mas repetido en nuestros tiempos por todos los políticos, incluidos los  Socialistas, es que la nuestra es la era del individualismo, de las minorías. Sólo aquellos que no sondan debajo de la superficie pueden tener esta visión. ¿Es que acaso no tiene acumulada la minoría la riqueza del mundo? ¿No son, acaso, los amos, los dueños absolutos de la situación? Su éxito no se debe, sin embargo, al individualismo sino a la inercia, a la cobardía, a la sumisión completa de las masas. Estas quieren ser dominadas, ser guiadas, ser forzadas. De este modo el individualismo nunca tuvo menos oportunidad de afirmarse de una manera normal y sana.

El educador individual imbuido de propósitos honestos, el artista o escritor de ideas originales, el científico o investigador independiente, el pionero de los cambios sociales no coartado, son diariamente puestos contra la pared por los hombres cuyas capacidades de aprendizaje y creativas han decaído con la edad.

Los educadores del tipo de Ferrer, en ninguna parte son tolerados, mientras los dietéticos del alimento predigerido, los profesores Eliot y Butler, son los perpetuadores exitosos de esta época de virtualidad y de autómatas. En el mundo literario y teatral los guardias Humphrey y los cueros Clyde son los ídolos de las masas, mientras sólo unos pocos aprecian la belleza y el genio de un Emerson, Thoreau, Withman, un Ibsen, un Hauptmann, un Butler Yeats, o un Stephen Phillips. Son como estrellas solitarias, lejos del horizonte de la multitud.

cagonesLos publicistas, los administradores de teatro y los críticos no preguntan por la calidad inherente al arte, sino si resultará una buena venta, si agradará al paladar del pueblo. ¡Ay!, Este paladar es como un derrumbe de tierra, se relame con cualquier cosa que no tenga trabajo mental. Como resultado la principal producción literaria es la mediocridad, lo ordinario, los lugares comunes.

¿Es necesario agregar que en el arte nos enfrentamos con los mismos hechos? Sólo tenemos que inspeccionar nuestros parques y vías públicas para darnos cuenta de la deformidad y vulgaridad del arte de la construcción. Ciertamente solo el gusto de la mayoría puede soportar tal atropello al arte. Falso en sus concepciones y primitivo en su ejecución, los monumentos que plagan las ciudades de E.E.U.U. mantienen la misma relación con el arte de verdad, que tiene un tótem con Miguel Angel. Éste es el único arte que perdura todavía. El genio artístico verdadero que no se nutre de las ideas aceptadas, que ejercita la originalidad y que se esfuerza por ser verdadero ante la vida, lleva una existencia oscura y miserable. Su trabajo será un día la comidilla del populacho, pero no antes de que su corazón deje de latir; no antes de que haya dejado de ser un innovador, y la masa del populacho sin visión ni ideales haya causado la muerte de la herencia del maestro.

Se dice hoy día que el artista no puede crear porque es un Prometeo encadenado a la roca de las necesidades económicas. Esto es verdad con relación a las artes en todas las épocas. Miguel Angel no era menos dependiente de su mecenas, que el escultor o el pintor de hoy día, la diferencia es que los expertos en arte de aquellos días estaban lejos de la frenética multitud. Se sentían honrados de que se les permitiera adorar el altar del maestro.tierra-arbol

Los mecenas de nuestros tiempos sólo tienen un criterio, un valor: el dinero. No les interesan las cualidades de ninguna obra maestra sino sólo la cantidad de billetes que implica su compra. Como el promotor de la obra de Mirabeau: Los negocios son los negocios (les affaires sont les affaires), que se refería a ciertos borrones en los cálculos diciendo “mira que grandioso, cuesta 50,000 francos”. Igual que nuestros propios advenedizos. Exorbitantes sumas pagadas por sus fabulosos descubrimientos artísticos que compensan la pobreza de su gusto.

El único pecado imperdonable en la sociedad es la independencia de pensamiento. Esto que debería ser algo tan espantosamente obvio en un país cuyo símbolo es la democracia, es muy elocuente del tremendo poder de la mayoría.

Hace 50 años Wendell Phillips decía: “En nuestro país de absoluta igualdad democrática, la opinión pública no es sólo omnipotente sino también omnipresente. No hay protección para su tiranía, no hay escondite para su poder; y el resultado es que si tú usas la antigua linterna griega para buscar entre la multitud no encontrarás a un solo americano que no gane o pierda – o que no haya fantaseado por lo menos con la posibilidad de ganar o perder- en su ambición, su vida social o sus negocios con la buena opinión y los votos de los que lo rodean. Y la consecuencia es que en vez de ser una masa de individuos, cada uno desparramando sin temor sus propias convicciones, somos una masa de cobardes; en comparación con otras naciones. Mas que otros pueblos estamos atemorizados unos de otros.”. Evidentemente no hemos adelantado mucho desde esta condición que describe Wendell Phillips.

Hoy como ayer la opinión pública es el tirano omnipresente; hoy como ayer la mayoría es sinónimo de una masa de cobardes ansiosos de aceptar a aquél que refleja su propia pobreza mental y de alma. De esto da cuenta la inaudita popularidad de un hombre como Roosevelt, que encarna las peores características de la psicología del populacho. Es un político que sabe lo poco que le importan a la mayoría los ideales y la integridad. En cambio goza con la exhibición, no le importa si es un espectáculo de perros, una pelea por un premio, el linchamiento de un “negro”, el reclutamiento de algún despreciable criminal, el casamiento de alguna heredera, o las payasadas del algún ex -presidente. La más horrible contorsión mental será el mayor deleite de los mercenarios de la masa. Por eso aunque pobre en ideales y de alma vulgar Roosevelt continúa siendo el hombre del momento.

Captura de pantalla_2016-06-23_16-19-44.pngPor otro lado, los hombres que se elevan por sobre los pigmeos políticos, los hombres del refinamiento, de la cultura, de las habilidades, son ridiculizados como alfeñiques. Es un absurdo reclamar que la nuestra es la era del individualismo. Estamos en una mera repetición conmovedora de los fenómenos de toda la historia: todo esfuerzo de progreso, de ilustración, de conocimiento científico, de religión, de política y de libertad económica, emanan de la minoría y no de la masa. Hoy como siempre los pocos son malentendidos, acosados, encarcelados, torturados y asesinados. El principio de fraternidad, expuesto por los agitadores de Nazaret, preservó el germen de la vida, la verdad y la justicia en cuanto fue la luz de faro para la minoría. En el momento en que la mayoría lo hace suyo, este gran principio se vuelve clave y el estandarte de la sangre y el fuego, esparciendo sufrimientos y desastres. El ataque a la omnipotencia de Roma, liderado por las figuras colosales de Huss, Calvino y Lutero, fue un rayo de luz en medio de la noche oscura. Pero tan pronto como Lutero y Calvino se transformaron en políticos y empezaron a abastecer a los pequeños potentados, a la nobleza,al espíritu del populacho arriesgaron las grandes posibilidades de la Reforma. Ellos ganaron prestigio y se transformaron en mayoría, sin embargo ser mayoría no los excusó de la misma crueldad y sed de sangre en la persecución a las ideas y al pensamiento que caracterizó al engendro del Catolicismo. Sufrimientos para los herejes, para las minorías, que no se doblegaron frente a sus dictámenes. Después de un fervor, sufrimiento y sacrificio infinitos la mente humana es finalmente libre del fantasma religioso; las minorías han continuado avanzando en la conquista de nuevas metas, mientras la mayoría queda rezagada, incapacitada por la verdad que se volvió error con el tiempo.

Desde una perspectiva política la raza humana todavía estaría en la más absoluta esclavitud no fuera por los John Ball, los Wat Tyler, los Tells, en suma los incontables individuos gigantescos que pelearon palmo a palmo en contra del poder de los reyes y tiranos. Si no fuera por los pioneros individuales el mundo no se habría conmocionado nunca por esa ola gigantesca que fue la Revolución Francesa. Los grandes acontecimientos son generalmente precedidos por cosas aparentemente pequeñas. Por esto la elocuencia y la intensidad de Camille Desmoulins, fue como la trompeta delante de las puertas de Jericó, arrasando la tierra que simbolizaba la tortura, el abuso, el horror, la Bastilla.

p0DRIThCOSdjQXZSiempre, en cada época, las minorías han sido los portadores de los estandartes de las grandes ideas, de los esfuerzos liberadores. No así las masas, pesos muertos que no permiten el movimiento. El ejemplo más elocuente tuvo lugar en Rusia. Miles de vidas han sido sacrificadas por la crueldad del régimen, y todavía el engendro en el trono no ha sido aplacado. ¿Cómo es posible que este tipo de cosas sucedan cuando las ideas, la cultura, la literatura, cuando las emociones más fina y más profundas bullen debajo de las bromas macabras? Las mayorías, compactas, inmóviles, embotadas, los campesinos rusos, después de un siglo de luchas, sacrificios, de miseria silenciada, todavía cree que la soga que los estrangula, “el hombre de las manos blancas“, les traerá la suerte.

En la lucha de E.E.U.U. por la libertad, la mayoría no fue más que un inútil adoquín. Hasta ese mismo día, las ideas de Jefferson, de Patrick Henry, de Thomas Paine, eran negadas y traicionadas por la posteridad, las masas no quieren ni una sola de ellas. La grandeza y el coraje admirados en Lincoln ha hecho olvidar a los hombres que crearon las bases del sentido común de aquel tiempo. Los verdaderos santos patronos de los hombres negros estaban representados por ese puñado de luchadores de Boston, Lloyd Garrison, Wendell Phillips, Thoreau, Margaret Fuller y Theodore Praker, cuyo gran coraje y fortaleza culminó en ese sombrío gigante que fue John Brown. Su fervor incansable, su elocuencia y perseverancia socavaron los bastiones de los Señores del Sur. Lincoln y sus partidarios sólo continuaron esta senda cuando la abolición llego a ser una práctica habitual, así reconocida por todos.

Hace aproximadamente 50 años, una idea fugaz hizo su aparición en el horizonte del mundo, una idea de tan largo alcance, tan revolucionaria, tan popular como para sembrar el terror en el corazón de los tiranos de todo el mundo Por otro lado esta idea fue una precursora de la dicha, de la alegría, de la esperanza de millones. Los pioneros sabían las dificultades de su camino, sabían las resistencias, las persecuciones, las dificultades que les acarrearía; sin embargo marcharon adelante, siempre adelante, orgullosos y sin miedo. Ahora aquella idea es una consigna popular. Casi todo el mundo es un Socialista hoy día: tanto el rico como su pobre víctima; tanto los partidarios de la ley y el orden como sus desafortunados culpables; tanto los libre pensadores como los perpetuadores de los sofismas religiosos; tanto la dama elegante como la chica desarrapada. ¿Por qué no? Ahora que la verdad de hace cincuenta años se ha vuelto una mentira, ahora que ha sido cercenada la vigorosa imaginación y se le ha robado la fuerza, la impronta, a este ideal revolucionario, ¿por qué no? Ahora que ya no es una utopía hermosa sino “un plan practicable y concreto” y reposa sobre la voluntad de la mayoría, ¿por qué no? Las artimañas políticas siempre alaban a las masas: si tan solo nos siguieran las pobres mayorías, las ultrajadas, las abusadas, las gigantes mayorías.

vista¿Quién no ha escuchado alguna vez esta letanía? ¿Quién no conoce esta invariable muletilla de todos los políticos? Que las masas sufren, que son robadas y explotadas, es algo que uno sabe tan bien como nuestros candidatos-torturadores. Pero insisto que no son este puñado de parásitos sino las masas mismas las responsables de esta situación. Se arriman al maestro, aman el flagelo, y son las primeras en gritar ¡”Crucifixión”! en el momento en que alguna voz de protesta se levanta en contra de la autoridad sacralizada del capitalismo o de cualquier otra podrida institución. Si no fuera por la complacencia de las masas que se transforman en soldados, policías, carceleros, verdugos, no existiría la autoridad ni la propiedad privada. La demagogia socialista sabe esto muy bien pero mantiene el mito de las virtudes de la mayoría porque su proyecto de vida se juega en la perpetuación del poder. Y esta última no sería posible sin los números. Esta claro que la autoridad, la coerción y la dependencia descansan en las masas, pero no lo hará nunca la libertad o la libre determinación del individuo, nunca el nacimiento de una sociedad libre.

No repudio a la mayoría como una fuerza creativa hacia lo positivo, por que no sienta la opresión, la precariedad del mundo, porque no conozca la vergüenza, el horror, las condiciones de vida indignas a las que se abandona al pueblo; sino porque sé que como masa compacta nunca ha luchado por la justicia o por la igualdad. Ha suprimido la voz humana, subyugado al espíritu humano, encadenado al cuerpo humano. En tanto masa su meta siempre ha sido crear una vida uniforme, plana y monótona como el desierto. En tanto masa siempre será la aniquiladora de la individualidad, de la libre iniciativa, de la originalidad. Por eso creo como Emerson que “las masas son groseras, defectuosas, perniciosas en sus demandas e influencias; y no requieren ser aduladas sino educadas. No quisiera tener concesiones con ellas, sino enseñarles, separarlas y dividirlas para hacer emerger a los individuos. ¡Las masas! La calamidad son las masas. No quiero las masas, sólo a los hombres honestos, amables, dulces, y a las mujeres educadas“.

En otras palabras, la verdad viviente y vital de la felicidad social y económica, sólo será real a través del celo, el coraje, la determinación no coaccionada de la inteligencia de las minorías, y no a través de las masas.

Texto traducido del Inglés. Se encuentra en el libro Anarchism an other Essays. Second Revised

Edition. New York E London: Mother Earth Publishing Association, 1911. Pp. 75-84

ml.jpg

Captura de pantalla_2016-06-23_00-33-48.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s