Sobre los peligros del sexo o EDUCACION SEXUAL MODERNA

rtículo aparecido en la revista Libertaria de Educación “Aula Libre” el año 1986. Su autor, que no soy yo, considera que tiene rabiosa actualidad. Opino lo mismo, a lo mejor es porque había entre nosotros una botella de vino y tapas, o a lo peor es por el estado de involución en el que nos encontramos, pero es algo que deben de ver otros ojos para estar o no estar de acuerdo. Que mejor que este blog para debatir sobre el mismo.

cerebro_masculino2.jpgArtículo aparecido en el Aula Libre del Verano de 1 986 y que, tal y como está el patio, considero que no ha perdido vigencia, y que hoy, después del SIDA, el Viagra y demás, se podría titular EDUCACION SEXUAL MODERNA.

Seguro que en el Ministerio de Educación, a la hora de plantearse normas y directrices sobre la “peligrosa” educación sexual, no han tenido en cuenta una de las más importantes obras, ya clásica, sobre el tema.

Afortunadamente yo dispongo en mi biblioteca del libro NORMAS MORALES DE EDUCACION SEXUAL (así, con mayúscula), Ed. Fax, 1935, del insigne autor Hardy Schilgen, S.I.

Sus profundos conocimientos de la sexualidad se manifiestan en frases como ésta, referida a la polución nocturna: “Regularmente comienza este fenómeno hacia los diez y siete años más o menos”. Pag.224.

Su preocupación por la educación sexual le hace exclamar: “¡Qué valor educativo puede tener un libro destinado a muchachos en el que ya, en la página quinta, se describe el desarrollo físico de la joven de la manera más pormenorizada!”. Pag. 54. Estamos en peligro. Peligro que acecha en el sitio más insospechado: “Surge otro peligro para la juventud en las exhibiciones femeninas de gimnasia y natación” Pag. 157. Y Samaranch sin enterarse.

Y hasta en la casa hay peligro: “Es voz unánime de los médicos que la cama demasiado blanda o caliente, toda clase de molicie, los manjares fuertemente condimentados y sobre todo el exceso de carne y de alcohol, alteran el curso ordinario del desarrollo sexual” Pag. 169 Hasta la Ciencia es peligrosa: “Por eso no hay duda que la comunicación de la ciencia lleva consigo peligros pudiendo inducir a la actuación ilícita de lo aprendido”. Pag. 59.Governo

Porque resulta que el peligro está en la erección del hombre, “que al joven normal causa molestia y fastidio”. Pag.16. Y, claro, ya erecto, hay que deserectar: “Lo que más hay que temer es que el joven caiga una vez en el pecado solitario. Las recaídas vienen a ser cosa natural. Ha paladeado ya el dulce veneno, y lo ansía con pasión. En tal caso es muy difícil resistir. Ya sabe cómo procurarse ese gusto”. Pag. 103. Gusto que implica muchos peligros, como los físicos: “Dicen los médicos que semejante abuso impide la debida nutrición del cerebro”. Pag. 225. De ellos tenemos este testimonio conmovedor: ”Un hombre maduro me escribía después de leer uno de mis libros ‘Si hubiera leído ese libro en mi juventud creo que no hubiera estado mi vida inficionada por el vicio de la masturbación que me ha llevado hasta la impotencia en el matrimonio’”. Pag. 105

Y ¿qué? Se llega a la masturbación a causa de estas erecciones, digamos, involuntarias. Pues no. Ni mucho menos. Atención. El peligro está en la higiene. Ahí va eso: “Lo que requiere la higiene y el aseo no sólo se puede hacer sino que se debe. Dios es amigo del orden y de la limpieza. La falta de limpieza causa a menudo una sensación desagradable, que puede ser ocasión de pecar, pues al rascarse para evitar la molestia, se originan fácilmente impresiones sexuales que no es lícito buscar deliberadamente”. Pag. 20. Así, así “… al lavarte y en otros casos análogos evita juegos inútiles, pudieran ser muy peligrosos” Pag. 217 Y concluye: “Lo que es necesario y exigido por la limpieza y la salud se puede hacer cuando hay razón para ello”. Pag. 234. ¡Pues no faltaba más!

Pero el peligro no sólo es para los varones, ¡qué va!. A las mujeres respecto a la menstruación les recomienda: “cumplir con esmero lo que reclaman la higiene y el aseo pero procurando que nadie note que se halla en esas circunstancias” Pag. 120 Pero, ¡cuidado! : “La madre … ha de estimular a la joven al mayor cuidado del aseo. Más de un pecado proviene de este descuido. Efectivamente, al querer librarse de ciertos picores molestos, se experimentan sensaciones que fácilmente pueden llegar hasta la satisfacción completa”. Pag. 121 ¡Dios mío, a dónde vamos a llegar!

hISTTIADEAMORSi aquí nos dejara el autor, nos perderíamos en tinieblas sin saber si lavarnos o no, si hacer deporte, si mirarnos, si tocarnos, si comer, si beber, .

Afortunadamente, este eminente sexólogo nos dice: “Es de suma importancia distraer el ánimo del joven del terreno sexual“. Pag. 159. Y, después de dos naturales y uno de pecho, lo dejamos preparado para que huya como del diablo de esas asociaciones, partidos, sindicatos … pues “como inculca la Iglesia, para jóvenes católicos no hay que pensar en asociaciones aconfesionales. La experiencia enseña que el joven que toma parte en asociaciones acatólicas, está perdido para la causa de la Iglesia” Pag. 166.

Tras una profunda meditación, a raíz de una lectura bien atenta – y con la seguridad de que Wojtyla suscribiría todo lo que asegura éste su precursor- llego a la conclusión de que si el objetivo de la educación es conducir borregos para el cielo, debemos intentar en la medida de nuestras fuerzas que el texto en cuestión sea declarado de utilidad pública, y de uso obligatorio en las aulas de este estado “aconfesional”.

Como pastores, estamos a ello obligados.
Podéis balar en paz.
Javi, E.T.

Captura de pantalla_2016-07-22_11-33-40.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s