Se me quedan en el tintero

cauca

No es que esté de acuerdo o en desacuerdo con este artículo de Janiki Congoli para la revista italiana https://ytali.com/ y traducida por mi. Simplemente nos cuenta la situación “jurídica” y “política” actual de palestina, mientras tanto, los hombres, mujeres, niños, niñas y bebés siguen muriendo.

Hay también un enlace a un artículo de un periodista palestino sobre la convocatoria de elecciones municipales, en Palestina, para octubre.

Palestina: El otoño del patriarca

Janiki Congoli

Se debe respetar al Presidente palestino Mahmud’Abbas (Abu Mazen) por su papel en los Acuerdos de Oslo, por su rechazo a todas las formas de violencia y de uso de armas, por su coherente elección de negociar con Israel, basada en la estrategia “dos estados para dos pueblos”, por ir a la creación de un estado palestino. Sin embargo, las encuestas recientes muestran un colapso de su popularidad, reducido a un 38 por ciento y un 65 por ciento que exigen su renuncia.

La razón es simple: a la elección de negociar de Abbas no ha habido una disposición adecuada por parte de Israel a hacer concesiones y llegar a un acuerdo, y la misma capacidad negociadora del Presidente palestino se ha visto mermada por demasiada resistencia interna e internacional. Esto dio como resultado el fracaso de la iniciativa de paz del Ministro de Asuntos Exteriores de los EEUU, John Kerry, en abril de 2014, el bloqueo del proceso de paz, la renuncia a la resolución del conflicto, limitándose a tratar de gestionarlo.

mdico_socorre_a_un_jven_palestinoLa dirección palestina ha tratado de reaccionar a esta situación, intentando la vía del reconocimiento internacional del Estado palestino, a través de la ONU y sus instituciones (la última, la Corte Penal Internacional de la Haya), y ha logrado algunos éxitos, como el reconocimiento por parte de la Asamblea General de la ONU en noviembre de 2012, del Estado palestino como un “Observador permanente, en calidad de Estado no miembro”, con una mayoría abrumadora. Pero faltó un voto, en diciembre de 2014, para alcanzar el quórum de nueve de los quince votantes necesarios para obtener la aprobación del Consejo de Seguridad de un proyecto de resolución que procurara el reconocimiento de soberanía del Estado de Palestina y la retirada israelí de la Cisjordania en 2017.

La dirección de la OLP no fue capaz de llevar adelante su estrategia de negociación, que pasa por el reconocimiento internacional y no tiene ninguna estrategia alternativa que ofrecer. Esto crea una crisis de credibilidad y confianza y un creciente desapego de la opinión pública palestina.

En este contexto se ha desarrollado el fenómeno de lobos solitarios, individuos o grupos aislados que atacan a civiles judíos, armado con cuchillos o arremetiendo contra ellos con los coches, provocando un alto número de muertes y lesiones. Un fenómeno que los servicios de seguridad israelíes están encontrando muchas dificultades para controlar. Un fenómeno sin duda condenable, como cualquier acto de terrorismo dirigido contra la población civil.

meneame0708

Sin embargo, está claro que la elección del primer ministro israelí Netanyahu para gestionar el conflicto en lugar de tratar de resolverlo muestra todas sus limitaciones y su peligro.

El punto muerto en que se encuentra Abbas se complica por dos factores: la brecha persistente con Hamas, con la consiguiente división entre Cisjordania y Gaza, y la creciente crisis dentro de la Autoridad Nacional Palestina y Fatah.

Después del golpe militar de 2007 de Hamás en Gaza, lo que ha supuesto un duro golpe a la credibilidad de la reivindicación nacional palestina, se han realizado numerosos intentos para recrear un inter-unidad, a partir del Acuerdo de la Meca de 2007, patrocinado por Arabia Saudita, hasta la última alcanzada en Gaza en 2014 abril, que preveía nuevas elecciones parlamentarias y presidenciales, y la reunión con Gaza, e incluso la elección de un Consejo Nacional de la OLP nuevo, con la entrada en la organización de Hamas y de Jihad Islámica.

Captura de pantalla de 2016-09-01 11-43-06

Así se llegó a junio con la formación de un nuevo gobierno tecnocrático interino, encabezado por el primer ministro saliente, Rami Hamdallah. Pero la realidad es que este gobierno y este acuerdo nunca han funcionado realmente, porque ninguna de las partes está realmente interesada: Fatah no quiere correr el riesgo de perder las elecciones, ceder el control del enorme flujo de ayuda internacional que aún llega a Palestina, y sobre todo el control de la OLP, abriéndolo a las dos organizaciones islámicas. Hamás, por su parte no quiere ceder el control de Gaza, a cambio de futuras elecciones que no se sabe si se llevarán a cabo y podría no ser una vez más respetado el resultado de las mismas, como ocurrió en 2006 después de la victoria de Hamas. Los continuos anuncios de acuerdos interpalestinos parecen estar dirigidos más bien a satisfacer las respectivas opiniones públicas, cada vez más desorientadas y confusas, que corresponder a la voluntad real de las partes.

Además, el enfrentamiento cada vez más amargo dentro de Fatah, donde un número creciente de representantes se opone al autoritarismo del Presidente Abbas, denuncia la corrupción y pide su sustitución, con el nombramiento de nuevos dirigentes para la OLP y la propia Autoridad Palestina.

Una de las acusaciones recurrentes es la continuación de la cooperación con las autoridades de Israel en materia de seguridad, que a pesar de todo está en plena marcha y sin crisis. Pero la realidad es que esa colaboración también sirve a Abbas para hacer frente a los intentos de Hamas de tomar el poder en Cisjordania.

Para redondear el cuadro las defenestraciones de personalidades como Yasser Abed Rabbo, secretario general de la OLP, y Jamal Zakout, líder histórico de la primera intifada; la expulsión de Fatah de Sufian Abu Zaida, líder histórico de Gaza; la crítica de otros líderes históricos como Jibril Rajoub, vice secretario del Comité Central de Fatah y ex jefe de los servicios de seguridad en Cisjordania, así como el ex primer ministro reformista Salam Fayyad.

Sobre todos ellos se realza la sombra de Mohammed Dahlan, ex jefe de seguridad en Gaza para hacer estallar Hamas, que puede contar con el apoyo de los Emiratos y, al parecer, el mismo presidente egipcio Al-Sissi. La antigua dirección de la OLP está desgastada, pero no se vislumbra quien puede ser el posible recambio y cuales pudieran ser sus decisiones futuras.

¿Nos acordamos del Polisario?

Captura de pantalla_2016-08-31_00-24-32

Captura de pantalla_2016-08-31_00-29-01.png

One thought on “Se me quedan en el tintero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s