Fideua

Fa molts anys, com 12 o més, em vaig anar a visitar al meu amic Pepe, que vivia en un poble bastant difícil de trobar, doncs no figurava en mapes. Estem parlant abans de la generalització d’Internet i de l’existència de OpenStreetMap o programes similars amb els quals tenim més fàcil les recerques impossibles.

Tenía una ligera idea de por donde se encontraba dicho lugar, al norte de la provincia de Alicante – Alacant y muy cerca de Pego. La ida, en principio, resultó infernal, pues a mitad de camino y recien pasado Benidorm, la lluvia dejó de ser tal cosa para convertirse en la famosa “gota fría“. No di vuelta al coche, porque en aquel momento no sabía si el mismo se había transformado en una lancha motora. No se veía el asfalto de la autovía, todo era agua y los coches no teníamos visión más allá de la nariz del mismo. Intentar tomar una salida me parecía algo heroico. Seguí para adelante por purito miedo. Y sobrepasé a la misma.

slider-8-poblesAl llegar a Pego aparqué el coche en un cruce y después de mirar todos los carteles no me encontré con ninguno donde figurara dicho pueblo. Está claro que en mi guía de ¿repsol? no figuraba. De modo que me acerqué a un señor que allí estaba tomando el sol, parecía tomado de un folleto turístico sobre el Mediterráneo, y le pregunté, este me respondió: “Això és una espècie de república que es troba en aquesta adreça i a pocs quilòmetres“.

Y me señaló una de la

localitzacio_de_vall_de_gallinera_respecte_de_la_marina_alta

s direcciones del cruce. Lo cual me desconcertó aún más, en dicho cartel figuraban pueblos tales como: Benirrama, Benialí, Benisivá, Benitaya, La Carroja, Alpatró, Llombay y Benisili, pero ningún La Vall. El buen señor tuvo a bien explicarme que: “Tots aquests pobles són la República que li dic.” Mi desconcierto no tenía ya límites. Pero tomé la dirección que me indicaba.

Era domingo y Pep, familia y amigos comían todos juntos, comían una fideua, plato muy de la zona. La aprendí a hacer y aunque mi manera de hacerla hace que Pepe o su hijo mayor, cuando lo invito a comer, clamen al cielo. Es “a mi manera”, eso si, siempre la hago de productos del mar.

Seguro que los fideos estaban pasados o no habían llegados, no se a donde. Pero estaba bueno. Para más pecado sin fuego de leña. Pero son los problemas de la ciudad.

captura-de-pantalla-220217-123652

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s