💜Hoy es 8 + 2 en Granada💜

 uno tambores

Pantallazo-2018-03-11 10-40-19

Carta de Montevideo Al Grupo de Mujeres Libertarias de Madrid
(Luce Fabbri, en la Revista Mujeres Libertarias de Madrid. Montevideo, la Revista Mujeres Libertarias, n. 1, 30 de diciembre, 1985, Madrid, diciembre, 1986, pp. 19-20.)

photo_2018-03-12_12-23-59Queridas compañeras:
Esta carta constará de dos partes, pues tengo que responder a vuestro pedido de informe acerca de las condiciones de las nnujeres en el Uruguay y, por otro lado, no puedo dejar de sentir mi posición acerca de un movimiento específicamente feminista.

Primera parte:
Desde mi desembarco en el Uruguay, como refugiada, en 1929 (había huido, con mis padres, de la Italia fascista), he trabajado aquí, sin Interrupción, en la enseñanza, y nunca he sufrido discriminación por ser mujer. Ya entonces existía igualdad jurídica. Si había ventajas, era en favor de nuestro sexo,pues existía el divorcio “por la sola voluntad de la mujer”. Existe en cambio, pero en vía de desaparecer, una autodiscriminación del sector femenino, que no se atreve a aprovechar la igualdad o encuentra cómodo no hacerlo. Hay casos de patronos que pagan menos a las mujeres, pero si éstas hacen valer sus derechos, la sociedad las respalda.

En los ambientes de izquierda o simplemente de cierto nivel cultural, hay rechazo al “machismo”. Hay grupos femeninos y una publicación. Mujer, que trata de valorizar la contribución de la mujer como tal al progreso del país. Pero se tiene la sensación de que lo que se necesita para que desaparezca la discriminación en la mentalidad de la gente es que la mujer se capacite y participe más en la vida de relación y en las luchas contra la iniustícia social.

Aspectos particulares tiene el problema en el campo (que se sigue despoblando por el éxodo de los jóvenes de ambos sexos hacía la ciudad), especialmente en el latifundio ganadero, cuya escasa mano de obra está asegurada por casi siempre solteros. Como consecuencia, la pareja es en peonesgeneral poco estable y la familia se forma alrededor de la madre, que a menudo tiene que mantener con su trabajo de cocinar o lavandera un gran número de hijos y se encuentra en difícil situación económica. También en este caso la solución es de carácter general: capacitación, limitación de los nacimientos, reforma agraria.

intro_Postal-Federici

Segunda parte
Los principios no varían cuando nos desplazamos geográficamente, pero sí los métodos de lucha. Es muy probable que la situación exija que la mujer se organice en grupos específicamente femeninos para luchar por sus reivindicaciones y que haya en el movimiento feminista un sector libertario. Yo las felicito por lo que han hecho y harán y les doy toda mi solidaridad. Pero no puedo dejar de decirles, en esta iniciación de diálogo, cuál es mi posición aquí, en el Uruguay (la misma, por otra parte, que asumiría en Italia, que es el otro país que conozco directamente).

Soy anarquista y pienso que el problema central de nuestro tiempo -y de todos los tiempos- es el de la libertad de la persona. Pienso que las diferencias económicas, y especiatmente el sistema del salario, son en el fondo una manifestación más del poder de unos hombres sobre otros, y que nuestra tarea básica de libertarlos es la lucha contra la opresión y la explotación, es decir contra el estado y los “patronos”, sean estos empresarios privados o burócratas de las empresas estatales.

Las mujeres, a través de los siglos, han sido oprimidas y explotadas como tales, no sólo por el estado y los patronos, sino también por el hombre al nivel capilar de la familia. Se les ha asignado trabajos específicos considerados no remunerados o, cuando se realizaban en casa ajena, remunerados miserablemente.

La asociación femenina ha sido pues una necesidad ineludible. Basta leer los procesos que se les han hecho a las “brujas” desde el siglo XIII al XVIII, para darse cuenta de cuan peligrosa (y por lo tanto eficaz) consideraba la sociedad machisía toda reunión -entonces en general secreta- de mujeres. La superstición ha desempeñado una función en ese doloroso fenómeno de genocidio, pero ha sido una función de inconsciente cobertura.

Hasta fines del siglo pasado, las leyes de todos los países ponían a las mujeres en una condición de terrible inferioridad, y eso era generalmente aceptado aun por muchos “rebeldes”, aunque algunos de éstos, especialmente los libertarios, incluían la emancipación de la mujer entre sus reivindicaciones. Pero, una cosa son las ideas y otra, la mentalidad.

No resisto a la tentación de dar un ejempío típico de esto iiltimo. Jean Grave, personalidad de relieve en el movimiento anarquista afines del siglo XIX y a principios del XX, en su libro La sociedad futura, tiene un capítulo “La mujer y el matrimonio”, en el que combate la teoría de la inferioridad intelectual de la mujer y sostiene la tesis, que creo correcta, de que la causa de su emancipación no puede separarse de la de todos los oprimidos- Por otra parte, es autor también de una novela “utópica”, Tierra Libre, en la que, imaginando un naufragio de deportados en una isla desierta, nos muestra su sociedad ideal en pleno funcionamiento. Y bien, en el relato, las asambleas que toman las decisiones son a menudo generales (aunque a veces ‘las mujeres” se ven a lo lejos, lavando la ropa, mientras los niños juegan alegres), pero los que toman la palabra, se manifiestan como malos o buenos, holgazanes o trabajadores, buenos compañeros o traidores y tienen nombre y apellidos, son todos hombres. Ninguna mujer, tiene una idea nueva o aporta algo que no sea el trabajo rutinario. Sólo una sirve para regenerar a un holgazán burlándose de él (por cierto que, una vez que se regenera, la mujer le concede su amor y todo termina bien). Cuando la colonia es atacada, “las mujeres y los niños, colocados en sitio resguardado del tiro de los asaltantes, se dedicaban a los diferentes trabajos accesorios, útiles a los defensores” (trad. Anselmo Lorenzo, Ed. Mancei, Barcelona, p. 185).

Postal-Federici_1erTrayecto

Basta hacer la comparación con cualquier novela sobre la guerra española de 1936-39, para ver hasta que punto ha cambiado la realidad y, en menor medida, la mentalidad.

No sé bien cómo están las cosas en España. Lo que puedo decir es que, en lo que se refiere a la conquista de la igualdad, en el Uruguay el problema está superado, Pero la desigualdad subsiste en la mentalidad de la gente, especialmente en la mentalidad de las mujeres.

Cambiar la mentalidad es mucho más difícil que cambiar una ley. Si para esto último hubo que conducir una lucha específica como mujeres, para lo primero hay que estar están todos y dejar hablar a los resultados de lo que donde se hace. Nuestros hijos y nuestros compañeros tienen derecho a participar en la educación del ambiente en !o que a la emancipación efectiva de la mujer se refiere, como nosotros tenemos el derecho de participar en la lucha común por la justicia. En el curso de esta última, que es obra de amor y no de resentimiento, se disiparán, si sabemos estar a la altura de nuestra misión de libertarías, las últimas sombras de un mundo en que la mujer era un objeto sin derecho a tener una voluntad, propiedad del marido, recompensa del guerrero…

Todas las desigualdades son solidarias: las económicas, las raciales, las sexuales, y deben ser combatidas en bloque, pues tienen la misma rafz: el deseo de poder. La primera batalla en este sentido, como mujeres, hay que ganarla -con amor y dignidad-, en el terreno de la pareja, en las relaciones con el padre o con el hijo; luego en el grupo. Por eso, creo que, donde no haya razones especiales para una acción puramente femenina, lo mejor es no separamos. Sólo la experiencia repetida cambia las costumbres, que son más fuertes que las leyes.

Sin embargo, puede haber un terreno en que podría ser útil hacer valer nuestra condición de mujeres. Vivimos en un momento gravísimo de la historia de la humanidad, acaso decisivo, pues la especie humana está amenazada de muerte por las mismas fuerzas que la llevan a conquistar las galaxias. Puede que, frente a la amenaza de una guerra nuclear, nosotras tas mujeres, a las que la naturaleza ha confiado el cuidado de la continuidad biológica de la humanidad, tengamos ün papel propio que desempeñar pues las madres han sido en la historia las enemigas naturales de la guerra. Puede que este instinto protundo nos haga encontrar en el momento decisivo el camino para salvarnos. Eran mujeres las que rodeaban ayer un campo militar inglés para impedir la instalación de misiles; eran mujeres las que anteayer (más precisamente en 1919 ó 1920 en Italia) se tendían en los rieles para detener un tren con las tropas destinadas a una guerra, que, gracias a este gesto desesperado, nunca se hizo.

Pero, aún en este terreno, las diferencias biológicas no nos separan de los hombres, pues se concillan en el interés que tenemos en común: la defensa de la vida.

El camino de la lucha por la igualdad es, para todos los “discriminados”, la capacitación. Así como los obreros deben capacitarse para tomar a su cargo la gestión de las fábricas, cada una de nosotras debe capacitarse para hacerse valer en el mundo difícil que se acerca, no como mujer, sino como individuo, en igualdad de condiciones con todos los demás, con el mismo derecho a la originalidad. Ahora más que nunca hay que evitar rivalidades (que siempre son contiendas por e! poder) entre los oprimidos, entre los que combaten contra la opresión.

Sin duda en la mayor parte de estas ideas hay acuerdo entre vosotras y yo. Pero me gustaría que se discutieran las discrepancias, para entablar el diálogo, si GS que, consideráis oportuno publicar esta carta.

Saludos cordiales.

Montevideo, 30 de diciembre de 1985.

Captura de pantalla de 2018-03-12 10-36-42

ecofeminismo

historias

Captura de pantalla de 2018-03-11 13-15-22

3 comentarios en “💜Hoy es 8 + 2 en Granada💜

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: