🏴Piotr Kropotkin. Centenario de la muerte del abuelo del anarquismo y del apoyo mutuo🏴

Kropotkin_1-800x445«Somos ricos, muchísimo más de lo que creemos. Ricos por lo que poseemos ya; aún más ricos por lo que podemos conseguir con los instrumentos actuales; infinitamente más ricos por lo que pudiéramos obtener de nuestro suelo, de nuestra ciencia y de nuestra habilidad técnica, si se aplicasen a procurar el bienestar de todos«

 

Hace cien años que nos dejó para siempre el abuelo del anarquismo, uno de los principales pensadores de esta filosofía entre los siglos XIX y XX. Además, geógrafo y naturalista, que nació en el seno de una familia aristocrática rusa, por lo que se le conoció como el Príncipe, título otorgado a un noble emparentado con la familia imperial zarista.

Kropotkin debe ser analizado como hijo del siglo XIX, racionalista e ilustrado, heredero político de la Revolución Francesa, influido profundamente por pensadores como Jean-Jacques Rousseau y sus ideas sobre la sociedad igualitaria, o François Babeuf y su Conjura de los Iguales. De la misma manera, le inspiraron las acciones revolucionarias de finales del siglo XIX, con la facción política de los enragés. Por lo tanto, debe entenderse el pensamiento de Kropotkin como un aporte determinante al desarrollo de las ideas socialistas y libertarias, desde su origen en la filosofía europea que aspiraba al universalismo.

Considerado uno de los grandes propagandistas del anarquismo en el siglo XIX, éste aventuraba una sociedad sin violencia estructural ni autoritarismo estatal. Su concepción de la sociedad se basaba en la cooperación voluntaria de personas libres. Escribió muchos libros, folletos y artículos, siendo el más destacado La conquista del pan y Campos, fábricas y talleres; y su principal obra científico-social, El apoyo mutuo. También contribuyó con el artículo sobre anarquismo en la edición de 1911 de la Encyclopædia Britannica y dejó un trabajo inacabado sobre filosofía ética anarquista. Ha influido notablemente sobre otros pensadores del siglo XX como Daniel Guerin, Emma Goldman, Murray Bookchin o Noam Chomsky.

volonta

Artículo extraido de:

Kropotin: Ciencia y anarquía

Nico Berti

La búsqueda de un fundamento “antropológico” de la anarquía como explicación y justificación esencial de sus valores encuentra su punto más alto y problemático en la disposición doctrinaria de Kropotkin. Punto más alto y problemático por la complejidad de la yuxtaposición casi antinómica entre naturaleza y cultura, o entre la explicación de la libertad y la igualdad dadas como dimensiones auténticamente naturales de la acción humana y la justificación de la libertad y la igualdad dadas como valores éticos generales y exhaustivos de la socialidad del hombre. En definitiva, como un intento de justificar los valores de libertad e igualdad a través de una explicación de tipo natural. La yuxtaposición parece antinómica y problemática porque mientras la justificación pertenece al campo de la ética, la explicación se resuelve en el campo de la ciencia. Por lo tanto, he aquí el teorema de Kropotkin: dar la justificación de la ética a través de la explicación de la naturaleza. Pero, ¿cómo resolver la naturaleza en la cultura, la ciencia en los valores? Es decir, una explicación que es el fundamento de la justificación como expresión lógica de la ecuación: la ética es igual a la autenticidad natural? La respuesta que da Kropotkin puede resumirse en esta articulación progresiva: la explicación de la naturaleza pone de relieve el sentido de su lógica interna como necesidad cuyo valor más maduro, sin embargo, se da a su vez como espontaneidad, es decir, la explicación de la necesidad natural se traduce en la justificación de su espontaneidad. A su vez, la valencia inmediata de la espontaneidad sólo puede captarse bajo el significado de la libertad. Naturaleza, espontaneidad, libertad: estos son los términos de la secuencia progresiva inherente a la respuesta de Kropotkin. La única apropiación posible de las investigaciones humanas contribuye a hacerlas evidentes en su lógica intrínseca: la ciencia. La ciencia, como desarrollo de las explicaciones de la naturaleza, toma conciencia del doble valor de las leyes naturales: por un lado son, como necesidad, fundamento “objetivo“, por otro lado son, como explicación de esta misma necesidad, espontaneidad reconocida. La ciencia, como explicación de la naturaleza, se resuelve en la justificación de la espontaneidad natural, cuyo sentido da la ciencia como conciencia se resuelve a su vez como libertad. Intentemos dar una razón a todos estos pasajes.

Kropotkin escribe: “La anarquía es el resultado inevitable del movimiento intelectual de las ciencias naturales que se inició a finales del siglo XVIII“. La identificación kropotkiniana entre ciencia y progreso social y entre ciencia y anarquismo, establece así la primacía absoluta del conocimiento y la razón en el proceso de emancipación humana, proceso por tanto estrechamente condicionado por el desarrollo científico. En concreto, la identificación es entre el método de la anarquía y el método inductivo de las ciencias naturales. El propósito es destacar, en el enfoque metodológico, la analogía sustancial entre la naturaleza y la anarquía. De hecho, Kropotkin escribe: “estudiando los recientes progresos de las ciencias naturales y reconociendo en cada nuevo descubrimiento una nueva aplicación del método inductivo, vi al mismo tiempo, cómo las ideas anarquistas, formuladas por Godwin y Proudhon y desarrolladas por sus continuadores, representaban también la aplicación de este mismo método a las ciencias que estudian la vida de las sociedades humanas“. Sin embargo, Kropotkin no se limita a una identificación perteneciente al campo metodológico, sino que amplía esta identificación al campo más amplio de la concepción anarquista y de la concepción de la naturaleza, fusionando así Ciencia y Anarquía en una weltanschauung de fuerte significado: “La anarquía es una concepción del universo, basada en la interpretación mecánica de los fenómenos, que abarca toda la naturaleza, sin excluir la vida de la sociedad“. En efecto, se perfila como un instrumento general de comprensión científica capaz de “elaborar la filosofía sintética, es decir, la comprensión del universo como un todo“. Para Kropotkin, por lo tanto, se puede asignar a la ciencia no sólo una función ideológica en un sentido progresista y libertario, sino también, a la inversa, asignar al anarquismo la tarea de comprensión científica que se identifica con la de las ciencias naturales. Naturaleza, espontaneidad, libertad, son los tres términos esbozados aquí unidos por el hilo de la explicación científica como justificación de su doble secuencia progresiva, porque si se puede llegar a la anarquía partiendo de la naturaleza, se puede volver a explicar ésta partiendo de la anarquía. Y esto se debe a la particular importancia que Kropotkin asigna a las ciencias naturales, aquellas ciencias, de hecho, capaces de unir naturaleza y cultura, ciencia y valores.

La yuxtaposición es explicada por Kropotkin de esta manera. Después de la revolución copernicana -que asestó un golpe mortal al geocentrismo- cada descubrimiento científico confirmaría el hecho de que la estructura del universo no tiene un centro de fuerza y una dirección de fuerza específicos. Empujando en esta dirección, es posible encontrar pruebas objetivas que confirman que la estructura objetiva de la naturaleza, de la materia y del universo entero es constitutivamente no jerárquica: “el centro, el origen de la fuerza, antes transferido de la tierra al sol, se encuentra ahora disperso, diseminado: está en todas partes y en ninguna“. Por tanto, la estructura del universo es constitutivamente no jerárquica porque se basa en una “armonía que es el resultado de los innumerables enjambres de materia, cada uno de los cuales se mueve por delante, manteniéndose en equilibrio“. El sentido ideológico que Kropotkin da a este descubrimiento científico es evidente: se trata de una explicación descriptiva destinada a justificar un valor normativo. Basta pensar en el concepto de federalismo anarquista tal y como lo definió, por ejemplo, Proudhon: “el centro político está en todas partes, la circunferencia en ninguna“. El paso de las ciencias naturales a las ciencias humanas no encuentra, pues, ningún obstáculo para Kropotkin, ya que esta no jerarquía constitucional de la materia está confirmada no sólo por la astronomía, sino por “todas las ciencias sin excepción las que tratan de la naturaleza, … las que tratan de las relaciones humanas“. Se basan en el criterio de que no hay leyes naturales preestablecidas, que la armonía de la naturaleza es el resultado fortuito y temporal de un proceso de choques y encuentros dentro de la estructura material. Lo que él llama ley no es más que una relación entre determinados fenómenos, que tienen un carácter condicional de causalidad: si un determinado fenómeno se produce bajo ciertas condiciones, le seguirá otro, y así sucesivamente. Si un fenómeno de este tipo dura siglos, “es porque ha tardado siglos en establecerse; otro no durará más que un instante, si su forma de equilibrio nació en un momento“. Por lo tanto, “no hay ley, sino el fenómeno: cada fenómeno gobierna lo que le sucede, no la ley“. También podemos observar aquí una continuidad entre el pensamiento kropotkiniano y el anarquista en esta interpretación antijerárquica de la naturaleza. Bakunin había escrito que en ella “no hay gobierno y lo que se llama leyes naturales no son más que el normal desenvolvimiento de los fenómenos y las cosas que se producen de un modo desconocido para nosotros en el seno de la causalidad universal“.

museoLa supuesta analogía sustancial entre la antijerarquía de la naturaleza y la antijerarquía de la sociedad humana debe realizarse, es para Kropotkin impuesta por el desarrollo científico, precisamente por su metodología que tiende a construirse no a través de sistemas generales preconstituidos, sino según un análisis continuo de división de la materia en células autónomas cada vez más pequeñas e interdependientes. Así, si antes “la ciencia estudiaba los grandes resultados y las grandes sumas (las integrales, diría el matemático), hoy estudia lo infinitamente pequeño, los individuos que componen las sumas y cuya independencia e individualidad ha llegado a reconocer, al mismo tiempo que su propia agregación íntima“.

En este punto la interpretación antijerárquica se generaliza invadiendo el campo de las ciencias humanas. Así, por ejemplo, la historia después de haber sido “la historia de los reinos, tiende a convertirse en la historia de los pueblos, y luego en el estudio de los individuos” . Del mismo modo, “la economía política, que en sus inicios era un estudio de la riqueza de los Estados, se convierte ahora en un estudio de la riqueza de los individuos“. Para Kropotkin, por tanto, el desarrollo científico condiciona el desarrollo social, la “democratización” de la ciencia empuja y acompaña la “democratización” de las conciencias. La ciencia desarrolla la ética, la explicación refuerza la justificación, la información cuantitativa se traduce en conciencia cualitativa. El progreso de la ciencia en sus métodos y resultados es objetivamente libertario y progresista (si no anarquista). En efecto, así como la armonía de la naturaleza es el resultado de una resultante y un equilibrio temporal que encuentra su razón en la independencia y la autonomía de todas las fuerzas que contribuyen a ella (aunque estén “íntimamente agregadas“), porque ninguna ley eterna y preconstituida la preside, ningún gobierno, en definitiva, administra la naturaleza, la nueva sociedad humana sólo puede conducir a la anarquía. “La sociedad humana también tiende naturalmente, espontáneamente, a rechazar las formas preestablecidas y cristalizadas de la ley, (buscando) la armonía en el equilibrio siempre cambiante y fugaz entre la multitud de fuerzas e influencias diferentes de todo tipo” .

En virtud de esta supuesta coincidencia objetiva entre las estructuras generales de la realidad y la ideología anarquista, el pensamiento de Kropotkin se desliza inevitablemente hacia una concepción determinista del desarrollo histórico y científico. Bajo el nombre de anarquía, de hecho, dice Kropotkin, surge “una interpretación de la vida pasada y presente y, al mismo tiempo, una predicción de su futuro, cada una concebida en el mismo espíritu de la concepción de la naturaleza“. En este marco global, se legitima la fundamentación de una ética basada en las ciencias naturales. Así, el progreso de la ciencia y la filosofía en los últimos cien años se fundamenta en la “ley general y universal de la evolución orgánica que actúa de tal manera que el apoyo mutuo, la justicia y la moral (pueden basarse) en una ética científica con los elementos adquiridos para ello de la investigación moderna basada en la teoría de la evolución“.

Así, en la afirmada comparación objetiva entre progreso científico y progreso social, emerge uno de los puntos controvertidos de su pensamiento, pues en el mismo momento en que perfila la dimensión de la libertad como objetivo y consecuencia cierta de la evolución, también reitera que el paso del sistema de explotación a la liberación de la necesidad sólo puede lograrse mediante un salto revolucionario. Uno se pregunta entonces por qué las dimensiones revolucionaria y evolutiva coexisten en su concepción, creando una fuerte, por no decir irremediable contradicción. La ética y la libertad, que implican esfuerzo, conciencia y voluntad, se dan como resultado de una evolución orgánica universal que trasciende el ámbito de la realización individual. El apoyo mutuo, la justicia y la moralidad, afirma Kropotkin textualmente, “son los grados de la serie ascendente de estados psíquicos que se nos han dado a conocer a partir del estudio del mundo animal y del hombre. Son una necesidad orgánica, que lleva consigo su propia justificación”. La revolución se convierte así en una variable evolutiva según el concepto – también presente en Reclus  – que ve el salto revolucionario como una aceleración rápida, una fase concentrada de evolución general. Por tanto, debemos dar respuesta a esta pregunta decisiva sobre la coexistencia contradictoria, o en todo caso presencia problemática, entre evolución y revolución, entre ciencia y ética, entre naturaleza y cultura. En nuestra opinión hay que buscarlo en el salto lógico entre afirmaciones y prescripciones, en la no infecibilidad de directivas y valores a partir de descripciones y pronósticos. Ese salto lógico denunciado claramente por la demarcación de Malatesta entre anarquía y ciencia: “La anarquía es … una aspiración humana, que no se funda en ninguna necesidad natural real o supuesta, y que puede realizarse según la voluntad humana. Aprovecha los medios que la ciencia proporciona al hombre en la lucha contra la naturaleza y contra las voluntades …, pero no puede confundirse, sin caer en el absurdo, ni con la ciencia ni con ningún sistema filosófico”. Ahora bien, la explicación que da Kropotkin de esta inferabilidad, de esta traducción entre el sentido de predicción, es decir, la evolución, y el de realización, es decir, la ética, se basa en el significado atribuido a la ciencia. Y este significado es evidentemente para Kropotkin solo uno, que se puede resumir de la siguiente manera: la ciencia es un valor. De hecho, es el máximo valor posible desarrollado por el hombre. Esto se debe al carácter propio de la ciencia, es decir, a su universalidad: la ciencia, escribe, “ignora los límites artificiales de la política“. La ciencia, como expresión suprema de la cultura humana, supera, por tanto, toda particularidad histórica, social y económica, destacando, en la rama de las ciencias naturales, el elemento común y universal presente en todo hombre: su naturalidad humana. Retomando de lleno la gran tradición ilustrada -lo que le hace afirmar que las raíces de la anarquía “están en la filosofía naturalista del siglo XVIII” – Kropotkin llega a perfilar la sociedad anarquista como una sociedad natural que se reconoce a sí misma como auténtica. Y este reconocimiento de la socialidad natural del hombre, de la solidaridad espontánea de la acción humana, de su inmediata significación anarquista, todo esto, de hecho, se debe a la comprensión científica entendida en su sentido más amplio, como concepción general, de esa relación. entre el hombre y la naturaleza que está objetivamente desprovista de soluciones de continuidad.

La tarea de la ciencia es, por tanto, ayudar a la humanidad a educar esta conciencia de las relaciones necesarias, objetivas y materiales que regulan la vida natural y social de cada individuo. La ciencia, liberando al hombre de cualquier fantasía metafísica y religiosa, al mismo tiempo lo educa a reconocer el valor de su naturalidad y materialidad, favoreciendo así el establecimiento de una relación auténtica con la naturaleza y por tanto el fundamento de su humanidad original. Esta es la única forma de que el paso de la animalidad a la humanidad se convierta en un paso único, sin retorno. La disolución de toda la teología y la metafísica – implica el paso de la moral religiosa a la moral material, humana y libertaria – tiene su referencia teórica en la ciencia. Sólo ella puede resaltar la reciprocidad entre sentimiento moral y sentimiento natural, mostrándonos “dónde actúan las fuerzas capaces de llevar este sentimiento moral a una altura cada vez mayor, haciéndolo cada vez más puro“. Es decir, sólo ella puede subrayar “la importancia del apoyo mutuo como ley de la naturaleza y principal factor de la evolución progresiva“. Esta capacidad de la ciencia para estimular indirectamente la solidaridad humana y, por tanto, promover una auténtica formación moral de la comunidad se debe, como hemos dicho, a su universalidad. Por tanto, en la concepción de Kropotkin, se convierte en una poderosa palanca capaz de romper el peso parasitario de la estructura jerárquica de la realidad histórico-social. La concepción profundamente ilustrada que Kropotkin tiene de la ciencia, de su dimensión revolucionaria objetiva e inequívoca, nos da en este punto la explicación de la conexión que hizo entre la ética y la ciencia. El salto lógico que da Kropotkin entre juicios de hecho y juicios de valor, que no tiene en cuenta la famosa distinción weberiana, se debe a la concepción filosófica particular de la naturaleza, concepción que la sitúa de manera contradictoria con respecto al significado. de la revolución anarquista. El determinismo de Kropotkin, en efecto, no tiene en su base la certeza de la realización de un fin inherente a la historia, para lo cual es necesario descubrir las leyes de ésta adaptándolas a la praxis política (Marx), sino la certeza de los objetos. Es una función revolucionaria de la ciencia – y del progreso científico en general – como instrumento capaz de tender un puente sobre una fractura irremediable entre historia y naturaleza. En otras palabras, la concepción determinista de Kropotkin del progreso científico se transforma en una herramienta revolucionaria cuando esta misma concepción determinista se materializa. La ciencia, entendida en su sentido ilustrado de la razón, opera efectivamente una ruptura revolucionaria entre la naturaleza y la historia al disolver todo legado metafísico y autoritario con su “principio de verificación“. Esto nos permite comprender la complejidad de la visión de Kropotkin encaminada a hacer que los dictados del naturalismo objetivista sean complementarios e interdependientes de los que surgen de la praxis voluntarista de las masas, grupos e individuos en expansión en el nivel histórico social. Sin embargo, la visión de la ciencia como una herramienta objetivamente libertaria y revolucionaria no puede considerarse actual y utilizable en la actualidad. La teoría de una evolución determinada como un progreso indefinido de formas cada vez más humanas y civiles y, por tanto, implícitamente libertarias e igualitarias, es invertida por la experiencia histórica. Sin embargo, el significado revolucionario que Kropotkin asigna a la ciencia debe ser considerado, por otro lado, de una manera más crítica, en el sentido de que la yuxtaposición de Kropotkin entre anarquismo y ciencia tiene un significado que va mucho más allá de la falacia del determinismo naturalista. Como es bien sabido, se trata del sentido a reconectar con el sentido auténtico del carácter fundamentalmente experimental de la metodología científica que aquí se puede conjugar con algunas implicaciones ideológicas del anarquismo. Ciertamente, la metodología de avance por inducción-deducción de Kropotkin se considera hoy, como todo inductivismo y el principio de verificación, insuficiente para proporcionar una base científica válida. Sin embargo, el problema no nos parece estrictamente epistemológico, aunque sepamos cuánta distancia hay entre el método inductivo-deductivo y el método popperiano de “falsabilidad“. En otras palabras, creemos que además de una cuestión estrictamente epistemológica, también debemos enfatizar la cuestión más propiamente ideológica que es la demarcación entre el método totalizador y el método pluralista. En este sentido, la crítica de Kropotkin al método dialéctico hegeliano es esclarecedora. De hecho, la une con cualquier otra pretensión “esencialista“, es decir, con cualquier otra concepción que pretenda el descubrimiento de la verdad total y definitiva. A este “escolástico medieval resucitado por Hegel (…) que los socialdemócratas recomiendan“.

Desde este ángulo, hay que explicar el carácter particular que Kropotkin le dio a la delimitación de la “sociedad futura“. La utopía de Kropotkin no es la representación de una realidad estática, uniforme y cerrada, de una realidad “totalmente diferente” del presente, sino de ésta la representación compleja de sus posibilidades latentes y potenciales, desplegadas en toda su multiforme e inagotable riqueza. Los “manojos” que se pueden superponer al infinito de la realidad, un universo pluralista que se puede componer y descomponer continuamente según los plazos impuestos por un devenir incesante y emergente, según Kropotkin, no son otro que el resultado necesario “del continuo aumento de las necesidades del hombre civilizado“. Ciertamente hay en Kropotkin un excesivo optimismo que a veces lo lleva a una “selección” inconsciente de los datos adquiridos por la investigación. Su visión evolutiva se superpone, por tanto, a la revolucionaria, y así lo que son simples tendencias se convierten en leyes a sus ojos. Sin embargo, esta superposición entre ciencia y cientificismo, entre explicación y justificación, nunca asume el carácter imperativo de “totalidad“. Precisamente, el método experimental de verificación continua como garantía contra cualquier forma de totalitarismo planificador lo impide.

Es interesante al respecto observar cómo en Kropotkin el método científico responde y se subordina a la metodología anarquista fundada en la relación de la necesaria y central coherencia entre medios y fines. Si consideramos cómo en esta metodología se destaca la dimensión más revolucionaria del anarquismo, es posible en este punto ver cómo el propio Kropotkin supera su concepción determinista de la identificación entre ciencia y anarquía. La relación de coherencia entre medios y fines nos dice de hecho que los fines solo pueden lograrse mediante la adaptación de los medios a la naturaleza de los fines mismos. Esto significa, evidentemente, una intervención voluntaria, consciente y “artificial” de la mano revolucionaria en la continua modificación de los medios, una intervención que no hace más que referirse a una consideración fundamental: es decir, que los fines son, aunque extrapolados de tendencias latentes de el presente – establecido voluntariamente por la práctica revolucionaria. En otras palabras, se colocan en el proceso histórico como un objetivo consciente y voluntario: en el análisis final, los fines no están dados, sino establecidos. Ahora, escribe Kropotkin, “la investigación científica sólo es fructífera a condición de que tenga un propósito específico: es decir, se emprenda con la intención de encontrar una respuesta a una pregunta clara y bien definida“. Para ello es necesario, por tanto, adecuar los medios: “Pues bien, la cuestión que el anarquismo se propone resolver podría materializarse de la siguiente manera: ¿qué formas sociales aseguran más efectivamente, en determinadas sociedades, y por amplificación, en la humanidad en general, una mayor suma de bienestar y, en consecuencia, una fuente más copiosa de vitalidad?“.

La adaptación de medios a fines a través de una metodología científica no podría ser más clara: aquí la ciencia está completamente al servicio de una voluntad, una idea, una ética. En la interpretación de una ciencia social como “fisiología de la sociedad“, es decir, como “el estudio de la suma de las necesidades cada vez mayores de la sociedad y los diferentes medios empleados para satisfacerlas” se revela plenamente, completamente negar el carácter ancestral de un prejuicio “sociológico” – la posibilidad teórica de una conjugación entre experimentalismo y revolucionarismo: el experimentalismo no es, es decir, una dimensión propia y sólo del reformismo. Y esta posibilidad, esta demostración teórica, parece que se nos da gracias una vez más a un concepto ideológico, a saber, en este caso, la voluntad de empezar desde abajo y no desde arriba para entender la sociedad. Así, desde la perspectiva “objetiva” de la economía clásica, también adoptada por Marx (las leyes de la producción gobiernan las del consumo, su valor objetivo se impone al subjetivo de la libertad de elección), pasamos a la revolucionaria del subversión de estructuras por irrupción, surgimiento de lo “social“. Del mismo modo, de acuerdo con la supuesta continuidad entre el hombre y el medio ambiente, la naturaleza y la sociedad, esa integración del trabajo entre la ciudad y el campo, el trabajo manual y el trabajo intelectual se puede lograr sobre la base de un “comunismo del conocimiento” que responde a los procesos orgánicos de la vida “tomados en su totalidad“. En otras palabras, universalizando la práctica de la ciencia, se puede llegar, a través de ensayos y errores, a través de “aproximaciones continuas” , a la libertad y la igualdad sin planes completos y verdades totales. La utopía se puede alcanzar a través de la ciencia: esto es lo que nos enseñó Kropotkin.

🏴💉Pensamiento y prácticas libertarias después de la Covid-19

💉🦠URGENTE Vacuna COVID19: Una vacuna para las personas, no para el beneficio privado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: