🔎Vigilancia en los lugares de trabajo📹

Captura de pantalla de 2021-06-20 13-25-41

“El capitalismo de vigilancia” amenaza cada vez más la acción colectiva de los trabajadores y el derecho humano a la protesta pública.

un fantasma recorre Europa, el fantasma de la vigilancia de los trabajadores. Con la escusa de la legislación de emergencia contra el terrorismo o para contener la pandemia Covid-19, la vigilancia de los trabajadores se está expandiendo y normalizando continuamente, en el lugar de trabajo y en nuestras calles.

Se hace de diferentes maneras, con varios grados de invasividad. Puede ser Amazon espiando a sus trabajadores en grupos privados de Facebook o usando la tecnología Covid-19 de seguimiento de salud para mantener a raya al menos a 340.000 trabajadores. Y puede ser el reconocimiento facial de los empleados que trabajan a distancia, supervisados por empleadores de menos categoria.

La vigilancia de los trabajadores también puede tomar la forma más amplia de los sistemas de reconocimiento facial en todos los espacios públicos de Europa. Esto puede —entre muchos otros daños— reprimir la organización de los trabajadores. Imponiendo un sentido omnipresente de estar vigilados, la vigilancia tiene un claro efecto escalofriante en la disposición de los trabajadores para ejercer su derecho a la libertad de reunión.

Apelación a corto plazo

Tanto a las empresas como a los gobiernos les puede gustar a corto plazo esta ola de expansión de la vigilancia. Mientras los artefactos llamativos ayudan a pintar una imagen de una tecno-utopia, la clave conductora es la búsqueda del control.

La posición dominante consolidada por las empresas de datos como Amazon sólo se corresponden con su incontable crecimiento. No podemos aceptar su lógica de tratar a la gente como una amenaza, con solo ver como ha sido adoptado por los gobiernos. Eso aceleraría la erosión de la confianza que vemos en nuestra sociedad.

DSC03440El despliegue del reconocimiento facial (u otras tecnologías de vigilancia biométrica) por gobiernos o empresas es una amenaza inmanente para la democracia en el centro de trabajo. En una protesta a las puertas de la sede de una empresa, se pueden utilizar las cámaras de CCTV para el espionaje sindical. Los algoritmos secretos, carentes de una base científica, podrían aplicarse para marcar e identificar “agitadores”. En las manifestaciones en las calles, la policía podría usar imágenes y software rápidamente para identificar y dirigir a los líderes, así como a las personas que apoyan o incluso informan sobre la manifestación.

No son negociables los derechos y las libertades fundamentales. La vigilancia de las personas no es la manera de abordar las protestas colectivas. Es preciso establecer límites claros y fortalecer la opinión colectiva de los grupos pertinentes de la población sobre las decisiones que les afectan.

La vigilancia masiva, en el trabajo y fuera de él, asfixia el legítimo discurso social sin aumentar la necesidad. La historia de las relaciones industriales muestra una y otra vez que el esconder los problemas bajo la alfombra, inevitablemente da lugar a que reaparezcan de nuevo, a menudo con consecuencias mucho más graves.

Complejo industrial de seguridad

La asociación documentada entre empresas privadas y públicas y la vigilancia en la Unión Europea ha sido descrita por Statewatch, organización de gran experiencia en las libertades civiles , como un “complejo industrial de seguridad”. Junto con las amenazas a la organización de los trabajadores, este fenómeno muestra por qué la nueva regulación de la inteligencia artificial de la UE debe ir más allá de lo que la Comisión Europea ha propuesto, y prohibir la vigilancia masiva biométrica, tanto por empresas privadas como públicas.

Además, la utilización de la IA en el lugar de trabajo, en la contratación, las evaluaciones y otros momentos, así como en todas las normas relacionadas con el lugar de trabajo, debe estar sujeta a los acuerdos del convenio colectivo. El borrador de la comisión sólo requeriría autoevaluación por las empresas que venden estas tecnologías, colocando al zorro protegiendo el gallinero.

Los derechos de los trabajadores se ganan, como con cualquier otro derecho humano, en las luchas colectivas: la negociación colectiva o la huelga en el lugar de trabajo y la protesta en las calles seguirán siendo las herramientas principales. Pero en una sociedad cada vez más digitalizada, donde los correos electrónicos, conversaciones, rostros y cuerpos pueden ser puestos bajo vigilancia constante, muchos temerán por su seguridad laboral y pueden optar por permanecer quietos antes de ser visibles.

Es por ello que la prohibición de la vigilancia biométrica masiva en los espacios públicos y una fuerte legislación para controlar las nocivas tecnologías IA en el lugar de trabajo son fundamentales para promover los derechos de los trabajadores.

Este artículo ha sido publicado en:

publicado

💩Lora Tamayo, el depurador de maestros del franquismo que continúa dando nombre a tres colegios andaluces

‼️PROACTIVA DESPIDE AL SECRETARIO GENERAL DE CGT SOCORRISTAS CASTELLDEFELS

Un comentario en “🔎Vigilancia en los lugares de trabajo📹

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: