馃サEl legado dist贸pico de Bezos: m谩s all谩 de Amazon 馃槺

recientemente, Jeff Bezos, el multimillonario que construy贸 un imperio empresarial a costa de los trabajadores, ha renunciado a su cargo de CEO de Amazon. En la construcci贸n de su conglomerado expansivo a trav茅s del comercio electr贸nico, la log铆stica, la computaci贸n en la nube, el entretenimiento, los comestibles y casi todo lo dem谩s, Bezos se bas贸 en una visi贸n dist贸pica donde los empleados son implacablemente monitoreados, evaluados y sometidos a condiciones de alta presi贸n y agotadoras. Este modelo es tan inhumano que, como inform贸 recientemente el New York Times, “Amazon quema a los trabajadores tan r谩pidamente que los ejecutivos les preocupa quedarse sin gente a la que contratar.” Bloomberg News tambi茅n inform贸 de que los conductores de Amazon han sido “despedidos por la aplicaci贸n” por percances menores que un verdadero gerente habr铆a ignorado.

El Sindicato UNI Global Union ha publicado “El pan贸ptico de Amazon“, en el que cataloga los diversos m茅todos que utiliza Amazon para presionar a los trabajadores mediante una vigilancia y un control extremos. Individualmente, ninguno de estos m茅todos de vigilancia es totalmente nuevo, pero la culminaci贸n de toda la tecnolog铆a de Amazon en el lugar de trabajo crea un entorno de control in茅dito en el pasado reciente.

Las t谩cticas invasivas de la empresa se est谩n extendiendo r谩pidamente por los centros de distribuci贸n del comercio electr贸nico, y tambi茅n por otros empleadores e industrias, a un ritmo y escala nunca vistos.

Por ejemplo, en el sector de los centros de llamadas (call center), junto con la r谩pida introducci贸n del teletrabajo, las empresas est谩n desplegando sofisticados programas de vigilancia en los hogares de sus trabajadores, b谩sicamente sacando el pan贸ptico del almac茅n y poni茅ndolo en las habitaciones de los empleados, en las cocinas y, si tienen suerte, en los despachos.

驴La trampa? A estos trabajadores tambi茅n se les exige que est茅n vigilados sin parar, algunos con c谩maras encendidas durante todo el periodo de trabajo, lo que necesariamente invade la intimidad de sus hogares.

Y la siguiente pregunta es: bueno, suponiendo que no queramos que los trabajadores pasen 40 horas semanales o m谩s entregando sus cuerpos a un vigilante, o c谩maras en nuestros dormitorios, 驴qu茅 podemos hacer?

La rotaci贸n es alta tanto en Teleperformance, el mayor empleador de centros de llamadas (alrededor del 80% anual) como en Amazon, el 150%. Y sin embargo, huir del trabajo no es una respuesta a largo plazo, ya que esta tecnolog铆a deshumanizada se convierte cada vez m谩s en la norma en todas partes.

Captura de pantalla de 2021-04-02 12-11-29

Los legisladores se quejan de que la tecnolog铆a es demasiado complicada de vigilar y de que las empresas tecnol贸gicas encontrar谩n una soluci贸n para cada norma. “Si los trabajadores dan su consentimiento, no pasa nada“, dicen los empresarios. Pero con el desigual poder de negociaci贸n de un solo trabajador, la libre elecci贸n no est谩 precisamente en el men煤.

Los sindicatos de toda Europa han pedido que la UE regule el peligro de los abusos en el uso de la inteligencia artificial en el trabajo como parte de las pr贸ximas directivas sobre digitalizaci贸n. La 茅lite pol铆tica reclama en todas partes el uso “茅tico” de la IA.

Pero mientras averiguamos qu茅 significa exactamente “茅tico“, hay algunas formas probadas de regular el seguimiento abusivo asociado a la gesti贸n algor铆tmica en el mundo del trabajo.

  • En primer lugar, los sindicatos deben estar facultados para negociar los t茅rminos de la supervisi贸n, incluyendo c贸mo y cu谩nta informaci贸n de los trabajadores se recoge y el almacenamiento de estos datos. Los sindicatos tambi茅n deben influir en el dise帽o de los algoritmos que utilizan estos datos, as铆 como en los objetivos de producci贸n y las medidas disciplinarias que puedan derivarse de ellos.

Los sindicatos han negociado tradicionalmente sobre la introducci贸n de nuevas tecnolog铆as y sus implicaciones para los trabajadores, incluida la capacidad de control. En los centros de llamadas de Estados Unidos, CWA ha negociado para limitar la supervisi贸n. Se proh铆be la retenci贸n de los datos o la adopci贸n de medidas disciplinarias basadas en la supervisi贸n. Los sindicatos espa帽oles han conseguido recientemente el derecho a negociar sobre el algoritmo en el sector del taxi basado en aplicaciones.

  • En segundo lugar, y especialmente cuando no existe un convenio colectivo que limite esta pr谩ctica, los reguladores deber铆an prohibir las c谩maras y otras formas de vigilancia ininterrumpida en el trabajo.

Los mineros del carb贸n, que suelen estar bien representados por los sindicatos, hace tiempo que aceptaron las c谩maras en las vetas de carb贸n como forma de protecci贸n, en caso de que se produzca un derrumbe o alg煤n otro imprevisto que afecte a la seguridad de todos los que est谩n abajo. Y s铆, efectivamente, hay lugar para las c谩maras si existe una preocupaci贸n real por la salud y la seguridad. Pero, a menos que exista tal preocupaci贸n, nunca se deben permitir las c谩maras ni las herramientas de escucha u observaci贸n de forma ininterrumpida en una obra.

  • En tercer lugar, los inspectores y reguladores de salud y seguridad deben reconocer el impacto f铆sico de esta nueva tecnolog铆a. Deber铆an desarrollar herramientas y normas para garantizar que el lugar de trabajo se mantenga libre de objetivos que rompan la espalda y del terrorismo f铆sico que degrada a los trabajadores en cuerpo y esp铆ritu. Todos los trabajadores deber铆an tener comit茅s de salud y seguridad elegidos democr谩ticamente en el trabajo.
  • Y, por 煤ltimo, los humanos deben seguir controlando las consecuencias de la gesti贸n algor铆tmica. Cualquier decisi贸n disciplinaria o de despido debe ser tomada por un humano, no por un algoritmo. Las jurisdicciones que ya proh铆ben los despidos improcedentes deber铆an incluir este punto en el marco legal. Para aquellos que no tienen ninguna regulaci贸n existente sobre este tema, ahora es el momento de dar un paso adelante y cambiar de rumbo.

Los responsables pol铆ticos se han mostrado muy preocupados y sorprendidos por el modelo de Amazon y se preguntan: 驴es este realmente el futuro del trabajo que queremos? En el que los cuerpos de los trabajadores act煤an como brazos rob贸ticos para las 贸rdenes que les dan los programas de gesti贸n algor铆tmica a trav茅s de dispositivos port谩tiles y esc谩neres de mano, que dictan cada movimiento, sin dejar espacio para el error o la discreci贸n. La respuesta deber铆a ser un no rotundo.

Christy Hoffman: Secretaria General de UNI Global Union

progresive

馃Para garantizar el futuro de las pensiones p煤blicas…

馃煟Jornaleras de Huelva en lucha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: