📲El tecnofeudalismo se impone🏹

yanis

aAsí es como termina el capitalismo: no con un estallido revolucionario, sino con un gemido evolutivo. Al igual que desplazó al feudalismo gradualmente, subrepticiamente, hasta que un día la mayor parte de las relaciones humanas se basaron en el mercado y el feudalismo fue barrido, el capitalismo actual está siendo derrocado por un nuevo modo económico: el tecno-feudalismo.

Se trata de una gran afirmación que llega tras muchos pronósticos prematuros sobre la desaparición del capitalismo, especialmente desde la izquierda. Pero esta vez puede ser cierto.

Los indicios son visibles desde hace tiempo. Los precios de los bonos y de las acciones, que deberían moverse en direcciones muy opuestas, se han disparado al unísono, cayendo ocasionalmente pero siempre al unísono. Del mismo modo, el coste del capital (el rendimiento exigido para poseer un valor) debería estar disminuyendo con la volatilidad; en cambio, ha estado aumentando a medida que los rendimientos futuros se vuelven más inciertos.

arqueroQuizás la señal más clara de que algo grave está en marcha apareció el 12 de agosto del año pasado. Ese día nos enteramos de que, en los primeros siete meses de 2020, la renta nacional del Reino Unido se había hundido más del 20%, muy por encima incluso de las peores predicciones. Unos minutos después, la Bolsa de Londres se disparó más de un 2%. Nunca había ocurrido nada comparable. Las finanzas se habían desvinculado totalmente de la economía real3.

Pero, ¿significan realmente estos acontecimientos sin precedentes que ya no vivimos en el capitalismo? Después de todo, el capitalismo ya ha sufrido transformaciones fundamentales. ¿No deberíamos simplemente prepararnos para su última encarnación? No, no lo creo. Lo que estamos viviendo no es simplemente otra metamorfosis del capitalismo. Es algo más profundo y preocupante.

Sí, el capitalismo ha sufrido transformaciones extremas al menos dos veces desde finales del siglo XIX. Su primera gran transformación, desde su aspecto competitivo hasta el oligopolio, se produjo con la segunda revolución industrial, cuando el electromagnetismo dio paso a las grandes corporaciones en red y a los megabancos necesarios para financiarlas. Ford, Edison y Krupp sustituyeron al panadero, al cervecero y al carnicero de Adam Smith como principales impulsores de la historia. El subsiguiente ciclo bullicioso de megadeudas y megarretornos condujo finalmente al crack de 1929, al New Deal y, tras la Segunda Guerra Mundial, al sistema de Bretton Woods, que, con todas sus restricciones a las finanzas, proporcionó un raro período de estabilidad.

El fin de Bretton Woods en 1971 desencadenó la segunda transformación del capitalismo. A medida que el creciente déficit comercial de Estados Unidos se convertía en el proveedor de demanda agregada del mundo -absorbiendo las exportaciones netas de Alemania, Japón y, más tarde, China -, Estados Unidos impulsó la fase de globalización más enérgica del capitalismo, con un flujo constante de beneficios alemanes, japoneses y, más tarde, chinos, que lo financiaban todo.

Sin embargo, para desempeñar su papel, los funcionarios de Wall Street exigieron emanciparse de todas las restricciones del New Deal y de Bretton Woods. Con la desregulación, el capitalismo oligopolístico se transformó en capitalismo financiarizado. Así como Ford, Edison y Krupp habían sustituido al panadero, al cervecero y al carnicero de Smith, los nuevos protagonistas del capitalismo eran Goldman Sachs, JP Morgan y Lehman Brothers.

tecnosoldadoAunque estas transformaciones radicales tuvieron repercusiones trascendentales (la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial, la Gran Recesión y el largo estancamiento posterior a 2009), no alteraron la característica principal del capitalismo: un sistema impulsado por el beneficio privado y las rentas extraídas a través de algún mercado.
Sí, la transición del capitalismo smithiano al capitalismo oligopólico impulsó los beneficios de forma desmesurada y permitió a los conglomerados utilizar su enorme poder de mercado (es decir, su recién descubierta libertad de competencia) para extraer grandes rentas de los consumidores. Sí, Wall Street extrajo rentas de la sociedad mediante formas de robo a la luz del día basadas en el mercado. Sin embargo, tanto el oligopolio como el capitalismo financiarizado estaban impulsados por los beneficios privados impulsados por las rentas extraídas a través de algún mercado, uno acaparado por, digamos, General Electric o Coca-Cola, o conjurado por Goldman Sachs.

Luego, después de 2008, todo cambió. Desde que los bancos centrales del G7 se unieron en abril de 2009 para utilizar su capacidad de impresión de dinero para reflotar las finanzas mundiales, surgió una profunda discontinuidad. Hoy en día, la economía mundial se alimenta de la generación constante de dinero de los bancos centrales, no de los beneficios privados. Mientras tanto, la extracción de valor se ha alejado cada vez más de los mercados y se ha trasladado a las plataformas digitales, como Facebook y Amazon, que ya no operan como empresas oligopólicas, sino como feudos o fincas privadas.

Que los balances de los bancos centrales, y no los beneficios, impulsen el sistema económico explica lo que ocurrió el 12 de agosto de 2020. Al escuchar las sombrías noticias, los financieros pensaron: “¡Genial! El Banco de Inglaterra, presa del pánico, imprimirá aún más libras y las canalizará hacia nosotros. Es hora de comprar acciones“. En todo Occidente, los bancos centrales imprimen dinero que los financieros prestan a las empresas, que luego lo utilizan para recomprar sus acciones (cuyos precios se han desvinculado de los beneficios).

Mientras tanto, las plataformas digitales han sustituido a los mercados como lugar de extracción de la riqueza privada. Por primera vez en la historia, casi todo el mundo produce gratuitamente el capital social de las grandes empresas. Eso es lo que significa subir cosas a Facebook o moverse enlazado a Google Maps.

No es, por supuesto, que los sectores capitalistas tradicionales hayan desaparecido. A principios del siglo XIX, muchas relaciones feudales permanecían intactas, pero las relaciones capitalistas habían comenzado a dominar. Hoy en día, las relaciones capitalistas permanecen intactas, pero las relaciones tecno-feudales han comenzado a superarlas.

Si estoy en lo cierto, todo programa de estímulo está destinado a ser a la vez demasiado grande y demasiado pequeño. Ningún tipo de interés será nunca coherente con el pleno empleo sin precipitar quiebras corporativas secuenciales. Y la política de clase en la que los partidos que favorecen al capital compiten con los partidos más cercanos al trabajo está acabada.

Pero aunque el capitalismo termine con un gemido, el estallido puede llegar pronto. Si los que están en el extremo receptor de la explotación tecno-feudal y la desigualdad que adormece la mente encuentran una voz colectiva, ésta será muy fuerte.

💶Los ricos han seguido incrementando su fortuna durante la pandemia

🇲🇽Pronunciamiento en solidaridad con el Pueblo Yaqui

carnecruda

Un comentario en “📲El tecnofeudalismo se impone🏹

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: