🇺🇳Cómo las grandes empresas y Bill Gates se apoderaron de la cumbre alimentaria de la ONU🇺🇳

grayzone

Este 23 de septiembre, las Naciones Unidas ha celebrado su Cumbre sobre Sistemas Alimentarios en Nueva York.

Letter B PNGajo la apariencia del paraguas de la ONU, y a pesar del lenguaje de prestidigitación sobre la «igualdad de oportunidades«, esta cumbre representa una toma hostil de la gobernanza mundial por parte de las fuerzas corporativas y la élite multimillonaria.

Hoy en día, los movimientos sociales están defendiendo la democracia y luchando contra la devastación de sus tierras, granjas y comunidades por parte del gran capital.

Las Naciones Unidas se basan en la idea del multilateralismo, donde los Estados buscan soluciones pacíficas sobre la base de la igualdad y el respeto, sustituyendo a las instituciones colonialistas que las precedieron.

Por eso, durante décadas, el gobierno de Estados Unidos ha impulsado, en cambio, cosas como el G-7, la OTAN y otras formas de control de la geopolítica.

A medida que los gobiernos de extrema derecha se han alejado de las instituciones multilaterales como la ONU y la OMS, los actores corporativos se han ido introduciendo.

El Foro Económico Mundial y su presidente, Klaus Schwab, han impulsado silenciosamente la «Agenda de Davos«, ahora maquillada como el «Gran Reajuste«, una vasta propuesta que sustituye a las instituciones multilaterales tradicionales por organismos secretos y que no rinden cuentas, dirigidos por las empresas y la élite rica.

Su modelo de «capitalismo multi accionista» se basa en la idea de que las instituciones públicas son, por naturaleza, ineficaces.

Durante la terapia de choque neoliberal de la década de 1990, el Foro Económico Mundial impulsó la idea de que las empresas son algo más que vehículos de búsqueda de beneficios, que podrían ser socialmente responsables.

Ahora, Davos sostiene que las empresas transnacionales son actores sociales, a los que hay que incluir para que la toma de decisiones sea realmente democrática.

De este modo, Davos secuestra los logros de décadas de trabajo de los movimientos populares para abrir la gobernanza mundial a las demandas de la sociedad civil, y lo hace utilizando un doble lenguaje corporativo para afianzar aún más el poder de las élites.

La filantropía de las cañoneras

La Vía Campesina es probablemente el mayor movimiento social del mundo. Formado por 200 millones de pequeños agricultores, campesinos, trabajadores agrícolas y pueblos indígenas, ha popularizado la idea de la soberanía alimentaria como el derecho de los pueblos a controlar y defender sus propios sistemas alimentarios utilizando métodos saludables y agroecológicos.

Después de años luchando contra los acuerdos de libre comercio y el Banco Mundial en las calles de Seattle, Cancún y Seúl, La Vía Campesina ha hecho una incursión en la política institucional, ayudando a redactar y presentar la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Campesinos tras 18 años de negociaciones, hasta que fue aprobada por la Asamblea General de la ONU en diciembre de 2018.

Esta declaración protege el derecho de la población rural a acceder a la tierra, el agua, las semillas y otros recursos para producir sus propios alimentos y los de su sociedad.

En todo el mundo, el 70% de los alimentos son producidos por pequeños agricultores, que utilizan solo una cuarta parte del total de las tierras de cultivo.

Por su parte, la Fundación Bill y Melinda Gates creó en 2006 la Alianza para una Revolución Verde en África, o AGRA.

AGRA prometió duplicar el rendimiento y los ingresos de 30 millones de familias y reducir la inseguridad alimentaria a la mitad en 13 países africanos para 2020.

Durante la década siguiente, AGRA recaudó casi 1.000 millones de dólares en donaciones y gastó 524 millones de dólares en programas que promovían el uso de semillas genéticamente modificadas e híbridas, fertilizantes comerciales basados en combustibles fósiles y pesticidas químicos.

Como formidable grupo de presión empresarial, AGRA presionó a los gobiernos de África para que aportaran otros mil millones de dólares anuales para subvencionar productos agroquímicos y semillas importadas procedentes de empresas agroalimentarias estadounidenses y europeas, así como políticas de privatización de tierras comunales y de reducción de impuestos a las empresas.

Tras 14 años de patadas megafilantrópicas en el cuello de África, un estudio de la Universidad de Tufts de 2020 ha demostrado que, en los 13 países objetivo de AGRA, el hambre se había disparado un 30%, ya que los agricultores se vieron empujados a abandonar los nutritivos policultivos tradicionales para centrarse en campos de monocultivo de semillas de maíz importadas.

La oposición a la toma de posesión corporativa del campo africano por parte de AGRA es parte de lo que llevó a La Vía Campesina y a los agricultores de todo el continente a exigir un lugar en la mesa de los debates de la ONU sobre la alimentación.

Tras la crisis alimentaria mundial de 2008, el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la ONU se reorganizó para permitir que actores sociales como La Vía Campesina participaran como delegados sin derecho a voto en los debates sobre política alimentaria.

Tres relatores especiales consecutivos de la ONU sobre el derecho a la alimentación han respaldado en gran medida las propuestas de La Vía Campesina: la reforma agraria redistributiva y la agricultura agroecológica pueden acabar con el hambre al tiempo que reducen drásticamente la contribución de la agricultura a problemas como la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, la disminución de la población de polinizadores y la escasez de agua dulce.

La nueva ONU: una asociación público-privada

En junio de 2019, la oficina del secretario general de la ONU, António Guterres, sin discusión previa en la Asamblea General ni en ningún otro proceso intergubernamental, firmó una asociación estratégica con el Foro Económico Mundial.

Se supone que el secretario general es el principal defensor del multilateralismo en el mundo, la idea central de la ONU. En lugar de ello, ha apoyado de hecho el multi accionismo, la idea central del Great Reset.

La Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU de 2021 se inició a través de una asociación con el Foro Económico Mundial, con una participación limitada de otros organismos de la ONU, como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación o el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial, que tradicionalmente se ocupan de las políticas alimentarias.

A diferencia de las cumbres alimentarias anteriores, no hubo ningún organismo intergubernamental que convocara la cumbre.

La actual presidenta de AGRA, Agnes Kalibata, fue nombrada enviada especial a la cumbre, una clara señal del poder de la Fundación Gates.

La falta de transparencia y la agenda corporativa de la cumbre fueron denunciadas en una carta abierta firmada por más de 500 organizaciones de la sociedad civil en marzo de 2020.

La cumbre pretende borrar los últimos 15 años de avances en el reconocimiento de los derechos humanos en los sistemas alimentarios, y en su lugar promueve falsas soluciones como «emisiones netas cero«, «precio del carbono en el suelo» y «un nuevo acuerdo para la naturaleza«, que en la práctica ponen más control sobre la tierra, la biodiversidad y el agua en manos de organismos elitistas y secretos dirigidos por corporaciones.

🎻Gloria de Mastropiero

🥦🐏Veganismo y ganadería extensiva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: