✍🏼N.C entrevista✍🏼

portada

Nnoam Chomsky es uno de los críticos más destacados del mundo sobre la política exterior estadounidense y la desigualdad mundial. El autor y académico de 92 años se ha unido a Hugh Linehan para el podcast de política interior de esta semana para discutir el retiro de Estados Unidos de Afganistán, la moralidad del régimen fiscal de Irlanda y si la raza humana puede evitar las dobles catástrofes del calentamiento global y la guerra nuclear.

¿Puedo preguntarte, primero, sobre la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, después de casi 20 años en ese país? Dado todo lo que has escrito sobre la forma en que Estados Unidos utiliza su poder en todo el mundo, ¿cuál es tu opinión de cómo esa intervención finalmente llegó a su fin y qué podría significar?

«Bueno, los Estados Unidos suelen tener un propósito estratégico para llevar a cabo sus acciones militares en todo el mundo. Puede que les gusten o no les gusten, pero al menos hay alguna racionalidad para ellas. Pero este no es el caso en la invasión del Afganistán.

Probablemente la mejor explicación de por qué los Estados Unidos lo hicieron fue dada por el líder más respetado de la resistencia afgana antitalíbana, que funcionaba bien en ese momento, Abdul Haq.

Dijo, “Estados Unidos sabe que van a matar a muchos afganos, van a socavar nuestros esfuerzos para derrocar a los talibanes desde dentro, pero no les importa. Quieren mostrar su músculo e intimidar a todos.» Esa es probablemente la respuesta correcta. Fue bastante verificado por Donald Rumsfeld, el secretario de defensa estadounidense.

Los talibanes ofrecieron rápidamente una rendición total: volvamos a nuestras aldeas y lo olvidamos. La respuesta de Rumsfeld fue: ‘No negociamos las entregas’. Eso fue confirmado por el presidente Bush. ‘No negociamos rendiciones. Vamos a utilizar la fuerza y la violencia.’ Nada que ver con Al-Qaeda. Queríamos mostrar nuestro músculo e intimidar a todos, que es exactamente lo que pasó.

Está sucediendo ahora mismo en el Mar del Sur de China. ¿Cuál es el propósito de enviar una flota de submarinos nucleares avanzados a Australia, que luego se doblan al mando naval estadounidense y ni siquiera están operativos? ¿Qué obligará a China a desarrollar sus propias fuerzas militares para contrarrestar esta nueva amenaza además de las muchas otras? ¿Puedes encontrar un propósito estratégico en eso?”

Algunos observadores ven una continuidad entre las políticas exterior de las administraciones de Trump y Biden, aunque obviamente son muy diferentes de alguna manera, lo que marca un descanso con las múltiples intervenciones militares de los últimos 25 años y una reorientación hacia, como acabas de mencionar, el concurso por el poder y posiblemente por la supremacía con China.

“Hay un cambio de enfoque a medida que los asuntos mundiales cambian. Así que ahora el desafío a la dominación global estadounidense es China. Así que cambias a China. Pero las políticas siguen siendo básicamente las mismas. Después de todo, es el mismo grupo de formulación de políticas quien está formando las políticas.

Hay algunas variaciones. Bajo George W Bush, los llamados neoconservadores tenían una voz mucho más fuerte. Así que, tuvo la invasión de Afganistán para mostrar músculo, la invasión de Irak, planes para ir mucho más abiertamente declarados – planes que tenían que ser retirados porque todo se había convertido en tal desastre. Son los neoconservadores.

Por otro lado, no es tan diferente cuando se trata de los demócratas. Obama siguió prácticamente las mismas políticas, aunque en lugar de enviar fuerzas especiales para entrar en las casas de las personas y destruirlas y reclutar para los talibanes, como se estaba haciendo inmediatamente después de la invasión, cambiamos a masacrarlos con drones. Más educado. Una gran escalada de ataques de drones. Reclutar para los talibanes bombardeando un pueblo, destrozando todo lo que hay, matando a una familia para que el marido se una a los talibanes.

Trump extendió enormemente el uso de drones y bombardeos, anuló cualquier intento de determinar quién estaba siendo asesinado. Por lo tanto, fue una versión más vulgar y dura de la anterior. Ahora va a continuar de otra manera.

En 2017, cuando se entrevistó al entonces presidente Trump en Fox News, Bill O’Reilly le dijo que Vladimir Putin era un asesino. Trump respondió de la siguiente manera: Hay muchos asesinos. «¿Crees que nuestro país es tan inocente?’ Eso causó un montón de molestias a Trump, pero de alguna manera hacía la mitad del camino que has trazado en tu crítica de la forma en que América utiliza su llamado excepcionalismo moral para justificar todo tipo de comportamiento, con la diferencia de que Trump sacaba la conclusión contraria, porque lo estaba viendo como una carta banca para que el poder no tenga trabas y para que los poderosos hagan lo que quieran con los débiles.

“Ésa es su política. Pero fue una buena declaración. Lo felicito por ello. Trump es famoso por el hecho de que cada palabra que sale de su boca es mentira. Pero ocasionalmente hubo verdaderas declaraciones que se le escaparon. Incluso es peor, el mentiroso más compulsivo puede, por accidente, decir auténticas verdades y entonces eso fue lo que pasó.

¿Somos tan inocentes? No, no lo somos. De hecho, Estados Unidos es uno de esos países raros – quizás el único país – que ha estado en guerra, casi siempre guerra agresiva, desde el primer momento de su fundación. Siempre está a la defensiva, por supuesto. Todos están a la defensiva. Cuando Hitler invadió Polonia, estaba a la defensiva contra lo que él llamó el terror salvaje de los polacos. Cuando Gran Bretaña conquistó la India, estaba a la defensiva.”

Si pudiéramos volver a la política nacional de los Estados Unidos, otro fenómeno de los últimos años, junto con el ascenso de la derecha radical antidemocrática en sectores del Partido Republicano, es el surgimiento de una alternativa en el ala izquierda del Partido Demócrata, ejemplificado ante todo por Bernie Sanders, pero también más recientemente por figuras como Alexandria Ocasio-Cortez. Ahora mismo estamos a mitad de la toma de postura por parte del Congreso sobre si aprueba o no esos proyectos de ley de grandes inversiones. ¿Cómo crees que va ese proyecto desde el punto de vista de esos demócratas progresistas?

“Bueno, bajo el impacto del movimiento Sanders, Ocasio-Cortez y otros que entraron en la onda Sanders, muchos jóvenes activistas, el programa de Biden se ha inclinado ligeramente hacia el tipo de democracia social de la era del New Deal, el tipo de programas que alguien como Dwight Eisenhower habría sido feliz de aceptar.

Pero nota que está totalmente bloqueado. Los republicanos se oponen al 100%. Han establecido lo que llaman una línea roja. La línea roja es que no puede aumentar los impuestos sobre los ricos y sobre las corporaciones. El corte fiscal de Trump para los ricos es un logro legislativo que no se puede tocar.

En segundo lugar, no se puede financiar el Servicio de Impuestos Internos, porque si se financia el IRS, irán tras los defraudadores de impuestos y estos son los ricos y los poderosos. Vimos un ejemplo de ello con los Papeles de Pandora que acaban de salir a la luz, pero eso es sólo la guinda del pastel. Por lo tanto, no se puede financiar el IRS porque entonces podrían detener el robo de billones de dólares por parte de los ricos y poderosos. Y no se pueden subir los impuestos a los súper ricos y a las corporaciones. Esos son los republicanos, la mitad del Senado.

Y luego echa un vistazo a los demócratas. Están los llamados demócratas moderados. Eso significa demócratas reaccionarios. Uno de ellos es el jefe del comité de energía del Senado, Joe Manchin. Tiene una política, declarada explícitamente, que está escrita por el departamento de relaciones públicas de Exxon Mobil. Joe Manchin, que resulta ser el principal beneficiario de la financiación de los combustibles fósiles en el Congreso, lo que es un logro bastante importante ya que inundan el Congreso con financiación. Es el voto decisivo, el demócrata moderado, lo que significa que los demócratas no pueden aprobarlo.

El presupuesto se está debatiendo ahora mismo mientras hablamos, pero lo más probable es que no se apruebe nada remotamente parecido al programa de Biden. Estados Unidos continuará con las [políticas] neoliberales reaccionarias que constituyen un gran asalto sobre la población.

Cuando Reagan y Thatcher hablaron de mercados, no explicaron una palabra de lo que decían. Lo que querían decir mercados para la clase obrera y los pobres, proteccionismo para los ricos y los poderosos. Quieren un estado muy poderoso que intervenga radicalmente para beneficiar a los ricos y al sector empresarial. Y por eso ha habido un giro durante este período hacia la desigualdad radical, el robo masivo de la clase obrera.

Los Estados Unidos tienen lo que los economistas a veces llaman economía de rescate. Incluso tiene un nombre, se llama Demasiado grande para Caer, lo que significa que si te metes en problemas, el amable contribuyente te rescatará. Todos los demás están solos. Eso se llama neoliberalismo. Un nombre mejor es la guerra de clases unilateral.

Parece incrustado en las estructuras constitucionales que son anti-mayoritarias y permiten que vastas sumas de dinero arrasen con el sistema político, [junto] con otros elementos como el gerrymandering y los nombramientos vitalicios en un poderoso Tribunal Supremo. Así que un demócrata relativamente centrista como Joe Biden obtuvo el apoyo de la mayoría de los votantes, y sin embargo lo que dices es ¿qué no va a aprobar estas medidas?

«Ganó por siete millones de votos, pero apenas se coló debido a las extrañas complejidades del sistema político estadounidense. Si unas pocas decenas de miles de votos se hubieran desplazado, Trump habría sido elegido, con una pérdida de siete millones de votos. De hecho, si se repasan las elecciones anteriores, los republicanos siempre pierden el voto popular pero ganan las elecciones. La mayoría de la Cámara de Representantes ahora mismo resulta ser demócrata, pero suelen ser republicanos con una minoría de votos. Has mencionado el gerrymandering. Gerry fue uno de los fundadores. Lleva su nombre.

En el siglo XVIII, la constitución americana fue un paso muy progresista en comparación con Gran Bretaña, el Continente y otros. Pero si echas una mirada a la doctrina legal dominante en los Estados Unidos, la que enseñan en las escuelas de derecho, la que la Corte Suprema reclama cumplir, es textualismo, originalismo. Tenemos que tratar de averiguar qué significaban las palabras de la constitución en el siglo XVIII. Tiene que ser la ley. Una locura. ¿A quién le importa lo que un montón de ricos esclavistas blancos querían hace 250 años?

Pero es una buena manera de ser profundamente reaccionario y pretender apoyar la constitución. Y vale la pena recordar que ningún presidente americano ha cumplido con la constitución. Ninguno.

Echa un vistazo a la constitución, que se supone que debes adorar pero no leer. Echa un vistazo al artículo 6. Dice directamente: los tratados concertados por el gobierno de los Estados Unidos son la ley suprema de la tierra y todo funcionario debe cumplirla. Bueno, el principal tratado en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial es la Carta de las Naciones Unidas. Echa un vistazo a la Carta de las Naciones Unidas, artículo 2, sección 4: la amenaza o el uso de la fuerza en los asuntos internacionales es criminal, con pocas excepciones que son irrelevantes.

¿Que presidente de Estados Unidos no ha recurrido a la amenaza o al uso de la fuerza? No se me ocurre ninguno. Así que todos están socavando la Constitución de Estados Unidos. Cuando Obama se dirige a Irán y dice, ‘todas las opciones están abiertas’, lo que significa que podemos atacarte con la fuerza nuclear si queremos, está violando la constitución. ¿A alguien le importa? No.

Has hecho algunas duras declaraciones sobre el sistema de impuestos irlandeses, particularmente como se aplica a las empresas offshore. Describes a Irlanda como un paraíso fiscal. ¿Qué crees que deberíamos hacer al respecto?

«Cancelarlo. Irlanda, para su propio beneficio, ha robado a los pobres trabajadores de todo el mundo decenas de billones de dólares. Grandes cantidades. Toma la primera corporación trillion-dollar del mundo, su sede está en Irlanda, lo que significa es que no tiene que pagar impuestos estadounidenses. Uno de los muchos trucos por los que los muy ricos pueden robar a los pobres. ¿Irlanda quiere ser parte de eso? Es su elección. Ciertamente no lo apruebo.»

La gente puede decir que es un mundo de todos contra todos y que las naciones y los estados hacen lo que pueden para conseguir una ventaja competitiva.

“Hitler lo habría aprobado. Es una manera de actuar de los estados. Alemania lo hizo bastante bien. Casi conquista Eurasia. Así que, sí, cuando las naciones van a los suyo, eso es lo que encuentras.

Por eso Gran Bretaña se hizo muy rica. Comenzó en la era de Elizabeth con la piratería. Pero luego se pasó a las formas de esclavitud más crueles de la historia de la humanidad. Primero en las islas del Caribe Británico, luego América del Sur. Por eso Gran Bretaña apoyó a la Confederación. Cuando perdieron eso, Egipto, después India. A continuación Inglaterra se volvió hacia la mayor operación de narcotráfico en la historia humana, conquistó más de la India para intentar monopolizar el comercio de opio.

Así que echa un vistazo a la riqueza británica – robo en alta mar; un horrible sistema de esclavitud, narcotráfico. Un país muy rico. Así que, sí, lo que estás diciendo es correcto, eso es lo que hacen los estados. Atila el huno también hacía lo mismo. Es una manera de comportarse.”

Eso me lleva a mi última pregunta. Se señalan dos amenazas existenciales profundas a la continuación futura de la raza humana y del planeta, una de ellas es la emergencia climática, la otra la perspectiva continua y tal vez creciente de la guerra nuclear entre dos poderes, posiblemente Estados Unidos y China. Y dado lo que acabas de describir, una historia de poder sin trabas construido sobre los huesos y las tumbas de los oprimidos y los desposeídos, ¿cuál es la posibilidad de que la raza humana evite ambas catástrofes gemelas hacia las que el reloj se está moviendo, cada vez más rápido en ambos casos?

“El reloj está en marcha. ¿Hay una salida? Sí. Tenemos respuestas claras, explícitas y factibles a cada crisis que enfrentamos. Los líderes políticos los conocen, están sobre la mesa. La pregunta es si sesienten obligados a acatarlas. No sabemos la respuesta a eso. Eso está en tus manos. Mis manos. Las manos de los jóvenes.

«¿Aceptarán o no el proyecto de ley en el Congreso en este momento, avanzando hacia una forma suave de socialdemocracia, muy por detrás de Europa? Parece que no se aprobará. Si hubiera una protesta popular masiva, podría obligar al Congreso a aprobarlo. Lo mismo ocurre en todos y cada uno de estos temas.

No va a caer del cielo. Si hay compromiso popular, activismo, dedicación, puede suceder. No hay límite a lo que puede suceder. Pero no va a suceder por sí mismo.”

⛓Myanmar: ¡Libertad para Kyaw Min Htut, activista ambiental y de derechos humanos!

⚖️La Audiencia Nacional frena a CC OO y UGT en su intento de expulsión de CGT de la Agenda 2030

💃🏼El Café de Silverio 62: Migrantes🕺🏽

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: