Contra Facebook y Google

contra

Antiguos empleados de Facebook y Google han formado una coalición para luchar contra lo que ayudaron a construir.

Jim Steyer, a la izquierda, y Tristan Harris en el cuartel general de Common Sense. El sentido común está ayudando a financiar la campaña The Truth About Tech, CreditPeter Prato para The New York Times.

Por Nellie Bowles

SAN FRANCISCO – Un grupo de tecnólogos de Silicon Valley que trabajaron en Facebook y Google, alarmados ante los efectos negativos que ejercen las redes sociales y los teléfonos inteligentes, se han unido para desafiar a las compañías que ayudaron a construir.

Han juntado un grupo de expertos interesados y lo han denominado Centro para la Tecnología Humanitaria. Junto con el grupo de observación de los medios de comunicación sin ánimo de lucro Common Sense Media, están intentando combatir la adicción a la tecnología y realizan una campaña publicitaria en 55,000 escuelas públicas de los Estados Unidos.

La campaña, titulada The Truth About Tech (La verdad sobre la tecnología), será financiada con 7 millones de dólares de Common Sense y con dinero recaudado por el Centro de Tecnología Humanitaria. Common Sense también dispone $50 millones para invertir en medios de comunicación y de tiempo de emisión donados por socios como Comcast y DirecTV. Su objetivo será educar a estudiantes, padres y profesores sobre los peligros de la tecnología, incluyendo la depresión que puede venir del uso intensivo de las redes sociales.

Estábamos dentro“, dice Tristan Harris, un extrabajador de Google que dirige el nuevo grupo. “Sabemos lo que las empresas sopesan. Sabemos cómo hablan y cómo funciona la ingeniería“.

El efecto de la tecnología, especialmente en las mentes más jóvenes, se ha debatido intensamente en los últimos meses. En enero, dos grandes inversores de Wall Street pidieron a Apple que estudiara los efectos sobre la salud de sus productos y que facilitara la limitación del uso infantil de iPhones y iPads. Expertos en salud mental y pediátrica pidieron a Facebook que abandonara un servicio de mensajería que la compañía había introducido para niños de tan sólo 6 años. Los grupos de padres también han hecho sonar la alarma sobre YouTube Kids, un producto dirigido a los niños que a veces presenta contenidos perturbadores.

Los superordenadores más grandes del mundo están en dos compañías – Google y Facebook – y ¿adónde apuntan?” Declara el Sr. Harris. “Los estamos apuntando al cerebro de la gente, a los niños.”

Los ejecutivos de Silicon Valley durante años consideraron a sus compañías como familias muy unidas y rara vez hablaron públicamente en contra de ellas. Eso ha cambiado. Chamath Palihapitiya, capitalista de riesgo que fue uno de los primeros empleados de Facebook, dijo en noviembre que la red social estaba “destrozando el funcionamiento del tejido social de la sociedad“.

El nuevo Centro para la Tecnología Humanitaria incluye una alianza sin precedentes de ex-empleados de algunas de las compañías de tecnología más grandes de la actualidad. Además del Sr. Harris, el centro incluye a Sandy Parakilas, un ex director de operaciones de Facebook; Lynn Fox, una ex ejecutiva de comunicaciones de Apple y Google; Dave Morin, un ex ejecutivo de Facebook; Justin Rosenstein, que creó Facebook’s Like button y es cofundador de Asana; Roger McNamee, un primer inversor en Facebook; y Renée DiResta, una tecnóloga que estudia bots.

El grupo espera que su número aumente. Su primer proyecto para reformar la industria será la introducción de Ledger of Harms – un sitio web destinado a guiar a los ingenieros que están preocupados por lo que se les pide que construyan. El sitio incluirá datos sobre los efectos en la salud de diferentes tecnologías y formas de fabricar productos más saludables.

Jim Steyer, director ejecutivo y fundador de Common Sense, dijo que la campaña “Truth About Tech” fue modelada en unidades antitabaco y se enfocó en los niños debido a su vulnerabilidad. Eso podría convencer a los directores ejecutivos de tecnología para que cambien, dijo. El director ejecutivo de Apple, Timothy D. Cook, ya le dijo a The Guardian el mes pasado que no dejaría a su sobrino en las redes sociales, mientras que el inversor de Facebook Sean Parker también declaró recientemente sobre las redes sociales: “Sólo Dios sabe lo que le están haciendo a los cerebros de nuestros hijos“.

El Sr. Steyer dijo:”Puedes ver algo de hipocresía con todos estos tipos en Silicon Valley“.

El nuevo grupo también planea comenzar a ejercer presión para que las leyes reduzcan el poder de las grandes empresas tecnológicas. Inicialmente se enfocará en dos piezas de legislación: un proyecto de ley presentado por el senador Edward J. Markey, demócrata de Massachusetts, que encargaría una investigación sobre el impacto de la tecnología en la salud infantil, y un proyecto de ley en California por el senador estatal Bob Hertzberg, demócrata, que prohibiría el uso de bots digitales sin identificación.

El Sr. McNamee dijo que se había unido al Centro de Tecnología Humanitaria porque estaba horrorizado por su colaboración inicial como un inversor en Facebook.

Facebook apela a lo peor de tu cerebro, principalmente el miedo y la ira“, dijo. “Y con los teléfonos inteligentes, te tienen controlado en todo momento.”

Comentó que a quienes fabricaban estos productos deberían detenerlos antes de que hicieran más daño.

Tenemos una oportunidad para que corregir un error “, dijo el Sr. McNamee.

Anuncios

8 de marzo

 

Cartel-8-marzo-2018-castellano-baja

Huelga-8Marzo-comic-1

LA RED DE HOMBRES POR LA IGUALDAD DE GRANADA y HOMBRES POR LA IGUALDAD DE MARACENA LLAMAN A LOS HOMBRES A SUMARSE Y COLABORAR CON LA HUELGA FEMINISTA DEL 8M

La Red de Hombres por la Igualdad de Granada y Hombres por la Igualdad de Maracena apoyan la Huelga Feminista del próximo 8 de marzo de 2.018 y proponen a los hombres que colaboren y participen de las diversas reivindicaciones. “Es una gran oportunidad para que los hombres nos impliquemos. Y no solo antes y durante el 8 de marzo, sino también durante todo el año”. La huelga se producirá en todos los sectores y a diferentes niveles: cuidados, consumo, laboral y estudiantil. Su objetivo principal es demostrar al mundo, a los gobiernos y a la sociedad que las mujeres son imprescindibles para que el mundo funcione.

Llamamiento a los hombres, sobre todo en la Huelga de Cuidados

Desde la RED de H x I Granada y H x I de Maracena estamos convencidos de que hay que Visibilizar y Valorar, la importancia que tienen los trabajos y responsabilidades Domésticas, así como las de Cuidados; histórica y socialmente asignadas desde el patriarcado a las mujeres y aprovechándose de sus energías y tiempos.

Es una oportunidad histórica, para que los hombres también reivindiquemos el inicio del fin de las Desigualdades y nuestro derecho a ser responsables, afectivos, sensibles y Cuidadosos; mostrando nuestro apoyo y acompañamiento a múltiples medidas que faciliten la diversidad y la Igualdad Real y Efectiva entre hombres y mujeres.

Por todo ello, la RED de HxI Granada y HxI de Maracena se suman a una serie de medidas que los hombres podemos tomar tanto el 8 de marzo, como el resto del año:

– 1 – Si eres padre, encárgate de tus hijxs.
– 2 – Si eres amigo, ofrécete de niñero.
– 3 – Si eres compañero de trabajo, facilita que tus compañeras vayan a la huelga.
– 4 – Si eres empresario, no descuentes el día, ni tomes represalias.
– 5 – Si eres estudiante, apoya a tus compañeras acompañándolas en la huelga o facilitándoles los apuntes del día.
– 6 – Si eres profesor, no pases lista. Recuerda: es una falta justificada y urgente, las alumnas que no están en tu aula están en la calle reivindicando: “si nosotras paramos, se para el mundo”.
– 7 – Si en tu familia hay una persona dependiente y es una mujer quien la cuida, mañana es un buen día para que empieces a hacerlo tú (y no te limites al próximo 8 de marzo), el año tiene 365 días y quien necesita cuidados los requiere todos y cada uno de ellos.
– 8 – Si vives con una mujer, asume las tareas domésticas y reparte equitativamente las mismas todo elaño.
– 9 – Si tienes una relación afectiva con una mujer, facilita que ella pueda participar en  la huelga y en las manifestaciones.
– 10 – Si trabajas en un medio de comunicación, difunde la convocatoria de huelga y todas las acciones que ellas organicen.
– 11 – Si eres un hombre que estás por la igualdad, difunde el evento entre tus conocidos y divúlgalo en las redes sociales.
– 12 – Si vas a una manifestación o concentración porque ellas no necesitan que estés en las tareas anteriores, escucha, no te pongas delante, no des órdenes ni lideres las actividades, simplemente acompaña.

Si estas indignado, te enojan y no aceptas las Injusticias; las Violencias y Asesinatos Machistas; la Brecha Salarial; las Agresiones Sexuales; la Homo-Transfobia; la Trata de Personas con fines de explotación sexual; los Mandatos Masculinos que siguen perpetuando en la división de Roles y Estereotipos y tantas y tantas Desigualdades, es una gran oportunidad para posicionarse de forma verdadera en positivo, con el
acompañamiento y apoyo de la Huelga Feminista y haciéndose responsable de los Cuidados.
RED HOMBRES IGUALDAD GRANADA – HOMBRES POR LA IGUALDAD MARACENA

Archivo Operación Piñata

Desarrollo de un intento por justificar lo injustificable.

El Estado, intrínsecamente, se constituye para ejercer el poder, y para ejercer el poder (pues el poder se ejerce y, como la historia no para de demostrar, tiene su propia lógica) es tarea obligada mantener el orden, con lo que el Estado se convierte en el garante de un orden; el orden, impuesto por el poder, el orden, necesario para que el poder exista. Hay diversas formas de mantener el orden pero las más eficientes suelen ser aquellas basadas en el palo y la zanahoria. Según esta filosofía para que la persona gobernada se porte bien, es decir se pliegue a los designios del poder y mantenga el orden, se le promete algo (generalmente material) que por supuesto nunca o muy pocas veces alcanzará, y cuando se porta mal se le castiga. Pero en las formas más sofisticadas de ejercicio del poder (y cabe recordar de nuevo que el poder se ejerce principalmente y de manera más elaborada y eficaz mediante la constitución de un estado), es decir, en los autodenominados estados de derecho: las democracias, pero también en muchas dictaduras, no sólo se mantiene el orden mediante un palo (con su zanahoria) sino que también se justifica el garrotazo al desobediente. Esto ocurre porque en estas formas algo más sofisticadas, el Estado se presenta a sí mismo como un simple arbitro y garante de la convivencia, pues como decía Madison, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos de Norteamérica, los gobernantes frente a los gobernados sólo tienen en última instancia de su parte la opinión. Por este motivo el estado siempre tratará de justificar de alguna manera o de otra sus castigos, cual padre benévolo que azota a sus hijos, por su bien, para conducirles por el camino de la rectitud y que cuando les castiga sufre más dolor que los castigados por tener que recurrir a tan extrema medida. Se puede decir sin ambages que, a día de hoy (y esto es algo que se puede rastrear desde el pasado más reciente hasta nuestros días) el garrote más grueso que tiene el Estado, su látigo más acerado y mortífero es la ley antiterrorista. Pero ¿de dónde sale esta ley?

Tradicionalmente, desde los albores de la constitución de los primeros estados (de forma embrionaria, eso sí) hace más de siete mil años, el poder, instituido en aparato estatal para regir la sociedad, ha tenido y tiene dos tipos de enemigos: el enemigo externo, al que siempre trató como “bárbaros” o “invasores” y el enemigo interno, al que siempre etiquetó de “bandoleros”. En el siglo XIX el Estado se ha convertido ya en un estado liberal­burgués, democrático y representativo en lo político y plenamente capitalista en lo económico y a resultas de la industrialización, la misma que permitió impulsar y moldear el capitalismo liberal, el poder de la época hubo de enfrentarse a diversas revueltas y revoluciones obreras y al nacimiento de las grandes ideas revolucionarias y libertadoras del momento (y que más o menos aún perduran): el marxismo y el anarquismo. Para enfrentarse de manera más eficaz y sin que el mantenimiento del status quo supusiera una fractura muy grande de los principios humanistas y liberales que el establishment decía sostener e impulsar, se creó una legislación especial para tratar el tipo de delitos que podrían quebrar el orden y traer la pretendida emancipación y liberación de la humanidad de la explotación y opresión y de sus explotadores y opresores. Esa legislación daba un tratamiento especial a quienes la vulneraban, tanto jurídicamente como ante la opinión de las oprimidas, con un especial ahínco (más que en otras épocas) de denostación moral hacia el refractario. Pese a este tratamiento especial el estado seguía golpeando con su vara a quien violase la ley sin importarle el motivo de tal violación (generalmente la desigualdad material y la supervivencia) pero con una preocupación a parte y un seguimiento mayor hacia quienes combatían al Estado de manera clara y por motivos políticos. Al fin y al cabo un ladrón sólo pretendía sobrevivir mientras que un revolucionario o revolucionaria quería derrocar al régimen y a sus regentes. Surgen pues hace dos siglos las leyes especiales sistemáticas (siempre hubo alguna ley especial para afrontar problemas temporales concretos, en eso se basa la legislación) acompañadas del linchamiento mediático que van a suponer la referencia y guía de las posteriores y muy modernas leyes antiterroristas. Las primeras que podemos rastrear en el tiempo son las leyes contra los ludditas, un movimiento organizado muy heterogéneo que basaba su actividad en la destrucción de la maquinaría industrial de los capitalistas y en un rechazo de éste sistema económico, aunque por diversas motivaciones (ni todos eran revolucionarios ni todos estaban politizados). A partir de aquí y aun sin una etiqueta concreta para los refractarios, más allá de un manido “bandoleros” no siempre aplicable, entramos en el siglo XX donde la evolución es cualitativa y cuantitativamente mucho mayor.

libertad-anarquistas-desde-Uruguay

En el siglo pasado lo que el poder pretende para combatir a sus opositores, en especial a los enemigos interiores, es desgajarlos del cuerpo social para tratar de aislarlos con el fin de que nadie se identifique con los refractarios y pueda simpatizar con ellos o emularlos. Para este fin les demoniza. El problema entonces pasa de ser “los obreros” o “el pueblo” a un grupúsculo sedicioso, misterioso y cruel que desde las últimas décadas decimonónicas empieza a ser catalogado como “los terroristas”. Este paso se da en especial a raíz de la derrota del movimiento obrero en la Comuna de París en 1871, cuando dicho movimiento revolucionario se da cuenta de que militarmente es derrotado una y otra vez, abriéndose paso poco a poco a una nueva etapa que, aunque con grandes convulsiones sociales, ya no es la de las grandes revoluciones (con la excepción histórica del periodo de entreguerras: la rusa en 1917, la alemana en 1918-1919, la coreana en 1929,… o la rara y tardía española de 1936) sino la de las acciones aisladas de la masa social con el fin de volver a conseguir despertarla para el intento definitivo.

A partir de entonces y ya durante todo el siglo XX el Estado aplica la categoría de terrorista y toda una legislación de excepción a sus enemigos internos. Claro que las y los revolucionarios o el movimiento obrero no son para el Estado sus únicos enemigos. Según en qué épocas opositores de todo tipo, incluso los afectos al poder pero no al gobierno de turno, han sido y son perseguidos, catalogados de la nueva etiqueta. En el mismo siglo XX, el término terrorista tiene que convivir con el de subversivo o el de “banda armada” según el tipo de aparato estatal que tenga que enfrentarse a la subversión en ciernes. Generalmente las dictaduras, menos fashion, eran más partidarias de términos como “sediciosos” o “subversivos” y en sus legislaciones los delitos eran estos mismos o bien la pertenencia a “banda armada”. Las democracias, siempre con un toque más glam (no la española, por cierto, casposa y cazurra como pocas), se decantan más por “terrorista” y en su legislación vienen bien claras las palabras “terrorismo” u “organización terrorista”. En pleno siglo XXI esta tendencia ya está consolidada, en especial a partir de los atentados de 2001 en Estados Unidos, pues según las democracias ­ amparándose en auténticos actos de brutalidad indiscriminados contra la población cometidos por aprendices de Maquiavelo del autoritarismo religioso o revolucionario, o por orquestación estatal (cómo saberlo) ­, los nuevos enemigos internos del presente buscan sólo aterrorizar a la población pues en su delirio se oponen a la democracia (¿cómo osan?) la más perfecta de las formas de convivencia civilizada y no una simple y cutre forma de articular el Estado. La democracia convierte al Estado, aún más, en un ente totalitario envuelto en un ropaje de presunta libertad, pues no permite que nadie la cuestione, y para ello no sólo produce una animadversión total en la población hacia las refractarias y rebeldes con todo el enorme aparato mediático del que dispone, sino que elabora la correspondiente legislación especial.

A día de hoy, todo enemigo del Estado es un terrorista y esa es la legislación que se le aplica. Veamos cómo evoluciona. Por acotar un poco el asunto, vamos a ceñirnos al estado denominado España. Nos encontramos con que aquí existen diversas leyes antiterroristas desde finales del siglo XIX cuya diferencia más sustanciosa respecto de la legislación ordinaria residía en la especial dureza de las penas (que en la legislación general no eran ligeras, por cierto) y en que al “terrorista” le juzga un tribunal militar. En la segunda república es derogada esta disposición y abolida la pena de muerte pero se crea un tribunal de orden público para juzgar los delitos políticos y la huelgas y revueltas. Este tribunal es derogado por el frente popular en 1936 pero poco después estalla la guerra.

Las leyes de guerra rigen entre 1936 y 1953 (y rigen con toda la dureza que implica el término) y es en este año cuando se elabora la primera ley antiterrorista moderna en España. Franco siempre tan innovador. En esta ley no existía delito de terrorismo per se sino que existía el de “pertenencia a banda armada”. Para poder ser aplicado los requisitos eran, ser una banda (es decir, más de dos personas) y tener armas; como vemos los militares y las dictaduras van al grano. Pero el ligero toque oficioso para su aplicación (una banda de atracadores puede tener armas pero un atraco no necesariamente es una subversión del orden politico­social) era el contenido político que dicha banda tuviera. Si en esta época un grupo de 4 ” jóvenes rojos” repartía propaganda contra el régimen o lanzaba un cocktail molotov contra una comisaría de policía, por poner un ejemplo, y eran detenidas, además de la somanta de hostias que iban a recibir en el calabozo y de ser juzgadas por el renacido tribunal de orden público franquista (1962), no siempre iban a sufrir totalmente la ley antiterrorista y a ser condenados por el delito de “banda armada”. Esta ley es la que se mantendrá vigente, con modificaciones en los años setenta y en la democracia, hasta el año 1995, en que se creará el llamado código penal de la democracia (que hasta ahora se basaba en una reforma del código penal del año 1973).

podrandetenernosperonopararnos

Éste entra en vigor en 1996 y en él se añade al delito de “pertenencia a banda armada” el de “organización terrorista”, es decir que ya no hace falta que haya armas para que sea aplicada la ley antiterrorista, que por cierto, en plena democracia, es esencialmente más dura en general, salvo en el caso específico de que ya no hay pena de muerte, que la de la dictadura. Además este código admite por primera vez el delito de terrorismo individual, aunque al carecer de banda las penas son menores.

En 2001 esta ley es endurecida tras los atentados de las torres gemelas. Son los años en los que se aplica la doctrina, aun hoy vigente y perfectamente extrapolable y extrapolada, del “todo es ETA” y lo mismo se es terrorista por secuestrar a un industrial que por quemar un banco, romper los cristales de una ETT o editar un periódico que justifique o incluso no condene los actos anteriores. Lógicamente toda esta batería respondía algo tardíamente a las necesidades del Estado, algunas de las cuales eran frenar los últimos rescoldos de luchas obreras, cada vez más violentas (sobre todo en el periodo 1987­1994) en los últimos coletazos de la reconversión industrial (1981­1997) y desactivar el conflicto vasco.

En 2010 asistiríamos a un nuevo código penal, aplicado en 2011, en el que la ley antiterrorista se aplica a quienes “alteraren de forma grave y reiterada la paz pública y buscaren subvertir el orden constitucional”, suponiendo una nueva vuelta de tuerca en cuanto a la aplicación y endurecimiento de las penas. Esto sucede en un contexto de cierta convulsión social como el periodo 2010­2014.

Este periodo ha visto nacer el fenómeno 15 M y derivados con todas sus particularidades y consecuencias, para lo bueno (más bien poco) y para lo malo (más bien bastante, en todos los sentidos), enmarcado en una crisis y que se ha caracterizado por episodios de cierta violencia en la calle pero también de protestas pacíficas masivas, algunas tremendamente molestas. Ha sido también (y por ello) de un enorme descrédito democrático y económico y ha visto el decaimiento y cese de la actividad de ETA (lo que ha abierto nuevos escenarios). Es en estos momentos cuando surge un nuevo código penal que intenta enfrentarse a esos nuevos desafíos.

El código penal de 2015 es el de la ley mordaza pero también el de la nueva ley antiterrorista y el del pacto anti-yihadista (aplicable, claro está, a muchas otras realidades). Es una legislación en la que el policía es a la vez juez, jurado y verdugo para delitos no muy graves pero de claros tintes reivindicativos y políticos y en el que la ley antiterrorista contempla por primera vez que no sea necesaria la violencia para subvertir el orden constitucional y/o alterar reiterada y gravemente la paz pública, y en el que a una sola persona se le puede condenar como si en sí misma fuera toda una organización terrorista. Vemos claramente cómo, partiendo de un mismo concepto, la defensa del orden, el Estado a lo largo de la historia ha ido defendiéndose de sus enemigos, en especial de los internos, en especial de los rebeldes y revolucionarios, para seguir adelante sin oposición con su proyecto de dominación. Para ello adecua a los tiempos que corren todo su aparato punitivo y mediático porque ante todo ha de mantener el statu quo.

El poder ha de perpetuarse (regenerándose si es preciso o mordiendo hasta matar si fuera menester) y para ello si es necesario justifica lo injustificable. Así está el patio, amigos y amigas, pero eso sí, todo por nuestro bien y por la seguridad y armonía de nuestra pacífica y armoniosa convivencia, todo ello bien atadito, justificando, como hemos dicho más arriba, lo injustificable. Pero lo injustificable no son sus mentiras, ni su rigor en el castigo, ni siquiera la opresión, cuyo castigo a su rechazo tratan de excusar. Lo injustificable es que día tras día pocas levanten la voz y el puño contra tan infame entramado de explotación y engaño. Lo injustificable es que todo siga igual. Porque pese a que el garrote sea grueso y la zanahoria magra, pese a que existan un garrote y una zanahoria y una mano que las sostenga y nos marque el camino que hemos de seguir, obligados o engañados, la lucha sigue siendo el único camino. Y como decían los clásicos anarquistas “lo que la fuerza y la astucia han levantado, la fuerza y la astucia lo pueden destruir”.

Pantallazo-2018-02-05 20-10-26

Paseo por Jaen: baños

 

El emir Yaqub al-Mansur, la víspera de la batalla de Alarcos, cenó un conejo campestre, manchego, de siete libras cumplidas, que habían capturado sus arqueros turcos. Se lo prepararon asado al horno con relleno de pan y especias y de postre tomó media docena de buñuelos plegados, de ésos que se ahuecan en la sartén y por eso se llaman “esponja” (―isfanch), y otra media docena de buñuelos de queso, de los que siguen haciendo en Jerez de la Frontera, los famosos ―muchabbana que se han españolizado en almojábana. Al levantarse de la mesa, al-Mansur se palpó la panza prieta y pro10aclamó: “Barrunto que mañana tendremos una jornada gloriosa“. Así lo anotó el cronista Ibn Marraqusi, que es quien trae el menú. Al Nasir, el hijo mediocre y tartaja del gran Yaqub, se consoló del descalabro de las Navas de Tolosa comiendo en la alcazaba de Jaén (donde se había acogido después del desastre) el afamado asado de carnero a la moda de allí, con puré de membrillo de las huertas del Guadalbullón y una salsa en la que entraban alcaravea, cilantro, cebolla, vinagre y agua del manantial de la Malena. Antes de servirla, se la espesaron con huevos y se la espolvorearon de pimienta y azafrán. Al Nasir, emocionado, dejó escapar un suspiro y atacó el asado, que era para dos, sin convidar a su visir. Se ayudaba con la diestra que hasta entonces había llevado vendada y en cabestrillo.

Juan Eslava Galán
Tumbaollas y hambrientos

1998

 

Carta de Durruti desde la cárcel (1933)

durruti_fotomontajeEl domingo 2 de abril de 1933, Durruti, Ascaso y “Combina” habían sido detenidos en Sevilla, a la salida del Congreso Regional de Andalucía y Extremadura. El argumento esgrimido para justificar la actuación policial era éste: “como responsables de los conceptos delictivos que emitieron en el mitin de clausura[1], esto es, un delito de opinión, que atentaba contra la más elemental libertad de expresión de las personas.

El domingo 9 de abril, en Barcelona, los más destacados dirigentes de Estat Català (EC) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), reunidos en el homenaje al fascista Josep Dencás, entonces Consejero de Sanidad, consideraban que las detenciones de Sevilla habían descabezado a la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y que esta organización podía darse como extinguida. Tales declaraciones tomaban los deseos por realidades, como suele ser habitual entre los mandos del aparato represivo burgués, cuando pretenden reducir complejas y profundas cuestiones sociales y políticas a puntuales o habituales problemas de “terrorismo” y orden público, individualizadas además en algunos líderes o cabezas de turco. Josep Dencás había sido uno de los principales fundadores y promotores, con los hermanos Badía, de los escamots fascistas e independentistas de las JEREC (Juventudes de Esquerra Republicana-Estat Català).

Buenaventura Durruti, Francisco Ascaso y Vicente Pérez “Combina[2] fueron encarcelados en el penal de Santa María (Cádiz), tras pasar algunos días en la cárcel de Sevilla.

En ese penal Durruti escribió una carta a su familia en la que destaca su definición de patria como “conjunto de propiedades” y la oposición que hace entre guerra imperialista y guerra social, entendida como sinónimo de lucha de clases. La mayor parte de la carta está dirigida a su hermano Pedro, en un intento de ayudarle a profundizar en el análisis de la guerra, puesto que Buenaventura consideraba que Pedro no lo había enfocado adecuadamente en un artículo publicado recientemente en la prensa.

En la carta cabe destacar algunos puntos que inciden en la biografía de Durruti:

1.- Su permanencia durante un año en París durante la Gran Guerra.

2.- Su relación con Pío Baroja, que lo visitó en prisión, posiblemente interesado en el contacto y conocimiento directo de un hombre de acción como Durruti.

3.- El trato discriminatorio y vejatorio de las autoridades republicanas respecto a los militantes anarquistas, que impedía la menor colaboración o entendimiento del movimiento anarcosindicalista con las autoridades de la Segunda República.

A continuación, reproducimos íntegramente esa carta:

Puerto de Santa María, 3 de junio de 1933[3].

Querida madre y hermanos.

He recibido vuestra carta, fechada del día 1, en la que me decís que tenéis los pases en vuestro poder, y me preguntáis que hacéis con ellos.

Los pases os los guardáis hasta que yo salga y una vez en Barcelona me los mandáis. Lo que lamento es que será fácil que no me pueda servir de ellos, pues si hace dos meses que los tenéis en vuestro poder; nada más hace falta uno para que caduquen; mes que será muy fácil que pase aquí: pues está visto, que el Gobierno está dispuesto a que pase el verano a la sombra.

Hace unos días confiaba en salir, pues los compañeros de Madrid me habían escrito diciéndome que Quiroga[4] había dado órdenes para que nos pusieran en libertad. Pero de repente, sin que nadie lo esperara, se nos presentó el juez de este pueblecito, con un telegrama del juzgado que instruye el proceso por el mitin de clausura del Congreso; proceso por el cual estábamos en libertad, bajo la fianza personal de mil pesetas; y nos comunicó que había recibido un telegrama de Sevilla en el cual nos tenía que notificar, que el proceso estaba reformado; y se nos retiraba la fianza; por lo tanto quedábamos a disposición del juzgado de Sevilla, procesados y sin fianza.

431px-Romance_de_Durruti_IIYo le pregunté al juez; a que obedecía esta modificación en un proceso sin importancia como éste: no supo qué contestarme; y se ciñó a comunicarme mi prisión sin fianza. Este caso es la primera vez que se ve, pues todos los procesos por delito de imprenta o palabra son con fianza, y sin prisión. No sé con que intención habrán modificado esta fianza. Hemos escrito a los compañeros de Sevilla para que nos aclarasen esta incógnita; unas vez éstos nos contesten; veremos a ver que intenciones abrigan estos tíos.

De aquí; que queréis que os cuente; esta es una cárcel terrible, donde uno entra y no sabe cuando sale; esto es peor que el infierno de Dante. Estamos completamente incomunicados; han venido compañeros a vernos y no se les ha autorizado la comunicación. Está visto que el Ministerio de la Gobernación está dispuesto a que nadie nos vea. Ahora que nosotros vamos a protestar de esta medida excepcional que se emplea con nosotros, pues todos los presos que hay en las cárceles de España pueden hablar con sus familias y amigos; y a nosotros, que somos presos políticos, no nos deja comunicar con nadie: y luego nos critican porque atacamos al régimen republicano. Que quieren que digamos cuando cometen estas barbaridades con nosotros.

Pío Baroja[5], cuando vino a verme a la cárcel de Sevilla me decía: es terrible lo que hacen con ustedes; y yo le pregunté qué posición cree Don Pío que debemos adoptar nosotros frente a estas arbitrariedades. No supo qué contestar. Luego he leído un artículo de él en Ahora, que es la contestación que no se atrevía a darme a través de las rejas[6].

Bueno, no quiero hablaros más de estas cosas porque me pongo de mal humor.

Al viejo Germinal[7], que le habían puesto en libertad, le han detenido, y está en las mismas condiciones que Combina y yo. Procesado por el mitin y sin fianza.

Hace unos días he recibido La Mañana, que me lo manda Perico[8], he visto y leído el artículo que ha escrito con el titulo “Mensaje de los niños ingleses”, el artículo está muy bien; pero Perico no enfoca bien el problema de la guerra; y no te enfades por esto, hermano. Días antes de la deportación os recordaréis que hicimos un gran mitin en Barcelona contra la guerra; en el cual tomó parte un gran pacifista francés: el príncipe de la paz como le llaman en París. “Pioch[9], éste es el nombre de esta gran figura internacional. Pioch hizo mucho por nosotros cuando estábamos presos en París. Pioch hizo un discurso grandioso; expuso los crímenes de la guerra de una forma majestuosa. Mimi[10] tomó su discurso taquigráfico; yo hablé detrás de Pioch; después de saludarle y presentarle al público español; traté los dos aspectos de la guerra. Guerra imperialista y guerra social. Sin herir la susceptibilidad de Pioch, le pregunté el porqué habían esperado los pacifistas el peligro de guerra para encararse contra la monstruosidad de la guerra. Los pacifistas de hoy, han tenido necesidad de inspirarse en los crímenes cometidos, para hacer artículos en la prensa y discursos en los tribunales; como si los crímenes cometidos del 14 al 18 fueran los únicos crímenes cometidos por el capitalismo. Yo he visto, hermano Perico, muchos seres humanos mutilados en esa terrible guerra; por otro lado, tú sabes que viví un año en París, en plena guerra. Pues bien, hermano, yo no tuve necesidad de esa terrible tragedia para levantarme contra toda la clase de crímenes. Si la guerra mutiló a miles de hombres, también la guerra social ha mutilado a miles de trabajadores. ¿Qué diferencia hay entre el hombre que pierde un brazo defendiendo la patria al que lo pierde trabajando? ¿Qué es la patria? Según la academia es el suelo donde uno ha nacido. ¿Pero qué derechos le concede la Patria al trabajador? El de trabajar cuando encuentra quien le explote. Es decir, la Patria es el conjunto de propiedades; y en cuanto hay algún otro país que quiere usurpar parte de esa propiedad; entonces los propietarios se amparan en las leyes que ellos mismo han creado; y con las armas nos obligan a morir en el campo de batalla defendiendo la propiedad sagrada. En estas luchas los hombres se asesinan los unos a los otros, y cuando la tragedia ha terminado, los únicos beneficiados son los propietarios.

¿Qué es la guerra social? La lucha de dos clases sociales. La una, la de los propietarios, que por obtener un máximo de beneficios, les importa un comino que sus operarios dejen entre las máquinas algunas partes de sus miembros; el caso es ganar dinero. Por otro lado esta clase de propietarios; ve que la otra clase pone en peligro sus propiedades; también apelan a las leyes que ellos han creado, y asesinan aquellos que no se someten a la propiedad sagrada. En esta lucha, también hermano hay muchos hombres mutilados, muchos más que en las guerras imperialistas.

¿Cómo evitaremos la guerra? Sólo hay una forma, Perico. Aconsejando a las juventudes para que no construyan las armas con las cuales se han de matar; y que no defiendan los intereses de nadie. Quien tenga propiedades, que las defienda él mismo.

Me vas a decir, Perico, que esto está bien; pero que la guerra la tenemos encima, y hay que evitarla, de acuerdo hermano: hay que evitar la guerra. Solo los trabajadores organizados son capaces de impedir la matanza que se avecina. Cuando Herriot[11] regresó a París de un viaje por España, hizo unas declaraciones muy interesantes en la prensa parisina. España, dijo Herriot, es un país muy interesante y que mañana se debe tener en cuenta; pues en cuanto los jóvenes republicanos consigan fortalecer la República, será un país muy útil para la seguridad de la paz.

Hay que tener en cuenta, hermano, que cuando estos hombres hablan de la paz, es la guerra, y cuando habla de fortalecer la República, es anular la organización, que en momentos de guerra podría paralizar la vida industrial de la nación. Herriot no se atrevió a decir públicamente que en España no es posible una movilización mientras exista la Confederación.

Así mismo, hay que evitar la guerra, pero hay que prepararse para que ésta no se lleve a cabo. Si se hace inevitable, tienes que dar soluciones para que fracasen los partidarios de ésta. Lo mismo que piensa uno de hacerse en el otoño un abrigo para salvarse del frío del invierno. Hay que organizarse; pero si llega el momento fatal de la guerra, sepamos paralizar la industria nacional; arma contundente para hacer fracasar los planes maquiavélicos de una clase sin escrúpulo, que por conservar sus privilegios son capaces de hacer asesinar a media humanidad.

Perico, continúa escribiendo; tus dos artículos me han gustado mucho; lo que tienes que hacer es leer; si necesitas detalles para documentarte referente a la guerra; yo te los mandaré, pues en París hay un comité integrado por hombres muy capaces, que escriben mucho y bien referente a la guerra,

Tú que lees el francés, te serán muy útiles, en Barcelona yo tengo algunos periódicos; si los necesitas escribes a Mimi que te los manda, y si quisieras la [le] puedes decir que te ponga en relación con este comité, y te suscribes a la prensa; es cuestión de una peseta por semana. Esta prensa te será muy útil. Si yo saliera pronto, hablaríamos esto, y te proporcionaría revistas francesas que son verdaderas joyas literarias y científicas.

Tú anímate Perico, y adelante; pero sin hacer demagogia. Se triunfa cuando se es valiente.

Mimi me ha escrito que su madre se marcha para París, la mujer[12] está triste porque se queda sola, y tiene que dar a guardar la nena[13].

Rosa[14]: mándame si la tienes, la carta que has leído en la prensa, y que está firmada por mí, pues no la he leído.

Dar recuerdos a los amigos, y Manolín[15] que me escriba.

Recibir un abrazo de éste que os quiere, Pepé[16].”

[Firmado Pepé]

***

Las fotos de Durruti, Díez, Ascaso, Combina y Lorda fueron utilizadas en un fotomontaje que les mostraba tras unas rejas, en la cárcel del Penal del Puerto de Santa María en agosto de 1933. Fue una postal muy difundida en la época, enviada por Durruti a su familia y a compañeros de lucha con dos hermosas dedicatorias alternativas al dorso de la foto. La primera dedicatoria decía: No habrá paz en la tierra mientras existan las cárceles. Que no olviden los idealistas que ellos son los encargados de destruirlas”. La segunda dedicatoria: “La única solución que han dado los republicanos es encarcelar a los que no piensan como ellos”.

El 13 de septiembre Durruti, Ascaso y Combina, junto a varios compañeros, fueron trasladados a Sevilla para ser juzgados en aplicación de la Ley de vagos y maleantes de la Segunda República, con gran indignación de todos ellos, que consideraban como un insulto ser juzgados por vagos, porque toda su vida habían vivido del fruto de su trabajo. Se declararon en huelga de hambre. Finalmente Combina y Durruti fueron liberados de la cárcel el 7 de octubre de 1933, llegando a Barcelona el día 10. Sin embargo Francisco Ascaso y otros tres compañeros (Díez, Valiente y Paniza) fueron retenidos en la cárcel hasta el 3 de noviembre, acusados por el juez de un nuevo delito de “desobediencia”, por negarse a firmar la sentencia que les regalaba el título de vagos.

El 22 de octubre de 1933 ocho mil miembros uniformados de los escamots de las JEREC desfilaron militarmente en Montjuic, imitando el modelo nazi-fascista. Vestidos con camisa militar verde, pantalones oscuros de pana, correajes de cuero y botas, vitorearon los discursos de Miguel Badía, de Josep Dencás (según la “Soli” ridículo imitador de Hitler) y del tan manipulado como ambicioso presidente Macià.

Tal desfile provocó al día siguiente un encendido debate en el Parlamento catalán, que rechazaba en su mayoría tales manifestaciones totalitarias, aunque todo quedó en mera palabrería y en la mayor pasividad.

El 24 de octubre un grupo de escamots asaltaron a punta de pistola la imprenta donde se imprimía el semanario humorístico catalanista y liberal El Be Negre, provocando algunos desperfectos, al tiempo que destruían y secuestraban los cinco o seis mil ejemplares del número de esa publicación en curso de impresión. No se detuvo a nadie, el redactor que había ofendido a algunos dirigentes de ERC y Estat Català huyó prudentemente a un lejano país y el propietario de la imprenta presentó cargos por destrucción de algunos enseres y deterioro de maquinaria contra el confeso participante en el asalto, el señorito Jaume Aiguader (hijo del alcalde de Barcelona y dirigente de ERC del mismo nombre), que estuvo al mando, con su tío Artemi, del escamot de los 15 asaltantes del semanario. La “Soli” advirtió que si los escamots les atacaban se defenderían adecuadamente, muy lejos de la pasividad mostrada por El Be Negre.

En los meses siguientes la emulación fascista de los escamots incluyó también reventar huelgas y boicotear los mítines de los partidos rivales, al mismo tiempo que Badía y Dencás se hacían con los resortes efectivos de Gobernación y Orden Público, torturando sistemáticamente a los cenetistas detenidos por la huelga de tranvías en Barcelona. Mientras tanto, Durruti, Ascaso y Combina intervinieron en los masivos mítines de la campaña abstencionista de la CNT. La guerra social seguía su curso.

Agustín Guillamón.

Publicado (en catalán) en noviembre de 2017

en el número 197 de la revista Catalunya, órgano de la CGT

 

Notas

[1] La Vanguardia (5 de abril de 1933).

[2] Vicente Pérez Viche, “Combina”. Nacido en Barcelona el 28 de junio de 1900. Barnizador. Exiliado en Francia durante la Dictadura de Primo de Rivera, Abandonó el Congreso de Marsella de 1926, junto a García Oliver, cuando no se aceptaron las tesis colaboracionistas con los políticos. Participó en numerosos congresos, conferencias y mítines por toda la geografía española. Intervino con Durruti y García Oliver en la campaña de agitación de enero de 1932, iniciada en Sallent, que culminó en la insurrección del Alto Llobregat. Detenido en Sevilla el 2 de abril de 1933, después de pronunciar el discurso de clausura del Congreso Regional andaluz. Preso en el penal del Puerto de Santa María hasta octubre. El 16 de noviembre de 1933 intervino en el mitin organizado por la FAI celebrado en el Palacio de Artes Decorativas de Montjuic, con Francisco Ascaso, Domingo Germinal, Alejandro Gilabert, Dolores Iturbe, Sébastien Faure y Buenaventura Durruti. En los años siguientes compartió cartel con los más destacados oradores confederales, en los principales mítines anarcosindicalistas. Asistió al Congreso de mayo de 1936. Durante la guerra fue uno de los nueve ediles cenetistas en el Consejo Municipal de Barcelona, Fue presidente del Sindicato de Transportes de Barcelona. Se adhirió al mitin de Los Amigos de Durruti celebrado en el Teatro Poliorama. En agosto de 1938 fue nombrado secretario de la Federación Nacional de Transportes de la CNT. Al final de la guerra se exilió en Venezuela y luego en México.

[3] En el encabezado de la carta se escribe una fecha errónea: 3-6-1926.

[4] Santiago Casares Quiroga (1884 – 1950) fue abogado y político republicano. Ocupó diversos ministerios durante la Segunda República. En junio de 1933, fecha de la carta de Durruti, era Ministro de Gobernación, cargo que ocupó durante el bienio socialista-republicano (1931-1933). Era amigo personal de Azaña. Tras el acceso de Azaña a la presidencia de la República fue nombrado Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de la Guerra (mayo de 1936), cargo que desempeñó hasta el 18 de julio de 1936, cuando dimitió, desbordado por el golpe de estado militar al que no había sabido enfrentarse.

[5] La descripción de Durruti la dejó plasmada en su obra El cabo de las tormentas.

[6] Artículo de Pío Baroja publicado en Ahora (23 de abril de 1933), titulado “Latifundio y comunismo”.

[7] Domingo Miguel González (1880-1936), conocido por su seudónimo de Domingo Germinal, o Germinal. Su juventud transcurrió en Vizcaya. Hacia 1905 ingresó en la marina mercante. Residió en Cuba y México durante los años veinte. En 1929 regresó a España. Entre 1929 y 1930 vivió en Blanes y Barcelona, colaborando en La Revista Blanca. El 15 de septiembre de 1930 participó en un mitin a favor de los presos celebrado en el Palacio de Bellas Artes de Barcelona, donde exigió al Estado la amnistía para los presos por delitos políticos y sociales. El 16 de octubre, una conferencia que tenía que dar en el teatro Apolo de Vilanova i la Geltrú fue suspendida por orden del gobierno. En los años treinta mitineó por todo el país. Era un excelente orador, en varias lenguas, que atraía mucho público. Detenido en Sevilla el 2 de abril de 1933, hasta octubre estuvo preso en el penal del Puerto de Santa María. El 5 de noviembre de 1933 intervino con Josep Corbella, Francesc Isgleas, Valeriano Orobón, Benito Pabón y Buenaventura Durruti, en el gran mitin de la plaza de toros Monumental de Barcelona contra las elecciones, organizado por la CNT, la FAI. Y el día 16 en el mitin organizado por la FAI, celebrado en el Palacio de Artes Decorativas de Montjuic, con Francisco Ascaso, Vicente Pérez Viche (Combina), Alejandro Gilabert, Dolores Iturbe, Sébastien Faure y Buenaventura Durruti. Huyendo de la represión republicana, vivió escondido en diversas localidades valencianas y más tarde, buscando un clima benigno para su enfermedad, se instaló en Palma de Mallorca (y ocasionalmente en Ibiza), donde entre 1935 y 1936 dirigió el periódico Cultura Obrera. Murió en Elche en marzo de 1936.

[8] Perico, diminutivo de Pedro, era hermano de Durruti: Marciano Pedro Durruti Domingo (1911-1937). Tras militar en el anarquismo, se afilió a Falange en 1936 y llegó a tratar con José Antonio Primo de Rivera, con quien había coincidido en la Cárcel Modelo madrileña, y que avaló su ingreso en Falange. Murió nueve meses después que su hermano. Fue fusilado el 22 de agosto de 1937, en un pueblecito de León, por miembros de su mismo bando que le consideraban un radical, tras un juicio de guerra sumarísimo algo chapucero.

[9] Georges Pioch (1873- 1953) fue un periodista y destacado militante pacifista francés. A finales de 1930 creó y presidió la Liga Internacional de los combatientes de la paz, de la que Romain Rolland era el presidente de honor y Victor Méric su secretario general. En el comité de honor figuraban Albert Einstein, Stefan Sweig, Upton Sinclair, Paul Langevin, Georges Duhamel, Charles Vildrac y Jules Romains. Georges Pioch dimitió en 1937 porque creía que no se condenaba con suficiente firmeza y eficacia los procesos de Moscú. Firmó junto a Jean Giono, Victor Margueritte, Marcel Martinet y Simone Weil una petición que exigía la no intervención en las cuestiones españolas, acompañada por una petición de mediación entre las partes en conflicto. Se retiró de toda actividad pública en 1943 Murió en Niza el 27 de marzo de 1953.

[10] Mimi era la compañera de Durruti: Émilienne Morin (1901-1991).

[11] Édouard Herriot (1872-1957), político, hombre de Estado y escritor francés. Miembro del Partido radical republicano y figura destacada de la Tercera y de la Cuarta República. Estudió en la Escuela Normal Superior y ejerció el profesorado en Nantes y desde 1902 en Lyon, cuya alcaldía ocupó desde 1905 a 1925 y, tras la II Guerra Mundial, hasta su muerte. A partir de 1910 su labor política en el ámbito local fue dando paso al nacional, llegando a participar en nueve gabinetes de gobierno y a ser primer ministro en tres ocasiones. Fueron sus principales cargos políticos el de Ministro de Transportes y Obras Públicas, en 1916–1917; Ministro de Educación, en 1926–1928; Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Relaciones Exteriores en 1924–1925, julio de 1926 y de junio a diciembre de 1932; Ministro de Estado, en 1934–1936. En 1946 fue elegido miembro de la Academia Francesa. Presidente de la Asamblea Nacional desde 1947 hasta 1954.

[12] Emilienne Morin.

[13] Colette Durruti, nacida en diciembre de 1931, hija única de Buenaventura y Emilienne.

[14] Rosa Durruti, su hermana.

[15] Manuel Durruti, hermano de Buenaventura de simpatías socialistas. En la revolución de octubre de 1934 murió de un disparo, cerca del puente de San Marcos, en la ciudad de León.

[16] Durruti, en la correspondencia con su familia, firmaba Pepé. Recordemos que su nombre era José Buenaventura.

romance

Management Engine:

fsf

un ataque a la libertad de los usuarios de ordenadores

por Denis GNUtoo Carikli Contributions – Publicado en Ene 10,2018 03:46 PM

Colaboradores: Denis GNUtoo Carikli, Molly de Blanc

Con problemas de seguridad como las vulnerabilidades Spectre y Meltdown descubiertas en los chips Intel a principios de 2018, se hace más importante que nunca hablar de la necesidad de la libertad del software en estas tecnologías profundamente integradas. Gracias a Denis GNUtoo Carikli, en este artículo, tenemos una nueva base para debatir el tema.

Intel Management Engine es una herramienta que se suministra con los chipsets de Intel, en teoría para facilitar el trabajo de los administradores de sistemas. Pero en realidad, es otra restricción a las libertades del usuario, impuesta por una empresa y utilizada para controlar su informática.

Carikli ofrece una explicación moderadamente técnica de lo que está sucediendo con el Motor de Gestión, las formas en que restringe, en lugar de potenciar a los usuarios, y cómo viola las cuatro libertades del software libre.

Carikli puede ser conocido por su trabajo en el proyecto Replicant, que co-fundó con Aaron Williamson, Bradley Kuhn y Grazlano Sorbaioli. También ha trabajado en un número de BIOS/UEFI libres incluyendo coreboot y serialICE.

El Management Engine (1) (frecuentemente abreviado como ME) es un ordenador separado dentro de los ordenadores Intel, que niega el control de los usuarios forzándoles a ejecutar software no libre que no puede ser modificado o reemplazado por nadie más que por Intel. Esto es peligroso e injusto. Es un ataque muy serio a la libertad, privacidad y seguridad de los usuarios de ordenadores.

El Gestor de Administración comenzó a aparecer en los ordenadores Intel alrededor de 2007 (2).

Se diseño, en un principio para ayudar a los administradores de sistema y otros programadores a gestionar de manera remota los ordenadores, y se presentó como una función del ordenador para los clientes comerciales. Se podía, por ejemplo, usar de manera remota.

  • intelinsideEnciende y apaga los ordenadores.
  • Arranca los equipos desde la máquina del administrador del sistema o en un servidor, y de esta manera toma el control del equipo (4).
  • Recupera y almacena varios números de serie que identifican el hardware del ordenador.

Con el tiempo, Intel impuso el Gestor de Administración en todas los ordenadores Intel, eliminando la posibilidd de los usuarios y fabricantes de ordenadores de desactivarlo y extendió su control sobre el ordenador casi al 100%. Incluso tiene acceso a la memoria principal del mismo.

Ahora constituye un entorno informático separado diseñado para negar a los usuarios el control de su ordenador. Incluso puede ejecutar aplicaciones que implementen la Gestión de Restricciones Digitales (DRM) (5). Ver Defectuoso por Diseño para saber qué tiene de negativo el DRM.

La administración remota se realiza a través de aplicaciones que se ejecutan dentro del Gestor de Administración, como AMT (Active Management Technology) (6). AMT proporciona a los administradores de sistemas remotos el mismo control que tendrían si estuvieran sentados frente al ordenador (7). AMT también puede controlar interfaces Intel Ethernet y tarjetas WiFi para filtrar o bloquear el tráfico de la red para evitar que entre o salga del ordenador (8).

Intel ha llegado hasta el punto de usar un sistema operativo libre y convertirlo en software no libre para atacar la libertad de sus usuarios: La licencia (9) del sistema operativo que utilizan no da a los usuarios derechos sobre el código fuente bajo una licencia libre, ni garantiza los derechos de los usuarios para ejecutar versiones modificadas de ese código en el Gestor de Administración.

Podríamos corregir todos estos problemas si los usuarios fueran capaces de ejecutar software totalmente libre en el Gestor de Administración, o al menos, hacer que no ejecutara ningún código, deshabilitándolo efectivamente. El primero es imposible porque el gestor de administración sólo ejecutará el código que esté firmado criptográficamente por Intel (10). Esto significa que a menos que alguien encuentre una falla en el hardware que permita a los usuarios eludir la comprobación de firmas, a los usuarios se les niega la capacidad de instalar el software que desean en el Gestor de Administración

Para evitar que los sistemas operativos libres sean subvertidos en un instrumento que abarate y facilite atacar la libertad de los usuarios, es importante licenciar sus componentes bajo la GPLv3 de GNU siempre que sea posible. Esto mantiene el software libre y evita que los fabricantes de hardware nieguen a los usuarios finales la posibilidad de ejecutar versiones modificadas del software. Aquí puedes ver cómo elegir una licencia para tu propio trabajo y aprender las mejores estrategias de licenciamiento para maximizar la libertad de los usuarios, y en qué casos licencias distintas de la GPLv3 pueden ser adecuadas.

A pesar de todos los esfuerzos de Intel para hacer que el Gestor de Administración sea ineludible, los desarrolladores de software han tenido cierto éxito al impedir que cargue código. Por ejemplo, el proyecto Libreboot desactiva el Gestor de Administración eliminando todo el código que se supone que el motor de Gestor de Administración en algunos ordenadores Thinkpad fabricados en 2008, como los R400, T400, T400, T500, W500, X200, X200 y X200T.

Además, muchos equipos Intel fabricados en 2006 tienen el antepasado del Gestor de Administración que está deshabilitado desde el principio, como los Thinkpads X60, X60s, X60 Tablet y T60 de Lenovo, y otros más.

Un programa de software libre llamado intelmetool (11) es capaz de detectar si el Gestor de Administración está ausente o deshabilitado. Con hardware más reciente, todavía no es posible desactivar completamente el Gestor de Administración, ya que parte del hardware necesita ser inicializado por el mismo. Sin embargo, es posible limitar la cantidad de software no libre que se ejecuta en el Gestor de Administración eliminando partes del código y/o configurándolo para que no ejecute algún código (12).

Independientemente del gestor de administración, otros problemas afectan a los usuarios de ordenadores de maneras muy similares:

  • Muchos ordenadores usan software de arranque que no es libre (como BIOS o UEFI o equivalente) y/o requieren que sea firmado criptográficamente por el fabricante del hardware. Esto genera una preocupación similar por la libertad, privacidad y seguridad de los usuarios de ordenadoress porque el software de arranque es responsable de cargar el sistema operativo, y tiene más control sobre el ordenador que el sistema operativo. Este problema también afecta a los ordenadores que usan otras arquitecturas como ARM (13).
  • Los ordenadores AMD (14) fabricadas después de 2013 también tienen gestor de arranque en el ordenador, llamado PSP (Platform Security Processor), que plantea problemas similares.

A causa del ataque de Intel a la libertad de los usuarios, para evitar que se les niegue libertad, privacidad y seguridad, los usuarios de ordenadores que deseen usar una máquina con un procesador Intel han de utilizar ordenadores antiguos sin motor de administración o cuyo motor de administración esté desactivado.

photo_2018-01-24_20-43-27Siempre que las empresas sigan el camino de Intel, necesitaremos diseñar nuestro propio hardware para seguir siendo capaces de escapar de tales ataques a la libertad, garantizando que los usuarios puedan ejecutar software totalmente libre en él. Esto también creará los elementos básicos necesarios que permitirán a los usuarios beneficiarse de las libertades de hardware (15) en el futuro, cuando las tecnologías de fabricación estén fácilmente disponibles para los usuarios finales.

Para obtener más información sobre Intel Management Engine, consultar:

Referencias:

  1. También llamado SPS (Server Platform Services) en servidores y TXE (Trusted Execution Engine) en algunos dispositivos móviles o de baja potencia.
  2. Para obtener más información sobre la historia del gestor de administración, consultar las páginas 27, 28 y 29 del libro de 2014 Platform Embedded Security Technology Revealed, de Xiaoyu Ruan (ISBN 978-1-4302-6571-9), en Springer.
  3. La gestión remota se puede realizar a través de una aplicación que se está ejecutando dentro del Gestor de Administración. Existen varias aplicaciones para ello, y la más conocida se llama AMT (Active Management Technology).
  4. Esta funcionalidad forma parte de AMT y se conoce como redireccionamiento SOL/IDE.
  5. Para obtener más información sobre la gestión de restricciones digitales y el motor de gestión, consulta la página 191 hasta el final del capítulo 8 (Tecnología de protección de contenidos basada en hardware) del libro Platform Embedded Security Technology Revealed, de Xiaoyu Ruan (ISBN 978-1-4302-6571-9) de Springer.
    Este capítulo intenta justificar el uso de Digital Restrictions Management (DRM). DRM es totalmente inaceptable, ya que obliga a los usuarios a no controlar sus ordenadores para impedirles efectivamente el ejercicio de sus derechos legales (tales como el uso justo o la posibilidad de copiar obras publicadas). Este capítulo muestra claramente el vínculo entre evitar que los usuarios controlen su hardware y un DRM eficaz.
  6. AMT está disponible. a menudo, en ordenadores Intel diseñados para clientes empresariales, y no en ordenadores diseñados para consumidores. Cuando están disponibles, a menudo hay ajustes de BIOS o UEFI para desactivarlos, pero como están implementados por software que no es libre, no hay una manera fácil de saber lo que realmente hacen, o de saber cuáles son las consecuencias de activar o desactivar AMT de esa manera.
  7. Esta funcionalidad es parte de AMT, y se llama System Defense. Para obtener más detalles al respecto, consulta la descripción de System Defense de Intel y la documentación de Intel sobre cómo funciona.
  8. Para ello, Intel utilizó VNC (Virtual Network Computing), un protocolo estándar para administrar ordenadores de forma remota, retransmitiendo teclado, ratón y pantalla a través de una red. Muchos programas de software libre que implementan tales protocolos también pueden hacerlo, y se pueden encontrar en el directorio de software libre.
  9. Intel recientemente comenzó a utilizar Minix, un sistema operativo de software libre publicado bajo varias licencias BSD.
    Las licencias BSD son licencias de software libre débiles que no impiden que el software se utilice para maltratar a los usuarios (mediante la eliminación de las libertades que venía con el software).
    Algunas partes de Minix se publican bajo la licencia BSD original, o versiones modificadas de la misma. Este problema hace imposible combinar dicho software con el software licenciado bajo las licencias GPL de GNU. Para evitar ese problema es mejor elegir otras licencias débiles como se explica en este artículo sobre la licencia BSD modificada.
  10. Esto significa que, a través de la criptografía, el fabricante de hardware (por ejemplo, Intel) decide qué código puede ejecutarse en ese hardware.
  11. Ver intelmetool, una utilidad para informar sobre el estado del motor de gestión.
  12. Esto se puede hacer con el programa me_cleaner. Además, Librem 13 v2 de Purism y Librem 15 v3, vendidos después del 19 de octubre de 2017, ya lo han hecho; para las máquinas vendidas antes, y el programa build_coreboot. sh de Librem 13 v1, el programa build_coreboot. sh puede hacerlo. También puedes hacerlo con Coreboot 4.6 habilitando la opción “Deshacer el firmware de Intel ME/TXE”. Ten en cuenta que Coreboot no es totalmente software libre. De manera más general, puedes utilizar el programa me_cleaner para hacer esto para cualquier equipo Intel que tenga el motor de administración. Para obtener más detalles sobre cómo funciona me_cleaner, consulta el artículo de Positive Technologies titulado “Deshabilitar Intel ME 11 mediante el modo indocumentado“; la documentación de me_cleaner sobre cómo funciona; y la documentación de me_cleaner sobre HAP y los bits de AltMeDisable.
  13. ARM es una arquitectura de hardware de ordenadores que se encuentra comúnmente en dispositivos pequeños y móviles como teléfonos inteligentes y tablets.
  14. AMD es una empresa que fabrica hardware de computación que en su mayoría es equivalente al hardware de Intel, y puede reemplazarlo, ya que puede ejecutar los mismos sistemas operativos y aplicaciones sin cambios o con muy pocos cambios.
  15. Para más detalles sobre la libertad del hardware, mira el artículo sobre Diseños de Hardware y Software Libres.