Autor: eulalio

👎🏽El pequeño Almeida y la gran Almudena Grandes✍🏼

3 de enero de 2022

Algunos impostores son fáciles de desenmascarar: les preguntas cuántos libros han leído y se quedan en blanco.

ddice el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que Almudena Grandes no merece ser Hija Predilecta de la ciudad, pero que accedió a darle ese reconocimiento a cambio de pactar los Presupuestos con los ediles tránsfugas de Más Madrid. El pobre creerá que con eso se disfraza de estadista y que su gesto lo legitima como negociador, por poner el bien común por encima de sus propias convicciones, pero claro, debe de ser que no entiende que la mezquindad y la nobleza son incompatibles. O que cuando eres tan extremista como él en tus odios y tus militancias, lo mismo da El corazón helado que El rayo que no cesa, Almudena Grandes que Miguel Hernández, del que también quitó unos versos de un memorial: si la o el autor son de izquierdas, se los ningunea o tacha. Almeida el malo –la buena es Cristina– es un fraude en muchos aspectos y, entre otros, por la falsedad de la imagen cercana y bromista que quiere transmitir y que le aplauden quienes ya sabemos, porque lo cierto es que no es nada de lo que aparenta, sino un verdadero radical. Es un espejismo, o sea, una parte del desierto. Es otro campechano que, seguramente, no se dará cuenta de que cuando en lugar de asistir al entierro de la novelista, como era su obligación institucional, andaba dando saltitos de rana sobre un riachuelo, no resultaba simpático, sino grotesco.

pequeñoQuizá la pregunta que habría que hacerse en esta ocasión es cuántos libros de Almudena Grandes ha leído Almeida; o incluso, yendo un poco menos allá, dejarlo en cuántos libros ha leído. Porque si menosprecia, con la habitual arrogancia del ignorante, a una de las autoras más leídas, más queridas y más traducidas de nuestra literatura, tendría que explicar, al menos, en qué basa su juicio. Aunque me temo que ni este ni otros suyos tengan fundamento: esta gente confunde la demagogia con la retórica, y la verborrea con la oratoria. La idea de que una democracia es un sistema en el que cualquiera puede llegar a presidente, o a otras cosas, ha pasado de ser un canto a la igualdad a ser una demostración de la estulticia de nuestros tiempos. Aunque ya sé que es inútil pedirle peras a un olmo: cómo va a saber leer el señor alcalde, si no sabe hablar y dice que él nunca habría concedido ese reconocimiento “de motu propio.” Le voy a dar un consejo: si va a recurrir al latín para darse aires, le informo de que en este caso le sobra el “de” y le falta una “erre”. Aquí tiene la norma que dicta la RAE: “Debe respetarse la forma latina proprio para el segundo elemento, y no sustituirla por el adjetivo español propio. Es incorrecto su empleo con preposición antepuesta: de motu proprio, por motu proprio.

Almeida es un ejemplo superlativo de cómo una parte de nuestra clase política no tiene clase, ni siquiera educación, y también de la forma en que confunden su puesto con ellos mismos. Un cargo electo es un representante de la voluntad popular, pero él sólo lo es del Partido Popular. El bonito discurso en el que dijo lo que dicen siempre, que sería el alcalde de todos, estaba tan vacío como una cáscara de gamba en el suelo de un bar. Claro que, lo mismo que la frase hecha nos recuerda que se puede ser a la vez un hombre rico y un pobre hombre, también se puede ostentar un gran poder y al mismo tiempo ser muy débil. En su caso, como en otros, su debilidad proviene del hecho de que no deba temer a sus adversarios sino a sus aliados, ya que a él lo sentó en su silla y le dio su vara de mando la ultraderecha, pero, eso sí, dejando a su espalda una mano de ventrílocuo con la que lo mismo se puede manejar al muñeco que callarle la boca. Nada es gratis en un mundo donde todo tiene un precio.

Almeida es un ejemplo superlativo de cómo una parte de nuestra clase política no tiene clase, ni siquiera educación, y también de la forma en que confunden su puesto con ellos mismos.

quijoteysanchoComo tantos, el sobrevenido Almeida, otro producto cocinado en los hornos de la FAES, se parece al personaje de esa leyenda oriental que cuenta la parábola de un malhechor que cabalga sobre un tigre, arrasando todo a su paso, sintiéndose invulnerable y temido, sin darse cuenta de que también está atado al monstruo: si se baja, se lo come a él. Y por eso el señor alcalde y muchos en su partido se lanzan a sembrar vientos y recoger tempestades, no vaya a ser que les llamen derechita cobarde. El problema es que han añadido tantos cables de alta tensión al debate, que ellos mismos se electrocutan hasta cuando van a tender la ropa: la crispación a la que han apostado su futuro es también una forma de suicidio, una piedra contra su propio tejado; y por eso, como muestra un botón, cuando el jefe de los conservadores, Pablo Casado, pone un mensaje en las redes notificando que ha dado positivo en coronavirus, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le desea una pronta recuperación y él le da las gracias, resulta que inmediatamente aparecen desde Vox a gritar “que se besen, que se besen”, lo cual es una forma de ordenarle que siga la consigna: al enemigo, ni agua. Y estos son los mismos que se atreven a hablar del espíritu de la Transición.

Madrid se merece algo mejor. Estoy seguro

Benjamín Prado

libros

macrogranjas

🎙️Somos una sociedad que le grita «loca» a Verónica Forqué en Twitter pero no tiene medios públicos suficientes para atender las enfermedades de la cabeza

🏴Carlos Taibo. “Decrecimiento”.🎥

 

 

La entrevista que nunca se emitió

En palabras del propio Carlos Taibo:

El 13 de septiembre pasado recibí una llamada de Radio Nacional de España en Cataluña (Radio 4). Me propusieron -casi me desmayo- una entrevista sobre decrecimiento. Debía emitirse cuatro días después en un programa, “Avui sortim”, que deseaba dedicar un monográfico a la ampliación del aeropuerto de Barcelona«.

«La entrevista se grabó en la misma tarde del día 13, pero en momento alguno se emitió. Según los responsables del programa, que nunca se pusieron en contacto conmigo -siempre tuve que ser yo quien recabara información-, se produjo un inesperado “cambio de parrilla”. Ante mis preguntas al respecto, me dijeron que la entrevista se emitiría más adelante

«Comoquiera que han pasado más de cien días, creo que lo razonable es concluir que nunca se emitirá y que nadie tendrá a bien llamar para ofrecer explicaciones, con un poco de educación, a un imbécil como yo

«No quiero ser ingenuo: nada hubiera pasado si la entrevista hubiera salido en las ondas, pero uno tiene derecho a concluir que en la radio pública no son bien recibidas las críticas al capitalismo y la sugerencia de que en el Norte rico los medios siguen mirándose el ombligo.«

«Igual eso es lo que hoy se llama problemas con la parrilla, sustantivo este, por cierto, lleno de riqueza. Aquí dejo la entrevista -lo que me costó, por cierto, conseguirla-, con el ruego de que, si a bien lo tienen, difundan lo ocurrido. Que viva la radio pública”.

taibo

🇫🇷La última bala de Mélenchon

🏴🇦🇷La Patagonia rebelde

⛪️La encíclica laboral de Yolanda Díaz💩

klara

«Con el Santo Padre he hablado del trabajo decente»

(Vicepresidenta segunda del Gobierno)

Rafael Cid

Durante la Gran Recesión de 2008, los partidos dinásticos hegemónicos, PSOE y PP, cometieron sendas reformas laborales y de pensiones para cumplimentar el Plan de Estabilidad dictado por Bruselas. Ello aparte de trepanar el artículo 135 de la constitución a iniciativa del gobierno socialista, a fin de garantizar el pago de la deuda generada por el rescate financiero. Ambas modificaciones del Estatuto de los Trabajadores fueron contestadas con huelgas generales, siendo especialmente secundada la dirigida al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero el 29 de septiembre de 2010, normativa aprobada gracias a la abstención del PNV.

LLas protesta contra los ajustes y recortes a jubilados y pensionistas, sin embargo, corrieron diferente suerte. Mientras hubo un frente común sindical ante la de Mariano Rajoy (introducía un factor de sostenibilidad corrector de la esperanza de vida y la rebaja hasta un 0,25% del índice de revaloración de las percepciones), la del PSOE fue bendecida por CEOE, CCOO y UGT, a pesar de introducir cabios estructurales que agravaban a futuros el sistema de retribución. Dato relevante, aquel consenso tripartito se fraguó tras ser cooptado como ministro de Trabajo Valeriano Gómez, dirigente ugetista que un mes antes había encabezado la marcha por la derogación de la reforma laboral del PSOE. De esta manera, sumidos en la situación de excepcionalidad derivada de la crisis, se alteró a peor el status mercado de trabajo y de pensiones.

Cuando en 2019 venció la moción de censura de todos contra Rajoy se inició un nuevo ciclo político progresista. Y una de las primeras cosas que hizo el Gobierno de coalición de izquierdas entrante fue enterrar todo lo referente a lo maltrecho por Zapatero en el campo laboral y de pensiones. Aunque éticamente reprochable, era lógico desde el punto de vista del pragmatismo imperante. No parecía consecuente que el nuevo Ejecutivo, integrado por el PSOE de Pedro Sánchez y el Unidas Podemos de Pablo Iglesias, comenzara sus días bajo el estigma de esa herencia recibida. Por cierto, un lastre al que el nuevo secretario general socialista había contribuido votando a su favor en su momento como disciplinado diputado del partido. El foco de la denuncia, pues, se centró solo en lo perpetrado por el PP en esas materias. Y como emblema de compromiso con las bases, la derogación de la reforma laboral del PP se inscribió con letras de molde en el punto 1.3 del Programa Común bipartito. CCOO y UGT, por su parte, olvidaron como antigualla aquella huelga general de 2010, instalándose en la nueva etapa como únicos agentes sociales de referencia sindical.

En ese contexto emerge la figura de la ministra de Trabajo Yolanda Díaz, que desde el instante de su toma de posesión recordó públicamente que estaba allí para eliminar la reforma laboral del PP. Un reto que repetiría hasta la saciedad allí donde hubiera una audiencia suficiente para convocar a los medios de comunicación, siendo su última puesta en escena la visita público-privada al Papa Francisco para hablar del «trabajo decente». Semanas antes había posado en la clausura del congreso de Comisiones Obreras blandiendo idéntica divisa: «derogaremos la reforma laboral del PP». Con este saturnal de opulencia y fertilidad se cocinó la leyenda de una carismática dirigente que tras frenar la destrucción de empleo por la pandemia con los ERTE de fuerza mayor (una herramienta del arsenal de la reforma laboral del PP impugnada), sino que incluso parecía capaz de imponer su voluntad a la Comisión Europea. Únicamente sus paisanos gallegos se mostraban escépticos ante tan fulgurante «asalto a los cielos». Quizás porque recordaban que en las pasadas autonómicas la presencia de Díaz en la campaña electoral de las mareas había contribuido decisivamente a la derrota de quienes llegaron a copar las alcaldías de A Coruña, Santiago y Ferrol.

Si no fuera porque de tan manido se ha convertido en rancio, cabría sostener que la revocación de la derogación emprendida por Díaz como nueva reforma laboral es otra vuelta de tuerca del cacareado «cambiar algo para que todo siga igual». Un pasar de la ética de la convicción que significa su acendrada apuesta por «derogar la reforma laboral del PP» a la de la responsabilidad de ese parto de los montes porque menos da una piedra. La reforma laboral de los autodenominados agentes sociales ha puesto condiciones a la contratación temporal y endurecido las sanciones por su vulneración (pero no ha acabado con la temporalidad ni la interinidad); finalizado con el abuso de la ultraactividad; y retornado al principio de primacía de los convenios estatales en el aspecto salarial sobre los de empresa o autonómicos (por el eso el fraude de las subcontratación en adelante será problemático). Fuera de eso, llama la atención la prohibición de los ERE en el sector público (¿una nueva forma de dualidad laboral?) y convertido en estructurales los ERTE a través del Mecanismo Red de Flexibilización y Estabilización del Empleo (MRFE). Jerga esta última para ocultar que, cuando se produzcan coyunturas macro desfavorables para los negocios, papa Estado correrá con el coste del desempleo temporal del empleado, al tiempo que exonera al empleador de parte de las cuotas sociales hasta que escampe (y por supuesto sin que los trabajadores varados figuren en las estadísticas del paro).

Eso es lo fundamental de lo derogado en la encíclica laboral de Yolanda Díaz. Lo sustantivo que dio motivos a UGT y CCOO para salir a la calle en 2010 sigue indemne. Se mantiene:

  • la flexibilidad interna y externa;
  • no se toca el artículo 41 que facilita a la empresa la modificación de las condiciones laborales;
  • ni el 40 sobre la movilidad geográfica;
  • se mantiene el coste del despido en 20 días por año para el improcedente y 33 para el procedente;
  • tampoco se recuperan los salarios de tramitación;
  • ni la autorización administrativa en los despidos colectivos (desregulación judicial).

En suma, una tangana para convertir a la patronal CEOE y a las centrales oficiales CCOO y UGT en los capataces omnívoros del mundo sindical, y potenciales beneficiarios de los Fondos Europeos. La prueba de esta ambición oligopólica reaparece en el intento de aupar los convenios de ámbito estatal sobre los autonómicos, enclave donde estos «agentes sociales» carecen de arraigo en importantes sectores productivos De ahí que el BNG, el PNV y Bildu (que el 20 de mayo de 2020 suscribió con PSOE y UP la «derogación íntegra de la reforma laboral impulsada por el PP») hayan hablado de traición y anunciado que votarán en contra del anteproyecto cuando llegue al Congreso. Pero ha sido la única discrepancia sonora hasta la fecha. La sociedad civil permanece desmovilizada sin saber a qué carta quedarse ante la derogación que nunca existió pregonada por «una de los nuestros».

Junto al empacho de halagos y parabienes con que prensa, radio y televisiones, a diestra y siniestra, han recibido la reforma laboral navideña del 2021 («un día histórico para los trabajadores y trabajadores de nuestro país», a decir de la propia Díaz), se han producido flagrantes ausencias. Se destaca el hecho insólito y exagerado de que haya sido la primera reforma laboral pactada en los últimos cuarenta entre Gobierno, CEOE y CCOO y UGT. Pero se obvia que también nunca en la historia reciente de nuestra democracia Moncloa dispuso de 140.000 millones de euros para repartir entre agentes sociales de su entorno e instituciones como salomónico ungüento de Fierabrás.

Más duro de asimilar es el hecho de que casi a la vez que se producía la buena nueva del alumbramiento de la jibarizada reforma laboral, se conocieran nuevos casos de corrupción que impactaban en la línea de flotación de los abajofirmantes. El líder de UGT Madrid ha presentada su dimisión tras revelar un presunto fraude con el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) por cuantía de varios millones de euros, y un juez acaba de procesar a 37 altos cargos de la anterior Junta andaluza, la del socialismo rociero. Incursos en una pieza separada del escándalo de los ERE por cobrar sobrecomisiones en las pólizas de las indemnizaciones de trabajadores en situación de despido y prejubilación.

Un embrollo envuelto en un engaño que la comunista postconciliar Yolanda Díaz hablando ex cátedra ha titulado como «un nuevo paradigma».

Otra opinión: ⚖️Pros y contras sobre la reforma laboral

➡️ Luis García Montero ha respondido a las palabras de Almeida: «Debería tratarnos con más dignidad a los madrileños»

“✍🏼La muerte de Unamuno: un relato de Prensa y Propaganda de Falange para ocultar lo que pasó

🔌Recuperando el calor: almacenamiento de energía térmica podría ayudar a descarbonizar edificios💡

Thermal Energy Storage

Los esfuerzos de investigación del Berkeley Lab en materiales avanzados y análisis de costos dan un gran impulso a una tecnología subestimada.

¿Puede un tanque de hielo o agua caliente ser una batería? ¡Sí! Si una batería es un dispositivo para almacenar energía, almacenar agua caliente o fría para alimentar el sistema de calefacción o aire acondicionado de un edificio es un tipo diferente de almacenamiento de energía. Conocida como almacenamiento de energía térmica, la tecnología ha estado dando vueltas durante mucho tiempo, pero a menudo se ha pasado por alto. Ahora los científicos del Lawrence Berkeley National Laboratory (Berkeley Lab) están haciendo un esfuerzo común para llevar el almacenamiento de energía térmica al siguiente nivel.

Para superar algunas de las limitaciones del almacenamiento tradicional de energía térmica a base de agua, los científicos de Berkeley Lab están buscando desarrollar materiales y sistemas de próxima generación para ser utilizados como medio de calefacción o refrigeración. También están creando un marco para analizar costos y una herramienta para comparar los ahorros de costes. En una serie de artículos publicados este año, investigadores de Berkeley Lab han informado sobre avances importantes en cada una de estas áreas.

Es muy difícil descarbonizar edificios, especialmente por la calefacción”, declara Ravi Prasher, director asociado del laboratorio de Berkeley para las tecnologías energéticas. “Pero si almacenas energía en la forma del uso final, que es calor, en lugar de en la forma del suministro de energía, que es electricidad, los ahorros de costos podrían ser muy convincentes. Y ahora con el marco que hemos desarrollado, podremos pesar los costos de almacenamiento de energía térmica frente al almacenamiento eléctrico, como con baterías de litio, que hasta ahora ha sido imposible.

En los Estados Unidos, los edificios representan el 40% del consumo total de energía. De ello, casi la mitad va hacia cargas térmicas, que incluyen calefacción y refrigeración espaciales, así como calefacción de agua y refrigeración. En otras palabras, una quinta parte de toda la energía producida va hacia cargas térmicas en edificios. Y para 2050, se espera que la demanda en la red eléctrica de cargas térmicas aumente dramáticamente a medida que se elimina el gas natural y la calefacción se alimenta cada vez más por electricidad.

Si utilizamos almacenamiento de energía térmica, en el que las materias primas son más abundantes para satisfacer la demanda de cargas térmicas, esto relajará parte de la demanda de almacenamiento electroquímico y liberará baterías para ser utilizadas donde no se puede utilizar el almacenamiento de energía térmica”, dijo Sumanjeet Kaur, jefa del Grupo de Energía Termal de Berkeley Lab.

Ravi Prasher and Sumanjeet Kaur

Los científicos del Laboratorio de Berkeley Ravi Prasher (izquierda) y Sumanjeet Kaur encabezan una investigación para desarrollar el almacenamiento de energía térmica para descarbonizar los edificios. Crédito: Thor Swift/Berkeley Lab

Alternativa viable y rentable a las baterías

A medida que nuestra sociedad sigue electrificando, se proyecta que la necesidad de baterías para almacenar energía es enorme, alcanzando aproximadamente 2 a 10 horas de terawatt (TWh) de producción anual de baterías para 2030 de menos de 0,5 TWh hoy. Con la batería de iones de litio como la tecnología de almacenamiento dominante para el futuro previsible, una limitación clave es la disponibilidad limitada de materias primas, incluyendo litio, cobalto y níquel, ingredientes esenciales de la batería de litio actual. Aunque Berkeley Lab está trabajando activamente para hacer frente a esta limitación, también se necesitan formas alternativas de almacenamiento energético.

Las baterías de litio enfrentan una tremenda presión ahora en términos de suministro de materias primas”, comenta Prasher. “Creemos que el almacenamiento de energía térmica puede ser una alternativa viable, sostenible y rentable a otras formas de almacenamiento energético.”

El almacenamiento de energía térmica se puede desplegar a una serie de escalas, incluso en edificios individuales, como en una casa, una oficina o una fábrica, o en un distrito o regional. Mientras que la forma más común de energía térmica utiliza grandes tanques de agua caliente o fría, hay otros tipos de así llamado almacenamiento térmico sensible, como el uso de arena o rocas para almacenar energía térmica. Sin embargo, estos enfoques requieren grandes cantidades de espacio, lo que limita su idoneidad para las residencias.

De líquido a sólido y vuelta a empezar

Para superar esta limitación, los científicos han desarrollado materiales de alta tecnología para almacenar energía térmica. Por ejemplo, los materiales de cambio de fase absorben y liberan energía cuando se transfiere entre fases, como de líquido a sólido y de espalda.

Los materiales de cambio de fase tienen una serie de aplicaciones potenciales, incluyendo la gestión térmica de las baterías (para evitar que se pongan demasiado calientes o demasiado frías), textiles avanzados (pensar en la ropa que puede mantener automáticamente caliente o fresco, logrando así la comodidad térmica al reducir el consumo de energía de construcción,) y enfriamiento seco de las centrales eléctricas (para conservar el agua). En los edificios se pueden añadir materiales de cambio de fase a las paredes, actuando como una batería térmica para el edificio. Cuando la temperatura ambiente se eleva por encima del punto de fusión del material, el material cambia la fase y absorbe el calor, enfriando así el edificio. Por el contrario, cuando la temperatura baja por debajo del punto de fusión, el material cambia la fase y libera el calor.

Sin embargo, un problema con los materiales de cambio de fase es que normalmente funcionan sólo en un rango de temperatura. Esto significa que se necesitarían dos materiales diferentes para el verano y el invierno, lo que aumenta el costo. Berkeley Lab se planteó superar este problema y lograr lo que se llama “afinabilidad dinamística” de la temperatura de transición.

Integrating Thermal Energy Storage in Buildings

Dos formas diferentes de integrar el almacenamiento de energía térmica en los edificios. Una batería térmica (alimentada por un material de cambio de fase) puede conectarse a la bomba de calor de un edificio o a un sistema tradicional de calefacción, ventilación y aire acondicionado (izquierda), o el material de cambio de fase puede incorporarse al interior de las paredes. Crédito: Berkeley Lab

En un estudio publicado recientemente en Cell Reports Physical Science, los investigadores son los primeros en lograr la sintonización dinámica en un material de cambio de fase. Su método de avance utiliza iones y un material de cambio de fase único que combina el almacenamiento de energía térmica con el almacenamiento de energía eléctrica, por lo que puede almacenar y suministrar tanto calor como electricidad.

Esta nueva tecnología es verdaderamente única porque combina energía térmica y eléctrica en un solo dispositivo”, dijo el Applied Energy Materials Group Leader Gao Liu, autor cocorrespondiente del estudio. “Funciona como una batería térmica y eléctrica. Además, esta capacidad aumenta el potencial de almacenamiento térmico debido a la capacidad de sintonizar el punto de fusión del material dependiendo de las diferentes temperaturas ambiente. Esto aumentará considerablemente la utilización de materiales de cambio de fase. ”

Kaur, también coautor en la publicación, añadió: “En la imagen más grande, esto ayuda a reducir el costo de almacenamiento porque ahora el mismo material se puede utilizar durante todo el año en lugar de apenas la mitad del año.”

En la construcción de edificios a gran escala, esta capacidad de almacenamiento combinado de energía térmica y eléctrica permitiría que el material almacenara exceso de electricidad producida por operaciones solares o eólicas in situ, para satisfacer tanto las necesidades térmicas (calor y refrigeración) como eléctricas.

Fomento de la ciencia fundamental de los materiales de cambio de fase

Otro estudio de Berkeley Lab a principios de este año abordaba el problema del supercooling, que no es genial en ciertos materiales de cambio de fase porque hace que el material sea impredecible, ya que puede no cambiar fase a la misma temperatura cada vez. Dirigido por el estudiante asistente de posgrado y estudiante de doctorado de UC Berkeley Drew Lilley, el estudio, publicado en la revista Applied Energy, fue el primero en demostrar una metodología para predecir cuantitativamente el rendimiento de supercooling de un material.

Un tercer estudio de Berkeley Lab, publicado en Applied Physics Letters este año, describe una manera de desarrollar la comprensión atómica y molecular del cambio de fase, que es fundamental para el diseño de nuevos materiales de cambio de fase.

Hasta ahora, la mayoría de los estudios fundamentales relacionados con la física de cambio de fase han sido computacionales en la naturaleza, pero hemos desarrollado una metodología sencilla para predecir la densidad energética de los materiales de cambio de fase”, dijo Prasher. “Estos estudios son pasos importantes que allanan el camino para utilizar materiales de cambio de fase más ampliamente.”

Manzana a manzana – paso a paso

Un cuarto estudio, publicado en Energy & Environmental Science, desarrolla un marco que permitirá comparaciones de costes directos entre baterías y almacenamiento de energía térmica, que no había sido posible hasta ahora.

Este es un marco muy bueno para que la gente compare – paso a paso – baterías contra almacenamiento térmico”, dijo Kaur. “Si alguien vino a mí y me pregunta, ‘¿debería instalar un Powerwall (sistema de batería de litio de Tesla para almacenar energía solar) o almacenamiento de energía térmica?,’ no había manera de compararlos. Este marco proporciona una forma de que las personas entiendan el costo del almacenamiento a lo largo de los años.”

El marco, desarrollado con investigadores del National Renewable Energy Laboratory y el Oak Ridge National Laboratory, tiene en cuenta el coste de vida. Por ejemplo, los sistemas térmicos tienen menores costos de capital para instalar, y la vida útil de los sistemas térmicos es típicamente de 15 a 20 años, mientras que las baterías suelen ser reemplazadas después de ocho años.

Herramienta de simulación para el despliegue de almacenamiento de energía térmica en sistemas de construcción HVAC

Finalmente, un estudio con investigadores de UC Davis y UC Berkeley demostró la viabilidad tecno-económica de implementar sistemas HVAC con almacenamiento de energía térmica basado en materiales de cambio de fase. En primer lugar, el equipo elaboró modelos de simulación y herramientas necesarias para evaluar el ahorro de costos energéticos, la reducción de la carga máxima y el costo de dicho sistema. La herramienta, permitirá a investigadores y constructores comparar la economía del sistema de sistemas HVAC con el almacenamiento de energía térmica a los sistemas HVAC todo eléctrico con y sin almacenamiento electroquímico.

Estas herramientas ofrecen una oportunidad sin precedentes para explorar la economía de aplicaciones del mundo real de HVAC integrado por almacenamiento de energía térmica”, declaró Spencer Dutton director del proyecto Berkeley Lab . “Integrar el almacenamiento de energía térmica nos permite reducir significativamente la capacidad y, por lo tanto, el costo de la bomba de calor, que es un factor significativo para reducir los costos del ciclo de vida. ”

A continuación, el equipo está desarrollando un prototipo de sistema HVAC “listo para campos” para pequeños edificios comerciales que empleaban baterías térmicas frías y calientes basadas en materiales de cambio de fase. Tal sistema cambia tanto al enfrío como a la calefacción de la red eléctrica. Por último, el equipo está desplegando una demostración de campo a zona residencial, centrándose en la electrificación casera y desplazando la calefacción doméstica y las cargas de agua caliente.

sciSi piensas en cómo se consume energía en todo el mundo, la gente piensa que se consume en forma de electricidad, pero de hecho se consume principalmente en forma de calor”, declara Noel Bakhtian, director ejecutivo del Berkeley Lab’s Energy Storage Center.  “Si quieres descarbonizar el mundo, necesitas descarbonizar edificios e industria. Eso significa que necesitas descarbonizar el calor. El almacenamiento de energía térmica puede desempeñar un papel importante allí.

✍🏼Josephine Baker contada por uno de sus hijos🎥

Joséphine BAKER, l’universelle de Brian BOUILLON-BAKER publicado por Editions du Rocher

En un momento en el que se aplaude a un candidato de extrema derecha a la Presidencia de la República que dispara contra los extranjeros y, al hacerlo, incrimina a una gran parte de la población francesa de origen inmigrante – «14 millones de personas son inmigrantes o hijos o nietos de inmigrantes, y entre ellos más de 10 millones son ya franceses«, como afirmaba en abril de 1991 la publicación Economie et Statique, recogida por el Museo de Historia de la Inmigración, parece crucial enlazar con el ideal de fraternidad universal de Joséphine Baker.

El testimonio de uno de sus hijos, Brian BOUILLON-BAKER, es tan sobrio y reflexivo que no puede dejar de llamar nuestra atención.

Brian BOUILLON BEKER fue adoptado a los 6 meses durante una visita de Josephine Baker a un orfanato durante la guerra de Argelia. Sus padres habían muerto en los combates.

El testimonio tiene un alcance universal, el de un hijo hacia su madre. También es conmovedor porque habla como miembro de la Tribu del Arco Iris, formada por sus hermanos y hermanas embarcados en esta extraordinaria aventura, la de representar la familia deseada y soñada por Joséphine BAKER: «Todos nos esforzamos, a diario y a nuestra manera, por aplicar a nuestro alrededor los principios de la escuela de lo universal que nos enseñó mamá. En estos tiempos de comunitarismo y racismo pandémicos, esto no es un lujo, créanme

Joséphine les dijo: «En el caso de una pandemia de intolerancia, no dejéis que esta suciedad mental ensucie vuestra casa o vuestra mente.»

Joséphine BAKER nació de un padre «blanco» desconocido y de una madre «negra«. Con su marido, Jo BOUILLON, fundó una familia de cuatro rincones del mundo.

Quería reducir la noción de racismo a la nada. Comprendió instintivamente que los niños no nacen racistas y que si el racismo persiste es porque lo perpetúan los adultos.

Brian confiesa que no tiene «ningún problema con mi identidad, mi familia adoptiva, con sus risas y riñas, era la adecuada para mí, era mi destino«. Porque con su madre es una historia de amor y la eligió de niño con una sonrisa cuando se inclinó hacia él.

Una cierta gravedad emana de este libro de memorias, que está libre de sentimentalismo y sin complacencia. Brian evoca los conflictos generacionales que los hijos suelen vivir con sus padres. Josephine Baker no fue una excepción.

Si algunas de las jugosas anécdotas nos hacen sonreír, mucho mejor. Josefina era naturalmente radiante, pero humilde. Tenía amor a raudales.

El testimonio es inequívoco. Brian no oculta las debilidades de su madre, de quien dice que tenía un carácter fuerte. Parece querer contener en su interior la llama de Josefina, gracias a la cual tuvo una infancia y una adolescencia felices, aunque no fueran normales.

Al final de la lectura, queda el sentimiento de que hay valores que hay que compartir cueste lo que cueste, aunque haya que sacrificar el propio ego en beneficio de la solidaridad fraternal.

Este no es un libro más sobre Josephine Baker. Naturalmente, Brian Baker quiere comunicar sus sentimientos como homenaje a su madre, pero también para afirmar que es posible tener una familia universal.

⛓Carta abierta de la madre de Julian Assange al mundo ⛓L’Audiència de Barcelona rebaixa les fiances per les anarquistes en presó preventiva tot i l’oposició de l’Ajuntament

manifestacioncgt

🏴La ecología de Kropotkin🦆

Home

Letter P PNG Free Download | PNG Artseter Kropotkin murió hace 100 años. Pero sus innovaciones y enseñanzas ecológicas y sociales siguen resonando hoy en día.

«El presente es donde nos perdemos, si olvidamos nuestro pasado y no tenemos visión de futuro«. Así escribió el poeta ghanés Ayi Kwei Armah.

Este año se cumple el centenario de la muerte del geógrafo anarquista Peter Kropotkin, una figura del pasado que no debemos olvidar.

Geógrafo de gran talento, pionero del ecologismo social y socialista revolucionario, Kropotkin generó un «tesoro de ideas fértiles» (como dijo su amigo Errico Malatesta) que aún tienen vigencia en la actualidad.

Filosófico

Nacido en Moscú en 1842, es una de las curiosas ironías de la historia que Kropotkin, que se convirtió en uno de los más feroces opositores a todas las formas de poder estatal, haya nacido en los más altos rangos de la aristocracia rusa. Sus antepasados principescos se encontraban entre los primeros gobernantes de Rusia.

Tras explorar y emprender investigaciones científicas en las remotas regiones de Manchuria y Siberia durante la década de 1860, Kropotkin se convertiría más tarde en miembro de la Asociación Internacional de Trabajadores.

Fue encarcelado dos veces por sus actividades políticas. Llegó a Gran Bretaña en 1886 y permaneció como un «exiliado honorable«, como lo describió Nicolas Walter, durante los siguientes treinta años.

Hasta su regreso a su tierra natal en 1917, al estallar la Revolución Rusa. Durante sus muchos años de exilio, Kropotkin se convirtió en uno de los principales teóricos del movimiento anarquista, además de continuar con sus estudios científicos. De hecho, el retrato de Kropotkin sigue colgado en la biblioteca de la Real Sociedad Geográfica de Londres.

Naturalista evolucionista como Darwin, Kropotkin era un polímata y polifacético. Escribió libros sobre la gran revolución francesa, como él la llamaba, sobre literatura rusa, sobre el cambio climático y la geografía física de Eurasia, sobre biología evolutiva y ecología social, además de escribir, en sus últimos años, un tratado filosófico sobre ética.

Kropotkin_1-800x445Fuerza

Aquí me centraré en un aspecto de su rica y extensa obra, a saber, sus escritos seminales sobre ecología social.

Para Kropotkin, en el corazón de la vida humana existía una «paradoja» esencial, ya que, por un lado, los seres humanos formaban parte intrínseca de la naturaleza, eran el producto de un proceso evolutivo y dependían totalmente del mundo natural para obtener alimentos, agua y aire, para su propia existencia.

Pero, por otro lado, los humanos estaban en cierto sentido «separados» de la naturaleza: la propia tierra había existido durante miles de millones de años, mucho antes de que surgieran los humanos, y los humanos, como especie-ser, eran bastante únicos por combinar un alto grado de autoconciencia, una profunda socialidad y por haber desarrollado complejas culturas simbólicas y tecnología.

De hecho, ahora se dice que los humanos se han convertido en una «fuerza geológica» en el planeta Tierra. Los humanos estaban en cierto sentido «separados» de la naturaleza.

Lo importante de Kropotkin es que siempre se esforzó por mantener unidas estas dos dimensiones de la vida social humana.

Explotación

Así, combinó el humanismo, con su énfasis en la agencia humana y la cultura humana, y el naturalismo, reconociendo plenamente la dimensión ecológica de la vida humana, que los seres humanos siempre están «enraizados en la naturaleza«. Como filósofo social, Kropotkin era, por tanto, fundamentalmente un humanista ecológico, un ecologista social.

Dos libros que escribió (ambos basados en artículos publicados en la década de 1890) ejemplifican su ecología social: se trata de «Campos, fábricas y talleres» (1899) y «El Apoyo Mutuo: Un factor de evolución» (1902).

Hacia finales del siglo XIX, Kropotkin se preocupó cada vez más por dos cuestiones o acontecimientos relacionados entre sí.

Uno de ellos era el creciente «abismo» que se estaba formando entre el campo, vaciado de gente y cada vez más de su vida salvaje, y la ciudad, con gente viviendo en la miseria y la pobreza en viviendas superpobladas y trabajando en fábricas en las que las condiciones eran insalubres, explotadoras y completamente antidemocráticas.

Cultivo

La otra preocupación era el desarrollo, dentro del capitalismo, de una forma industrial de agricultura, un sistema de monocultivo que agotaba la fertilidad del suelo y en el que la agricultura se orientaba no sólo a la producción de alimentos sino a la generación de beneficios.

También le preocupaba que prácticamente toda la tierra de Gran Bretaña fuera de propiedad privada y que enormes extensiones de tierra se destinaran a cotos de caza -de faisanes y urogallos- específicamente para las actividades recreativas de una clase dirigente rica y poderosa.

Aunque gente como Trotsky, y los académicos liberales en general, han descrito a Kropotkin como un intelectual soñador, un socialista utópico, completamente alejado de las «realidades» sociales y políticas, en realidad Kropotkin era un erudito muy práctico y con los pies en la tierra.

Mientras que Marx se pasaba el tiempo en la biblioteca del Museo Británico estudiando economía -principalmente informes gubernamentales-, Kropotkin viajó mucho haciendo estudios empíricos de las prácticas agrícolas, y toda su vida, él y su esposa Sofía cultivaron un huerto. Incluso fabricaba sus propios muebles.

En su pequeño libro de reflexiones «Campos, fábricas y talleres«, que Colin Ward describió como una de «las grandes obras proféticas del siglo XIX«, Kropotkin defendía lo siguiente:

  • Que todas las formas de industria, ya sean fábricas o talleres, deben ser descentralizadas, e hizo un llamamiento a lo que ahora describiríamos como la «ecologización» de la vida en la ciudad.
  • Que una futura agricultura debe ser diversa e intensiva, con huertos, cultivos intensivos en el campo, prados de regadío, cultivos en invernaderos, así como huertos. A través de estos, Kropotkin argumentaba que se podrían producir altos rendimientos de una variedad de cultivos. La autosuficiencia alimentaria podría lograrse, en su opinión, sin recurrir a la agricultura industrial (bajo el capitalismo), si el cultivador pudiera liberarse de los tres «buitres» (como Kropotkin los describió entonces): el Estado, el terrateniente y el banquero.
  • Kropotkin se oponía así tanto a la colectivización estatal de la agricultura como a la agricultura capitalista.
  • Que el trabajo, tanto en la industria como en la agricultura, debía -y podía- reducirse a unas pocas horas al día, lo que permitía a los miembros de una comunidad disponer de mucho tiempo para actividades de ocio y culturales.

Brutal

Todo esto, reconocía Kropotkin, implicaría una revolución social, y la creación de una sociedad ecológica basada en los principios comunistas anarquistas.

Cabe destacar que el libro de Kropotkin tuvo una importante influencia en muchas personas, como por ejemplo, Lev Tolstoi, Ebenezer Howard (y su defensa de las ciudades jardín), Lewis Mumford y Paul Goodman.

El libro sobre «El Apoyo Mutuo» es quizás el más conocido de todas las obras de Kropotkin y sigue imprimiéndose. Obra de divulgación científica, expresa la preocupación de Kropotkin a finales del siglo XIX, ante el auge de una escuela de pensamiento que se conoció como «darwinismo social«.

Lo que provocó inicialmente a Kropotkin fue un artículo de Thomas Huxley, conocido como «el bulldog de Darwin«, por su defensa de la teoría de Darwin, publicado en la revista The Nineteenth Century en 1888.

Se titulaba «La lucha por la existencia y su relación con el hombre«. Citando a Hobbes, Huxley describió específicamente la vida en la naturaleza -tanto la naturaleza orgánica como la vida social de los pueblos tribales- como una vida «solitaria, pobre, desagradable, bruta y corta«.

Ayuda mutua

Después de Huxley, los darwinistas sociales -entre los que se encontraban empresarios estadounidenses tan despiadados como Rockefeller y Carnegie- aplicaron la teoría darwiniana -concretamente el concepto de Herbert Spencer de la «supervivencia del más fuerte«- a la vida social humana.

Este concepto se utilizó como justificación ideológica para promover el capitalismo y el imperialismo, y la explotación colonial de los pueblos tribales. También implicaba que los seres humanos eran por naturaleza, motivados por impulsos agresivos, y eran intrínsecamente egoístas, competitivos e individualistas posesivos.

Kropotkin, por supuesto, fue crítico con Rousseau, y nunca dudó de la existencia -la realidad- del conflicto, la competencia y el egoísmo (agencia subjetiva), tanto en el mundo vivo como en la vida social humana.

Pero, sin embargo, cuestionó fuertemente la visión hobbesiana (capitalista) del mundo, argumentando que era exagerada y completamente unilateral. Por ello, llegó a escribir una serie de artículos sobre la «ayuda mutua«, es decir, las actividades cooperativas y el apoyo y cuidado mutuos que se manifiestan no sólo en los animales, sino en todas las sociedades humanas y a lo largo de la historia.

La tendencia a la ayuda mutua, o lo que él también describió como «anarquía«, incluso era claramente evidente «entre nosotros» en las sociedades occidentales.

Coexistía con el Estado y las instituciones capitalistas, y a menudo se oponía a ellos. La ayuda mutua (o anarquía) se expresaba, según Kropotkin, en las asociaciones de trabajadores, en los sindicatos, en la vida familiar, en las organizaciones benéficas religiosas, en diversos clubes y sociedades culturales, así como en muchas otras formas de asociaciones voluntarias. La ayuda mutua, subrayaba Kropotkin, era un factor importante en la evolución y en la vida social humana.

Saqueos

El Apoyo Mutuo no es un texto anarquista, ni una obra de teoría política, pero sí refleja la concepción de Kropotkin de una sociedad futura que él describió como comunismo libre o anarquista.

Esto implicaría la necesidad de una revolución social y una forma de política que implicara los siguientes tres principios esenciales

  • Un rechazo al estado y a todas las formas de jerarquía y opresión que inhibieran la autonomía y el bienestar de la persona como ser social único;
  • Un repudio de la economía de mercado capitalista, junto con su sistema salarial (que para Kropotkin era una forma de esclavitud) la propiedad privada, su ética competitiva y su ideología de individualismo posesivo;
  • Y por último, una visión de una futura sociedad ecológica, basada en la ayuda mutua, las asociaciones voluntarias, las formas participativas de democracia y una forma de organización social orientada a la comunidad. Una sociedad así potenciaría la máxima expresión de la libertad individual y expresaría un mutualismo, una relación cooperativa con el mundo natural.

En una época en la que el capitalismo corporativo reina triunfante, creando condiciones que inducen al miedo, a las dislocaciones sociales, a las grandes desigualdades económicas y a una aguda crisis ecológica, la visión de Kropotkin, y su forma de hacer política, siguen teniendo una relevancia contemporánea.

A diferencia de los defensores del «New Deal verde» -apoyado por Naomi Klein y otros-, Kropotkin habría insistido en que el Estado capitalista, en lugar de ser la solución a la crisis ecológica, era de hecho la causa de la misma.

Ya que, como argumentó hace tiempo el ecologista social Murray Bookchin, el capitalismo, en relación simbiótica con el Estado, saquea la tierra en busca de beneficios y es, por tanto, la principal causa de la «crisis moderna«.

Brian Morris

✂️‘Qué bello es vivir’ sigue censurada por el franquismo en TV: una asociación por la Memoria Histórica pide al Gobierno remediarlo

👎🏽Sigue el descaro: Otros 1892,80 millones de euros de gasto en armas en el consejo de Ministros de 21 de diciembre

kropotkinfuneral

noticia

👎🏽La historia interminable del capitalismo:💩

conflictos bélicos internacionales en el año 2021

todo

Een un mundo que necesita de una mirada global y un actuar local, finalizando este año 2021 queremos echar un vistazo y situar sobre el mapa algunos de los conflictos abiertos en el mundo, golpes de Estado y represión hacia civiles, un viaje a los límites de la periferia. En solo doce meses ha sucedido demasiada violencia contra la población mundial, las vidas humanas quedan quebradas o se profundizan algunas brechas políticas y sociales. En un sistema capitalista que nos acostumbra a vivir en perpetuo conflicto, este sistema criminal genera violencia contínua, la mayoría relacionada con aspectos de clase social o de etnia cultural y migraciones, materializadas en ocupaciones militares, exterminios o asesinatos selectivos de comunidades humanas en el mundo.

En la actualidad se contabilizan en el mundo 65 conflictos bélicos o situaciones de guerra abierta, entendiendo la guerra como una lucha armada entre naciones o entidades político-militares. Al margen quedan las denominadas guerras contra el terrorismo, contra las drogas o las ciberguerras. A continuación repasaremos brevemente algunos de estos conflictos con el único objetivo de ubicarlos, no es nuestra intención, ni podríamos, hacer un análisis de cada uno de ellos.

Guerra de Afganistán y los talibanes; ese enemigo que ahora ya no resulta tan incómodo

El conflicto de Afganistán, contaba con veinte años de recorrido, desde que en el año 2001, los Estados Unidos y sus aliados invadieran el territorio afgano para supuestamente desmantelar la red Al Qaeda, apoyada por los talibanes. Más de 46 mil civiles muertos en veinte años de conflicto, para alcanzar un triple objetivo económico de los EE.UU. Se destinaron dos billones de dólares para presuntamente, modernizar el país y el ejército afgano; sin embargo la finalidad ha sido asegurarse el control de los gasoductos desde Turkmenistán hasta La India, cruzando suelo afgano. Otro negocio controlado ha sido la producción de opio en Afganistán convirtiéndolo en el mayor supermercado de la droga mundial, plagando de narcodólares el país. Y el último objetivo en esta última década fue el blanqueo de capitales de las mayores empresas estadounidenses en negocios e infraestructuras afganas. Tras dos décadas de guerra y haber logrado estas finalidades, las tropas estadounidenses se retiraron este año dejando sangre derramada y el camino abierto a los talibanes nuevamente para el control efectivo del país. Unos talibanes que siguen siendo la extrema derecha del islamismo y que ahora han sido presentados al mundo como el enemigo que fue, pero el amigo que será.

Guerra de Yemen y masacre de la monarquía autoritaria de Arabia Saudí

La República de Yemen, único país que es una república en la Península Arábiga, surge en 1990 de la unificación de la República Árabe de Yemen (Norte) y la República Popular de Yemen (Sur), acordando en el año 2000 sus fronteras con Arabia Saudí. En el contexto de las Primaveras Árabes, el presidente Abdullah Saleh renuncia a su cargo tras fuertes protestas en la calle contra la pobreza, el desempleo y la corrupción. Todos los poderes de la presidencia fueron transferidos al vicepresidente Al-Hadi, sin embargo, en 2014 la facción política de los Huthíes, una rama islámica nacionalista liberal tomó Saná, la capital del país. Desde ese momento Arabia Saudí apoyó a la facción Al-Islah, la rama ultraconservadora y salafista; el país vecino ha bloqueado las fronteras yemeníes y desde 2015 hasta la actualidad bombardea sistemáticamente a su población. Esta situación tras seis años está derivando en un conflicto continuado de fuerte intensidad pero muy invisibilizado internacionalmente, que podría prolongarse de manera indefinida. Yemen continúa fragmentándose y su población vive acorralada por Arabia Saudí, un fuerte aliado económico de los países occidentales.

La guerra del narco en México: cárteles de día y de noche policías

Este conflicto se origina en el año 2006 declarado por el ex presidente Felipe Calderón, en una supuesta lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico en México. Sin embargo, los actores de esta guerra abierta juegan casi siempre en el mismo bando, y se trata de un conflicto a diversas escalas territoriales por el control efectivo del mercado de la droga, pero también de otros negocios ilegales como el tráfico de personas o de órganos humanos. Las fuerzas armadas federales y los cárteles del narco disputan estas actividades en las que cada actor tiene potentes intereses. Se provoca un conflicto con la población a la cual implican en esta guerra, que ha causado ya la muerte de 350 mil mexicanos, de los cuales 25 mil han sido en este último año 2021. El actual presidente López Obrador dio por finalizada esta guerra oficialmente en 2019, sin embargo, la realidad es que el conflicto sigue provocando una gran brecha social en la sociedad mexicana. Han surgido en la pasada década algunos Grupos de Autodefensa o Guardias Comunitarias, como en la población de Cherán (Estado de Michoacán), donde en abril de 2011 expulsaron al narco y a los policías. En esa misma línea actúan el Congreso Nacional Indígena y las comunidades de la órbita zapatista que han creado unidades de autodefensa frente al ejército y los cárteles del narco.

Guerra de Tigray, conflicto territorial etíope con coletazos del postcolonialismo

Este conflicto en curso desde el año 2020 estalló tras un enfrentamiento civil en el territorio de Tigray, en Etiopía, entre autoridades regionales y el gobierno federal. Tras el fin de la Guerra Civil etíope en 1991, el partido dominante fue el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope; sin embargo en la última década uno de los partidos que conformaban esa coalición, el Frente de Liberación Popular de Tigray, se ha desmarcado de esa línea unitaria de gobierno. El año pasado el presidente Abiy Ahmed (Premio Nobel de la Paz en 2019) acusaba a las autoridades de Tigray de haber socavado su autoridad, y estrechaba lazos con el presidente de Eritrea, Isaias Afewerki, considerado enemigo en Tigray. En noviembre de 2020 el ejército etíope lanzó una operación militar contra el Frente de Liberación Popular de Tigray, tras declarar un ataque de estos previamente a una base militar nacional. Esto determinó el inicio de un conflicto territorial, en que el país eritreo también se sumó como actor en conflicto, ocupando parte del territorio de Tigray. Durante el año 2021 esta contienda ha dejado casi 20 mil muertos, se inició una persecución étnica contra los tigrayanos, y actualmente se encuentra en un complejo laberinto; tras un alto el fuego unilateral del gobierno en junio cuando las fuerzas de Tigray tomaron la capital regional, Mekelle. Los combates se han extendido a las regiones vecinas de Amhara y Afar; y organizaciones internacionales tratan de impulsar un proceso de paz que está bastante lejos de llegar a alguna solución.

América Latina: la guerra social en Colombia y el colapso de Haití

Este año América Latina ha estado sobre todo en el foco por el gran conflicto social y las protestas en Colombia. El país colombiano lleva décadas sometido por un régimen político represor unipersonal encarnado en Álvaro Uribe, el actual presidente Iván Duque, en la línea política del ex presidente Uribe quería introducir un conjunto de reformas fiscales que profundizaban el empobrecimiento de una población agotada y asfixiada por la crisis de la Covid-19. Las protestas que estallaron a raíz del paro del 28 de abril de 2021 se extendieron a todo el territorio y las principales ciudades colombianas; en algunos enclaves como Medellín, Pereira o Cali, las fuerzas policiales, militares y sicarios relacionados con las bandas paramilitares actuaron contra la población civil asesinando a decenas de jóvenes. Solamente en este año, en Colombia se han producido hasta el mes de noviembre 88 masacres que han provocado el asesinato de 313 líderes sociales, indígenas, o activistas de los derechos humanos. También más de 40 ex combatientes de las FARC han sido asesinados, a pesar del intento de un largo proceso de paz salpicado de violencias por parte del Estado colombiano y los paramilitares.

Por otro lado, en Haití se vive una situación de auténtico colapso, casi un experimento criminal del capitalismo del siglo XXI, que nos recuerdan a escenas de películas sobre esa temática. Desde hace décadas Haití mantiene una entidad estatal que es el paraíso del ultraliberalismo, gobiernos corruptos y clientelares, bandas armadas que controlan autoritariamente determinados recursos como el combustible y una población que no tiene ningún servicio educativo, sanitario y alimentario básico.

Viejos y nuevos conflictos: fronteras criminales y ocupaciones de territorios

Durante este año hemos visto nuevas evoluciones de algunos conflictos internacionales abiertos y analizados en otras ocasiones en nuestro periódico; y otros conflictos nuevos como el golpe de estado en Myanmar en febrero de 2021, la insurgencia en el norte de Chad en abril, la reapertura del conflicto en el delta del río Níger de los campesinos contra las petroleras, o la revuelta de junio en Suazilandia contra su monarquía absoluta. La Guerra en Siria y los ataques turcos al Kurdistán han continuado también durante este año contra la población de Rojava. En mayo los manifestantes palestinos se defendieron de ataques de la policía sionista israelí por la decisión de la Corte Suprema de Israel de desalojar familias palestinas en el barrio de Sheij Yarrah. El ejército israelí realizó ataques aéreos contra la Franja de Gaza durante dos semanas, provocando la muerte de al menos 150 civiles palestinos. El conflicto en el Sáhara se reabrió hace un año con la entrada de militares marroquíes a la zona de Guerguerat, en la frontera mauritana. Además, Joe Biden ha dejado claro que mantendrá una política continuista de la de Donald Trump en este conflicto; mientras la monarquía marroquí utiliza migrantes como carne de cañón en la frontera española como medida de presión potenciando discursos xenófobos y violencias hacia migrantes.

triclOtros conflicto fronterizo en la vieja Europa se situaría en el paso del Canal de La Mancha, entre Francia e Inglaterra, donde cientos de migrantes están agolpados en asentamientos asediados por el gobierno francés a la espera de su huída. La Unión Europea lleva décadas firmando acuerdos comerciales con terceros países alejando migrantes de sus fronteras a cambio de dinero, hace pocas semanas veíamos cómo policía de Bielorrusia cargaba contra migrantes forzándoles a cruzar la frontera con Polonia donde también les esperaba la represión policial.

La historia interminable de la violencia social enmarcada en un sistema capitalista que hace negocio de la miseria humana, ellos crean las guerras y el pueblo pone los muertos.

🎸Paco Ibañez – Villancico – Gloria Fuertes

🎁Tenemos que dejar de comprar cosas
🎁Nuestra ridícula adicción a comprar, llena casas y trasteros

📡DarkMatter hackea a una periodista🖌

Cuando los gobiernos o las empresas privadas atacan a alguien con programas maliciosos y facilitan el abuso de los derechos humanos, la víctima debe poder exigir responsabilidades a los malos actores. Por eso, en octubre, la EFF solicitó a un tribunal federal norteamerciano que considerara su informe amicus en apoyo de la periodista Ghada Oueiss en su demanda contra DarkMatter, una conocida empresa de cibermercenarios con sede en los Emiratos Árabes Unidos. Oueiss ha demandado a la empresa y a altos funcionarios del gobierno saudí por haber pirateado su teléfono y filtrado su información privada como parte de una campaña de desprestigio.

El escrito de la EFF sostiene que las empresas privadas no deberían estar protegidas por la inmunidad soberana extranjera, que limita los casos en que los gobiernos extranjeros pueden ser demandados ante los tribunales estadounidenses. Cientos de empresas tecnológicas venden productos y servicios de vigilancia y piratería informática a gobiernos de todo el mundo. Algunas empresas venden herramientas de vigilancia a los gobiernos -en 45 de los 70 países que albergan el 88% de los usuarios de Internet del mundo- y otras, como DarkMatter, realizan la vigilancia y el pirateo ellos mismos.

El pirateo de DarkMatter tiene graves consecuencias. En su demanda, Oueiss relata que fue objeto de miles de tuits que la atacaban, con cuentas que publicaban fotos y vídeos personales robados, algunos de los cuales fueron manipulados para humillarla aún más. Y a principios de este mes, la EFF presentó una demanda contra DarkMatter porque la empresa hackeó a la activista saudí de derechos humanos Loujain AlHathloul, lo que provocó su secuestro por parte de los EAU y su extradición a Arabia Saudí, donde fue encarcelada y torturada.

Las empresas estadounidenses están en ambos extremos de la mala conducta de DarkMatter: algunas son objetivos, como Apple y los usuarios de iPhone, y otras empresas son proveedores. Dos empresas estadounidenses vendieron a DarkMatter exploits de iMessage sin necesidad de hacer clic, que utilizó para crear un sistema de pirateo que podía infiltrarse en iPhones de todo el mundo sin que los objetivos se enteraran de nada.

Se deben aplicar los principios de los derechos humanos, y los mecanismos voluntarios le han fallado a estas víctimas. Los tribunales estadounidenses deben estar abiertos a los periodistas y activistas para que reivindiquen sus derechos, especialmente cuando existe una conexión con este país: la campaña de desprestigio contra Oueiss se produjo en parte aquí. La EFF acogió con satisfacción la reciente sentencia del Tribunal de Apelación del Noveno Circuito, según la cual el proveedor de software espía NSO Group, como empresa privada, no gozaba de inmunidad soberana extranjera frente a la demanda de WhatsApp por pirateo de los usuarios de la aplicación. Los tribunales deberían negar igualmente la inmunidad a DarkMatter y a otras empresas de vigilancia y piratería informática que perjudican directamente a los usuarios de Internet de todo el mundo.

✊🏼Reventando la memoria

🏴Las leyes de piedra o la inderogabilidad de la reforma laboral

🚢»Juntos contra el movimiento de las olas»🛶.

ytali

Silvio Testa

En 1994, siendo entonces presidente de los Canottieri Giudecca, fui el promotor y primer presidente de Pax in Aqua, coordinadora de decenas de clubes de remo y vela de la Laguna que se habían constituido contra el movimiento de las olas. Así que pueden imaginarse el enfado y, permítanme decirlo, el amargo pesimismo con el que puedo contemplar un nuevo intento del mundo del remo y la vela de volver a tejer los hilos de aquella vieja y fallida iniciativa, reconstruyendo la coordinación y lanzando nuevas ideas, nuevos análisis y nuevas iniciativas.

maniacua

Pero es necesario, es un imperativo ineludible, y por ello 31 asocaciones se han movilizado de nuevo bajo el nombre de «Juntos contra el movimiento de las olas«; han elaborado una serie de propuestas concretas; con una carta dirigida a los miembros de la VIII Comisión de la Cámara de Diputados (Medio Ambiente, Territorio, Obras Públicas) han pedido que se transformen en una ley para la gestión del tráfico acuático en la Laguna; finalmente, han lanzado una gran manifestación acuática para el 20 de noviembre para apoyar lo que han pedido: sólo «quieren» una ciudad «normal«, con las mismas normas de tráfico que, mutatis mutandis, se aplican en todo el mundo.

Y las asociaciones se han movilizado, que quede claro, no para cultivar egoístamente sus jardines de remo o de vela con tranquilidad, sino porque sus barcos son una atalaya privilegiada desde la que observar la implacable degradación de una ciudad y un entorno únicos en el mundo. Los que reman o navegan son verdaderos centinelas ecológicos, y cuando pueden hacerlo son un verdadero indicador de la sostenibilidad medioambiental.

Han pasado casi treinta años desde aquel 1994 y, a pesar de los muchos esfuerzos de quienes han intentado luchar para que el alocado tráfico de agua vuelva a niveles sostenibles, la situación se ha ido deteriorando poco a poco en lugar de mejorar, hasta que finalmente se nos ha ido de las manos.

¿Se te ha ido de las manos? La frase es errónea, parece indicar que las administraciones, los organismos públicos, las fuerzas policiales han intentado introducir normas y controles, pero que por alguna razón, por un destino cínico y bárbaro, no lo han conseguido, sucumbiendo al poder de los taxistas, de los transportistas, de los yates incultos.

veneziaPor supuesto, no es así: las instituciones -todas ellas- se han limitado a mirar para otro lado, dejando que las cosas vayan como inevitablemente habrían ido si alguien no hubiera puesto el freno, y ello porque los lobbies profesionales son poderosos y el dinero que circula fácilmente en la ciudad gracias al turismo ha hecho crecer desmesuradamente la flota de navegantes, que se han acercado al nuevo juego sin ninguna escuela ni cultura marítima, tanto en Venecia como en el vasto hinterland que rodea la cuneta de la laguna. Todo lo que necesitas es un volante en tus manos.

Obviamente, el desastre comenzó hace mucho tiempo, pero con Brugnaro los piratas han llegado a la ciudad, desatándose en el desierto de los controles tan pronto como el tiovivo comience a girar de nuevo, una vez que el confinamiento por Covid termine. Como en la bolsa, después de cada caída hay un «rebote«, en cuanto se reabrieron las jaulas se reanudó el tráfico de agua, al principio tímidamente y luego explotando como un loco cuando se comprendió que la regla tácita era la impunidad.

Captura de pantalla de 2021-12-20 13-45-50Es un misterio cómo alguien -Ayuntamiento, Región, Gobierno, Universidades, Industrias y Fundaciones- ha podido presentar el proyecto de Venecia como capital mundial de la sostenibilidad cuando la ciudad está invadida por un turismo asfixiante y la Laguna está devastada por décadas de abandono, por un sistema portuario ahora incompatible, por el movimiento de las olas, de hecho, ontológica y fisiológicamente coherente con la incultura ecologista de una administración como la de Brugnaro.

Además, el término «sostenibilidad» está ahora vacío de contenido. Tomen nota: no hay publicidad de nadie que invite al consumo desenfrenado de todo lo que no defina su producto como «sostenible«, así que hay pocas razones para sorprenderse. Flatus vocis.

En su análisis, «Juntos contra el movimiento de las olas» señala precisamente la insostenibilidad de las políticas adoptadas para el «renacimiento» de la ciudad.

  • La carta dirigida a los parlamentarios advierte que: Se corre el riesgo de volver a la dramática situación «pre-Covid» sin analizar los problemas que minan la salvación de Venecia y su laguna.

Hay dos problemas en particular:

  1. las emisiones atmosféricas y
  2. el movimiento de las olas.

plazaEn cuanto a la contaminación, las 31 asociaciones recuerdan que la primera ley especial, la Ley 171 de 1973, impuso el uso de combustibles gaseosos, con la obligación del Gobierno de dictar un reglamento en el plazo de dos años para determinar las características de los motores marinos. «Hasta la fecha«, se quejan las asociaciones, «después de 48 años no se ha hecho nada«. Mientras tanto, el número de embarcaciones en la laguna puede haber alcanzado los 100 mil (no existe un registro público), el aire de Venecia es comparable al de Mestre, y mientras los vehículos de motor han sido clasificados como «Euro 6» en términos de contaminantes, la única limitación para los barcos es la cantidad de azufre en el combustible. En relación con las condiciones atmosféricas, la Región también puede imponer la prohibición de los motores diésel «Euro 5«, pero para Venecia, donde los «vehículos» son «barcos«, no está previsto nada.

¿Una prueba inmediata? El 21 de noviembre, el Ayuntamiento anunció un «domingo ecológico» contra la contaminación, pero sólo en tierra firme: ¡no hay restricciones en Venecia! Razón de más para https://www.primeraedicion.com.ar/wp-content/uploads/2019/06/0000-4cm-x-3-cm-4.jpgmanifestarse.

Paradójicamente, las normas europeas permiten el uso en la Laguna de combustibles con un contenido de azufre cinco veces superior al exigido para los combustibles de calefacción (prohibidos desde 1973), y 500 veces más contaminante que el gasóleo utilizado para el transporte. Los buques que no cumplan estos límites de combustible deben estar equipados con filtros lavables (scrubbers), pero no hay normas sobre cómo se debe regular el vertido de residuos del lavado en la Laguna.

En cuanto al movimiento de las olas, las 31 asociaciones advirtieron que, además de los límites de velocidad, también deberían introducirse límites de altura máxima de las olas para los barcos, con el fin de evitar el colapso de los cimientos, los bancos, las salinas y los canales, ya que hay barcos que emiten un tren de olas excesivo incluso a la velocidad establecida. Sin embargo, el cumplimiento de los límites es inexistente, al igual que los controles, mientras que la sala de control de la Policía Municipal en Tronchetto está inactiva.

Partiendo de estas premisas, «Juntos contra el movimiento de las olas» pide a los diputados que incluyan seis puntos relativos al tráfico acuático en el artículo 12 del proyecto de ley 1428, primer firmante, Nicola Pellicani (Enmiendas y adiciones a la legislación especial para la protección de Venecia y su laguna), que se engondolascuentra actualmente en el orden del día de la Cámara de Diputados:

  1. definición de las alturas de las olas límite;
  2. Creación de un Registro Público de Buques;
  3. para las emisiones y la revisión de los motores de las embarcaciones que circulan por la laguna, el cumplimiento de las disposiciones del Código de Circulación para los vehículos de motor;
  4. la prohibición de verter los gases de escape de los motores en el agua, ampliada también a las aguas de lavado de los filtros abiertos de los barcos (como ocurre, por ejemplo, en Singapur). Introducción en Venecia de los límites más bajos de combustible fijados por la OMI (Organización Marítima Internacional) para las Seca (Zonas de Control de Emisiones de Azufre), como ocurre en el Mar Báltico, el Mar del Norte y el Canal de la Mancha. En cualquier caso, estos combustibles son cien veces más contaminantes en términos de azufre que el gasóleo de automoción;
  5. Control Gps (Sistema de Posicionamiento Global – navegador por satélite) en cada barco que circule por la laguna, similar al Ais (Sistema de Identificación Automática) ya activo y certificado para el tráfico naval;
  6. Introducción de las «Zonas de No Estela», en uso en el norte de Europa y en Estados Unidos, que permiten sancionar a los buques que mueven, aunque sólo sea visualmente, un tren de olas excesivo.

Como se ve, se trata de peticiones de absoluto sentido común, que introducirían en Venecia normas y comportamientos que lo son en cualquier otro lugar del mundo, por lo que en su reivindicación deberían participar no sólo los remeros y los navegantes, sino también los propietarios de embarcaciones a motor más concienciados (y, al fin y al cabo, los menos concienciados, ya que ellos también respiran aire envenenado) y, sobre todo, los gondoleros, que siempre se quejan pero que siempre están ausentes a la hora de movilizarse en apoyo de propuestas concretas.

battiato

📢 CEAR reclama 5 medidas para garantizar los derechos de las personas migrantes.

🚂La fiscalía de Málaga admite a trámite la denuncia de CGT sobre la eliminación de trenes 

A %d blogueros les gusta esto: