Categoría: anarquismo

⚫️Ni Dios, ni Patrón, ni Marido🟣

lavozdelamujere

Anarcofeminismo en la Argentina del siglo XIX – 1896 -1897.

El anarcofeminismo surge en Buenos Aires en la década de 1890 en un contexto marcado por tres factores que distinguían a la Argentina del resto de los estados latinoamericanos del siglo XIX:

  1. un crecimiento económico rápido,
  2. el flujo de grandes números de inmigrantes europeos, y
  3. la formación de un movimiento obrero activo y radical.

ddurante la segunda mitad del siglo XIX, la economía argentina estaba pasando por un momento de expansión espectacular. En el período comprendido entre 1860 y 1914, las tasas de crecimiento real del PBI estaban entre las más altas del mundo, lo que otorgaba a la Argentina un liderazgo sobre el resto de Latinoamérica, que iba a ser retenido hasta los años sesenta. La base de esta expansión era la explotación de las fértiles pampas, las infinitas llanuras del interior, las cuales producían trigo y carne baratos para los mercados europeos. Como la demanda de estos productos creció, y la capacidad productiva argentina se incrementó, el área de tierra cultivada se elevó de aproximadamente 80.000 ha en 1862 a 24 millones en 1914 (Ferns, 1960).

El crecimiento de la economía incrementó la demanda de trabajo, y ésta fue satisfecha por la inmigración en gran escala. Desde la década de 1870 en adelante, se abrieron oficinas especiales en Italia, España, Francia y Alemania para atraer a los inmigrantes a la Argentina, con la promesa de tierras baratas, pasajes y préstamos. La respuesta en las áreas deprimidas de Europa fue extraordinariamente positiva, y la tasa de inmigración alcanzada no tuvo comparación con la de ningún otro lugar en el subcontinente.

rynEl mayor grupo de inmigrantes estaba compuesto por italianos, quienes en 1895 representaban el 52% del número total de inmigrantes. Los españoles conformaban el segundo grupo más grande, con el 23,2% del total, y los franceses representaban el 9,6%. Pequeños porcentajes de alemanes, británicos, austríacos, uruguayos, árabes, suizos y europeos del este integraban el resto. Fue entre estas  comunidades de inmigrantes que el grupo que produjo La Voz de la Mujer surgió y desplegó su actividad. El anarquismo como ideología política fue originalmente importado por los inmigrantes provenientes de los países europeos en los cuales el movimiento anarquista era fuerte -Italia, España y Francia-. Los grupos y las publicaciones anarquistas, muchos de los cuales fueron fundados por refugiados políticos de Europa, emergieron por primera vez en las décadas de 1860 y 1870.

photo_2022-04-15_12-29-44A pesar de los orígenes foráneos del anarquismo, no hay duda de que las condiciones materiales que encontraron los inmigrantes en la Argentina proveyeron un terreno fértil para el mismo. Tras su llegada a Buenos Aires, aproximadamente la mitad de los inmigrantes buscaban inicialmente su fortuna en la tierra, mientras que el resto encontraba trabajo en la economía portuaria en expansión y en otros centros urbanos tales como Rosario y La Plata. Se convirtieron en jornaleros, obreros, empleados domésticos y empleados públicos en los proyectos de construcción financiados por el estado. La mayoría eran miembros de la clase trabajadora rural o urbana, que habían venido a la Argentina para escapar de las privaciones de sus propios países y lograr fortuna.

Las comunidades inmigrantes, que integraban la naciente clase trabajadora, tuviron un papel predominante en la formación de sus ideologías y del carácter de sus luchas. Trajeron de Europa una cultura política que emergió a partir de su experiencia con las organizaciones y las formas de acción de la clase trabajadora, trasladando los debates sobre el anarquismo, el socialismo y la organización de los sindicatos a las tiendas, los conventillos y los cafés de Buenos Aires, Rosario y La Plata. La primera huelga, en 1878, fue organizada por el Sindicato de Prensa, establecido 20 años antes por cooperativistas españoles. En la década de 1880 se habían extendido las formas de organización y de resistencia de la clase trabajadora, y este crecimiento se aceleró por el inicio de una recesión severa, conocida como la crisis Baring, que azotó a la Argentina entre 1889 y 1891. El colapso económico precipitó una crisis gubernamental, un levantamiento por parte de los militantes del naciente partido radical, y la primera ola extendida de acción huelguista, al final de la cual había pocas ramas del empleo que hubieran escapado a los efectos del descontento de los trabajadores.

mitinryn

En este clima de creciente militancia de la clase trabajadora, en las décadas de 1880 y 1890, había grupos revolucionarios activos que producían panfletos y diarios, organizaban mítines masivos, presentaban obras de teatro y participaban en huelgas y manifestaciones. Hasta la emergencia del Partido Socialista como una fuerza significativa a fin de siglo, gran parte de estas actividades eran llevadas a cabo por anarquistas, muchos de los cuales, como Ettore Mattei y Enrico Malatesta, eran exiliados de Europa. Contaban con un apoyo significativo en la clase trabajadora y controlaban un número significativo de sindicatos poderosos, entre los cuales se encontraba el de los panaderos (organizado por Mattei) y el de los albañiles. En las décadas de 1880 y 1890 llegaron a existir hasta 20 diarios anarquistas simultáneamente en francés, español e italiano; ocasionalmente aparecían artículos en cada uno de esos idiomas en el mismo diario.

El anarquismo en la Argentina alcanzó su pico en las primeras dos décadas del siglo XX, y la historia anterior de este movimiento puede ser vista como un avance lento y muchas veces interrumpido hacia este clímax. La Voz de la Mujer apareció después de medio siglo de continua y tentativa actividad anarquista, y como una de las primeras expresiones de lo que llegaría a ser el anarquismo argentino en su mejor momento.

El comunismo anárquico, un ideario particular en el discurso anarquista, al que adhieren las redactoras de La voz de la mujer, este movimiento se vincula con ideas referidas a la emancipación de la mujer. En este sentido, se propone la búsqueda de puntos de contacto y de analogías entre ambas ideologías, caracterizadas por un discurso fuertemente combativo, que busca construirse a partir de la oposición y la diferenciación.

En este contexto particular surge en enero de 1896 esta publicación hecha por y para mujeres, que participa de los modos de expresión propios de los movimientos reformistas de la época: la clandestinidad y la vida efímera. Que se pone de manifiesto en las apariciones esporádicas y en las dificultades para sostenerse económicamente; en el encabezamiento de la publicación de todos los números reza «Aparece cuando puede y por suscripción voluntaria», lo que evidencia la precariedad de su circulación, que finalizará de forma abrupta con el número 9, de enero de 1897, a un año exacto de su irrupción en el espacio público.

Las temáticas de los artículos se proponen denunciar y rechazar enérgicamente toda forma de opresión de la mujer en su doble condición femenina y trabajadora. En este sentido, la mayoría de los textos aparecidos en los números de La voz de la mujer actúan como proclama y como contradiscurso frente a una hegemonía masculina, identificada con el discurso del poder, en todas sus manifestaciones. La prosa es combativa, busca la polémica, el enfrentamiento, la reacción, por lo que se inscribe en la tradición de los manifiestos, de las proclamas bélicas y de todos los discursos que intentan instalarse en el espacio público a partir de su autodefinición y diferenciación de los otros discursos vigentes.

A lo largo de los números comienzan a manifestarse ciertos desplazamientos discursivos que se apartan progresivamente del feminismo radicalizado de las primeras publicaciones hacia un discurso más político, en el que se reivindica al anarquismo como movimiento político y social, por lo que el tono de los textos apunta más a expresar y reafirmar el ideario anarquista que a postular principios feministas.

La voz de la mujer se presenta como un valioso portador de la voz femenina, que procuró legitimarse en un ámbito hostil, y esto invita también a releer, desde otra perspectiva, esta visión diferente de la historia a partir de la conformación de un grupo con voz propia: las mujeres anarquistas y su búsqueda particular de justicia.

(Doy las gracias a Maxine Molyneux y a la Universidad Nacional de Quilmes a quienes les he podido fusilar ideas y noticias sobre dicha publicación)

lavozmujere

🔴 La pandemia que no vemos provoca el éxodo de millones de personas. Se llama hambre y se cura.

🔴⚫️Nunca Planes Privados de Pensiones

🏴Declaración conjunta de Anarquistas y Antiautoritarios🇫🇮🇸🇪

suecos y finlandeses contra la entrada en la OTAN

Anarquistas y Antiautoritarios Suecos y Finlandeses contra la entrada en la OTANFuente – Noticias Amor y Rabia: Anarquistas y antiautoritarios suecos y finlandeses contra la entrada en la OTAN 22 de mayo

Eel anuncio de la solicitud de adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN ha provocado el descontento de grupos y colectivos anarquistas, anarcosindicalistas y antiautoritarios de estos dos países que critican la creciente militarización de Europa.

La SAC, la Central Anarcosindicalista Sueca fundada en 1910, que agrupa a unos pocos miles de miembros, condena “la vil guerra de Rusia contra Ucrania y expresa su solidaridad con el pueblo de Ucrania y con todos los que en Rusia luchan por la paz”, pero “al mismo tiempo miramos con horror que Suecia se está armando cada vez más y la retórica militarista de Suecia sobre cuestiones de seguridad, centrándose únicamente en la defensa militar y la pertenencia a la OTAN”, en lugar de “promover la paz y los esfuerzos para mantenerla”. La SAC también considera que “la OTAN no es una organización de paz, al contrario”.

En Finlandia, el colectivo A-ryhma (Grupo A), que agrupa a anarquistas y otros antiautoritarios, considera, en un comunicado difundido recientemente, que “la mayor parte de la élite finlandesa ha apoyado durante mucho tiempo la pertenencia a la OTAN” y que han aprovechado el ataque de Rusia a Ucrania para llevar a cabo la entrada en la organización.

Los antiautoritarios finlandeses consideran que Putin está debilitado y que no representa un peligro para Finlandia, pero que unirse a la OTAN puede tener consecuencias, sobre todo porque esta alianza tiene armas nucleares y está dirigida por Estados Unidos, un país para el que “atacar y ocupar otros países ha sido parte inherente de su política exterior” en las últimas décadas.

Afirmando defender la “resistencia anarquista ucraniana contra la invasión rusa y las acciones no violentas y violentas de los anarquistas rusos contra la guerra”, los libertarios finlandeses apoyan el “desarme nuclear multilateral” y recuerdan que entrar en la OTAN, de la que Turquía forma parte, podría volverse contra el pueblo kurdo, que Finlandia ha apoyado. “Erdogan ha ocupado militarmente el norte de Siria, destruyendo la sociedad kurda y continúa atacando el norte de Irak en un intento de aplastar los intentos kurdos de democracia. Este comportamiento no difiere significativamente del de la Rusia de Putin”.

asange

🖤Tiempos de resistencia en Madrid. Desalojan espacios comunitarios para regalárselos a la especulación

 

🏴Al pueblo lo que es del pueblo👍🏽

Undécimo aniversario del movimiento 15Mtodo

EEn estos días se ha cumplido el undécimo aniversario de la irrupción en la escena política y social del Estado español de un movimiento que ocupó las plazas de ciudades, barrios y pueblos; una oleada de indignados con el sistema económico y el régimen político que está estrechamente vinculada al nacimiento pocos meses antes y consolidación de nuestro periódico. En este texto queremos reivindicar que ha de reconocerse al pueblo lo que es del pueblo. Es nuestra historia de esta década, pero también queremos y debemos contribuir a una crítica y desromantizar necesariamente el movimiento 15M.

El escenario en el que irrumpe el 15M no parte de la nada, es decir, antes del movimiento indignado había un enorme trabajo de hormiguita de muchísimos movimientos políticos y sociales profundamente infravalorados. Sin embargo, la enorme crisis económica de 2008 conllevó millones de personas en situación de paro laboral, desahucios continuados de sus viviendas a familias y salarios en plena caída en picado. Este sentir generalizado de malestar, de enfado y sobre todo de estar siendo estafado por los poderes financieros, junto con la desidealización del sobrevaloradísimo Estado del Bienestar, fueron el caldo de cultivo del movimiento 15M.

Eclosionó en un espacio donde la política de base se puso en el centro de la vida para muchísimas personas y, en muchos rincones, se propició un ciclo de ferviente actividad de los movimientos sociales entre los años 2011 y 2014. Lo más bello de este estallido de indignación fue que su canalización fue netamente asamblearia y que no se buscaran líderes para guiar al pueblo, pese a que muchos lo intentaron. Es evidente que bastantes de sus reclamaciones carecían de profundidad ideológica, muchos eran puros lemas («no nos representan», «que se vayan», «si tenemos asambleas, ¿gobierno para qué?»); y otras reivindicaciones eran reformas que no incidirían sobre el problema de fondo (cambiar la Ley Electoral, por ejemplo). Por eso quizás sea más conveniente definir el 15M como un clima infeccioso que como un movimiento. Pero, sin duda, fue un punto de partida que hizo crecer a muchos movimientos sociales y propuestas de lucha de largo recorrido de la que a día de hoy muchas somos herederas.

Romantizar el movimiento 15M decididamente no parece la mejor de las ideas, y menos dejar que siga creándose una narrativa favorable que lo vincule con exclusividad a los intereses institucionales de Podemos y la infinidad de marcas bajo ese paraguas partidista. También nos parece que despreciarlo porque no derivase en un asalto al Palacio de la Zarzuela ni tuviese sus particulares tesis revolucionarias se queda en un discurso demasiado vacío.

salon

Habría muchas preguntas que poder plantear acerca de por qué ese potencial no enraizó con un movimiento verdaderamente transformador, si lo ha hecho o ha influido de manera parcial y minoritaria en algunos proyectos concretos, o si ya partía de unas propuestas que implicaban su institucionalización fundamentalmente. En esta sociedad que todo parece que pueda ser integrado, digerido e incluso propiciado por el sistema para que todo siga igual y nada cambie, cabe preguntarse dónde podríamos encontrar la brecha en el muro para agrandarla desde la autonomía que propicia la organización social de base e independiente.

Todo tiene un comienzo…

Los orígenes y antecedentes del Movimiento 15M en el Estado español hay que buscarlos en los movimientos sociales que se dan tras la oleada de luchas antiglobalización de finales de la última década del siglo pasado. En los años 2000 se había venido revalorizando el término de revolución ciudadana, un movimiento de indefinición política y ciertamente ambiguo en su dinámica, que servía para resumir la amalgama de protestas canalizadas habitualmente mediante expresiones de organización ciudadana y pacífica, y en unos códigos políticos de regeneracionismo desde la izquierda liberal. Tendrá una notable influencia el movimiento islandés de rechazo al pago de la deuda en la crisis económica, y por otro lado, también la Revuelta Griega del 2008. En el escenario español, en concreto, la Huelga General de septiembre del año 2010 contra la Reforma Laboral y la Reforma del sistema público de pensiones, propuestas ambas bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Además, en otoño de ese mismo año sale a la luz el ensayo ‘¡Indignaos!’ del escritor y excombatiente de la Resistencia Francesa, Stéphane Hessel, un manifiesto político contra la indiferencia y para que la ciudadanía, y especialmente los jóvenes, tomasen conciencia de las injusticias sociales en el mundo.

Nada más comenzar el año 2011 estalla la conocida como Primavera Árabe, o las manifestaciones populares organizadas por la población islámica en distintos países contra los regímenes políticos y exigiendo mayores derechos sociales con alta inferencia occidental y que han derivado en graves conflictos bélicos esta década pasada. En los primeros meses del 2011, numerosos blogs de ciberactivistas y páginas de Facebook como Democracia Real Ya, articulan reivindicaciones conjuntas y se convoca para la fecha del 15 de mayo una manifestación unitaria en diversas ciudades bajo el lema: ‘No somos mercancías en manos de políticos y banqueros’. Esta manifestación de varias decenas de miles de personas finaliza en Madrid con 19 detenciones tras la violencia policial desatada, y una acampada improvisada en la Puerta del Sol como protesta a tan solo una semana de las elecciones municipales en todo el país.

Las acampadas como manera de conseguir una revuelta permanente

En la madrugada del lunes 17 de mayo, esta acampada improvisada era desalojada, y esa misma tarde se movilizó en las redes sociales una nueva concentración en la Puerta del Sol, en la que pese a la enorme presencia policial, la marea humana consiguió tomar la plaza e instalar nuevamente una acampada, esta vez con el montaje de estructuras y de lonas improvisadamente para dar vida a un campamento permanente. A la mañana siguiente, el 18 de mayo, se organizó el espacio de la acampada y se crearon distintas comisiones de trabajo. Otras ciudades como Barcelona, Sevilla, Granada o Valencia seguían este ejemplo y surgían espontáneamente otras acampadas en numerosos lugares, incluso en algunas ciudades europeas donde se encontraban grupos de migrantes españoles. La Junta Electoral Provincial desautorizó la acampada y esa misma tarde miles de personas tomaron la Puerta del Sol en apoyo del campamento instalado. Medio millar de personas ocupaban ya por las noches la céntrica plaza madrileña, donde se realizaban asambleas diarias a las ocho de la tarde. Se decidió desobedecer el mandato del Junta Electoral y se mantuvo la concentración con una masiva presencia de miles de personas en la jornada de reflexión de las elecciones municipales.

carmenplaza

A través de las redes sociales y los famosos hashtags de Twitter como #AcampadaSol #NoTenemosMiedo o #SpanishRevolution la realidad y el debate político de las calles también pasó a lo digital. El objetivo de la Acampada de la Puerta del Sol tras las elecciones del domingo 22 de junio fue asegurarse que este movimiento continuara vivo y se extendiera a los barrios y pueblos. Con ese motivo se coordinaron reuniones preparatorias que eclosionaron en grandes asambleas de barrio en el domingo 28 de mayo en los barrios y pueblos de Madrid, dando nacimiento a decenas de asambleas populares. Un día antes, cientos de imágenes dieron la vuelta al mundo por el violento desalojo policial de la Plaça Catalunya en Barcelona, donde los Mossos agredieron delante de decenas de cámaras en directo a los manifestantes.

De las marchas indignadas a la Movilización Internacional del 15 de octubre

A principios de junio se decide reestructurar la acampada en la Puerta del Sol y en otras ciudades, que finalizará con el levantamiento de la misma el día después de concentraciones descentralizadas en la toma de posesión de los cargos públicos en los ayuntamientos de todo el país el 11 de junio. En este contexto se hizo una convocatoria para rodear el Parlament de Catalunya el 14 de junio, acción que impidió que muchos parlamentarios pudieran acceder al Parque de la Ciutadella para votar medidas de recortes en gasto social. El 19 de junio seis columnas de indignados confluyen en la Plaza de Neptuno de Madrid en marchas organizadas desde los distintos barrios y pueblos que congregan a unas 100.000 personas. Durante esa semana miles de personas iniciaron una marcha popular estatal donde ocho rutas partieron a pie o bicicleta desde distintos puntos geográficos, pasando por los diversos pueblos hacia Madrid para sumarse al I Foro Social del 15M. En estas marchas se recogieron muchas reivindicaciones de territorios rurales, y se activaron proyectos e iniciativas en pequeños municipios al paso de las marchas populares. Esta fue seguida de la Marcha Internacional a Bruselas, que se organizó desde distintos países para finalizar en otoño de 2011 en esa ciudad en una movilización social europea coordinada contra el Pacto del Euro, denunciando al sistema financiero y poniendo en el punto de mira los desahucios que estaban extendiéndose.

error404Las asambleas de los barrios de Madrid mantuvieron una intensa actividad ese verano de 2011. En agosto la policía desalojó el punto de información permanente en la Puerta del Sol, con motivo de dar una buena imagen ante la llegada del Papa por la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud en Madrid. Durante tres días la policía mantuvo cerrada completamente al paso la Puerta del Sol, convocándose numerosas convocatorias cada día por la tarde para lograr tomar nuevamente la plaza. Durante el final del verano y principios del otoño todas las fuerzas se centraron en la Movilización Internacional del 15 de octubre de 2011, a la que se sumaron 82 países bajo el lema: ‘Por un cambio global’. Millones de personas se reunieron a lo largo del mundo en movilizaciones sociales masivas y que reivindicaban una transformación de raíz de los regímenes políticos y económicos.

El 15M dejó de encontrarse físicamente en las plazas centrales de las ciudades, pero se esparció por asambleas de barrios, grupos de vivienda, oficinas de apoyo mutuo, sindicatos de barrio y otros grupos. Algunos perduran a día de hoy. Abandonaron las grandiosas pretensiones de cambiar el sistema en general y, atendiendo a las necesidades concretas de sus barrios o pueblos, pararon desahucios, redadas por perfiles raciales, recurrieron sanciones administrativas, etc.

La impronta del 15M sigue presente en los movimientos sociales en la actualidad. Y también en la legislación represiva. Como respuesta a este movimiento el Estado aprobó las reformas de la Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Mordaza) y del Código Penal, endureciendo sanciones y penas contra activistas sociales. Unas reformas que, hasta la fecha, no han sido revocadas por ningún Gobierno.

La lucha es el único camino

Tras el punto álgido de la globalización del Movimiento 15M en otoño de 2011, esa extensa red que se había tejido derivó de maneras muy diversas y muchos sentidos. Internacionalmente había tenido influencia en el movimiento Occupy Wall Street, surgido en septiembre de 2011; pero también en movimientos posteriores, y aún con características y contextos propios, como YoSoy132 en México, Nuit Debout en Francia, las protestas de la Plaza Taksim en Turquía, o las movilizaciones en Rio de Janeiro y otras ciudades brasileñas en 2013.

uvaspuertasolUno de los principales rasgos del movimiento 15M fue su interseccionalidad en muchos sentidos, pero sobre todo en el generacional. Para los más jóvenes fue una escuela política en la calle, para algunas personas mayores y jubiladas una manera de volver a encontrar ilusión en las luchas que habían vivido de siempre, y para personas de edades medias desengañadas de luchas a finales de los 90, una reactivación o nuevo impulso en muchos casos en los movimientos políticos populares. Esa dinámica intergeneracional nos reencontraba con otras realidades y maneras de sentir la política, hacía falta y sigue haciéndola salir del gueto estético-ideológico, pero también del gueto generacional. Los aprendizajes no vendrán en un único sentido, sino que son multidireccionales, y eso lo demuestra la cultura asamblearia del consenso como una nueva idea, y no el simple sumatorio de individualidades.

Las mareas en defensa de servicios públicos básicos o movimientos estudiantiles como la conocida Primavera Valenciana, fomentaron un escenario de cultura política y lucha en torno a cuestiones como los desahucios o la visibilidad de la PAH, las plataformas por el cierre de los CIEs o la defensa de una educación y una sanidad para todas. También el antifascismo, el feminismo, las nuevas formas de resistencia laboral, huelgas sociales, sindicatos de barrio y de inquilinas, o el antiespecismo; son movimientos que durante la pasada década han conseguido fraguar mejores espacios de debate, expandirse socialmente y alcanzar notables metas de conciencia social y política.

«Vamos lento porque vamos lejos» decían las marchas indignadas en el verano del año 2011. Diez años de recorrido quincemayista y aún sigue todo por hacer, sin embargo, con algunas semillas sembradas por el camino. Nosotras al menos seguiremos redactando y colaborando en ese sentido, plasmando en líneas de tinta y siendo eco de lo que suceda, que no será ni más ni menos que lo que decidamos y la historia que escribimos día tras días, década a década.

carlosycarmen

Te puedes bajar el «Archivo 15M de Granada» aquí 👇🏼

🔨BREAKING: Defence submissions to Home Secretary @pritipatel have just been filed, arguing why the US extradition of #Assange must be blocked.

💩Ni inviolabilidad ni impunidad

fuera los Borbones

Mural en Valencia

valenciamural

🏴Todos los nombres🏴

         » Home Pagehhoy quiero hablar de una página que se dedica a la recuperación de la Memoria Libertaria, no es una página de teoría filosófica, trata única y sencillamente de recuperar la memoria, el recuerdo de todos y todas aquellos militantes que han forjado el M.L. peninsular desde el año 1939 en adelante. Un esfuerzo difícil y encomiable que abarca a los cinco continentes.

Sirva como ejemplo, muestra y recuerdo:

buscas

Villegas Izquierdo, José María

José María Villegas Izquierdo, expreso de los nazis en el campo de Buchenwald.Expreso de los nazis en el campo de Buchenwald.

Nos informan de la muerte de José María Villegas, (Caniles–Granada) de 91 años. José Mª recordaba, recientemente y coincidiendo con el homenaje anual en Mauthausen, una entrevista al programa “la Memoria” de Canal Sur Radio, los distintos episodios de su azarosa vida, la de un anarquista indomable desde su juventud que fue teniente del Ejército republicano en la Guerra Civil, donde tuvo bajo sus órdenes al mariscal Tito (después Presidente de Yugoeslavia), y que fue detenido después por los nazis en Francia donde, colaborando con la resistencia, salvó la vida al que sería años después presidente de la República Francesa, Vincent Auriol.

Tras su liberación del campo de concentración de Buchenwald, Villegas fue elegido responsable de Defensa de la CNT. Con esa responsabilidad, José María Villegas efectuó varias incursiones en España en 1946 armado hasta los dientes para realizar sabotajes, entre ellos el hasta ahora desconocido bombardeo del Pazo de Meirás, residencia de verano del dictador Franco, que en ese momento estaba ausente.

Datos personales

Nacimiento

Residencia

Fallecimiento

Primer apellido: Villegas
Segundo ape: Izquierdo
Nombre: José María
Filiación política: CNT
Fecha: 25/mayo/1917
Municipio: Caniles
Provincia: Granada
Municipio: Baza
Provincia: Granada
Fecha: 11/junio/2008
Lugar: Baza
Causa: Natural

Represión

Consejo de guerra: Sin información
Actividad guerrillera: Sin información
Trabajo esclavo: Si
Expediente de incautación de bienes: Sin información
Expediente de responsabilidades políticas: Sin información
Exilio: Si
Depurado/a / despedido/a: Sin información
Vejaciones / humillaciones públicas: Sin información
Reclusiones:
Toulouse (30/07/1944), Buchenwald (06/08/1944); liberado en marcha de evacuación el 14/04/1945
Procedencia de la informacion:
S. CHECA, A. DEL RÍO, R. MARTÍN: «Andaluces en los campos de Mauthausen» (Centro de Estudios Andaluces, 2006)

Alguien de su familia cuenta:

VIJMHace 105 años venía al mundo, en Caniles, Granada, José María Villegas Izquierdo. El muchacho resultó rebelde con las injusticias y con 17 años salió por piernas de su pueblo con la cabeza puesta a precio por los caciques. No paró hasta llegar a Barcelona, a trabajar de carpintero y ebanista, afiliado al Sindicato de la Madera de la CNT.

En julio del 36 lucha contra el fascismo tomando el cuartel de las Drassanes antes de irse voluntario al frente de Aragón con la Columna Durruti. El 15 de agosto recibe un balazo en el brazo. No le da importancia, o le da más importancia a otras cosas, y no abandona el frente. Es uno de los 1.400 milicianos que se va con Durruti a defender Madrid. Un millar de ellos caerán en la Ciudad Universitaria.

José María Villegas es de los que no lleva muy bien eso de la militarización y ponerse sin más a las órdenes del primero que pasa por allí con una chapa en la camisa. En Xàtiva se las tienen con un petimetre llamado Santiago Carrillo y en Binéfar el general Sebastián Pozas Perea le acusa airadamente de indisciplinado y cobarde. La discusión se zanja con dos hostias de Villegas al general. A Villegas le cae Consejo de Guerra, pena de muerte y trullo en el castillo de Figueres.

Un grupo anarquista le facilita la evasión del castillo y, para demostrar su cobardía, se vuelve al frente con la Columna Tierra y Libertad, combatiendo en Madrid, Belchite y batalla del Ebro hasta caer nuevamente herido. Pasará la frontera por Le Perthus camino de los campos de concentración de Argelès y Barcarès. Es tontería llegar hasta aquí para rendirse, así que se fuga.

Instalado en Toulouse, trabajando de ebanista, no quiere salir corriendo de los ocupantes alemanes y se enrola en la Resistencia, participando en enfrentamientos armados y tareas de coordinación de grupos de acción. José María Villegas cae herido en una emboscada gentileza de la Gendarmerie y consigue escapar del hospital, volviendo a la primera línea. En una de sus acciones consigue arrancar de las zarpas de la Gestapo, subiéndolo a un avión rumbo a Londres, a Vincent Auriol, socialista, hijo de panadero, y que llegaría a ser presidente de Francia.

Villegas se queda en Toulouse. Volverá a ser detenido y encarcelado en la prisión militar de Saint Michel, vapuleado y deportado a Buchenwald convertido en el número 69.684. Tropas canadienses tendrán el detalle de liberarlo un 14 de abril, en 1945, cuando formaba parte de una marcha de la muerte.

Terminada la II Guerra Mundial podría haber aprovechado algún enchufe presidencial con Vincent Auriol, pero no, prefiere volver a España, a pelear. Miembro de la guerrilla del Movimiento Libertario de Resistencia (MLR) forma parte del grupo que en julio de 1947, en Barcelona, retiran de circulación a Eliseo Melis Díaz, de la sectorial de infiltrados confidentes delatores de la CNT. Villegas, carpintero y ebanista, no tolera las termitas.

Con la policía pisándole los talones tras intentar lanzar unas bombas en el Pazo de Meirás, cruza la frontera de nuevo y no para hasta llegar a Alemania. Toma un poco de aire y vuela hasta Caracas. Allí vivió, acariciando la madera, 47 años de exilio. En 1995 encontró casa en Baza y fue voz de Amical Mauthausen, tallando nombres en la memoria de quienes le escuchaban. El 10 de junio de 2008 se acostó para descansar y aún no ha despertado, durmiendo el sueño de los justos.

🇧🇷Messelene Gorete y el indispensable rol de las mujeres del Movimiento Sin Tierra 💩Ejército de ocupación «israelí» asesina a periodista palestina de la Cadena Al Jazeera en Cisjordania

🏴La Agrupación Mujeres Libres 🏴

ml1

Antecedentes (CNT, n.o 531. 30 de enero de 1937)

Ya de muy jóvenes sufríamos mirando las caras prematuramente envejecidas de nuestras mujeres del pueblo. La rebeldía naciente, pero hondamente comprensiva, nos impulsaba a buscar con ahínco la raíz de aquellos surcos profundos que partían las frentes y no pocas veces las mejillas.

Ya de entonces también clasificamos a las mujeres en clases; no obstante, salvo raras excepciones, descubríamos en todas alguna condición común: la ignorancia y la esclavitud.

La ignorancia en las clases elevadas se cubría someramente con un barniz de conocimientos superfluos: la esclavitud se disfrazaba para ellas con una sonrisa de condescendencia o una hipócrita genuflexión de galantería. A veces nos parecía más triste esta esclavitud, que no atacaba directamente a la carne, pero que ahogaba el espíritu entre falsos halagos. Así comenzamos a soñar con la emancipación femenina.

insumisionHemos conocido diversas organizaciones nacidas al entorno de este anhelo; unas han pretendido establecer una estúpida competición de atribuciones entre los sexos a cuenta de una mayor capacidad intelectual o física; otras, recogiendo el sentido tradicional de la feminidad, pretendían que la emancipación femenina sólo estaba en el fortalecimiento de aquel sentido tradicionalista que centraba toda la vida y todo el derecho de la mujer en torno a la maternidad, elevando esta función animal hasta sublimaciones incomprensibles.

Ninguna nos satisfizo, la más avanzada buscaba con premeditación, orientándose equivocadamente por el sentido, que bien merece denominarse masculino, de la vida, el tope del derecho político. Siguiendo los caminos trillados, pretendían encuadrar a la mujer en los mismos casilleros en que de siglos venían encuadrados los hombres. Al pretender su emancipación, no encontraban otro camino mejor que esclavizaría a los mismos conceptos que venían labrando desde muchos siglos la esclavitud masculina y, con ella, la esclavitud humana.

Decidimos abrir caminos nuevos, orientarnos por el derecho natural inmanente a todo individuo. Romper con todos los tradicionalismos y exaltando los valores característicos de la mujer, cultivando sus diferenciaciones espirituales y temperamentales con el sexo contrario, extraer de ella esa individualidad particularísima destinada a ser el complemento necesario en la edificación del mundo futuro.

Éramos un reducido número de compañeras, militantes en el campo anarquista, las que pretendíamos echar sobre nuestros hombros esta gigantesca tarea que no teníamos la pretensión de terminar, pero cuya iniciación ya nos parecía un paso considerable en el camino de las realizaciones que podrían correr a cargo de otras más fuertes o más capacitadas que nosotras.

Comprendimos que para el desarrollo de nuestros planes lo más urgente era un órgano de propaganda que sistematizara la divulgación de nuestras ideas hasta donde éstas lo hicieran permisible.

En el mes de mayo de 1936 nacía la revista Mujeres Libres. No era una mera casualidad la coincidencia de estas dos palabras. Intentábamos dar al sustantivo «mujeres» todo un contenido que reiteradamente se había negado, y al asociarlo al adjetivo «libres», además de definirnos en absoluto independientes de toda secta o grupo político, buscábamos la reivindicación de un concepto —mujer libre— que hasta el  momento se había llenado de interpretaciones equívocas y que rebajaban la condición de la mujer a la vez que prostituían el concepto libertad, como si ambos términos fueran incompatibles.

Nuestros propósitos se vieron coronados por el mejor de los éxitos. La revista despertó un vivo interés en el mundo femenino y nuestras ideas fueron acogidas como la única esperanza de salvación por millares de mujeres.

Cómo nació la Agrupación. Sus características

kamchatkaInmediatamente comenzamos a planear la segunda parte de nuestro proyecto. A cargo de una compañera del grupo corrió un ciclo de conferencias que se pronunciaron en varios ateneos libertarios y cuando anunciábamos la creación de grupos de cultura que habían de ser la base más amplia de una acción en el porvenir, estalló el levantamiento militar que ha sumido a España en una lucha sin cuartel.

Pudiera parecer que este acontecimiento había arruinado todos nuestros planes cuando, por el contrario, aunque tal vez por caminos distintos, daba un impulso más acelerado a nuestra actuación y abría condiciones más favorables a nuestra propaganda. Inesperadamente, la guerra lanzaba a las mujeres a la calle. Las condiciones únicas, sin precedentes, en que el movimiento se había producido, arrebataba a los hombres del hogar, sin tiempo para retenerlos con juegos de viejos y caducos sentimentalismos, y el hundimiento simultáneo de resortes del Estado, de todos los trucos de la autoridad, dejaba a las mujeres bien abandonadas a sus propias fuerzas y precisadas a resolver por sí misma el problema gigantesco de su misma existencia.

Un individuo en aquellos días era un corcho flotando en las revueltas olas del maremágnum social, expuesto a cada paso a ser engullido por la tormenta y precipitadamente se formaban agregados de individuos, colectividades; en el interés de todos estaba la salvación del propio interés. Las mujeres no anduvieron remisas en seguir este camino —lo que no hiciera la conciencia lo hacía la intuición—, y el problema social llegaba al fin a ellas por el problema individual, al encontrarse con éste en plena calle, rotos al fin los muros de contención del antiguo hogar.

Instantáneamente comenzaron a desarrollarse en las mujeres dos virtudes inmanentes en ellas, pero que desconocían bajo su amplia forma social: la solidaridad y la emulación. Pronto decidimos extraer de estas nuevas condiciones todas las ventajas que aportaban a nuestro objetivo, y comenzamos, de acuerdo con ellas, un nuevo plan de acción, persiguiendo a la vez ayudar a la causa del antifascismo y a la de la emancipación femenina, que es la de la Revolución.

1De aquí nació la Agrupación Mujeres Libres.

Su característica más interesante son las Secciones de Trabajo. En un mes alcanzamos la cifra de cerca de tres mil afiliadas. Pero digamos en qué consisten estas secciones. Hemos agrupado a las mujeres según sus conocimientos, sus aptitudes o su vocación, ya que no siempre se daba la primera circunstancia. Forman siete secciones teniendo en cuenta aquellas actividades sociales más directamente ligadas con la guerra o más necesarias para el desarrollo normal de la vida en la retaguardia, como son: Transportes, Sanidad, Metalurgia, Comercio y Oficinas, Vestido, Servicios Públicos y Brigada móvil.

Los nombres de cada una de las secciones dicen bien a qué actividad están dedicadas, sólo la Brigada móvil necesita explicar que está formada por compañeras que no han sabido definir sus preferencias en el trabajo y que se han agrupado bajo esta denominación dispuestas a acudir en caso de necesidad a cualquiera de las actividades no previstas en nuestras secciones.

Hemos respaldado estos grupos con el aval directo de la CNT, en cuya Federación Local de Madrid hemos encontrado un apoyo decidido y eficaz. Estos grupos tienen el carácter de reservas de previsión y se preparan profesionalmente mientras llega la hora —¡ojalá no llegue nunca! — de que la guerra, al desplazar para el frente los brazos masculinos, haga necesario su concurso en los lugares de trabajo.

La condición impuesta para el ingreso en nuestras secciones es el absoluto desinterés, por solidaridad con la causa antifascista.

No ocultaremos que en principio hemos tenido que luchar con muchas dificultades a costa de la multitud de torcidas interpretaciones que por unos u otros se daba a nuestra labor.

Quién suponía que tratábamos de crear un organismo sindical de carácter femenino para establecer descabelladas competencias; quién confundía nuestra Agrupación con una simple agencia de colocaciones encargada de resolver el problema económico de la mujer exclusivamente.

Nada nos ha hecho vacilar ni ha logrado desviar nuestros objetivos. A veces tropezamos con la resistencia pasiva de algunos organismos, como nos ocurre con tranvías y Metro; no importa, insistimos y nada hace disminuir nuestro tesón.

Actualmente nuestra Agrupación tiene ya su personalidad definida y cuenta con un respetable núcleo de compañeras que en torno a nuestra labor se han creado una conciencia revolucionaria y actúan con un alto sentido de la responsabilidad.

En Pleno Trabajo

Constituidas nuestras Secciones, algunas han comenzado a recibir, y otras están a punto de comenzar, su instrucción profesional. Entre las primeras descuella la de Transportes, si bien hemos de hacer constar con satisfacción que es el Sindicato Único de esta industria el que con mayor interés ha acogido nuestra idea y mayor entusiasmo ha puesto en apoyarla.

En el propio sindicato y a cargo de los compañeros Esteban Ventura, José Garrido y Claudio Montilla funciona una escuela teórica-práctica de automovilismo, en la que reciben instrucción cerca de cuarenta muchachas, y no se sabe qué admirar más, si la apasionada atención que ponen las discípulas o la paciencia y el interés que aportan los maestros. El sindicato de Transportes ha dado pruebas con este hecho de poseer una clara visión del momento; muchos aspectos ofrece la actuación revolucionaria de los sindicatos; pero acaso entre los más destacables se cuente este rasgo del Sindicato del Transporte, al que tal vez muchos no quieran reconocer su verdadero alcance.

Dentro de breves días comenzarán también su curso de prácticas las compañeras de la Sección de Sanidad apoyadas igualmente por el sindicato del ramo.

Por gestiones directas de la Agrupación hay gran número de compañeras trabajando ya por la causa antifascista; unas en puestos retribuidos, otras, en prestaciones generosas y voluntarias.

Conmueve profundamente medir el abismo que las propias mujeres han abierto entre su vida de ayer y la de hoy. Comprobar con cuanto ardor se entregan a la causa común, que anhelos de superación se avivan en ellas diariamente y qué enérgicas protestas hemos visto elevarse ante las disposiciones de evacuación forzosa de las mujeres.

Es natural que los organismos oficiales acostumbrados a desenvolverse con precisión mecánica no puedan tener en cuenta las hondas transformaciones sicológicas que se operan en los individuos. Ateniéndose al viejo concepto de la galantería proteccionista, tomando cuenta de la tradicional debilidad femenina, pretenden alejar a la mujer de las zonas peligrosas cuando ella ha conquistado ya con su actuación el honor de permanecer en primera fila. Y la mujer madrileña, que hasta ha sabido asomarse a los parapetos menos que ninguna merece este agobio.

Dense toda clase de facilidades a las que quieran alejarse de Madrid; pero no se fuerce a las que con el mismo derecho que los hombres quieren dedicar sus actividades y su vida al aplastamiento del fascismo y a la edificación revolucionaria.

Nos hemos extendido involuntariamente, y aún creo que desviado del objeto de este trabajo; vamos a dar someramente algunas otras noticias de nuestra Agrupación.

A su frente hay un comité responsable de tres compañeras que tienen a su cargo la administración y todas las cuestiones de orientación, cultura y propaganda.

Bajo el control de este comité funcionan otros subcomités que entienden exclusivamente en los siguientes aspectos: Trabajo, Solidaridad Pro Mujeres Libres y Auxilio Moral al Frente.

Merece ocuparse de las actividades de estos dos últimos subcomités, ya que el primero está claramente definido por su nombre.

Nuestra Agrupación no tiene ingresos regulares por ningún concepto.

No puede pedirse contribución metálica a las compañeras que ofrecen generosamente sus manos cuando, a veces, no tienen medios de subsistencia alguna. La Comisión de Solidaridad se encarga de gestionar cerca de sindicatos, ateneos y otras entidades, donativos o subvenciones que permitan el desenvolvimiento de nuestra Agrupación.

La Comisión de Auxilio Moral, recién creada, por los mismos medios trata de adquirir aquellos artículos que pueden representar un alivio para nuestros combatientes y que se propone, mediante las gestiones oportunas, ser ella misma quien los lleve a los frentes.

Estas son las características más destacadas de nuestra Agrupación. Los proyectos de más amplia envergadura, tales como los grupos de cultura y los liberatorios de prostitución, de los que no nos ocupamos por no hacer más extensas estas cuartillas, han quedado, a causa de la guerra, relegadas a segundo término y a la espera de que las circunstancias nos permitan desarrollarlos.

Y no queremos terminar sin consignar aquí, una vez más, el apoyo generoso que para nuestra labor hemos encontrado en todos los elementos de la CNT.

Lucía Sánchez Saornil
Secretaria de la Agrupación «Mujeres Libres».

1mayoTPH

🏴🟣El sindicalismo de clase se abre hueco en el Día Internacional del Trabajo

regionalestren

🏳️El mundo al borde del abismo:🏴

Causas de la invasión rusa a Ucrania que podría desencadenar la Tercera Guerra Mundial

Todo Por Hacer

Eempecemos dejando clara una obviedad: la invasión de Ucrania a manos de Rusia es una agresión imperialista, infame e injustificada, como lo fue la invasión de Estados Unidos de Irak y Afganistán, como lo es la ocupación israelí de Palestina o la marroquí del Sáhara Occidental.

Ahora bien, el hecho de que esta guerra carezca de justificación, no quiere decir que la explicación de sus causas sea sencilla. Los medios occidentales se limitan a atribuirla a la maldad innata de Vladimir Putin, pero de sobra sabemos que estos análisis simplistas que rezuman a propaganda, lejos de acercarnos a la verdad, nos confunden y alejan de ella. Y es que, como siempre, la realidad es compleja, llena de matices y difícil de condensar.

Para entender lo que está sucediendo debemos tener en cuenta que Ucrania es un Estado que, además de albergar a la población ucraniana, también contiene a distintas minorías, siendo la más importante de la misma la rusa, con muchos ciudadanos que cultural y lingüisticamente se consideran rusos. A su vez, es importante conocer que tras el Holodomor o las hambrunas de 1932 –producidas después de que Stalin confiscara las cosechas ucranianas, matando de hambre a millones de personas y deportando a diversas minorías– existe un gran resentimiento entre la población ucraniana hacia Rusia. Esto desencadenó, durante la Segunda Guerra Mundial, un colaboracionismo entre grupos nacionalistas ucranianos con los ejércitos de la Alemania nazi para exterminar a millones de prorrusos. Finalizada la contienda, la población tártara de Crimea fue desplazada por colaborar con el nazismo y la zona fue repoblada por población rusa, que a día de hoy permanece allí, manteniendo intactas sus tradiciones. Unos años después, en 1954, Nikita Jrushchov decidió regalar de forma arbitraria Crimea a Ucrania, sin pensar que algún día la URSS podía colapsar y desintegrarse y que Ucrania se convertiría en una república independiente.

Sin embargo, para el nacionalismo ruso, el pueblo ucraniano y el ruso son el mismo. No en vano, el Estado ruso nació en Kiev en el siglo IX. Así lo explicó Putin en una disertación que publicó en el verano de 2021 y lo repitió en el discurso en el que anunció la invasión de Ucrania.

Tenemos, por tanto, dos corrientes nacionalistas – la ucraniana y la rusa – enfrentadas por el control de un territorio que ambas consideran que le pertenece. Y es en este contexto que la OTAN aprovecha las tensiones para extender su influencia en la región.

La expansión de la OTAN hacia el Este

Desde la caída de la URSS (y la fundación de las repúblicas independientes, entre ellas Ucrania), la obsesión de Estados Unidos siempre ha sido expandirse hacia el Este europeo. Una maniobra que, de acuerdo con la Doctrina Monroe, si ocurriera en su patio trasero, jamás la toleraría (prueba de ello es el embargo económico al que tiene sometido a Cuba). En esta línea, en 1999, la OTAN—contraviniendo las promesas realizadas tras el fin de la Guerra Fría—inició su propia “invasión”, expandiéndose a Polonia y la República Checa. Rusia, hundida económicamente, no pudo reaccionar. Esta debilidad propició que en 2004 los atlantistas vieran vía libre para asentarse en las repúblicas bálticas de Estonia, Lituania y Letonia (antiguas repúblicas soviéticas).

El hecho de que muchos de estos gobiernos no respetan los derechos humanos, han ilegalizado a sus Partidos Comunistas y prohibido enseñar el papel que sus Estados mantuvieron durante el Holocausto no parece importar a Occidente: en geopolítica, los valores no importan.

En abril de 2008 se celebró la Cumbre de Bucarest, en la cual la OTAN inició conversaciones para que Ucrania y Georgia formaran parte de la alianza en un futuro no muy lejano. Unos meses después, en agosto de 2008, un envalentonado Saakashvili, presidente nacionalista de Georgia, se lanzó a conquistar el enclave de Osetia del Sur, independiente de facto desde 1992, y a reclamarlo como propio. El senador estadounidense John McCain viajó hasta Georgia para apoyarle. La operación militar se tradujo en la muerte de unos 2.000 civiles y en el desplazamiento de 158.000 refugiados. El ejército ruso intervino y frenó el intento de invasión –matando a unos 3.000 militares georgianos y unos 180 civiles– entendiendo que se trataba de una maniobra de Occidente para aislar a su país y tomar control de una región estratégica rica en materias primas. Fue una demostración de Putin de que cualquier intento por desestabilizar el equilibro existente en las zonas fronterizas con su Estado serían reprimidas militarmente.

El Euromaidán (2013-2014)

De aquí damos un paso de gigante a los años 2013 y 2014, cuando se producen las protestas del Euromaidán –la denominada Revolución de la Dignidad–, impulsadas por Estados Unidos, la Unión Europea, el grupo ultra-nacionalista de ultraderecha Pravy Sektor, el partido fascista Svoboda y la Iglesia Ortodoxa Ucraniana. Dichas movilizaciones comenzaron en noviembre de 2013, en la Plaza del Maidán, después de que el presidente prorruso Yanukóvich suspendiera el Acuerdo de Libre Comercio con la UE. La diferencia en los apoyos brindados a los manifestantes nos muestra la profunda división de la sociedad ucraniana: en Kiev y el oeste de Ucrania más del 75% de la población estaba de acuerdo con integrarse con la UE, mientras que en el este y en Crimea las partidarias de esta idea no llegaban ni al 20%, pues preferían crear una unión aduanera con Rusia.

La intervención de EEUU es clara: en diciembre de 2013, de nuevo, el senador estadounidense John McCain viajó a la Plaza del Maidán para mostrar su apoyo a los manifestantes y pedirles que no cesaran en sus esfuerzos por aislar a Rusia y abrazar a Occidente. Y así lo hicieron, con protestas cada vez más violentas, tras una escalada de agresividad que comenzó en enero de 2014, que terminaron por saldarse con 82 manifestantes y 7 policías muertos (la mayoría en el mes de febrero) y unos 140 encarcelados. A finales de febrero, Yanukóvich y la oposición llegaron a un acuerdo, con la mediación de tres ministros de Exteriores de la UE para formar un gobierno de coalición, elecciones anticipadas y volver a la Constitución de 2004 para frenar la violencia. Sin embargo, Yanukóvich no ratificó los acuerdos y huyó del país.

El Euromaidán terminó por forzar la destitución de Yanukóvich, el establecimiento de un gobierno interino de extrema derecha y, tras la celebración de unas elecciones que fueron boicoteadas en las regiones prorrusas, comenzó la presidencia del millonario Poroshenko, quien dio pasos para acercarse a la UE y a EEUU –el entonces vicepresidente Joe Biden viajó a Kiev para apoyarle–. Según el periódico anarquista ucraniano Assembly, “el nuevo régimen no inició reformas anti-sociales, sino que profundizó en las que habían comenzado tiempo antes. Aumentó la desigualdad entre clases sociales y términos como “capitalismo”, “neoliberalismo” y “nacionalismo” han cobrado una nueva importancia en Ucrania”.

El cambio de gobierno, asimismo, conllevó la ilegalización del Partido Comunista de Ucrania y otras formaciones de izquierdas, así como la pérdida de la cooficialidad del idioma ruso, afectando a un 40% de rusoparlantes en el país, así como a las minorías húngaras y rumanas.

La anexión de Crimea y la Guerra del Donbás

Rusia no se quedó de brazos cruzados durante el Euromaidán, sobre todo teniendo en cuenta que la región oriental del Donbás (Lugansk y Donnetsk) y el sur de Ucrania, junto a Crimea, son de población mayoritaria rusa. Además, en Crimea, Rusia tiene en Sebastopol una base militar vital para los intereses de su armada desde donde tiene acceso del Mar Negro al Mediterráneo. Por ello, en marzo de 2014 Rusia decidió anexionarse Crimea (donde el 90% de la población es rusa), lo cual no requirió una invasión, sino únicamente bloquear las fronteras y establecer checkpoints.

Esta anexión supuso una violación del Memorándum de Budapest, en el que en 1994 el presidente ruso Yeltsin se comprometió a respetar la soberanía ucraniana a cambio de su desnuclearización. Pero se debe recordar que la OTAN hizo lo mismo en Kosovo y EEUU en Iraq. Por tanto, es de un enorme cinismo acusar a Rusia de violar la legalidad cuando EEUU lo ha hecho en innumerables ocasiones en el pasado.

Por su parte, en las regiones del Donbás, las manifestantes contra el nuevo gobierno fueron en aumento, con invasiones de edificios oficiales para retirar banderas ucranianas e izar la rusa. A principios de abril de 2014 se proclamaron las Repúblicas Populares de Donetsk y Járkov. El ejército ucraniano respondió mediante el uso de la fuerza y poco después estalló una guerra entre milicias prorrusas y el ejército regular ucraniano, del cual numerosas unidades se encuentran bajo el control de grupos fascistas y neonazis, como lo es el Batallón Azov.

Por tanto, la actual guerra que se está librando en Ucrania realmente se podría entender como una escalada en el conflicto que se inició hace más de 7 años y que llevaba un saldo de unos 10.000 muertos.

Los acercamientos de Ucrania a la OTAN

En el año 2017, Ucrania volvió a solicitar formalmente entrar en la OTAN. Y, después de que en 2019 ganara las elecciones el Volodimir Zelensky –de familia rusoparlante, pero ferviente nacionalista ucranio– sus esfuerzos por formar parte de la alianza han ido en aumento.

Pero esto, desde luego, no fue visto con buenos ojos por parte de Putin. Al fin y al cabo, no es lo mismo que las pequeñas repúblicas bálticas se unan a la OTAN, a que lo haga un país con el que comparte 2.300 kilómetros de frontera y en el que buena parte de sus habitantes son cultural e idiomáticamente rusos. A esto hay que añadir que, para el Kremlin, la Federación Rusa se encuentra rodeada de enemigos que trabajan con ahínco para conseguir desmembrar el país. Desde esta perspectiva, la oposición política no sería más que la prolongación de esos enemigos en el interior del territorio ruso: la quinta columna; el caballo de Troya “occidental”. Este criterio ha servido eficazmente al Kremlin para condenar, por ejemplo, a Pussy Riot, al opositor Alexéi Navalny, a grupos de jóvenes anarquistas o a organizaciones memorialistas y de derechos humanos como Memorial, así como a personas LGTBIQ: para el Kremlin son acciones orientadas a luchar contra la influencia externa (occidental), convertida así en la justificación de cualquier cosa que sirva para el objetivo político más evidente que parece tener el líder ruso: perpetuarse en el poder.

La reacción rusa: si vis pacem, para bellum

Como respuesta a los movimientos de Ucrania y la OTAN, Putin ordenó el despliegue de 100.000 soldados rusos a la frontera ucraniana. Una forma sutil de reclamar que no se amenacen sus fronteras. En una conferencia que dio el pasado mes de diciembre, recordó que “Occidente había roto desvergonzadamente la promesa que hizo en la década de los 90 de no expandirse hacia el Este”.

Y es con esta situación con la que, a comienzos de 2022, las potencias occidentales –principalmente Estados Unidos y Reino Unido– empiezan a alertar que las “provocaciones rusas” nos pueden conducir a una guerra. Un conflicto bélico que, en definitiva, viene provocado por la UE, que ha actuado con manifiesta mala fe, intentando que Ucrania se incorporara a su bloque económico; por el imperialismo de Estados Unidos, que deseaba su entrada en la OTAN; y por el imperialismo de Rusia, que no piensa abandonar unos territorios que considera por historia suyos y aspira a recuperar la gloria del régimen zarista.

Dice Carlos Taibo en un artículo titulado “La OTAN, Rusia y Ucrania: una glosa impertinente” que “fanfarria retórica aparte, lo que los países occidentales –sus empresarios– buscan en la Europa oriental no es otra cosa que una mano de obra barata que explotar, materias primas razonablemente golosas y mercados moderadamente prometedores. En ese designio, por cierto, a menudo se han dado la mano con los oligarcas rusos y ucranianos, procedentes estos últimos en su mayoría –no es un dato que convenga sortear- del oriente del país. En la trastienda, y obligado estoy a anotarlo, Estados Unidos se mueve como pez en el agua: muy alejado del escenario de conflicto, la crisis de estas horas le viene como anillo al dedo para agudizar –no perdamos de vista esto último- los problemas de una Rusia que arrastra desde tiempo atrás una economía exangüe y para dividir una vez más a la UE, en un escenario en el que los imaginables desencuentros de esta con Moscú en lo que hace al gas natural y al petróleo afectan de forma menor a Washington. Claro es que en todo ello a la UE le toca pagar los desastres que nacen de su opción principal, que no ha sido otra que la de andar a rebufo de las imposiciones norteamericanas”.

La invasión rusa de Ucrania: una agresión imperialista

Y es en este contexto en el que Rusia se lanza a invadir el país vecino el pasado 24 de febrero. Lo hizo después de Putin profiriera un duro discurso de una hora, arremetiendo contra Occidente, el comunismo y todo lo que rompe con su visión de lo que debe ser la Gran Rusia neozarista. También aprovechó para justificar su “operación militar especial” en que pretende “desnazificar Ucrania”, pasando convenientemente por alto que sus políticas – impulsadas por su ideólogo de cabecera, Alexander Dugin – son de extrema derecha y que goza de buenas relaciones con partidos fascistas de Europa.

Haríamos mal en olvidar que Putin es en buena medida el resultado de políticas occidentales caracterizadas por la prepotencia y la agresividad. Aunque, ciertamente, a la hora de dar cuenta de la condición del presidente ruso pesan también factores internos propios de su país e inercias históricas de largo aliento, a duras penas entenderíamos que buena parte de la conducta de la Rusia putiniana es un intento de respuesta a la ignominia occidental. Principalmente por las promesas rotas de no expansión al Este que ya hemos mencionado. Pero también por la colaboración con EEUU que despuntó en el primer lustro de la presidencia de Yeltsin, dispuesto como estaba este a reírle las gracias a los caprichos e imposiciones de Washington y de Bruselas. Por ejemplo, en 2001 Putin – preocupado por la cuenta de resultados de los gigantes rusos del petróleo – apoyó la intervención militar norteamericana en Afganistán y guardó un silencio connivente, de nuevo lamentable, ante la que dos años después adquirió carta de naturaleza en Iraq. ¿Y cuál fue la respuesta estadounidense ante la complacencia con que Rusia obsequió al espasmo imperial de Washington en los orientes próximo y medio? Consistió en esencia en mantener los programas vinculados con el escudo antimisiles, en propiciar una nueva ampliación de la OTAN y en estimular las llamadas revoluciones de colores que auparon a gobiernos hostiles a Moscú en Georgia, Ucrania y Kirguizistán, y, en suma, en negar a Rusia cualquier trato comercial de privilegio.

Por otro lado, debe tenerse en cuenta que, pese a las apariencias, el escenario empeoró para Moscú en 2013-2014 al calor de las sucesivas crisis –el Maidán, la defenestración de Yanukóvich, Crimea, el Donbás – ucranianas. Aunque, ciertamente, Rusia incorporó Crimea a su federación y pasó a controlar una parte pequeña de la Ucrania oriental, en los hechos perdió las riendas del grueso del territorio ucraniano, que basculó claramente hacia Occidente. Putin ha entendido que, o actúa ahora por la fuerza, o nunca más recuperará su esfera de influencia sobre dicho territorio que, en su avaricia imperialista, considera suyo.

En definitiva, no cabe plantear el conflicto –como así pretenden algunos comunistas autoritarios nostálgicos– como un enfrentamiento entre dos bloques enfrentados ideológicamente. Se trata de una guerra entre dos bloques capitalistas que pelean por el control de los recursos de un territorio. Y, desde luego, no guarda ninguna relación con la desnazificación de Ucrania, así que mal haríamos en otorgarle la bandera del antifascismo a cualquiera de los dos bandos. Si fascistas los hay, sin duda, en muchos de los estamentos del poder ucraniano, también se hacen valer en la Rusia putiniana. Si, por decirlo de otra manera, a Putin no le falta razón cuando repudia el olvido, en el mejor de los casos, con que una parte de la sociedad ucraniana parece obsequiar a lo ocurrido entre 1941 y 1945, quien piense que de su lado, o del de sus aliados en Donetsk y en Lugansk, hay un proyecto antifascista, se encuentra terriblemente equivocado. Como dice Carlos Taibo, “lo que ha ganado terreno en la Rusia putiniana es un revoltijo lamentable de rancio nacionalismo de Estado, valores tradicionales, ortodoxias religiosas, oligarcas inmorales, lacerantes desigualdades, militarización, represión y… sana economía de mercado. No sé qué es lo que todo lo anterior tendrá que ver con el antifascismo. Más bien me da que por detrás de todas estas miserias están los arrebatos imperiales de siempre, en Washington, en Bruselas y en Moscú. En esas guerras sucias, como en algunas de las limpias, pierden siempre los pueblos”.

🏳️Resistencia a las guerras y lucha por la paz.

🇵🇹Milleiros de persoas desfilan en Lisboa polo 25 de abril

🏴🟣La Llaga – «Cuentos del domingo»📚

Lucía Sánchez Saornil
Publicado en Solidaridad Obrera, n.o 1108. 3 de noviembre de 1935.

aAquel día de descubrí el revés del mundo. Por primera tuve la visión de una cosa horrenda y monstruosa que es la injusticia social; metí los dedos en la llaga purulenta que es el reverso de esta supercivilización de que se ufanan los imbéciles.

samotraciaNo sé si devoradores es el adjetivo que puede dar una idea exacta de aquellos ojos, que ya comenzaban por devorarle la carita exangüe y pálida. Ojos azules, enormes, desmesuradamente abiertos, como acuciados del miedo de no abarcarlo todo; impacientes, recomidos de ansiedad, como si pretendieran destripar las cosas, descubrirles un doble fondo, una dimensión nueva.

Y subrayaban la inquietud de tales ojos unas manos nerviosas, terriblemente expresivas, que pergeñaban las ideas en el aire y un hablar rápido, seguro, de afirmaciones rotundas y preguntas definitivas.

¡Qué extraordinario aquel arrapiezo de apenas siete años, flaco y bonito —pero extrañamente bonito como una orquídea o una pantera—, inquieto y voraz, delirante y visionario!

Os aturdía con historias maravillosas.

—Oye, oye, oye…

Os cogía las manos, os las sacudía, os buscaba los ojos; y sólo hacía su relato cuando había conseguido inmovilizar vuestra atención. Entonces os contaba una asombrosa aventura corrida en compañía de Pipo, Pinocho o Jaime I, el jinete de bronce de la glorieta.

A veces os sorprendía con preguntas y observaciones desconcertantes. Pintaba yo cierto día un cuadro de naturaleza muerta en el que había unas flores. (He aquí el hilo que le ataba a mi cuarto: la pintura). El rapaz, todo ojos —se diría que miraba hasta por las pestañas— dijo de pronto y de una manera concluyente:

—Yo pintaría el olor.

—¿Cómo?— Le pregunté con un poco de zumba.

—Ah, no lo sé ahora; pero lo pintaría— afirmó categórico.

Era el séptimo de ocho hermanos. Vivía en un piso interior de la misma casa. Yo conocía algunas interioridades de su familia por la hermana mayor que venía de vez en cuando a ayudar a mi patrona a revisar la ropa. Sabía que el padre llevaba seis meses desocupado, que habían agotado el crédito y que si la casualidad  no acudía en su ayuda serían desahuciados no tardando mucho. Claro que todo esto no me quitaba el sueño, aunque fueran conmovedores los comentarios de mi patrona prodigados entre profundos suspiros. ¿Cómo iba uno a preocuparse por la historia de cada vecino? En el ático vivía una paralítica viuda con cinco hijos, todos ellos de la piel de Barrabás. En el tercero había un niño idiota, cuya madre se pasaba la vida lamentándose y llorando hasta haber enfermado de los ojos. En fin, historias a las que no podía uno prestar más que una relativa atención.

A cualquier hora del día se hubiera podido encontrar a Alberto en mi cuarto. Me era familiar como el gato o como el pájaro y acabé por no parar mientes en él, pero había, sobre todas, una hora en que no faltaba jamás: la de la comida.

Al principio me producía malestar su actitud. Solía colocarse en pie cerca de mí apoyando los brazos en la mesa y la barbilla en los brazos. Luego, sus grandes ojos claros viajaban continuamente del plato a mi boca y de mi boca al plato con una expresión indefinible. Alguna vez le hice partícipe de mi comida; más tarde me fui acostumbrando a no fijarme en él, hasta que, poco a poco, llegué a olvidarme totalmente de su presencia.

Este día, como de costumbre, estaba en mi cuarto cuando me sirvieron la mesa.

—Pocas ganas tengo.— dije a la sirviente, al sentarme.

—¡Cómo! ¿No tienes hambre?— Y los ojos azules me miraron con un asombro auténtico; más grandes, más abiertos que nunca.

Tomé un periódico y me puse a leerlo a la vez que comía distraídamente y con desgana.

paloma¡Caray, qué cosas! Un hombre muerto de hambre y de frío… ¿Era esto posible? Con el periódico en una mano y el tenedor en la otra, me quedé un instante abstraída masticando lentamente y pensando por primera vez en mi vida —no sin una gran turbación interna— en lo terrible que debía ser morir de hambre y de frío.

Hasta resultaba un poco inconcebible para mis dieciséis años enguantados en mimos y abundancia.

El chiquillo me miraba a la boca con un odio feroz, un odio de raíz animal, un odio acumulado de mil generaciones y arrasado de lágrimas. Tenía los puños apretados y apretada la boca, violentándose por tragar la saliva.

Me asusté. Me pareció que iba a saltar sobre mí, a golpearme, a morderme, y grité.

—¡Alberto!…

Y Alberto, rígido, con una voz rechinante, indefinible, me gritó a la cara:

—¿Por qué comes tú?… Luego echó a correr locamente, hipando de congoja.

Corrí tras él.

—¡Alberto, Alberto!… Sonó un portazo furioso y aún le oí correr escaleras abajo entre grandes sollozos y gritando con voz estrangulada: ¡Mamá, mamá!

Así fue como un día se me reveló el revés del mundo.

⛓El equipo legal de Julian se está preparando para luchar en múltiples frentes, comenzando por presentar nuevas alegaciones al Ministro del Interior antes del 18 de mayo. Si el Ministro del Interior aprueba la extradición, el equipo de Julian puede intentaría otros aspectos legales en los tribunales. 🏴Desde Arizona, en una entrevista online realizada por los compañeros y compañeras de CGT de la Federación Local de Valencia, entrevista a Noam Chomsky, anarcosindicalista, lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense, donde tratará distintas temáticas y analizará la sociedad actual. Acto que tuvo lugar en 2020 para abrir las XXII jornadas libertarias de CGT-Valencia.

Noticias sobre presos políticos en Rusia

rupresion

🇫🇷Más allá del bien y del mal🏴

(francesas, franceses, Puedo asegurar y aseguro que mis promesas semantendrán firmemente… hasta que haya sido elegido)

s un hecho conocido, que los anarquistas no presentan candidatos a las elecciones, abogan en general por la abstención, critican con audacia el aferrarse al voto (excepto el voto en blanco), denuncian el actual sistema de democracia representativa, critican con abundancia la forma de república …

Sin embargo, ¿son antiprimarias, enemigos acérrimos del derecho y del principio del sufragio, adversarios de la democracia y del concepto de representación, antirrepublicanos de baja estofa…?

¡Nada es menos cierto!

Elecciones, sí, ¡pero de verdad!

Mientras reconozcamos que la vida en sociedad es compleja, que no sabemos de todo y que no podemos participar en 150 juntas generales al día, tenemos que delegar. Y aún es mejor elegir a tus delegados a que te los impongan. Pero, una vez establecido eso, ¿podemos estar satisfechos con los sistemas electorales tal como existen hoy, aquí, allá y en otros lugares?

Elegir un Presidente de la República con casi todos los poderes a base de un cheque en blanco durante 5 años, ¿es eso realmente razonable? Y aunque las candidaturas son «libres», solo requieren el aval de 500 patrocinadores que sean cargos electos, que los medios de formación de opinión estén en manos de los capitalistas y que una campaña electoral cuesta «una locura de dinero» que los pobres nunca tendrán, está claro que la olla de barro tiene pocas posibilidades de ganar a la olla de hierro.

En estas condiciones, a no ser que seas un masoquista o un cómplice, o un pajillero, ¿por qué participar en este circo?

Los anarquistas se niegan a hacerlo y prefieren ACTUAR contra los amos del mundo en lugar de elegirlos. Lo que de ninguna manera significa que estén en contra del principio de elección. ¡Al contrario! Elegir representantes sobre la base de una igualdad real de oportunidades (igualdad de acceso a los medios de comunicación, financiación pública igualitaria de las campañas electorales, etc.), imponer mandatos imperativos sobre determinados asuntos de trascendencia, instituir un seguimiento permanente de los mandatarios con cese inmediato si … delegar poder solo si va acompañado de la existencia de pesos y contrapesos… es parte de su ADN. Como es parte de su ADN la conciencia de que elecciones de este tipo, salvo en las luchas, sólo pueden florecer durante y después de una revolución social que es obvio que no saldrá de las elecciones que los amos del mundo han tramado para nosotros. El capitalismo, es necesario convencerse de ello, no se suicida.

El derecho al voto, obviamente, pero ¿cómo?

Ni que decir tiene, y mejor aún diciéndolo, que un revolucionario, a no ser que desconozca la historia de las revoluciones o sea un tonto sin remedio experto en vivir en una isla desierta, no puede estar en contra del derecho al voto. Pero el derecho a votar y la forma en que se ejerce ese derecho son dos cosas diferentes. En China, Rusia, Malí, Irán…, hay elecciones. Y sin embargo… Y también en nuestro país. Y, sin embargo…, aunque sea menos malo que allí, ¿significa esto que debemos conformarnos con el derecho al voto sólo en la época menos mala? ¿Sería lo menos peor un horizonte insuperable en el reino de la «democracia» burguesa?

Sobre la abstención

Los anarquistas, partidarios de la lucha de clases y de las causas, se niegan a participar en la trampa del culo de las justas electorales en un régimen dictatorial o en la «democracia» burguesa. Pero su abstencionismo, a diferencia del de los pescadores, es revolucionario porque aboga por la acción en lugar de la elección. Y es pragmático, no religioso. En 1936, en España, la poderosa CNT anarcosindicalista (1,5 millones de miembros, más del tipo militante) pactó con el Frente Popular Republicano. Si ganan las elecciones y se comprometen a liberar a nuestros 30.000 militantes encarcelados, no llamaremos a votar, pero no haremos una campaña abstencionista. El Frente Popular ganó y nuestros prisioneros fueron liberados.

Democracia directa, democracia representativa, república…

Los anarquistas están considerados, con razón, fanáticos de la democracia directa.

Como «partidarios» de una descentralización total de los cuerpos y espacios de poder. Las fábricas a los que trabajan en ellas. La tierra a los que la trabajan. La ciudad a los que viven en ella. Curiosamente, la democracia directa no es del agrado de nuestros grandes «demócratas» de derecha e izquierda. Estas personas, que no son tontas, no han fijado juntas la prohibición del mandato imperativo en la Constitución. ¡Y estos son los mismos que se atreven a llamar a los anarquistas antidemócratas y antirrepublicanos! ¿Anti o demasiado democrático? ¿Anti o demasiado republicano? Porque sí, más democrático y más republicano que los anarquistas, es imposible.

¿Cómo, cuando uno se dice demócrata, puede estar en contra de la democracia directa y prohibir el mandato imperativo cuando sólo la democracia directa y el mandato imperativo son capaces de fundar una democracia verdaderamente representativa y una república verdaderamente republicana?
Hacer la pregunta, es responderla. Este pueblo es para la democracia y para la república lo que la música militar es para la música.

El federalismo libertario, estadio supremo de la democracia y la república

Se entenderá, el federalismo libertario internacionalista que combina la HORIZONTALIDAD y la VERTICALIDAD, la democracia directa y representativa, representa la etapa última de una democracia y de una verdadera república SOCIAL. No un sucedáneo de este eterno sueño de los condenados de la tierra.

Nuestra crítica a las caricaturas democráticas y republicanas que los dueños del mundo y los que aspiran a serlo quieren imponernos, con razón nos lleva a ser considerados enemigos de su “democracia” y de su “república”. Nuestra negativa a participar en su circo testimoniaría, según ellos, nuestro rechazo al principio de la democracia y el de la república. Es un juego limpio que los pequeños marqueses de una farsa de democracia y república, pisándoles los talones, sean cautelosos como la plaga de los descamisados que nos enorgullecemos de ser. Porque saben que seremos despiadados con ellos, como son despiadados con nosotros.

Gracias, pues, esperando que haya pasado el mensaje, sobre todo, de no votar por un anarquista… antes de la revolución social. E incluso después. Vota solo por ti. ¡Ni Dios, ni amo, ni anarquista! ¡Solo anarquía! Comunismo libertario, para abreviar.

Jean-Marc Raynaud

🔴⚫️No habrá paisaje después de la batalla

👎🏽El Gobierno de España traiciona al pueblo saharaui

🔴🟡🟣Mañana es 14 de abril🔴🟡🟣

Expansiones

Teresa Claramunt 1907

Letter L PNGleno mi corazón de fe, amor y esperanza, penetré en el campo de las ideas. Los primeros discursos que oí me convencieron de que sólo las almas muertas renuncian a la lucha.

Los anarquistas sin excepción se me aparecían como seres superiores y sólo bastaba que un individuo se nombrase anarquista para sin reparos tratarle como compañero querido.

Más tarde, algunos llamados anarquistas hiciéronme verter lágrimas de sangre; habían dudado de missentimientos anarquistas. Crispábanse mis nervios y se alteraba mi salud al recordar que pudiera haber quien dudara de mi sinceridad, de mis  entusiasmos en pro de la causa libertaria.

Pero anarquista por temperamento, el desengaño no pudo lograr adormecer mi entusiasmo como tristemente lo consigue en aquellos seres débiles que han desertado de la lucha. Al sentirme asediada por la chismografía de que me hacían objeto algunas personas que me habían sido amigos queridos, no pude nunca atribuir al ideal libertador semejantes defecciones humanas.

Los odios y las calumnias que pudieran verter la gente que compone la burguesía, la policía y la masa borreguna no podían perturbarme, reconociendo lógico, formaran alrededor de mi vida una leyenda odiosa. Yo combatía su orden, despreciaba su moral, me causaba risa el concepto que tenían de su honradez y hallaba criminal su religión: los odios pues de toda esa gente, mejor me complacían aunque en ciertos casos llegaran a morderme.

Pinsumisionero cuán distinta era la impresión que causaban en mí las acusaciones lanzadas por mis compañeros segura como estaba de que eran injustas. ¿Cómo es posible puedan dudar de mí, conocida mi enérgica actitud en todos los acontecimientos que he intervenido y firme mi entereza en los procesos en que me he visto envuelta junto con tantos y tantos compañeros? En esta y otras preguntas las lágrimas enrojecían mis ojos, yo necesitaba la amistad de mis compañeros y las pruebas de cariño que muchos me ofrecían devolvían la tranquilidad a mi corazón lacerado. Era débil; no podía andar sin las muletas del afecto personal; precisaba de algo que no me pertenecía, que era del dominio ajeno.

Transcurrieron los años y durante su curso me hice fuerte. La opinión de muchos hombres que han batallado en muchos campos me ha hecho comprender que es posible verse libre de la mordaz envidia y de los odios menores todo individuo que rompa el cerco de las costumbres vivientes.

He conseguido pues alejar de mi todas aquellas necesidades que no respondieran a mi propia voluntad. Me he desprendido de la roca a la que como otras viven aterradas la casi totalidad de las personas; sigo mi camino sin que me pare a estudiar mis pasos ni a volver la vista atrás. Llamo compañero al individuo no por el meo hecho de llamarse anarquista sino al que comparta conmigo la labor que yo realizo y participa de iguales entusiasmos.

Cuando algunos de mis amigos me comunican que hay quien pretende hacerme el vacío, prorrumpo sonora carcajada porque su pretensión es vana y ridícula siendo así que yo me basto y lleno. Y si la seriedad de otros les empuja a legislar mis acciones y constituyéndose en jueces, juzgan y sentencian «por lo dicho me han dicho», con un solo gesto de aquellos que reservo para los parásitos de toga o de bastón orlado, dejo reprochada su inconsecuencia.

Amo con todo mi ser la lucha y para ella me siento fuerte, desprendida de todo ese falso sentimentalismo que debilita las energías individuales.

He arrojado muy lejos las muletas morales. ¡Hurra, pues, por la Anarquía!

estadolaico2

🏴Cruz Negra Anarquista – Moscú🏴

Actualizado hasta marzo 2022

Elaborado por Редакция el 9 de marzo, 2022 – 15:22

La guerra en Ucrania ha aumentado el nivel de represión en Rusia, pero todavía no hay ningún nuevo proceso penal contra activistas anarquistas o antifascistas. En esta nueva situación excepcional, estamos canalizando algunos de nuestros recursos a las necesidades humanitarias que van más allá de nuestro enfoque estrecho habitual de apoyar a anarquistas y antifascistas reprimidos.

En la imagen: acción de activistas del Bloque de Izquierdas contra la FSB.

Muchos han sido arrestados en manifestaciones y multados, o condenados a una pena de prisión inmediata de 15 días. Pueden presentar cargos más graves en cualquier momento. Pero hasta entonces, estamos siguiendo a los anarquistas y antifascistas que ya han estaban siendo reprimidos antes de la guerra.

Con respecto a estas acciones, según la página возбудили: Anton Zhuchkov y Vladimir Sergeev fueron detenidos en la plaza Pushkin, donde se celebraban acciones contra la guerra. Sus familiares han perdido el contacto con ellos, y sólo fueron encontrados el 12 de marzo en el hospital del Instituto de Investigación Médica de Emergencia Sklifosovsky.

En la noche del 6 de marzo, el foro público anónimo de VKontakte «Gente educada / Guerra» publicó un mensaje con fotos y vídeo: «Dos ciudadanos fueron detenidos en la calle Pushkinskaya (cerca de McDonald’s)«.

Pero las buenas noticias primero.

Anarquistas de Chelyabinsk liberados

insumisionEsto ya es una noticia antigua, pero el 24 de noviembre el tribunal de apelación revocó la sentencia de dos anarquistas de Chelyabinsk, Anastasia Safonova y Dmitry Tsibukovski, que fueron condenados a penas de prisión de 2 y 2,5 años respectivamente por «gamberrismo», después de colgar una bandera con el texto «FSB es el principal terrorista«. Su caso penal fue devuelto al tribunal local, por lo que es posible una nueva sentencia. No es frecuente que las sentencias políticas en Rusia sean revocadas a través de una apelación. Hasta el nuevo proceso, Safonova y Tsibukovski están bajo varias restricciones.

Ruslam Gatamov condenado a trabajos comunitarios

Otra noticia antigua, el 27 de octubre el anarquista de Vologda Ruslan Gatamov fue condenado a 300 horas de trabajo comunitario por lanzar un cóctel molotov contra la pared de la oficina del partido gobernante Rusia Unida en octubre de 2019. Este fue ya el segundo golpe de suerte para Gatamov, ya que anteriormente fue acusado de luchar contra la policía durante las protestas medioambientales en Shies, en la región de Arkhangel, pero los cargos fueron retirados en el tribunal. Sin embargo, las autoridades no dejan a Gatamov en paz, ya que el 9 de febrero fue interrogado sobre otro caso penal, del que se le ha prohibido hablar con una orden de mordaza. Sin embargo, ha declarado que no tiene nada que ver con este supuesto caso.

Y ahora las malas noticias

El fiscal exige cuatro años más de prisión para Nikita Uvarov

El 10 de febrero, el anarquista Nikita Uvarov de Kansk (Siberia) recibió una drástica sentencia de 5 años por cargos relacionados con terrorismo, mientras que otros dos acusados sólo recibieron sentencias condicionales. Pero incluso esto no fue suficiente – el 25 de febrero el fiscal exigió aumentar la sentencia de Uvarov a 9 años. Uvarov ha apelado contra la sentencia.

Las noticias sobre el caso de los adolescentes de Kansk han sido un poco engañosas. Los medios de comunicación empezaron a llamar al caso «caso Minecraft», ya que parte del material incluía a los adolescentes (Uvarov y otros acusados tenían 14 años durante los supuestos «crímenes») hablando de volar un edificio del FSB en Minecraft. Pero, a pesar de que estas discusiones están implicadas en los materiales del caso, no fueron una parte destacada de los cargos. La razón principal por la que Uvarov y sus amigos fueron acusados fue porque eran anarquistas, y también por la fabricación de algunos pequeños explosivos, que es un pasatiempo bastante habitual para los adolescentes.

En este vídeo se puede ver a Uvarov preparándose para su último día en el tribunal, y su posible encarcelamiento inmediato.

En este vídeo, una breve entrevista a Nikita tras su sentencia en la que cuenta cómo fue golpeado y estrangulado por los agentes del FSB tras su detención.

Puedes escribir cartas de apoyo a Nikita a la dirección

Nikita Andreevich Uvarov, 2005 g.r.
FKU SIZO-5 GUFSIN ROSSII po Krasnoyarskomu Krayu
ul. Kaytymskaya d. 122 Krasno yarskiy Kray g. Kansk
663600 Rusia

Es necesario escribir en ruso. Para ello, puede utilizar DeepL Translate, LibreTranslate u otros servicios de traducción automática.

Apoyo a los activitas reprimidos por una acto contra el FSB

Ruslan Abasov y Lev Skoryakin son activistas del Bloque de Izquierda, una organización de unidad de la izquierda que agrupa a activistas anarquistas y comunistas. Se les acusa de una acción contra el servicio secreto FSB, consistente en una visita el edificio del FSB en la calle Ivana Babushkina de Moscú, donde colgaron una pancarta «¡Feliz día del chekista!«, lanzado una pancarta al patio del edificio. Se les acusa de «gamberrismo premetidado y uso de armas» y «vandalismo«, lo que significa que pueden ser encarcelados hasta 7 años.

Lev Skoryakin es un activista de larga trayectoria con varias detenciones anteriores, en junio de 2020 fue detenido y golpeado por un intento de colgar una pancarta «Justicia para Floyd» en la embajada de Estados Unidos en Moscú.

Abasov y Skoryakin están ahora recluidos en la infame prisión de Butyrka de Moscú, puedes enviarles un correo de apoyo:

Ruslan Faridpashaevich Abasov 2002 g.r.
SIZO-2 Butyrka, ulitsa Novoslobodskaya dom 45
127055 Moscú Rusia

Lev Vitalevich Skoryakin
SIZO-2 Butyrka, ulitsa Novoslobodskaya dom 45
127055 Moscú Rusia

Es necesario escribir en ruso. Para ello, puedes utilizar DeepL Translate, LibreTranslate u otros servicios de traducción automática.

Solidaridad con Evgeny Karakashev, ambientalista anarquista de Crimea

Evgeny Karakashev es un anarquista y activista ambiental, que se quedó en Crimea después de la ocupación rusa en 2014, y continuó luchando. Sus actividades para preservar el medio ambiente contra proyectos turísticos, así como actividades contra la brutalidad policial molestaron a las autoridades, y algunos años después de la toma encontraron un pretexto para encerrarlo.

Eventualmente, la policía dejó un viejo post en las redes sociales de Evgeny de 2014, donde aparecía una entrevista de un pequeño grupo insurgente de partisanos Primorsky, que emprendió una corta guerra contra la policía local en el extremo este ruso en 2010 (puedes leer más sobre este grupo, que no tenía ideología clara, pero algunas conexiones pasadas a los bolcheviques-nacionalistas aquí).

Este post, y también algunos comentarios en un chat grupal, fueron un pretexto para enviarlo a 6 años de prisión de acuerdo con el Apartado 2 del art. 205.2 del código criminal ruso (reclamaciones públicas por terrorismo). Evgeny no se ha arrepentido en la cárcel, y como resultado ha sido enviado a una prisión tipo EPKT (Unitary Jail-Like Building). Este tipo de prisión fue diseñado especialmente en los años 80 para romper la resistencia carcelaria en Rusia. La primera prisión de EPKT fue la conocida “White Swan” en Solikamsk, que hoy en día es una prisión aún más extrema para los condenados a cadena perpetua. Muchos presos políticos están furiosos por estas unidades de aislamiento.

Pero las condiciones de Evgeny tampoco son suaves, por ejemplo, sólo se le permite una visita corta cada 6 meses. Está escribiendo un blog en ruso sobre su experiencia de prisión en 7×7 diario.

Escribir correo de apoyo a Evgeny:

Address: 361424, Kabardino-Balkariya, Chegemskij rayon, p. Kamenka, ul. D.A Mizieva, 1, FKU IK-1, Russia, Karakashev Evgeni Vitalevich, 1978 g.r

Es necesario escribir en ruso. Para ello, puedes utilizar DeepL Translate, LibreTranslate u otros servicios de traducción automática.

90px-Anarchist black cross logo.svg.pngPara apoyar a los prisioneros en Rusia

Puedes encontrar las direcciones de contacto de todos los prisioneros en Rusia que apoyamos aquí. E instrucciones como donar aquí. Si deseas hacer una donación a un prisionero o caso en particular, por favor contáctenos de antemano para asegurarse de que los partidarios del prisionero o el caso están recolectando donaciones.

Nuestros datos de contacto están aquí.

A %d blogueros les gusta esto: