🏴¡Las victorias del futuro florecerán de las luchas del pasado! ¡Viva la Comuna de París!🏴

EEste año se celebra el 150 aniversario de la primera revolución social moderna en la gloriosa historia de la lucha de los pueblos oprimidos, la Comuna de París de 1871. Durante 72 días, los proletarios de la ciudad de París reorganizaron las relaciones sociales en términos de democracia directa, hacia la dirección de la igualdad económica, la ayuda mutua y la libertad política.

paris_communestatementeng2.png

La crisis capitalista estructural de 1866 y la carrera de poder de los Estados habían exacerbado los antagonismos de clase y las rivalidades transnacionales. La guerra prusiano-austriaca de 1866 dejó abierta la cuestión de la no devolución de los territorios reclamados por el Segundo Imperio francés. El 19 de julio de 1870 Francia declaró la guerra a Prusia y el 2 de agosto la invadió. Las tropas francesas fueron derrotadas, el Segundo Imperio Francés se derrumbó y el ejército prusiano llegó hasta las afueras de París.

La burguesía francesa formó entonces un gobierno de unidad nacional y capituló ante los prusianos el 26 de febrero de 1871, entregando territorios y fortalezas. El armisticio estipulaba que, en un plazo de 8 días, debía elegirse una Asamblea Nacional para decidir sobre las cuestiones de la guerra y la paz. Las condiciones económicas de la capitulación fueron especialmente insoportables para el pueblo francés.

El 18 de marzo de 1871, Thiers envió a sus tropas a los barrios populares de París para arrebatarles los cañones de la colina de Montmartre, cañones que pertenecían a la Guardia Nacional y que fueron financiados por suscripción pública durante el asedio de la ciudad por los prusianos. Este intento fracasó notablemente gracias a las mujeres de París. Las mujeres del Comité de Seguridad del Distrito 18, entre las que se encontraba Louise Michel, convencieron y organizaron a los Guardias Nacionales, formados principalmente por obreros. El pueblo de París se rebeló. La Guardia Nacional no entregó sus armas. Entonces estalló una guerra entre la clase obrera y el gobierno burgués, que entonces, atemorizado, trasladó su sede a Versalles.

Asqueado por el armisticio, a pesar de los sacrificios realizados, y sintiéndose traicionado por la burguesía, el pueblo de París funda un poder que rivaliza con el del gobierno provisional: el 26 de marzo se elige la Comuna. Por un lado, el gobierno provisional encarnaba un poder burgués que deseaba preservar el orden social; por otro lado, la Comuna, que izó su propia bandera de la Comuna sobre el ayuntamiento, quería encarnar un poder popular que deseaba cambiar la sociedad.

Entre los miembros elegidos de la Comuna de París, había una alta proporción de trabajadores (la burguesía se había abstenido mayoritariamente de votar por consejo de Thiers). Fue especialmente importante la contribución de los núcleos políticos organizados en su seno, cuyas acciones estaban encaminadas a reforzar el carácter revolucionario de la revolución. Los miembros blanquistas, proudhonistas, marxistas y anarquistas de la Primera Internacional actuaron en este sentido. Aunque fue una empresa revolucionaria de corta duración, la Comuna de París logró avances muy importantes, sin precedentes para su época, rupturas que luego se convertirían en temas y objetivos clave de las revoluciones sociales posteriores. La Comuna de París fue el arquetipo de la estructura organizativa política de la sociedad posrevolucionaria, actuando como catalizador en la formación y desarrollo de la corriente política del comunismo anarquista.

La Comuna de París era un órgano de trabajo que combinaba en sí mismo el poder legislativo y el ejecutivo. Pasó a abolir el ejército regular y lo sustituyó por el pueblo armado, hizo revocables los cargos de los funcionarios electos en los puestos administrativos y los funcionarios judiciales, pero también se propuso incautar las fábricas cerradas o abandonadas por los capitalistas, para entregarlas a los trabajadores, y la Comuna de París procedió a unir las cooperativas obreras de producción industrial y artesanal. Además, la Comuna separó a la Iglesia de la vida política, socializó las haciendas y las escuelas de la Iglesia para introducir la educación gratuita y la desvinculación educativa de la Iglesia, eligió a individuos de diferentes geografías en los ejecutivos de la Comuna en nombre del internacionalismo, prohibió el trabajo nocturno para los trabajadores de la panadería, se aplazaron tres meses de alquiler y se cancelaron los intereses de demora. Mientras tanto, las mujeres formaron clubes políticos autónomos.

No fetichizamos las medidas particulares tomadas por la Comuna, ni las estructuras creadas por ella. La clase obrera estaba improvisando en circunstancias de emergencia, aprendiendo sobre la marcha, y algunas instituciones eran resabios del antiguo gobierno más que recién creadas. En cambio, celebramos el espíritu igualitario de la Comuna y la actitud democrática radical que adoptó, que no se limitó a la política sino que se extendió a la vida económica. Los trabajadores en el poder iniciaron una transformación social fundamental, pero la oportunidad de terminar esta transformación no se produjo.

Desgraciadamente, la relación de fuerzas era especialmente desigual. Sólo había unas 40.000 personas en armas de la Federación de la Guardia Nacional de París, con armas de baja calidad, y fueron llamadas a enfrentarse a hasta 170.000 soldados bien armados y asistidos por unidades de artillería pesada. Temiendo el triunfo de la revolución social, el gobierno burgués francés, dirigido por Adolphe Thiers, y de acuerdo con Otto von Bismarck, canciller de Prusia, coordinó la represión de la Comuna de París. El 21 de mayo de 1871, las tropas del gobierno de Versalles entraron en París. Siguieron ocho días de feroces y sangrientas batallas. El 28 de mayo de 1871, a las 14:00 horas, la última barricada de la calle Ramponeau, en Belleville, cayó en manos del enemigo. Los comuneros lucharon heroicamente para defender la libertad hasta el final, en todas las calles y callejones de París.

El balance de la derrota de la Comuna de París fue especialmente duro: al menos 20.000 comuneros -hombres, mujeres y niños- murieron, siendo más los masacrados en las secuelas que los muertos en los combates. Unos 45.000 fueron detenidos. Al menos 3.000 murieron en centros de detención, en las galeras-prisión, en colonias penales o en el exilio. El 1 de julio de 1871, 3.859 comuneros fueron exiliados a Nueva Caledonia. Entre ellos, la maestra Louise Michel, que se convertiría entonces en una de las mayores defensoras del anarquismo revolucionario, y los hermanos Reclus, que participaron activamente en el establecimiento de la Comuna. Los tribunales militares obligaron a unos 3.500 comuneros a no volver nunca a Francia.

Tras la derrota de la Comuna de París, Eugene Pottier escribió la letra del mundialmente conocido himno de la clase obrera, “La Internacional”. El principal mensaje de la Comuna de París y del himno de la Internacional es que el poder de los trabajadores reside en la solidaridad de clase y el internacionalismo. Sólo confiando en nuestras fuerzas colectivas y en la ayuda mutua podremos liberarnos de las cadenas de la explotación y la opresión estatal y capitalista. La unidad nacional es una palanca de compromiso de clase para la clase obrera y un arma ideológica de la burguesía, utilizada con el fin de persuadir a las capas sociales subyugadas para que sirvan a los intereses de la clase dominante, ya sea obteniendo su consentimiento o llevándolas a los mataderos de las guerras entre Estados. Esta conclusión fue llevada a cabo por la Comuna, superando la “unidad nacional” en beneficio de la unidad de clase y del internacionalismo. No hay otro camino para la emancipación de los oprimidos y explotados.

Los “amos” no están dispuestos a entregar los privilegios materiales asegurados por su poder económico y político, las instituciones, la ideología, los mecanismos y la violencia que lo sostienen, sin una revolución social. Por eso la clase burguesa siempre empapa de sangre todo intento de cambio social radical, todo intento revolucionario que desafíe su poder y aspire a derrocarlo. Las transformaciones sociales revolucionarias sólo se realizan mediante la lucha de las clases oprimidas y explotadas. Estamos obligados a recorrer este camino. La burguesía no nos deja otra opción.

Pero no vamos a luchar por los intereses de los capitalistas, no vamos a tomar las armas y apuntarlas contra los proletarios de otros países, porque tenemos más en común que lo que nos divide. Tenemos intereses de clase y tareas históricas comunes. Unámonos, pues, con estrechas relaciones de solidaridad de clase y de internacionalismo revolucionario, en la dirección de la revolución social mundial y del comunismo libertario.

¡Las victorias del futuro florecerán de las luchas del pasado!
¡Honor eterno a los que dieron su vida por el objetivo universal de la revolución social!
¡Viva la Comuna de París! ¡Viva el anarquismo!
Pueblos oprimidos y explotados de todo el mundo, ¡organicémonos y unámonos para sacudir el yugo estatal y capitalista!

🏴Miguel Bakunin: La Comuna de París y la noción de Estado

⚫️🟣LOUISE MICHEL LA LIABA PARDA. Feminista, anarquista y fiel defensora de LA COMUNA DE PARÍS

 

🏴Semana Internacional de Solidaridad con Anarquistas Prisionerxs⛓

hhay una mentira fundamental en la sociedad capitalista, una promesa que nunca se hace realidad; la promesa de la libertad: sólo debes trabajar duro. Y cada vez que tropezamos con una nueva crisis del capitalismo, ésta se hace visible.

Algunos dicen que el Covid-19 es una crisis sanitaria. ¡Pero no lo es! El Covid-19 es otra crisis causada por el capitalismo y su afán de más riqueza y crecimiento. La contaminación de la tierra fértil a través de la agricultura industrial, el robo del hábitat para los seres humanos y los animales salvajes mediante políticas de extracción que convierten los bosques prósperos en desiertos; es la locura del capitalismo la que empuja a la humanidad hacia nuevas fronteras donde nos esperan más virus.

Este año trajo más injusticia social y económica, más sufrimiento, pero también más lucha. La gente se rebeló contra el sistema capitalista y los regímenes autoritarios. La gente luchó por su libertad y contra la explotación. La gente hizo huelgas en las fábricas y se levantó en las cárceles contra la política autoritaria y orientada al beneficio.

Fue un año duro y aún queda más por venir. En estos tiempos necesitamos más que nunca de solidaridad, tanto en la vida cotidiana como en nuestros barrios y comunidades. Tampoco debemos olvidar a nuestrxs compañerxs en prisión, que luchan por la libertad y la igualdad. Ellxs viven momentos difíciles en este momento, pues la pandemia aísla aún más a las personas en prisión.

Por eso, este año, volvemos a convocar la Semana Internacional de Solidaridad con los Presxs Anarquistas.

Captura de pantalla de 2021-08-30 11-23-45

Realiza alguna acción de solidaridad,  cuelga una pancarta, organiza un acto de escritura de cartas a les presxs o proyecta una película, informa sobre lxs que están en las cárceles y hazles saber que no están solxs y olvidadxs.Envíanos una foto, un texto breve, y/o un vídeo de tu acto o acción, un programa de radio: tu creatividad no tiene límites.

Recordemos a lxs que lucharon contra esta injusticia y pagaron con sus vidas. 

No olvidemos a lxs que están en la cárcel y continúan su lucha.

¡Seguid luchando!

Actualización del listado internacional de presxs anarquistas

🇪🇭80 NIÑOS palestinos ASESINADOS por Israel en 2021

🇵🇪Perú: movimientos sociales denuncian golpe contra Castillo en proceso

🟣El mural feminista de Ciudad Lineal luce de nuevo su mejor cara

🇨🇿La influencia anarquista en constituyente en Chile.🏴

Análisis con ojos ácratas

Pelao Carvallo 14.06.2021

EsAnarquismo sin adjetivos - Wikipedia, la enciclopedia librete análisis es sobre la influencia anarquista en el proceso constituyente que se desarrolla actualmente en Chile. No es la única influencia en ese proceso. Hay otras, muchas, influencias, como la del feminismo que logró que la elección fuese paritaria, por ejemplo. Es una aproximación a un proceso en el cual hay muchas influencias en juego y algunas de esas influencias son producto del ejercicio libertario revolucionario.

La Influencia

EEl proceso constituyente parte como una respuesta de la élite para reencausar el proceso revolucionario iniciado en octubre de 2019 por la acción directa noviolenta de estudiantes secundarios y secundarias que se manifiestan contra el alza del transporte público, dicha acción era el saltar los torniquetes de pago del metro. La respuesta inicial del gobierno a esas acciones directas noviolentas es la represión, lo que fue claramente insuficiente puesto que esas acciones directas fueron replicadas y amplificadas por todo tipo de población. No sólo la represión fracasó, sino que medidas represivas como la de cerrar el metro ayudaron a masificar la protesta y a solidarizar en lo práctico con lxs secundarios. La noche del 18 de octubre de 2019 la situación llegó al punto en el cual la prensa del orden debió describir lo que pasaba como “estallido” o “revuelta”, dando cuenta del inicio concreto de un proceso revolucionario. Las tácticas de acción directa noviolenta de evasión individual y masiva al pago del transporte, el boicot masivo a un sistema de transporte masivo que trata a los habitantes de la ciudad como materia prima de una industria extractivista, el rechazo a la represión como forma de solucionar la queja social ante el extractivismo del transporte público, todo eso había sido parte del accionar anarquista desde el origen del sistema de transporte llamado Transantiago, en 2007. Las estudiantes secundarias que iniciaron la revuelta saltando torniquetes tenían anarquistas entre ellas. No eran las únicas, ni la mayoría, pero allí estaban, saltando los torniquetes. Cuando la ciudad y el país amanecieron rebeldes, revolucionarios y con la represión uniformada encima el anarquismo local dio respuesta inmediata amplificando la revuelta a partir de barricadas, caceroleos y las primeras construcciones de cabildos y asambleas barriales o gremiales autogestionadas. Porque, no olvidemos, las primeras asambleas y los primeros cabildos surgieron detrás de las barricadas y no al revés. En esas barricadas, en esas asambleas, las anarquistas no eran la mayoría, ni las únicas, pero ahí estaban. Tan presente estaban que las primeras semanas y meses, cuando el Orden quería acusar genéricamente a alguien, buscando un culpable, mencionaba directamente al anarquismo.

CHL orthographic (+all claims).svgEl proceso constituyente lo inician en el Congreso chileno como una forma negociada para reencausar una situación que para el Orden iba directo al caos y a la nada, es decir a perder sus millones [1]. El hecho fundamental es que la élite política dio prioridad a un tema que era secundario o terciario para la revuelta porque las demandas y rabias no estaban enfocadas en la constitución sino en la vida: en defenderla de una represión letal (al menos 34 muertes entre octubre y marzo y más de 350 con traumas o mutilaciones oculares) y de defenderla del neoliberalismo consumista y su política de premio y castigo (si te portas bien no hay desabastecimiento, si te portas mal hay desabastecimiento era la práctica ese primer momento; barrios privilegiados abastecidos, barrios rebeldes y pobres desabastecidos, que lo hubiesen pasado peor sí no es por la existencia y permanencia de las ferias libres). El tema constitucional fue puesto en prensa con show, con intervención municipal y gremial (¿se acuerdan de los cabildos constituyentes?) con el objetivo de reducir la importancia de todos los otros temas. El cambio de constitución sí era una demanda, pero no la principal ni la única. Trataron de volverla la principal y la única pero no pudieron. La revuelta y las protestas continuaron, con marchas y megamarchas hasta marzo de 2020, momento en el cual el gobierno respiró aliviado pensando que la pandemia había venido a salvarle la vida. La presencia y acción anarquista es inseparable de la revuelta, el proceso constituyente nace de la revuelta, tanto como continuidad y como freno a ese proceso revolucionario [2].

La influencia social del anarquismo en el proceso constituyente se muestra en el incremento de las posibilidades técnicas electorales de las candidaturas independientes, quienes pudieron ir en listas, cosa reservada hasta ese entonces a los partidos políticos. Fue una forma de reconocimiento del peso del apartidismo y antipartidismo ambiente y al mismo tiempo una forma de reconducir la rebelión antipartidista al sistema electoral, para ello no sólo se permitió las listas de independientes, sino que el motor de las listas partidistas fue la incorporación de independientes en ellas.

El apartidismo y antipartidismo en la región chilena, desde los tempranos años ’90 del siglo pasado fue impulsado por el anarquismo. El antipartidismo de la derecha, una de sus bases ideológicas durante la dictadura pinochetista fue acallado, dejado de lado, pospuesto cuando la administración de la transición quedó en manos de los partidos, en especial de los partidos de derecha. No olvidemos que la UDI, nacida en dictadura para apoyar a Pinochet en el plebiscito de 1988, es la sigla de Unión Demócrata Independiente. Independiente respecto a los partidos. Ese apartidismo, ese “independentismo apolítico” ya no sirvió en la transición y fue abandonado por la derecha.

En cambio, el anarquismo, con base en la experiencia social de los partidos como herramientas para el control durante la transición chilena, expresada en el control partidario de todas las organizaciones sociales existentes, desde juntas de vecinos, sindicatos a organizaciones estudiantiles, va desarrollando un eficiente antipartidismo rebelde que llama a la autogestión, autonomía y acción directa de las organizaciones sociales en sus luchas. La nefasta actuación de los partidos en las luchas de los mineros del carbón [1996] y en las demandas de lxs estudiantes secundarixs y universitarixs son ejemplo de esta vivencia social.

La primera respuesta reconocida mediáticamente a esta construcción apartidista en la que el anarquismo tuvo algo que ver es la creación de la ACES (Asamblea coordinadora de Estudiantes Secundarios de Santiago) en el año 2000 y que en el 2001 realiza la primera protesta social exitosa contra el modelo transicional binominal neoliberal: el mochilazo. De ese momento, en adelante, el apartidismo y el antipartidismo ácrata va volviéndose sentido común en los pueblos que habitan Chile, ayudado por la inutilidad práctica de gobiernos de partidos políticos, en especial en la última década. Este apartidismo se impuso en los dos eventos electorales del proceso constituyente, junto al antielectoralismo.

El antielectoralismo anarquista viene de su opción por formas de participación política no jerarquizantes, no elitistas, no discriminadoras, no competitivas, que se basen en formas colaborativas, integradoras, que fomenten la creatividad, la libre expresión y las capacidades que toda persona y colectivo social tienen para entender sobre los asuntos que les afectan. Por ello frente al voto, al sistema electoral, el anarquismo propone la toma de decisiones por consenso, una técnica compleja, que requiere cierta práctica y que garantiza la plena participación social tanto en la toma de  decisiones como en los resultados de esas decisiones. El antielectoralismo anarquista es estratégico, forma parte de una propuesta concreta: queremos decidir, no votar. Ese antielectoralismo viene tiñendo el escenario político chileno
desde hace décadas, ayudado por gobiernos transicionales que fueron dejando claro que en las votaciones no se decidía nada que no se hubiese resuelto ya en la “cocina”.

Esto lo fuAnarquismo - YouTubee dejando claro la disminución notable de inscripciones en el sistema electoral mientras la ley obligaba a votar (bajo pena de multa) pero no a inscribirse. Como el sistema electoral ha desechado sin ningún pudor el que pueda ser declarado ilegítimo por baja participación, se rindió ante el antielectoralismo mayoritario y declaró el voto no obligatorio[Del voto obligatorio con inscripción voluntaria se pasó en 2012 a la inscripción obligatoria (automática) y al voto voluntario por presión antielectoral (la gente dejó de inscribirse)]. Esto sinceró una situación y al mismo tiempo les permitió a los partidos mejorar su marketing electoral puesto que el electorado se volvió un público pequeño y cautivo. Para solucionar la sensación de envejecimiento electoral que provocaba la masiva no inscripción electoral y, al mismo tiempo, captar a los nuevo s liderazgos políticos surgidos en las luchas estudiantiles de la década de 2010 es que se implementó el sistema D’Hont [ 2015: fin del binominalismo pinochetista que sostuvo la transición e implementación del sistema electoral D’Hont con el objeto de sumar díscolxs y frenar el antielectoralismo y antipartidismo.] que abrió el parlamento, cerrado hasta ese momento por el binominalismo pinochetista, a partidos jóvenes de jóvenes ansiosos por ser parte de la “cocina”. Esos nuevos liderazgos y partidos no lograron frenar el antilectoralismo, hecho que fue patente en el plebiscito de octubre de 2020 en el cual, pese a lo motivante políticamente de la consulta (la posibilidad de deshacerse de la constitución de Pinochet) apenas poco más de la mitad de la población habilitada a votar, votó efectivamente. Para la elección de las personas constituyentes de hace unos días, ese porcentaje bajó a menos de la mitad.

La pregunta de por qué sí es que bajó la participación electoral esos días como pudo ganar la oposición parlamentaria y las listas más radicales de independientes, tiene una respuesta que da más profundidad a la influencia anarquista, Para ello es importante recordar que el anarquismo en Chile llamó en general a no votar o solo a votar para constituyente  por quienes aseguraran convertir la constituyente en un espacio de amplificación de la revuelta. El discurso de cierta derecha diciendo que su derrota electoral se debe a que buena parte de la derecha no votó es errada, errada por interés. La derecha no solo fue derrotada, sino que desapareció electoralmente porque sus votantes no votaron por ella, no es que no fueran a votar. La participación electoral [Octubre 2020 (inicialmente abril): Plebiscito de apertura 51% participación. Mayo 2021 Elección de Constituyentes: 42% de participación. Comparar con Presidencial 2017 (Segunda Vuelta): 49% de participación y Presidencial 2013 (Segunda Vuelta): 42% de participación. Misma participación mayor cantidad de personas.] del 15 y 16 de mayo fue menor que la del plebiscito de octubre, pero no menor que lo habitual. Entonces, hubo un desplazamiento electoral hacia la izquierda que refleja la situación social política de las mayorías en Chile que, influenciadas por el anarquismo, empujan todo el abanico político, incluyendo el electoral, comprimiendo a las derechas.

La lista del pueblo como ejemplo de esta influencia

PViralízalo / Anarquismoara profundizar usaré como ejemplo a la Lista del Pueblo. Conocen su historia desde que está de moda-y por ello esta historia ha sido contada y recontada hasta en los medios más de Orden en Chile. Mucha gente votó esta lista porque la identifica con ciertas ideas y propuestas anarquistas que le hacen sentido común. Lo primero: fue una lista que logró elegir constituyentes a personas que no son profesionales políticos, que no son (en general) militantes políticos, que cualquiera puede decir con certeza “es como nosotras”, una lista que reconoce que cualquier persona está capacitada para ejercer un rol administrativo/representativo en la sociedad y llevó eso como su particularidad electoral. El anarquismo propone en general que las funciones políticas y administrativas, de haberlas, sean rotativas porque toda persona tiene tanto esa capacidad como esa responsabilidad social.  El electorado votó por esa idea: que todas y todos sabemos.

Por otro lado, tiene hasta el momento un fuerte distanciamiento con el Frente Amplio, el PC y en general toda la oposición a la que acusa, de acuerdo a los hechos, de ser parte del Orden y haber negociado con la derecha el proceso constituyente a cambio de la ley antibarricadas y de mantener en la cárcel a los y las presas políticas del proceso revolucionario chileno incorporando un claro a/antipartidismo en su discurso, traduciendo así, en sus términos, una posición anarquista muy clara desde octubre de 2019. Además, llevaron  una campaña con un enfoque autogestionario (que, claro, puede deberse más a las circunstancias que a una orientación ideológica). Tienen una fuerte posición antirrepresiva, pero no alcanza a ser antimilitarista, al menos hasta el momento no se nota. Las orientaciones y propuestas anarquistas les han influenciado en algunas formas de hacer y en algunas de sus proposiciones. Como ejemplo es suficiente, es una lista electoral y ese es su límite, no hay un imaginario antiestatista allí, ni soñar con que aprovechen la constituyente para proponer la confederación de autonomías de la región chilena.

La inevitabilidad de la influencia anarquista.

Todo lo anterior ya describe la inevitabilidad de esta influencia anarquista en el proceso constituyente. Cualquier persona puede hacer el ejercicio de rastrear el anarquismo entre sus contactos y verá que cada habitante de Chile hoy, al menos en su segundo o tercer círculo de relaciones, tiene de contacto a una persona anarquista, lo que es similar, no igual, al peso relativo de todos los partidos políticos en chile (538.497 personas inscritas en partidos políticas para 19.100.000 habitantes ), ese dato nos ilustra de la presencia anarquista en Chile.

https://eulaliobe.files.wordpress.com/2021/08/f2c6b-anarquistas-grupo.jpgEl anarquismo en Chile viene actuando desde antes de octubre de 2019 como una mayoría activa, conformada por quienes actúan anárquicamente en lo social/político y no estrictamente por quienes se declaran anarquistas, en contraposición a la minoría activa de la que habla Moscovicci, una mayoría activa que tiene presencia, reconocimiento,
influencia, que es una representación social establecida que habla de cierta capacidad de acción y compromiso, con ideas fuerzas que se contrastan positivamente con los hechos. Una mayoría activa que impulsa hechos sociales que van cambiando la realidad y por tanto determinando e influenciando el actuar tanto de actores políticos del Orden como de otras componentes activas en el proceso revolucionario en curso (no olvidar que los procesos revolucionarios tienen momentos de calma y tensión).

Es una mayoría activa que tiene formato local variado, desde un pequeño grupo que actúa sí como una minoría activa hasta espacios asamblearios u otros que a esta altura son zonas autónomas permanentes, en el sentido que le da Hakim Bey al concepto. Esto sucede en un contexto de proceso revolucionario que aún no quiebra totalmente dos ejes del Orden: el poder de la derecha económica y el poder represor de las fuerzas armadas y policiales. El primero está en jaque por los retiros de fondos de las AFP’s, pero el sacrosanto derecho de propiedad no ha sido afectado (ni siquiera por los saqueos de 2019 ni se ha impulsado la sindicalización de acción directa ni la conflictividad laboral. De hecho, proporcionalmente,  los “paros” de apoyo a la revuelta, tanto en 2019 como en 2020 quedaron al debe. Respecto a las fuerzas armadas y policiales, la larga lucha antimilitarista en Chile logró derrotar al Servicio Militar Obligatorio  y boicotear el reclutamiento policial. Aun así, entre las propuestas de las listas más radicales para la constituyente no asoma la demanda popular antimilitarista, hasta el momento.

Otra influencia fuerte es el avance del antiautoritarismo, el desprestigio de toda autoridad. Si pudiésemos visitar etnográficamente el Chile de principios de los ’90 y recorrerlo en el tiempo hasta hoy encontraríamos una sociedad mucho menos, radicalmente menos autoritaria en el presente. La autoridad policial, militar, administrativa, gubernamental, etaria, patriarcal y paternal ha caído abruptamente, producto de años de influencia y prácticas antiautoritarias en todos los ámbitos, desde el político hasta el científico. Claro, en el antiautoritarismo han coincidido varias propuestas, no solo el anarquismo, por ejemplo, el aporte antiautoritario del feminismo ha sido notable, pero entre todos esos aportes ahí está el anarquismo.

Esta influencia anarquista tiene un despliegue histórico que abarca buena parte de las sociabilidades en la región chilena, en sus culturas. Veamos un ejemplo de trayectoria posible: una profesora anarquista, ejerciendo hoy en la educación pública, privada o subvencionada, se formó políticamente en las luchas estudiantiles –secundarias o/y universitarias- del marzo feminista de 2018, o 2011, o 2006, o 2001 por poner años que destacan (de un período de muchas luchas) luchas que desbancaron a los partidos de la organizatividad secundaria y a contar de la década del 2010, con avances y retrocesos, de la organizatividad universitaria. Hoy esxs profes dan la pelea por cambiar el gremio. La misma historia vale para otros gremios, como el de la prensa, abogacía, etc. La presencia anarquista ahora no sólo es juvenil, sino que es posible hablar de viejentudes libertarias. Hay una trayectoria que hace que la influencia anarquista sea inevitable, para todas las circunstancias actuales. Tan presente está en la cultural actual que hasta un reconocido humorista estandapero menciona una frase de Bakunin en su show. ¡Una frase de Bakunin! En un show nada político: así es la influencia cultural.

Preocupaciones

Cierto pudor anarquista, cierta humildad mal entendida y cierta atomización impide que las compas en Chile en plena lucha puedan ver los logros de lo que hacen. Con ello es difícil que puedan así amplificar esa influencia para profundizar, extender y sostener el proceso revolucionario. Tener influencia social, cultural, política es un logro, un gran logro para el presente y para lo que viene. No es suficiente, pero es importante Eso hay que celebrarlo y ver cómo puede ser trampolín para mayores saltos.

PACO SALUD : EL ANARQUISMO EN CHILEEs también una preocupación para el proceso revolucionario cierto cansancio que lleve al “Quedarse ahí”,  principalmente por no reconocer el momento, el impulso, es decir el proceso revolucionario que se vive en Chile. Junto con eso los temores propios de lo que el Poder hace: es decir la posible instrumentalización, la cooptación, e l vaciar de contenido.

Preocupa el no tener la capacidad y voluntad de aumentar el alcance y organicitividad o/y salir de lo que funciona y hace sentido: el apoyo mutuo, la autogestión, la acción directa, abandonar eso buscando motores más sistémicos.

Por eso el peligro de esta influencia es no construir un mínimo relacionamiento de red, no ya de coordinación, una cierta capacidad de encuentro en la diferencia (sin por ello aceptar derrapes machistas o de mera pose) que permitan delinear metas estratégicas factibles y tener análisis más amplios de todas las realidades involucradas.

También la incapacidad de ahondar en la práctica de la propuesta anarquista que se nota en la limitación del alcance (falencias en la organizatividad de resistencia en el trabajo, sea como sindicato o no), en el consumo (cooperativas), en la asociatividad federada y coordinada de todo tipo, limitan el gran alcance que tiene el anarquismo hoy en Chile, tanto que ha influenciado, hasta ahora, incluso a un proceso constituyente hecho, entre otras cosas, para frenar esa influencia.

🏴Casa Cornelio, la mítica taberna anarquista destrozada a cañonazos durante la República

⛓Condenan a prisión a tres jóvenes marroquíes por defenderse de dos ultras

⛓Traslado del preso político Viktor Filinkov🏴

a la celda del sótano del centro de detención preventiva de Kirov 1

Виктор Филинков во время вынесение приговора двум фигурантам дела "Сети" в Санкт-Петербурге

ddurante una visita al centro de detención preventiva nº 1 de Kirov, el preso político Viktor Filinkov dijo a la defensora Yevgeniya Kulakova que lo habían trasladado a la celda del sótano debido a un conflicto con el personal del centro de detención. Según Yauheniya, el conflicto se produjo  porque los reclusos de la celda estaban sentados en las camas de la prisión durante el día, lo que está prohibido por el “Reglamento Interno de los Establecimientos Penitenciarios” (IRP).

Sin embargo, como ha declarado Yevgeniya Kulakova, esto es debido a circunstancias objetivas: “Como me dijo Viktor, en la celda de la PDF-1 de Kirov sólo hay dos bancos para siete personas, en los que sólo pueden sentarse libremente dos personas. Durante las comidas la gente tiene que turnarse para sentarse. El centro de detención preventiva nº 1 de Kirov no está equipado con todo lo necesario para cumplir el TAC, pero los detenidos están obligados a hacerlo.

Tras negarse repetidamente a obedecer las exigencias de la administración, varios oficiales del SIZO-1, dirigidos por un hombre con los galones de un teniente coronel, entraron en la celda de Filinkov.

Según la abogada defensora Yevgenia Kulakova, a partir de las palabras del detenido Viktor Filinkov, el teniente coronel pidió refuerzos por radio y unos diez agentes irrumpieron en la celda, uno de los cuales llevaba un chaleco antibalas y una pistola paralizante.

– El teniente coronel empezó a gritar a uno de los prisioneros: “¡Coge tus cosas!“, sin explicar por qué o a dónde le llevaban. Nadie reaccionó a las peticiones de presentarse y decir su cargo. “Se llevaron a dos condenados en dirección desconocida, tras decirles que los llevaban a una “charla profesional” en una unidad especial. Los cinco restantes, entre ellos Viktar Filinkau, fueron llevados a una celda en el sótano, acompañados por un miembro del personal, que estuvo disparando pistolas eléctricas todo el tiempo“, dijo.

El lugar al que llevaron a los prisioneros era una celda con siete camas. Con una ventana a nivel del suelo, el suelo de madera, techo abovedado, en el punto más alto se podía tocar el techo con la mano. La celda estaba sucia, con mucha humedad, moscas y cucarachas. Además, a los reclusos no se les permite llamar a casa, ya que la línea nunca les llegará, señala. “Uno de los oficiales durante el convoy le prometió a Viktor que si seguía exigiendo algo, su próxima parada en este centro de detención preventiva sería la ‘kicha’ – (confinamiento punitivo en el argot criminal – “Idel. Realii“)”, relató el defensor los recuerdos de Filinkov.

Yevgenia Kulakova presentó una solicitud oficial al Servicio Penitenciario Federal y al CMP de la región de Kirov para que verifiquen las denuncias del recluso Viktor Filinkov y tomen medidas para establecer la legalidad.

Viktor Filinkov, ciudadano de Kazajistán de 26 años, programador informático de profesión y antifascista por convicción, fue detenido por agentes del Servicio Federal de Seguridad de la región de Leningrado el 23 de enero de 2018 en el aeropuerto de Pulkovo.

pulkovo

Viktor Filinkov contó posteriormente a los defensores de los derechos humanos las torturas sufridas durante su detención.

Tenía pánico, tenía mucho miedo, dije que no entendía nada, tras lo cual recibí la primera descarga eléctrica. Una vez más, no esperaba algo así y me quedé atónito. Fue insoportablemente doloroso, grité, mi cuerpo se enderezó. El enmascarado me ordenó que me callara y que no me moviera, me apreté contra la ventana y traté de apartar la pierna derecha, girándome hacia él. Me devolvió la posición por la fuerza y siguió electrocutándome. Alternó entre descargas eléctricas en mi pierna y descargas eléctricas en mis esposas. A veces me golpeaba en la espalda o en la nuca, lo que parecía una bofetada. Cuando gritaba, me amordazaban o amenazaban con amordazar, amordazar, amordazar. No quería que me amordazaran e intentaba no gritar, pero no siempre lo conseguía. Me rendí casi inmediatamente, durante los primeros diez minutos. Grité: “¡Dime qué decir, diré cualquier cosa!” – pero la violencia no cesó“, es como describió la tortura en un artículo publicado en el sitio web de Mediazone.

Bajo tortura, Viktar Filinkau firmó todo lo que se le exigió, pero posteriormente se retractó de su testimonio.

Según la investigación, Viktor Filinkov era un “oficial de enlace” del grupo terrorista Red, cuyos miembros pretendían llevar a cabo la “toma violenta y la liquidación de organismos estatales“.

En junio de 2020, el Tribunal Militar del Segundo Distrito Occidental de San Petersburgo declaró a Viktor Filinkov culpable de participación en una asociación terrorista en virtud del artículo 205.4 de la segunda parte del Código Penal ruso y lo condenó a siete años en una colonia penal de régimen general.

El tribunal escuchó el testimonio del FSB de que el caso contra él y sus amigos había sido fabricado por el FSB. Un total de diez personas fueron condenadas a diversas penas de prisión en los casos “San Petersburgo” y “Penza” de la Red: Dmitry Pchelintsev, Ilya Shakursky, Igor Shishkin, Arman Sagynbaev, Vasily Kuksov, Andrey Chernov, Viktor Filinkov, Yuliy Boyarshinov y Mikhail Kulkov. Maxim Ivankin.

El Centro de Derechos Humanos “Memorial” reconoció a todos los acusados del caso “Red” como presos políticos.

Dmitry Pchelintsev, activista antifascista amigo de Filinkov, fue condenado a 18 años en una colonia penal de régimen estricto en la Colonia Correccional №27 del distrito de Verkhnekamskiy de la región de Kirov, cumpliendo su condena por cargos de organización de una red terrorista.

Otro implicado en el caso de la Red, Igor Shishkin, ha sido puesto en libertad recientemente tras cumplir parte de su condena en la Colonia Correccional nº 4 de la región de Nóvgorod. Durante el juicio, se declaró totalmente culpable y llegó a un acuerdo previo al juicio con la investigación. El caso de Shishkin fue juzgado en un procedimiento especial y fue condenado a 3,5 años de prisión. En el juicio de IK-4 en la región de Novgorod, la sentencia real para Igor Shishkin fue sustituida por la detención administrativa.

Виктор Филинков

Además de Viktor Filinkov, hay otros dos presos políticos en el centro de detención preventiva-1 de Kirov, conocido como el Castillo de la Prisión de Vyatka: el activista civil de Arkhangelsk Andrey Borovikov y el matemático nacido en Tatarstán Azat Miftakhov, así como el ex gobernador de la región de Kirov Nikita Belykh. Se trata del mayor número de presos políticos en el centro de detención de Kirov desde la época soviética.

💶2811798 €

🥖Los panaderos anarquistas que dieron nombre a los dulces argentinos

🏴”Retrato de un prisionero: Julius Boyarshinov (Parte 1)⛓

Tenía 26 años cuando me detuvieron. Cuando salga, probablemente tendré 30 años. A menudo he pensado en ello, que es una especie de hito, 30 años. Cuando salga, seré como una persona mayor de treinta años y probablemente no podré hacer autostop y fingir que soy una especie de estudiante“.

1. Infancia

Los padres de Julian son artistas vintage afincados en San Petersburgo. Su piso está lleno de obras mágicas de arte y artesanía y de una atmósfera de creatividad y tranquilidad. Es algo que se siente al momento y se queda con uno para toda la vida. Respeto y apoyo mutuo.

Nikolai Boyarshinov, el padre de Julian, nos cuenta: “Sucedió que lo tratamos con respeto desde el momento en que nació. Incluso cuando estabamos pensando en cómo llamarlo, nos cuestionamos: “¿Por qué ponerle un nombre?, es una persona, que elija el nombre que quiera”. Así que decidimos ponerle el nombre del mes: nació en julio. No porque no nos importara, sino porque la elección de un nombre es una especie de imposición. Entonces decidimos que cuando tenga el pasaporte se le ocurra el nombre que quiera. Llamamos a Julius Julian porque le gusta más así“.

Un nombre tan inusual significaba un destino difícil para él. Ya a los cinco años Julián se lo planteaba, y en una conversación con su padre admitió que no quería una vida fácil. Julian creció como una persona independiente y creativa. Desde pequeño, sabía cómo ocuparse y siempre estaba creando algo: cavaba castillos de arena en el campo y construía nidos en un abedul. Pero al mismo tiempo no se mostraba retraído en absoluto; al contrario, era sociable, amable y diplomático.

Los padres de Julian: Nikolai Boyarshinov y Tatiana Kopylova

Nikolai Boyarshinov: “Siempre intentaba reconciliar a todo el mundo y hacer amigos. Recuerdo muy bien cuando fue al jardín de infancia, se encontró en un entorno extraño, y a veces no del todo amable. Literalmente, desde el primer día empezó a entablar relaciones allí, y como resultado todos se hicieron amigos. Siempre tuvo la mejor relación con todos“.

Y desde muy joven supo defenderse. En el colegio, Julián llevaba el pelo largo y sus profesores le decían que había que cortárselo. Pidió ver dónde se indicaba la longitud del cabello, pero no pudo encontrar esa norma. Lo único que decían las normas de la escuela era que el pelo debía estar limpio. Julián siempre había cumplido con esta cláusula y, por tanto, podía hacer valer su derecho legal a regular él mismo la longitud del mismo.

Nikolay Boyarshinov: “Teníamos una relación muy confiada y respetuosa. Además, teníamos opiniones similares, así que no hubo problemas. Había, por supuesto, diferencias. Nuestra actitud ante la ciencia es ligeramente diferente. Sólo es un fanático de la ciencia, cree que la ciencia es la salvación de la humanidad. En broma, para animarle, le digo que la ciencia también es arte. Después de todo, cualquier ciencia – es ciertos puntos de referencia, algunos ajustes, hay a menudo dibujos. Es decir, como en el arte, en la ciencia, puede haber bellas teorías, pero todas serán refutadas algún día. ¿Qué es la verdad? En un número interminable de años surgirá una nueva hipótesis, una nueva solución. Me decía en sus respuestas que todo es más serio. A veces he pensado que tal vez lo estaba animando demasiado al respecto. Pero no hace mucho, escribió que echaba de menos nuestras discusiones, que necesitaba discusiones. No podía pensar en estar privado de comunicación con él durante mucho tiempo después“.

2. Estudiar y trabajar

Nikolai Boyarshinov: “Vivíamos juntos como una familia en el mismo piso, él siempre estaba cerca. Trabajé con vidrieras. A Julius le gustaba pintar, pero no se consideraba un artista. Quería ir al Instituto de Tecnología y Diseño para estudiar arte de la joyería; cuando aún estaba en la escuela, hizo cursos de joyería en la Universidad Estatal de San Petersburgo.

Pero surgió la cuestión del ejército. Así que decidió elegir una universidad con un departamento militar. Era el ITMO, la Facultad de Ingeniería y Física. En general, no era algo que le gustara a Julius. Y en su segundo año, cuando fue al departamento, le dijeron: “Bueno, chico, no puedes ir al ejército, y quieres ir al departamento militar”. Tenía seborrea (una enfermedad cutánea dolorosa). Le dieron una cartilla militar y se interesó aún menos por continuar sus estudios en la universidad.

Aparte de eso, mis encargos se habían vuelto realmente escasos. En una época había una demanda muy grande, no podía seguir el ritmo: todo el mundo quería vidrieras. Entonces la gente empezó a empobrecerse. Un par de años antes de ser detenido, ya casi no había encargos. Así que, sin decir una palabra ni reprochar nada a nadie, simplemente dejó la universidad y se puso a trabajar. Nos apoyó: compró una nevera nueva, la llenaba de comida, cogía su gran mochila y se iba de compras, pagaba los servicios públicos.

Me compraba ropa. Creo que era el único que sabía qué talla de ropa usaba. Ni yo mismo lo sé; siempre me he medido los zapatos. Y tenía un enfoque más práctico: compraba algo, y no de golpe, sino que miraba a su alrededor. Algunas tiendas bajan los precios durante la semana, él salía al final de la semana y me compraba una camisa o un pantalón nuevo por el precio mínimo. Él, a diferencia de mi mujer y de mí, es una persona muy pragmática y práctica.

Julius había elegido una profesión muy demandada: la de escalador industrial. Primero trabajó para Megafon, instalando torres de telefonía y redes móviles. En aquella época, la red se desarrollaba muy rápidamente. Después de las sanciones, había menos trabajo, así que se apuntó a todo: lavar ventanas, quitar la nieve, enlucir fachadas en altura. Ganaba un buen dinero y le gustaba el hecho de ser lo suficientemente libre como para elegir cuándo tomar vacaciones y cuándo tomarse un fin de semana libre. Al menos tenía tiempo para viajar. Había poesía en ese trabajo: le gustaba mirar la ciudad desde las alturas, pasear por los tejados”.

3. Viajando

Nikolai Boyarshinov: “Su principal afición era viajar. Le gustaba ver cosas nuevas, conocer gente nueva”.

Julian: “He hecho bastante autoestop y no autoestop. Sobre todo en Europa, Escandinavia, Turquía y Georgia. Es una parte muy importante de mi vida. Fue interesante, obtuve muchas emociones, algún tipo de experiencia al viajar. Me influyó mucho. Y me hizo aprender idiomas. inglés en primer lugar. Y eso también ha afectado a mi percepción, me ha permitido comunicarme con personas de otras culturas”.

Nikolai Boyarshinov: “Si viajaba a algún lugar de los países europeos, ya hacía arreglos en el camino, donde podía alojarse. Aquí, en San Petersburgo, también acogió a chicos de Hungría y Finlandia, les organizó algunas excursiones, les mostró lugares interesantes que no eran muy conocidos.

A Julián le gustaba ir de camping. A menudo había conciertos al aire libre, festivales subculturales y conferencias. Casi antes de ser arrestado, solía ir con amigos a Altai, a hacer senderismo por las cumbres. He visto fotos, unas vistas tan bonitas, era tan feliz allí. Quería visitar el lago Baikal, pero no lo consiguió”.

Maria Koretskaya recuerda sus caminatas juntos: “Durante las dos semanas en Altai nunca se desanimó ni se quejó. Llovía, el barro llegaba hasta las rodillas y lo único de lo que se quejaba Julián era de que no habían tomado suficientes caramelos. Recuerdo haber comprado una enorme bolsa en la estación meteorológica. Antes de eso, la primera vez, fuimos haciendo autostop hacia el sur; no tenía experiencia. Recogió una enorme mochila de conservas y la arrastró desde Petersburgo hasta el mar, donde la tienda estaba a media hora de camino. Así es Julian”.

Nikolai Boyarshinov: “En algún momento a finales de 2017, trajo a casa un kayak de dos plazas. Sabía que me gustaba el lago Vuoksa, en el istmo de Carelia, y me dijo que bajaríamos el Vuoksa en kayak. Tenía un trabajo, de alguna manera se retrasó, no llegó en otoño y lo pospuso hasta la primavera. Pero no ocurrió”.

4. activismo

Nikolay Boyarshinov: “Me parece que su rasgo de carácter más importante es su carácter no conflictivo. A lo largo de su vida no ha habido ni una sola ocasión en la que nos hayamos levantado la voz, no había necesidad de hacerlo. Pero no se trataba de pasividad, sino todo lo contrario. No era un líder, nunca hizo gala de sus méritos, pero era un activista, ¡sí, era él! Su activismo se manifestó de muy diversas maneras, por ejemplo: acciones para proteger el medio ambiente, ayuda a los sin techo, refugios de animales, Mercado Libre.

Julián vivió una vida muy activa, y tenía muchos conocidos y amigos que compartían su interés por las iniciativas sociales y cívicas, y buscaban cambiar la sociedad para mejor. En su tiempo libre, Julian intentaba ayudar a cualquier persona necesitada, a cualquiera que se encontrara en una situación difícil, y su actitud positiva inspiraba a los demás.

Julian ha sido voluntario en varias ONGs en San Petersburgo

Durante cinco años, de 2010 a 2015, Julian fue uno de los organizadores de MercadosLibres – ferias libres en San Petersburgo. Se trata de actos en los que se regala o se lleva cualquier cosa de forma libre. Dmitry y Maria Koretsky, amigos de Julian, dicen que en San Petersburgo los mercados libres lo organizaron Julian y otras cinco personas. Al principio fue difícil, las cosas estaban colgadas en la calle. Entonces empezaron a encontrar locales para alquilar de forma libre, y transporte. Se celebraba aproximadamente una vez al mes y era un fenómeno urbano, un acontecimiento muy popular.

Además de los mercados libres, Julian trabajó como voluntario en otros proyectos sociales en San Petersburgo, como Nochlezhka, un refugio para personas sin hogar, la cadena de tiendas de solidaridad llamada Gracias, y refugios para animales. En uno de estos refugios de la región de Leningrado, a 30 km de San Petersburgo, Julian tenía varias salas. Su favorito era el lobo tuerto Yarik, con el que Julián iba a menudo a pasear.

lobo

Julian y el lobo Jariq del refugio para animales salvajes y sin hogar

Nikolai Boyarshinov: “Organizaron un refugio para animales salvajes cerca de San Petersburgo que ya no pueden vivir en la naturaleza, era trabajo voluntario. Mi hijo me mostró fotos paseando con un lobo tuerto, diciendo que era muy bueno.

Con sus amigos siempre hacía campañas de “Comida en lugar de bombas”. Siempre se les ocurría algo. Por ejemplo, cerca de San Petersburgo ocurre que en los huertos todo el mundo tiene una cosecha de manzanas y no se pueden comer, pero es posible hacer una excelente compota con ellas. Así que los chicos recogieron una gran cantidad de estas manzanas, hicieron compotas y las regalaron a los sin techo. Su abuela le daba dinero para los almuerzos en la escuela y él lo utilizaba para comprar cereales y hacer gachas, y las distribuían entre los necesitados. Al mismo tiempo, promovió el vegetarianismo“.

Cuando las autoridades empezaron a talar un parque cerca de la casa donde viven los Boyarshinov para construir una carretera de circunvalación, Julián y sus amigos lo defendieron. Colgaron pancartas en los postes del tendido eléctrico, celebraron subbotniks y escribieron sobre la tala en las redes sociales. Según los padres de Julián, los jóvenes consiguieron defender el parque, pero tras la detención de su hijo, comenzó allí una “tala brutal“.

5. Visión del mundo: antifascismo y teoría del consenso

Cuando se registró a Julian, se le incautó el Manual de Consenso, que describía “cómo hacer que se tenga en cuenta la opinión de todos y no la de la mayoría“. Se trata de un manual práctico para activistas sobre el consenso, la facilitación y las campañas públicas por la justicia social y la sostenibilidad medioambiental. Julián no sólo era un apasionado de la teoría del consenso, sino que era capaz de utilizarla eficazmente en su vida.

Los activistas de Rupresión cuentan que primero practicó el consenso en su círculo de conocidos. “Tras adquirir experiencia allí, comenzó a impartir sesiones de formación para otros colectivos rusos, basadas en los principios de horizontalidad e igualdad de los participantes. Julian comenzó a ser invitado a facilitar reuniones por compañeros anarquistas. En situaciones de desacuerdo, cuando en otras circunstancias se habría escupido al otro, Julián ayudaba a encontrar una solución sencilla que parecía estar en la superficie. El consenso ofrece muchas más herramientas para las soluciones colaborativas, la interacción y la resolución de conflictos que una votación basada simplemente en la opinión de la mayoría. Por tanto, el colectivo horizontal es mucho más resistente, flexible y estable. El consenso es ahora una práctica cotidiana en las comunidades anarquistas. Y es la mejor alternativa a todo tipo de relaciones autoritarias“.

Nikolai Boyarshinov: “El anarquismo moderno consiste en respetar los derechos de todos, no de la mayoría, sino de todos. Y es necesariamente la atención a la ecología, el rechazo a cualquier homofobia. No hay violencia en el anarquismo moderno.

Probablemente es una opción bastante natural, si se conocen sus puntos de vista, lo más parecido es el antifascismo. El racismo y el fascismo son probablemente las únicas cosas con las que es intolerante. El antifascismo moderno, al menos en Rusia, surgió como respuesta a la aparición de grupos nacionalistas. Para repeler su agresión, hay que saber defenderse, así que pensó que era necesario hacer deporte“.

Continuación [2ª parte]

🇧🇷Brasil: de líder en privacidad a dictador de los datos

🦊Removing Google and Pocket from Firefox

🏴LA FRONDEUSE: Sofía Ananiev – Kropotkin🏴

frondeseEs una experiencia bastante común encontrarse, al investigar alguna de las figuras masculinas más o menos conocidas de la historia anarquista, algunos atisbos de esposas, hijas, hermanas, amantes o compañeras que apenas han dejado huella en el registro histórico. En el caso de Sophie Ananiev, la esposa de Peter Kropotkin, tenemos la suerte de contar con una pequeña, pero variada, selección de obras.

A los 17 años había abandonado la casa familiar rebelándose contra la explotación que su familia hacía de los obreros en una mina de Siberia.

Despues de unos años de privaciones, su salud se resintió y sus amigos le pagaron un viaje  a Suiza a reponerse. Alí conoció a  Kropotkin, con quien se casaría el 8 de octubre de 1878.

Estudió biología en la Universidad de Berna y se doctoró en ciencias en París, era el año 1884.

En 1886 publicó en “L’intransigeant”, de Henri Rochefort una novela corta sobre los terroristas rusos contra el zarismo, titulada La mujer del N° 4237.

Durante su vida acompañó en sus aventuras y trajinar a su esposo, y se cree que sin sus cuidados y atenciones a su salud, Kropotkin nunca hubiera terminado gran parte de su obra escrita.

La mujer del número 4,237

I

El tren acababa de llegar a la estación de N-, un lugar fuera de la carretera en una de las ramas del sistema sudoriental. Descendieron los pocos viajeros —tres hombres y una mujer— y permanecieron de pie en la plataforma, esperaban a que se alzara la barra — para cruzar al otro lado y salir.

Los hombres eran de la zona y se conocían. Hablaban juntos, mientras que la mujer —una joven morena, delgada y pobremente vestida de negro— se mantenía apartaba, apoyaba en la barandilla. Sus ojos se deslizaron por el territorio circundante y parecían buscar el objeto de su viaje.

A la derecha y a la izquierda vio suaves colinas cubiertas de bosques; ante ella, una gran llanura, cubierta de prados, racimos de árboles, campos verdes que subían las laderas y se esbozaban en verde esmeralda en el fondo oscuro de los bosques de abetos. Un riachuelo hería la llanura. Uno habría dicho que se había impuesto la tarea de visitar cada una de las granjas cuyos techos brillaban a la luz del sol, llevando a cada uno la frescura de sus límpidas aguas. Luego entró en una mancha sombreada, entre otras colinas, y desapareció en la neblina de la mañana.

Mientras tanto, el tren se había movido perezosamente; el camino se había despejado, y los viajeros podían irse. Una vez fuera, se dispersaron en distintas direcciones.

La recien llegada les dio tiempo para irse; luego se acercó a un campesino de blusa azul, que estaba encendiendo su pipa, y le preguntó el camino a la prisión central.

“Sólo sigue este camino, no lo perderás”, dijo el campesino, mientras examinaba con una mirada escrutadora la cara preocupada de la joven. “En cuanto hayas pasado la arboleda a la derecha, verás un gran muro: ese es el muro exterior. Siguelo, te llevará a la entrada.

“¿Vienes a ver a alguien en prisión?” se aventuró.

Sí.

¿Un pariente, sin duda? ”

Sí, señor.

Y se apresuró a ganar el camino señalado, acelerando el ritmo.

El campesino la siguió con la mirada. Pensó por un momento en alcanzarla y hablar un poco mientras caminaban juntos; pero ya estaba lejos. Movió la cabeza, y entró en el café en la estación.

La mujer caminaba muy rápido. Si era emoción o el frescor del aire de la mañana, tiritó bajo el vestido de lana; pero no pensó en ponerse una bufanda de punto que llevaba en la mano con una pequeña canasta.

El viento le trajo el aire perfumado de los prados y árboles que se apresuraban a beneficiarse de una primavera tardía para expandir su frondosidad. La arboleda de la derecha le envió una ráfaga del olor penetrante de los abetos jóvenes.

¡Oh, qué bien se está aquí!” exclamó, respirando profundamente el aire puro de la hermosa mañana. Admiró los campos, los prados, las aguas rápidas del arroyo que fluía por el lado de la carretera. “¡Qué agua tan transparente!” pensó: “todo lleno de bosques interminables; ¡esto es campo de verdad!”

Y, llena de admiración, involuntariamente aflojó la marcha. Después del aire contaminado de las calles sofocantes de la gran ciudad, después del polvo del taller, el campo tenía mucho más encanto para ella; y respiraba a todo pulmón. Ante la naturaleza, olvidó por un momento sus preocupaciones.

Un jilguero piaba su canto matutino entre los matorrales, y la joven ya había dado unos pasos a un lado para descubrir al pequeño cantante, cuando percibió detrás de los árboles una inmensa pared gris que se levantaba ante ella.

Formidable, sombría, esta masa de piedra se extendía más allá de la vista, a lo largo del valle y subiendo la colina. Un mundo entero, sin palabras, aturdido, estancado dentro de su recinto.

El destello de alegría que, por un momento, se había encendido en los grandes ojos de la pobre mujer se extinguió instantáneamente a la vista de esa masa de piedra.

Está ahí, detrás de esta pared”, se dijo a sí misma; “nunca ve el agua ni el verdor; nada de todo esto existe para él”. Y se apresuró por el camino, acelerando sus pasos, forzándose a un paso rápido para sofocar el llanto que amenazaba con sacudir su pecho.

No debe verme llorar”, tartamudeó; “le preocuparía demasiado: nunca podría soportar mis lágrimas.”

Pero las lágrimas rebeldes corrían sobre sus mejillas; caían sobre su pecho, se deslizaban sobre su vestido, dispersándose en pequeñas gotas. Se apresuró a sofocarlas con un poderoso esfuerzo de la voluntad.

¡Qué larga es, esta pared!” Llevaba andando veinte minutos, y no podía ver el final.

Al fin vio los contrafuertes, una tronera, y la puerta abovedada, la única entrada de esta formidable mampostería. La joven se limpió los ojos, los secó con un pañuelo, y entró en una amplia cancha. Sin embargo, todavía no había llegado a la prisión, le dijeron. ¡La prisión! No podía verla, porque había dos muros más que traspasar antes de llegar a los barracones de los prisioneros. Debía llamar a una segunda entrada y pedirlo en la oficina del funcionario.

Temblando, cruzó el umbral de la puerta que le acababan de indicar, y habló al fin a un guardian.

¿Tendría la amabilidad de decirme, señor, con quien debería hablar para ver a mi marido… Jean Tissot”, agregó, ruborizándose y presentando su certificado de matrimonio.

Al director, señora. Hoy está fuera, pero está el sustituto.”

¿Puedo verlo ahora?

En un cuarto de hora volverá; le daré sus papeles. Espere aquí en el banco.

El cuarto de hora pasó, la media hora también, la esposa de un prisionero está acostumbrada a esperar, y sentada en un banco en un ante-cuarto sombrío, la joven intentó recordar todo lo que tenía que decirle a su esposo. Muchas cosas, y la entrevista era tan corta, ¡apenas media hora!

Cuantas veces, acostada en el ático, se había repetido todo lo le diría; cada palabra se había grabado en su memoria, y ahora había olvidado todo…

Le diré primero cómo lo amo, —infinitamente más ahora que antes; si todavía vivo, es sólo para él.”

No debe saber nada de todo lo que he sufrido durante estos dieciocho meses; trabajo, estoy bien… mi alquiler se paga… ¿qué más? Lo he olvidado todo; ¿por qué no lo escribí todo en un trozo de papel?

El hilo de su pensamiento se rompió; se preguntó en qué condiciones lo encontraría.

¡Dieciocho meses desde que lo vi! Dicen que están mal alimentados, que tienen que trabajar demasiado duro. Estará pálido, tendrá esa mirada cadavérica que he visto en los prisioneros de la cárcel.

Se estremece con esta idea, pero un momento después ya ve feliz a su Jean, la sonrisa, esa bonita sonrisa, en sus labios, cuando le han anunciado que su pequeña Julie está allí, que va a verla inmediatamente; y se siente feliz por haberle traído un momento de felicidad.

¡Cómo la esperaba para el Año Nuevo!

Y relee mentalmente esta carta. La sabía de memoria, esta carta que la había escrito al saber que no la vería.

Tenía, sin embargo, los cien francos necesarios para el viaje. Había estado ahorrando durante todo un año de su salario de cuarenta y dos sous al día. Un año entero de privaciones, durante el cual se había negado todo, escatimando en comida y en fuego que encendió raramente en invierno. Sí, los tenía en diciembre, cuando esa terrible enfermedad vino a arruinar todos sus planes.

Una simple gasa, un dedo cortado con un hilo de seda, y qué sufrimiento horrible! Pensé que moriría; ¿qué es lo que pusieron en esta seda para hacer que la gente sufra tanto? Más de un mes perdido, y ¡cómo se comió el dinero! … ¡Hubo que comenzar todo de nuevo!

Mientras tanto, el director ha regresado: un hombre magro, seco, todavía joven, que ni siquiera ha condescendido en echar un vistazo a la visitante, al ir a su oficina. Hay entrada y salida de vigilantes; han ido a buscar al vigilante de sala.

“Un minuto más”, piensa la pobre mujer, y vuelve a su lugar en el banco. Cada vez que abren una puerta, ella cree que verá a su marido.

Al menos, la entrevista no tendrá lugar en las mismas condiciones que en la cárcel. Se estremece al recordar a esos hombres puestos en una jaula como bestias salvajes.

“Pero las bestias sólo tienen una reja, y allí tienen dos, a más de un metro de distancia. No hay manera de tocar ni un dedo. ¡Dos rejas, una malla de alambre de hierro, y un guardia entre nosotros! Una oscuridad perfecta, ni siquiera podía ver sus rasgos. Cinco hombres en cada jaula, diez mujeres y niños delante de ellos. Las mujeres llorando, los hombres gritando tan fuerte como pueden para hacerse oír en el alboroto de las llamadas de los guardias, de los golpes en las puertas, de cien hombres y mujeres hablando a la vez bajo una bóveda, ¡qué infierno!”

“Venga por aquí, señora, el director desea hablar con usted”, dijo un guardia.

Entra en el despacho.

Un hombre alto, de rasgos duros, ojos vidriosos y bigote rubio, la recibe de pie, hablando con el jefe de los carceleros:

¿Está seguro de que es el número 4.237? en el barracon del hospital? Es ése. ¿Enfermo? ¿No puede bajar al locutorio?

No, señor“.

Señora, su marido está enfermo, en la enfermería. No podrá verle hasta dentro de unos días“.

¿Enfermo? ¿Qué le pasa?“, grita la pobre mujer. “¡Pero entonces iré a la enfermería!

Casi se alegra de escapar de este horrible locutorio.

¡Imposible! ¡Absolutamente imposible! Va contra las normas. La ley es la misma para todos: una mujer nunca entra en la cárcel. Ya lo verá cuando se recupere“.

Pero vengo de muy lejos, señor; sólo puedo quedarme aquí unos días“.

¡Que no hubiera entrado en la cárcel! Esta es la regla; no puedo hacer nada al respecto. Ninguna entrevista hasta que pueda bajar al locutorio“.

Se lo ruego, señor …. ¿Está gravemente enfermo? ¿Cuál es el problema?

Inflamación del pecho, vómitos de sangre, o algo por el estilo“.

Pero si pudiera verme, ¡oh! vería cómo eso le daría fuerzas… Está enfermo porque no me ha visto durante mucho tiempo, … se recuperará“…

Ya le he dicho, señora, que es imposible. ¿Qué quiere que haga al respecto? Va contra las normas“.

¡Mi Jean, mi amado! . . . Si supiera cómo me quiere; lo soy todo para él. . . ¿Qué debo hacer, dígame, para que me dé permiso? ¿Pero es mi marido, señor, y yo, su mujer, no tengo derecho a verlo? …. ¿Qué hemos hecho, entonces, para que nos hagan sufrir tanto?

Los sollozos quiebran su voz; un grito de dolor se escapó del débil pecho.

El director no sabía qué decir: se tiraba del bigote con impaciencia. El jefe de carceleros -un hombre de pelo canoso, endurecido por un largo servicio, pero que rara se había relacionado con mujeres- fijaba sus ojos en la gorra bordada del director arrojada sobre la mesa.

Las normas se oponen a ello. . la ley… la ley para todos“, tartamudeaba el director.

Luego se refugió en su despacho.

La mujer se quedó sola con el jefe de carceleros; se dirigió hacia él.

Señor, usted es un padre, debería entenderme. . . Usted tiene, tal vez, una hija casada. . . Quién sabe si un día… Jean es también un hombre honesto… Le ruego que me deje ver a mi marido“.

Y se hundió en una silla. Los sollozos la ahogaban; se retorcía las manos.

El viejo guardia estaba completamente fuera de sí. Hacía girar su silbato en las manos, pero ¿qué podía hacer? ¿Llamar a los otros carceleros? ¿De qué serviría? Toda su experiencia de treinta años no le ayudaba en absoluto; se sentía desarmado.

Por fin, una idea pareció darle luz.

Vuelva mañana“, dijo en voz baja, lanzando una mirada a la puerta del despacho. “El director vuelve esta tarde; tal vez actúe bajo su propia responsabilidad. . . Este es un inspector, no se atrevería. . . Hablaré con el médico. Mañana por la mañana, esté aquí a las nueve, hablaré con el director… Por aquí, por aquí” – añadió, en voz alta, empujando suavemente hacia la puerta a la tambaleante mujer.

Con los ojos demacrados, Julie se dejó llevar por el brazo. Ya no sollozaba, temblaba todo su cuerpo, y sus labios incoloros lanzaron esta maldición.

¡Malditos sean los hombres sin corazón, con sus reglas y sus leyes, hechas para romper corazones!

🏴¿Qué está pasando con la Sanidad Pública? ¿Quiénes son los responsables?

🏴Reaccionarios de nuevo tipo🏴

🏴Brevísima Historia de la CNT en 850 palabras🏴

soli

por

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) se fundó en Barcelona en 1910. Era heredera de las tradiciones societarias de los trabajadores que en el último tercio del siglo XIX fundaron la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) desde núcleos apolíticos y antiautoritarios de carácter gremial.

El 1917 la CNT (anarcosindicalista) y la UGT (socialista) convocaron una huelga general en contra del encaramiento de las subsistencias, provocada por la compra masiva de víveres por parte de los países que intervenían en la Gran Guerra.

El fortalecimiento significativo de la CNT se produce a partir del Congreso de Sants de 1918, cuando se aprobó la organización en sindicatos únicos y la táctica de la acción directa.

congresoEn 1919 se produjo la huelga de “La Canadiense” (compañía de la luz) donde la CNT consiguió la implantación de la jornada de 8 horas. Para contrarrestar la fuerza adquirida por los sindicatos únicos, Estado y patronal financiaron los asesinos mercenarios del Sindicato Libre, de origen católico y carlista. Estos asesinos del Libre mataban a cenetistas por las calles de Barcelona y tenían la complicidad de la policía y el ejército. El Comité Regional de Cataluña dio órdenes a sus militantes de que fueran armados para rechazar estos ataques. Se produjeron atentados obreros contra algunos patrones y policías. La patronal aplicó el lock-out (cierre de empresas) y la ley de fugas (asesinato de presos por la Guardia civil en los traslados o en el momento de su liberación).

Los años del pistolerismo (1917-1923) lograron debilitar a la CNT. En septiembre de 1923, el general Miguel Primo de Rivera dio un golpe de Estado para tapar las responsabilidades del rey Alfonso XIII en el desastre de Anual (1921) y poner fin al fenómeno del pistolerismo. La CNT pasó a la clandestinidad y su actividad estuvo marcada por su participación en varias conspiraciones dirigidas para terminar con la dictadura.

Con la llegada de la Segunda República (abril de 1931), el número de afiliados a la CNT llegó a alcanzar en pocos meses la cifra de 1.200.000 adherentes. La CNT creó dos nuevas herramientas fundamentales: los sindicatos de barrio y los comités de defensa.

La Iglesia y las derechas negaron a la República cualquier reforma, tan necesarias y urgentes como eran las del campo, las órdenes monásticas, el ejército, la normativa laboral, el desarrollo industrial, y la sanidad o la educación.

Además de las fortísimas huelgas de la Madera, el Transporte y la Construcción o de las luchas generalizadas para conseguir las mejoras laborales más elementales a todos los sectores laborales, la CNT participó en varias insurrecciones revolucionarias. Sólo en Barcelona y Cataluña cabe mencionar las insurrecciones de enero de 1932, de enero de 1933 y de diciembre de 1933.

casasviejasLa represión fue tan fuerte, con ejemplos tan conocidos como el de Casas Viejas, en la provincia de Cádiz, que la CNT preconizó la abstención en las elecciones de noviembre de 1933. En Asturias, los cenetistas firmaron el pacto de Alianza Obrera con la UGT y protagonizaron la Revolución de octubre (1934). Como consecuencia de las duras represalias que el gobierno de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) puso en práctica en 1935 contra los obreros sublevados, se formó la coalición del Frente Popular y la CNT no aconsejó, en esta ocasión ( febrero de 1936), la abstención de sus afiliados, favoreciendo con ello el triunfo electoral de la izquierda.

Al comenzar la Guerra Civil en julio de 1936, la CNT, en contra de sus ideas apolíticas y antiestatal, que siempre ha mantenido teóricamente, entró en el Gobierno central republicano y al de la Generalitat. Los milicianos cenetistas vaijevencieron a los militares sublevados en Cataluña y en Aragón. En las zonas que controlaron, pusieron en marcha una de las revoluciones sociales más profundas de la historia. Pusieron en pie las colectivizaciones en la industria y en el campo, demostrando la capacidad de los obreros en la gestión socializada de la economía y la sociedad.

La derrota republicana ante el fascismo en 1939 significó la muerte, la cárcel o el exilio para la mayoría de los militantes cenetistas. Sin embargo la CNT continuó la lucha contra la dictadura del generalísimo Francisco Franco, desde los sindicatos y desde la guerrilla, con enormes pérdidas en vidas y en años de cárcel. En Barcelona, ​​por ejemplo, se fusiló frecuentemente en el Campo de la Bota desde febrero de 1939 hasta la celebración del Congreso Eucarístico de 1952.

Tras la muerte de Franco (1975), en los años de la Transición, resurgió la CNT como central sindical. Legalizada, con el resto de los sindicatos, en 1977, postuló de nuevo su ideario anarcosindicalista, manifestando su clara oposición revolucionaria al orden burgués establecido y sus diferencias abismales con los sindicatos mayoritarios UGT y Comisiones Obreras, de carácter integrador al sistema capitalista, como demostraron con la firma del Pactos de la Moncloa.

En la actualidad, a pesar de no tener la fuerza que tuvieron en otros tiempos, los anarcosindicalistas, organizados fundamentalmente a CNT, CGT y Solidaridad Obrera, mantienen su presencia en diversos sectores y conflictos sindicales.

🚂‘Los Hijos del Hierro

⛵️Gira Zapatista Europea

🇻🇳Las promesas rotas de Vietnam👎🏽

Una crítica anarquista vietnamita al llamado “socialismo” de Vietnam.

Traducido de  “The Broken Promises of Vietnam” por Grupo Anarquista Aurora.

vvlacomuneVietnam, año 2021, el ambiente parece ser de optimismo. La incesante búsqueda del gobierno de una estrategia de “cero-COVID” le ha valido la aprobación generalizada tanto a nivel nacional como internacional. La economía ha logrado un crecimiento positivo, mientras que muchos de sus vecinos han sufrido el declive de la pandemia. Sin embargo, debajo de toda esta bravuconería, se puede percibir que algo falla. Hay una sensación persistente que nadie parece ser capaz de identificar. Casi como si hubiera un fantasma rondando Vietnam, el fantasma del comunismo, el verdadero, sin campanas ni silbatos.

Como observó astutamente Emma Goldman, en la URSS no había comunismo. Lo mismo puede decirse del Vietnam actual. El partido en el poder –el Partido Comunista de Vietnam (PCV)– se ha desviado durante mucho tiempo de la senda del comunismo.

Antes de que el actual líder del partido asuma su tercer mandato (2020-2025), formuló una ambiciosa hoja de ruta, en la que para 2045 Vietnam se convertiría en un país “desarrollado”, a la altura de Japón, Corea del Sur y Singapur. Para nosotros, los radicales, esto es una traición a la clase obrera, a los pueblos indígenas y a los grupos marginados que tanto sacrificaron por la revolución de Vietnam. Pero como dirían los marxistas-leninistas de ojos brillantes y convicción inflexible, todo eso forma parte del plan™ y 2045 será el tan esperado año en que Vietnam avance finalmente hacia un país sin clases, sin dinero y sin Estado.

Sin embargo, una mirada más atenta a la sociedad vietnamita actual mostraría que el plan no es más que una ilusión, y las promesas son una mera justificación para que la clase dominante y la clase capitalista sigan chupando la vida de Vietnam durante un tiempo más. La diferencia entre lo que predican las élites del partido y lo que permiten que ocurra en la realidad es la que existe entre el día y la noche.

millonariodelpuebloA medida que la economía de Vietnam crece a pasos agigantados, también lo hace el abismo entre los ricos y los pobres. Y ninguna cantidad de bienestar y regulación puede detener la acumulación de capital o invertir el flujo de riqueza de las manos de muchos a las de unos pocos. En ningún lugar se manifiesta esta acumulación de forma más generalizada que en el sistema de propiedad de la tierra. Este sistema permite arrebatar el control de la tierra a los campesinos y a la gente común a cambio de una escasa compensación y entregarla a los capitalistas, que a menudo obtienen muchos más beneficios. Por todo el país surgieron lujosos edificios residenciales, pero pocos de los desplazados por ellos pueden permitirse mudarse. El multimillonario Phạm Nhật Vượng, cuya familia posee tanta riqueza como 800.000 vietnamitas, no podría haber construido su imperio sin que las propiedades públicas le llegaran al bolsillo de esta manera.

El ya precario ecosistema de Vietnam y las comunidades indígenas también pagan un alto precio por este rápido desarrollo económico. El plan para el sector eléctrico hasta 2045 daba alguna concesión a las energías renovables mientras apoyaba la construcción de muchas nuevas centrales de carbón, ignorando su enorme huella de CO2 y las numerosas advertencias sobre la relación entre la energía del carbón y la niebla de PM2,5 que cubre las grandes ciudades, amenazando el bienestar de millones de personas.

A mediados de la década de 2010, cientos de pequeñas centrales hidroeléctricas surgieron en la zona montañosa que rodea el país para saciar a las ciudades y fábricas ávidas de energía. Estas centrales no sólo perturbaron la red fluvial y privaron de sedimentos esenciales a las tierras agrícolas situadas aguas abajo, sino que también causaron daños incalculables a las comunidades indígenas durante su construcción y funcionamiento. Las plantas de energía solar en Ninh Thuận despojaron a los indígenas Chăm de sus tierras de cultivo. El delta del Mekong, principal zona de cultivo de arroz de Vietnam, se enfrenta a una amenaza existencial por las numerosas presas que se están construyendo aguas arriba en Tailandia y China. Y al mismo tiempo que se ratifica un proyecto nacional para plantar mil millones de árboles, se conceden numerosas autorizaciones a los capitalistas para que puedan transformar miles de hectáreas de tierras agrícolas y forestales en complejos turísticos y campos de golf.

Detrás de todo esto hay un fuerte sentimiento de nacionalismo, una herramienta eficaz para silenciar cualquier crítica significativa contra el Estado, un valor que puede utilizarse para socavar la lucha de otras personas en nombre de un abstracto bien mayor. El nacionalismo se ha convertido en el valor que determina la valía de un ciudadano vietnamita.

Fue el nacionalismo lo que catapultó al Việt Minh al poder durante la década de 1940. Fue el nacionalismo lo que motivó a millones de jóvenes vietnamitas a poner el interés de la nación por encima del suyo propio al lanzarse contra el imperialismo extranjero. Desde los primeros días del Partido, se ha hecho un esfuerzo constante por cultivar un fuerte sentimiento de nacionalismo en todas partes.

El nacionalismo está en el plan de estudios de los niños vietnamitas, en nuestras canciones, poemas, arte y en todos los medios de comunicación. Uno de los mayores éxitos del Partido ha sido la fusión de la identidad nacional y la lealtad al partido. Los capitalistas vietnamitas modernos, como VinGroup o BKAV, han seguido el ejemplo de la maquinaria de propaganda estatal y han incorporado elementos nacionalistas en la comercialización de sus productos.

fiestadelpartido

Irónicamente, son los nacionalistas los que se declaran herederos de la revolución “comunista” de Vietnam, y sin embargo son el grupo que más se manifiesta en contra de todos y cada uno de los ideales radicales, como la liberación de los animales, la liberación del género y la sexualidad, la autonomía indígena, la despenalización del trabajo sexual y la solidaridad con las luchas internacionales, como las de Hong Kong o Myanmar. La persuasión nacionalista se transformó, como era de esperar, en una fuerza contrarrevolucionaria y reaccionaria que se vestía de rojo.

Las víctimas vulnerables del nacionalismo vietnamita son, entre otras, las siguientes:

  • Las personas queer, que siguen sufriendo un alto grado de discriminación en Vietnam. Los recientes avances en la liberación del género y la sexualidad han venido en gran medida de la mano de elementos liberales, como el movimiento del Orgullo, que no es más que una estratagema de marketing para empresas extranjeras y locales. Cambios sustanciales, como el reconocimiento de las familias homosexuales y de las necesidades médicas de los transexuales como derechos, se han retrasado una y otra vez para dar prioridad a “asuntos más urgentes”.
  • Las trabajadoras del sexo, estigmatizadas y señaladas por la policía. A ojos de la sociedad patriarcal vietnamita, el trabajo sexual no se reconoce como un trabajo, sino como una mera dolencia inmoral que hay que eliminar. En consecuencia, se culpa al trabajo sexual de la propagación de enfermedades de transmisión sexual como el VIH, y los trabajadores del sexo, especialmente los queer, son arrojados al margen de la sociedad.
  • Las comunidades indígenas, que han sido el blanco de las políticas expansionistas de Kinh (o Việt) desde la época del feudalismo, no encuentran ninguna seguridad bajo el gobierno “antiimperialista” del Estado actual. Y lo que es peor, la opresión a la que se enfrentan se ha intensificado, ya que el Estado dispone de nuevas y más eficaces herramientas para neutralizar cualquier resistencia, así como para patrullar proactivamente a la población indígena.

“La revolución de las ratas” — Diều Hâu.En el extranjero, muchos defensores del “socialismo” vietnamita han sido testigos de estas evidentes señales de alarma y las han ignorado, ya que todo se justifica en nombre del desarrollo de su Estado “socialista” favorito. Esto demuestra una apatía e ignorancia hacia la continua lucha del pueblo vietnamita por una sociedad justa, por no hablar del abrazo al capitalismo, siempre que se cubra con una bandera roja y se diga que está en contra de las ambiciones imperialistas de “Occidente”, especialmente de Estados Unidos, incluso cuando todos los indicios muestran que el comunismo no está ni estuvo nunca en la agenda.

Al final, existir es en sí mismo una victoria, por lo que se manifiesta un papel, un papel para representar las voces de los radicales vietnamitas. Nos dirigimos a la futura clase obrera, a la juventud, que está perpetuando y a la vez oprimida por el capitalismo y el Estado, para que pueda romper sus cadenas opresivas.

🐷La industria transporta a millones de animales de granja que recorren enormes distancias cada año en condiciones deplorables para acabar siendo sacrificadas al llegar a su destino.

👁Technopolice – One year of activism against surveillance technologies

🎸Manifiesto:🎵 El rock grita ahora y siempre ¡Fascismo no!🥁

Se ha difundido un manifiesto en el que gran parte de la escena del rock se manifiesta contra el fascismo. Sus promotores son Fernando Madina (Reincidentes) y Óscar Sancho (Lujuria), y a él se han adherido multitud de bandas tanto nacionales como de países de América Latina….

Captura de pantalla de 2021-05-01 11-23-59

E0Ohky2XEAsCUcdPertenecemos a un colectivo que sabe que el futuro será feminista o no será porque la palabra que nos une, que nos define, es la música, en femenino: somos música.

Pertenecemos a un colectivo que lo está pasando mal en esta pandemia. Nos hemos sentido personas abandonadas a un destino incierto para nuestro modo de vida e incierto también para ganarnos, en muchos casos, la vida. Hemos aprendido que la unidad y el compromiso de unas personas hacia otras es más necesario ahora que nunca. Que somos una voz única que representa al pueblo y que solamente el pueblo está salvando al pueblo.

Pertenecemos a un colectivo que ha aprendido a distinguir las promesas huecas de las verdades necesarias.

Necesitamos distinguir a quien promete, por su propio interés, lo que no cumplirá de quien de verdad ayudará a la gente.

Pertenecemos a un colectivo que ha sido criticado, repudiado y marginado desde que nació porque vinimos a decir verdades, a denunciar privilegios que generan desigualdad. Vinimos a buscar igualdad, equidad, libertad, hermandad. Denunciamos a esas personas que, en palabras de Metallica, son los “Master of Puppets“, es decir, los “dueños de las marionetas” y, a los que, por eso, no les gustamos.

No somos una moda, no somos una “movida” ni una corriente, ni siquiera una contra-corriente, no estamos “organizados“. Aprendimos a vivir como una tribu, somos una tribu (una comunidad hermanada)

Aprendimos a vivir con el desdén de los que no nos importan porque no les importan los demás y estamos y somos personas orgullosas de ello.

Somos indios en una película de vaqueros, somos los de las pintas y las pinturas, los de los pelos raros, los que amamos la madre tierra… Somos ingobernables, imposibles de domar… Salvajes contra la adversidad, la injusticia y el desprecio… Somos todas las tribus: cheyenes, lakotas, apaches, arapajoes, seminolas, cherokees, sioux, comanches… Somos todas las tribus diferentes, pero nos une la misma lucha. Esta lucha que hace que seamos una sola voz contra el fascismo en todas sus formas. No solo levantamos la voz contra el fascismo de los “bigotitos“, de las manos alzadas y rígidas, ese fascismo que utilizó cámaras de gas, campos de concentración o exterminios de todo tipo… Alzamos la voz contra el fascismo que se encubre, ese fascismo que se disfraza como el “lobo con piel de cordero“, ese fascismo que asoma la pezuña por debajo de la puerta de cada uno de nuestros hogares. Ese fascismo en el que una mujer niega que la violencia machista exista mientras proclama que la violencia no tiene género. Ese fascismo en el que vemos a una persona cuya piel es negra gritando que no hay racismo. Vemos que no se habla de igualdad, esa igualdad necesaria para que podamos ser libres como personas. Solo siendo iguales y libres podremos ser igual de libres.

Somos la tribu del rock. Nacimos comprometidas y comprometidos con el ser humano, nunca pasamos de moda. Hoy, os pedimos que meditéis bien. Es mucho lo que está en juego. Hay que hacer que caiga la máscara del fascismo. No te dejes embaucar por los mensajes fáciles que generan desigualdad enarbolando privilegios.

Somos la tribu del rock y hoy queremos decirte, creemos necesario decirte: hay que parar al fascismo. Es urgente parar al fascismo en todas sus formas. Nuestra tribu va a poner sus guitarras y sus voces a gritarlo, alto y claro. Si escuchas lo que cantamos, si estás de acuerdo con nuestro mensaje, te pedimos que hagas lo mismo. Demuestra que una canción no es solo una canción y tú y nosotras y nosotros, nos sentiremos mejor.

Si algo ha sido el ROCK, desde que nació, desde su semilla en el blues de los esclavos, es antifascista.

¡Gracias por leer este manifiesto! ¡Gracias por compartir nuestro mensaje!

¡¡No al fascismo!!

Firmantes

🏴Los Muertos de Cristo – A las Barricadas

unnamed
A %d blogueros les gusta esto: