Categoría: Ciencia

👑Corona, spotify, Neil Young y Joni Mitchel🎸

2El director de la OMS elogia la postura de Neil Young en Spotify

A principios de esta semana, el cantautor Neil Young pidió a Spotify que retirara su música de la plataforma o la entrada a Joe Rogan. Young ha acusado al presentador de difundir falsedades sobre la covid y las vacunas, compartiendo la denuncia que hicieron por carta 270 médicos y científicos del país. El jefe de la Organización Mundial de la Salud ha aplaudido a Young por dicha petición.

Young considera que Joe Rogan difunde información errónea al acoger a invitados que se oponen a la narrativa de los organismos de salud pública sobre Covid y sus vacunas. Spotify optó por retirar su música y seguir acogiendo el podcast de Rogan.

El jueves, el jefe de la OMS, Tedros Adhanon Ghebreyesus, aplaudió al artista de rock por «levantarse contra la desinformación«.

Ghebreyesus tuiteó: «@NeilYoungNYA, gracias por alzarse contra la desinformación y las inexactitudes en torno a la vacunación #COVID19″.

«El sector público y privado, en particular las plataformas de #socialmedia, los medios de comunicación, los individuos – todos tenemos un papel que desempeñar para poner fin a esta pandemia e infodemia«.

2

También ha pedido a otros artistas que siguieran su ejemplo.

«Spotify se ha convertido en el hogar de la desinformación COVID que amenaza la vida», escribió en su sitio web.

En todo caso, sus canciones y activismo infatigable han hecho que algunos hayan encumbrado a Young como «la consciencia de América». Algo así como un Micheal Moore avant-la-lettre, respetado y odiado por las dos facciones que dividen el país desde hace décadas. Su choque con Spotify no es más que un capítulo más en su trayectoria de encomiable agitación.

Carta abierta a Spotify 🖨
Un llamamiento de la comunidad científica y médica mundial para frenar la política de desinformación

JoniMitchell

28 de enero de 2022
El 31 de diciembre de 2021, Joe Rogan Experience (JRE), un podcast exclusivo de Spotify, subió un episodio muy controvertido con el invitado Dr. Robert Malone (#1757). El episodio ha sido criticado por promover teorías conspirativas sin fundamento y la JRE tiene un preocupante historial de difusión de información errónea, en particular en relación con la pandemia de COVID-19. Al permitir la propagación de afirmaciones falsas y perjudiciales para la sociedad, Spotify está permitiendo que sus medios de comunicación alojados dañen la confianza del público en la investigación científica y siembren la duda en la credibilidad de las orientaciones basadas en datos que ofrecen los profesionales médicos. JRE #1757 no es la única transgresión que se ha producido en la plataforma de Spotify, pero es un ejemplo relevante de la incapacidad de la plataforma para mitigar el daño que está causando.

Somos una coalición de científicos, profesionales de la medicina, profesores y comunicadores científicos que abarcan una amplia gama de campos como la microbiología, la inmunología, la epidemiología y la neurociencia, y estamos pidiendo a Spotify que tome medidas contra los actos de desinformación masiva que siguen ocurriendo en su plataforma. Con unos 11 millones de oyentes por episodio, JRE es el mayor podcast del mundo y tiene una enorme influencia. Aunque Spotify tiene la responsabilidad de mitigar la difusión de la desinformación en su plataforma, la empresa no tiene actualmente ninguna política sobre desinformación.

A lo largo de la pandemia de COVID-19, Joe Rogan ha difundido repetidamente afirmaciones engañosas y falsas en su podcast, provocando la desconfianza en la ciencia y la medicina. Ha desaconsejado la vacunación en jóvenes y niños, ha afirmado incorrectamente que las vacunas de ARNm son una «terapia génica«, ha promovido el uso no autorizado de la ivermectina para tratar el COVID-19 (en contra de las advertencias de la FDA) y ha difundido una serie de teorías conspirativas sin fundamento. En el episodio 1757, Rogan recibió al Dr. Robert Malone, que fue suspendido de Twitter por difundir información errónea sobre el COVID-19. El Dr. Malone utilizó la plataforma de la JRE para seguir promoviendo numerosas afirmaciones sin fundamento, incluyendo varias falsedades sobre las vacunas COVID-19 y una teoría infundada de que los líderes de la sociedad han «hipnotizado» al público. Muchas de estas afirmaciones ya han sido desacreditadas. En particular, el Dr. Malone es uno de los dos invitados recientes de la JRE que ha comparado las políticas sobre la pandemia con el Holocausto. Estas acciones no sólo son objetables y ofensivas, sino también médica y culturalmente peligrosas.

La edad media de los oyentes de JRE es de 24 años y, según datos del Estado de Washington, los jóvenes de 12 a 34 años no vacunados tienen 12 veces más probabilidades de ser hospitalizados con COVID que los que están totalmente vacunados. La entrevista del Dr. Malone ha llegado a muchas decenas de millones de oyentes vulnerables a la desinformación médica depredadora. Los actos de desinformación masiva de esta escala tienen ramificaciones extraordinariamente peligrosas. Como científicos, nos enfrentamos a la reacción y a la resistencia a medida que el público desconfía de nuestra investigación y experiencia. Como educadores y comunicadores de la ciencia, tenemos la tarea de reparar la dañada comprensión de la ciencia y la medicina por parte del público. Como médicos, cargamos con el arduo peso de una pandemia que ha llevado a nuestros sistemas médicos hasta sus límites y que sólo puede verse exacerbada por el sentimiento antivacunación que se ha tejido en este y otros episodios del podcast de Rogan.

Esto no es sólo una preocupación científica o médica; es un problema sociológico de proporciones devastadoras y Spotify es responsable de permitir que esta actividad prospere en su plataforma. Nosotros, los médicos, enfermeros, científicos y educadores abajo firmantes, pedimos a Spotify que establezca inmediatamente una política clara y pública para moderar la desinformación en su plataforma.


Firmado, 🖌

⚫️🔴Una protesta multitudinaria del sindicalismo combativo exige en Barcelona la derogación de las reformas laborales de 2010 y 2012

🕊España neutral, Sí a la Paz, No a la OTAN

🔌Recuperando el calor: almacenamiento de energía térmica podría ayudar a descarbonizar edificios💡

Thermal Energy Storage

Los esfuerzos de investigación del Berkeley Lab en materiales avanzados y análisis de costos dan un gran impulso a una tecnología subestimada.

¿Puede un tanque de hielo o agua caliente ser una batería? ¡Sí! Si una batería es un dispositivo para almacenar energía, almacenar agua caliente o fría para alimentar el sistema de calefacción o aire acondicionado de un edificio es un tipo diferente de almacenamiento de energía. Conocida como almacenamiento de energía térmica, la tecnología ha estado dando vueltas durante mucho tiempo, pero a menudo se ha pasado por alto. Ahora los científicos del Lawrence Berkeley National Laboratory (Berkeley Lab) están haciendo un esfuerzo común para llevar el almacenamiento de energía térmica al siguiente nivel.

Para superar algunas de las limitaciones del almacenamiento tradicional de energía térmica a base de agua, los científicos de Berkeley Lab están buscando desarrollar materiales y sistemas de próxima generación para ser utilizados como medio de calefacción o refrigeración. También están creando un marco para analizar costos y una herramienta para comparar los ahorros de costes. En una serie de artículos publicados este año, investigadores de Berkeley Lab han informado sobre avances importantes en cada una de estas áreas.

Es muy difícil descarbonizar edificios, especialmente por la calefacción”, declara Ravi Prasher, director asociado del laboratorio de Berkeley para las tecnologías energéticas. “Pero si almacenas energía en la forma del uso final, que es calor, en lugar de en la forma del suministro de energía, que es electricidad, los ahorros de costos podrían ser muy convincentes. Y ahora con el marco que hemos desarrollado, podremos pesar los costos de almacenamiento de energía térmica frente al almacenamiento eléctrico, como con baterías de litio, que hasta ahora ha sido imposible.

En los Estados Unidos, los edificios representan el 40% del consumo total de energía. De ello, casi la mitad va hacia cargas térmicas, que incluyen calefacción y refrigeración espaciales, así como calefacción de agua y refrigeración. En otras palabras, una quinta parte de toda la energía producida va hacia cargas térmicas en edificios. Y para 2050, se espera que la demanda en la red eléctrica de cargas térmicas aumente dramáticamente a medida que se elimina el gas natural y la calefacción se alimenta cada vez más por electricidad.

Si utilizamos almacenamiento de energía térmica, en el que las materias primas son más abundantes para satisfacer la demanda de cargas térmicas, esto relajará parte de la demanda de almacenamiento electroquímico y liberará baterías para ser utilizadas donde no se puede utilizar el almacenamiento de energía térmica”, dijo Sumanjeet Kaur, jefa del Grupo de Energía Termal de Berkeley Lab.

Ravi Prasher and Sumanjeet Kaur

Los científicos del Laboratorio de Berkeley Ravi Prasher (izquierda) y Sumanjeet Kaur encabezan una investigación para desarrollar el almacenamiento de energía térmica para descarbonizar los edificios. Crédito: Thor Swift/Berkeley Lab

Alternativa viable y rentable a las baterías

A medida que nuestra sociedad sigue electrificando, se proyecta que la necesidad de baterías para almacenar energía es enorme, alcanzando aproximadamente 2 a 10 horas de terawatt (TWh) de producción anual de baterías para 2030 de menos de 0,5 TWh hoy. Con la batería de iones de litio como la tecnología de almacenamiento dominante para el futuro previsible, una limitación clave es la disponibilidad limitada de materias primas, incluyendo litio, cobalto y níquel, ingredientes esenciales de la batería de litio actual. Aunque Berkeley Lab está trabajando activamente para hacer frente a esta limitación, también se necesitan formas alternativas de almacenamiento energético.

Las baterías de litio enfrentan una tremenda presión ahora en términos de suministro de materias primas”, comenta Prasher. “Creemos que el almacenamiento de energía térmica puede ser una alternativa viable, sostenible y rentable a otras formas de almacenamiento energético.”

El almacenamiento de energía térmica se puede desplegar a una serie de escalas, incluso en edificios individuales, como en una casa, una oficina o una fábrica, o en un distrito o regional. Mientras que la forma más común de energía térmica utiliza grandes tanques de agua caliente o fría, hay otros tipos de así llamado almacenamiento térmico sensible, como el uso de arena o rocas para almacenar energía térmica. Sin embargo, estos enfoques requieren grandes cantidades de espacio, lo que limita su idoneidad para las residencias.

De líquido a sólido y vuelta a empezar

Para superar esta limitación, los científicos han desarrollado materiales de alta tecnología para almacenar energía térmica. Por ejemplo, los materiales de cambio de fase absorben y liberan energía cuando se transfiere entre fases, como de líquido a sólido y de espalda.

Los materiales de cambio de fase tienen una serie de aplicaciones potenciales, incluyendo la gestión térmica de las baterías (para evitar que se pongan demasiado calientes o demasiado frías), textiles avanzados (pensar en la ropa que puede mantener automáticamente caliente o fresco, logrando así la comodidad térmica al reducir el consumo de energía de construcción,) y enfriamiento seco de las centrales eléctricas (para conservar el agua). En los edificios se pueden añadir materiales de cambio de fase a las paredes, actuando como una batería térmica para el edificio. Cuando la temperatura ambiente se eleva por encima del punto de fusión del material, el material cambia la fase y absorbe el calor, enfriando así el edificio. Por el contrario, cuando la temperatura baja por debajo del punto de fusión, el material cambia la fase y libera el calor.

Sin embargo, un problema con los materiales de cambio de fase es que normalmente funcionan sólo en un rango de temperatura. Esto significa que se necesitarían dos materiales diferentes para el verano y el invierno, lo que aumenta el costo. Berkeley Lab se planteó superar este problema y lograr lo que se llama “afinabilidad dinamística” de la temperatura de transición.

Integrating Thermal Energy Storage in Buildings

Dos formas diferentes de integrar el almacenamiento de energía térmica en los edificios. Una batería térmica (alimentada por un material de cambio de fase) puede conectarse a la bomba de calor de un edificio o a un sistema tradicional de calefacción, ventilación y aire acondicionado (izquierda), o el material de cambio de fase puede incorporarse al interior de las paredes. Crédito: Berkeley Lab

En un estudio publicado recientemente en Cell Reports Physical Science, los investigadores son los primeros en lograr la sintonización dinámica en un material de cambio de fase. Su método de avance utiliza iones y un material de cambio de fase único que combina el almacenamiento de energía térmica con el almacenamiento de energía eléctrica, por lo que puede almacenar y suministrar tanto calor como electricidad.

Esta nueva tecnología es verdaderamente única porque combina energía térmica y eléctrica en un solo dispositivo”, dijo el Applied Energy Materials Group Leader Gao Liu, autor cocorrespondiente del estudio. “Funciona como una batería térmica y eléctrica. Además, esta capacidad aumenta el potencial de almacenamiento térmico debido a la capacidad de sintonizar el punto de fusión del material dependiendo de las diferentes temperaturas ambiente. Esto aumentará considerablemente la utilización de materiales de cambio de fase. ”

Kaur, también coautor en la publicación, añadió: “En la imagen más grande, esto ayuda a reducir el costo de almacenamiento porque ahora el mismo material se puede utilizar durante todo el año en lugar de apenas la mitad del año.”

En la construcción de edificios a gran escala, esta capacidad de almacenamiento combinado de energía térmica y eléctrica permitiría que el material almacenara exceso de electricidad producida por operaciones solares o eólicas in situ, para satisfacer tanto las necesidades térmicas (calor y refrigeración) como eléctricas.

Fomento de la ciencia fundamental de los materiales de cambio de fase

Otro estudio de Berkeley Lab a principios de este año abordaba el problema del supercooling, que no es genial en ciertos materiales de cambio de fase porque hace que el material sea impredecible, ya que puede no cambiar fase a la misma temperatura cada vez. Dirigido por el estudiante asistente de posgrado y estudiante de doctorado de UC Berkeley Drew Lilley, el estudio, publicado en la revista Applied Energy, fue el primero en demostrar una metodología para predecir cuantitativamente el rendimiento de supercooling de un material.

Un tercer estudio de Berkeley Lab, publicado en Applied Physics Letters este año, describe una manera de desarrollar la comprensión atómica y molecular del cambio de fase, que es fundamental para el diseño de nuevos materiales de cambio de fase.

Hasta ahora, la mayoría de los estudios fundamentales relacionados con la física de cambio de fase han sido computacionales en la naturaleza, pero hemos desarrollado una metodología sencilla para predecir la densidad energética de los materiales de cambio de fase”, dijo Prasher. “Estos estudios son pasos importantes que allanan el camino para utilizar materiales de cambio de fase más ampliamente.”

Manzana a manzana – paso a paso

Un cuarto estudio, publicado en Energy & Environmental Science, desarrolla un marco que permitirá comparaciones de costes directos entre baterías y almacenamiento de energía térmica, que no había sido posible hasta ahora.

Este es un marco muy bueno para que la gente compare – paso a paso – baterías contra almacenamiento térmico”, dijo Kaur. “Si alguien vino a mí y me pregunta, ‘¿debería instalar un Powerwall (sistema de batería de litio de Tesla para almacenar energía solar) o almacenamiento de energía térmica?,’ no había manera de compararlos. Este marco proporciona una forma de que las personas entiendan el costo del almacenamiento a lo largo de los años.”

El marco, desarrollado con investigadores del National Renewable Energy Laboratory y el Oak Ridge National Laboratory, tiene en cuenta el coste de vida. Por ejemplo, los sistemas térmicos tienen menores costos de capital para instalar, y la vida útil de los sistemas térmicos es típicamente de 15 a 20 años, mientras que las baterías suelen ser reemplazadas después de ocho años.

Herramienta de simulación para el despliegue de almacenamiento de energía térmica en sistemas de construcción HVAC

Finalmente, un estudio con investigadores de UC Davis y UC Berkeley demostró la viabilidad tecno-económica de implementar sistemas HVAC con almacenamiento de energía térmica basado en materiales de cambio de fase. En primer lugar, el equipo elaboró modelos de simulación y herramientas necesarias para evaluar el ahorro de costos energéticos, la reducción de la carga máxima y el costo de dicho sistema. La herramienta, permitirá a investigadores y constructores comparar la economía del sistema de sistemas HVAC con el almacenamiento de energía térmica a los sistemas HVAC todo eléctrico con y sin almacenamiento electroquímico.

Estas herramientas ofrecen una oportunidad sin precedentes para explorar la economía de aplicaciones del mundo real de HVAC integrado por almacenamiento de energía térmica”, declaró Spencer Dutton director del proyecto Berkeley Lab . “Integrar el almacenamiento de energía térmica nos permite reducir significativamente la capacidad y, por lo tanto, el costo de la bomba de calor, que es un factor significativo para reducir los costos del ciclo de vida. ”

A continuación, el equipo está desarrollando un prototipo de sistema HVAC “listo para campos” para pequeños edificios comerciales que empleaban baterías térmicas frías y calientes basadas en materiales de cambio de fase. Tal sistema cambia tanto al enfrío como a la calefacción de la red eléctrica. Por último, el equipo está desplegando una demostración de campo a zona residencial, centrándose en la electrificación casera y desplazando la calefacción doméstica y las cargas de agua caliente.

sciSi piensas en cómo se consume energía en todo el mundo, la gente piensa que se consume en forma de electricidad, pero de hecho se consume principalmente en forma de calor”, declara Noel Bakhtian, director ejecutivo del Berkeley Lab’s Energy Storage Center.  “Si quieres descarbonizar el mundo, necesitas descarbonizar edificios e industria. Eso significa que necesitas descarbonizar el calor. El almacenamiento de energía térmica puede desempeñar un papel importante allí.

🦠Código Abierto versus Patentes🦠

jacobo

Finlandia dispone desde hace nueves meses de una vacuna COVID-19 libre de patentes, pero sigue apostando por las grandes farmacéuticas

Ilari Kaila y Joona-Hermanni Mäkinen

el pasado mes de mayo, un equipo de destacados investigadores finlandeses tenía lista una vacuna COVID-19 sin patente, que podría haber permitido a los países de todo el mundo inocular a sus poblaciones sin tener que pagar mucho dinero. Sin embargo, en lugar de ayudar a la iniciativa, el gobierno finlandés se puso del lado de las grandes farmacéuticas, mostrando cómo un modelo de financiación basado en patentes pone el beneficio por encima de la salud pública.

«Sentimos que era nuestro deber empezar a desarrollar este tipo de alternativa«, dice el profesor Kalle Saksela, jefe del Departamento de Virología de la Universidad de Helsinki. «En primavera, todavía pensaba que seguramente alguna entidad pública se involucraría y empezaría a impulsarlo. Resulta que ninguna situación es tan urgente como para obligar al Estado a empezar a perseguir activamente algo así«.

corona3El equipo de Saksela tiene lista desde mayo de 2020 una vacuna COVID-19 libre de patentes, a la que han bautizado como «el Linux de las vacunas«, en un guiño al famoso sistema operativo de código abierto que también es originario de Finlandia. El trabajo se basa en datos de investigación disponibles públicamente y se basa en el principio de compartir todos los nuevos hallazgos en revistas revisadas por pares.

El equipo de investigación incluye a algunos pesos pesados de la ciencia finlandesa, como el profesor de la Academia Seppo Ylä-Herttuala, del Instituto A. I. Virtanen, antiguo presidente de la Sociedad Europea de Terapia Génica y Celular, y el académico Kari Alitalo, miembro asociado extranjero de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Creen que su aerosol nasal, basado en una tecnología y unos conocimientos bien establecidos, es seguro y muy eficaz.

«Es un producto terminado, en el sentido de que la formulación ya no cambiará de ninguna manera con las pruebas posteriores«, dice Saksela. «Con lo que tenemos, mañana podríamos inocular a toda la población de Finlandia«.

Pero en lugar de explorar el potencial de la investigación libre de propiedad intelectual, Finlandia, al igual que otros países occidentales, ha seguido la política por defecto de las últimas décadas: apoyarse plenamente en las grandes farmacéuticas.

corona2En la narrativa dominante, las vacunas de primera generación COVID-19 de Pfizer, Moderna y AstraZeneca suelen presentarse como un ejemplo de cómo los mercados incentivan y aceleran la innovación vital. En realidad, el hecho de que el afán de lucro sea la fuerza predominante que da forma a la investigación médica ha sido devastador, especialmente en una pandemia mundial. La vacuna finlandesa ofrece un estudio de caso sorprendente de las muchas formas en que el modelo contemporáneo de financiación basado en patentes ha frenado el desarrollo de vacunas, y de cómo actualmente obstaculiza la posibilidad de llevar a cabo campañas eficaces de inoculación masiva.

Propiedad intelectual privada

lla necesidad de descubrir el próximo producto patentado rompedor tiene muchos efectos corrosivos en la investigación. Incentiva a las empresas a ocultar sus descubrimientos entre sí y a la comunidad científica en general, incluso a costa de la salud humana. El modelo de «código abierto» libre de propiedad intelectual pretende invertir esta situación y convertir la investigación en un esfuerzo de colaboración multilateral en lugar de una carrera por inventar y reinventar la rueda.

En el caso concreto de COVID-19, el impacto del modelo de financiación contemporáneo se hace sentir con mayor intensidad en las etapas finales: la aprobación y el uso del producto terminado. El tiempo que se perdió durante los primeros días de la pandemia debido a la falta de colaboración y a los secretos comerciales, señala el virólogo Saksela, es relativamente insignificante. De hecho, el desarrollo de todas las vacunas de primera generación de COVID-19 ha sido sencillo.

corona4«La investigación de fondo se terminó en una tarde, lo que luego marcó la dirección de todas ellas«, dice Saksela. «Basándonos en lo que ya sabemos sobre el SARS-1 y el MERS, todo era bastante obvio, no era un triunfo de la ciencia«. En lugar de introducir un germen inactivado o debilitado en el cuerpo humano, las nuevas vacunas contra el coronavirus entrenan a nuestro sistema inmunitario para que responda a una «proteína de espiga» -en sí misma, inofensiva- que forma las protuberancias características de la superficie del virus.

La comprensión ampliamente compartida de este mecanismo es anterior a las contribuciones de las empresas farmacéuticas. Esto plantea cuestiones sobre el impacto de la investigación impulsada por las patentes en el producto final. ¿Hasta qué punto el trabajo está guiado por la eficacia médica y hasta qué punto se basa en la necesidad de conservar la propiedad?

«Las distintas empresas de biotecnología colocan la proteína de la espiga en algún tipo de mecanismo de administración, ya sea una tecnología de ARN o cualquier otra cosa«, explica Saksela. «Y normalmente, la elección se basa en las aplicaciones que tienen patentadas, si es la mejor opción o no«.

palestinosLa vacuna finlandesa utiliza un adenovirus para llevar las instrucciones genéticas para sintetizar la proteína de la espiga. Una de sus ventajas prácticas es que, a diferencia de la tecnología de ARN basada en nanopartículas lipídicas, puede almacenarse en un frigorífico normal, incluso a temperatura ambiente. Esto facilita y abarata la logística de entrega, ya que no es necesario el almacenamiento en frío. Más allá de su estabilidad y de la comodidad de la administración nasal, la vacuna puede tener otras cualidades superiores a muchas de las que existen actualmente en el mercado, cree el equipo de Saksela. «Para detener por completo la propagación del virus y deshacernos de las nuevas mutaciones, necesitamos inducir una inmunidad esterilizante«, es decir, que el virus deje de replicarse en el organismo de una persona por lo demás sana. Los ensayos preliminares parecen confirmar que el spray nasal lo consigue. «En aproximadamente la mitad de las personas expuestas, aunque no presenten síntomas, el virus sigue presente en el sistema respiratorio superior. Así que, aunque esté en vías de extinción, sigue campando a sus anchas por la puerta principal, convirtiendo a tu sistema inmunitario en una especie de compañero de entrenamiento«.

Pero si la vacuna es tan buena como se anuncia, ¿qué la frena? Fuera de las grandes farmacéuticas y del capital riesgo, quedan pocos mecanismos para asegurar la financiación de los ensayos con pacientes a gran escala necesarios para llevar una vacuna más allá de la línea de meta. Las patentes son monopolios sancionados por el Estado que encierran la promesa de un rendimiento potencialmente enorme de la inversión. El modelo contemporáneo de financiación de la investigación farmacéutica se basa casi por completo en esa expectativa, y es aquí donde un producto médico libre de propiedad intelectual se encuentra con serios obstáculos.

corona1Un ensayo clínico de fase III requiere decenas de miles de sujetos humanos y costaría unos 50 millones de dólares. Pero si se tiene en cuenta que, a pesar del relativo éxito de Finlandia en el control del virus, el país ya ha tenido que pedir prestados otros 18.000 millones de euros (21.000 millones de dólares) para salir adelante, la suma empieza a parecerse más a una gota de agua en el océano, que suma aproximadamente un cuarto de porcentaje de la deuda pública inducida por la pandemia hasta ahora. La cifra se vuelve absurdamente pequeña cuando se contrasta con la pérdida de vidas y la devastación económica en todo el mundo.

El Estado allana el camino al beneficio privado

esta situación es especialmente absurda si tenemos en cuenta que la llamada investigación farmacéutica privada está en su mayoría financiada con fondos públicos. Moderna recibió 2.500 millones de dólares en ayudas públicas y aun así intentó desplumar a los compradores con precios desorbitados. Pfizer se ha jactado de no haber tomado ningún dinero de los contribuyentes, pero la campaña de relaciones públicas tiene poco que ver con la realidad: la vacuna se basa en aplicaciones de la investigación pública desarrollada por la empresa alemana BioNTech, que ha recibido una ayuda adicional del gobierno de 450 millones de dólares.

Estas cifras son sólo la punta del iceberg si tenemos en cuenta el capital que los países vierten anualmente en universidades, instituciones científicas, educación e investigación básica. Así es como se construye el conjunto de conocimientos y técnicas que subyacen a toda la innovación.

«Por ejemplo, tenemos estos nuevos tipos de medicamentos biológicos, relacionados con las vacunas en un sentido técnico-científico, producidos con el mismo tipo de tecnología de ADN, donde el precio es comparable a la extorsión«, dice Saksela. «Es muy triste. Cualquiera que sea la mayor suma que se pueda extorsionar a una persona o al Estado, dicta el coste. Y, por supuesto, en última instancia se basan en la investigación financiada con fondos públicos, al igual que ocurre con las vacunas

En otras palabras, estamos pagando dos veces por la misma vacuna: primero por su desarrollo y luego por el producto terminado. Pero podría haber incluso un tercer precio, ya que los gobiernos han aceptado asumir la responsabilidad de los posibles efectos secundarios de las vacunas contra el coronavirus. Se trata de una dinámica típica entre las grandes empresas y los Estados: los beneficios son privados, los riesgos se socializan.

«Y sin embargo, cuando he intentado defender que Finlandia desarrolle su propia vacuna, éste es el principal argumento que he escuchado: que es necesario tener una entidad con los hombros lo suficientemente anchos para asumir el riesgo«, dice Saksela. «Pero resulta que todo eso es palabrería, ya que las empresas exigen, y reciben, que se les exima de cualquier responsabilidad«.

corona5El actual sistema basado en el monopolio de patentes es un desarrollo relativamente reciente, no un efecto secundario inevitable del capitalismo. Hasta hace poco, a finales de la década de 1940, los gobiernos financiaban principalmente la investigación médica, mientras que el papel de las empresas farmacéuticas se limitaba principalmente a la fabricación y venta de medicamentos. Hoy en día, los gobiernos apoyan a las empresas en forma de diversas subvenciones y privilegios monopolísticos.

Los daños van mucho más allá de la escasez y los altos precios. Por un lado, detener una enfermedad en su camino es un mal negocio. En un caso famoso, la empresa de biotecnología Gilead vio caer sus beneficios en 2015-16 como consecuencia de su nuevo medicamento contra la hepatitis C, porque acabó curando por completo a la mayoría de los pacientes. La misma estructura perversa de incentivos ha saboteado los esfuerzos por crear vacunas preventivas, a pesar de los urgentes llamamientos de los expertos en salud pública durante los últimos veinte años.

Invirtiendo en investigación predictiva, se podría haber detenido el brote en China. En una entrevista con el New York Times, el profesor Vincent Racaniello, del Departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Columbia, lo expresa sin rodeos: «La única razón por la que no lo hicimos es porque no había suficiente apoyo financiero«. El ecologista de enfermedades y experto en salud pública Peter Daszak está de acuerdo: «La alarma saltó con el SARS, y le dimos al botón de repetición. Y luego volvimos a darle con el ébola, con el MERS, con el Zika«.

comoDesgraciadamente, aún no hay muchas señales de que los líderes políticos se hayan despertado. Hay una escasez desesperada de vacunas, mientras las empresas farmacéuticas luchan por mantenerse al día incluso con sus propias estimaciones de producción. Esto es un resultado directo no sólo de la inviolabilidad de las patentes, sino de cómo el juego está amañado contra las soluciones creadas fuera del sistema impulsado por los beneficios. Dado que las vacunas sólo pueden producirse en laboratorios propiedad de los titulares de las patentes o autorizados por ellos, la mayoría de las fábricas farmacéuticas del mundo están inactivas. Una solución de emergencia propuesta por India y Sudáfrica, respaldada en la Organización Mundial del Comercio por la mayoría de los gobiernos del mundo, pretendía suspender los derechos de propiedad intelectual de las vacunas COVID-19. Los países ricos, encabezados por Estados Unidos y la Unión Europea, se negaron categóricamente.

Mientras tanto, las naciones ricas han hecho la mayor parte de los pedidos de vacunas. Dejando de lado la ética, esta es una forma catastrófica de combatir una pandemia. Para empezar, se producen cantidades inadecuadas de vacunas y se distribuyen en función de la riqueza y no de una política de salud pública sensata. Incluso los países ricos acaban disparándose en el pie, ya que se permite que el virus siga propagándose y mutando en la mayor parte del planeta.
👮 Síndrome de Sherwood: ¿y si es la Policía quien provoca los disturbios?

🇧🇷Lula da Silva critica el “desgobierno” de Bolsonaro, a quien llama “imbécil”, frente a la pandemia del Covid-19 y asegura que fue “víctima de la mayor mentira jurídica contada en 500 años de historia”.

💸Si no sabes qué son las Big Four, Ekaitz Cancela te cuenta cómo se están llevando tu pasta

🏚En El Salto Andalucía, testimonio en primera persona sobre la privatización y cierre del centro de menores infractores de Torremolinos

☀️¿Es que se puede patentar el sol?🌤

Fernando D. R. tenía 69 años y era padre de tres hijos. Vivía en La Eliana (Valencia) desde hacía 25 años y acababa de volver de un viaje a Nepal. Fue la primera persona que murió por coronavirus en España.

Captura de pantalla de 2021-02-04 21-24-20Desde entonces, en muy pocos casos hemos llegado a conocer el nombre, el rostro y la biografía de las personas que nos han dejado. En su lugar, nos comunican las cifras. 59 805 muertes en España. Más de 100 000 en el Reino Unido.

Mientras la pugna por las vacunas sigue su curso, somos testigos de que empresas como AstraZeneca influyen demasiado en la decisión de quién tiene acceso a las vacunas. Es fácil que se nos olvide lo que está en juego. Una hermana. Una amiga. Un abuelo.

Para millones de personas, las vacunas son la opción que ofrece la mayor probabilidad de sobrevivir. Si queremos acabar con la pandemia, es imprescindible que se incremente su producción y que sean asequibles. El primer paso es que el derecho a fabricar las vacunas (es decir, las patentes) sea un bien público.

Sabemos que es posible, pero llevarles la contraria a las grandes farmacéuticas y ser un obstáculo para sus beneficios no es una tarea sencilla. Charles Michel, el presidente del Consejo Europeo, se ha unido a algunos europarlamentarios en su llamamiento para que AstraZeneca libere la patente. Ahora nos toca lograr que pase del dicho al hecho.

FIRMA LA PETICIÓN

¿Te acuerdas de la polio? Hace 50 años, era una enfermedad muy mortífera que había dejado a su paso un rastro de niños con discapacidad, y que incluso confinó a una silla de ruedas al presidente de los Estados Unidos unas décadas antes. Hoy apenas se habla de ella, porque las vacunas la han eliminado prácticamente del todo. Y sí, eran vacunas sin patente. Cuando al Dr. Jonas Salk, que desarrolló la primera vacuna contra la polio, le preguntaron a quién pertenecía la patente, esta fue su respuesta:

«Yo diría que a la gente. No hay patente. ¿Es que se puede patentar el sol?»

Podría haber ganado miles de millones de dólares con su trabajo, pero prefirió donarlo; para Salk, la ciencia tenía que estar al servicio del bien común. Así lo entendemos también en Movemos Europa: estamos ante una pandemia que se ha cobrado muchísimas vidas y no hay nada que justifique que las vacunas contra el coronavirus no sean de propiedad pública.

Algunos políticos destacados de la Unión Europea se han pronunciado ya sobre este asunto. Por algo se empieza, pero no basta: hay que ejercer más presión. Y para eso está nuestra comunidad. Si conseguimos que 100 000 personas apoyen la petición, nuestros dirigentes sabrán que no es momento de achantarse.

Vivimos una época sin precedentes y los integrantes de Movemos Europa han dejado claro que debemos construir una nueva normalidad con iniciativas que vayan desde la renta básica universal a las medidas de recuperación solidarias que no dejen a nadie atrás. En esta nueva normalidad, también hay hueco para resolver la crisis sanitaria por y para la gente.

Lo haremos por Fernando D. R. y por todas las demás personas que nos han dejado a causa de este virus. Sabemos lo que está en juego y no permitiremos que otros lo olviden.

Con esperanza,
Virginia (Madrid), Olga (Bolonia), Alex (Marsella) y todo el equipo de Movemos Europa

P. D.: 2020 ha sido un año muy difícil para la mayoría, pero a río revuelto, ganancia de pescadores: la industria farmacéutica ha sido una de las grandes beneficiadas. Para los gigantes de este ramo, conservar la patente equivale a proteger sus beneficios empresariales.

Firma la petición para que la prioridad sea la ciudadanía, no el capital.

💉 “Hemos pagado cuatro veces el valor de la vacuna. Las patentes deben retirarse, es una pandemia”

🌎 La ciudadanía con el apoyo de la comunidad científica en España se une en la defensa de la biodiversidad frente a las renovables a gran escala

⛅️ Ecologistas exigen que los fondos Next Generation sean para la transición ecosocial y no para las grandes empresas

EtNkwpWWQAUtXFk EtNkwpWXAAAzmnb

🐑El misterio de la banda ancha🐑

Aberhosan, near Machynlleth

Sucedió en Aberhosan, Powys (Gales, Gran Bretaña), un misterio, que tenía aterrorizados a todos sus habitantes ha llegado a su fin.

Durante 18 meses han estado perdiendo la banda ancha todas las mañanas a las 7 en punto. Este asunto ha tenido a los ingenieros bastantes desconcertados, sobre todo por la hora de comienzo.

Dicho misterio ha llegado a su fin al descubrir los ingenieros un viejo televisor culpable de tamaña felonía.

Captura de pantalla de 2020-10-09 18-33-15El propietario anónimo, del presunto culpable, no sabía que el viejo televisor emitía una señal que interferiría con la banda ancha de todo el pueblo. El avergonzado padre de familia (¿de la tele?) prometió no volver a usar el televisor. Dicho caballero encendía su televisor, puntualmente, a las 7 de la mañana todas los días – y las interferencias eléctricas emitidas por el mismo afectaba a la señal de banda ancha.

Después de 18 meses de intensas pesquisas, los ingenieros, desconcertados por el continuo problema, tuvieron que usar un dispositivo de monitoreo para encontrar el fallo.

La aldea ahora tiene una señal de banda ancha estable.

Captura de pantalla de 2020-10-09 18-48-06

💩 ¿Transición modélica o restauración corrupta?

🛰 Radares, uniformes, refuerzo de fronteras…: El Corte Inglés y el negocio antimigratorio

👩🏻‍🎓 Por una Universidad libre de pseudociencia y oscurantismo 👨🏼‍🎓

Captura de pantalla de 2020-09-16 16-21-46

Recogida de Firmas Manifiesto

Ante la cada vez más abundante proliferación de conferencias, cursos, seminarios y todo tipo de actividades que diferentes corrientes pseudocientíficas están desarrollando dentro del marco de las universidades españolas y latinoamericanas, tendencia que cristaliza en la reciente creación de una Cátedra de Investigación sobre Homeopatía en la Universidad de Zaragoza, los abajo firmantes (científicos, profesores, alumnos y ciudadanos en general) nos vemos en la necesidad de manifestar lo siguiente:

La colaboración entre la Universidad y la Empresa, así como con otros organismos y agentes sociales es enriquecedora, productiva y debe ser considerada como una de las prioridades de la política universitaria. Los acuerdos y contratos para la transferencia de resultados de la investigación a la empresa privada pueden representar una importante fuente de financiación para las universidades públicas; los cuales, desarrollados convenientemente, permiten una mayor productividad científica y la optimización de las aplicaciones de tal actividad. Sin embargo, creemos que no es justificable que la Universidad busque vías de financiación a cualquier precio, y aún menos si con ello pervierte su filosofía y fines fundamentales.

La Universidad Pública, como cualquier otro organismo de la administración, debe estar al servicio del ciudadano, manteniendo un contacto permanente con la sociedad de la que forma parte, mediante una comunicación constante que permita la sintonía entre el mundo universitario y las necesidades sociales. Para cumplir estos objetivos, la Universidad debe ser un adalid en lo referente a innovación y a exploración de nuevos caminos para el conocimiento. La Universidad nunca debe ser una estatua, sino una animación en constante movimiento.

No es posible entender la función investigadora y el compromiso social de la Universidad sin la imbricación con su papel fundamental en la formación de ciudadanos libres, capaces de enfrentarse al mundo mediante una mentalidad crítica que les permita escapar de las cadenas de la irracionalidad, la superstición y la ignorancia. Esta función docente, completamente consustancial a la institución universitaria, va más allá de las aulas, al representar la Universidad un referente en cuanto a conocimiento y racionalidad para toda la sociedad.

En este sentido, la Universidad juega un papel muy importante ante el avance que en la sociedad contemporánea están teniendo determinadas corrientes anticientíficas y antirracionales, que pueden suponer un significativo retroceso hacia el oscurantismo y la superstición, algo que se encuentra en el polo opuesto de los objetivos universitarios. Nos preocupa, como universitarios y como ciudadanos, que bien entrado el siglo XXI cada vez prolifere un mayor número de terapias más próximas a la magia que a la medicina, en muchas ocasiones amparadas por instituciones y empresas médicas profesionales; nos preocupa que presidentes de gobierno consulten astrólogos; que pulseras mágicas declaradas oficialmente fraudulentas sean portadas por ministros de sanidad y constituyan el regalo más vendido de las últimas navidades; que cada vez haya más ciudadanos que crean firmemente que las vacunas son tóxicas y nefastas para la salud; que aumente el número de enfermos que abandonan el tratamiento médico para abrazar alternativas esotéricas; nos preocupa muy seriamente que gran parte de la población vuelva a confiar más en los curanderos que en la medicina científica.

Nos preocupa que la Universidad pueda convertirse en un mercadillo que de cabida a cualquier alternativa irracional al conocimiento científico. Sólo una mal entendida apertura de mentalidad puede justificar que se enseñe alquimia en las Facultades de Química, ufología en las de Física o el diluvio universal en las de Historia. Ofrecer el foro universitario a las pseudociencias, en igualdad de condiciones con el conocimiento racional, no se traduce en ningún enriquecimiento cultural, sino en una validación universitaria de la superstición y la charlatanería. Difícilmente podremos educar a nuestros hijos sobre la inexistencia de bases empíricas en la predicción astrológica si van a encontrar en el campus universitario cursos de postgrado en astrología.

Reza una de las máximas en ciencia que la razón no debe aceptar algo como cierto sólo porque lo afirme mucha gente o porque lo suscriban personajes importantes, y que siempre es necesario detenerse ante cualquier afirmación y dudar sobre si es o no cierta. Esto obliga a actuar mucho más despacio, a sopesar cuidadosamente las opciones, a avanzar con cautela ante cualquier tipo de propuesta. Y esta es una de las cosas que creemos firmemente que debe enseñarse en las universidades.

Por todo ello, nos preocupa que la Universidad de cabida a cursos sobre acupuntura, a conferencias sobre creacionismo, a seminarios sobre astrología y a cátedras sobre homeopatía. Nos preocupa especialmente si no se enfocan como un debate crítico y un análisis racional, sino con un presupuesto de funcionalidad y validación científica de los que no sólo carecen, sino que están en frontal oposición al espíritu crítico universitario.

En el caso concreto de la homeopatía, aunque de igual aplicación para el resto de pseudociencias, no se ha demostrado científicamente ni su fundamento teórico (que contradice nuestros conocimientos sobre química y medicina más elementales), ni su efectividad más allá de un placebo. Décadas atrás, se destinaron importantes estudios a buscar una posible base en los postulados homeopáticos, los cuales no han variado significativamente en doscientos años, base que jamás se encontró.

Nos resulta extremadamente paradójico que mientras gobiernos europeos retiran fondos y apoyos estatales a la práctica homeopática, en España se instauren cátedras dentro de las universidades públicas. El aval que esto supone, sitúa a la homeopatía, a la astrología o al espiritismo dentro de la categoría de disciplinas universitarias; máxime cuando no nos encontramos exclusivamente ante una actividad de investigación sobre un fenómeno dudoso, sino ante una institucionalización dirigida a la formación y divulgación de estos postulados.

Consideramos por último, que si bien está justificado profundizar y destinar fondos a cualquier aspecto que pueda ser investigado, la especial situación económica actual convierte la inversión de esfuerzo y medios en este tipo de disciplinas totalmente desacreditadas en un acto de puro despilfarro de recursos, que podrían emplearse en líneas de investigación y docencia muchísimo más prioritarias.

Captura de pantalla de 2020-09-16 16-34-07Las personas que desde distintos estamentos y colectivos de la sociedad suscribimos este manifiesto, deseamos llamar la atención sobre este importante aspecto al conjunto de la población y, especialmente, a las autoridades académicas y gubernativas, confiando en que la razón acabe imponiéndose sobre la superstición y el oscurantismo.

Captura de pantalla de 2020-09-16 16-24-54

Turismo, deuda y multinacionales

💶 Pandemia. Los futuros del capitalismo español

🏴 La justicia admite a trámite la querella interpuesta por CGT contra Villarejo por espiar a dos trabajadores de Iberdrola

A %d blogueros les gusta esto: