🇻🇳Las promesas rotas de Vietnam👎🏽

Una crítica anarquista vietnamita al llamado “socialismo” de Vietnam.

Traducido de  “The Broken Promises of Vietnam” por Grupo Anarquista Aurora.

vvlacomuneVietnam, año 2021, el ambiente parece ser de optimismo. La incesante búsqueda del gobierno de una estrategia de “cero-COVID” le ha valido la aprobación generalizada tanto a nivel nacional como internacional. La economía ha logrado un crecimiento positivo, mientras que muchos de sus vecinos han sufrido el declive de la pandemia. Sin embargo, debajo de toda esta bravuconería, se puede percibir que algo falla. Hay una sensación persistente que nadie parece ser capaz de identificar. Casi como si hubiera un fantasma rondando Vietnam, el fantasma del comunismo, el verdadero, sin campanas ni silbatos.

Como observó astutamente Emma Goldman, en la URSS no había comunismo. Lo mismo puede decirse del Vietnam actual. El partido en el poder –el Partido Comunista de Vietnam (PCV)– se ha desviado durante mucho tiempo de la senda del comunismo.

Antes de que el actual líder del partido asuma su tercer mandato (2020-2025), formuló una ambiciosa hoja de ruta, en la que para 2045 Vietnam se convertiría en un país “desarrollado”, a la altura de Japón, Corea del Sur y Singapur. Para nosotros, los radicales, esto es una traición a la clase obrera, a los pueblos indígenas y a los grupos marginados que tanto sacrificaron por la revolución de Vietnam. Pero como dirían los marxistas-leninistas de ojos brillantes y convicción inflexible, todo eso forma parte del plan™ y 2045 será el tan esperado año en que Vietnam avance finalmente hacia un país sin clases, sin dinero y sin Estado.

Sin embargo, una mirada más atenta a la sociedad vietnamita actual mostraría que el plan no es más que una ilusión, y las promesas son una mera justificación para que la clase dominante y la clase capitalista sigan chupando la vida de Vietnam durante un tiempo más. La diferencia entre lo que predican las élites del partido y lo que permiten que ocurra en la realidad es la que existe entre el día y la noche.

millonariodelpuebloA medida que la economía de Vietnam crece a pasos agigantados, también lo hace el abismo entre los ricos y los pobres. Y ninguna cantidad de bienestar y regulación puede detener la acumulación de capital o invertir el flujo de riqueza de las manos de muchos a las de unos pocos. En ningún lugar se manifiesta esta acumulación de forma más generalizada que en el sistema de propiedad de la tierra. Este sistema permite arrebatar el control de la tierra a los campesinos y a la gente común a cambio de una escasa compensación y entregarla a los capitalistas, que a menudo obtienen muchos más beneficios. Por todo el país surgieron lujosos edificios residenciales, pero pocos de los desplazados por ellos pueden permitirse mudarse. El multimillonario Phạm Nhật Vượng, cuya familia posee tanta riqueza como 800.000 vietnamitas, no podría haber construido su imperio sin que las propiedades públicas le llegaran al bolsillo de esta manera.

El ya precario ecosistema de Vietnam y las comunidades indígenas también pagan un alto precio por este rápido desarrollo económico. El plan para el sector eléctrico hasta 2045 daba alguna concesión a las energías renovables mientras apoyaba la construcción de muchas nuevas centrales de carbón, ignorando su enorme huella de CO2 y las numerosas advertencias sobre la relación entre la energía del carbón y la niebla de PM2,5 que cubre las grandes ciudades, amenazando el bienestar de millones de personas.

A mediados de la década de 2010, cientos de pequeñas centrales hidroeléctricas surgieron en la zona montañosa que rodea el país para saciar a las ciudades y fábricas ávidas de energía. Estas centrales no sólo perturbaron la red fluvial y privaron de sedimentos esenciales a las tierras agrícolas situadas aguas abajo, sino que también causaron daños incalculables a las comunidades indígenas durante su construcción y funcionamiento. Las plantas de energía solar en Ninh Thuận despojaron a los indígenas Chăm de sus tierras de cultivo. El delta del Mekong, principal zona de cultivo de arroz de Vietnam, se enfrenta a una amenaza existencial por las numerosas presas que se están construyendo aguas arriba en Tailandia y China. Y al mismo tiempo que se ratifica un proyecto nacional para plantar mil millones de árboles, se conceden numerosas autorizaciones a los capitalistas para que puedan transformar miles de hectáreas de tierras agrícolas y forestales en complejos turísticos y campos de golf.

Detrás de todo esto hay un fuerte sentimiento de nacionalismo, una herramienta eficaz para silenciar cualquier crítica significativa contra el Estado, un valor que puede utilizarse para socavar la lucha de otras personas en nombre de un abstracto bien mayor. El nacionalismo se ha convertido en el valor que determina la valía de un ciudadano vietnamita.

Fue el nacionalismo lo que catapultó al Việt Minh al poder durante la década de 1940. Fue el nacionalismo lo que motivó a millones de jóvenes vietnamitas a poner el interés de la nación por encima del suyo propio al lanzarse contra el imperialismo extranjero. Desde los primeros días del Partido, se ha hecho un esfuerzo constante por cultivar un fuerte sentimiento de nacionalismo en todas partes.

El nacionalismo está en el plan de estudios de los niños vietnamitas, en nuestras canciones, poemas, arte y en todos los medios de comunicación. Uno de los mayores éxitos del Partido ha sido la fusión de la identidad nacional y la lealtad al partido. Los capitalistas vietnamitas modernos, como VinGroup o BKAV, han seguido el ejemplo de la maquinaria de propaganda estatal y han incorporado elementos nacionalistas en la comercialización de sus productos.

fiestadelpartido

Irónicamente, son los nacionalistas los que se declaran herederos de la revolución “comunista” de Vietnam, y sin embargo son el grupo que más se manifiesta en contra de todos y cada uno de los ideales radicales, como la liberación de los animales, la liberación del género y la sexualidad, la autonomía indígena, la despenalización del trabajo sexual y la solidaridad con las luchas internacionales, como las de Hong Kong o Myanmar. La persuasión nacionalista se transformó, como era de esperar, en una fuerza contrarrevolucionaria y reaccionaria que se vestía de rojo.

Las víctimas vulnerables del nacionalismo vietnamita son, entre otras, las siguientes:

  • Las personas queer, que siguen sufriendo un alto grado de discriminación en Vietnam. Los recientes avances en la liberación del género y la sexualidad han venido en gran medida de la mano de elementos liberales, como el movimiento del Orgullo, que no es más que una estratagema de marketing para empresas extranjeras y locales. Cambios sustanciales, como el reconocimiento de las familias homosexuales y de las necesidades médicas de los transexuales como derechos, se han retrasado una y otra vez para dar prioridad a “asuntos más urgentes”.
  • Las trabajadoras del sexo, estigmatizadas y señaladas por la policía. A ojos de la sociedad patriarcal vietnamita, el trabajo sexual no se reconoce como un trabajo, sino como una mera dolencia inmoral que hay que eliminar. En consecuencia, se culpa al trabajo sexual de la propagación de enfermedades de transmisión sexual como el VIH, y los trabajadores del sexo, especialmente los queer, son arrojados al margen de la sociedad.
  • Las comunidades indígenas, que han sido el blanco de las políticas expansionistas de Kinh (o Việt) desde la época del feudalismo, no encuentran ninguna seguridad bajo el gobierno “antiimperialista” del Estado actual. Y lo que es peor, la opresión a la que se enfrentan se ha intensificado, ya que el Estado dispone de nuevas y más eficaces herramientas para neutralizar cualquier resistencia, así como para patrullar proactivamente a la población indígena.

“La revolución de las ratas” — Diều Hâu.En el extranjero, muchos defensores del “socialismo” vietnamita han sido testigos de estas evidentes señales de alarma y las han ignorado, ya que todo se justifica en nombre del desarrollo de su Estado “socialista” favorito. Esto demuestra una apatía e ignorancia hacia la continua lucha del pueblo vietnamita por una sociedad justa, por no hablar del abrazo al capitalismo, siempre que se cubra con una bandera roja y se diga que está en contra de las ambiciones imperialistas de “Occidente”, especialmente de Estados Unidos, incluso cuando todos los indicios muestran que el comunismo no está ni estuvo nunca en la agenda.

Al final, existir es en sí mismo una victoria, por lo que se manifiesta un papel, un papel para representar las voces de los radicales vietnamitas. Nos dirigimos a la futura clase obrera, a la juventud, que está perpetuando y a la vez oprimida por el capitalismo y el Estado, para que pueda romper sus cadenas opresivas.

🐷La industria transporta a millones de animales de granja que recorren enormes distancias cada año en condiciones deplorables para acabar siendo sacrificadas al llegar a su destino.

👁Technopolice – One year of activism against surveillance technologies

⛓Homo sacer en el Tarajal 👎🏽

La Veranda de Rafa Rius

radiokEen Derecho Romano, homo sacer era la tenebrosa figura jurídica que aludía a una persona sin derechos de ninguna clase y que por tanto, podía verlos atropellados con total impunidad para el atropellador. Pero no es necesario retroceder veinte siglos; en la actualidad también existen sobrados ejemplos: hace algo más de 15 años, el filósofo Giorgio Agamben (Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida, Pre-textos – 2004) nos lo recordaba en su muy interesante texto. De entrada, en latín, la palabra sacer, posee una aparente contradicción semántica en sus dos acepciones: sagrado y maldito. Dos acepciones que quizás no sean tan contradictorias como parece y tal vez no haga falta remontarse tanto en el tiempo para comprobarlo.

A lo largo de la Historia y hasta ahora mismo, podemos encontrar numerosos ejemplos en los que algo sagrado -la vida humana, puesto que es única e insustituible- puede ser al mismo tiempo, considerado algo maldito, abominable y por tanto prescindible. Es lo que Agamben denominaba la nuda vida, es decir, una vida que no vale nada en términos de valor de uso o de cambio y por tanto puede ser eliminada sin más problema que deshacerse de los restos.

En los últimos tiempos, tenemos numerosísimos ejemplos en los que se pone de manifiesto la consideración de homo sacer por parte de los distintos estamentos del poder, para aquellas personas más desprotegidas, que pueden ser sacrificadas al margen de cualquier Ley y sin mayores consecuencias:

Guantánamo, Abu Graib, rohinyas en Birmania, prisioneros palestinos en Israel, saharauis en las prisiones de Marruecos, víctimas de paramilitares de Bolsonaro en las favelas de Río… tantos y tantos otros no-lugares de indignidad, tortura y muerte… y ahora mismo, El Tarajal.

💩Pido saber la verdad sobre los GAL

💩El legado criminal de Keko Fujimori

El Tarajal, donde –dejando aparte la actuación de la monarquía alauita que siempre ha dado más que sobrados ejemplos de su desprecio por la vida humana y la consideración de las personas como objetos- el ministerio del Interior y el de Defensa del Gobierno español, contraviniendo todos los acuerdos internacionales al respecto, empezando por la Declaración Universal de Derechos Humanos firmada en su día por España, han manejado a las personas migrantes de manera denigrante y totalmente inaceptable para un Estado que dice ser “de Derecho”. No se puede tratar a las personas como bestias, al margen de cualquier normativa jurídica aceptable. No se pueden devolver a palos y en manada, a medida que van entrando y sin hacer la preceptiva identificación individual y el adecuado examen médico para verificar las condiciones en que se encuentran.

ddurante la dictadura argentina, se llamaban de manera muy gráfica “chupaderos”, esos lugares sin nombre donde los asesinos del poder hacían desvanecerse en la nada miles de vidas humanas, ahora se llaman Guantánamo, Lesbos, Lampedusa, Libia, … Tarajal. El moderno homo sacer desaparece al margen de cualquier precepto legal –y si las leyes vigentes no se adaptan a sus necesidades, se retuercen esas leyes hasta donde haga falta- y queda eliminado ante nuestra mirada desafecta sin que aparentemente nunca pase nada.

En Derecho Romano, adquirían la condición de homo sacer aquellas personas acusadas de cometer supuestamente un delito. Ahora no es necesario, sólo con una falta administrativa como el no poseer pasaporte, es suficiente para ser un homo sacer y desaparecer en cualquier inicua frontera tragado por la crueldad y la vileza de los que se creen poderosos.

En el Código Penal actual, ya no existe la figura del homo sacer. No existe en la teoría de las leyes, pero en los hechos cotidianos de la vida real siguen existiendo numerosos homines sacer : de ahí los carceleros, los militares, las diversas policías… Si no existieran, habría que crearlos, el Estado los “necesita” para controlar y justificar la existencia de unas políticas represivas que le permitan sostener un statu quo que le conviene para mantener los privilegios de sus privilegiados.

⛓Home Run for Julian Assange

🔴😔🟣Rotspanier

justice

🔭Redes sociales acusadas de censurar el contenido palestino📡

medios

EEl largo conflicto entre Israel y Palestina se ha visto reavivado en las últimas semanas, tras el desalojo forzado de palestinos que viven en un área de Jerusalén reclamada por Israel y los ataques contra musulmanes cerca de la mezquita de Al-Aqsa al final del Ramadán. Como los palestinos y sus partidarios han compartido imágenes y artículos sobre la violencia en Facebook, Twitter e Instagram, algunos han notado que su contenido de repente desaparecía, o han visto que han marcado a sus usuarios por incumplimiento de las condiciones de uso de dichas plataformas, cuando eso no se había producido. En algunos casos, las cuentas han sido suspendidas; Twitter restringió la cuenta de la escritora palestina-americana Mariam Barghouti, que había estado publicando fotos y vídeos de la violencia en Jerusalén, para posteriormente restaurarla y disculparse por la suspensión, diciendo que había sido un error.

Algunos de los que llevan años cubriendo estos temas no creen que este tipo de cosas haya sido un error; más bien que las redes sociales están censurando deliberadamente el contenido palestino. En una reciente mesa redonda en el programa de Al Jazeera TV The Stream, Marwa Fatafta, del grupo de defensa de los derechos humanos Access Now, dijo que este problema no es nuevo, sino que ha empeorado. “Activistas, periodistas y usuarios de redes sociales llevan denunciando este tipo de censura durante años”, declaró. “Pero llevo mucho tiempo escribiendo sobre este tema, y nunca había visto una escalada igual. Es tan descarada y tan increíble, va más allá de la censura — es la represión digital. Están suprimiendo activamente la narración de los palestinos o de quienes documentan estos crímenes de guerra.

sandersEl lunes, Access Now abrió un hilo de Twitter sobre la censura que sufría el contenido palestino en Facebook, Twitter, Instagram y TikTok. El grupo declaró que había recibido “Cientos de informes de que las plataformas sociales están suprimiendo los hashtags de protesta palestina, bloqueando los direccionamientos y eliminando lo puesto y las cuentas”. Ameer Al-Khatahtbeh, que dirige una revista para milenials llamada Muslim, dice que, solo en las últimas semanas, ha documentado 12.000 actos de censura en Instagram.

Un grupo llamado 7amleh, Centro Árabe para el Avance de los Medios Sociales, acaba de publicar un informe llamado Hashtag Palestina, en el que se examinan tales apropiaciones y se contabilizan los bloqueos relacionados con el conflicto israel-palestino en 2020. “Esta no es la primera vez que las voces de los palestinos han sido silenciadas, y está claro que no será la última”, Mona Shtaya, asesora de 7amleh, declaró a Al Jazeera acerca de las recientes suspensiones de cuentas y desaparición de contenidos. En 2020, 7amleh encontró que Facebook cumplió con el 81 por ciento de las solicitudes de Israel de quitar contenido, gran parte del cual estaba relacionado con Palestina, según el grupo. Además de las retiradas, Fatafta dijo que Access Now ha escuchado muchas declaraciones de grupos e individuos que no han podido utilizar ciertas características, incluyendo “me gusta” y comentarios, o que su usuario resultó bloqueado o cerrado en plena transmisión.

Las empresas de dichos medios han admitido algunas retiradas y bloqueos de cuentas. Instagram se disculpó por el hecho de que muchas cuentas no pudieron publicar contenido relacionado con Palestina durante varias horas el 6 de mayo, y en algunos casos tenían sus cuentas marcadas o bloqueadas. La empresa dijo que esto era parte de un problema técnico más amplio que afectaba a las subidas en varios países sobre una amplia gama de temas. “Muchas personas creen que hemos eliminado su contenido debido a lo que publicaron o a qué hashtag utilizaron, pero este fallo no estaba relacionado con el contenido en sí”, tuiteó Adam Mosseri, jefe de Instagram.

Algunos de los afectados dijeron que no se tragaban la explicación; Shtaya la llamó “ni lógica ni convincente”. Instagram también bloqueó puestas relacionadas con la mezquita de Al-Aqsa, y más tarde se disculpó, diciendo que el nombre de la mezquita había confundido a sus algoritmos de moderación como contenido terrorista.

onuFacebook también se ha disculpado por algunas de sus retiradas pasadas. En 2016, cuatro editores de la Agencia de Noticias de Shehab y tres ejecutivos de la Red de Noticias de Quds, ambas agencias de noticias que cubren actos en Palestina, les desactivaron las cuentas personales de repente, en su momento Facebook declaró que había sido accidental. Según 7amleh y otros grupos, el gobierno israelí tiene una unidad cibernética que habitualmente hace solicitudes de retiradas relacionadas con contenido palestino, y en algunos casoscoordina grupos de troles en línea para informar y compartir contenidos que incluyen desinformación y discurso de odio dirigido hacia los palestinos”. En un correo electrónico a CJR el martes, un portavoz de Facebook dijo: “Nuestro pensamiento está con todos los afectados por la horrible violencia actual. Sabemos que ha habido varios problemas que han afectado a la posibilidad de la gente para compartir en nuestras aplicaciones. Lo lamentamos por todos los que sintieron que no podían llamar la atención sobre acontecimientos importantes.

Aquí hay más sobre redes sociales y Palestina:

Arbitraria: Access Now, 7amleh, y varios otros grupos de derechos humanos y de defensa recientemente escribieron una carta abierta a Facebook, Twitter, Instagram y otras redes de medios sociales donde decían que sus decisiones “arbitrarias y no transparentes constituyen una violación grave de los derechos fundamentales de los palestinos, incluido su derecho a la libertad de expresión, y su derecho a la libertad de asociación y reunión en línea, que tanto Facebook como Twitter se han comprometido a cumplir de conformidad con los Principios de las Naciones Unidas”. Los grupos pidieron más transparencia en los esfuerzos de moderación.

Google: El Centro Social Sada, que supervisa las violaciones de las redes sociales contra contenido palestino, dijo en 2020 que Palestina no se identifica como tal en los mapas de Google o Apple, sino sólo como la Ribera Occidental y la Franja de Gaza. El grupo también encontró que Google había comenzado a eliminar los nombres de las ciudades y carreteras palestinas de sus mapas manteniendo las carreteras israelíes.

palestina

Antisemitismo: Algunos usuarios de Facebook señalan que los mensajes en las redes sociales que critican a Israel o defienden a Palestina son a menudo señalados como antisemitas. Intercept informó recientemente sobre lo que llamóreglas internas secretas de Facebook para moderar el uso del término Sionista”, que dice que concluye suprimiendo la crítica de Israel. Las reglas parecen haber estado en vigor desde 2019, lo que contradice las afirmaciones de la empresa de que no se había tomado ninguna decisión sobre si tratar “sionista” como un sinónimo de “judíos” para definir el discurso de odio.

Retiradas: El personal editorial del sitio de noticias de videojuegos IGN publicó una carta abierta en la que se quejaba de la eliminación de un artículo de IGN y un tweet relacionado que contenía enlaces a ONGs que apoyaban a las víctimas palestinas de violencia. Ambos fueron puestos el 15 de mayo en respuesta a ataques de misiles israelíes sobre Gaza, pero fueron retirados el 16 de mayo. IGN hizo una declaración al día siguiente donde decía que el contenido había sido eliminado porque “no estaba en consonancia con nuestra intención de intentar mostrar apoyo a todas las personas impactadas por acontecimientos trágicos”, y “equivocadamente daba la impresión de que estábamos políticamente alineados con un lado.

✉️¿Hasta dónde va a llegar la precariedad en Correos?

🇨🇴#ParoNacionalColombia y consideraciones de seguridad digital para las protestas por la brutalidad policial

🥁¿Guerra civil en Israel?🥁

Thierry Meyssan

EEstamos siendo testigos pasivos de nuevos enfrentamientos entre Israel y ‎los palestinos y seguimos sin mover un dedo ante el derramamiento de sangre. Los hechos demuestran que potencias extranjeras –como Estados Unidos, Irán ‎y Turquía– avivan el fuego constantemente. Pero en esta ocasión, la cosa parece distinta de las demás guerras ‎que se suceden desde hace 73 años en la medida en que estamos ante el posible inicio ‎de una guerra civil en Israel. ¿Se trata de un incendio ‎espontáneo o provocado?.

La programa expulsión de los palestinos del barrio Cheikh Jarrah

Durante todo el ramadán fue ‎palpable en Jerusalén una fuerte tensión alrededor de la posible expulsión de 4 familias palestinas ‎del barrio Cheikh Jarrah [Cheikh Jarrah (o sea «el cirujano») fue, junto al rabino Moisés ‎Maimonida, uno de los médicos de Saladino, quien arrebató Jerusalén a los cruzados]. ‎

JPEG - 51.1 kbDesde 1948, Israel viene expulsando, casa por casa, a las familias palestinas residentes ‎en Jerusalén, para ello se amparan en leyes de la época del Imperio Turco, conservadas ‎desde entonces, primero por los británicos y después por el régimen actual. Esa maniobra confina a ‎los palestinos en la pequeña barriada de Kfar-Aqab, en Jerusalén-Este, ya aislada del resto de ‎la ciudad por un muro de concreto. Pero en el caso especifico de estas 4 familias palestinas, ‎los tribunales se basan en una ley israelí que viola el acuerdo concluido hace 65 años entre ‎Jordania –entonces a cargo de esa parte de la ciudad– y las Naciones Unidas. ‎

Todo el mundo sabe ya cuáles serán las próximas decisiones de la “justicia” israelí, teniendo en cuenta que, ‎en 1967, Israel proclamó unilateralmente Jerusalén su «capital eterna e indivisible», en ‎violación – una vez más – de las resoluciones de la ONU. ‎

En la tarde del viernes 7 de mayo, hubo enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas –el ‎Monte del Templo, según la terminología de Israel. Esos choques fueron más violentos que los ‎registrados en 2017. El sábado también hubo enfrentamientos en Cisjordania (gobernada por la ‎OLP) y en la línea de demarcación entre Gaza (gobernada por Hamas, movimiento vinculado a ‎los Hermanos Musulmanes) y en Israel. El ejército de Israel dispersó las multitudes con gases ‎lacrimógenos y disparando balas de goma. Al producirse envíos de globos incendiarios y el ‎lanzamiento de un cohete hacia Israel, el ejército israelí respondió destruyendo un puesto ‎militar de Hamas en el sur de la franja de Gaza. Hamas llamó entonces los palestinos a ‎ocupar la Explanada de las Mezquitas hasta el fin del ramadán, el jueves 13 de mayo. ‎

El Tribunal Supremo israelí pospuso por tiempo indefinido la audiencia sobre la expulsión de las ‎‎4 familias palestinas de Cheikh Jarrah, que estaba prevista para el 10 de mayo. Desde Roma, ‎el papa Francisco llamó al fin de los actos de violencia: «La violencia sólo engendra violencia. ‎Detengamos los enfrentamientos.». Arabia Saudita, Bahrein, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, ‎Irán, Jordania, Marruecos, Pakistán, Sudán, Túnez y Turquía condenaron el comportamiento ‎de Israel y llamaron a la desescalada. Finalmente, el Cuarteto (Rusia, Unión Europea, ‎Estados Unidos y la ONU) publicó un comunicado donde resaltaba «con seria preocupación la ‎posible expulsión de familias palestinas de sus hogares, en los que han vivido durante varias ‎generaciones» y expresaba su «oposición a actos unilaterales que sólo conducen a una escalada ‎en un ambiente ya tenso» [1].‎

Hacia un conflicto militar

JPEG - 63.5 KBSúbitamente, la situación evolucionó a una escalada bélica, con Hamas lanzando ‎cohetes hacia Israel y el ejército israelí bombardeando Gaza con numerosos helicópteros y ‎aviones –o sea, con medios 10 veces más letales.‎

Todas las facciones armadas palestinas se movilizaron, con la excepción de la ‎Autoridad Nacional Palestina, que, por el contrario, reprimió manifestaciones populares ‎en Cisjordania. ‎

Los palestinos están actualmente huérfanos de democracia… y de República. No han tenido ‎elecciones en 15 años. La Autoridad Palestina anuló las que estaban previstas para este mes de mayo ‎cuando Israel rechazó que la consulta se realizara también en Jerusalén-Este. ‎

El martes 11 de mayo, el líder del Hamas, Ismael Haniyeh, pronunció un discurso en televisión y relacionó la cuestión de Jerusalén con la de Gaza. Definió Al-Quds (Jerusalén) como el ‎corazón de la nación palestina, denunció las expulsiones de las familias palestinas de Cheikh Jarrah y llamó a la movilización. Ese discurso sorprendió a Israel en la medida en que Hamas no se presenta ya como un movimiento de ‎resistencia que aporta una respuesta simbólica ante Israel sino como una fuerza que espera poner fin ‎al avance de la colonización de más territorios palestinos por parte de Israel. ‎

Comienza la guerra

photo_2021-05-19_11-56-54En la tarde del martes, Israel derribó el edificio Al-Shuruk (de 12 pisos), en pleno centro de Gaza, ‎bombardeándolo con artefactos penetrantes. Ese inmueble albergaba, entre otras ‎oficinas, el canal de televisión de Hamas, Al-Aqsa TV. Era la respuesta de Israel al mensaje de ‎Haniyeh. Hamas –que cuenta con el apoyo de Turquía y Qatar– y la organización Yihad Islámica ‎‎–con respaldo de Irán– respondió lanzando una lluvia de cohetes sobre Tel Aviv y también ‎contra Asdod, Ascalón y los límites de Jerusalén. ‎

La destrucción intencionada de un canal de televisión es un crimen de guerra. La Corte Penal ‎Internacional, que recientemente se declaró competente para juzgar los crímenes de guerra ‎perpetrados en los territorios palestinos, ha sido por consiguiente informada del hecho. ‎

  • El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió 2 veces, por videoconferencia y a ‎puerta cerrada. En ambos encuentros virtuales, Estados Unidos se opuso a la emisión de ‎cualquier declaración oficial, alegando que la expulsión de familias palestinas residentes en ‎Jerusalén-Este es un «asunto interno israelí», lo cual cuestionan todos los demás miembros del ‎Consejo de Seguridad. ‎
  • Por su parte, la Liga Árabe‎ estimó que las expulsiones de las familias palestinas no son un simple ‎litigio inmobiliario y que quienes tienen memoria son los únicos que no se equivocan. ‎
  • Rusia exigió una reunión inmediata del Cuarteto (ONU, Rusia, Unión Europea, Estados Unidos). ‎
  • Al no haber podido llegar el Consejo de Seguridad a una posición común, 4 de sus miembros –‎Francia, Estonia, Irlanda y Noruega– emitieron un comunicado donde llaman a Israel «a cesar sus ‎actividades de colonización, demolición y expulsión, incluso en Jerusalén-Este». ‎
  • El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que suministra armas al Hamas, denunció la inacción ‎del Consejo de Seguridad y llamó a «dar una lección a Israel». ‎

Por primera vez, se produjeron choques en ciudades mixtas israelíes (pobladas por musulmanes, ‎cristianos y hebreos), principalmente en la ciudad obrera de Lod, donde se registró el ‎linchamiento de un joven padre de familia musulmán israelí a manos de compatriotas judíos ‎armados. El presidente israelí Reuven Rivlin denunció el hecho como un «pogrom» ‎antimusulmán. Durante los funerales de la víctima, hubo más ‎enfrentamientos en 18 ciudades mixtas. Ahora se habla no sólo de una guerra entre israelíes ‎y palestinos sino también de una posible guerra civil en Israel entre judíos y goys (los ‎no judíos). ‎

Estados Unidos intensificó sus contactos con Israel para obtener una desescalada. Esfuerzo inútil. ‎Washington, no parece dispuesto a ejercer más presión sobre Israel. ‎Sin embargo, con la esperanza de lograr algo, Estados Unidos se opuso a una tercera reunión ‎del Consejo de Seguridad por videoconferencia, ganando así tiempo para su aliado. ‎El reglamento del Consejo de Seguridad prevé que la presidencia rotatoria del Consejo, ‎este mes en manos de China, puede imponer la realización de una reunión con la participación ‎física de todos los miembros, pero Pekín se abstuvo de utilizar esa prerrogativa. ‎

Análisis del conflicto

JPEG - 44.2 KBTodos los observadores imparciales concuerdan en considerar que la política israelí de ‎colonización, demolición de viviendas de pobladores palestinos y expulsión de estos últimos viola ‎el Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU. Se trata, de hecho, de una forma de ‎conquista de territorios, no por vía militar sino mediante la aplicación de una legislación viciada. ‎

Benyamin Netanyahu, hijo del secretario particular de Vladimir (Zeev) Jabotinsky, el ‎fundador en 1925 del Partido Revisionista –el principal partido de la derecha nacionalista sionista–‎‎, encarna el proyecto del «Gran Israel» (Eretz Israel), desde el Nilo hasta el Éufrates. ‎Netanyahu promueve una forma de supremacismo judío. Ya no es mayoritario en su país, pero ‎sigue siendo primer ministro. ‎

Todos están de acuerdo también en considerar que el lanzamiento de cohetes al azar sobre ‎aglomeraciones urbanas es un crimen de guerra contra las poblaciones civiles. ‎

Hamas no cuestiona la colonización de Palestina –a diferencia de al-Fatah– sino únicamente ‎el hecho que una tierra musulmana sea gobernada por judíos, lo cual constituye una forma de ‎supremacismo musulmán. En todo caso, esta «sección palestina de la Hermandad Musulmana» ‎‎–así se indicaba hasta hace poco en la bandera del Hamas– fue creada por el jeque Ahmed ‎Yassin, con ayuda de Israel, para debilitar el movimiento al-Fattah, encabezado por Yasser ‎Arafat. ‎

Todo lo anterior nos muestra que tanto el Likud israelí como el Hamas palestino reivindican ‎ideologías obsoletas y que ambos recurren a prácticas criminales, lo cual aleja toda perspectiva ‎de paz y de convivencia entre las partes. ‎

Todos los Estados miembros de las Organización de las Naciones Unidas –exceptuando a Israel– ‎reconocen el «derecho inalienable» de los palestinos, no a regresar a las viviendas de las que ‎fueron expulsados en 1948, sino a regresar a su tierra como ciudadanos plenos. Al reconocer a ‎los palestinos ese derecho, todos los Estados miembros de la ONU se oponen teóricamente a la ‎‎«solución de los dos Estados», a pesar de que los países occidentales han apoyado esa solución ‎desde 2007. Al alimentar esa contradicción, las potencias occidentales son responsables de la ‎perpetuación del conflicto. ‎

Los enfrentamientos actuales se desarrollan todos en el espacio de la “Palestina geográfica”, ‎o sea tanto en Israel como en los territorios de la Autoridad Palestina. Pero no deben hacernos ‎olvidar que en el pasado los dirigentes palestinos abandonaron su reivindicación de vivir en tierra ‎palestina para tratar de conquistar Jordania (durante el llamado «Septiembre Negro») y ‎posteriormente el Líbano (durante la guerra civil), cometiendo así crímenes que los ‎desprestigiaron. ‎

La única solución es el Estado binacional cuya creación se previó al final de la Segunda ‎Guerra Mundial por parte de las Naciones Unidas. Esa fórmula pondría fin al apartheid ‎implantado por Israel, como escribió el ex presidente estadounidense James Carter hace ya ‎‎15 años [Palestine: Peace Not Apartheid, Jimmy Carter, Simon & Schuster, 2006], y ‎garantizaría el derecho de los palestinos al retorno. El problema es que no hay hoy israelíes ‎ni palestinos capaces de asumir papeles similares a los que desempeñaron Frederik de Klerk y ‎Nelson Mandela. Y los enfrentamientos intercomunitarios que hoy se desarrollan en las ciudades ‎mixtas de Israel hacen esta solución cada vez más difícil de alcanzar. ‎

Hipótesis explicativa

‎Resulta difícil de creer que el desgaste del tiempo basta para explicar los enfrentamientos entre las ‎comunidades que viven en Israel. Israelíes y palestinos aspirar a convivir en paz… exceptuando a ‎los que militan en el Likud o en Hamas. Yo quisiera entonces plantear aquí una hipótesis sobre ‎esa región que los estrategas estadounidenses llaman «Gran Medio Oriente» o «Medio Oriente ‎ampliado». ‎

Resulta extraño el incidente ocurrido el 14 de mayo en Jaffa, donde desconocidos lanzaron un ‎coctel Molotov dentro de la casa de una familia árabe, provocando graves quemaduras a un niño ‎de 14 años. Ese ataque antiárabe fue seguido de un centenar de acciones antijudías en la ciudad, ‎acciones que a su vez suscitaron nuevos ataques antiárabes. Sin embargo, según la policía, ‎el  incidente inicial no fue perpetrado por judíos extremistas sino por dos árabes. Cabe entonces ‎la siguiente interrogante: ¿Eran sólo unos imbéciles que se equivocaron de casa y agredieron ‎así a su propio bando o en realidad eran mercenarios que realizaron una acción premeditada  “bajo falsa bandera”, para animar la escalada de violencia?

JPEG - 55.7 KBDesde el 11 de septiembre de 2001 (con excepción del paréntesis creado por la administración ‎Trump), el Pentágono ha venido aplicando la doctrina Rumsfeld/Cebrowski [2]‎, lo cual implica adaptar las fuerzas armadas de ‎Estados Unidos a las exigencias del capitalismo financiero y de la globalización del intercambio. ‎Para empezar, el estado mayor estadounidense se planteó como objetivo destruir las ‎estructuras mismas de los Estados en los países del «Gran Medio Oriente», para poder explotar ‎a fondo los recursos de esos países sin enfrentar obstáculos políticos. Sólo habrían de ‎preservarse los Estados en Israel, Líbano y Jordania. ‎

Captura de pantalla de 2021-05-19 12-07-22Así hemos visto, a partir de entonces, la destrucción de los Estados en Afganistán, Irak, Libia, Siria ‎y Yemen. Nos “han vendido” todas esas masacres como «revoluciones», sin que ninguna lo fuese. También nos “han vendido” esas guerras como conflictos que durarían algunas ‎semanas, pero ninguna ha terminado aún porque en realidad son parte de lo que el presidente ‎estadounidense George Bush hijo enunció como la «guerra sin fin». Ahora nos “venden” ‎esas guerras como «guerras civiles». Hace 2 años que el mismo proceso está en marcha ‎en Líbano, pero esta vez sin recurrir a las armas. Eso significa que se ha modificado el mapa ‎del estado mayor estadounidenses publicado en 2005 (ver imagen arriba). Por consiguiente, ‎podemos pensar que esa peste puede extenderse a Israel. ‎

Según el almirante Arthur Cebrowski, lo más difícil en la aplicación de su doctrina es evitar que ‎se extienda el incendio. Es por eso que Cebrowski delineó la región «Medio Oriente ampliado» ‎basándose no en los recursos de sus territorios sino en la cultura de sus habitantes. Partiendo de ‎esa base, ¿era realmente posible dinamitar todos los Estados de esa región –sin importar que ‎sus  gobiernos fuesen amigos o aliados de Washington– sin “tocar” la Palestina geográfica? ‎

-en la primera, la “contaminación” de Israel viene de los pueblos movidos por sus pasiones;
-en la segunda, el incendio se extendería a Israel por voluntad del Pentágono. ‎

En todo caso, si las consecuencias de los hechos que hoy están desarrollándose llegase a ‎confirmar esta hipótesis en los próximos meses, sería porque lo que hoy vemos modifica la ‎naturaleza misma del conflicto y lo proyecta decididamente hacia el infinito. ‎

El Pentágono se opuso a la política exterior del presidente Trump. Varios generales se jactaron ‎incluso de haberlo engañado y de haber hecho fracasar la retirada de las fuerzas que ‎Estados Unidos mantiene ilegalmente en Siria. Esos militares no aceptaron que Siria escapara ‎al control de Estados Unidos para quedar bajo la protección de Rusia. También en contra de la ‎voluntad de Donald Trump, retomaron la doctrina Rumsfeld/Cebrowski, aplicándola contra el ‎Líbano, donde han utilizado las rivalidades internas para poner ese país en crisis sin utilizar ‎abiertamente tropas estadounidenses. ‎

En Estados Unidos, el Partido Demócrata está volviéndose antisraelí, bajo la influencia del grupo ‎de congresistas encabezado por Rashida Tlaib, Ilhan Omar, Cori Bush, Ayanna Pressley y ‎Alexandria Ocasio-Cortez. El Pentágono, que desde el año 2001 ve en Israel un aliado que ‎se ha hecho demasiado independiente, alcanzaría su revancha destruyendo el Estado hebreo. ‎

En sólo días, sobre todo después del bombardeo israelí contra las oficinas de Associated Press ‎en Gaza, la prensa estadounidense, habitualmente proisraelí, pasó a ser propalestina. Un cambio ‎tan fulgurante es forzosamente sospechoso. ‎

⛓Un bombardeo de Marruecos contra posiciones civiles en el Sáhara Occidental deja 2 víctimas mortales.

Ceuta, Melilla, la inmigración… y el Sahara Occidental

pioFranco Battiato: más allá de las corrientes gravitacionales

😷El capitalismo y el racismo como enemigos de un plan de vacunación efectivo💉

verdadLLas pandemias no se propagan de manera uniforme. La propagación depende de las condiciones ambientales, como la temperatura y el flujo de aire, la densidad y el tamaño de la población y, para terminar, los privilegios. El capitalismo brutal ha impulsado el impacto desproporcionado del COVID en las comunidades marginadas, y ahora fomenta las desigualdades en la distribución de las vacunas.

No es de extrañar que los contornos de los impactos de COVID hayan reflejado las disparidades sociales preexistentes, que a menudo se configuran a lo largo de las líneas de género, raza y clase. Estas disparidades determinan no sólo la forma en que se propaga un virus, sino también el impacto que éste tiene en las comunidades individuales que están expuestas. Está ampliamente documentado que las comunidades negras en los EEUU están siendo afectadas de forma desproporcionada por el COVID, experimentando mayores tasas de hospitalización, infecciones y mortalidad; estas tendencias han continuado en la tercera ola del COVID, y han inspirado a cientos de ciudades y condados, así como a los Centros de Control de Enfermedades, a declarar el racismo como una amenaza para la salud pública. Las comunidades negra, indígena y latina tienen menos acceso a la atención sanitaria y a las pruebas, acceso a la información, estabilidad económica y condiciones laborales, todo lo cual contribuye al impacto dispar del virus.

Además de la raza, otro importante determinante social de la salud es la clase social. Los trabajadores de los servicios esenciales y los que no tienen la privilegiada posibilidad de trabajar desde casa se ven afectados de forma desproporcionada por el COVID, ya que tienen muchas más probabilidades de estar expuestos al virus. Los trabajadores negros y la mayoría de los trabajadores de primera línea con salarios bajos tienen menos acceso a las bajas por enfermedad y es menos probable que tengan cobertura de seguro médico, lo que contribuye a los impactos desproporcionados de COVID.

Las personas de los barrios con menores ingresos tienen más probabilidades de tener COVID-19 y corren un mayor riesgo de muerte por COVID-19 en comparación con las personas de los barrios con mayores ingresos“, dijo a Truthout Gregorio Millett, antiguo científico de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y autor del documento “Assessing differential impacts of COVID-19 on black communities“.

Lisa Dubay, coautora del informe de investigación del Instituto Urbano titulado “How Risk of Exposure to the Coronavirus at Work Varies by Race and Ethnicity and How to Protect the Health and Well-Being of Workers and Their Families” (“Cómo varía el riesgo de exposición al coronavirus en el trabajo según la raza y la etnia y cómo proteger la salud y el bienestar de los trabajadores y sus familias”), señaló: “Pensamos que era realmente importante examinar la intersección de la raza y la exposición, porque lo que sabemos es que Estados Unidos tiene una larga historia de racismo estructural y racismo interpersonal…. que ha dado lugar a una prolongada segregación ocupacional que privilegia a los blancos y a las personas con estudios superiores“. Dubay señaló que la falta de bajas por enfermedad, de salarios dignos y de seguro médico impulsó la propagación del COVID entre los trabajadores con salarios bajos, en gran mayoría trabajadores negros.

Otra población que se ha visto desproporcionadamente afectada por el COVID es la población carcelaria. Según una investigación publicada en el Journal of the American Medical Association, las personas encarceladas están infectadas por el coronavirus con una tasa cinco veces superior a la tasa general del país. Y hasta el 16 de abril, más de 661.000 personas encarceladas y el personal han sido infectados. Amber Casey, del Departamento de Salud Pública del Estado de Washington, dijo a Truthout: “Cuando esas personas vuelven a sus comunidades, que a menudo son comunidades muy vigiladas, comunidades negras y latinas – las mismas comunidades que están muy afectadas por el COVID debido a otros factores-, esas comunidades tienen más probabilidades de estar expuestas y realmente se mantiene un reservorio de COVID en circulación“.

Casey también trabaja estrechamente con personas sin hogar y con drogadictos, dos poblaciones que se han visto afectadas de forma desproporcionada por el COVID. Señala que la pandemia ha ido acompañada de un fuerte aumento de las sobredosis de drogas en estas comunidades. Actualmente, Casey y su departamento están tratando de hacer llegar el mayor número posible de vacunas a las personas sin hogar y a las que consumen drogas.

De hecho, ahora que la vacuna se está extendiendo rápidamente, ha surgido una oportunidad para remediar las desigualdades cimentadas por el COVID, pero en lugar de ello, la distribución de la vacuna ha demostrado ser otra área en la que las disparidades se hacen patentes. El gobierno de Biden ha tenido bastante éxito a la hora de poner a disposición las vacunas, pero cuando se trata de una distribución equitativa, eso es otra historia.

Las investigaciones han demostrado que las comunidades negras y latinas de Estados Unidos, por ejemplo, tienen menos probabilidades de acceder a las vacunas por una serie de razones, como el acceso a Internet para las citas, la proximidad a los centros de vacunación o a las clínicas y las barreras informativas.

Como Truthout ha cubierto en profundidad, también existen patrones similares en la equidad de las vacunas a escala mundial. Según Krishna Udayakumar, director fundador del Centro de Innovación en Salud Global de Duke, sólo cuatro regiones -Estados Unidos, China, India y Europa– representan el 70% de todas las personas vacunadas en el mundo. Y no se trata de un problema de suministro -de hecho, se prevé que para este verano, Estados Unidos tendrá un enorme exceso de oferta de la vacuna-. El problema es una equitativa distribución.

Los países de altos ingresos como Australia, Japón, Estados Unidos y Europa, por ejemplo, compraron por adelantado una gran cantidad de la vacuna antes de que fuera fabricada“, dijo Merith Basey de Free the Vaccine a Truthout. “Ese poder adquisitivo ha conducido a este concepto de acaparamiento, que ha dejado atrás a muchos países más pobres, o incluso de ingresos medios“.

Free the Vaccine es un colectivo de voluntarios de 29 países que hace campaña por un acceso global equitativo a las vacunas COVID. Sin un acceso asequible para todo el mundo, creen que la vacuna no puede cumplir su función y que, puesto que los contribuyentes han financiado en gran medida el desarrollo de estas vacunas, deberían estar disponibles de forma gratuita para todo el mundo.

Según Basey, uno de los mayores problemas es que los países de altos ingresos no comparten la propiedad intelectual de las vacunas.

Hay muchos países en todo el mundo que podrían fabricar la vacuna localmente para tratar a sus propias poblaciones“, dijo Basey. “Pero debido al tipo de marco capitalista del actual sistema de I+D biomédico, significa que ese reparto no se produce“.

Estados Unidos ha vacunado completamente a aproximadamente el 25% de su población, pero países más pobres como Brasil y México, por ejemplo, que tienen algunas de las tasas más altas de casos y muertes por COVID, han vacunado a menos del 10% de su población.

El mundo tiene una mentalidad de escasez en este momento“, dijo Basey. “Pero tenemos la fórmula, sólo tenemos que compartirla: hay más que suficiente para todos. La idea es tener un sistema mucho más centrado en las personas que en los beneficios“.

Países como Sudáfrica e India lideran los intentos de suspender temporalmente las patentes de las vacunas contra el COVID, pero estos esfuerzos han sido bloqueados por Estados Unidos y otras naciones ricas en la Organización Mundial del Comercio. Esta situación se produce en un momento en el que la India está experimentando una oleada masiva de casos y muertes por COVID, registrandose 315.000 nuevos casos en un solo día, el mayor número de víctimas diarias desde el inicio de la pandemia.

Mientras las naciones ricas como Estados Unidos siguen dando prioridad a los beneficios de los accionistas por encima de la vida de las personas, también estamos viendo cómo la política global y el imperialismo han penetrado en el despliegue de las vacunas contra el COVID. Por ejemplo, se ha informado de que la empresa farmacéutica Pfizer ha exigido a los países latinoamericanos que pongan activos soberanos, como los edificios de las embajadas y las bases militares, como garantía contra el coste de futuros casos legales como parte de sus negociaciones sobre la vacuna COVID-19.

Grupos como Free the Vaccine están realizando una importante labor para garantizar la equidad y el acceso a nivel mundial, pero se enfrentan a un sistema global corporativo que no está dispuesto a realizar cambios sustanciales en una agenda centrada en los beneficios, y es poco probable que lo haga.

A medida que continuamos viendo las marcadas disparidades en la forma en que COVID afecta a las comunidades marginadas aquí en los Estados Unidos, así como las desigualdades en la respuesta a COVID a nivel mundial, se hace cada vez más evidente que nuestro actual sistema económico capitalista mundial no está preparado para hacer frente a las grandes crisis de manera adecuada.

Los momentos de crisis aguda como éste, por muy devastadores que sean, pueden dar lugar a nuevas conversaciones y abrir oportunidades de cambio. A medida que el COVID pone al descubierto los principales problemas estructurales de nuestros actuales sistemas sociales, políticos y económicos, estamos viendo cómo comunidades de todo el país y del mundo se levantan para exigir reformas sustanciales y, en muchos casos, una revisión completa de las estructuras. Con la posibilidad muy real de que se produzca otra pandemia en el horizonte, es importante que comprendamos plenamente las causas profundas que impulsan las desigualdades en nuestra sociedad, de modo que podamos evitar que se reproduzcan estos patrones dañinos y mortales en el futuro.

Cómo el modelo neoliberal ha agravado severamente la crisis del coronavirus

🤔Jornadas 2021 Utopías o distopías. Los Pueblos de América Latina y el Caribe ante la era digital

🏴Renfe hace 80 años usaba mano de obra esclava

🎸Manifiesto:🎵 El rock grita ahora y siempre ¡Fascismo no!🥁

Se ha difundido un manifiesto en el que gran parte de la escena del rock se manifiesta contra el fascismo. Sus promotores son Fernando Madina (Reincidentes) y Óscar Sancho (Lujuria), y a él se han adherido multitud de bandas tanto nacionales como de países de América Latina….

Captura de pantalla de 2021-05-01 11-23-59

E0Ohky2XEAsCUcdPertenecemos a un colectivo que sabe que el futuro será feminista o no será porque la palabra que nos une, que nos define, es la música, en femenino: somos música.

Pertenecemos a un colectivo que lo está pasando mal en esta pandemia. Nos hemos sentido personas abandonadas a un destino incierto para nuestro modo de vida e incierto también para ganarnos, en muchos casos, la vida. Hemos aprendido que la unidad y el compromiso de unas personas hacia otras es más necesario ahora que nunca. Que somos una voz única que representa al pueblo y que solamente el pueblo está salvando al pueblo.

Pertenecemos a un colectivo que ha aprendido a distinguir las promesas huecas de las verdades necesarias.

Necesitamos distinguir a quien promete, por su propio interés, lo que no cumplirá de quien de verdad ayudará a la gente.

Pertenecemos a un colectivo que ha sido criticado, repudiado y marginado desde que nació porque vinimos a decir verdades, a denunciar privilegios que generan desigualdad. Vinimos a buscar igualdad, equidad, libertad, hermandad. Denunciamos a esas personas que, en palabras de Metallica, son los “Master of Puppets“, es decir, los “dueños de las marionetas” y, a los que, por eso, no les gustamos.

No somos una moda, no somos una “movida” ni una corriente, ni siquiera una contra-corriente, no estamos “organizados“. Aprendimos a vivir como una tribu, somos una tribu (una comunidad hermanada)

Aprendimos a vivir con el desdén de los que no nos importan porque no les importan los demás y estamos y somos personas orgullosas de ello.

Somos indios en una película de vaqueros, somos los de las pintas y las pinturas, los de los pelos raros, los que amamos la madre tierra… Somos ingobernables, imposibles de domar… Salvajes contra la adversidad, la injusticia y el desprecio… Somos todas las tribus: cheyenes, lakotas, apaches, arapajoes, seminolas, cherokees, sioux, comanches… Somos todas las tribus diferentes, pero nos une la misma lucha. Esta lucha que hace que seamos una sola voz contra el fascismo en todas sus formas. No solo levantamos la voz contra el fascismo de los “bigotitos“, de las manos alzadas y rígidas, ese fascismo que utilizó cámaras de gas, campos de concentración o exterminios de todo tipo… Alzamos la voz contra el fascismo que se encubre, ese fascismo que se disfraza como el “lobo con piel de cordero“, ese fascismo que asoma la pezuña por debajo de la puerta de cada uno de nuestros hogares. Ese fascismo en el que una mujer niega que la violencia machista exista mientras proclama que la violencia no tiene género. Ese fascismo en el que vemos a una persona cuya piel es negra gritando que no hay racismo. Vemos que no se habla de igualdad, esa igualdad necesaria para que podamos ser libres como personas. Solo siendo iguales y libres podremos ser igual de libres.

Somos la tribu del rock. Nacimos comprometidas y comprometidos con el ser humano, nunca pasamos de moda. Hoy, os pedimos que meditéis bien. Es mucho lo que está en juego. Hay que hacer que caiga la máscara del fascismo. No te dejes embaucar por los mensajes fáciles que generan desigualdad enarbolando privilegios.

Somos la tribu del rock y hoy queremos decirte, creemos necesario decirte: hay que parar al fascismo. Es urgente parar al fascismo en todas sus formas. Nuestra tribu va a poner sus guitarras y sus voces a gritarlo, alto y claro. Si escuchas lo que cantamos, si estás de acuerdo con nuestro mensaje, te pedimos que hagas lo mismo. Demuestra que una canción no es solo una canción y tú y nosotras y nosotros, nos sentiremos mejor.

Si algo ha sido el ROCK, desde que nació, desde su semilla en el blues de los esclavos, es antifascista.

¡Gracias por leer este manifiesto! ¡Gracias por compartir nuestro mensaje!

¡¡No al fascismo!!

Firmantes

🏴Los Muertos de Cristo – A las Barricadas

unnamed

😩España vuelve a defraudar y concede solo el 5% de las solicitudes de asilo👎🏽

autoridades

niopFruto del cierre de fronteras debido a la pandemia, el número de solicitudes de asilo cayó un 25% hasta las 88.000, mientras que el porcentaje de resoluciones favorables no aumentó un ápice. El índice de reconocimiento del asilo en España sigue muy alejado del 33% de media europea. El permiso por razones humanitarias se concedió a más de 40.000 personas, principalmente de origen venezolano.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) lamenta que la tasa de aprobación de solicitudes de asilo volviera a situarse por segundo año en el 5% durante 2020, mientras que el número total de peticiones descendió un 25% hasta las 88.762, frente a las más de 118.000 del ejercicio anterior, de acuerdo a la publicación Más que cifras que resume los principales datos de asilo del pasado año. De este modo, CEAR lamenta que las autoridades españolas han vuelto a defraudar a las personas que buscan refugio en nuestro país, con una de las tasas de aprobación más bajas de la Unión Europea. 

Así, el número de resoluciones favorables apenas superó las 5.700, con 4.360 concesiones de estatuto de refugiado y 1.398 de protección subsidiaria. Cabe destacar como elemento positivo los más de 40.000 casos concedidos por razones humanitarias, en su práctica totalidad a personas procedentes de Venezuela, con alguna excepción a personas procedentes de Ucrania, Colombia o Perú. 

El cierre de fronteras provocado por el coronavirus ha generado un importante descenso en las personas que han podido llegar hasta nuestro país para pedir asilo, destacó Paloma Favieres, portavoz de CEAR. Estamos muy preocupados por las miles de personas que se han quedado atrapadas por las restricciones de movilidad provocadas por la pandemia, en países donde su vida corre peligro, sin poder acceder al derecho de asilo 

Al mismo tiempo, en 2020 España resolvió la cifra más alta de peticiones de asilo desde que se tienen estas estadísticas, con lo se consiguió reducir más de un 20% los expedientes por resolver, por lo que a principios de año el número de solicitudes acumuladas superaba las 103.000. Desde CEAR celebran la tendencia de que los expedientes puedan resolverse en los plazos legales y confía en que se sigan reduciendo “el número de vidas pendientes de una decisión, pues las incertidumbres futuras generan graves repercusiones en las personas”. Pero al mismo tiempo, advierten su preocupación por queesta agilidad no puede repercutir en la calidad del procedimiento, que exige resoluciones con un estudio individualizado, sin aplicar criterios estándar según nacionalidades, sino garantizando el estudio de cada caso”.  

De nuevo, las 5 primeras nacionalidades en solicitudes de asilo son latinoamericanas, con Venezuela y Colombia como países destacados. Además, este último acumula además más de la mitad de las denegaciones realizadas. “Los orígenes mayoritarios de las personas solicitantes de asilo es muy diferente al de otros países de la UE debido a las políticas de visados aplicadas por España que sigue exigiendo visado de tránsito a personas que huyen de Siria, Yemen o Palestina, entre otros, lugares donde se viven conflictos armados desde hace años y a quienes sin embargo nuestro país no ofrece oportunidad de llegar para buscar refugio”, explicó Favieres.  

En ese sentido, desde CEAR señalan que resulta “particularmente preocupante” que el número de personas reasentadas por nuestro país fuera tan solo de 363, frente al compromiso de 1.200 para ese periodo, e instan a que España haga una apuesta seria por el reasentamiento dado que es la única vía segura habilitada en estos momentos.  

También para la entidad llama la atención que apenas el 3% de las solicitudes se hayan presentado en puestos fronterizos, Centros de Internamiento Extranjero (CIE), y a través de extensiones familiares en Embajadas. Detrás de este mínimo porcentaje hay un incalculable sufrimiento, vulneraciones de derechos e incluso muertes. Ese 3% significa que España no ha permitido en la práctica solicitar asilo en lugares que habrían evitado devoluciones a países no seguros y que ha obligado a las personas a poner en riesgo su vida al tomar rutas cada vez más peligrosa”, declaró Favieres.  

Por último, desde CEAR destacan que, pese a que las llegadas a Canarias por la ruta Atlántica superaran las 23.000, tan solo se registraron menos de 4.000 peticiones de asilo, y la mayoría de personas de países no africanos. 

Isabel, una refugiada sin refugio 

O sales o te llenamos la boca de balas”. Isabel, una mujer activista indígena colombiana, sufrió todas las amenazas a su vida posible por parte de narcotraficantes. Encontró ratas muertas en su lugar de trabajo, recibió llamadas diciendo que iba a morir ese día, vio como mataban a una de las compañeras de su asociación, y se encontró a su hijo en la puerta de su casa tras unos días de secuestro en los que fue obligado a drogarse.  

Sin embargo, nada de eso fue suficiente para que las autoridades españolas reconocieran su derecho de asilo y su petición fue rechazada, uniéndose a las más de 5.000 que nuestro país denegó el año pasado a personas procedentes de Colombia. 

Isabel habla con el rostro tapado, y ese no es su verdadero nombre, porque aún en España teme las represalias de los narcotraficantes a su familia o a compañeras de su asociación, dedicada a rehabilitar a jóvenes adictos y proteger a las mujeres obligadas a prostituirse.  

Isabel se vio obligada a huir de su país para salvar su vida del mismo modo que si hubiera un conflicto armado. España tiene una asignatura pendiente, debe avanzar en el reconocimiento del derecho de asilo en casos de persecución de agentes no estatales en aquellos casos en los que las personas no reciben protección efectiva por parte de sus autoridades”, afirman desde CEAR.  

No sé qué va a pasar, estoy en una incertidumbre total. Solo pido una oportunidad más de vida, cuenta Isabel tras verse en situación irregular tras el rechazo a su petición. Una vida que sabe que ahora mismo no es posible en su país. Si vuelvo, estoy muerta”.  

🕯La Comunidad se desentiende de los niños de la Cañada sin luz: recomienda comprarles “tarjeta móvil de datos”, por Pablo ‘Pampa’ Sainz en El Salto Madrid

📽 Charles Chaplin fue un actor, director, guionista e incluso compositor que marcó un hito en la historia del cine. Un ejemplo para al antifascismo.

🟥🟨🟪A un año de la muerte de Chato Galante

Por Luis Suárez-Carreño, miembro de La Comuna

u🏴n año este de pandemia que se ha hecho largo y penoso por muchas razones, una de ellas, no menor en nuestro caso, la ausencia de Chato Galante que fue víctima del virus en los albores del estado de alarma, el 29 de marzo, en unas circunstancias especialmente dolorosas como fueron las de tantas terroríficas muertes prácticamente en soledad, en unos hospitales o residencias convertidos en espectrales mortuorios donde el personal sanitario, si lo había, luchaba desesperado y exhausto contra algo que se parecía mucho a un 🏴apocalipsis.

Un año que ha puesto ante nosotros, de manera aún más cruda, las profundas debilidades del sistema productivo y social planetario ante las que Chato se rebeló y luchó, entregando generosamente mucho del tiempo que le tocó vivir: las desigualdades sociales, los fanatismos y las discriminaciones, la insostenibilidad medioambiental, la codicia empresarial y los gobiernos que se pliegan a esta. Son los ingredientes que han contribuido a esta tormenta perfecta de muerte y empobrecimiento a que hemos asistido en estos 12 meses. Y son unas condiciones estructurales, casi ya geológicas, que nos condenan a repetidos ciclos de desastres en el futuro, probablemente cada vez más frecuentes.

Este año de tantas lecciones que probablemente no aprenderemos han mostrado, como se ha repetido, lo mejor de nuestra sociedad: el personal sanitario luchando por salvar vidas arriesgando las suyas, pero también el personal docente y muchas otras personas entregándose a los demás, por ejemplo, en las colas del hambre. Ha mostrado descarnadamente el efecto demoledor de años de recortes de lo público, y ha mostrado también lo peor del género humano en forma de caceroladas de cayetanos reclamando su derecho a la insolidaridad, al clasismo, a la estupidez.

Chato luchó desde muy joven contras las injusticias, al principio contra las más próximas y acuciantes del franquismo, años más tarde contra otras más sutiles o taimadas, pero no menos dañinas, otras, apenas perceptibles, bien por su lejanía geográfica, como el hambre, el neoesclavismo y los necolonialismos, o por su naturaleza difusa, inasible, como el cambio climático. Esas injusticias son quizás las más dañinas pues apenas podríamos reconocerlas, ni por eso temerlas, salvo porque en sus manifestaciones indirectas como la de arrojar recurrentemente a muchas de sus víctimas en nuestras playas.

Habíamos compartido muchas cosas: militancias, juergas, ilusiones… también otras experiencias no elegidas como la cárcel y las palizas de la policía franquista. Compartimos un torturador, González Pacheco o ‘Billy el niño’, que murió impune y condecorado unas semanas después que Chato, el 7 de mayo, en un sarcasmo del calendario. Alguien escribió ese día en esta misma columna: ‘Hoy es un día de vergüenza nacional y así debería recordarse para las venideras generaciones; para que sepan de una sociedad tan cobarde, tan hipócrita, que fue incapaz de encararse con presuntos criminales que disfrutaban de privilegios y prebendas oficiales, que fue incapaz, más de 40 años después, de sacudirse la sombra del franquismo de sus togas y tarimas.’

Desgraciadamente, este tampoco ha sido el año de la justicia y del fin de la impunidad del franquismo, por los que Chato luchó denodadamente sobre todo en la última década, y de las que se convirtió en figura visible y mediática, sobre todo por su aparición en el premiado documental ‘El silencio de otros’ (Goya 2018), ganándose un respeto unánime que quedó fielmente retratado en la impresionante reacción social ante su fallecimiento.

Las querellas han seguido encontrando el rechazo del sistema judicial, hasta en el mismo Tribunal Constitucional, obligándonos a recurrir al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Al mismo tiempo, un anteproyecto de nueva ley de Memoria Democrática nos ha generado ciertas esperanzas, como primer acercamiento positivo al cabo de tanto tiempo al derecho a la justicia; sin embargo, de momento, el texto no garantiza plenamente este derecho, y en esa batalla seguiremos empeñados, en particular desde la asociación La Comuna y desde la coordinadora estatal Ceaqua de las que Chato fue potente motor.

De alguna victoria, de momento más simbólica que efectiva, sí podemos enorgullecernos en este año, particularmente la toma de declaración telemática ante la jueza Servini (de Buenos Aires) por parte del jerifalte franquista y representante destacado del poder político y económico hasta hoy mismo, Rodolfo Martín Villa, el 3 de septiembre pasado, en el marco de la Querella Argentina. Aunque de momento esto no ha supuesto efectos penales concretos por sus responsabilidades en relación a múltiples crímenes de Estado durante la Transición (12 homicidios y cientos de heridos entre 1976 y 1978), ha servido para recordar en los medios la impunidad de crímenes como la matanza de obreros en Vitoria por la policía, del 3 de marzo de 1976.

Ese día, haciendo guardia frente a la Embajada argentina en Madrid durante varias horas, para asistir, aunque fuera desde la calle, a esa declaración judicial – la primera en nuestra historia por crímenes del franquismo – sentíamos muy viva la presencia de Chato, su energía, visión y capacidad de lucha; en este hito quedaba reconocida de alguna forma su labor.

En esta materia de justicia transicional y universal, el año nos ha deparado alguna paradoja: El pasado mes de septiembre la Audiencia Nacional condenó a 133 años de cárcel a uno de los asesinos del jesuita Ignacio Ellacuría y otras 6 personas en El Salvador en 1989. Un militar condenado por un crimen de estado más de 30 después, en aplicación de la doctrina internacional sobre crímenes de lesa humanidad. Ni el tiempo, ni las complicidades políticas, ni las razones de Estado: la justicia. Sencillo ¿no? ¿Por qué no aquí?

La toma de declaración a Martín Villa dio pie a una reacción corporativa a la defensiva de la casta del régimen del 78, en forma de cartas a la jueza en descargo del acusado, destacando algunos veteranos del PSOE de esos que sestean en sus consejos de administración impasibles ante cualquier injusticia, pero saltan cual resortes cuando alguien osa tocar a algún compinche, con independencia de su historial político.

Esas cartas a la jueza, al igual que la otra carta pública posterior de 70 figuras políticas en apoyo del Borbón emérito en fuga, muestran una sensibilidad extrema, enfermiza, de la piel de los defensores del régimen del 78: cualquier cuestionamiento de los hechos o de sus protagonistas provoca reacciones cuasi-histéricas. Así lo han demostrado, de nuevo, ante otra según ellos afrenta intolerable: dudar de la calidad de nuestra democracia.

Una democracia de cuya calidad este año hemos seguido recibiendo noticia a través de los procesos judiciales en torno a la corrupción económica sistémica y persistente del PP; sobre las cloacas del Estado y las actividades criminales desplegadas por la anterior cúpula del ministerio del Interior, en favor de ese mismo partido. Corrupciones a las que esa derecha constitucionalista sigue añadiendo el pasarse por el forro la Constitución en lo que le conviene, por ejemplo, negándose a cumplir con su obligación de renovar un poder judicial ‘amigo’.

El año ha servido también para confirmar que, aunque el acceso efectivo a la justicia se siga resistiendo, y aunque la derecha se halle inmersa en una ofensiva negacionista y neofranquista, la lucha por la justicia y la memoria democrática se ha instalado ya firmemente en nuestra agenda política. En este empeño, la ausencia de Chato supone un serio lastre, pero su recuerdo es un permanente estímulo para continuar su labor.

Para sus tantos amigos y amigas, compañeros y compañeras, resulta triste no poder conmemorar este primer año como nos gustaría y como merece debido a las excepcionales circunstancias que siguen constriñendo nuestro accionar colectivo.

El año se nos ha hecho largo, sí, hemos echado mucho de menos a Chato, pero su ejemplo sigue aquí; por eso, aunque la confusión es grande y los retos abrumadores, que nadie espere vernos rendidos.

👎🏽Más de 1.700 personas fallecieron intentando llegar a España en 2020

🏴Libertarios: los héroes olvidados que lucharon contra el franquismo

 

👩🏻‍⚕️¡RECUPEREMOS LA SANIDAD PÚBLICA!👩🏻‍⚕️

cabeza

COMUNICADO DE LA COORDINADORA ANDALUZA DE MAREAS BLANCAS (CAMB) MESA EN DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA DE GRANADA (MDSP-GRANADA) (MARZO 2021)

“NO A LOS RECORTES Y ENRIQUECIMIENTO DEL SECTOR PRIVADO”

nuestro Sistema Público de Salud nació gracias a la lucha de nuestras madres y padres, de nuestras abuelas y abuelos, y constituye un pilar básico de nuestro estado del bienestar, que mitiga las desigualdades sociales y garantiza la equidad en el derecho a la Salud de toda la ciudadanía de manera Pública, Universal y Gratuita. Sin embargo, últimamente, la Sanidad Pública andaluza está en una situación de crisis creciente producida por años de recortes, situación que el actual gobierno no soluciona. Esta crisis deriva del dominio de la economía neoliberal globalizada que promueve la primacía de la ganancia de las empresas y corporaciones de medicina privada, sobre el derecho a la igualdad en la salud, incumpliendo así los derechos humanos. Este sistema económico, defendido por el gobierno andaluz, no soluciona las deficiencias de la Sanidad Pública de todos (servicios infradotados, falta de personal, listas de espera insufribles) mientras deriva fondos y crear espacios que den cabida al negocio de empresas afines y multinacionales del sector, poniendo en práctica estrategias con un solo objetivo: “conseguir que la salud sea un negocio y no un derecho de la ciudadanía”.

en este contexto ha aparecido durante el último año la pandemia de la COVID-19, que ha hecho aún más visibles todas las carencias del sistema, llegando a tensionar al máximo los deficitarios recursos materiales y humanos con que contábamos, dando lugar a hospitales colapsados, UCIs desbordadas, Atención Primaria con una presión asistencial insostenible, dificultad para atender a pacientes no Covid y plantillas de profesionales y personal de apoyo de la Sanidad Pública exhaustas física y mentalmente, después de ser durante este año la única y generosa defensa real de la ciudadanía ante la pandemia. Vaya aquí nuestro eterno agradecimiento a ellas y ellos. Y como no recordar ahora el indigno escenario de las Residencias de Mayores en unas condiciones lamentables y con deficiente atención médica. Todo ello describe una situación socio-sanitaria al borde del abismo e inadmisible en una sociedad avanzada como presumiblemente es la nuestra.

esto está ocurriendo tras las varias olas pandémicas a pesar de que el gobierno andaluz dispone de recursos económicos suficientes para restaurar el deterioro de la Sanidad Pública (1000 M de € del gobierno central, 150 M de € adicionales para conciertos privados en 2020, “hucha” de 450 M de € adicionales para este fin en 2021, y gastos superfluos de 30 M de €/año para eliminar la exclusividad y favorecer el trasvase de profesionales a la medicina privada y de 200 M de €/año más en farmacia al eliminar las subastas; además anuncio de superávit presupuestario). Más bien parece que el gobierno andaluz está usando la pandemia para aumentar el deterioro de la Sanidad Pública, para así justificar la derivación de recursos a los centros de medicina privada.

ante esto la CAMB llama a la población y a los trabajadores y trabajadoras sanitarias y socio-sanitarias a luchar contra esta insostenible situación y a defender la Sanidad Pública exigiendo un Plan de Choque con las siguientes medidas urgentes:

  1. El gobierno andaluz debe aclarar en qué ha invertido los 1000 M de € estatales de ayuda COVID, durante 2020.
  2. Políticas activas de mitigación de la pandemia mediante un aumento en los presupuestos de salud pública y de prevención, implementación de las restricciones adecuadas de la movilidad que eviten niveles de incidencias como las actuales, con índices de morbi-mortalidad evitables. No a SALVAR LA SEMANA SANTA.
  3. Contrato inmediato de 500 rastreadores nuevos para la COVID y de los recursos suficientes para la realización rápida de PCR, para así minimizar las sucesivas olas de la pandemia, lo que permitirá que el grueso de los recursos de la Sanidad Pública puedan ocuparse de las patologías no COVID graves, que no están siendo atendidas actualmente. Hay que tener en cuenta que Andalucía es la CCAA con menores tasas de rastreadores y PCR por habitante. El coste de esto es de 15 M de €/año.
  4. Contrato inmediato de 1200 facultativ@s, 1500 enfermer@s y 500 miembros de personal de apoyo para la Atención Primaria (AP), para acabar con la saturación y asfixia laboral actual, uso excesivo de la consulta telefónica y para que la AP vuelva a poder cumplir sus funciones de Atención integral a toda la población con consultas presenciales y actividades de Prevención y Promoción de la salud. Coste 140 M de €/año.
  5. Contrato inmediato de 1200 facultativ@s, 1200 enfermer@s y 500 miembros de personal de apoyo para abrir los 19 hospitales de referencia y de especialidades que existen en Andalucía en turno de tarde con personal nuevo, para disminuir de forma drástica las listas de espera. No puede ser que estos centros y su costoso instrumental se usen casi exclusivamente de 8 a 15h. Coste 135 M de €/año. PONER LA SANIDAD PÚBLICA A TRABAJAR A TOPE EN VEZ DE PAGAR
    CONCIERTOS CON LA MEDICINA PRIVADA.
  6. Garantizar la coordinación del Sistema Público Salud con las Residencias de Mayores públicas y privadas con el fin de asegurar que reciban los recursos humanos y la atención sanitaria que nunca debió faltarles según el artículo 10 del Real Decreto ley 21/2020.
  7. Implementar un sistema de participación real de la ciudadanía en temas de salud. Promover políticas de Educación Sanitaria sobre la pandemia y no solo culpabilizar a la población, sobre todo a los jóvenes.
  8. Acelerar en lo posible la vacunación de la población. Suspensión de las patentes de las vacunas anti-COVID en la pandemia actual y acceso universal a las mismas.
  9. Políticas de intervención social que protejan a la población vulnerable y a las bolsas de pobreza que se están incrementando y que hacen aún más severo el riesgo para la salud en este segmento de población.

este plan es factible con los recursos económicos disponibles mencionados anteriormente. También están disponibles los profesionales necesarios, si se les ofrecen contratos normales, no precarios. Por ello la aplicación de este plan, es solamente una DECISIÓN POLÍTICA.

ppor último exigimos reponer progresivamente los 10,000 M de € recortados durante la última década. Asimismo, reclamamos el aumento y uso público de los fondos europeos destinados a la sanidad.

en Granada, la Consejería de Salud y Familia ha anunciado una Proposición de Ley para la creación de un futuro Instituto Andaluz de Salud, y la disolución y extinción de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

esta institución, reconocida internacionalmente, desarrolla desde hace años una excelente y necesaria labor de investigación, consultoría y formación, y cooperación internacional, por lo que no sólo no debe ser eliminada, si no reforzada como se ha demostrado por lo que aporta en el ámbito de la Salud Pública tanto en situaciones como la provocada por la pandemia, como estudios e informes para la promoción de la salud y mejoras en el funcionamiento del Sistema Sanitario Público.

no podemos permitir la desaparición de esta Institución de prestigio de Granada, así como los puestos de trabajo con lo que significa para la economía de la ciudad.

ppor todos estos motivos hacemos un llamamiento a la población andaluza y al personal sanitario y socio-sanitario para que permanezcan alerta y acudan a los actos programados en defensa de nuestra Sanidad Pública. Ésta va a ser una lucha dura y larga, porque los poderes que quieren degradar la Sanidad Pública y hacer negocio con la salud son fuertes. Pero es que, en esta lucha, NOS ESTAMOS JUGANDO LA SALUD DE TODAS Y TODOS. En circunstancias excepcionales, como ésta, son más necesarias que nunca las conductas solidarias, el apoyo mutuo, potenciar lazos comunitarios y luchar por nuestros derechos desde los barrios, desde los pueblos y las ciudades, teniendo como única prioridad al ser humano.

ACUDE A LA MANIFESTACIÓN “RECUPERAR LA SANIDAD PÚBLICA” QUE SE CELEBRARÁ EL 20 DE MARZO HORA: 12 HORAS.
RECORRIDO: DE LA FUENTE DE LAS BATALLAS HASTA PLAZA NUEVA

🏴150 años después, la Comuna de París sigue viva

¿🐧Más Linux, menos GNU🐃?

☀️¿Es que se puede patentar el sol?🌤

Fernando D. R. tenía 69 años y era padre de tres hijos. Vivía en La Eliana (Valencia) desde hacía 25 años y acababa de volver de un viaje a Nepal. Fue la primera persona que murió por coronavirus en España.

Captura de pantalla de 2021-02-04 21-24-20Desde entonces, en muy pocos casos hemos llegado a conocer el nombre, el rostro y la biografía de las personas que nos han dejado. En su lugar, nos comunican las cifras. 59 805 muertes en España. Más de 100 000 en el Reino Unido.

Mientras la pugna por las vacunas sigue su curso, somos testigos de que empresas como AstraZeneca influyen demasiado en la decisión de quién tiene acceso a las vacunas. Es fácil que se nos olvide lo que está en juego. Una hermana. Una amiga. Un abuelo.

Para millones de personas, las vacunas son la opción que ofrece la mayor probabilidad de sobrevivir. Si queremos acabar con la pandemia, es imprescindible que se incremente su producción y que sean asequibles. El primer paso es que el derecho a fabricar las vacunas (es decir, las patentes) sea un bien público.

Sabemos que es posible, pero llevarles la contraria a las grandes farmacéuticas y ser un obstáculo para sus beneficios no es una tarea sencilla. Charles Michel, el presidente del Consejo Europeo, se ha unido a algunos europarlamentarios en su llamamiento para que AstraZeneca libere la patente. Ahora nos toca lograr que pase del dicho al hecho.

FIRMA LA PETICIÓN

¿Te acuerdas de la polio? Hace 50 años, era una enfermedad muy mortífera que había dejado a su paso un rastro de niños con discapacidad, y que incluso confinó a una silla de ruedas al presidente de los Estados Unidos unas décadas antes. Hoy apenas se habla de ella, porque las vacunas la han eliminado prácticamente del todo. Y sí, eran vacunas sin patente. Cuando al Dr. Jonas Salk, que desarrolló la primera vacuna contra la polio, le preguntaron a quién pertenecía la patente, esta fue su respuesta:

«Yo diría que a la gente. No hay patente. ¿Es que se puede patentar el sol?»

Podría haber ganado miles de millones de dólares con su trabajo, pero prefirió donarlo; para Salk, la ciencia tenía que estar al servicio del bien común. Así lo entendemos también en Movemos Europa: estamos ante una pandemia que se ha cobrado muchísimas vidas y no hay nada que justifique que las vacunas contra el coronavirus no sean de propiedad pública.

Algunos políticos destacados de la Unión Europea se han pronunciado ya sobre este asunto. Por algo se empieza, pero no basta: hay que ejercer más presión. Y para eso está nuestra comunidad. Si conseguimos que 100 000 personas apoyen la petición, nuestros dirigentes sabrán que no es momento de achantarse.

Vivimos una época sin precedentes y los integrantes de Movemos Europa han dejado claro que debemos construir una nueva normalidad con iniciativas que vayan desde la renta básica universal a las medidas de recuperación solidarias que no dejen a nadie atrás. En esta nueva normalidad, también hay hueco para resolver la crisis sanitaria por y para la gente.

Lo haremos por Fernando D. R. y por todas las demás personas que nos han dejado a causa de este virus. Sabemos lo que está en juego y no permitiremos que otros lo olviden.

Con esperanza,
Virginia (Madrid), Olga (Bolonia), Alex (Marsella) y todo el equipo de Movemos Europa

P. D.: 2020 ha sido un año muy difícil para la mayoría, pero a río revuelto, ganancia de pescadores: la industria farmacéutica ha sido una de las grandes beneficiadas. Para los gigantes de este ramo, conservar la patente equivale a proteger sus beneficios empresariales.

Firma la petición para que la prioridad sea la ciudadanía, no el capital.

💉 “Hemos pagado cuatro veces el valor de la vacuna. Las patentes deben retirarse, es una pandemia”

🌎 La ciudadanía con el apoyo de la comunidad científica en España se une en la defensa de la biodiversidad frente a las renovables a gran escala

⛅️ Ecologistas exigen que los fondos Next Generation sean para la transición ecosocial y no para las grandes empresas

EtNkwpWWQAUtXFk EtNkwpWXAAAzmnb

A %d blogueros les gusta esto: