🥵El legado distópico de Bezos: más allá de Amazon 😱

recientemente, Jeff Bezos, el multimillonario que construyó un imperio empresarial a costa de los trabajadores, ha renunciado a su cargo de CEO de Amazon. En la construcción de su conglomerado expansivo a través del comercio electrónico, la logística, la computación en la nube, el entretenimiento, los comestibles y casi todo lo demás, Bezos se basó en una visión distópica donde los empleados son implacablemente monitoreados, evaluados y sometidos a condiciones de alta presión y agotadoras. Este modelo es tan inhumano que, como informó recientemente el New York Times, “Amazon quema a los trabajadores tan rápidamente que los ejecutivos les preocupa quedarse sin gente a la que contratar.” Bloomberg News también informó de que los conductores de Amazon han sido “despedidos por la aplicación” por percances menores que un verdadero gerente habría ignorado.

El Sindicato UNI Global Union ha publicado “El panóptico de Amazon“, en el que cataloga los diversos métodos que utiliza Amazon para presionar a los trabajadores mediante una vigilancia y un control extremos. Individualmente, ninguno de estos métodos de vigilancia es totalmente nuevo, pero la culminación de toda la tecnología de Amazon en el lugar de trabajo crea un entorno de control inédito en el pasado reciente.

Las tácticas invasivas de la empresa se están extendiendo rápidamente por los centros de distribución del comercio electrónico, y también por otros empleadores e industrias, a un ritmo y escala nunca vistos.

Por ejemplo, en el sector de los centros de llamadas (call center), junto con la rápida introducción del teletrabajo, las empresas están desplegando sofisticados programas de vigilancia en los hogares de sus trabajadores, básicamente sacando el panóptico del almacén y poniéndolo en las habitaciones de los empleados, en las cocinas y, si tienen suerte, en los despachos.

¿La trampa? A estos trabajadores también se les exige que estén vigilados sin parar, algunos con cámaras encendidas durante todo el periodo de trabajo, lo que necesariamente invade la intimidad de sus hogares.

Y la siguiente pregunta es: bueno, suponiendo que no queramos que los trabajadores pasen 40 horas semanales o más entregando sus cuerpos a un vigilante, o cámaras en nuestros dormitorios, ¿qué podemos hacer?

La rotación es alta tanto en Teleperformance, el mayor empleador de centros de llamadas (alrededor del 80% anual) como en Amazon, el 150%. Y sin embargo, huir del trabajo no es una respuesta a largo plazo, ya que esta tecnología deshumanizada se convierte cada vez más en la norma en todas partes.

Captura de pantalla de 2021-04-02 12-11-29

Los legisladores se quejan de que la tecnología es demasiado complicada de vigilar y de que las empresas tecnológicas encontrarán una solución para cada norma. “Si los trabajadores dan su consentimiento, no pasa nada“, dicen los empresarios. Pero con el desigual poder de negociación de un solo trabajador, la libre elección no está precisamente en el menú.

Los sindicatos de toda Europa han pedido que la UE regule el peligro de los abusos en el uso de la inteligencia artificial en el trabajo como parte de las próximas directivas sobre digitalización. La élite política reclama en todas partes el uso “ético” de la IA.

Pero mientras averiguamos qué significa exactamente “ético“, hay algunas formas probadas de regular el seguimiento abusivo asociado a la gestión algorítmica en el mundo del trabajo.

  • En primer lugar, los sindicatos deben estar facultados para negociar los términos de la supervisión, incluyendo cómo y cuánta información de los trabajadores se recoge y el almacenamiento de estos datos. Los sindicatos también deben influir en el diseño de los algoritmos que utilizan estos datos, así como en los objetivos de producción y las medidas disciplinarias que puedan derivarse de ellos.

Los sindicatos han negociado tradicionalmente sobre la introducción de nuevas tecnologías y sus implicaciones para los trabajadores, incluida la capacidad de control. En los centros de llamadas de Estados Unidos, CWA ha negociado para limitar la supervisión. Se prohíbe la retención de los datos o la adopción de medidas disciplinarias basadas en la supervisión. Los sindicatos españoles han conseguido recientemente el derecho a negociar sobre el algoritmo en el sector del taxi basado en aplicaciones.

  • En segundo lugar, y especialmente cuando no existe un convenio colectivo que limite esta práctica, los reguladores deberían prohibir las cámaras y otras formas de vigilancia ininterrumpida en el trabajo.

Los mineros del carbón, que suelen estar bien representados por los sindicatos, hace tiempo que aceptaron las cámaras en las vetas de carbón como forma de protección, en caso de que se produzca un derrumbe o algún otro imprevisto que afecte a la seguridad de todos los que están abajo. Y sí, efectivamente, hay lugar para las cámaras si existe una preocupación real por la salud y la seguridad. Pero, a menos que exista tal preocupación, nunca se deben permitir las cámaras ni las herramientas de escucha u observación de forma ininterrumpida en una obra.

  • En tercer lugar, los inspectores y reguladores de salud y seguridad deben reconocer el impacto físico de esta nueva tecnología. Deberían desarrollar herramientas y normas para garantizar que el lugar de trabajo se mantenga libre de objetivos que rompan la espalda y del terrorismo físico que degrada a los trabajadores en cuerpo y espíritu. Todos los trabajadores deberían tener comités de salud y seguridad elegidos democráticamente en el trabajo.
  • Y, por último, los humanos deben seguir controlando las consecuencias de la gestión algorítmica. Cualquier decisión disciplinaria o de despido debe ser tomada por un humano, no por un algoritmo. Las jurisdicciones que ya prohíben los despidos improcedentes deberían incluir este punto en el marco legal. Para aquellos que no tienen ninguna regulación existente sobre este tema, ahora es el momento de dar un paso adelante y cambiar de rumbo.

Los responsables políticos se han mostrado muy preocupados y sorprendidos por el modelo de Amazon y se preguntan: ¿es este realmente el futuro del trabajo que queremos? En el que los cuerpos de los trabajadores actúan como brazos robóticos para las órdenes que les dan los programas de gestión algorítmica a través de dispositivos portátiles y escáneres de mano, que dictan cada movimiento, sin dejar espacio para el error o la discreción. La respuesta debería ser un no rotundo.

Christy Hoffman: Secretaria General de UNI Global Union

progresive

🥁Para garantizar el futuro de las pensiones públicas…

🟣Jornaleras de Huelva en lucha

🔎Vigilancia en los lugares de trabajo📹

Captura de pantalla de 2021-06-20 13-25-41

El capitalismo de vigilancia” amenaza cada vez más la acción colectiva de los trabajadores y el derecho humano a la protesta pública.

un fantasma recorre Europa, el fantasma de la vigilancia de los trabajadores. Con la escusa de la legislación de emergencia contra el terrorismo o para contener la pandemia Covid-19, la vigilancia de los trabajadores se está expandiendo y normalizando continuamente, en el lugar de trabajo y en nuestras calles.

Se hace de diferentes maneras, con varios grados de invasividad. Puede ser Amazon espiando a sus trabajadores en grupos privados de Facebook o usando la tecnología Covid-19 de seguimiento de salud para mantener a raya al menos a 340.000 trabajadores. Y puede ser el reconocimiento facial de los empleados que trabajan a distancia, supervisados por empleadores de menos categoria.

La vigilancia de los trabajadores también puede tomar la forma más amplia de los sistemas de reconocimiento facial en todos los espacios públicos de Europa. Esto puede —entre muchos otros daños— reprimir la organización de los trabajadores. Imponiendo un sentido omnipresente de estar vigilados, la vigilancia tiene un claro efecto escalofriante en la disposición de los trabajadores para ejercer su derecho a la libertad de reunión.

Apelación a corto plazo

Tanto a las empresas como a los gobiernos les puede gustar a corto plazo esta ola de expansión de la vigilancia. Mientras los artefactos llamativos ayudan a pintar una imagen de una tecno-utopia, la clave conductora es la búsqueda del control.

La posición dominante consolidada por las empresas de datos como Amazon sólo se corresponden con su incontable crecimiento. No podemos aceptar su lógica de tratar a la gente como una amenaza, con solo ver como ha sido adoptado por los gobiernos. Eso aceleraría la erosión de la confianza que vemos en nuestra sociedad.

DSC03440El despliegue del reconocimiento facial (u otras tecnologías de vigilancia biométrica) por gobiernos o empresas es una amenaza inmanente para la democracia en el centro de trabajo. En una protesta a las puertas de la sede de una empresa, se pueden utilizar las cámaras de CCTV para el espionaje sindical. Los algoritmos secretos, carentes de una base científica, podrían aplicarse para marcar e identificar “agitadores”. En las manifestaciones en las calles, la policía podría usar imágenes y software rápidamente para identificar y dirigir a los líderes, así como a las personas que apoyan o incluso informan sobre la manifestación.

No son negociables los derechos y las libertades fundamentales. La vigilancia de las personas no es la manera de abordar las protestas colectivas. Es preciso establecer límites claros y fortalecer la opinión colectiva de los grupos pertinentes de la población sobre las decisiones que les afectan.

La vigilancia masiva, en el trabajo y fuera de él, asfixia el legítimo discurso social sin aumentar la necesidad. La historia de las relaciones industriales muestra una y otra vez que el esconder los problemas bajo la alfombra, inevitablemente da lugar a que reaparezcan de nuevo, a menudo con consecuencias mucho más graves.

Complejo industrial de seguridad

La asociación documentada entre empresas privadas y públicas y la vigilancia en la Unión Europea ha sido descrita por Statewatch, organización de gran experiencia en las libertades civiles , como un “complejo industrial de seguridad”. Junto con las amenazas a la organización de los trabajadores, este fenómeno muestra por qué la nueva regulación de la inteligencia artificial de la UE debe ir más allá de lo que la Comisión Europea ha propuesto, y prohibir la vigilancia masiva biométrica, tanto por empresas privadas como públicas.

Además, la utilización de la IA en el lugar de trabajo, en la contratación, las evaluaciones y otros momentos, así como en todas las normas relacionadas con el lugar de trabajo, debe estar sujeta a los acuerdos del convenio colectivo. El borrador de la comisión sólo requeriría autoevaluación por las empresas que venden estas tecnologías, colocando al zorro protegiendo el gallinero.

Los derechos de los trabajadores se ganan, como con cualquier otro derecho humano, en las luchas colectivas: la negociación colectiva o la huelga en el lugar de trabajo y la protesta en las calles seguirán siendo las herramientas principales. Pero en una sociedad cada vez más digitalizada, donde los correos electrónicos, conversaciones, rostros y cuerpos pueden ser puestos bajo vigilancia constante, muchos temerán por su seguridad laboral y pueden optar por permanecer quietos antes de ser visibles.

Es por ello que la prohibición de la vigilancia biométrica masiva en los espacios públicos y una fuerte legislación para controlar las nocivas tecnologías IA en el lugar de trabajo son fundamentales para promover los derechos de los trabajadores.

Este artículo ha sido publicado en:

publicado

💩Lora Tamayo, el depurador de maestros del franquismo que continúa dando nombre a tres colegios andaluces

‼️PROACTIVA DESPIDE AL SECRETARIO GENERAL DE CGT SOCORRISTAS CASTELLDEFELS

💩Los trapos sucios del RU en el Pŕoximo Oriente🇬🇧

desclasi

https://i1.wp.com/clipartmag.com/images/letter-l-clipart-13.pngos proyectos de colaboración británicos para apoyar a las fuerzas de seguridad palestinas parecen ser tanto para ayudar a detener las amenazas a Israel, la potencia ocupante, como tratar de mejorar la construcción del Estado palestino.tortuga

  • Declassified revela que el Reino Unido tiene siete militares del ejército y las fuerzas aéreas en Cisjordania, entrenando a las fuerzas de seguridad palestinas
  • Los manifestantes palestinos se enfrentan a fuerzas de seguridad con formación británica en la Cisjordania, Jordania y el Líbano
  • Las autoridades libanesas reciben capacitación financiada por el Reino Unido para prevenir los “puntos conflictivos” entre las “comunidades volatiles” en los campamentos de refugiados palestinos
  • El equipo de antidisturbios de Jordania que intervino en la protesta fronteriza de la semana pasada en Cisjordania fue entrenado por el Reino Unido

El Reino Unido está llevando a cabo un proyecto de ayuda multimillonario en la Cisjordania ocupada por Israel para desarrollar fuerzas de seguridad palestinas “más capaces” que puedan prevenir la “potencial ola de violencia contra Israel”.

El proyecto, gestionado conjuntamente por el Ministerio de Defensa (MOD) y el Ministerio de Asuntos Exteriores y que durará hasta el 2022, tiene como objetivoocuparse de las amenazas a Israel originadas en la Franja Occidental”.

También se propone fomentar la capacidad de las fuerzas de seguridad palestinas para promover la “cooperación en materia de seguridad con Israel”.

El proyecto —el Programa de Capacitación, Responsabilidad, Sostenibilidad e Inclusividad— proporciona apoyo a las fuerzas de seguridad interna de la Autoridad Palestina (PA), el gobierno provisional de la Franja Occidental creado en 1994 como parte de los Acuerdos de Oslo. Costó £3.3 millones el año pasado.

Aunque algunos palestinos consideran que la Autoridad Palestina es legítima, muchos la critican por actuar como subcontratista de seguridad para la ocupación israelí. Mahmoud Abbas, el líder de la Autoridad Palestina desde 2005, declaró que la colaboración con las fuerzas de seguridad israelíes es “sagrada”.

Las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina han intentado a menudo bloquear manifestaciones en los puestos de control o asentamientos israelíes en la Franja Occidental, y han espiado a los rivales políticos de Abbas, en el pasado con la guía de la agencia de inteligencia británica MI6.

bangEl viernes 14 de mayo, The Times of Israel publicaba que a pesar de los desalojos previstos de palestinos en Jerusalén y de las acciones militares israelíes en Gaza, “La Franja Occidental todavía no ha visto un levantamiento a gran escala. Parte de ello se debe a la cooperación entre Israel y la Autoridad Palestina, ya que ambas partes están trabajando estrechamente para mantener la situación bajo control.”

Cuando cientos de manifestantes se reunieron en las ciudades de Cisjordania la semana pasada, se vio como las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina trataban de dispersar a los manifestantes en Jenin.

El proyecto británico, financiado con su programa de ayuda oficial, tiene como objetivo mejorar la imagen de la Autoridad Palestina entre los palestinos, abordando la “percepción de corrupción” y fortaleciendo su “legitimidad y capacidad para gobernar”.

El proyecto ha permitido a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina aprenderlos conocimientos necesarios para ejecutar y supervisar la prestación de servicios de seguridad”, así como facilitar su “capacidad para desarrollar, gestionar e impartir capacitación al personal del sector de la seguridad”.

También ha promovido la “coordinación efectiva” entre las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina y la “comunidad local”. El Reino Unido dice que quiere “una seguridad de la AP más capaz, responsable, sostenible e inclusiva”.

No obstante, Human Rights Watch ha pedido a la comunidad internacional que suspenda su apoyo a ciertas unidades de seguridad de la Autoridad Palestina, a las que acusa repetidamente de detener a periodistas y torturar a activistas.

El programa británico de 1,3 millones de libras se financia con cargo al Fondo de Conflicto, Seguridad y Estabilidad (CSSF), que un comité parlamentario ha comparado con un “fondo de reptiles” para financiar proyectos que no “competen a las necesidades de seguridad nacional del Reino Unido”.

Un desglose de los fondos del programa muestra que el Ministerio de Defensa recibió 2,3 millones de libras en 2017-18 para el “Equipo de Apoyo Británico” con sede en Ramallah en la Ribera Occidental, mediante el cual se organizaba la capacitación de las fuerzas palestinas.

Una solicitud de libertad de información de Declassified encontró que el equipo está integrado por siete militares británicos procedentes del ejército y la fuerza aérea y está dirigido por un brigadier.

‘Consecuencias para la estabilidad ’

Un proyecto de ayuda británico relacionado que implica £138 millones de gasto, se centra en mejorar la capacidad de la Autoridad Palestina para “ayudar a reducir el potencial de los grupos extremistas en aprovecharse de un vacío en la seguridad”.

El gobierno del Reino Unido señala que “la mejora de los servicios gubernamentales es un factor importante para contrarrestar el reto de los elementos extremistas que acusan a la Autoridad Palestina de un desempeño deficiente y dejación de servicios”.

Añade: “Mucho del apoyo político a Hamás se basa en su cuidado en la atención a la salud y bienestar social de los palestinos”.

boliviaHamás, el principal grupo de oposición a Israel en Gaza, ha dirigido el territorio desde que ganó las elecciones en 2006 antes de expulsar a las facciones políticas rivales en una guerra civil reciente. Su ala militar ha sido proscrita como organización terrorista por el gobierno del Reino Unido y su policía supuestamente ha torturado a personas detenidas.

Los documentos del proyecto del Reino Unido advierten de un “declive significativo en la autoridad y capacidad de la Autoridad Palestina” si su programa de ayuda no avanzaba. Esto “tendría graves consecuencias para la estabilidad”, añade.

Los proyectos británicos se basan en el apoyo declarado del gobierno a una “solución de dos estados” que vería un estado palestino junto a Israel.

El Reino Unido apoya la reforma del sector de la seguridad palestina porque una FSAP capaz [Fuerzas de Seguridad de la Autoridad Palestina] es un requisito previo para una solución de dos estados en el conflicto israelí-palestino”, señala el programa.

Sin embargo, el aumento de los asentamientos israelíes en la Franja Occidental ha hecho cada vez más improbable un Estado palestino. Muchos analistas argumentan que la “solución” de dos estados resulta inviable.

El apoyo británico a las fuerzas de seguridad palestinas lleva en vigor desde hace, al menos 17 años, y, según un documento, también tiene por objeto “abordar las causas del conflicto para reducir las posibles amenazas de seguridad al Reino Unido”.

‘Comunidades volátiles ’

ODeclassified-Palestine-inset-3-768x1445tro desafío potencial para la ocupación israelí proviene de los refugiados palestinos en Jordania que cruzan la frontera de la Ribera Occidental para regresar a sus tierras, ya que cientos lo intentaron el viernes pasado.

La policía jordana respondió con gas lacrimógeno y disparos al aire. Fotos de la protesta muestran que la Gendarmería jordana (o Darak en árabe) fue desplegada para sofocar la protesta. De 2016 a 20, el Darak recibió capacitación financiada por el Reino Unido sobre espionaje y “protección de infraestructura crítica” a través de otro esquema CSSF con un presupuesto de 5 millones de libras al año.

Los vehículos blindados para el Darak han sido fabricados en Jordania a través de una empresa conjunta con Jankel, compañía de armas británica con sede en Surrey. Se han suministrado algunos vehículos del mismo tipo a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina.

El Reino Unido también ha gastado al menos 18,5 millones de libras en programas de “seguridad” y “estabilidad” en el Líbano en parte para inculcar “responsabilidad entre los que viven en los campamentos palestinos” que se describen como “comunidades volátiles”.

Cerca de 300.000 refugiados palestinos viven en el Líbano, la mayoría en una pobreza extrema.

El “programa de seguridad” en el Líbano, dirigido nuevamente por el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Relaciones Exteriores, tiene el objetivo declarado de ofrecer “seguridad interna y externa”. Promueve esto a través de “equipamientos, capacitación y orientación” a las fuerzas armadas libanesas al tiempo que mejora el “servicio” proporcionado por las Fuerzas de Seguridad Interna (ISF), una unidad de policía militarizada.

Un proyecto se centra en “la prevención de la violencia y el extremismo violento en los puntos calientes (incluidos los campamentos palestinos)” y “aumentar la resiliencia de las comunidades volátiles (incluidos los refugiados palestinos)”.

Algunas de las actividades de capacitación en materia de policía comunitaria para las fuerzas de seguridad libanesas han sido impartidas por Cooperación en el Extranjero de Irlanda del Norte (NI-CO), una empresa estatal con acceso a oficiales del Servicio de Policía de Irlanda del Norte.

A partir de este entrenamiento, Human Rights Watch acusó repetidamente a la ISF de usar fuerza excesiva contra los manifestantes antiausteridad en la capital libanesa, Beirut, recientemente en agosto pasado, cuando más de 700 personas resultaron heridas con fuego real y disparos al aire.

El grupo político y militar libanés Hezbollah es popular entre la población palestina de refugiados del país, y la financiación occidental para las fuerzas de seguridad libanesas está destinada en parte a contrarrestar la influencia de Hezbollah.

En la guerra de 2006 entre Israel y Hezbolá en el Líbano, el grupo islamista fue ampliamente visto como el vencedor. Hezbollah fue agregado en 2019 a la lista del gobierno del Reino Unido de grupos terroristas proscritos.

Las notas del programa del Reino Unido señalan que “la amenaza de los grupos terroristas ha evolucionado y viene cada vez más de las comunidades vulnerables libanesas, incluidos los campamentos de refugiados palestinos”.

En un proyecto separado que se ejecutó entre 2016 y 19, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido gastó anualmente 3,6 millones de libras para hacer frente a las tensiones entre las comunidades palestina y libanesa del país. El objetivo fue “aumentar la cohesión social, la participación y la responsabilidad entre los que viven en los campamentos palestinos”.

Un proyecto centrado en la juventud palestina trataba de “aumentar la estabilidad social en los campamentos y encuentros palestinos [en el Líbano]” mediante la capacitación y la orientación, al tiempo que involucraba a los “líderes religiosos en las actividades de solución de conflictos”.

Estaba “enfocado” a jóvenes en riesgo y se proponía “reducir el atractivo de las organizaciones extremistas violentas”. Procuraba garantizar “los jóvenes en los campamentos palestinos en el Líbano… cambiar su mentalidad de interés o participación en el extremismo violento para convertirla en una fuerza constructiva”. DM

Matt Kennard es jefe de Investigaciones, Mark Curtis es editor y Phil Miller es reportero del personal, en Declassified UK, una organización de periodismo de investigación que cubre el papel del Reino Unido en el mundo.

🏴Censo de anarquistas en la Resistencia francesa y redes de evasión. 1ª parte

🐃Plataformas descentralizadas libres para una transición hacia la soberanía digital

🔭Hacer que Amazon pague🔥

Están lanzando un movimiento planetario para hacer que Amazon pague #MakeAmazonPay.

Si te quieres unir, visita;

l tamaño y poder de Amazon ha puesto a la corporación en el mismo centro de las crisis de colapso climático y desigualdad económica que se han apoderado de nuestro planeta. El crecimiento de la astronómica fortuna del director general Jeff Bezos —cerca de $100 mil millones desde marzo, sobrepasando cualquier fortuna de cualquier humano en la historia— es directamente proporcional a los costos humanos y medioambientales generados por Amazon: su corporación maltrata a los y las trabajadores y trabajadoras, arruina el clima y socava las instituciones públicas que sostienen nuestras democracias por el camino.

Por lo tanto, enfrentarse a Amazon requerirá algo más que frenar la riqueza personal de Jeff Bezos o reclamar responsabilidad social corporativa. Requerirá un movimiento global organizado a lo largo de cada dimensión del creciente imperio de Amazon: para las trabajadoras y trabajadores, para los pueblos y para el planeta.

Por eso hoy una coalición internacional de trabajadoras y activistas inicia una movilización planetaria para Hacer que Amazon pague (#MakeAmazonPay). De Sao Paulo a Berlín, de Seattle a Hyderabad, los activistas lanzarán este grito de batalla en lugares clave de Amazon, advirtiendo a la corporación que sus días de impunidad han terminado. Al reunir sindicatos, ambientalistas y ciudadanas de todo el mundo, esta coalición ejerce el único poder que puede enfrentar la fuerza del capital transnacional: la solidaridad.

En apenas unos años, Amazon se ha establecido como un nodo clave en los circuitos del capitalismo globalizado. Habiendo primero revolucionado los eslabones entre producción, distribución y consumo en su plataforma digital, la infraestructura en la nube de la corporación y el comercio electrónico le dieron a Amazon la influencia para controlar grandes extensiones de la vida económica y social por todo el planeta.

La red de poder corporativo de Amazon se extiende a través de los lugares de trabajo y en nuestras vidas. Los productores y proveedoras no tienen otra opción que asociarse con Amazon para retener u obtener acceso al público. Por su parte, los consumidores sienten que apenas pueden evitar a Amazon, a menos que estén dispuestxs a esperar más y puedan pagar más. Por medio de tecnologías de vigilancia masiva como Alexa, Echo y Amazon Ring, la corporación ha infiltrado millones de hogares y recopilado sus datos más íntimos.

 lo largo de esta red se encuentra Amazon Web Services, que ha jugado un papel clave en el funcionamiento de las industrias extractivas y la aplicación de la ley; así como las recientes empresas de Amazon en sectores como servicios financieros, suministro de alimentos y atención médica. En efecto, Amazon se ha convertido en un Estado privado transnacional depredador totalmente irresponsable o, de hecho, en un imperio del siglo XXI.

En la ausencia de un movimiento común para desafiarlo, Amazon ha logrado expandir su imperio a todos los rincones de la economía global. Pero la marea está comenzando a cambiar. La reciente participación de los trabajadores de tecnología en la huelga climática fue seguida por importantes concesiones por parte de la administración de Amazon, y las alianzas laborales transnacionales dirigidas por UNI Global Union y Amazon Workers International han logrado integrar la anteriormente difusa resistencia obrera. En el plano internacional, los grupos públicos de apoyo han movido la necesidad urgente de dividir a Amazon hacia el centro de los debates políticos.

Estos esfuerzos nos muestran el camino a seguir. Para hacer que Amazon pague sus deudas a las trabajadoras y trabajadores, al planeta y a la sociedad, debemos aplicar una estrategia de tres puntos:

  • Primero, reconocer la naturaleza internacional e interseccional de la lucha contra Amazon.
  • Segundo, organizarnos más allá de las fronteras nacionales y los estrechos ámbitos de activismo.
  • Tercero, politizar esta lucha llevándola directamente a las arenas legislativas en todo el mundo.

Éstos son los objetivos de la campaña.

Con respecto al primero, las Demandas Comunes tienen un alcance global. Conscientes de que el poder de Amazon depende de su habilidad para aprovechar las diferencias en jurisdicciones nacionales para impulsar la carrera global hacia el fondo en materia de protección social y ambiental.

También, reconocer las intersecciones de la injusticia de Amazon. La injusticia ambiental de la contaminación de Amazon, por ejemplo, afecta de forma desproporcionada a las personas que no son de raza blanca. Mientras tanto, la monopolización de la corporación del sector de la computación en nube es la base de sus estrechos vínculos con las grandes petroleras. Por lo que, esta coalición reúne ambientalistas de Greenpeace y 350 con grupos como Data 4, Black Lives, Athena Coalition y Hawker Federation de la India.

Con respecto al segundo punto de la estrategia, las acciones de hoy unen a trabajadores de toda la cadena de suministro de Amazon, desde las trabajadoras de tecnología en las oficinas centrales de Amazon en Seattle y los trabajadores de las bodegas organizadas por afiliadas de UNI Global Union, Awood Centre y Amazon Workers International, hasta las trabajadoras en la cadena de suministro en las fábricas de confección en Bangladesh.

Y respecto al tercero,  no exigimos que Jeff Bezos cambie el modelo de negocio por la bondad de su corazón. Al contrario, el movimiento apunta a construir un poder legislativo que pueda poner fin a la “Amazonificación” de nuestras economías y sociedades. Invitamos a legisladores y legisladoras progresistas de todo el mundo a unirse y apoyar a este movimiento global para hacer que Amazon pague.

La misión de esta campaña es tan simple como radical: lograr un mundo diferente.

  • Un mundo en el que las corporaciones que sirven principalmente a los intereses de sus directores ejecutivos sean reemplazadas por cooperativas que sirvan a los intereses de la mayoría.
  • Un mundo en el que la actividad económica no conduzca a la destrucción del clima, sino a la reconstrucción y el florecimiento del medio ambiente.
  • Un mundo en el que los mercados sean gobernados por instituciones democráticas, y no al revés.

La solidaridad es el vehículo para crear este mundo. Hacer que Amazon pague es el comienzo.

Casper Gelderblom es miembro del Secretariado de la Internacional Progresista y Coordinador de la campaña #MakeAmazonPay de la IP.

🤮Bruselas, la patronal y la derecha del Gobierno intentan sabotear el desmontaje de la reforma laboral

🖌Marlaska tras los pasos de Corcuera: la coz a ti debida

👩🏻‍⚕️¡RECUPEREMOS LA SANIDAD PÚBLICA!👩🏻‍⚕️

cabeza

COMUNICADO DE LA COORDINADORA ANDALUZA DE MAREAS BLANCAS (CAMB) MESA EN DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA DE GRANADA (MDSP-GRANADA) (MARZO 2021)

“NO A LOS RECORTES Y ENRIQUECIMIENTO DEL SECTOR PRIVADO”

nuestro Sistema Público de Salud nació gracias a la lucha de nuestras madres y padres, de nuestras abuelas y abuelos, y constituye un pilar básico de nuestro estado del bienestar, que mitiga las desigualdades sociales y garantiza la equidad en el derecho a la Salud de toda la ciudadanía de manera Pública, Universal y Gratuita. Sin embargo, últimamente, la Sanidad Pública andaluza está en una situación de crisis creciente producida por años de recortes, situación que el actual gobierno no soluciona. Esta crisis deriva del dominio de la economía neoliberal globalizada que promueve la primacía de la ganancia de las empresas y corporaciones de medicina privada, sobre el derecho a la igualdad en la salud, incumpliendo así los derechos humanos. Este sistema económico, defendido por el gobierno andaluz, no soluciona las deficiencias de la Sanidad Pública de todos (servicios infradotados, falta de personal, listas de espera insufribles) mientras deriva fondos y crear espacios que den cabida al negocio de empresas afines y multinacionales del sector, poniendo en práctica estrategias con un solo objetivo: “conseguir que la salud sea un negocio y no un derecho de la ciudadanía”.

en este contexto ha aparecido durante el último año la pandemia de la COVID-19, que ha hecho aún más visibles todas las carencias del sistema, llegando a tensionar al máximo los deficitarios recursos materiales y humanos con que contábamos, dando lugar a hospitales colapsados, UCIs desbordadas, Atención Primaria con una presión asistencial insostenible, dificultad para atender a pacientes no Covid y plantillas de profesionales y personal de apoyo de la Sanidad Pública exhaustas física y mentalmente, después de ser durante este año la única y generosa defensa real de la ciudadanía ante la pandemia. Vaya aquí nuestro eterno agradecimiento a ellas y ellos. Y como no recordar ahora el indigno escenario de las Residencias de Mayores en unas condiciones lamentables y con deficiente atención médica. Todo ello describe una situación socio-sanitaria al borde del abismo e inadmisible en una sociedad avanzada como presumiblemente es la nuestra.

esto está ocurriendo tras las varias olas pandémicas a pesar de que el gobierno andaluz dispone de recursos económicos suficientes para restaurar el deterioro de la Sanidad Pública (1000 M de € del gobierno central, 150 M de € adicionales para conciertos privados en 2020, “hucha” de 450 M de € adicionales para este fin en 2021, y gastos superfluos de 30 M de €/año para eliminar la exclusividad y favorecer el trasvase de profesionales a la medicina privada y de 200 M de €/año más en farmacia al eliminar las subastas; además anuncio de superávit presupuestario). Más bien parece que el gobierno andaluz está usando la pandemia para aumentar el deterioro de la Sanidad Pública, para así justificar la derivación de recursos a los centros de medicina privada.

ante esto la CAMB llama a la población y a los trabajadores y trabajadoras sanitarias y socio-sanitarias a luchar contra esta insostenible situación y a defender la Sanidad Pública exigiendo un Plan de Choque con las siguientes medidas urgentes:

  1. El gobierno andaluz debe aclarar en qué ha invertido los 1000 M de € estatales de ayuda COVID, durante 2020.
  2. Políticas activas de mitigación de la pandemia mediante un aumento en los presupuestos de salud pública y de prevención, implementación de las restricciones adecuadas de la movilidad que eviten niveles de incidencias como las actuales, con índices de morbi-mortalidad evitables. No a SALVAR LA SEMANA SANTA.
  3. Contrato inmediato de 500 rastreadores nuevos para la COVID y de los recursos suficientes para la realización rápida de PCR, para así minimizar las sucesivas olas de la pandemia, lo que permitirá que el grueso de los recursos de la Sanidad Pública puedan ocuparse de las patologías no COVID graves, que no están siendo atendidas actualmente. Hay que tener en cuenta que Andalucía es la CCAA con menores tasas de rastreadores y PCR por habitante. El coste de esto es de 15 M de €/año.
  4. Contrato inmediato de 1200 facultativ@s, 1500 enfermer@s y 500 miembros de personal de apoyo para la Atención Primaria (AP), para acabar con la saturación y asfixia laboral actual, uso excesivo de la consulta telefónica y para que la AP vuelva a poder cumplir sus funciones de Atención integral a toda la población con consultas presenciales y actividades de Prevención y Promoción de la salud. Coste 140 M de €/año.
  5. Contrato inmediato de 1200 facultativ@s, 1200 enfermer@s y 500 miembros de personal de apoyo para abrir los 19 hospitales de referencia y de especialidades que existen en Andalucía en turno de tarde con personal nuevo, para disminuir de forma drástica las listas de espera. No puede ser que estos centros y su costoso instrumental se usen casi exclusivamente de 8 a 15h. Coste 135 M de €/año. PONER LA SANIDAD PÚBLICA A TRABAJAR A TOPE EN VEZ DE PAGAR
    CONCIERTOS CON LA MEDICINA PRIVADA.
  6. Garantizar la coordinación del Sistema Público Salud con las Residencias de Mayores públicas y privadas con el fin de asegurar que reciban los recursos humanos y la atención sanitaria que nunca debió faltarles según el artículo 10 del Real Decreto ley 21/2020.
  7. Implementar un sistema de participación real de la ciudadanía en temas de salud. Promover políticas de Educación Sanitaria sobre la pandemia y no solo culpabilizar a la población, sobre todo a los jóvenes.
  8. Acelerar en lo posible la vacunación de la población. Suspensión de las patentes de las vacunas anti-COVID en la pandemia actual y acceso universal a las mismas.
  9. Políticas de intervención social que protejan a la población vulnerable y a las bolsas de pobreza que se están incrementando y que hacen aún más severo el riesgo para la salud en este segmento de población.

este plan es factible con los recursos económicos disponibles mencionados anteriormente. También están disponibles los profesionales necesarios, si se les ofrecen contratos normales, no precarios. Por ello la aplicación de este plan, es solamente una DECISIÓN POLÍTICA.

ppor último exigimos reponer progresivamente los 10,000 M de € recortados durante la última década. Asimismo, reclamamos el aumento y uso público de los fondos europeos destinados a la sanidad.

en Granada, la Consejería de Salud y Familia ha anunciado una Proposición de Ley para la creación de un futuro Instituto Andaluz de Salud, y la disolución y extinción de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

esta institución, reconocida internacionalmente, desarrolla desde hace años una excelente y necesaria labor de investigación, consultoría y formación, y cooperación internacional, por lo que no sólo no debe ser eliminada, si no reforzada como se ha demostrado por lo que aporta en el ámbito de la Salud Pública tanto en situaciones como la provocada por la pandemia, como estudios e informes para la promoción de la salud y mejoras en el funcionamiento del Sistema Sanitario Público.

no podemos permitir la desaparición de esta Institución de prestigio de Granada, así como los puestos de trabajo con lo que significa para la economía de la ciudad.

ppor todos estos motivos hacemos un llamamiento a la población andaluza y al personal sanitario y socio-sanitario para que permanezcan alerta y acudan a los actos programados en defensa de nuestra Sanidad Pública. Ésta va a ser una lucha dura y larga, porque los poderes que quieren degradar la Sanidad Pública y hacer negocio con la salud son fuertes. Pero es que, en esta lucha, NOS ESTAMOS JUGANDO LA SALUD DE TODAS Y TODOS. En circunstancias excepcionales, como ésta, son más necesarias que nunca las conductas solidarias, el apoyo mutuo, potenciar lazos comunitarios y luchar por nuestros derechos desde los barrios, desde los pueblos y las ciudades, teniendo como única prioridad al ser humano.

ACUDE A LA MANIFESTACIÓN “RECUPERAR LA SANIDAD PÚBLICA” QUE SE CELEBRARÁ EL 20 DE MARZO HORA: 12 HORAS.
RECORRIDO: DE LA FUENTE DE LAS BATALLAS HASTA PLAZA NUEVA

🏴150 años después, la Comuna de París sigue viva

¿🐧Más Linux, menos GNU🐃?

🔭Si tienes donde comprar ¿Por qué usar Amazon?.🔥

espiando

autora

Informes secretos de Amazon demuestran la vigilancia de la empresa sobre sindicalistas y ecologistas

Docenas de documentos filtrados del Centro de Operaciones de Seguridad Global de Amazon revelan la dependencia de la compañía de los operativos de Pinkerton para espiar a los trabajadores del almacén y el seguimiento completo a los sindicatos, ecologistas y otros movimientos sociales.

Un tesoro de más de dos docenas de informes internos de Amazon revelan con gran detalle el seguimiento obsesivo por parte de la empresa del sindicalismo, ecologismo y asociacionismo en general en Europa, particularmente durante la “temporada alta” de Amazon entre el Black Friday y Navidad. Los informes, obtenidos por Motherboard, fueron escritos en 2019 por espias de Amazon que trabajan para Global Security Operations Center, la división de seguridad de la compañía encargada de proteger a los empleados, proveedores y activos de Amazon en las instalaciones de Amazon en todo el mundo. Los documentos muestran que los espias de Amazon observan de cerca la actividad sindical y laboral de sus trabajadores en toda Europa, así como los grupos ambientalistas y de justicia social en Facebook e Instagram. También indican, y un portavoz de Amazon lo confirmó, que Amazon ha contratado a agentes de Pinkerton, de la notoria agencia de espionaje conocida por sus actividades antisindicales, para recopilar información sobre los trabajadores del almacén.

Los correos electrónicos internos enviados al Centro de Operaciones de Seguridad Global de Amazon obtenidos por Motherboard revelan que todos los miembros del equipo  en todo el mundo reciben actualizaciones sobre las actividades sindicales en los almacenes que incluyen la fecha exacta, la hora, el lugar, la fuente que informó, el número de participantes en un acto (y en algunos casos una tasa de participación de los que se espera que participen en una acto laboral), y una descripción de lo sucedido, como una “huelga” o “la distribución de folletos“. Otros documentos revelan que los espias de Amazon controlan de cerca cuántos trabajadores del almacén asisten a las reuniones sindicales; insatisfacciones específicas de los trabajadores con las condiciones del almacén, como cargas de trabajo excesivas; y casos de robo de trabajadores del almacén, desde una botella de tequila hasta relojes inteligentes por valor de 15.000 dólares.

Los documentos ofrecen una mirada sin precedentes al interior del aparato de vigilancia y seguridad interna de una empresa que ha intentado enérgicamente reprimir la disidencia de los empleados y ha sido previamente sorprendida difamando a los trabajadores que intentaron organizar a sus colegas. El enfoque de Amazon de tratar a sus trabajadores, sindicatos y movimientos sociales y ambientales como si de una amenaza se tratara, tiene graves implicaciones para la privacidad de sus trabajadores y su capacidad para afiliarse a sindicatos y negociar colectivamente, y no solo en Europa. También debería preocupar tanto a los clientes como a los trabajadores en los Estados Unidos y Canadá, y en todo el mundo a medida que la empresa se expande a Turquía, Australia, México, Brasil e India.

Los espias de Amazon parecen recopilar información sobre la organización laboral y los movimientos sociales para evitar interrupciones en las operaciones de cumplimiento de pedidos. Los nuevos informes de inteligencia obtenidos por Motherboard revelan en detalle cómo Amazon usa las redes sociales para rastrear el activismo ambiental y los movimientos sociales en Europa, incluidos Greenpeace y Fridays For Future, el movimiento de huelga climática global de la activista ambiental Greta Thunberg, y percibe a esos grupos como una amenaza para su operaciones. En 2019, Amazon espió a los chalecos amarillos, también conocido como gilet jaunes, el levantamiento popular por la justicia económica que se extendió por Francia, y los movimientos de solidaridad en Viena y las protestas contra la represión estatal en Irán.

El propósito declarado de uno de estos documentos es “resaltar los riesgos / peligros potenciales que pueden afectar a las operaciones de Amazon, a fin de cumplir con las expectativas del cliente“.

Como cualquier otra empresa responsable, mantenemos un nivel de seguridad dentro de nuestras operaciones para ayudar a mantener seguros a nuestros empleados, edificios e inventario“, dijo Lisa Levandowski, portavoz de Amazon a Motherboard. “Eso incluye tener un equipo de investigaciones internas que trabaje con los organismos encargados de hacer cumplir la ley según corresponda, y todo lo que hacemos está en consonancia con las leyes locales y se realiza con el pleno conocimiento y apoyo de las autoridades locales. Cualquier intento de sensacionalizar estas actividades o sugerir hacer algo inusual o incorrecto es irresponsable e incorrecto“. Levandowski negó que Amazon contratara operativos en el terreno y dijo que cualquier afirmación de que Amazon realiza las actividades descritas en todas sus operaciones en todo el mundo es “N / A”.

Sin embargo, en un informe de noviembre de 2019, un espia escribía que Amazon había contratado a espías de Pinkerton que fueron “insertados” en un almacén en Wroclaw, Polonia, para investigar una acusación de que la gerencia preparaba a candidatos para completar entrevistas de trabajo y posiblemente incluso llevó a cabo el proceso por ellos.

Los espías de Pinkerton fueron colocados en un almacén de Wroclaw conocido como WRO1, operado por el contratista de Amazon ADECCO, para investigar la acusación, según el informe de Amazon. “Los agentes de PINKERTON se insertaron en WRO1 ADECCO entre 2019-11-19 y 2019-11-21. Sin observar evidencia identificable de entrenamiento en nombre de los reclutadores de la agencia“, indica el documento. “Las acciones de investigación para probar / refutar esta hipótesis están en curso“.

El informe se refiere a la Agencia de Detectives Pinkerton, que a fines del siglo XIX y principios del XX en los Estados Unidos suministró detectives para infiltrarse en sindicatos y contrató brigadas de matones violentos para intimidar a los trabajadores para que no participaran en actividades sindicales en las acerías. Hoy, Pinkerton es una subsidiaria de la compañía de seguridad sueca Securitas AB, y proporciona operativos para espiar huelgas.

Levandowski, el portavoz de Amazon, confirmó que Amazon contrató a la Agencia de Detectives Pinkerton. “Tenemos asociaciones comerciales con empresas especializadas por muchas razones diferentes, en el caso de Pinkerton, para asegurar envíos de alto valor en tránsito“, dijo. “No utilizamos a nuestros socios para recopilar información sobre los trabajadores del almacén. Todas las actividades que llevamos a cabo se ajustan plenamente a las leyes locales y se llevan a cabo con el pleno conocimiento y apoyo de las autoridades locales“.

Algunos de los informes internos obtenidos por Motherboard también sugieren que los espias de Amazon usan las mismas tácticas paraseguir a sus cientos de miles de conductores de almacén y entrega en América, Cercano Oriente, Australia y Asia Oriental.

No es suficiente que Amazon abuse de su poder de mercado dominante y enfrente cargos antimonopolio por parte de la UE; ahora están exportando tácticas antisindicales estadounidenses del siglo XIX a Europa“, Christy Hoffman, secretaria general de UNI Global Union, una federación mundial de comercio. sindicatos que representan a más de 20 millones de trabajadores, dijo a Motherboard. “Esta es una empresa que está ignorando la ley, espiando a los trabajadores y usando cada página del manual de estrategias antisindicales de Estados Unidos para silenciar las voces de los trabajadores“.

Durante años, la gente ha comparado a los jefes de las grandes empresas tecnológícas con los piratas del siglo XIX“, continuó. “Y ahora, al usar a los Pinkerton para hacer su trabajo sucio, [el CEO de Amazon, Jeff] Bezos está haciendo esa conexión aún más clara“.

En octubre, Leïla Chaibi, miembro del Parlamento Europeo de Francia, escribió una carta a Bezos firmada conjuntamente por 37 miembros del Parlamento Europeo, condenando informes recientes sobre la interferencia de Amazon en la organización de los trabajadores en Europa.

Con Jeff Bezos, nos enfrentamos a alguien que no solo dirige un negocio y vende productos, sino que está amenazando nuestra democracia“, dijo Chaibi a Motherboard en respuesta a los nuevos informes sobre la vigilancia de trabajadores y movimientos sociales por parte de Amazon. Europa. “Este es un gran peligro para Europa“.

Estos informes sugieren que corporaciones como Amazon se interponen en el camino de las democracias y economías que funcionan para todos, y que tenemos todas las razones para estar preocupados“, dijo Dania Rajendra, directora de Athena, una coalición de docenas de organizaciones de base en el Estados Unidos se alineó contra Amazon. “Tenemos todo el derecho a esperar que nuestros funcionarios electos tomen esta información y protejan a las comunidades perjudicadas por Amazon“.

Hasta hace poco, poco se había hecho público sobre las iniciativas y estrategias anti-obreras de Amazon, a pesar de años de informes sobre la oposición de Amazon a la actividad sindical y presuntas represalias contra los trabajadores que se organizan en Estados Unidos. En septiembre, después de la protesta pública, Amazon eliminó dos ofertas de trabajo de espias para su Centro de Operaciones de Seguridad Global que podían rastrear “amenazas de organización laboral” a la empresa. “La fluidez (escrita y hablada) de un segundo idioma como hindi, tagalo, español, árabe, francés, mandarín, coreano, japonés o portugués brasileño es muy deseada“, decía la publicación, lo que sugiere que la empresa está espiando la actividad de sindical en todo el mundo.

UNI Europa, una rama de UNI Global Union, que representa a 2 millones de trabajadores en la Unión Europea, respondió a las noticias de los puestos de trabajo exigiendo que la Comisión Europea investigue el esfuerzo de Amazon para espiar a los trabajadores en Europa, calificándolo de “potencialmente ilegal“.

Una fuente con conocimiento de las actividades de inteligencia de la compañía le dijo a Motherboard que para rastrear las protestas y otras actividades de organización laboral, los espias de Amazon crean cuentas en redes sociales sin fotos y rastrean la actividad en línea de los trabajadores que lideran los esfuerzos de organización. Motherboard otorgó el anonimato a la fuente porque temía las represalias de Amazon.

Cuando ese equipo acosa a la gente, usan cuentas falsas en las redes sociales“, declaró. “Utilizan un nombre falso y un perfil sin foto. Lo peor es que leyeron toneladas de conversaciones y mensajes, y sabían todo sobre la vida privada de estas personas. Sabían si hasta habían tenido un mal día con su familia.”

Levandowski, portavoz de Amazon, dijo que está en contra de la política de la compañía crear cuentas de redes sociales con nombres falsos y perfiles sin fotos.

Un equipo del Centro de Operaciones de Seguridad Global de Amazon, que incluye a antiguos espias militares, según LinkedIn, sigue de cerca la actividad sindical organizada en Francia, Reino Unido, Italia, España, Alemania, Polonia, Austria, República Checa y Eslovaquia. —Observando dónde los grupos laborales organizados son más fuertes y podrían influir en los trabajadores de Amazon.

En un conjunto de documentos, conocido como “evaluaciones de riesgos de seguridad“, los analistas recopilan datos y evalúan los riesgos potenciales para las operaciones de Amazon en los sitios de los almacenes, centros de clasificación y estaciones de entrega de Amazon que operan actualmente y en el futuro. Estos documentos desglosan sus análisis en al menos cuatro categorías: delitos, delitos de carga, extremismo y terrorismo, y entorno operativo.

La categoría de “entorno operativo” de las evaluaciones de riesgo de Amazon cubre actividades laborales, como la presencia de sindicatos, así como protestas y manifestaciones y desobediencia civil y disturbios en áreas donde Amazon tiene almacenes o planes para construirlos, según los documentos. A cada categoría se le asigna una de las cinco “calificaciones de riesgo” codificadas por colores, “insignificante“, “bajo“, “moderado“, “alto” o “crítico“. El gráfico define el riesgo “crítico” como “una fuerte posibilidad de que la fuente de la amenaza participe en una acción que tenga el potencial de afectar a los asociados de Amazon, la continuidad del negocio o los activos“.

En un informe de octubre de 2019, un almacén de Amazon en las afueras de París, conocido como DIF4, se consideró un riesgo “moderado” en la categoría de entorno operativo. Aunque ningún sindicato tenía presencia en los almacenes logísticos de Amazon en Francia, los denominados “grupos anarcosindicalistas“, incluida la Confédération Générale du Travail Unitaire (CGTU), uno de los sindicatos más poderosos de Francia, “habían intentado obtener el apoyo en París. asociados de [Amazon Logistics] en el pasado“. El informe señaló que “tales campañas siguen siendo raras, de alcance limitado y, en última instancia, fracasadas“.

Dos meses después, en diciembre de 2019, los trabajadores del almacén del DIF4, junto con la CGTU, cortaron el suministro eléctrico al almacén durante ocho horas en protesta por la contratación de trabajadores temporales, lo que obligó a una línea de camiones Amazon sin llenar a esperar en el costado del autopista durante horas, según un informe de Le Parisien.

En dos informes, el futuro sitio de los almacenes de Amazon en las afueras de Milán y en la isla de Cerdeña en Italia se consideró un riesgo “moderado” en la categoría de entorno operativo en parte porque los sindicatos, incluidos CFGIl y Uiltrasporti, realizaron protestas en los sitios. de otros almacenes italianos en nombre de sus trabajadores.

Hasta ahora, estas acciones laborales no son de una escala lo suficientemente grande como para comprometer significativamente las operaciones de Amazon o crear grandes retrasos en las entregas“, indicaron los informes. “Sin embargo, las acciones de huelga a menudo tienen lugar sin previo aviso o con muy poca antelación“.

Otros dos informes de finales de 2019 sobre futuros almacenes en Baja Sajonia y Baviera en Alemania destacaron la presencia del sindicato Verdi (el sindicato ha liderado muchas huelgas en varias ciudades en Alemania, incluida una en el Prime Day en octubre de este año) y la presencia cada vez mayor de grupos ambientalistas, incluidos Greenpeace, Extinction Rebellion y el grupo ambientalista de jóvenes Friday For Future dirigido por Greta Thunberg, como una amenaza, señalando que Fridays For Future estaba “aumentando su influencia especialmente en los jóvenes y estudiantes” y “creciendo y atrayendo a más y más gente rápidamente“.

Si bien el movimiento de Thunberg no se ha dirigido específicamente a Amazon, su llamamiento a una huelga climática global en 2019 inspiró a cientos de empleados corporativos de Amazon a organizar su propia huelga en protesta por las políticas climáticas de Amazon.

Nos sentimos halagados de que Amazon nos considere una amenaza lo suficientemente grande como para justificar el empleo de prácticas cuestionables como esta“, declaró Fridays For Future a Motherboard en un comunicado, respondiendo a la noticia. “El hecho de que los jóvenes que protestan en todo el mundo sea algo que una multinacional sienta la necesidad de vigilar, significa que lo que estamos haciendo está funcionando“.

Desde que Amazon publicó ofertas de trabajo para dos espias que pudieran rastrear “amenazas de organización sindical“, los periodistas han obtenido más documentos que revelan algunas de las tecnologías y sofisticadas estrategias que utiliza la empresa para vigilar a su fuerza laboral y obtener información sobre la organización de los trabajadores. En septiembre, Motherboard obtuvo evidencia de que Amazon había estado usando una herramienta de monitoreo de redes sociales para espiar a docenas de grupos privados de Facebook para conductores de Amazon Flex en Estados Unidos y Europa. El mes pasado, un informe en Recode reveló que Amazon ha realizado importantes inversiones en una nueva herramienta geoespacial que rastrea las amenazas a la empresa. De los aproximadamente 40 puntos de datos, Amazon que rastrea al menos la mitad están relacionados con la mano de obra o los empleados, incluidos “Esfuerzos de activismo / sindicalización del mercado de alimentos integrales“, “patrones de flujo de dinero de subvenciones sindicales” y “Presencia de secciones sindicales locales y grupos alternativos de trabajadores“.

En octubre, cuatro senadores estadounidenses, incluidos Bernie Sanders y Elizabeth Warren, respondieron a estos informes en una carta a Jeff Bezos exigiendo que Amazon dejara de “interferir activamente con los derechos de los trabajadores al rastrear y espiar a los empleados que pudíeran ejercer sus derechos a la libertad de asociación“.

Amazon debe decir la verdad sobre sus fallas para mantener seguros a los trabajadores y dejar de socavar el derecho legal de sus trabajadores a organizarse“, dijo Warren sobre los nuevos informes obtenidos por Motherboard. “Hasta entonces, no dejaré de luchar por estos trabajadores, sus derechos y su seguridad“. El senador de Oregon Ron Wyden y el senador de Ohio Sherrod Brown, quien también escribió recientemente una carta a Bezos solicitando información sobre la interferencia de Amazon con el derecho de los trabajadores a organizarse, enviaron declaraciones a Motherboard condenando la interferencia de Amazon en el derecho de los trabajadores a organizarse y los hallazgos en el nuevos informes.

El espionaje de Amazon a sus propios empleados es especialmente odioso”, dijo Wyden. “Es la prueba de la necesidad de aprobar leyes que reforzarían las protecciones federales para la organización laboral y responsabilizar a los malos actores“.

La magnitud de esta vigilancia, los extremos a los que Amazon ha llegado para mantenerla oculta a sus propios trabajadores y su propósito admitido son sumamente inquietantes”, dijo el Sen. Brown.

El hecho de que Amazon haya decidido invertir fuertemente en sistemas y esfuerzos para evitar la sindicalización en lugar de mejorar los salarios, las horas y las condiciones laborales de sus empleados demuestra su imprudente desprecio por el bienestar de su fuerza laboral”, continuó Brown.

Un segundo tipo de informe escrito por los espias de Amazon, llamado Monthly Business Review, se divide en secciones por región que detallan los “aspectos destacados” y los “aspectos negativos” de cada mes, y cómo Amazon manejó varias amenazas a sus operaciones detectadas por el equipo de inteligencia. ese mes. Amazon describió su uso de espías de Pinkerton en este tipo de informe.

En el mismo informe que mencionó a los Pinkerton, un espia explicó que después de recibir información de que el entonces líder del Partido Laborista del Reino Unido, Jeremy Corbyn, tenía planes de visitar un almacén de Amazon, conocido como DXS1, en Sheffield, Yorkshire, a fines de noviembre de 2019, Amazon envió seguridad. oficiales y miembros de su equipo de Seguridad y Prevención de Pérdidas para espiar el sitio. En un discurso, Corbyn prometió a los trabajadores fuera del almacén de Amazon que “abordaría la cultura de los salarios y el engaño” en las corporaciones multinacionales del Reino Unido.

No se otorgó acceso no autorizado a nadie durante la visita y la seguridad en el lugar impidió que un miembro del público ingresara al edificio“, dijo el informe sobre la visita de Corbyn al sitio.

En 2019, indica el mismo informe, los trabajadores del almacén de Amazon canjearon $ 37,900 en tarjetas de regalo de clientes en el Reino Unido, y que seis de esos empleados fueron identificados y despedidos. En Polonia, Amazon “eliminó” a dos empleados sospechosos de escribir amenazas “en el embalaje del inventario y en los contenedores” que “implicaban que el autor haría un intento deliberado y malicioso de encender” el almacén.

Para cada región, también se proporcionan datos sobre la pérdida de inventario de Amazon en dólares, la cantidad total de inventario recuperado en dólares, el número de arrestos y personas de interés despedidas e investigadas, y el número de vehículos robados. En octubre de 2019, por ejemplo, el informe indica que Amazon perdió $ 173,339.80 en inventario en el Reino Unido, pero recuperó $ 131,592.05 de esas pérdidas. En el lapso de ese mes, cuatro empleados del Reino Unido fueron arrestados, 35 empleados “de interés” fueron “expulsados” y 31 vehículos de reparto fueron robados.

Los empleados de las Operaciones de seguridad global de Amazon también parecen recibir actualizaciones periódicas por correo electrónico sobre la actividad de organización laboral de los trabajadores.

Un correo electrónico obtenido por Motherboard incluía una descripción de un incidente de una hora el 10 de marzo de 2020. “Dos miembros de CGT Union [uno de los sindicatos más poderosos de Francia]” que también eran trabajadores del almacén de Amazon “distribuyeron folletos frente a los torniquetes” en un centro logístico en Amiens, Francia. El correo electrónico incluye tanto la hora exacta de distribución del folleto como la hora a la que se informó a Amazon, y el nombre de un gerente de prevención de pérdidas de clúster que informó inicialmente el incidente. “La distribución de folletos terminó y los activistas abandonaron el sitio sin impacto en las operaciones“, decía el correo electrónico.

Otro correo electrónico obtenido por Motherboard incluía una descripción de una huelga en un almacén en Leipzig, Alemania, el 28 de febrero de 2020. Según el correo electrónico, se suponía que 339 asociados de Amazon estaban en huelga, lo que no incluía trabajadores en puestos de liderazgo y era “el 46,37% de lo esperado”.

Otro conjunto de informes, conocidos como “evaluaciones de riesgo máximo“, documentan las amenazas a Amazon entre el Black Friday y fin de año. Se ha vuelto típico que los trabajadores de toda Europa realicen huelgas masivas contra Amazon entre el Black Friday y Navidad, cuando los trabajadores de Amazon experimentan las tasas de lesiones más altas y la carga de trabajo se vuelve especialmente agotadora.

Los documentos de ‘temporada alta’ obtenidos por Motherboard enumeran todos los acciones potenciales que pudíeran afectar las operaciones de Amazon. Durante este tiempo, Amazon crea listas de fechas, horas y la cantidad de participantes para las protestas planificadas en cada país de Europa donde Amazon opera, datos aparentemente recopilados de las páginas de actos en las redes sociales.

La fuente con conocimiento de las prácticas de vigilancia de las Operaciones de Seguridad Global de Amazon le dijo a Motherboard que en 2019 se enviaron espias a Francia para monitorear la actividad del movimiento social Yellow Vests en un intento de obtener información sobre dónde organizarían sus protestas.

Un informe sobre la temporada alta de 2019 que mencionaba que Amazon creía que había vínculos entre los trabajadores de los almacenes de Amazon y los chalecos amarillos en París, decía: “Se planean protestas en París, tanto de los miembros del sindicato en huelga como de los chalecos amarillos, el 7 de diciembre. planeado por activistas de los chalecos amarillos [sic] de Bercy a las 1130 CET a porte de Versailles vía Austerlitz, Denfert, Place de la Catalogne y porte de Vanves. No está claro si los sindicatos en huelga participarán en la misma marcha organizada por [Yellow Vests] se espera que se incorporen a partir de Montparnasse “.

Un informe sobre los riesgos de temporada alta para Amazon en Italia, que considera que el nivel de riesgo es “moderado“, describe en detalle las actividades sindicales en curso de sus trabajadores de almacén y conductores de reparto, señalando quejas específicas presentadas por conductores de reparto y trabajadores de almacén en negociaciones sindicales, como el domingo, turnos y cargas de trabajo excesivas, así como el número de repartidores que se afiliaron a sindicatos y asistieron a reuniones sindicales.

Se informó que en octubre en DLO1, 10 DA [asociados de entrega] de 51 se convirtieron en miembros de la [Confederación General del Trabajo de Italia] y se organizó una asamblea a la que asistieron 14 DA de insignia verde“, se lee en el informe.

Las posibles iniciativas laborales en Amazon por parte de los sindicatos tradicionales pueden constituir una oportunidad atractiva para que SiCobas asista y gane visibilidad“, continúa, refiriéndose a un sindicato italiano que ha organizado huelgas en los almacenes de Amazon el Black Friday. “El grupo es conocido por sus MO de protesta más disruptivos y subversivos, aunque el historial de bloqueos previos y acciones disruptivas mostró que las fuerzas del orden generalmente reaccionan de manera oportuna“.

Otro de estos informes de 2019 describe la actividad de los grupos ambientalistas en Alemania, destacando la información recopilada de las redes sociales.

Greenpeace Alemania también publicó otro video con Amazon en sus redes sociales el [5 de diciembre] en un estilo similar al de campañas anteriores. El video muestra a una mujer preguntando a ‘Alexa’ sobre las mejores ofertas para regalos de Navidad, a lo que ‘Alexa’ responde que deben hacer sus propios regalos y pasar tiempo con la familia para proteger el medio ambiente en lugar de entregarse al consumismo“, dice un informe de diciembre de 2019.

En el momento de escribir este artículo, el video ha recibido más de 100 me gusta y se ha compartido 28 veces hasta la fecha. El video no requiere ninguna acción directa ni indica ninguna actividad de protesta próxima, pero no se pueden descartar acciones futuras como el boicot. Cabe señalar que el aumento de la actividad en las redes sociales de Greenpeace con respecto a una empresa u organización, en ocasiones, ha precedido a una acción directa contra esa empresa; esta es la tercera publicación relacionada con Amazon en 2 semanas“.

La organización ambiental internacional Greenpeace ha criticado a Amazon por sus contratos con compañías de petróleo y gas, y criticó el “compromiso climático” de Bezos en 2019 de reducir las emisiones netas de carbono cero para 2040 por no tener en cuenta la huella de carbono de su cadena de suministro. En 2019, los manifestantes de Greenpeace realizaron una manifestación en el techo de un almacén de Amazon en Alemania.

Rolf Skar, director de campañas de Greenpeace USA, le dijo a Motherboard, en respuesta a la noticia de que Amazon estaba rastreando la actividad de la organización, que la compañía está equivocada en su evaluación de que Greenpeace es una amenaza para Amazon.

No somos violentos. No destruimos propiedades“, dijo. “Su problema es la falta de liderazgo climático. No me sorprende, pero me decepciona que estén poniendo la energía en el lugar equivocado. Hemos trabajado mucho para responsabilizar a los gigantes tecnológicos de su creciente huella. Pero Amazon es un caso atípico. Amazon se ha negado a dejar de usar poderosas tecnologías de inteligencia artificial para ayudar a las empresas de combustibles fósiles a perforar en todo el mundo y tienen un problema de responsabilidad moral en esto“.

En septiembre de 2019, más de mil empleados de Amazon realizaron una huelga en protesta por la incapacidad de Amazon para reducir sus emisiones de carbono y sus contratos con empresas de petróleo y gas.

El informe también compartió información sobre una protesta del 6 de diciembre de 2019 en Viena en solidaridad con las protestas en Irán por el aumento del costo del combustible. El informe incluye una imagen de la ruta de la protesta obtenida de los mapas de Google. “No se conocen tasas claras de participación“, dice el informe. “Sin embargo, el 6 de diciembre aún no se ha informado de ninguna interrupción en las operaciones“.

En respuesta a las acusaciones de que los Centros de Operaciones de Seguridad Global de Amazon espiraona los movimientos ecologistas y de justicia social, Levandowsi, el portavoz de Amazon, dijo: “Como la mayoría de las empresas, tenemos un equipo de analistas que ayudan a prepararse para acntecimientos externos como el clima, cortes de energía o grandes reuniones comunitarias como conciertos o demostraciones que podrían interrumpir el tráfico o afectar la seguridad de nuestros edificios y de las personas que trabajan en ellos“.

Stefan Clauwaert, asesor legal y de derechos humanos de la Confederación Europea de Sindicatos, le dijo a Motherboard que las actividades de espionaje de Amazon podrían potencialmente violar las leyes de recopilación de datos de la UE y los convenios y estándares laborales establecidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU y el Consejo de Europa. La Carta Social, que garantiza a los trabajadores la libertad de asociarse con sindicatos, así como el derecho a organizarse y negociar colectivamente. La ley de privacidad de datos de la Unión Europea de 2018, conocida como el Reglamento General de Protección de Datos, o GDPR, requiere que las empresas revelen su recopilación y uso de datos personales y expliquen por qué se recopilan los datos.

“En la UE, tenemos leyes que protegen a los trabajadores y sindicatos“, dijo Clauwaret. “Puedo imaginar muchas vías legales para acciones contra Amazon por estas actividades, muchas más de las que existen en los Estados Unidos. Pero lo que tenemos que hacer ahora es hacer ruido en nuestro entorno sobre las violaciones y lo que Amazon está haciendo“.

Además de Chaibi, otros cinco miembros del Parlamento Europeo, incluidos Emmanuel Maurel de Francia, Marie Toussaint de Francia, Younous Omarjee de Francia, Brando Benifei de Italia y Manon Aubry de Francia, que habían firmado la carta de octubre a Bezos criticando la vigilancia de Amazon. de los trabajadores, respondieron a los documentos obtenidos por Motherboard con desaprobación.

El uso sistémico de Amazon de métodos de espionaje militar contra sindicalistas y activistas resulta muy alarmante“, dijo Aubry, quien también es un miembro de France Insoumise, principal partido de izquierda de Francia. “Amazon y Jeff Bezos actúan como si estuvieran por encima de la ley porque han acumulado niveles de riqueza y poder sin precedentes. Esto tiene que terminar“.

Ya sabíamos que el mundo dentro del [imperio] de Bezos es un mundo de sufrimiento social y destrucción ambiental“, dijo Toussaint, otro miembro del Parlamento Europeo. “Ahora, queda claro que este también es un mundo sin democracia“.

Hoffman, presidente de UNI Global Union, que representa a más de 20 millones de trabajadores sindicales de todo el mundo, dice que el uso de Amazon de tácticas antisindicales común en los Estados Unidos, en Europa y en todo el mundo está creando una crisis mundial de los derechos humanos.

La mayoría de las empresas estadounidenses que intentan tener éxito en Europa se han adaptado al hecho de que hay sindicatos fuertes aquí. Las que no lo han hecho, como Walmart y Toy R ‘Us, se han ido. Pero Amazon es un caso atípico”, dijo. “Esta no es la forma en que las empresas operan en Europa: ignorando la ley, espiando a los trabajadores, usando cada página del manual de estrategias antisindicales de EE. UU., Como si no tuvieran suficiente poder y dinero por sí mismos. Necesitan saber que no se van a salir con la suya en Europa “.

cabeza

🟣⚫️🔴 Ni Cautivos ni Desarmadas: La paradoja de ser antimilitarista y combatir en tres guerras

📗 Nuestra América en la Encrucijada: Pandemia, Rebeliones y Estados De Excepción

😷Apertura de curso “Peligrosa”😷

cabeza

CGT Andalucía formaliza convocatoria de HUELGA GENERAL en todo el ámbito educativo no universitario para el 18 de septiembre

5174-oicofpjiohheichh_0La convocatoria de Huelga General educativa andaluza afecta a TODO EL PERSONAL DOCENTE Y NO DOCENTE para exigir una vuelta segura a las aulas

La huelga afectará a todos los trabajadores y a todas las trabajadoras (funcionario, laboral, de empresas públicas municipales o Ayuntamientos y de contratas y subcontratas privadas (Monitoras, PTIT, ILSE, limpieza …) e igualmente a los estudiantes) de los centros de enseñanza pública no universitaria dependientes de la Junta de Andalucía.

La Confederación General del Trabajo en Andalucía (CGT-A) constata que para el curso que comienza no se está garantizando el principio de preservar la salud física y emocional de todos los agentes que intervienen en el sistema educativo. Este es el primer principio de actuación para el inicio del curso 2020/20 según la instrucción 10/2020, de 15 de junio.

La incorporación en septiembre del alumnado andaluz a los centros educativos supone un riesgo elevadísimo de contagio ante la falta de recursos e inversión para cumplir las medidas de control, ya que no se garantiza la distancia de seguridad de 1,5m que recomiendan las autoridades sanitarias ni se limita el aforo máximo que permita mantener esa distancia de seguridad.

Se obvia la exposición de riesgo que supone el contacto estrecho con casos sospechosos de infección por el COVID-19 en espacios cerrados a una distancia menor de dos metros durante más de 15 minutos. Se elude la normativa general, como la que impide reuniones de más de 10 personas, y se llenan las aulas con ratios muy elevadas.

CGT exige que se cumpla la normativa relativa a Prevención de Riesgos Laborales en todos los centros de trabajo dependientes de la Consejería de Educación y se financie la Educación Pública de forma que permita una educación presencial segura.

Por ello, los motivos de esta huelga son:

1. Garantizar las medidas higiénico-sanitarias básicas con materiales y personal sanitario necesario.

2. Garantizar que se respeta la distancia interpersonal de 1,5m en los centros.

3. Bajada generalizada de las ratios de alumnado en las aulas que permita respetar la distancia mínima de seguridad.

4. Incremento de contratación de personal docente, de administración y servicios, monitores y limpieza para todo el curso, sea la actividad lectiva presencial o no.

5. Una oferta suficiente de escolarización pública y gratuita de 0 a 18 años que garantice que todo alumno y alumna disponga de una plaza asegurada en el sistema público, de titularidad y gestión pública y la no supresión de ninguna unidad ni línea de la red pública de centros andaluces.

6. La supresión inmediata de financiación a centros que practiquen cualquier tipo de discriminación o no aseguren la gratuidad.

Finalmente, CGT-A hace un llamamiento a toda la comunidad educativa y al resto de sindicatos y organizaciones sociales para que apoyen la Huelga General educativa en Andalucía el 18 de septiembre próximo.

Málaga, 5 de septiembre 2020

😷 Nos sentimos engañados…directora de un colegio de Andalucía al Consejero de Educación

👊🏼 Exijo la asignatura de ateísmo

Si a cristianos y mahometanos se les permite que se metan en las aulas públicas, ha de cederse un espacio de igual tamaño a los ateos.

comunicado_mv_002

La acusación política contra Julian ⚖️Assange: vino viejo en botella vieja⚖️

globalEstán escribiendo el libro de horas sobre Julian Assange. Pero los escribas son de todo, menos originales. Rituales repetidos de audiencias administrativas que no tienen otro propósito claro que no sea encadenar las cosas antes de que se baje el hacha. Últimamente, el hombre más comúnmente asociado con el proyecto de publicación de WikiLeaks no puede participar de ninguna manera significativa, en gran parte debido a su frágil salud y los peligros que el coronavirus le plantea. Después de haber hecho un esfuerzo por asistir a los procedimientos judiciales en persona, Assange se ha presentado como exotismo judicial, forraje de espectáculo para la jueza Vanessa Baraitser versión rigurosa del juez Judy. Se le negó una solicitud para salir de la jaula de vidrio cuando aún podía asistir en persona, ya que permitirle descender y consultar a su equipo de defensa en una sala de la corte podría constituir cierto riesgo. Esta lectura del jefe judicial fue tan innovadora que incluso desconcertó a los fiscales.

r0_0_800_600_w1200_h678_fmaxLo que sabemos hasta la fecha es que las restricciones y los grilletes en el caso de Assange están a al orden del día. Los procesos restringidos que no hacen nada para permitirle ver a un abogado y permitir que se ejerza un buen resumen son típicos. Sobre todo, el circo ceremonial que hemos llegado a esperar de la justicia británica a la sombra amenazante de la intimidación estadounidense se ha vuelto sombríamente extensa. El 27 de julio, ese circo recibió otro acto, otra actuación cojera. Como antes, el lugar era la Corte de Magistrados de Westminster en Londres.

Durante el proceso, Assange apareció a través del enlace de video de la prisión de Belmarsh, aunque con una hora de retraso, y solo ante la insistencia de su equipo legal. El informe de The Guardian sobre su presencia se lee como un relato de un compromiso deportivo. “Con un suéter beige y una camisa rosa, Assange finalmente apareció en la prisión de Belmarsh después de que se abortara un primer intento“.

remarcadoOtros estaban alarmados. Durante su audiencia telefónica, Martin Silk, de la Australian Associated Press dijo que, “ni el australiano ni sus guardias llevaban máscaras faciales. No entiendo la razón de eso dado que tenemos que usarlos dentro de las tiendas“. Este punto también fue remarcado por la socia de Assange, Stella Moris: “Belmarsh no le ha proporcionado a Julian una máscara facial durante esta crisis #covid. Los guardias de la prisión con los que interactúa tampoco las usan”. El partidario de WikiLeaks, Juan Passarelli, también sintió que Assange “estaba teniendo problemas para seguir los procedimientos debido a que el juez y los abogados no hablaban lo suficientemente alto y no escuchaban los micrófonos“.

Julian Assange y la injusticia de encierro

Los arreglos para la audiencia de los observadores resultaron característicamente descuidados. La periodista independiente Stefania Maurizi no se impresionó por estar hablando por teléfono durante dos horas durante las que “no pudo entender más del 20 por ciento de lo que se ha discutido“. Insistió en que “las autoridades del Reino Unido no se preocupan en absoluto por los reporteros internacionales que cubren” los procedimientos de Assange. “El sistema de marcado es, como siempre“, coincidió Passarelli, “¡un desastre!

dialEl tema de discusión durante esta audiencia administrativa fue lo que anunció el Departamento de Justicia de los Estados Unidos el 24 de junio, es decir, la segunda acusación de reemplazo. Ese documento resultó ser un simple ejercicio de extralimitación política, sin agregar más cargos al ya pesado complemento de dieciocho, diecisiete de los cuales se centran en la Ley de Espionaje de los Estados Unidos. Sin embargo, el alcance del interés se amplió, especialmente en el tema de la “piratería” y las conferencias. Assange aparece como un reclutador y saboteador diabólico de una orden secreta internacional, un hombre del circuito de conferencias dispuesto a romover gobiernos clandestinos y da varias razones para ello. “Según la acusación, Assange y otros en WikiLeaks reclutaron y acordaron con piratas informáticos cometer intrusiones en el ordenador para beneficiar a WikiLeaks“.

Edward Fitzgerald QC, en represetanción de Assange, cumplió con su trabajo y afirmó que el documento revisado recientemente no inspiraba confianza en la naturaleza de la justicia. “Nos preocupa que se haga una nueva solicitud en esta etapa con las posibles consecuencias de descarrilar los procedimientos y que el fiscal general de los Estados Unidos lo esté haciendo por razones políticas“. Fitzgerald le recordó a la corte que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, “describió la defensa como un complot de los demócratas“.

Esto debería resultar evidente, pero a la corte de Baraitser no le resulta. Admitir en este punto que Assange es buscado por razones políticas haría mucho más difícil extraditarlo a los Estados Unidos, dado el impedimento que se menciona en el Tratado de Extradición entre los Estados Unidos de la América del Norte y el Reino Unido de la Gran Bretaña. Si bien fue bueno por parte de Fitzgerald recalcar este punto, debería saber que su público está resueltamente estreñido e indiferente a tal insistencia. Assange debe tener audiencias más agudas, en lugar de equilibradas. En consecuencia, Baraitser insistió en que Fitzgerald “reservara sus comentarios“: ella, en la verdadera tradición de tales procesos, todavía no había recibido la acusación de los Estados Unidos. Esto hizo que la presencia de todas las partes en Westminster no solo careciera de sentido, sino que fuera decididamente absurda.

El equipo de defensa de Assange pudo tener un poco de consuelo con los comentarios de Baraitser de que el 27 de julio era la fecha límite para que la fiscalía presentara más pruebas antes de la audiencia de extradición de septiembre. Se permitió una excepción: los informes psiquiátricos.

guikiEl actual editor jefe de WikiLeaks Kristinn Hrafnsson tuvo algunas frases escogidas para los fiscales de Wikileaks. “Todos los actos supuestos los conoce la fiscalía hace años. No existen nuevos cargos. Lo que realmente está sucediendo aquí es que, a pesar de llevar ya diez años, la fiscalía aún no puede construir un caso coherente“. El desmantelamiento de las acusaciones anteriores sugeriría que estaban “ignorando flagrantemente el proceso adecuado“.

Assange se enfrenta a una de las conjuras más inquietantes organizadas por cualquier estado que dice ser libre. Si esta estratagema funciona, el editor se encontrará frente a los procedimientos legales de un país que se jacta de tener una enmienda de libertad de prensa pero está interesado en excluirlo de ella. Lo que es aún más preocupante es el deseo de hacer extensible la culpabilidad,  a los medios de prensa y aquellos que difundan información clasificada.

Vamos al siguiente acto del drama: una audiencia de llamada final en el Tribunal de Magistrados de Westminster el 14 de agosto, luego la audiencia de extradición del 7 de septiembre, que se llevará a cabo en el Tribunal Penal Central que la mayoría de nosotros conocemos como Old Bailey. ¿La justicia resultará ciega o simplemente cegada?

🇵🇾Lo que esconde la posición de Holanda contra el sur de Europa

🏴La justicia vuelve a dar la razón a CGT en IVECO Valladolid

🔕 Europa Laica exige a PSOE y Unidas Podemos «la derogación de los Acuerdos Iglesia-Estado» tras el informe del Tribunal de Cuentas

🏴Post virus crisis🏴

Una nota sobre el diario coprofágico
Carlos Taibo

photo_2020-06-20_08-20-00 photo_2020-06-20_08-20-00 (2)
photo_2020-06-20_08-20-00 (3) photo_2020-06-20_08-20-00 (4)

La esclavitud: el capítulo olvidado de la Historia de España

Apellidos ilustres y grandes fortunas españolas se forjaron con la lucrativa y olvidada trata de personas entre África, la península y América

guia  

malditas

 

🗣 El hoy y el mañana: razones para nuestro compromiso🏥

razones

Nos enfrentamos a una de las situaciones más graves de nuestra Historia. Padecemos una pandemia enraizada en última instancia en el cambio climático que la civilización del crecimiento sostenido y depredador de la naturaleza ha originado. La epidemia ha acelerado y agravado aún más la crisis sistémica ya anunciada por científicos, economistas y analistas. España está ante una recesión económica sin precedentes. Y ello sitúa al Gobierno – a cualquier Gobierno- y a la sociedad en su conjunto, ante un problema de extrema complejidad. Se necesitan recursos cada vez más abundantes y perentorios para gastos sanitarios de urgencia y para atender las consecuencias del obligado parón productivo: cierre de empresas, incremento exponencial del paro, precariedad y la exclusión social existentes desde hace décadas. Sin obviar, sobre todo en estos momentos, las imprescindibles inversiones en investigación.

Por exigencias derivadas de la Justicia, los Derechos Humanos y el mandato constitucional, ni los poderes públicos ni la sociedad pueden olvidar que en pleno siglo XXI, cada español y cada española tiene derecho a una vivienda digna, a un régimen público de Seguridad Social, a la Enseñanza, a la Sanidad, a pensiones suficientes, a la atención a la dependencia, al disfrute de un medio ambiente adecuado y a la percepción de un subsidio personal cuando ésta se haya visto afectada por la “pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad”, tal y como dice el artículo 25 de los DDHH y recoge también el artículo 41 de nuestra Constitución.

El cumplimiento de estas obligaciones legales y morales por parte de los poderes públicos necesita, aparte del consenso y apoyo de la mayoría social, un acopio de recursos sin precedentes. Y estos recursos no tienen otra fuente y origen que el contribuyente, bien por ser asalariado, bien por ser autónomo o empresario, o bien por poseer rentas y recursos de toda índole. Pero es el caso que el cierre de empresas, los Ertes y el desplome del sector turístico, conducen a una bajada prevista del PIB del 9,2% Y a ello se le suma el aumento, también previsto, del déficit público desde el 2,8% a finales del 2019, al 10% del PIB para Diciembre del 2020. Es decir, más gastos ineludibles, menos ingresos y, además, más deuda pública. Y todo esto en el marco de una pandemia que sigue generando contagios, personas hospitalizadas y muertes, sin que todavía haya vacuna que la erradique.

Este es el hoy de España. De cómo lo abordemos dependerá el mañana. Y en el mañana van a vivir nuestros hijos, nuestros nietos y las generaciones venideras de españoles y españolas. Es una cuestión de responsabilidad colectiva: optar entre un futuro para la inmensa mayoría o un desastre, también para la inmensa mayoría. Porque constituiría un inmenso error retornar -como si nada hubiese pasado- a la salida de la crisis del 2008, haciendo recaer, otra vez, sacrificios y penurias sobre trabajadores, asalariados y sectores populares en vez de buscar una nueva salida en la que prime la Solidaridad y el no dejar a nadie atrás. Tanto los Gobiernos de turno como la sociedad deberemos estar a la altura del reto, asumiendo que nos llevará tiempo. Construir el mañana supone priorizar objetivos, potenciar mecanismos e instrumentos de intervención en la realidad y sustentar todo el proceso en parámetros éticos y de conductas de moral pública consecuentes con ellos.

A nuestro parecer, los objetivos a conseguir son tres: la concreción en la práctica de los Derechos y Deberes contemplados en el Título Primero de la Constitución, la creación de un tejido productivo que ligue la economía al territorio, a las necesidades materiales de la mayoría social y lo haga menos vulnerable a crisis como ésta y, en tercer lugar, políticas medioambientales que combatan el cambio climático y a las que toda la actividad productiva y de consumo superfluo se supediten. En resumen: pleno empleo, democracia económica y calidad ambiental.

El hoy y el mañana necesitan, además, de un Estado fuerte y de una sociedad civil igualmente fuerte. Un Estado que en el caso español está formado por tres Administraciones: la central, la autonómica y la local. Y una sociedad civil que, de manera consciente y cohesionada, sea capaz de confrontar con el Gobierno de turno sí éste se aleja de los objetivos constitucionales de justicia social a los que se debe. Una sociedad civil que igualmente asuma su imprescindible parte de protagonismo en la salida de estos momentos críticos y en la construcción del porvenir. Que comprenda el ciudadano y la ciudadana que el recurso de mirar hacia otro lado, obviando su participación, afectará negativamente a su vida y a sus libertades.

Corresponde a los poderes públicos arbitrar las políticas y los mecanismos eficaces para disponer de las infraestructuras pertinentes y acopiar los recursos económicos y financieros necesarios. Y desde luego, tres de ellos son inaplazables: una fiscalidad justa tal y como se desprende del artículo 31.1 de la Constitución, el acogerse al punto 4 del artículo 135 de la Carta Magna y por último, desarrollar consecuentemente los artículos 128, 129, 130, 131 y 132 del citado texto.

Ética y Política no son, en absoluto, dos conceptos antitéticos o contrapuestos. Muy al contrario, una es la ciencia de la moral y la otra la ética de lo(s) colectivo(s). El Estado Social y Democrático de Derecho que la Constitución propugna, no es otra cosa que la institucionalización de los principios éticos de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político. En la antigua Roma se decía que un político ético era el que actuaba con “decorum”, es decir con honestidad, honradez, discreción y justicia.

De la misma manera que la Ética y sus principios morales deben ser inherentes a la función pública, la ética cívica es el fundamento de una sociedad civil fuerte. La defensa de los derechos, la aceptación de los deberes, los hábitos democráticos en la cotidianeidad, la tolerancia como convivencia, la participación en los asuntos públicos y el ejercicio consecuente de la crítica y la movilización, hacen una ciudadanía inmune a la tiranía, la opresión, las presiones de los poderes fácticos y las atmósferas de odio fundamentadas en bulos, manipulaciones informáticas y el pillaje político.

La salida a la crisis que propugnamos y de la cual hemos esbozado anteriormente objetivos, instrumentos y sujetos políticos y sociales, se fundamenta en tres pilares a nuestro parecer inobjetables: la aplicación, desarrollo y ampliación de los DDHH, poner freno al proceso de cambio climático y la regulación de una nueva relación entre el ser humano y la Naturaleza. Pero tal propuesta, a nuestro juicio la que responde a las necesidades y exigencias de momento, necesita del ejercicio de la austeridad. La austeridad no es recorte en bienes y servicios públicos necesarios. La austeridad significa Administraciones Públicas que eliminen gastos superfluos, innecesarios e inútiles (la lista sería extensa). La austeridad como valor público y como corresponsabilidad social con la defensa del medio ambiente, significa vivir bien, pero con otros parámetros de vida.

Salir de esta situación, sin que la totalidad de la ciudadanía tenga que pagar el peaje de carencias en lo que la Constitución denomina Derechos y deberes fundamentales, va a significar un período de “apretarse el cinturón” generalizado. Entendemos que durante un período transitorio esto deba ser así; pero con dos condiciones: que no afecte a los que nada tienen y que los esfuerzos colectivos sean directamente proporcionales al estatus económico y social de cada uno y de cada una.

Somos conscientes de que salir de la crisis en positivo, es decir cara a un mañana prometedor, más justo y más seguro, necesitará de procesos permanentes de reflexión, debate, crítica, lucha y acuerdo. Sin embargo, un proceso enmarcado en ámbitos de serenidad, seriedad y concreción temática, necesita erradicar la crispación. La pugna política -que nunca puede ni debe desaparecer- debe servir para comparar criterios, propuestas y valores. Y más aún en circunstancias como las actuales.

Esta pandemia que el mundo sufre, ha hecho florecer en nuestro país junto con la entrega, el altruismo y sentido de la responsabilidad de la mayoría social, una peculiaridad hispana en forma de enfermedad política oportunista: el discurso de odio guerracivilista generado por los responsables máximos de las organizaciones de Derechas. Para desgracia de nuestra Patria no es cosa nueva. Encarna el odio atávico a las clases populares, al movimiento obrero y al pensamiento libre. Y todo ello ha tenido como expresión la imposición de un patriarcado anulador de los derechos de la mujer, el clericalismo más rancio y el llamado “franquismo sociológico”, magma ideológico-social muy anterior al dictador, pero que se materializó en torno a su persona. La injuria zafia, la simpleza de sus propuestas y los bulos, en cuya difusión siguen a rajatabla las tesis del aparato de propaganda nazi. Sus objetivos son crear confusión, potenciar los prejuicios contra el “otro”, el “rojo”, “el homosexual”, “la mujer “ o “el inmigrante”. Pero sobre todo, el objetivo máximo es perpetuar los privilegios sociales y económicos del estatus que los dirige.

Muchas y muchos de los abajo firmantes -en plena situación de confinamiento- estamos intentando desenmascarar y combatir esa superchería a la par que procuramos ayudar a reflexionar y generar actitudes de conciencia cívica en línea con lo que desarrollamos en este documento. Pero esta actividad de combatientes solitarios no es suficiente por mucho uso que individualmente hagamos de la red o enviemos artículos para la prensa escrita.

Por ello consideramos imprescindible que desde el mundo político, social y cultural que aglutina a militantes y simpatizantes de fuerzas como Unidas Podemos, Mareas, Comunes, Confluencias,sindicatos, colectivos de defensa de los derechos sociales, feministas, ecologistas, ateneos, fundaciones, etc., debe darse un paso más y organizar colegiadamente el combate político – cultural y la entente programática. Y en tal sentido les hacemos un llamamiento. Si pretendemos crear hegemonía social y cultural para construir algo nuevo, dado el fiasco de lo existente y de lo vivido por seguir los dictados del neoliberalismo, debemos impedir que quienes se consideran dueños de un Poder sempiterno reconstruyan la realidad a su imagen y semejanza.

llamamiento

El jefe de la privacidad alemana prohíbe el uso de WhatsApp a funcionarios e instituciones federales

Tras la muerte del torturador: de la anécdota a la categoría

charla2

A %d blogueros les gusta esto: