🇻🇳Las promesas rotas de Vietnam👎🏽

Una crítica anarquista vietnamita al llamado “socialismo” de Vietnam.

Traducido de  “The Broken Promises of Vietnam” por Grupo Anarquista Aurora.

vvlacomuneVietnam, año 2021, el ambiente parece ser de optimismo. La incesante búsqueda del gobierno de una estrategia de “cero-COVID” le ha valido la aprobación generalizada tanto a nivel nacional como internacional. La economía ha logrado un crecimiento positivo, mientras que muchos de sus vecinos han sufrido el declive de la pandemia. Sin embargo, debajo de toda esta bravuconería, se puede percibir que algo falla. Hay una sensación persistente que nadie parece ser capaz de identificar. Casi como si hubiera un fantasma rondando Vietnam, el fantasma del comunismo, el verdadero, sin campanas ni silbatos.

Como observó astutamente Emma Goldman, en la URSS no había comunismo. Lo mismo puede decirse del Vietnam actual. El partido en el poder –el Partido Comunista de Vietnam (PCV)– se ha desviado durante mucho tiempo de la senda del comunismo.

Antes de que el actual líder del partido asuma su tercer mandato (2020-2025), formuló una ambiciosa hoja de ruta, en la que para 2045 Vietnam se convertiría en un país “desarrollado”, a la altura de Japón, Corea del Sur y Singapur. Para nosotros, los radicales, esto es una traición a la clase obrera, a los pueblos indígenas y a los grupos marginados que tanto sacrificaron por la revolución de Vietnam. Pero como dirían los marxistas-leninistas de ojos brillantes y convicción inflexible, todo eso forma parte del plan™ y 2045 será el tan esperado año en que Vietnam avance finalmente hacia un país sin clases, sin dinero y sin Estado.

Sin embargo, una mirada más atenta a la sociedad vietnamita actual mostraría que el plan no es más que una ilusión, y las promesas son una mera justificación para que la clase dominante y la clase capitalista sigan chupando la vida de Vietnam durante un tiempo más. La diferencia entre lo que predican las élites del partido y lo que permiten que ocurra en la realidad es la que existe entre el día y la noche.

millonariodelpuebloA medida que la economía de Vietnam crece a pasos agigantados, también lo hace el abismo entre los ricos y los pobres. Y ninguna cantidad de bienestar y regulación puede detener la acumulación de capital o invertir el flujo de riqueza de las manos de muchos a las de unos pocos. En ningún lugar se manifiesta esta acumulación de forma más generalizada que en el sistema de propiedad de la tierra. Este sistema permite arrebatar el control de la tierra a los campesinos y a la gente común a cambio de una escasa compensación y entregarla a los capitalistas, que a menudo obtienen muchos más beneficios. Por todo el país surgieron lujosos edificios residenciales, pero pocos de los desplazados por ellos pueden permitirse mudarse. El multimillonario Phạm Nhật Vượng, cuya familia posee tanta riqueza como 800.000 vietnamitas, no podría haber construido su imperio sin que las propiedades públicas le llegaran al bolsillo de esta manera.

El ya precario ecosistema de Vietnam y las comunidades indígenas también pagan un alto precio por este rápido desarrollo económico. El plan para el sector eléctrico hasta 2045 daba alguna concesión a las energías renovables mientras apoyaba la construcción de muchas nuevas centrales de carbón, ignorando su enorme huella de CO2 y las numerosas advertencias sobre la relación entre la energía del carbón y la niebla de PM2,5 que cubre las grandes ciudades, amenazando el bienestar de millones de personas.

A mediados de la década de 2010, cientos de pequeñas centrales hidroeléctricas surgieron en la zona montañosa que rodea el país para saciar a las ciudades y fábricas ávidas de energía. Estas centrales no sólo perturbaron la red fluvial y privaron de sedimentos esenciales a las tierras agrícolas situadas aguas abajo, sino que también causaron daños incalculables a las comunidades indígenas durante su construcción y funcionamiento. Las plantas de energía solar en Ninh Thuận despojaron a los indígenas Chăm de sus tierras de cultivo. El delta del Mekong, principal zona de cultivo de arroz de Vietnam, se enfrenta a una amenaza existencial por las numerosas presas que se están construyendo aguas arriba en Tailandia y China. Y al mismo tiempo que se ratifica un proyecto nacional para plantar mil millones de árboles, se conceden numerosas autorizaciones a los capitalistas para que puedan transformar miles de hectáreas de tierras agrícolas y forestales en complejos turísticos y campos de golf.

Detrás de todo esto hay un fuerte sentimiento de nacionalismo, una herramienta eficaz para silenciar cualquier crítica significativa contra el Estado, un valor que puede utilizarse para socavar la lucha de otras personas en nombre de un abstracto bien mayor. El nacionalismo se ha convertido en el valor que determina la valía de un ciudadano vietnamita.

Fue el nacionalismo lo que catapultó al Việt Minh al poder durante la década de 1940. Fue el nacionalismo lo que motivó a millones de jóvenes vietnamitas a poner el interés de la nación por encima del suyo propio al lanzarse contra el imperialismo extranjero. Desde los primeros días del Partido, se ha hecho un esfuerzo constante por cultivar un fuerte sentimiento de nacionalismo en todas partes.

El nacionalismo está en el plan de estudios de los niños vietnamitas, en nuestras canciones, poemas, arte y en todos los medios de comunicación. Uno de los mayores éxitos del Partido ha sido la fusión de la identidad nacional y la lealtad al partido. Los capitalistas vietnamitas modernos, como VinGroup o BKAV, han seguido el ejemplo de la maquinaria de propaganda estatal y han incorporado elementos nacionalistas en la comercialización de sus productos.

fiestadelpartido

Irónicamente, son los nacionalistas los que se declaran herederos de la revolución “comunista” de Vietnam, y sin embargo son el grupo que más se manifiesta en contra de todos y cada uno de los ideales radicales, como la liberación de los animales, la liberación del género y la sexualidad, la autonomía indígena, la despenalización del trabajo sexual y la solidaridad con las luchas internacionales, como las de Hong Kong o Myanmar. La persuasión nacionalista se transformó, como era de esperar, en una fuerza contrarrevolucionaria y reaccionaria que se vestía de rojo.

Las víctimas vulnerables del nacionalismo vietnamita son, entre otras, las siguientes:

  • Las personas queer, que siguen sufriendo un alto grado de discriminación en Vietnam. Los recientes avances en la liberación del género y la sexualidad han venido en gran medida de la mano de elementos liberales, como el movimiento del Orgullo, que no es más que una estratagema de marketing para empresas extranjeras y locales. Cambios sustanciales, como el reconocimiento de las familias homosexuales y de las necesidades médicas de los transexuales como derechos, se han retrasado una y otra vez para dar prioridad a “asuntos más urgentes”.
  • Las trabajadoras del sexo, estigmatizadas y señaladas por la policía. A ojos de la sociedad patriarcal vietnamita, el trabajo sexual no se reconoce como un trabajo, sino como una mera dolencia inmoral que hay que eliminar. En consecuencia, se culpa al trabajo sexual de la propagación de enfermedades de transmisión sexual como el VIH, y los trabajadores del sexo, especialmente los queer, son arrojados al margen de la sociedad.
  • Las comunidades indígenas, que han sido el blanco de las políticas expansionistas de Kinh (o Việt) desde la época del feudalismo, no encuentran ninguna seguridad bajo el gobierno “antiimperialista” del Estado actual. Y lo que es peor, la opresión a la que se enfrentan se ha intensificado, ya que el Estado dispone de nuevas y más eficaces herramientas para neutralizar cualquier resistencia, así como para patrullar proactivamente a la población indígena.

“La revolución de las ratas” — Diều Hâu.En el extranjero, muchos defensores del “socialismo” vietnamita han sido testigos de estas evidentes señales de alarma y las han ignorado, ya que todo se justifica en nombre del desarrollo de su Estado “socialista” favorito. Esto demuestra una apatía e ignorancia hacia la continua lucha del pueblo vietnamita por una sociedad justa, por no hablar del abrazo al capitalismo, siempre que se cubra con una bandera roja y se diga que está en contra de las ambiciones imperialistas de “Occidente”, especialmente de Estados Unidos, incluso cuando todos los indicios muestran que el comunismo no está ni estuvo nunca en la agenda.

Al final, existir es en sí mismo una victoria, por lo que se manifiesta un papel, un papel para representar las voces de los radicales vietnamitas. Nos dirigimos a la futura clase obrera, a la juventud, que está perpetuando y a la vez oprimida por el capitalismo y el Estado, para que pueda romper sus cadenas opresivas.

🐷La industria transporta a millones de animales de granja que recorren enormes distancias cada año en condiciones deplorables para acabar siendo sacrificadas al llegar a su destino.

👁Technopolice – One year of activism against surveillance technologies

#FuturosIndígenas.🌈

En medio de esta sequía electoral, nace una red de resistencias narrativas. Ante la crisis climática que pone en riesgo nuestro futuro en el planeta, que pone en riesgo nuestras vidas y territorios, representantes de más de veinte pueblos indígenas nos organizamos para hacerle frente a esta emergencia. Para reforestar las mentes, para indigenizar los corazones.

Defendemos el territorio, nuestro modo de ser y existir; unimos esfuerzos y corazones a través de acciones de comunicación y creación de narrativas en defensa de la vida. Kiliwa, Cucapá, Nahua, Acolhua, Tzeltal, Tzotzil, Ñu Savi, Hñatho, Amuzga, Purépecha, Ayuuk, Afrodescendiente, Zapoteca, Popoluca, Maya, K’iche’, Wayuu, Zoque nos nombramos y germinamos como #FuturosIndígenas. 

futuros

En tiempos de exterminio, ecocidio y genocidio

EEen tiempos de exterminio, ecocidio y genocidio; pandemias, saqueos, sequías extremas, incendios masivos, contaminación del aire, guerras por el agua, hambrunas regionales, comunidades desplazadas por las catástrofes climáticas, destrucción de los ecosistemas, extinción masiva de especies, en tiempos de muerte impuesta, nos organizamos.

Las voces de pueblos que por miles de años hemos defendido la vida en la tierra, tenemos una esperanza para compartir: las alternativas a la crisis climática ya existen, están vivas.

Los pueblos indígenas guardamos y procuramos la diversidad lingüística, cultural, espiritual y el 80% de la biodiversidad restante del planeta.  En nuestros territorios, en las prácticas de respeto y reciprocidad con la Madre Tierra, seguimos latiendo los futuros, pero nos están exterminando.

La catástrofe climática que hoy amenaza al planeta entero, es síntoma de una enfermedad que llegó hace más de 500 años a nuestros territorios. Es la colonización que masacró a decenas de millones de ancestros en esta y otras geografías. Son los Estados-Nación que parcelaron la tierra, impusieron fronteras y tratan de extinguir nuestras diversidades. Es el racismo y patriarcado que a las cuerpas de color de la tierra nos asesinan, marginan, oprimen y empobrecen. Es el capitalismo que pone al dinero por encima de la vida: ese vacío del espíritu que nos hace creer que la acumulación puede crecer de manera infinita en un planeta finito. 

La catástrofe del progreso, del desarrollo y su geopolítica llega a nuestras comunidades y pueblos en forma de mineras, monocultivos, megaproyectos, trenes y hoteles, refresqueras, hidroeléctricas, ciudades verticales, religiones impuestas, comida chatarra, basura electoral. Incluso llegan como promesas de mitigación del calentamiento global y soluciones tecnológicas que nos quieren recetar como medicina la misma enfermedad.

Sabemos que la crisis climática es consecuencia de los sistemas de desigualdad estructural que hoy gobiernan el mundo.

Estudios recientes demuestran que el 92% de los excedentes de emisiones de gases de efecto invernadero por persona están concentrados en los países ricos y en su modelo insostenible de consumo. Se necesitan 5 planetas tierra si la humanidad aspira al consumismo de un estadounidense promedio, pero si la aspiración de vida fuera la de una persona indígena, estaríamos dentro de los límites planetarios. ¿Qué nos dice eso sobre el futuro?

No proponemos volver al pasado. No romantizamos la precariedad. No negamos la existencia de nadie. No pedimos disculpas. Convocamos a asumir la responsabilidad de detener esta máquina de exterminio.

Sabemos que la crisis climática es consecuencia de los sistemas de desigualdad estructural que hoy gobiernan el mundo.

La cura de la tierra la nombramos defensa de la vida y del territorio. La nombramos gestión comunitaria del agua y la energía, autonomías territoriales, gobiernos indígenas, rescate de la diversidad lingüística, defensa de nuestra identidad, búsqueda de memoria y justicia, migrar sin fronteras, sembrar la milpa, volver a los tiempos cíclicos, honrar los saberes de las abuelas y abuelos, defender el futuro de las generaciones por venir, practicar otras formas de espiritualidad, organizar la fiesta en el barrio y la comunidad. Seguir rexistiendo.

Hay agua, alimentos y tierra suficientes para que todas las personas y vidas existan dignamente en este territorio llamado México, en esta casa común llamada Tierra. Podemos regenerar los sistemas de vida a los que está vinculado nuestro porvenir. Pero el cambio debe ser de raíz. Porque después de cada crisis no queremos volver a la normalidad, queremos volver a la tierra.  

En tiempos de crisis climática,
el futuro es un territorio a defender.

#FuturosIndígenas
Abya Yala, junio 2021.

 

👩‍👧Irune Costumero: “No sabían que no hay más fuerza en el mundo que una madre que lo ha perdido todo”

👶🏼👧🏻7 datos que revelan que la emergencia climática está provocando una crisis de los derechos del niño, según Unicef

sindios

🔭Hacer que Amazon pague🔥

Están lanzando un movimiento planetario para hacer que Amazon pague #MakeAmazonPay.

Si te quieres unir, visita;

l tamaño y poder de Amazon ha puesto a la corporación en el mismo centro de las crisis de colapso climático y desigualdad económica que se han apoderado de nuestro planeta. El crecimiento de la astronómica fortuna del director general Jeff Bezos —cerca de $100 mil millones desde marzo, sobrepasando cualquier fortuna de cualquier humano en la historia— es directamente proporcional a los costos humanos y medioambientales generados por Amazon: su corporación maltrata a los y las trabajadores y trabajadoras, arruina el clima y socava las instituciones públicas que sostienen nuestras democracias por el camino.

Por lo tanto, enfrentarse a Amazon requerirá algo más que frenar la riqueza personal de Jeff Bezos o reclamar responsabilidad social corporativa. Requerirá un movimiento global organizado a lo largo de cada dimensión del creciente imperio de Amazon: para las trabajadoras y trabajadores, para los pueblos y para el planeta.

Por eso hoy una coalición internacional de trabajadoras y activistas inicia una movilización planetaria para Hacer que Amazon pague (#MakeAmazonPay). De Sao Paulo a Berlín, de Seattle a Hyderabad, los activistas lanzarán este grito de batalla en lugares clave de Amazon, advirtiendo a la corporación que sus días de impunidad han terminado. Al reunir sindicatos, ambientalistas y ciudadanas de todo el mundo, esta coalición ejerce el único poder que puede enfrentar la fuerza del capital transnacional: la solidaridad.

En apenas unos años, Amazon se ha establecido como un nodo clave en los circuitos del capitalismo globalizado. Habiendo primero revolucionado los eslabones entre producción, distribución y consumo en su plataforma digital, la infraestructura en la nube de la corporación y el comercio electrónico le dieron a Amazon la influencia para controlar grandes extensiones de la vida económica y social por todo el planeta.

La red de poder corporativo de Amazon se extiende a través de los lugares de trabajo y en nuestras vidas. Los productores y proveedoras no tienen otra opción que asociarse con Amazon para retener u obtener acceso al público. Por su parte, los consumidores sienten que apenas pueden evitar a Amazon, a menos que estén dispuestxs a esperar más y puedan pagar más. Por medio de tecnologías de vigilancia masiva como Alexa, Echo y Amazon Ring, la corporación ha infiltrado millones de hogares y recopilado sus datos más íntimos.

 lo largo de esta red se encuentra Amazon Web Services, que ha jugado un papel clave en el funcionamiento de las industrias extractivas y la aplicación de la ley; así como las recientes empresas de Amazon en sectores como servicios financieros, suministro de alimentos y atención médica. En efecto, Amazon se ha convertido en un Estado privado transnacional depredador totalmente irresponsable o, de hecho, en un imperio del siglo XXI.

En la ausencia de un movimiento común para desafiarlo, Amazon ha logrado expandir su imperio a todos los rincones de la economía global. Pero la marea está comenzando a cambiar. La reciente participación de los trabajadores de tecnología en la huelga climática fue seguida por importantes concesiones por parte de la administración de Amazon, y las alianzas laborales transnacionales dirigidas por UNI Global Union y Amazon Workers International han logrado integrar la anteriormente difusa resistencia obrera. En el plano internacional, los grupos públicos de apoyo han movido la necesidad urgente de dividir a Amazon hacia el centro de los debates políticos.

Estos esfuerzos nos muestran el camino a seguir. Para hacer que Amazon pague sus deudas a las trabajadoras y trabajadores, al planeta y a la sociedad, debemos aplicar una estrategia de tres puntos:

  • Primero, reconocer la naturaleza internacional e interseccional de la lucha contra Amazon.
  • Segundo, organizarnos más allá de las fronteras nacionales y los estrechos ámbitos de activismo.
  • Tercero, politizar esta lucha llevándola directamente a las arenas legislativas en todo el mundo.

Éstos son los objetivos de la campaña.

Con respecto al primero, las Demandas Comunes tienen un alcance global. Conscientes de que el poder de Amazon depende de su habilidad para aprovechar las diferencias en jurisdicciones nacionales para impulsar la carrera global hacia el fondo en materia de protección social y ambiental.

También, reconocer las intersecciones de la injusticia de Amazon. La injusticia ambiental de la contaminación de Amazon, por ejemplo, afecta de forma desproporcionada a las personas que no son de raza blanca. Mientras tanto, la monopolización de la corporación del sector de la computación en nube es la base de sus estrechos vínculos con las grandes petroleras. Por lo que, esta coalición reúne ambientalistas de Greenpeace y 350 con grupos como Data 4, Black Lives, Athena Coalition y Hawker Federation de la India.

Con respecto al segundo punto de la estrategia, las acciones de hoy unen a trabajadores de toda la cadena de suministro de Amazon, desde las trabajadoras de tecnología en las oficinas centrales de Amazon en Seattle y los trabajadores de las bodegas organizadas por afiliadas de UNI Global Union, Awood Centre y Amazon Workers International, hasta las trabajadoras en la cadena de suministro en las fábricas de confección en Bangladesh.

Y respecto al tercero,  no exigimos que Jeff Bezos cambie el modelo de negocio por la bondad de su corazón. Al contrario, el movimiento apunta a construir un poder legislativo que pueda poner fin a la “Amazonificación” de nuestras economías y sociedades. Invitamos a legisladores y legisladoras progresistas de todo el mundo a unirse y apoyar a este movimiento global para hacer que Amazon pague.

La misión de esta campaña es tan simple como radical: lograr un mundo diferente.

  • Un mundo en el que las corporaciones que sirven principalmente a los intereses de sus directores ejecutivos sean reemplazadas por cooperativas que sirvan a los intereses de la mayoría.
  • Un mundo en el que la actividad económica no conduzca a la destrucción del clima, sino a la reconstrucción y el florecimiento del medio ambiente.
  • Un mundo en el que los mercados sean gobernados por instituciones democráticas, y no al revés.

La solidaridad es el vehículo para crear este mundo. Hacer que Amazon pague es el comienzo.

Casper Gelderblom es miembro del Secretariado de la Internacional Progresista y Coordinador de la campaña #MakeAmazonPay de la IP.

🤮Bruselas, la patronal y la derecha del Gobierno intentan sabotear el desmontaje de la reforma laboral

🖌Marlaska tras los pasos de Corcuera: la coz a ti debida

💻 Requisitos para una tecnología de la información sostenible.💾

Screenshot_20201128_124720

BäumeVon Bits & Bäume

Screenshot_20201128_133038La producción y el uso de tecnologías y servicios digitales se asocia a acontecimientos ambientales y socialmente problemáticos. Estos están vinculados tanto a la forma en que se producen, utilizan y eliminan los dispositivos de TIC como al diseño y uso de programas informáticos y al grado asociado de tráfico de datos. Estos influyentes factores están entrelazados de muchas maneras; al fijar el rumbo político deberían tenerse en cuenta los enfoques fundamentales del diseño sostenible de los equipos y programas informáticos.

El uso de tecnologías y servicios basados en las TIC representa actualmente entre el 4 y el 7 por ciento de la demanda mundial de electricidad y se espera que para 2030 aumente hasta el 15 por ciento. Las emisiones de CO 2 que corresponden a este sector son altas, en 2018 representó entre el 2,5 y el 3 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero e incluso podría crecer hasta una cuota de hasta el 8 por ciento para 2030. El consumo de energía y recursos tanto para la producción de dispositivos finales como para el funcionamiento de los dispositivos, las redes y los centros de datos también es considerable.

El número de dispositivos aumenta un 10 por ciento anual

El número de dispositivos en todo el mundo está aumentando un 10% anual de promedio, siendo particularmente fuerte el crecimiento de los dispositivos del Internet de las Cosas. Sin embargo, no sólo la producción y el funcionamiento del equipo informático, sino también el diseño y el funcionamiento de los programas informáticos tienen un impacto significativo en el consumo general de energía de las TIC.

El consumo de energía y recursos de los dispositivos y aplicaciones digitales es el resultado de una compleja interacción entre el diseño, el uso y las pautas de utilización del hardware y el software. Por esta razón, la base material (energía y recursos para la producción, el funcionamiento y la eliminación del equipo) e inmaterial (programas informáticos, información, conocimientos) de la digitalización debe estar más estrechamente interrelacionada si queremos lograr una digitalización sostenible.

En la producción y utilización sostenible de los equipos, aspectos como la longevidad, la reparabilidad y el uso cuidadoso de los recursos desempeñan un papel decisivo. En el diseño y uso sostenible de los programas informáticos, la longevidad y la disponibilidad del recurso es tan importante como la conservación de la energía. Los estándares y las licencias abiertas pueden crear importantes fundamentos para el uso sostenible del software y el hardware.

(Bits & Trees es un movimiento que piensa en digitalización y  sostenibilidad juntos.)

👿 Nos han robado el plan de recuperación sostenible

⛓ Iraq War Logs: Chapter 1

caraaLas dos caras de Amazon

Cara A 👹: Los derechos laborales que no se ven en el ‘Black Friday’

Cara B 👺 :

la deslocalización de la producción con respecto al consumo y la acumulación de poder. Alentar un consumo compulsivo que no requiere esfuerzo, basado en la falsa idea de que el consumo da la felicidad.

💩Esa peste llamada Gates y Cía💩

Screenshot_20201106_181339

El imperio de Bill Gates

Bill Gates, el segundo hombre más rico del mundo, despliega sus tentáculos por todo el planeta, con cara de inocente filántropo. Se hizo conocido como empresario informático, por ser el fundador de Microsoft, uno de los primeros monopolios de programas digitales que invadió todos los continentes. En el año 1999 renombró la fundación conectada a la compañía como Fundación Bill y Melinda Gates (FBMG). A partir de 2008, dejó una gran parte de sus actividades en Microsoft, puso en la Fundación la mayoría de sus acciones de la empresa. A través de la fundación, y con su inmensa fortuna personal, se ha dedicado a intervenir en los sistemas internacionales y nacionales de salud y educación para favorecer su privatización, a promover la agricultura transgénica, tóxica y digital así como nuevas y riesgosas biotecnologías, sobre todo en los países del Sur global, y es también el primer financiador privado de geoingeniería (manipulación del clima).

Por el enorme poder que tiene Bill Gates y los muchos impactos negativos que tiene sobre millones de personas, en general poco conocidos, un colectivo internacional de 10 organizaciones de varios países, coordinado por Navdanya, organización fundada por la activista de India Vandana Shiva, elaboró un informe sobre las actividades de Bill Gates y su fundación.

Titulado Gates to a global Empire, (“Gates: camino a un imperio global” ), el reporte ciudadano arma un rompecabezas de las diferentes áreas donde actúa Gates. Nos muestra acciones muy destructivas en sectores claves para la sobrevivencia como semillas, agricultura, alimentación, salud, educación, cambio climático. Se trata de la financiación de una trama global ­–buena parte en la sombra­­– que abarca proyectos concretos para imponer tecnologías, experimentar en países del tercer mundo con algunas de alto riesgo, cabildeo y presión a gobiernos a través de supuestos proyectos filantrópicos, financiación a instituciones de Naciones Unidas (como la Organización Mundial de la Salud), financiación a organizaciones no gubernamentales que actúan discretamente para coordinar delegaciones de gobierno a la ONU, bloquear o empujar decisiones en gobiernos y en la comunidad internacional. La trama también incluye financiación a agrupaciones de científicos de alquiler como la Alianza para la Ciencia de la Universidad de Cornell para publicar artículos y pagar conferencistas que justifiquen sus actividades, proyectos transgénicos y otros.

El informe sistematiza el modo de operación de la FBMG, que muestra que siempre empieza tomando temas que aparecen muy relevantes para los países del Sur (como agricultura, salud, etc) , con un discurso supuestamente humanitario y caritativo, pero siempre apoya enfoques estrechos con supuestas soluciones tecnológicas, patentadas, que rompen con los sistemas ya existentes en el país, sean públicos o tradicionales, buscando abrir mercados para actores privados, en la mayoría de los casos de empresas transnacionales.

Con ejemplos de acciones de la FBMG diferentes países, el informe muestra que sea tecnología, agricultura, salud o clima, siempre hay fuertes intereses empresariales por detrás. Aunque la Fundación es una institución separada de la empresa Microsoft, varios de los principales líderes de la empresa han ocupado el cargo de directores ejecutivos en la Fundación velando por el interés de Microsoft, pero también de otras empresas trasnacionales relacionadas a sus proyectos como Monsanto, Syngenta, Cargill, Nestlé, Bayer, Pfizer, GlaxoSmithKline. Esto directamente a través de proyectos que la fundación asigna a las empresas, o a través de proyectos y presión a gobiernos para abrir mercados para esas empresas. Por ejemplo, favorece a grandes farmacéuticas con sus programas de vacunación y otros, proyectos agrícolas de investigación y en campo, para sentar las condiciones y cambiar las regulaciones nacionales para favorecer el uso de semillas híbridas y transgénicas, contra los sistemas tradicionales campesinos, como ha hecho con el proyecto Alianza para la Revolución Verde en África (AGRA por sus siglas en inglés).

Desde 2006, Warren Buffet, otro de los ocho hombres más ricos del mundo, sumó un fuerte capital a la Fundación Gates. Crearon entonces un fideicomiso paralelo a la Fundación (llamado Bill and Melinda Gates Foundation Trust), gestionado por Buffet, para inversiones que mantengan el capital de la Fundación Gates “y su capacidad de donación”. Este fideicomiso tiene inversiones en CocaCola, Kraft, Walmart, Walgreen y Televisa (México), entre otras. Nicoletta Dentico, directora del programa de salud global de la Sociedad Internacional para el Desarrollo, relata estas peligrosas relaciones en el informe. Señala que muchas son empresas que producen comida chatarra que enferma a la gente y los hace más vulnerables a las enfermedades -un vínculo más claro aún en la pandemia- mientras por otro lado, la Fundación Gates invierte en programas masivos de vacunación .

Al respecto, Dentico también relata como los programas de vacunación de Bill Gates como GAVI y más recientemente CEPI (alianzas globales de vacunación) ha sido formas efectivas de privatizar los sistemas de salud, introduciendo “asociaciones público -privadas” que favorecen a las grandes farmacéuticas, que son manejados desde fuera y desde arriba de los gobiernos y sin un programa de colaboración donde los propios países definan sus prioridades y la mejor forma de atender sus necesidades y consolidar la atención a la salud en sus propios términos y afirmando su soberanía. Por el contrario, en los países más pobres, como co-existen varios proyectos de la FBMG, esto es un factor de presión para aceptar tanto los programas de salud, como los agrícolas o digitales. Al no ser parte de políticas nacionales de salud, la vacunación es puntual y errática, y su continuación depende de que los gobiernos sigan siendo merecedores de apoyos de la FBMG. Al mismo tiempo, la Fundación Gates es actualmente el mayor donante de la Organización Mundial de la Salud, lo cual le da una entrada privilegiada a los programas y políticas de la organización, que repetidamente ha usado para avanzar asociaciones público-privadas en diferentes sectores.

El gobierno de México se ha incorporado recientemente tanto a GAVI como a CEPI y Covax (iniciativas que la Fundación Gates inició y sobre las que tiene gran peso), siguiendo el mismo esquema: se supone que para facilitar el acceso del país vacunas para Covid-19, pero en realidad, garantizando por adelantado un enorme mercado a varias empresas farmacéuticas trasnacionales, además de ofrecer a la población como voluntarios en la última fase de prueba de esas vacunas experimentales , en su mayoría transgénicas.

La Fundación Gates también tiene una fuerte influencia sobre el sistema de investigación agrícola internacional CGIAR, que es la mayor red mundial de bancos de semillas y de investigación. El CIMMYT (Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo), con sede en Texcoco, México, tiene un enorme banco de semillas de maíz mayoritariamente procedentes de sistemas campesinos. Víctor Villalobos, actual secretario de Agricultura en México, es presidente honorario de su directorio. Desde allí apoyó que programas prioritarios de investigación agrícola y recursos públicos de México para esos programas, se desviaran al CIMMYT, para debilitar aun más las instituciones públicas del país. En forma similar ha como ha procedido en otros centros de esta red, la Fundación Gates, junto a la Fundación Slim, creó en 2013 un centro de biotecnología en el CIMMYT para desarrollar transgénicos y otras nuevas biotecnologías. Ahora, la Fundación Gates fue decisiva para que la administración de todos los centros del CGIAR se centralice en una sola institución en Italia, donde la propia fundación, como uno de los donantes principales, junto a transnacionales de transgénicos y el Banco Mundial, tendrán el control de su manejo, que incluyen los bancos de semillas. Todo lo que México ha puesto en el CIMMYT, ahora está controlado por Gates y empresas, desde Europa. El Grupo ETC ya había denunciado esta medida y sus graves implicaciones, Vandana Shiva retoma el tema en el informe, como parte del ataque global de Gates sobre las semillas.

Jim Thomas y Zahra Moloo del Grupo ETC dan cuenta en el reporte cómo Bill Gates, junto al Ejército de Estados Unidos ha sido el principal financiador de los impulsores genéticos, una nueva forma de ingeniería genética para engañar las leyes naturales de la herencia, y lograr que un gen manipulado se trasmita a todas las próximas generaciones. Es una tecnología que se ha desarrollado para lograr producir solamente machos de una especie, y que de esa manera se extinga. En este caso, la Fundación Gates actúa en Burkina Faso, Mali y Uganda, apoyando el proyecto Target Malaria, donde pretende liberar al ambiente esta tecnología de extinción, por primera vez en el mundo, con mosquitos transgénicos manipulados con esta tecnología. Para ello se dispone a usar a la población de esos países como cobayas.

Además de todas esas líneas de acción, Bill Gates también es el “padrino” de la geoingeniería. Fue el primer billonario que apoyó -en este caso con su propio dinero- la investigación de estas tecnologías de alto riesgo, apoyo que continúa. Desde el Grupo ETC damos cuenta de que paralelamente a esa investigación, supuestamente para aliviar los síntomas del cambio climático, tiene inversiones en proyectos que favorecen la quema de petróleo y gas, es decir, perpetúan el caos climático. Convenientemente, junto a petroleras y mineras como Chevron, Occidental y BHP Billiton, invierte en proyectos de geoingeniería para remover gases de la atmósfera, de tal manera que hace negocios que favorecen el cambio climático y nuevamente con tecnologías para remover el carbono de la atmósfera.

Screenshot_20201106_182922Gates y Buffet, junto a Jeff Bezos (dueño de Amazon), Zuckerberg (dueños de Facebook) y cuatro super millonarios más, tienen juntos más dinero en sus fortunas individuales -separada de las empresas- que toda la mitad de la población mundial más pobre. Además de la explotación de la gente y el planeta directamente desde sus empresas, tienen una acción devastadora para imponer políticas y tecnologías de alto riesgo desde sus supuestas fundaciones, con las que pretenden además, aparecer como benefactores.

Screenshot_20201106_181024

Gates hacia un imperio global sobre las semillas, la comida, la salud, el conocimiento… y la tierra.

El informe reúne pruebas y arroja luz sobre los peligros del filantrocapitalismo, que está impulsando la adquisición por parte de las empresas de nuestras semillas, la agricultura, los alimentos, el conocimiento y los sistemas de salud mundiales, manipulando la información y erosionando nuestras democracias. En los últimos 30 años ha surgido como una fuerza importante, capaz de descarrilar la agenda internacional y empujar nuestro futuro y el futuro de nuestro planeta hacia la extinción y el colapso ecológico.

A lo largo del informe, vemos cómo las pautas del solucionismo tecnocrático, impulsado por una alianza impía entre instituciones y estados de gran capital, ciencia y tecnología, son encarnadas por la Fundación Bill y Melinda Gates y puestas en acción acelerada mediante el desarrollo filantrópico. A través de sus diversas iniciativas, suborganizaciones, planes de desarrollo y mecanismos de financiación, los Gates tejen una intrincada red de poder e influencia de gran alcance, oscurecida a través de todas sus vertientes separadas. El informe aborda una gran parte de esta red de poder. Un poder que ignora deliberadamente los fracasos pasados de las mismas tecnologías que desean impulsar, y que no tiene en cuenta ningún problema potencial que sus iniciativas puedan producir, un poder centrado principalmente en el beneficio y la expansión del mercado.

Esta emergencia democrática es analizada en detalle por destacados expertos y líderes de los movimientos de la sociedad civil, como Vandana Shiva, Farida Akhter, José Esquinas Alcàzar, Nicoletta Dentico, Fernando Cabaleiro, Seth Itzkan, Dru Jay, Satish Kumar, Jonathan Latham, Aidé Jiménez-Martínez, Chito Medina, Zahra Moloo, Silvia Ribeiro, Adelita San Vicente, Ali Tapsoba, Jim Thomas, Timothy A. Sabio. El informe cuenta con la participación de organizaciones internacionales y movimientos nacionales, como el Grupo ETC, Alianza Comunitaria para la Justicia Global/AGRA Watch, Soil4Climate, Bioscience Resource, GM Watch, Naturaleza de Derechos – Argentina, Masipag – Filipinas, Terre à Vie – Burkina Faso, UBINIG – Bangladesh.

Screenshot_20201106_183825

Bajarse síntesis del Informe

Versión en línea

Français: Synthèse du Rapport : “Gates to a Global Empire” – Aux Portes d’un Empire Mondial

Português: Síntese do Relatório: “Gates to a Global Empire” – Portões para um Império Global

La síntesis del informe pronto estará disponible en castellano e italiano.

🐠Una “web” sostenible.🐠

carbono

Cómo el diseño web “sostenible” también puede ayudar a combatir el cambio climático.

Para reducir el carbono, algunos programadores están reduciendo código. Lo llaman programación verde.

Danny van Kooten es un programador holandés que decidió reducir su producción de carbono no comiendo carne de vacuno o ave. Posteriormente, hace unos meses, realizó un cambio que tuvo un impacto aún mayor… y sólo fueron unas cuantos tecleos.

Van Kooten es el autor de un popular plug-in de WordPress que ayuda a los propietarios de sitios web a usar el servicio de listas de correo Mailchimp. Instala el plug-in de van Kooten y los visitantes podrán inscribirse en tu lista Mailchimp directamente a través de un formulario incorporado en tu sitio. Su plug-in también hace que el sitio sea ligeramente más grande al añadir varios miles de líneas de código más. Cada vez que alguien visita tu página, un servidor tiene que enviar parte del código de van Kooten a su navegador. El envío de datos a un navegador utiliza energía; cuanto menos código envíes, menos energía utilizarás.

Así que van Kooten decidió adelgazar las cosas. Reforzó su plug-in, haciéndolo más eficiente, así que ahora envía 20 KB menos de datos. En general, el sitio debería usar un poco menos de energía cada día.

Por supuesto, 20 KB es una pequeña reducción. Pero como 2 millones de sitios web usan su plug-in, esto suma. Según su estimación aproximada, recortar el código redujo la producción mensual de CO2 del mundo en 59.000 kilogramos, aproximadamente el equivalente a volar de Nueva York a Ámsterdam y viceversa 85 veces.

No está mal para dos horas de hackeo informático. “Lo del código ha sido, con mucho, lo más grande que he podido hacer“, se maravilla, “y es una locura, porque requiere mucho menos esfuerzo que no comer nada de carne“.

Lo mejor para Van Kooten es que está siendo compartido por diseñadores web en todo el planeta. Lo llaman diseño de software “sostenible“, y lo impulsan  tecnólogos que miden el presupuesto de energía de casi cada movimiento de ratón y clic en nuestro ecosistema de información.

Es un ambiente rico en objetivos. Debido a que gran parte de nuestras vidas esta medida por el software, los pequeños recortes pueden ser transformadores. Incluso pueden resultar bastante encantadores: Esta primavera, un grupo de estudiantes diseñó un filtro para Instagram que reduce el tamaño del archivo de una foto a publicar en un 40 por ciento. Convierte la imagen en un punto que recuerda a una foto de periódico en blanco y negro de mediados de siglo. El objetivo no era sólo ahorrar energía, sino producir algo tan genial que la gente “quisiera usarlo“, como me dijo Danique de Bies, una de las estudiantes.

Recodificar nuestro mundo digital para usar menos energía a menudo también lo hace más agradable. Tened en cuenta, digamos, todo ese código de publicidad que hincha los sitios web, megas y megas de basura. Lo odiamos por espiarnos, pero también ralentiza la carga de las páginas.

Está constantemente comprobando la disponibilidad de los servidores; no es muy eficiente“, dice Tim Frick, fundador de Mightybytes, una consultoría web ecológica. “Toda esa información se acumula“. Cuando las regulaciones de la Unión Europea obligaron a las compañías estadounidenses a eliminar algunos códigos de rastreo de sus sitios para los visitantes europeos, la página principal de USA Today perdió el 90 por ciento de su tamaño de datos y se carga 15 veces más rápido, como informaron los diseñadores de Mightybytes.

Incluso nuestros hábitos de desechar pueden hacer una montaña de carbono. Considera todos los pequeños e-mails sociales que enviamos de un lado a otro: “gracias“, “lo tengo“, “👍🏼”. La empresa de energía británica Ovo examinó el uso del correo electrónico y -utilizando datos del profesor de la Universidad de Lancaster Mike Berners-Lee, que analiza las huellas de carbono- descubrió que si cada adulto del Reino Unido enviara un correo electrónico menos de agradecimiento por día, se reducirían 16 toneladas de carbono por año, lo que equivale a 22 vuelos de ida y vuelta entre Nueva York y Londres. También encontraron que un 49% de nosotros a menudo enviamos correos electrónicos de agradecimiento a personas “con los que podemos hablar directamente“. Podemos reducir la emisión de carbono si nos quitamos los auriculares un minuto y dejamos de comportarnos como un montón de morlocks.

Garantizado, hay una respuesta evidente a este movimiento de diseño: ¿Por qué centrarse en las personas? Para alcanzar objetivos realmente jugosos para la reducción de carbono, hay que fijarse en la gran infraestructura. El 61% de toda la actividad en línea proviene de proveedores de video. (Sólo Netflix representa el 13 por ciento de la misma.) Las emisiones anuales de Bitcoin son aproximadamente las de Sri Lanka. O mira la IA. El entrenamiento de un solo modelo de IA puede generar hasta cinco veces el CO2 de toda la vida de un coche, como han descubierto la investigadora informática Emma Strubell y sus colegas. Esas áreas necesitan una revisión de la eficiencia, ya.

Pero incluso si los pequeños ajustes en el diseño no eliminan las emisiones de las películas o de los bitcoin, vale la pena hablar de ellos. Es bueno poner de relieve la huella de CO2 de nuestro software diario, ya que hace que el valor de un código de baja energía se sienta tangible. Imagina si los sitios web se deshicieran de sus programas de rastreo y colocaran insignias que alardearan de su rendimiento más eficiente y de su menor huella de carbono. Los competidores serían verdes, por envidia.

Clive Thompson (@pomeranian99) es editor de WIRED

Dinero público que no cuida: ¿a qué empresas se está rescatando?

La economía post-covid puede tener más robots, menos puestos de trabajo y vigilancia intensificada

dos

🤦🏼La Junta fumiga el Parque Natural Sierra de Grazalema con un herbicida potencialmente cancerígeno🤦🏻‍♀️

cadizCádiz, a 26 de junio de 2020

La Junta de Andalucía ha procedido de nuevo a fumigar las cunetas de la carretera de El Bosque a Grazalema con el polémico herbicida glifosato. La Junta de Andalucía, que administra este parque natural, sigue haciendo oídos sordos a las advertencias sobre las graves consecuencias que puede acarrear el glifosato sobre el medio ambiente y la salud de las personas.

La justificación que suele utilizar es que se fumiga para prevenir incendios forestales y mejorar la visibilidad de las carreteras. Ambos argumentos son totalmente falsos. Lo que se está haciendo es provocar que la hierba se seque antes de tiempo, por lo que aumenta el riesgo de incendios, y el secar las ramas de los arbustos no mejora ninguna visibilidad. La opción más viable técnica y ambientalmente es el desbroce y poda mecánica de la hierba y los arbustos que se desarrollan en las cunetas, lo que ya se ha hecho con resultados positivos en otras carreteras. Además, aumenta la necesidad de mano de abra. Por ello, no se entiende el empecinamiento de las administraciones en seguir usando el glifosato. Sería interesante que hicieran públicos los contratos con las empresas suministradoras y fumigadoras de glifosato.

Mapa_parqueEstas fumigaciones se desarrollan coincidiendo con el acuerdo al que han llegado la compañía química y farmacéutica Bayer -que adquirió a Monsanto, el principal fabricante de glifosato-, con los 125.000 demandantes contra Bayer, a los que va a indemnizar con 10.715 millones de euros por el potencial efecto cancerígeno del herbicida Round Up, la marca más habitual bajo la que se comercializa el glifosato.

El glifosato es un producto altamente tóxico que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la OMS, ha clasificado como potencialmente cancerígeno, pudiendo también provocar alteraciones endocrinas. Pero tanto la Junta de Andalucía como la Diputación provincial siguen con la política de que hasta que no se prohíba, lo que podría hacer en breve la UE, seguir utilizándolo, aunque las consecuencias para el medio ambiente y la salud de las personas sean irreversibles. Se actúa con la misma irresponsabilidad que se actuó con el DDT, la uralita, el tabaco… al servicio de los grandes lobbys industriales.

La Junta no advierte a la población local, como obliga la ley, de las consecuencias de este herbicida para que adopten medidas preventivas. Las fumigaciones envenenan y secan la hierba de las cunetas, de la que se alimenta la fauna salvaje y el ganado. Estas fumigaciones pueden provocar daños irreparables al creciente sector de la agricultura y la ganadería ecológica en este parque natural.

Ecologistas en Acción le pide públicamente Francisco Moreno, el nuevo presidente de la Junta Rectora de este parque natural, que se estrene, y que haga las gestiones necesarias para que se deje de envenenar este emblemático parque natural.

 

Los paramilitares matan al 138º líder social de Colombia

La reforma fiscal y la tibieza de la izquierda

🌿La importancia de no dejar atrás los rios y humedales🌧

IMG-20191214-WA0045

La Red Andaluza de la Nueva Cultura del Agua se ha sumado, junto con otras 60 entidades de todo el país, al Manifiesto del Centro Ibérico de Restauración Fluvial, en el que piden una salida de la crisis del COVID19 que tenga en cuenta los ecosistemas acuáticos y los servicios ambientales de los ríos, humedales, estuarios y aguas costeras.

El amplio consenso a nivel internacional sobre la necesidad de conservar nuestro planeta azul y su biodiversidad podría verse entorpecido gravemente por la crisis sanitaria y podría llevar a un deterioro medioambiental incluso superior al de antes de la crisis. El cambio climático aún se mantendrá por muchas décadas, pero los efectos del cese de actividad humana han demostrado cómo se puede evitar. Las entidades firmantes señalan que tenemos que seguir esta enseñanza y aprovechar las nuevas oportunidades para reorientar la inversión para la recuperación económica.

Los países del sur de Europa, que además de ser los más vulnerables al cambio climático, han sido también algunos de los más afectados por la pandemia del COVID 19, tenemos la obligación, en un escenario post-coronavirus, de liderar la recuperación de nuestras economías de una forma modélica, y demostrar al mundo que otro modelo social y económico es necesario y factible, basado en la sostenibilidad ambiental y socio- económica, y en el respeto a la naturaleza.

La salud humana está íntimamente ligada a nuestro entorno natural, por lo que ecosistemas sanos contribuyen a una mayor resiliencia ante pandemias u otros fenómenos del cambio global que nos amenazan. Y a la cabeza de esos ecosistemas se encuentran los medios acuáticos, los más amenazados del mundo.

Los ríos y humedales han sido señalados por los expertos como los mayores proveedores de servicios ecosistémicos. Son sumideros de carbono y estabilizadores climáticos esenciales a escala mundial. Ejercen un papel importante en la mitigación de las inundaciones y las sequías, nos proveen de aguas limpias, protegen las costas y recargan los acuíferos subterráneos, sustentan una gran geodiversidad, desempeñan un papel imprescindible en el paisaje al proporcionar hábitats únicos y en la prestación de servicios recreativos y culturales a la sociedad. Sin embargo, los ecosistemas acuáticos son los que más agresiones reciben en todo del mundo. Cuidarlos y restaurarlos es muestra de madurez y responsabilidad hacia las generaciones futuras y además una estrategia inteligente y rentable.

Screenshot_20200215_132844

Por ello, los y las firmantes de este comunicado creemos que es posible la visión post COVID19 de una península Ibérica sostenible, apoyada en una economía baja en carbón y con unos sistemas acuáticos saludables y repletos de biodiversidad. Por ello debemos:

  1. Encontrar nuevos modelos de producción agraria con menor consumo de agua y capacidad erosiva, reducir la explotación de los acuíferos, planificar el desarrollo urbanístico fuera de los terrenos inundables y respetar la biodiversidad ligada a los ríos y humedales. De esta forma, la extracción y reutilización de agua o la obtención de energía hidroeléctrica no deben deteriorar nuestros ecosistemas acuáticos.
  2. Potenciar la educación ambiental y la investigación, fundamentales para lograr un nuevo modelo económico y social.
  3. Afrontar este reto en el próximo ciclo de planificación hidrológica y el Plan Estratégico de la nueva política agraria de la Unión Europea (PAC) a través de medidas que faciliten la conservación y recuperación de los ecosistemas acuáticos para las siguientes generaciones. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado 2021-2030 la Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas.
  4. Potenciar inversiones públicas dirigidas a la innovación y en soluciones basadas en la naturaleza, apoyando a los sectores más sostenibles y a las regiones medioambientalmente más vulnerables o en transición ecológica.
  5. Involucrar al sector financiero mediante el fomento, desarrollo e implementación de planes de inversiones sostenibles (en energía renovable, conservación y restauración de espacios naturales, regadíos eficientes, etc.).
  6. Impulsar la formación dirigida hacia los empleos sostenibles, el crecimiento verde y el fomento de una forma distinta de vida, porque la naturaleza ya nos ha mostrado que la única forma de vida posible es aquella en la que se armoniza con nuestro planeta. Según la OMS, 3 de cada 4 empleos dependen del agua, que se debe considerar como un eje fundamental de la economía verde y circular (OMS, “Water, Sanitation, hygiene, and waste management for the covid-19 virus”, 19/3/2020).

Las entidades firmantes solicitan a España, como Estado miembro, que apoye la protección y conservación de los ecosistemas acuáticos y promueva los empleos sostenibles y el crecimiento verde

Sexo, mentiras y cientos de millones

Las pandemias se multiplicarán

🏴Aceleración-desaceleración: vacuidad del debate🏴

crecimiento

Crecimiento versus decrecimiento:

Cuando se habla de crecimiento o desaceleración de la economía, en la práctica se hace implícita o explícita referencia al aumento o a la disminución del Producto Interior Bruto (PIB). Esta cifra consiste sustancialmente en la suma de las facturaciones, retribuciones y otros pagos efectuados en un ámbito territorial y en una unidad de tiempo determinados. Como tal, tiene la particularidad de considerar solo la columna de entradas, o sea, de ganancias y, por tanto, no tiene nada que ver con la medición de la riqueza nacional. Simplemente, como instrumento de contabilidad nacional, no ha sido concebido para ese objetivo y, por eso, no puede en modo alguno hacerse coincidir con el valor de la riqueza producida o ser adoptado como unidad de medida de esa misma riqueza.

Es oportuno subrayar que lo hasta aquí afirmado no es cuestión de opinión: todo economista con mente sana y no demasiado ignorante o de mala fe, sabe que las cosas son así. Sin embargo, por brevedad, ley del mínimo esfuerzo, conformismo o algo peor, es habitual referirse al Producto Interior Bruto como si representase la riqueza de la nación y, de hecho, en los años en que su cifra representa una caída, no son pocos los economistas que hablan de destrucción de la riqueza.

Se trata simplemente de una forma de hablar, de una ficción, tanto que si se le solicita un mayor rigor terminológico, ningún economista serio dudará en admitir haberse expresado de manera impropia. Pero da lo mismo porque en el lenguaje cotidiano, al no existir ninguna referencia diferente al PIB, se ha ido imponiendo en la práctica una auténtica realidad virtual, en la que por convención tácita, esta cifra es identificada sustancialmente con la riqueza nacional.

senyor.jpgComo es archisabido por cualquier economista y por cualquier persona con sentido común, una variación en la acumulación de la riqueza de un sujeto cualquiera, individual o colectivo, público o privado, es siempre una suma algebraica de costes y ganancias, mientras que esto no sucede por la utilización del Producto Interior Bruto en la contabilidad nacional. A modo de ejemplo, se puede considerar una empresa de construcción que adquiere un campo de árboles frutales, los arranca todos, construye un edificio de diez plantas y se ve obligada a demolerlo por violar alguna norma urbanística. Desde el punto de vista de la empresa en cuestión, el negocio no puede definirse más que como un total desastre, visto que ha implicado solo costes y pérdidas, por la compra del terreno, la tala de los árboles, la construcción del edificio, su demolición y el transporte de los materiales de derribo, frente a ningún beneficio, aparte de la venta de los árboles cortados como leña para el fuego. En el caso de un operador económico, el incremento de riqueza consiste en la diferencia entre el valor de los bienes producidos y de los servicios prestados, y el total de los costes generados por su producción y prestación. En cambio, como hemos dicho, en la contabilidad nacional, y en general en macroeconomía, se prescinde sustancialmente de la consideración de los costes y de las pérdidas, y se considera solo la columna de las entradas, o sea, el producto facturado o por facturar. En el caso descrito, la contabilidad nacional contempla solo una suma de entradas, constituida por la ganancia de la empresa que ha talado los árboles, y por las facturaciones y retribuciones de la empresa y de los trabajadores que han edificado la casa, la han derribado y han limpiado el terreno de escombros. No hay nada erróneo o deshonesto en todo esto: en una economía basada en el intercambio, los costes y las ganancias son las dos caras de la misma moneda; lo que es un coste para el que paga es una ganancia para el que lo recibe. No hay nada de extraño, erróneo o mistificador en el hecho de que, en virtud de sus particulares objetivos y métodos, la contabilidad nacional, incluso cuando como en el caso expuesto no se ha producido ninguna riqueza tangible ni prestado servicio útil alguno, revele un incremento del Producto Interior Bruto o cifra diversamente denominada, pero más o menos equivalente.

El Producto Interior Bruto es, en la práctica, una suma de multiplicaciones de las actividades desarrolladas en los diferentes sectores, no importa si constructivos o destructivos, por los relativos precios unitarios. Con el tiempo, como ya hemos dicho, el Producto Interior Bruto se ha identificado cada vez más falsa y subrepticiamente con la riqueza nacional.

En consecuencia, en el debate mediático, acaba por considerarse cada vez más implícitamente y por descontado que el objetivo de la política económica debe ser el incremento de tal cifra en la medida más elevada de los posible.

Por otro lado, las sumas que componen el Producto Interior Bruto pueden referirse indistintamente tanto a la producción como a la destrucción de riqueza, como ocurre en el caso de los gastos efectuados por empresas de armamento e incluso criminales, registradas bajo cualquier denominación aséptica y vaga en la contabilidad nacional. En cambio, como hemos dicho, el importe de los valores sumados en el cálculo del Producto Interior Bruto depende tanto de la cantidad que dan los precios (por lo que los incrementos y decrementos pueden derivar) o exclusivamente de las variaciones en el nivel de los precios. Si los precios aumentan más que proporcionalmente a la reducción de las cantidades producidas, el valor monetario aumenta y, con ello, el PIB a precios corrientes, siendo problemático en cualquier caso afirmar que pueda haberse producido un aumento de la producción de riqueza.

Los economistas clásicos se habrían indignado y habrían considerado un error y un prejuicio de mercachifles una política económica que se fijara como meta aumentar con maniobras económicas el nivel general de los precios, con el fin de aumentar los beneficios empresariales y estimular la explotación gracias a la devaluación de la moneda nacional. Sin embargo, es esto mismo lo que hacen sus admiradores y epígonos actuales que, no por casualidad, no dejan de reivindicarlos siempre que se presenta la ocasión.

A la luz de lo hasta aquí expuesto, se puede comprender fácilmente cómo verdaderamente tiene poco sentido hablar e identificarse con el crecimiento o con la desaceleración de una cifra de contenidos eficaces tan ambiguos e indiferenciables, tanto en sus aspectos positivos como en los negativos. El buen sentido debería hacer comprender que hay un incremento de la riqueza en caso de producción de bienes y servicios útiles y de buena calidad, es decir, que puedan ser buenos para la salud y el bienestar en general respetando el medio ambiente. De hecho, una política económica que tenga como objetivo el interés real de la colectividad debería preocuparse sobe todo por la calidad de los productos y por los modos de producción. Por otro lado, si se identifica con los principios clásicos de la economía política, deberá respetarlos en el fondo y en la forma.

En otras palabras, en lo que se refiere a las cantidades y los precios, deben evitar y tratar de obstaculizar e impedir la constante violación de las leyes de la oferta y la demanda, y de la equivalencia de las prestaciones, a través de la imperecedera distorsión de los valores de las mercancías y de los productos financieros, operada con la constante creación de moneda en proporciones estratosféricas. Incluso desde el punto de vista de los defensores del mercado libre, debería aparecer como poco dudoso que quien saca ventajas de la sistemática manipulación de los valores que de ella se consiguen no sean empresas saneadas y respetuosas con las reglas, sino sobre todo aprovechados y especuladores sin ningún interés en la producción de bienes y servicios útiles para la salud y el bienestar de la colectividad. Incluso parece afirmarse que se puede hablar de desaceleración feliz solo en el caso de redimensionamiento de las actividades destructivas, nocivas o en cualquier caso antieconómicas, sobre todo si se derivan de artificiosas distorsiones de la oferta y la demanda de bienes y servicios, como sucede a consecuencia de las políticas monetarias ultra-expansionistas adoptadas progresivamente a partir de comienzos del siglo XXI por los principales bancos centrales.

Por lo hasta aquí expuesto, de un redimensionamiento tal derivaría un incremento y no una reducción de la riqueza en su conjunto, en términos cualitativos y, en consecuencia, también cuantitativos, por lo que con toda probabilidad se experimentarán giros en los negocios, niveles de beneficio y acumulación de riquezas considerables recogidos donde no han sembrado y basados en la desgracia de los demás.

Francesco Mancini

  1. Presentación de la Marcha por el Clima y la Cumbre Social por el Clima

  2. Cumbre x Clima 1: martes y miércoles

  3. Cumbre x Clima 2: miércoles y jueves

  4. Cumbre x Clima 3: jueves y viernes

  5. Marcha x el clima – Madrid

El odio a Greta,

nombres y apellidos de quienes lo financian

Yorgos Mitralias
CADTM

greta
Dibujo Sonia Mitralias

El texto que sigue fue publicado a finales de mayo de 2019, pero los meses siguientes han bastado para que los acontecimientos confirmen plenamente su contenido y para que adquiera una carga explosiva que -quizás- no tenía en un principio. Nos enfrentamos pues a la agresión mediática de una violencia y una vulgaridad sin precedentes que soporta desde hace semanas Greta Thunberg, con el objetivo declarado de desacreditar  irremediablemente a ella primero y después -y sobre todo- ¡al movimiento de jóvenes cada vez más radical y de masas que se inspira con su ejemplo! A una agresión o más bien a un linchamiento público que tiene financiadores y organizadores con nombres y apellidos bien conocidos y que, por cierto, están acostumbrados a usar los medios más innobles para defender sus intereses capitalistas inconfesables…

Sin embargo, está claro que a medida que pasan los meses y debido al desarrollo exponencial del movimiento contra la catástrofe climática, sus enemigos declarados no son ya solamente las multinacionales y otros magnates de los combustibles fósiles de Occidente, sino también de Oriente. Y evidentemente, no se limitan ya a los miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), cuyo secretario general ha calificado a Greta y su joven movimiento como “el mayor enemigo” de los países miembros. A toda esta gente se añaden ahora todos aquellos que comienzan -con razón- a cagarse de miedo ante la amenaza que representa para sus pequeños y grandes intereses y poderes el movimiento que hace salir a las calles a millones de jóvenes por todo el planeta. Es pues a esta piara de gente mediocre y extremadamente rencorosa y reaccionaria a la que pertenecen los escribas de todo pelaje, que gastan últimamente su energía en denigrar a Greta para disimular sus verdaderos motivos: Su negación de la amenaza cataclísmica para la humanidad y el planeta que representa la catástrofe climática, ¡y la defensa de este sistema capitalista que no solo la ha generado, sino que persiste en convertirla cada día en una pesadilla más espantosa…!

A la cabeza de la campaña contra Greta, remarcada por cientos de textos y fotomontajes a menudo muy vulgares, se encuentran tres de los partidos más importantes de la extrema derecha europea: el Frente Nacional Francés, la AFD Alemana y el UKIP Británico. Y detrás de estos partidos  y su infame campaña, dos “laboratorios de ideas” conservadores escépticos del clima, el EIKE (Instituto Europeo de Clima y Energía) y el CFACT-Europa (Comité por un Mañana Creativo), que apoyan de manera diversa, y no sólo con “argumentos” y conferencias, la negación de la catástrofe climática por parte de la extrema derecha.

greta

El Instituto EIKE, por boca de su Vicepresidente, niega tener cualquier relación con la AFD, aunque este Vicepresidente, Michael Limburg, ha sido  recientemente ¡candidato por el mismo…… AFD! Hay que decir que EIKE, que, junto con la AFD, ha podido organizar jornadas clima-escépticas incluso… en el interior del Parlamento alemán, salió del anonimato gracias a la conferencia anual que lleva organizando hace algunos años con cierto éxito, ya que fue capaz de influir en la actitud de la Unión Europea hacia el cambio climático. Sin embargo, es precisamente esta conferencia anual de EIKE la que coorganizan dos organizaciones estadounidenses: CFACT-US, que por supuesto financia su filial europea del mismo nombre. Y lo que es más importante, el Heartland Institute, que, según The Economist, “es “laboratorios de ideas” más conocido del mundo entre los que defienden el escepticismo sobre el cambio climático provocado por el hombre“.

Es precisamente en este momento cuando las investigaciones y revelaciones del Instituto Británico de Diálogo Estratégico (ISD) y Greenpeace adquieren una enorme importancia política porque ponen de relieve las fuerzas económicas que están detrás de quienes niegan la catástrofe climática, pero también detrás del “fenómeno” en alza de una extrema derecha europea (y mundial). De hecho, tanto el CFACT-US como el Heartland Institute están más que generosamente financiados por el gran capital estadounidense, por ExxonMobil, por la familia Koch, la segunda familia norteamericana más rica que domina -entre otros- el sector petrolero, por la familia Mercer, que es también uno de los principales financiadores del Presidente Trump, o ¡incluso por Microsoft y RJR Tobacco! Cabe señalar que Heartland tiene una historia como servidor de los objetivos tácitos de las grandes empresas, ya que una vez fue el principal agente de propaganda de los gigantes del tabaco que negaron el vínculo entre el tabaquismo y el cáncer. Por lo tanto, no es de extrañar que en ese momento su principal fuente de financiación fuera….. Philip Morris…… (Ver: https://unearthed.greenpeace.org/2019/05/14/germany-climate-denial-populist-eike-afd/ y el artículo en The Guardian: https://www.theguardian.com/environment/2019/may/14/germanys-afd-attacks-greta-thunberg-as-it-embraces-climate-denial/ y también: https://www.liberation.fr/planete/2019/05/25/climat-l-activisme-de-greta-thunberg-a-remobilise-la-rhetorique-de-l-extreme-droite_1729243/).

Pero, no debemos creer que el Heartland Institute es una simple, indolora e incolora “herramienta” sin sus propias tesis y acciones. Desde este punto de vista, el CV de su nuevo presidente Tim Huelskamp es muy elocuente y didáctico. Como líder del muy conservador Tea Party, Huelskamp se distinguió como parlamentario  (que fue hasta 2017) del ala más reaccionaria de los republicanos y siempre mantuvo estrechos lazos con la extrema derecha estadounidense. También hay que señalar que, de todos los diputados norteamericanos, fue él quien, durante más tiempo, recibió las mayores cantidades de dinero de las empresas de combustibles fósiles, y que les “agradeció” votando siempre en contra de cualquier intento de legislar contra dichos intereses….

Gracias a un documento interno de Heartland, que se filtró, se pudo saber -y con detalle- no sólo el alcance de su financiación con una gran cantidad  (varios millones de dólares), sino también la “inversión” de estas sumas en una amplia gama de actividades que van desde el pago de “salarios” a blogueros que influyen en la opinión pública, y a “científicos” que viajan por todo el mundo negando la catástrofe climática, hasta la redacción y publicación de material de propaganda dirigido a las escuelas y a los estudiantes. ¡Por ejemplo, el grupo de “científicos” encargado de “contradecir” las conclusiones del trabajo del Grupo Intergubernamental de Expertos… cuesta 300.000 dólares al año, mientras que la difusión de la tesis de que “la cuestión del cambio climático es controvertida e incierta“… en las escuelas primarias les cuesta 100.000 dólares!

Aquí estamos, pues, ante la revelación de una realidad que arroja luz sobre algunos de los grandes “misterios” de nuestro tiempo. En primer lugar, la extrema derecha europea o al menos algunos de sus pesos pesados tienen vínculos estrechos -si es que no son dependientes- de un centro político y económico o con el personal de los Estados Unidos, y más específicamente con ¡la Casa Blanca, sus financiadores y otros partidarios del presidente Trump [Para una mejor comprensión de todo esto, así como de los desarrollos en la cima y especialmente en la base de la sociedad norteamericana, ver: https://www.facebook.com/EuropeansForBerniesMassMovement/]!. En segundo lugar, no es casualidad que esta “internacional negra” parezca haber llegado a la conclusión de que la cuestión de la catástrofe climática y, más precisamente, el movimiento juvenil -cada vez más amplio y radical- que lucha contra ella representa la mayor amenaza para sus intereses y para el dominio del sistema capitalista en los próximos años. Y por último, no es casualidad que esta “internacional” y, más precisamente, su “sección” europea centren ahora sus ataques prioritariamente en Greta Thunberg, la musa innegable, teórica y al mismo tiempo coordinadora de las movilizaciones juveniles en casi toda Europa y más allá de sus fronteras.

Así que aquí está la relación entre la extrema derecha y el gran capital. No de manera abstracta y dogmática, sino concretamente, con financiadores y financiados que no sólo tienen nombre, apellidos y dirección, sino también intereses tangibles y “causas” a las que servir. Sin embargo, toda esta gente no hace más que su trabajo. Si la izquierda hiciera el suyo, la situación sería muy diferente……

El negacionismo a sueldo de los grandes “laboratorios de ideas” de las petroleras ha intensificado sus actividades ante “la amenaza Greta”. La producción de crudo peligra en varios países.

mexico firma
A %d blogueros les gusta esto: