Categoría: historia

📖Cómo un bibliotecario y una historiadora de la alimentación redescubrieron recetas moriscas🥕

These pages of Fiḍālat al-Khiwān describe recipes for meatballs, hare, and rabbit.

Un nuevo libro de cocina, traducción de un raro volumen del siglo XIII.

 TOM VERDE

«Tomemos zanahorias grandes y finas, raspemos ligeramente su piel, las córtemoss por la mitad a lo largo y luego partimos cada mitad en dos trozos«.

Durante siglos, eso es lo máximo que podía hacer cualquier cocinero al preparar «Un plato [de zanahorias en salsa]» del Fiḍālat al-Khiwān fī Ṭayyibāt al-Ṭaʿām wa-l-Alwān (Lo mejor de las comidas y platos deliciosos de al-Andalus y al-Maghrib), un libro de cocina compuesto en Túnez hacia 1260. El resto de la receta, junto con otras docenas, desaparecieron a finales del siglo XVII.

La mayoría de las 475 recetas del libro de cocina sobrevivieron en copias. Sin embargo, esa receta de zanahoria, enloquecedoramente incompleta, junto con los capítulos que faltan sobre las verduras, las salsas, los encurtidos, etc., dejaron un vacío en todas las ediciones existentes del texto, como un pasillo vacío en la tienda de comestibles.

Eso fue hasta julio de 2018, cuando el conservador de manuscritos científicos árabes de la Biblioteca Británica, el doctor Bink Hallum, estaba catalogando un texto sobre farmacología árabe medieval en las colecciones de la biblioteca.

This map shows the close connection between North Africa and southern Spain, which was then al-Andalus.

«Me sorprendí mucho cuando descubrí que el manuscrito contenía también un fragmento muy largo, de algo más de 200 páginas, de un libro de cocina«, dice Hallum. Lo que había encontrado era una copia casi completa de la Fiḍāla que databa del siglo XV o quizás del XVI, lo que la convertía en la copia más antigua del mundo.

Sin embargo, como el documento carecía de portada, su identidad seguía siendo un misterio. Siguiendo la recomendación de un colega, Hallum envió un enlace del manuscrito a la historiadora de la alimentación Nawal Nasrallah, quien, casualmente, estaba ocupada traduciendo una de las copias incompletas de la Fiḍāla del árabe al inglés.

«Fue como un regalo de Dios«, dice Nasrallah. «Odiaba la idea de estar trabajando con un libro incompleto y acercarme cada vez más a las partes que faltaban«.

Además de la página del título, también faltaba el índice en el ejemplar de la Biblioteca Británica. Sin embargo, Nasrallah se dio cuenta inmediatamente de lo que estaba viendo.

«Lo supe enseguida. Estaba leyendo el manuscrito en la pantalla y vi que ahí estaban las recetas que faltaban«, dice la iraquí Nasrallah, una experimentada traductora de textos culinarios históricos del mundo árabe.

Con este nuevo material, incluidas las 55 recetas que faltaban, pudo reunir la primera traducción completa al inglés de la Fiḍāla de al-Tujībī, que fue publicada en septiembre por Brill. Se trata de uno de los pocos libros de cocina que se conservan de la España musulmana, una época en la que la comida estaba profundamente entrelazada con los temas tradicionalmente tabúes de la mesa: la religión y la política.

Nawal Nasrallah's translation of al-TujÄ«bī’'s cookbook was released in September.Desde aproximadamente el año 700 hasta el 1200, la mayor parte de España estuvo bajo dominio musulmán. Cristianos y judíos tenían libertad de culto y observaban sus costumbres alimentarias, en un ambiente de tolerancia conocido por la historia como Convivencia. Mientras que judíos y musulmanes compartían prohibiciones alimentarias, como la carne de cerdo, comúnmente consumida por los cristianos, los cocineros de las tres religiones disfrutaban de muchos ingredientes traídos por primera vez a la península ibérica por los musulmanes: arroz, berenjenas, zanahorias, limones, azúcar, almendras y más.

«Incluso el cuscús, considerado como uno de los alimentos más indicativos de la comida «musulmana», también era consumido y disfrutado por los cristianos en la España de finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna«, observó la difunta académica Olivia Remie Constable en «To Live Like a Moor«.

Esta era la época de al-Tujībī, un erudito y poeta bien educado de una familia rica de abogados, filósofos y escritores. Como miembro de la clase alta, gozaba de una vida de ocio y de buena mesa que se propuso celebrar en la Fiḍāla. Aunque muchas de las recetas eran demasiado desalentadoras para la mayoría de los cocineros, al-Tujībī prometía que «rara vez dejarían de complacer por su novedad y exquisitez«.

«Fue como un regalo de Dios«.

Pero a partir del año 1200, la alta cocina al-Tujībī se enfrentó a la extinción a medida que el espíritu tolerante de Convivencia comenzó a erosionarse. Los ejércitos cristianos que marchaban hacia el sur capturaron gradualmente las Taifas (ciudades-estado) de al-Andalus (Andalucía), corazón de la España musulmana, en una campaña conocida como la Reconquista. En 1492, muchos judíos habían sido masacrados o expulsados de la península, mientras que los musulmanes corrieron la misma suerte un siglo después. Los que quedaron fueron perseguidos por la Inquisición y obligados a convertirse, lo que significaba adoptar abiertamente una dieta cristiana, o enfrentarse a la expulsión o incluso a la muerte.

Muchos judíos reticentes convertidos (conversos) y sus homólogos musulmanes (moriscos) practicaban públicamente el culto cristiano pero a puerta cerrada su verdadera fe, incluida la de la cocina.

«La comida se convirtió en una marca de identidad«, afirma Ana Gómez-Bravo, profesora de Estudios Españoles y Portugueses de la Universidad de Washington.

Muhammad XII's family in the Alhambra after the fall of Granada in 1492, by Manuel Gómez-Moreno González, c. 1880.«Sabemos por los registros cristianos que había mucha vigilancia sobre quién cocinaba la comida, qué ingredientes entraban en esa olla y también quién estaba presente mientras se preparaba y consumía la comida«, dice Gómez-Bravo.

Este nivel de escrutinio dio lugar a las «criptococinas» judía e islámica, comidas preparadas según las costumbres religiosas pero que pretendían engañar a las autoridades, como las falsas chuletas de cerdo, que en realidad eran gruesas rebanadas de pan frito empapado en huevo y leche.

«Los conversos echaban una chuleta de verdad al fuego, para que el olor impregnara la casa, pero comían estas cosas que en realidad eran tostadas francesas«, dice Genie Milgrom, descendiente de conversos de Fermoselle, en la región española de Zamora, y autora de Recetas de mis 15 abuelas, una colección de recetas familiares que se remontan a la época de la Inquisición.

Aunque gran parte de esta persecución se produjo después de la época de al-Tujībī, en 1247 reconoció que seguir siendo musulmán en la España cristiana era insostenible. Así que, a los 20 años, él y su familia huyeron de la ciudad sudoriental de Murcia con multitud de refugiados andalusíes que se dirigían al norte de África islámico, conocido por los árabes como el Magreb,

Empobrecido, fue a parar a la ciudad portuaria de Bijāya, en la actual Argelia, donde empezó a trabajar temporalmente como escriba para la dinastía Hafsid. En 1259 se instaló en Túnez, donde comenzó a escribir la Fiḍāla, a la edad de 33 años, y vivió allí hasta su muerte en 1293.

Aunque escribió otros libros de historia y literatura, sólo se conserva la Fiḍāla. Su composición, dice Nasrallah, fue un ejercicio de nostalgia culinaria, una mirada nostálgica al otro lado del Estrecho de Gibraltar a los elegantes platos principales, guarniciones y postres de la juventud del autor, una época anterior a que los musulmanes y judíos de España tuvieran que ocultar sus cocinas culturales.

«Su objetivo era preservar la hermosa cocina con la que creció. Veía que todo el mundo huía de Andalucía y temía que, tarde o temprano, la gente se olvidara de esta cocina que él conocía y disfrutaba«, dice.

Islamic motifs are evident in the Alhambra, a palace built during the time of the Moors in Andalusia, Spain.

Al hojear las aproximadamente 600 páginas de las recetas de la Fiḍāla, su «novedad y exquisitez«, como las caracterizó al-Tujībī, se hace evidente rápidamente.

En la tūma (berenjenas «con aspecto de huevos de avestruz«), las berenjenas enteras peladas y hervidas se disponen verticalmente en una cazuela cubierta con queso rallado, ajo, aceite de oliva y nueces picadas.

Algo menos elaborados, aunque no menos autocomplacientes, eran los mujabbanāt, bolas de masa de sémola frita rellenas de queso. Los mujabbanāt se extendieron por el resto del mundo musulmán, donde solían servirse empapados en miel. Sin embargo, al-Tujībī especificó que aquellos «que quieran servir los mujabbanāt como lo hacen los andaluces, [es decir,] al natural, sin empaparlos en miel» deben colocarlos en una fuente, «espolvorearlos con canela de Ceilán, anís machacado y azúcar» y servirlos con «un pequeño recipiente lleno de miel en el centro de la fuente» para mojarlos.

El libro también incluye recetas menos laboriosas, como la de las zanahorias perdidas hace tiempo, que consiste en hervir los trozos hasta que estén tiernos, dorarlos en aceite de oliva y terminar simplemente con vinagre, ajo y una pizca de semillas de alcaravea.

En todo momento, al-Tujībī no oculta la política que hay detrás del libro, ni su afición por la cocina de su país.

«En el campo de la cocina y todo lo relacionado con ella, los andaluces son admirablemente serios y Two modern interpretations of al-Tujibu's long lost cuisine at Noor: burnt lemon bread with semi-cured bonito, albaqdunis (a parsley mayonnaise), and cucumber and orange mint soup, as well as eggplant fritters glazed with cane honey.avanzados», escribió. Crean «los platos más deliciosos, a pesar de las estrechas limitaciones de sus fronteras y de su proximidad a las moradas de los enemigos del Islam», con lo que se refería a la constante invasión de la Reconquista.

Aunque los «enemigos del Islam» ya no martillean las fronteras de Andalucía, algunos cocineros modernos se inspiran en su rico pasado culinario, adoptando y recreando platos que el propio al-Tujībī podría reconocer.

Después de perfeccionar sus habilidades en la dirección de cocina en la ciudad natal de al-Tujibi, Murcia, el también andaluz Paco Morales regresó a su ciudad natal, Córdoba, para abrir Noor en 2016. El menú del restaurante se deriva por completo de la cocina árabe de la España prereconquista, incluida la Fiḍāla. (Dedicado a la exactitud histórica, Morales evita usar ingredientes del Nuevo Mundo que eran desconocidos en la España medieval, como el chocolate, optando en cambio por la algarroba en su helado de «algarroba almorávide«). Y en La Vara, en Brooklyn, el chef propietario Alex Raij dice que platos como la berenjena con miel (berenjena frita crujiente servida con labneh y miel), los garbanzos fritos y su torta de almendras Santiago reflejan «el tira y afloja» del pasado culinario sefardí e islámico de Andalucía, si no la propia historia de al-Tujībī.

«La Vara imagina cómo serían los platos específicos de cada región de España si estas comunidades [exiliadas] regresaran de las muchas partes del mundo que dejaron«, dice Raij.

Aunque al-Tujībī nunca volvió a ver su querida al-Andalus, gracias al descubrimiento de un error administrativo de hace 300 años, todas sus recetas favoritas han vuelto a casa.

⚫️🟣Curso «Fomentar la diversidad en las aulas, materiales contra el racismo y machismo ⚫️⛓Els bombers desmunten l’acusació principal contra les sis anarquistes en presó preventiva

ferro

🇵🇹Murió el capitán del 25 de Abril💐

Otelo Saraiva de Carvalho

27 de julio. Fuente: Lo que somos

otelo Saraiva de Carvalho, uno de los capitanes de la Revolución de los Claveles más emblemático, ha fallecido en Lisboa, a los 86 años, en el Hospital Militar de Lisboa en el que ingresó hace quince días, según han informado medios locales que no han precisado la causa de su muerte, pasó a la historia como el hombre que diseñó el plan de operaciones militares que puso fin a la dictadura de António de Oliveira Salazar el 25 de abril de 1974.

Nacido en 1936 en Lourenço Marques, hoy Maputo, capital de la entonces colonia portuguesa Mozambique, pasó la mayor parte de su infancia y juventud en África, donde fue uno de los responsables de la inteligencia militar en Angola. Allí empezó a tomar conciencia del problema colonial y en 1973 fue destinado a Lisboa, lo que marcaría su papel en la revolución.

Su casa en la capital se convirtió en centro de reuniones y encuentros que fraguaron el golpe y fue elegido responsable del Comité Ejecutivo del Movimiento de las Fuerzas Armadas, la organización de militares que acabó con la dictadura.
Fue Saraiva de Carvalho quien diseñó y dirigió las operaciones militares que cercaron el Cuartel do Carmo, donde se encontraba el primer ministro Marcello Caetano (heredero de Salazar) y cuya rendición dictó el éxito del levantamiento.

Se convirtió así en uno de los principales rostros del 25 de Abril y formó parte del Consejo de la Revolución.

Por sus méritos como jefe de la ocupación militar de Lisboa, fue designado jefe del Comando de Operaciones Continentales (COPCON), fuerza armada especial del ejército portugués destinada a reprimir los conatos contrarrevolucionarios. De hecho, él mismo había escogido personalmente «Grândola, vila morena», canción prohibida por el régimen de Oliveira Salazar y Caetano, como contraseña del inicio definitivo de la insurrección conjunta de abril.

anoite

El COPCON fue el encargado de frustrar la tentativa de golpe de Estado que intentó en marzo de 1976 el general António de Spínola, militar reformista de derecha contrario a las derivaciones izquierdistas a que parecía abocado el proceso revolucionario lusitano en aquellos momentos. Las masas entusiastas de su figura y proceder en aquellos acontecimientos ascienden a Saraiva, oficiosamente, a brigadier general, nombramiento que no será aceptado por los socialistas reformistas de Ramalho Eanes tras el fin del «Verano Caliente» de 1975.

Saraiva de Carvalho se alineó con el ala más revolucionario del Movimiento de las Fuerzas Armadas y pasó tres meses en prisión por su implicación con el levantamiento revolucionario y transformador del 25 de noviembre de 1975.

Saraiva lograría aglutinar a las dispersas fuerzas de extrema izquierda de la nación, algunas de las cuales habían ejercitado la lucha armada contra Salazar y la adhesión de Portugal a la OTAN. Sin el apoyo oficial del Partido Comunista Portugués, postuló a la presidencia de Portugal en las elecciones de junio de 1976, ganando el 16.46% de los votos, muy lejos de António Ramalho Eanes, quien obtendría el 61.59%. Saraiva repite su intento en 1980 dentro de una plataforma de izquierda alternativa, obteniendo sólo el 1.49% de sufragios.

A comienzos de la década de 1980 se convirtió en partícipe y presunto autor moral de los atracos y atentados de las Fuerzas Populares 25 de Abril (la llamada «FP-25″, brazo militar de la organización política maoísta Fuerza de Unidad Popular, que lideraba el propio Saraiva), por lo que fue condenado en 1984. Debido a su condición de héroe del 25 de abril, se formó un relativamente amplio movimiento popular en demanda de su indulto, a consecuencia de lo cual se abrevió notoriamente su condena.

Captura de pantalla de 2021-08-05 11-17-33

En 2011, en una entrevista, el militar se mostró decepcionado con cuestiones que todavía afectaban a Portugal, como las «enormes diferencias salariales».

«No habría hecho el 25 de Abril si pensase que iríamos a caer en la situación en la que estamos actualmente», aseguró.

Otelo Saraiva de Carvalho siempre será una referencia en Portugal, de España, del mundo.

semanagalleg

🟣Feminismos y creatividad contra la extrema derecha

⚠️¿Qué es BlackRock? ¿Quién es Larry Fink?:

 

🛕Todo lo que pueda salir mal lo hará.🏛

El título que esto lleva se supone que es una de las leyes de Murphy. Hay tantas por la red que a saber si es o no cierta. En este caso, la ley que tendría que encabezar esto sería esa que, más o menos, dice: «Todo aquello que pueda ir a peor, lo hará«, pero si la del título es posible y puede que sea apócrifa, este última, sin lugar a dudas lo es.

Una vez más tengo que referirme a la Junta de Andalucía, ese monstruo depredador de presupuestos al mejor servicio de macroconstructores, empresarios del giganturismo, cazadores y demás gentes de mala ralea.

Ya no es que no se invierta en progresar, mejorar, construir futuro. No ahora se desconstruye sistemáticamente lo poquito que había positivo.

publicaAlguna vez he comentado el destrozo que ha sido, y sigue siendo, la página web de la Biblioteca de Andalucía. Aquella maravillosa página donde entrabas y mirabas si el libro tal se encontraba en tu ciudad, si así era en cual de las sucursales o en que otros lugares de Andalucía había ejemplares. Lo solitabas y te advertían de cuando podías ir a recogerlo. Esa es una de las utilidades de internet. Para insultarse los unos contra los otros, siempre hay tiempo y lugar, pienso. La penúltima vez que entré solo servía para bajarte libros virtuales, listado bastante pobre, encima había que descargarse software propietario y malicioso, evidentemente. Y la última vez que lo intenté estaba cerrada por obras. Vamos una cosa para estremecerse.

Otra Gran Página que existía era una dedicada al Patrimonio Histórico de Andalucía, te decía donde se encontraba el elemento, el estado, propietarios y venía plano, ya he puesto un par de veces planos; en concreto de la Puerta de Elvira y del Maristán.

Por supuesto la página sigue existiendo:

Screenshot_20201224_140149

Pero una cosa es el continente y otra muy distinta el contenido. La han vaciado totalmente del segundo. Esa hermosa base de datos documental se ha ido ..¿a donde? Ni idea. El supuesto Área de Cultura del Ayuntamiento de Granada llegó un momento en que más bien era «Área de Procesiones y Corridas«, actualmente ni eso. Pues parece que todo lo relacionado con la Cultura la J.A va por el mismo camino. Imagino que son fieles seguidores de aquel filósofo que decía: “Cuando oigo la palabra ‘cultura’, echo mano a la pistola”.

Como me ha dolido mucho la desaparición de esa magnífica base de datos, he intentando seguir las pistas que dicha página no nos deja. Esto es, si los de Cultura se han comido el asunto, el CSIC, sobre todo teniendo en cuenta que en Granada tienen la prestigiosa «Escuela de Estudios Árabes«, algo deben de tener. Y, a través de ella he alcanzado una base de datos del CSIC, que no tiene mucho que ver con los planos que más arriba he indexado, pero, menos da la J.A., perdón un pedrusco.

No es exactamente lo que buscaba, pues esto es más una muestra del pasado, pero no nos dice lo que queda hoy, cómo y donde. Pero… ¡feliz solsticio de invierno!

Screenshot_20201224_141918

💰La propiedad intelectual farmacéutica y su amenaza para la salud pública

💪🏼Autodefensa Digital para periodistas

🔥Agosto 6 y 9. Días para nunca olvidar.💥

6y9

SE CUMPLEN 75 AÑOS DEL BOMBARDEO ATÓMICO DE JAPÓN: Hiroshima y Nagasaki

El lunes 6 de agosto de 1945 una brutal explosión borró del mapa la ciudad japonesa de Hiroshima. Estados Unidos había lanzado la primera bomba atómica de la historia, acción que repetiría tres días después en Nagasaki, la Segunda Guerra Mundial, oficialmente había terminado.

Se pueden contemplar las heridas de una de las víctimas de la primera bomba atómica. La fotografía fue tomada en el departamento de Ujina, en el primer hospital provisional del ejército japones en Hiroshima. Los rayos térmicos emitidos por la explosión quemaron el patrón del kimono de esta mujer, los cuales quedaron grabados sobre su espalda.

Fat Man

Fat man fue el apodo dado a la segunda bomba lanzada – en este caso de plutonio- por el ejército estadounidense sobre Nagasaki, el 9 de agosto de 1945. Detonado a una altitud de 550 metros sobre la ciudad, el dispositivo de 3,25 metros de longitud por 1,52 de diámetro, pesaba 4.630 kilogramos y poseía una potencia de 25 kilotones.

Una columna de humo ondulante en forma de seta se elevó a kilómetros de altura sobre la ciudad japonesa de Nagasaki. Fat  man fue lanzada 3 días después del ataque sobre Hiroshima, acabando instantáneamente con la vida de 70.000 personas. Otros miles morirían después a consecuencia de la radiación.

En una foto del 24 de marzo de 1980, Sunji Yamagushi, quien sobrevivió a la bomba atómica sobre Nagasaki, muestra sus profundas cicatrices durante una conferencia de prensa en Los Ángeles.

Los ataques provocaron la rendición incondicional de Japón. Pero la bomba atómica también supuso un acontecimiento decisivo en el devenir político de los años siguientes, definiendo las relaciones entre los dos grandes bloques en los que quedó dividido el mundo, con consecuencias que aún perduran.
Tras la desaparición del bloque comunista, pareció alejarse el peligro de una confrontación de estas características, pero el hecho de que países como Israel, Corea del Norte, India o Pakistán, ubicados en zonas de gran inestabilidad política, posean armamento nuclear ha vuelto a poner en primer plano este riesgo. A ello hay que unir el peligro de que armas de estas características puedan caer en manos de organizaciones terroristas.

🏴Memoria Histórica🏴

Carta abierta de Octavio Alberola a la vicepresidenta primera del Gobierno.

octavio

Octavio Alberola

Sí, señora Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno, es una infamia dividir a las víctimas de la represión franquista en dos clases, como lo hace el artículo 10 de la Ley de Memoria Histórica promulgada en 2007 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Ley que el PSOE y el actual Gobierno se han propuesto reformar en este comienzo de nueva Legislatura; pero sin abrogar un artículo que introduce tan infamante discriminación entre las víctimas de la represión franquista.

Un artículo, introducido subrepticiamente en esa Ley, poco antes de su aprobación en el Congreso, con la inconfesada intención de favorecer a unas víctimas más que a otras. Lo que se hace al dividirlas a partir de una fecha arbitraria, 1968, y fijar «una indemnización por una cuantía de 135.000 €» para los beneficiarios de quienes perdieron la vida «durante el periodo comprendido entre el 1 de enero de 1968 y el 6 de octubre de 1977, en defensa y reivindicación de las libertades y derechos democráticos». Y ello pese a que en el artículo 7 de esta misma Ley -que es el que aborda lo de los represaliados excluidos de las indemnizaciones en la Ley 4/1990, del 29 de julio de Presupuestos Generales del Estado para el año 1990- se fija solo «una indemnización de 9.616,18 €» para todos los condenados «a pena de muerte efectivamente ejecutada»

Sí, señora vicepresidenta primera, es una infamia mantener ese artículo que discrimina a las víctimas de la represión franquista de antes de 1968. Una discriminación que el redactor del artículo 10 ha pretendido justificar «por las circunstancias excepcionales que concurrieron en su muerte». ¡Cómo si la muerte de Lluis Companys, Juan Peiró, Julián Zugazagoitia, Francisco Cruz Salido, los hermanos Sabater y demás guerrilleros de los años cuarenta y cincuenta, Julián Grimau, Joaquín Delgado, Francisco Granado y de tantos otros más, abatidos o ejecutados por el régimen franquista antes de 1968, no se hubiese producido en las mismas «circunstancias excepcionales» de la represión franquista!

Usted misma, señora vicepresidenta primera, se ha referido ayer, en la sesión de control al Gobierno en el Senado, a otras víctimas de ese periodo de antes de 1968, los «desaparecidos», esos «compatriotas que entregaron la vida para seguir sembrando libertad, derechos y democracia de la que nos beneficiamos». Y ha dicho que «se merecen la verdad, pero también la reparación»?

¿Cómo, pues, aceptar la división discriminadora que ese artículo 10 establece entre ellas de manera tan arbitraria e injusta? Sobre todo cuando siempre se ha hablado y se habla, de «las víctimas de la Guerra Civil y de la Dictadura», como un grupo en el que la condición de víctima es la misma para todas y en ningún otro caso se ha considerado posible dividirlas. ¿Por qué sería posible dividirlas en dos clases para las que perdieron la vida cuando no lo ha sido para las que solo sufrieron prisión? ¿Por qué, según el artículo 7, solo hay una categoría de víctimas de la represión franquista y dos, según el artículo 10?

Sí, señora vicepresidenta primera, mantener ese artículo es una infamia. Sus propios socios del Ejecutivo de coalición gubernamental, Unidas Podemos, lo han comprendido y por ello proponen -en la Proposición no de Ley presentada el 29 de junio de 2018 para reformar la Ley de memoria histórica de 2007- un artículo, el 32, que fija una reparación única por «una cuantía de 80.000 euros a las personas beneficiarias de quienes fallecieron o sufrieron lesiones incapacitantes por la represión franquista en su lucha contra la dictadura hasta el 15 de octubre de 1977».

Sí, señora vicepresidenta primera, se les puede reconocer su su afán y urgencia en convertir la temática de Memoria Histórica en política de Estado para homologar a España con otras democracias europeas en esta materia; pero, si mantienen el artículo discriminador en la nueva ley de «Memoria Democrática», el PSOE y el actual Ejecutivo se mantendrán en la infamia.

12 de febrero de 2020

radio
Vida del anarquista Octavio Alberola [La Linterna de Diógenes]

SOBRE EL ACUERDO DE LA COALICIÓN PROGRESISTA PSOE y UP: Un nuevo acuerdo para España

acuerdoMás allá de la retórica “social demócrata” y de las broncas de la clase política más ecofascista, así como la supuesta preocupación de la clase empresarial, representada por la CEOE, las clases asalariadas empleadas, sub-empleadas, precarizadas, activas o pensionistas, deberíamos ser conscientes que nada cambia “sustancialmente” respecto a las reglas de juego que el neoliberalismo constituyó desde los años 80 del siglo pasado y redefinió a peor, a raíz de la “Gran Crisis-Estafa Global desde el 2008”.

LATE MOTIV – Marta Peirano. El enemigo conoce el sistema

CarlosTaibo – Com fem front al col·lapse? ¿Como afrontamos el colapso?

04M-febrero-2020min

📙El Códice Romanoff📙

Leonardo-Da-Vinci«Si realmente eres, como te describes a ti mismo, el rey de los animales – ¡preferiría decir rey de las bestias, siendo el más grande! – ¿por qué no evitas tomar a sus hijos para satisfacer tu paladar, por cuya causa te has convertido en una tumba para todos los animales? Diría incluso más, si se me permitiera decir toda la verdad. (…) Dígame, ¿no produce la naturaleza alimentos simples en abundancia que pueden alimentarle? Y si no puedes estar satisfecho con alimentos tan simples, ¿no puedes preparar un sinfín de platos mezclándolos entre sí, como sugieren Piadena y otros autores en sus libros gourmet?»

Parece que este párrafo se lo adjudican a Leonardo, en cambio le niegan el siguiente: «Desde muy joven me negué a comer carne y llegará el día en que los hombres como yo miraremos la matanza de animales de la misma manera que hoy miramos la matanza de hombres».

Notas-de-cocina-de-Leonardo-da-VinciFrases parecidas pero no idénticas. Nunca ha sido raro que a personajes famosos se le adjudiquen desfacer entuerntos, hazañas, hechos, o frases. De alguna manera, se podría aplicar el refrán “difama que algo queda”. Algunas, con el correr de los años se le adjudican y permanecen como tales y otras no.

Hoy me he acordado de un “Libro de Cocina” que hace algunos años, 1998, publicaron dos británicos y fue una noticia tremenda. Pues que el Gran Leonardo hubiera, también, escrito un libro de cocina ¿a quien podía extrañar? ¿No invento el tanque? ¿el avión? ¿no era un artista en la pintura, escultura? Un técnico teatral insuperable, ¿por qué? Entonces ¿no era o debiera ser capaz de escribir un libro de cocina?

A lo mejor por falta de tiempo, digo yo. Encima, si como dicen los dos primeros párrafos, ambos atribuidos a él, parece que uno con más motivo que el otro, era vegetariano. Según nos dice Jean Paul Richter, el primero en descifrar los cuadernos de Leonardo. Me pregunto ¿Un vegetariano se va a dedicar a escribir un libro de cocina con recetas cuyo fundamento son pescados y carne?

maquinasLa historia de los emparedados según el códex Romanoff

El pan y la carne I:
Me he puesto a pensar en tomar un trozo de pan y colocarlo entre dos pedazos de carne, mas ¿cómo deberé llamar este plato?.

El pan y la carne II:
¿Y si dispusiera la carne entre dos trozos de pan?.

El pan y la carne III:
(…) La rebanada de carrillo de buey deberá ir entre sendos pedazos de pan y no al revés. Será un plato como no se ha visto nunca antes en la mesa de mi señor Ludovico Sforza. Ciertamente, se podría disponer toda suerte de cosas entre los panes: ubres, testículos, orejas, rabos, hígados. Los comensales no podrán observar el contenido al entrarle con sus cuchillos. Lo llamaré, por esta razón,
pan con sorpresa”.

Dicho libro, en el año 2011 llevaba vendidos en España 75.000 ejemplares (creo que va por su quinta edición). “Leonardo´s kitchen note books” lo escribieron una pareja de historiadores, Shelagh y Jonathan Routh, sin otra intención que divertir a sus lectores. Tan claro había sido su propósito que en Londres se presentó a la prensa el día de los inocentes, “The fool´s day”, el 1 de abril de 1987, (curioso día ¿o no?).

La pareja de historiadores fue lo bastante hábil como para reinterpretar una amplia gama de bocetos y dibujos de Leonardo para relacionarlos con alimentos y diversos útiles de cocina. De hecho, algunos planos de fortificaciones se convierten en estancias ceremoniales, unos complejos motores aparecen como un dispositivo para eliminar las ranas del agua potable, y así hay innumerables ejemplos. También mencionan que el gran Leonardo inventó la pastilla de concentrado de caldo precursor de los cubitos de Avecren. Por citar solos unos ejemplos.

Notas-de-cocina-de-Leonardo-da-Vinci-2Jose Carlos Capel, quien estuvo a cargo de la edición española desveló esta broma hace algún tiempo y cuenta algunos de los detalles que los autores del libro sembraron a modo de avisos y que tuvo que retirar en la edición española: “Dos ingredientes como las alubias y el maíz,  productos americanos que a principios del XVI eran desconocidos en Europa. En cambio, respetamos los dibujos originales como el de la máquina de pelar patatas, artefacto absurdo porque tampoco estos tubérculos habían llegado al puerto de Sevilla.”

El Códice Romanoff, la recopilación de notas inéditas de Leonardo, referidas a su curiosidad y su creación en torno a la cocina, la mesa y las costumbres gastronómicas de su tiempo, es una broma perfectamente urdida, uno de los juegos editoriales más simpáticos de la literatura gastronómica.

Aún hoy te puedes encontrar artículos en la red que afirman que el orginal del “Codex Romanoff” está en el museo de l´Hermitage (Leningrado) o en poder de los herederos del genio renacentista. Pero ni en un sitio ni en el otro porque no existe. Se habla de un libro imaginado cuyo contenido es completamente falso.

srca

malegro

nacionalistas-anarquistas-web-714x1024

De la infamia a la ignorancia y de la desmemoria al fraude

🇬🇧Los crímenes coloniales de Gran Bretaña🇬🇧

merecen un monumento duradero. He aquí el por qué

afua Afua Hirsch (• Afua Hirsch is a writer and broadcaster. Her book Brit(ish) has been published in 2018)

motin.jpgAtaque de los amotinados contra la batería Redan en Lucknow, 30 de julio de 1857, de La historia del Motín Indio, por Charles Ball. Fotografía: Print Collector / Getty Images

El problema con los ingleses, comentó Salman Rushdie de una forma muy apropiada, es que no conocen su historia, porque la mayoría de ella sucedió en el extranjero. Y así, la situación de la isla que motivó la historia imperial de Gran Bretaña en primer lugar nos ha ayudado a alejarnos de todos los aspectos de dicha historia.

Está la forma, por ejemplo, en que se construyó y sostuvo el imperio. Desde la conquista normanda de Irlanda en el siglo XII, los ingleses comenzaron a imaginarse a sí mismos como los nuevos romanos, convenciéndose de que estaban obligados a civilizar a las tribus «atrasadas«, ya que estaban destinados a explotar sus recursos, tierra y trabajo.

Así terminó el imperio: una liberación caballerosa, mucho menos violenta y perturbadora que la disolución de los dominios de Francia, o eso dice la teoría de la auto-satisfación. «Solo hay un imperio donde, sin presión externa o cansancio por la carga de gobernar, el pueblo gobernante ha renunciado voluntariamente a su hegemonía sobre los pueblos sujetos y les ha dado su libertad«, declaraba Clement Attlee en 1960, resumiendo claramente esta creencia.

Es una perspectiva ingeniosa y singularmente británica, que logra lo que parece imposible: considerar el imperio de Gran Bretaña como un gran logro moral, y su colapso como un acto de generosidad casual, sin ningún indicio de la irreconciliación por ambas partes. El imperio británico fue ganado, como el famoso historiador John Seeley afirmó, «en un ataque de ausencia de mente«, y regalado en un ataque de indiferencia colectiva.

En medio de todo esto hay hechos inapropiados demasiado numerosos para enumerar de otra manera que no sea la forma más superficial. Están los siglos de actividad criminal sancionada por el estado: el increíble saqueo por parte de supuestos héroes como Francis Drake, uno de los piratas más notorios de la historia, y Robert Clive, que saqueó Bengala con grandes ganancias personales. Hay crímenes contra la humanidad: la innovación de los campos de concentración en la guerra de los bóers que inspiró a los nazis, por ejemplo, y la aniquilación cultural de reinos y palacios desde Ashanti a Pekin.

senyor

David Adjaye, arquitecto del planificado museo del Holocausto de Gran Bretaña en Londres. Fotografía: Balkis Press / ABACA / PA Images

Existe la explotación a escala industrial de los recursos naturales, enriqueciendo la patria imperial en la misma medida en que subdesarrollaron la riqueza de las colonias, como señaló Walter Rodney. Y luego está el tráfico de esclavos que fue acogido con entusiasmo por los británicos de todas las clases y orígenes: la mayor calamidad humana de todos los tiempos.

Nuestra solución preferida a esta incómoda verdad ha sido evitar insistir en el tráfico y centrarnos en celebrar su abolición. Al menos el papel de Gran Bretaña en la trata de esclavos se recuerda en el excelente museo de Liverpool. Pero tener un par de museos centrados en la esclavitud (también hay Wilberforce House en Hull) distingue el tema de la corriente principal de la historia británica. Es como una versión física del Mes de la Historia Negra, que obliga a revelar historias olvidadas, algo bueno, pero como una nota al pie, una narración segregada.

Pocos británicos entienden cuán importante fue este comercio para el imperio británico, y hasta qué punto la historia del imperio es la historia de Gran Bretaña. Es increible, que no haya un solo museo dedicado al imperio, el episodio histórico con sus consecuencias más profundas para la identidad británica moderna.

El anuncio de un nuevo museo del Holocausto, diseñado por el famoso arquitecto británico-ghanés David Adjaye, ilustra el papel crucial que los museos pueden desempeñar en la configuración de la comprensión del pasado y el presente. Este museo, dedicado a «la complejidad de la historia del Holocausto, incluido el contexto británico … una serie de capas que se han ocultado en el tiempo«, con razón, ocupará un lugar orgulloso en Westminster, en la orilla del Támesis al lado de la Casas del Parlamento.

Tanto el hecho de la existencia del nuevo museo como su ubicación sirven, como ha dicho Peter Bazalgette, presidente de la Fundación Memorial del Holocausto del Reino Unido, “como una declaración de nuestros valores y un recordatorio constante de la conexión británica con esta historia, gran parte de la cual podemos estar orgullosos, pero también un recordatorio de dónde nos quedamos cortos, con trágicas consecuencias”.

Esto se necesita ahora más que nunca. ¿Por qué no le damos a la historia del imperio la misma atención y valor simbólico? No estamos solos en descuidarlo. Estados Unidos solo ganó su primer museo de Historia y Cultura Afroamericana financiado con fondos federales en 2016, también diseñado por Adjaye, quien lo describió como el proyecto definitorio de su carrera. Es sorprendente que solo ahora la nación tenga un museo dedicado a la devastadora historia de su comunidad afroamericana, sobre cuyas espaldas, hay un reconocimiento gradual pero creciente, fue construido.

colnia

«Vista de Calcuta desde la Explanada», c1860, durante el período de gobierno de la Compañía de las Indias Orientales. Ilustración de La historia del motín indio, por Charles Ball, Volumen II, The London Printing & Publishing Co. Fotografía: Print Collector / Getty Images

No se ha pedido a Adjaye ni a ningún otro famoso arquitecto que construya un museo para la historia del imperio británico. El único lugar que existió en mi vida fue un museo privado en Bristol, que cerró en 2008 para mudarse a Londres, para nunca más volver a la superficie.

Este abandono nacional de nuestro pasado imperial ha atraído a algunos extraños compañeros de cama. Un historiador pro-Brexit me dijo recientemente que una de las consecuencias del intento fatalmente defectuoso de Gran Bretaña de integrarse más estrechamente con el continente es una obsesión académica con la historia europea. Argumentó que los jefes de la historia en universidades eminentes han sido germanistas, y los planes de estudio escolares han estado obsesionados con los acontecimientos en la Europa del siglo XX. Comenzamos a reimaginar nuestra historia como únicamente continental, y no el pasado global, y colonial, sin duda alguna.

Pero esta no es una historia que se ignore universalmente. Ya no vivimos en una época en la que las personas aceptan la versión oficial de los acontecimientos, ni en una sociedad donde los descendientes de los colonizadores son los únicos autores de la historia. De hecho, la historia personal de Barack Obama, cuyo abuelo fue torturado por los británicos durante el levantamiento de Mau Mau en Kenia, ofreció algunas verdades incómodas desde la otra perspectiva.

Para contrarrestar a los historiadores que nos han vendido, y continúan propagando, una versión gloriosa del pasado imperial, tenemos una generación de eruditos brillantes como David Olusoga, cuyo libro Black and British pinta una imagen accesible de los vínculos olvidados con África y el Caribe con riqueza y profundidad. Tenemos estrellas mundiales carismáticas como el diputado indio, el diplomático y autor Shashi Tharoor, cuyo discurso de la Unión de Oxford sobre el impacto del gobierno colonial en la India ha tenido más de 4 millones de visitas. Hay una cuenta de Twitter de «Crímenes de Gran Bretaña«, cuyo emblema provocativo es una amapola sangrante, su centro negro con la imagen de un cráneo blanco como el hueso, que envía una corriente diaria de acusaciones: desde las masacres del ejército británico en Irlanda hasta la devastación de Bengala, y la reducción de la actual Libia a escombros, busca presentar una visión alternativa del legado imperial. Puede ser desagradable para algunos, pero mientras se continúe evitando reconocer esta historia, florecerá bajo tierra. Eso tiene consecuencias no solo para las personas como yo, los británicos personalmente conectados con los actos que seguimos ignorando, nos niega a todos una educación sobre el episodio más destacado de nuestro pasado. Un museo es lo menos que podemos hacer.

cear.png

bandres

 

Todos los nombres

todoslosnombres_0

Ante la retirada de ayuda nominativa a través de los presupuestos a la página «Todos (los nombres)»

¡A TODO AQUEL QUE QUIERA SABER QUÉ PASA CON «TODOS LOS NOMBRES«!

RMHSA-CGT.

 

En una docena de días, la titular de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo Fernández, del Partido Popular, ha manifestado en dos ocasiones, una en sede parlamentaria, otra a preguntas de un periodista, que va a retirar la subvención no competitiva que esta página web recibía desde hace dos años. Lo considera un agravio comparativo respecto a otras iniciativas y sugería una especie de trato de favor, de manifestación de enchufismo.

A las pocas semanas de cambiar el gobierno autonómico, en enero de este año, las entidades que impulsan Todos los Nombres se dirigieron por escrito a la Consejería para solicitarle una entrevista en la que tuviéramos la oportunidad de explicarle la tarea que llevábamos adelante desde hace trece años y nos aclarara cual iba a ser su posición. Hasta en tres ocasiones pareció que se concretizaba la reunión que, finalmente, siempre se malogró. Entendemos que en la ocupada agenda de la señora consejera nuestra web no sea prioritaria. De todas formas, no abandonamos la esperanza de que, finalmente, el encuentro se produzca.

En paralelo, dirigimos un escrito a varios de los grupos parlamentarios recién constituidos solicitándoles también una reunión. A día de hoy respondieron, y nos hemos reunido, con los grupos de Adelante Andalucía y del PSOE-A. Ambos nos manifestaron su apoyo a que la web continuara contando con la ayuda a través de los presupuestos de la Comunidad.

De forma indirecta, tuvimos conocimiento de la posición del grupo Popular, el día en el que el pleno del Parlamento debatió la moción presentada por el grupo socialista. Entre los puntos rechazados por el PP, Ciudadanos y Vox, estuvo precisamente el relativo a considerar la ayuda a TLN. Una postura que se reiteró en la comparecencia de la propia consejera ante la Comisión de Cultura a finales del mes pasado.

En su intervención, la señora Pozo manifestó explícitamente que no consideraban mantener la ayuda presupuestaria y deslizó la idea de favoritismo que creía ver. Por último, hace unos días, a preguntas del periodista Ángel Munárriz, para el diario digital www.infolibre.es, reiteró la idea de quitar la ayuda, dejando abierta la posibilidad de que se pudiera conceder una competitiva, basándose en el favoritismo que suponía y en su compromiso con «la transparencia y la adecuada gestión del dinero público».

En este estado de la situación, las entidades impulsores del proyecto, la asociación memorialista «Nuestra Memoria» y el grupo de trabajo «Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía», perteneciente de la CGT.A, y el equipo científico-técnico de la página quieren manifestar lo siguiente:

1. Antes que nada dar nuestras más expresivas gracias a los centenares de correos, llamadas y ofrecimientos que hemos recibido estos días. Tanto de ciudadanos, entidades, medios de comunicación y partidos políticos. A todos deciros que las estamos estudiando y tendréis la oportuna respuesta. A pesar de que las búsquedas en la página están teniendo problemas estos días, el número de visitas se ha disparado. A todos ellos muchas gracias por la generosidad que muestran y que nos reafirma en la creencia en la necesidad de nuestra existencia.

2. En segundo lugar queremos dejar claro que la subvención directa que hemos recibimos estos dos últimos años de los presupuestos de la Comunidad no obedece ni a ningún privilegio ni excepcionalidad. Ni, por supuesto, pertenece al mundo de las sombras. Ha sido aprobada por el parlamento en unos presupuestos que han contado con todas las garantías de publicidad.

3. En lo que respecta a la excepcionalidad, durante años, la página tiene ya más de 13 años de vida, hemos participado en la concesión de ayudas competitivas. Tanto regionales como, cuando las hubo, nacionales. Tampoco tendríamos ningún problema en volver a solicitarla. De hecho, la ayuda que recibimos, incompatible con otras, apenas supone poco más del 15% del presupuesto anual que consideramos necesario para funcionar con normalidad. Como bien debe de saber la señora consejera este tipo de ayudas son más frecuentes de lo que parece señalar en sus declaraciones. En efecto, era la única incluida en la entonces Dirección General de Memoria Histórica de la Consejería de Presidencia, Administración Pública e Interior. Organismo hoy desaparecido y cuyas competencias ha asumido la vice-consejería de Cultura a la espera de la creación del llamado Comisionado de la Concordia. Pero no lo era, ni lo será, en otros departamentos como lo será en el propio de Cultura. No es nuestra misión señalar a nadie. Paro ahí están.

4. Sobre el privilegio, enchufismo, privilegio sólo puede indicar falta de información o mala fe. Nos inclinamos a pensar que se trata de lo primero. Nadie que siga la página y la trayectoria de las entidades que la impulsan pueden decir que se traten ni de «compañeros de viaje», ni instrumentales de las políticas de las anteriores administraciones. Al contrario, en muchas ocasiones hemos mantenido posiciones diferentes, incluso opuestas. Sin embargo, hay que reconocerlo así, desde hace tres años, percibimos un cambio de actitud, de la administración andaluza sobre el significado y la función de la página. No hay que confundir con las entidades que la impulsan. Por su propia finalidad, TLN no es un proyecto anual, coyuntural, ejecutable en un tiempo determinado. Al contrario, aunque posiblemente de haber contado con los medios precisos hubiéramos avanzado más rápidamente.

5. La elaboración de un censo de víctimas, no sólo de asesinados, por el franquismo en Andalucía exige un proyecto a largo plazo y las necesarias previsiones económicas. Fue por ello, y para evitar la repetición de una concesión anual que sí hubiera sido excepcional, por lo que, a sugerencias de los propios técnicos de la Dirección General se optó por esta fórmula de ayuda no competitiva integrada en los presupuestos de la comunidad que, como ya se ha dicho, no es una excepcionalidad.

6. Además, recibimos con alegría esta fórmula porque, más allá de poder hacer una previsión de mínimos, indicaba que nos encontrábamos con una sensibilidad política y administrativa que no recibía una iniciativa civil, con vocación pública, como un enemigo a batir. Al contrario, se reconocía la función social que realizaba, su papel de herramienta académica y como un ejemplo que incluso podría formar parte de un proyecto administrativo estatal. No anda este país demasiado sobrado de ejemplos de respaldo a iniciativas ciudadanas como para anularlas. ¿O será precisamente ese el problema?

La página se ha mantenido durante estos casi tres lustros luchando por los principios de verdad, justicia y reparación del memorialismo. Hemos considerado que la matanza propiciada por el golpe de Estado, la represión del régimen franquista y las memorias de olvido y amnesia no podían continuar. Nunca han sido tiempos fáciles. Ahora parece que menos todavía.

Que la represión es una cuestión de algo más que de cifras. Que detrás de cada número hay un nombre, una historia, una ideología.

Que había que recuperar la verdad histórica, que ya estaba bien de tanta leyenda y mentira que se daba por real

Y que, sobre todo, la sociedad en su conjunto, no sólo los políticos, las administraciones o las academias, tenían mucho que decir. Que la memoria histórica no es una cuestión del pasado, que puede pasar a coger polvo en los anaqueles de las bibliotecas. Que es una cuestión viva, que la sociedad española no puede seguir viviendo con tantas decenas de miles de cadáveres ocultos en sus armarios. Que no puede ser sana.

Por ello, decimos a todos nuestros colaboradores, a todas aquellas personas que se han dirigido a nosotros estos días, a quienes están colaborando económicamente en la medida de sus posibilidades, a quienes desde las más diferentes opciones políticas y sociales nos manifiestan su apoyo que seguiremos, o sólo con la página sino con el proyecto con sus actuales características. Pensamos que como ciudadanos tenemos derecho a la intervención pública y ha sido, a través de la página como queremos hacerlo.

Por último, de nuevo, daros a todos las gracias y aseguraros que haremos de la necesidad virtud. Los correos que recibimos, algún día habrá que hacer una selección y hacerlos públicos, con peticiones de ayuda, de agradecimiento cuando logramos ayudar, de ofrecimiento de apoyo, etc. nos animan a ello. Pensamos que son tiempos de hacer. Esperamos no defraudar.

Sevilla a 11 de mayo de 2019

Asociación Nuestra Memoria

Grupo de Trabajo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía. (RMHSA-CGT.A)

El equipo científico técnico

todos

Galileo versus Inquisición

Galileo_before_the_Holy_Office

Descubierta una carta de Galileo con la que intentó engañar a la Inquisición.

El documento muestra que el astrónomo suavizó las afirmaciones que desencadenaron la batalla más infame de la historia de la ciencia..

Recordando la «Carta robada» de Allan Poe, ha estado escondida a plena vista. La carta original, larga reflexión, en la que Galileo Galilei establece por primera vez sus argumentos opuestos a la doctrina de la iglesia de que el Sol gira alrededor de la Tierra, ha sido descubierta en un catálogo de biblioteca mal fechado en Londres. Su encuentro y análisis presentan nuevos detalles sobre el proceso que llevó a la condena del astrónomo por herejía en 1633.

La carta de siete páginas, escrita a un amigo el 21 de diciembre de 1613 y firmada por «GG», proporciona la prueba más sólida hasta ahora de que, al comienzo de su batalla con las autoridades religiosas, Galileo intentó activamente controlar los daños y trató de suavizar sus afirmaciones.

Se hicieron muchas copias de la carta, y existen dos versiones diferentes: una que fue enviada a la Inquisición en Roma y otra con un lenguaje menos incendiario. Pero como se suponía que la carta original se había perdido, no estaba claro si los clérigos enfurecidos habían manipulado la carta para fortalecer su caso de herejía -algo de lo que Galileo se quejaba a sus amigos- o si Galileo, una vez escrita la versión fuerte, a posteriori decidió suavizar su propias palabras.

La carta recién desenterrada está salpicada de enmiendas, y el análisis de escritura sugiere que la escribió Galileo. Compartió una copia de esta versión suavizada con un amigo, alegando que era su original, y lo instó a enviarla al Vaticano.

La carta ha estado en la Royal Society durante unos 250 años, pero hasta ahora ha pasado desapercibida a los historiadores. Salvatore Ricciardo la ha redescubierto, un historiador de la ciencia en la Universidad de Bérgamo en Italia, que visitó el 2 de agosto con un propósito diferente, y luego navegó por el catálogo en línea.

«No puedo creer que haya descubierto la carta que prácticamente todos los estudiosos de Galileo pensaron que se había perdido irremediablemente‘», declaró Ricciardo. «Parecía aún más increíble porque la carta no estaba en una oscura biblioteca, sino en la biblioteca de la Royal Society«.

Ricciardo, junto con su supervisor Franco Giudice en la Universidad de Bergamo y el historiador de ciencias Michele Camerota de la Universidad de Cagliari, describen los detalles de la carta y sus implicaciones en un artículo en la revista Royal Society Notes and Records. Algunos historiadores de la ciencia se negaron a comentar el hallazgo antes de haber estudiado el artículo. Pero Allan Chapman, un historiador de la ciencia de la Universidad de Oxford, Reino Unido, y presidente de la Sociedad para la Historia de la Astronomía, dice que «es tan valiosa que permitirá nuevos conocimientos sobre este período crítico«.

carta
La primera y la última página de la carta de Galileo a su amigo Benedetto Castelli. La última página muestra su firma, «G. G. «. Crédito: The Royal Society

Mensajes mezclados

termómetro galileoGalileo escribió la carta de 1613 a Benedetto Castelli, un matemático de la Universidad de Pisa en Italia. En él, Galileo expuso por primera vez sus argumentos de que la investigación científica debería estar libre de la doctrina teológica.

Él argumentó que las escasas referencias en la Biblia a los eventos astronómicos no deberían tomarse literalmente, porque los escribas habían simplificado estas descripciones para que pudieran ser entendidas por la gente común. Las autoridades religiosas que argumentaban lo contrario, escribió, no tenían competencia para juzgar. Lo más importante era que el modelo heliocéntrico de la Tierra que orbita el Sol, propuesto por el astrónomo polaco Nicolaus Copérnico 70 años antes, en realidad no era incompatible con la Biblia.

Galileo, que para entonces vivía en Florencia, escribió miles de cartas, muchas de las cuales son tratados científicos. Copias de las más significativas fueron hechas inmediatamente por diferentes lectores y ampliamente circuladas.

Su carta a Castelli fue un escándalo.

De las dos versiones que se sabe que sobreviven, una está guardada en los Archivos Secretos del Vaticano. Esta versión fue enviada a la Inquisición en Roma el 7 de febrero de 1615, por un fraile dominico llamado Niccolò Lorini. Los historiadores saben que Castelli le devolvió la carta, y que el 16 de febrero de 1615, Galileo escribió a su amigo Piero Dini, un clérigo de Roma, sugiriendo que la versión que Lorini había enviado a la Inquisición podría haber sido adulterada. Galileo adjuntó a esa carta una versión menos incendiaria del documento, que dijo que era la correcta, y le pidió a Dini que la transmitiera a los teólogos vaticanos.

En esta carta a Dini se queja de la «iniquidad e ignorancia» de sus enemigos, y expone su preocupación de que la Inquisición «pueda ser en parte engañada por este fraude que está dando vueltas bajo el manto del celo y la caridad«.

Las ideas celestiales de Galileo fueron consideradas heréticas y vivió sus últimos nueve años bajo arresto domiciliario. Crédito: DeAgostini / Getty

Al menos una docena de copias de la versión que Galileo envió a Dini ahora se encuentran en diferentes colecciones.

La existencia de las dos versiones creó confusión entre los eruditos sobre cual era la original.

Debajo de las tachaduras y enmiendas, la copia firmada descubierta por Ricciardo muestra la redacción original de Galileo, y es la misma que la copia de Lorini. Los cambios son reveladores. En un caso, Galileo se refirió a ciertas proposiciones en la Biblia como «falsas si uno usa el significado literal de las palabras«. Cruzó la palabra «falso» y la reemplazó por «diferente de la verdad«. En otro párrafo, cambió la referencia a las Escrituras «ocultando» sus dogmas más básicos, a los «ojos» más débiles.

Esto sugiere que Galileo moderó su propio texto, según Giudice. Para estar seguro de que la carta realmente fue escrita en la mano de Galileo, los tres investigadores compararon palabras individuales con palabras similares en otras obras escritas por Galileo en la misma época.

Este artículo es una traducción libre y adaptación de:

documento

tor

A %d blogueros les gusta esto: