🇬🇷Grecia, aquí y ahora🏴

helade1

 Yannis Youlountas – 11/01/2021

Estamos siendo testigos de un cambio en la extrema derecha griega de la misma manera que en muchos otros países europeos. No sólo un nuevo partido nacionalista ligeramente menos radical (“La solución griega“) se ha tragado una gran parte del electorado de Amanecer Dorado, sino que sobre todo el Primer Ministro de derecha, Kyriakos Mitsotakis, refuerza constantemente la presencia de la extrema derecha en sus sucesivos gobiernos. Esto lleva a una política cada vez más violenta hacia el movimiento social, los precarios y los migrantes.

¿Cómo se ve esto en la práctica, en nuestra vida diaria en Grecia? Un Estado cada vez más brutal, autoritario y racista. Aquí hay algunos ejemplos de los últimos 18 meses:

  • La represión es feroz contra los anarquistas y otros revolucionarios, los primeros objetivos del nuevo gobierno, como anunció en julio de 2019 cuando llegó al poder;
  • El barrio libertario de Exarcheia está estrangulado y muchas de las viviendas ocupadas en Grecia han sido violentamente evacuadas en los últimos meses;
  • El asilo universitario y otras fuertes medidas simbólicas tomadas tras la caída de la dictadura de los Coroneles en 1974 han sido abolidas;
  • Las iniciativas de solidaridad autogestionadas se ven acosadas cuando se niegan a colaborar con las autoridades e instituciones;
  • La situación en las prisiones es catastrófica, tanto que el Comité para la Prevención de la Tortura y los Tratos Inhumanos (CPT) del Consejo de Europa publicó un informe alarmante el 9 de abril de 2020 en el que pide al Gobierno griego que ponga fin a los “persistentes malos tratos a los detenidos“, que son “una práctica común en toda Grecia“.
  • Sin embargo, la Unión Europea es cómplice en lo que respecta a los campos de refugiados que cofinancia en Grecia, que resultan ser peores que los anteriores, sobre todo en lo que respecta a la censura y el aislamiento, como es el caso de Kara Tepe (Lesbos), donde se prohíbe a los miembros de las ONG revelar lo que ven, desde el decreto de 30 de noviembre de 2020.
  • El Comité Internacional de Rescate (CRI) anunció el 17 de diciembre un aumento significativo de los casos de automutilación (+66%) y de problemas de salud mental (+71%) en los campamentos de Grecia, situación dramática que afectaría a “tres cuartas partes” de los exiliados que se encuentran en Lesbos, Samos y Quíos.
  • Al negarse a remediar este sufrimiento, el Primer Ministro griego ha optado en cambio por apoyar a los guardias de los campamentos de migrantes y a los guardacostas del Mar Egeo, que son notorios por hacer caso omiso de las normas básicas para ayudar a las personas en apuros (por ejemplo, ahogando a los migrantes desesperados enviándolos de vuelta con pistolas y palos o dañando sus embarcaciones).
  • Contrariamente a los falsos rumores, los ataques a los refugiados no se han detenido en Grecia, por desgracia, a menudo lo hacen. Por ejemplo, el sábado 26 de diciembre de 2020, docenas de fascistas armados con cuchillos, palos y barras de hierro atacaron un refugio para menores no acompañados (de 12 a 15 años) cerca de Salónica. Derribaron la puerta principal, entraron en el recinto y golpearon a los niños gritando consignas racistas. Uno de los 4 jóvenes refugiados heridos fue llevado al hospital con graves problemas respiratorios debido a los golpes en el pecho. Esta información fue publicada sólo por una parte de la prensa griega y ningún medio de comunicación occidental, excepto Infomigrantes.
  • En los alrededores de los campamentos del Mar Egeo, los ataques racistas también son comunes. El 12 de diciembre de 2020, un policía y tres guardias fronterizos fueron acusados de golpear a los migrantes unos días antes cerca del campamento de Kara Tepe en Lesbos. Un vídeo difundido en las redes sociales mostraba a los cuatro fascistas uniformados golpeando a dos solicitantes de asilo que volvían de un supermercado y luego continuaban golpeándolos largamente después de esposarlos. Fueron suspendidos de sus funciones pero dejados en libertad hasta su juicio donde serán juzgados por “abuso” y “tortura“.

helade2

Como hemos entendido, el hecho de que los principales dirigentes de un partido fascista terminaran en prisión (después de diez años de agresiones y crímenes, cada uno más atroz que el anterior, y por lo tanto extremadamente tarde) no significa que el fascismo haya desaparecido en Grecia. No sólo continúan los ataques, sino que, sobre todo, el Estado griego acaba de reforzar la presencia de la extrema derecha en la cúpula del ejecutivo.

Para decirlo de otra manera: que Amanecer Dorado finalmente desaparezca es obviamente algo bueno. Pero para los antifascistas en Grecia, luchar contra un pequeño grupo fascista durante todos estos años y luchar contra un gobierno de extrema derecha no es lo mismo. La normalización de la extrema derecha, cada vez más presente en los nuevos gobiernos sucesivos, es un problema de otra escala, porque de esta manera toma el control directo de la Ley, del poder y de las herramientas de represión, aún más que en el pasado. La semana pasada se llevó a cabo una nueva reestructuración que confirma esta tendencia particularmente preocupante. El nuevo Ministro del Interior, el primer policía del país, es ahora una de las figuras históricas del fascismo en Grecia, después de haber hecho una larga campaña para la liberación del Coronel Papadopoulos y la restauración de la dictadura. Su nombre es Makis Voridis.

En las elecciones de 1984 y 1988, los discursos de Voridis pedían el regreso a la dictadura. Su lema era: “La liberación del país vendrá de la prisión de Korydallos” (donde el Coronel Papadopoulos estaba encerrado).

Cuando era estudiante, Voridis fue apodado “El Hacha” porque lideraba un grupo fascista que perseguía a estudiantes de izquierda con bates de béisbol y su famosa hacha, como se muestra en esta foto tomada en 1985 en la Universidad de Derecho de Atenas (a la derecha, una de sus víctimas). Fue expulsado de la universidad ese año por sus violentos ataques.

helades3En 1986, el siniestro comité de apoyo a Papadopoulos recibió la visita de Jean-Marie Le Pen, que vino a pedir la liberación del ex dictador y el regreso de la junta.

En el decenio de 1990, Makis Voridis participó en la estructura paneuropea creada por Bruno Gollnisch en nombre del Front National.

helade4

En 2005, Voridis se unió a un nuevo partido nacionalista griego: LAOS. Habló en el congreso fundador del Partido de Francia el 8 de noviembre de 2009, por invitación de su amigo Carl Lang. En 2012, después de 30 años de servicio en la extrema derecha griega y europea, se unirá al ala derecha del partido Nueva Democracia, con un pedazo del pastel del poder.

Tras ser nombrado Ministro de Agricultura en el primer gobierno de Mitsotakis, este es el hombre quien la semana pasada tomó el control del Ministerio del Interior y quien dará las órdenes a la policía.

Otra elección particularmente irónica de Mitsotakis es que una diputada notoriamente anti-inmigrante ha sido promovida al cargo de Ministra Adjunta de Integración de Refugiados. Sofía Voultepsi declaró, entre otras cosas, que los migrantes son “invasores desarmados“. En otra ocasión, se atrevió a decir: “hay humanos viviendo en el barrio de los gitanos“.

Mitsotakis no lo hizo peor al declararse satisfecho con las condiciones de vida de los migrantes en el campamento de Kara Tepe el 31 de diciembre de 2020.

👩🏼‍🦰 El Café de Silverio 54: Los trabajos de las mujeres. Que las mujeres curran mucho y a todas horas y en todos sitios lo sabemos o lo vamos reconociendo, pero..

👩🏼‍🦰 El ocultamiento de los cadáveres de las mujeres asesinadas deja obsoleto el ‘mapa de fosas’

🇯🇴Palestina en tiempos del Covid-19🇯🇴

Screenshot_20210117_131232

El pueblo palestino sufre la pandemia de Covid-19 como el resto de pueblos, pero con sus propias especificidades. Sufren como cualquier otra población empobrecida una enfermedad que es costosa de evitar y de tratar. Pero sufren como un pueblo colonizado, discriminado, dentro de las fronteras de Israel, en las zonas ocupadas de Cisjordania y aún más bajo el bloqueo en la Franja de Gaza.

Como en muchos otros países fuera de las regiones de Asia inicialmente afectadas, el pueblo palestino no se empezó a preocupar por el coronavirus hasta marzo de 2020. Las primeras informaciones que llegaban desde Palestina tenían un tono humorístico: provenían de Gaza y reivindicaban que era el lugar más seguro del mundo, dado que el bloqueo protegería a la población de contraer la enfermedad. Pronto, sin embargo, destacadas personalidades en el ámbito de la academia señalaron que si el virus llegaba a entrar en Gaza sería difícil evitar una tragedia. Gaza carece de los medios necesarios para curar la enfermedad, incluso de recursos sanitarios y equipamientos básicos. Las mascarillas disponibles o los test de detección son pocos y a ello se suman los problemas de aprovisionamiento de combustible y agua de calidad, entre muchos otros. Estas condiciones no se deben al subdesarrollo de la región, ni al bloqueo, sino a la destrucción planificada de la infraestructura palestina por el ejército israelí durante las muchas guerras sobre Gaza, incluyendo el bombardeo de 17 hospitales en la del 2014.

Dentro de las fronteras israelíes de 1948 la situación no ha cambiado mucho para la población palestina. Se les sigue tratando como ciudadanos y ciudadanas de segunda, y en esta crisis se les tratará solo después de haber cuidado de la gente que vive en los barrios judíos, que es donde se localizan los buenos hospitales. La nueva ley del estado-nación obliga a que todos los textos, incluidas las instrucciones de emergencia durante la pandemia (incluidos los famosos gestos de prevención) se publiquen solo en hebreo. Para la población palestina, cuya lengua es el árabe, no hay un plan de emergencia. Además, el racismo cotidiano que existe en Israel desde hace 70 años no ha desaparecido. Por ejemplo, incluso durante esta crisis sanitaria se han seguido destruyendo casas y campos en las zonas beduinas o en el desierto del Negev.

La consecuencia más debatida de la epidemia de Covid-19 en Israel ha sido la implementación de mecanismos de vigilancia sobre la población, a través de los móviles, y sin que los servicios de seguridad del gobierno tengan que solicitar autorización a la judicatura. Hay que tener en cuenta que otros gobiernos también han aplicado la “Doctrina del Shock” que describiera Naomi Klein, y que consiste en aprovechar las crisis para implementar programas de vigilancia masiva sobre la población. A menudo, estos gobiernos utilizan software israelí, desarrollado en principio para espiarilegalmente a la población palestina. El primer ministro israelí, Netanyahu, ha aprovechado también para aumentar sus poderes militares y su autoritarismo. La población judía de Israel se queda de que la democracia se está viendo erosionada y que se están restringiendo sus libertades civiles, algo que nunca se ha cuestionado cuando la víctima de tales medidas era la población palestina.

Screenshot_20210117_132318

Como en otros lugares, en Israel el peor lugar ahora mismo son las prisiones, y en particular aquellas con presos y presas de origen palestino. En estas prisiones sobreocupadas, el riesgo de transmitir la enfermedad es muy alto. Hechos recientes han llevado a la población reclusa a denunciar que las autoridades israelíes han cometido negligencias médicas deliberadas y sistemáticas. Por ejemplo, y mientras que las visitas de representantes legales y familiares estaban prohibidas, los primeros contagios dentro de las prisiones de Ashkelon, Ramleh y Moscobiya se tuvieron su origen en médicos y guardias de priones israelíes. La falta de productos de higiene, máscaras y guantes suscita también la sospecha de que exista un plan para propagar la enfermedad en las prisiones, lo que, unido a otros problemas de salud y a unos tratamientos deficientes, generaría una tasa de mortalidad elevada.

Una parte de la población palestina que vive en Cisjordania viaja cada día a Israel para trabajar, lo que entraña un viaje largo y complicado a través de controles militarizados. Sus empleos están muy mal pagados. A mediados de marzo, cuando el gobierno israelí decidió restringir la movilidad de la población, pidió que 25,000 personas palestinas se quedaran dentro de las fronteras israelíes de 1948 durante el confinamiento; lejos, pues, de sus casas. A estas personas nunca se las dotó de equipos de protección, ni se beneficiaron del alojamiento que se les había prometido. Además, cada vez que se sospecha que una de ellas ha contraído el coronavirus (incluso aunque solo tenga fiebre) se la devuelve a un punto de control en un vehículo militar y se la abandona en territorio palestino, sin ningún tratamiento de salud y con un trato absolutamente inhumano. Cabe de nuevo preguntarse si esta estrategia, además de estar destinada a evitar contagios dentro de las fronteras de 1948, no podría estar destinada a propagar el virus en Cisjordania, a sabiendas de que produciría caos y muerte.

En Cisjordania, el horror que sufre la población palestina es aún más difícil de sobrellevar ahora que lo primero de lo que la gente tiene que preocuparse es por su salud y la de sus vecinos y vecinas. ¿Cómo puede una comunidad cuidar su salud cuando un ejército ocupante sigue asaltando sus casas o confiscando paquetes de comida para las familias en cuarentena? Incluso han atacado la sede del Ministro de Gobierno palestino en Jerusalén, Fai al-Hadmi, antes de llevárselo a la cárcel, darle una paliza y obligarle a llevar una máscara sucia con restos de sangre seca. ¿Cuán cínico puede llegar a ser este ejército que, además de destruir casas, destruye también… un centro médico? Esto ocurrió el 26 de marzo en Khirbet Ibziq, cuando un bulldozer, dos camiones y un jeep del ejército israelí confiscaron una chabola hecha con planchas de metal, un generador eléctrico, unos postes, unas láminas, unos bloques de hormigón y unos sacos de arena y cemento que se iban a utilizar para construir un hospital de campaña.

Las tierras palestinas en Cisjordania se localizan a menudo cerca de asentamientos judíos ilegales. Aprovechando que la epidemia monopolizaba la atención, así como las restricciones a la movilidad impuestas a la población palestina, los colonos israelíes, haciendo suya la Doctrina del Shock, desarraigaron cientos de olivos palestinos, robaron ganado, destruyeron casas y graneros, atacaron a gente y se apropiaron de más tierras palestinas.

A principios de abril, había unos 8.000 casos de Covid-19 en Israel, 200 en Cisjordania y 12 en Gaza. En Cisjordania y en Gaza se aplicaron medidas de confinamiento más duras que en Israel. Siempre con el mismo humor palestino, los gazatíes preguntaban a la población europea: “Entonces, ¿cómo es eso de sufrir un confinamiento? Nosotros y nosotras lo hemos estado durante 13 años”.

Ciertamente, aun cuando el confinamiento no dure mucho, esta situación recuerda a Gaza, como a cualquier otra prisión en el mundo. La población de Gaza también les dijo a los israelíes: “Ya nos gustaría tener vuestras condiciones de confinamiento”. La desigualdad en la región es incalculable. Israel no solo se niega a dejar que los suministros médicos lleguen a Gaza. El 28 de marzo Israel lanzó varios misiles a esta franja de tierra de 265 km 2 , en la que viven dos millones de personas en condiciones de gran precariedad y esperan con gran ansiedad la llegada del virus.

Forman dicha Red de Solidaridad

MBookchin-frase2

🔴⚫️ Condenan a Alhambra Bus a aplicar a sus trabajadores las mismas condiciones laborales que su matriz Transportes Rober

🏴El poder de la fascistocracia. Estados Unidos se atraganta en la Fiesta de la Democracia🏴

Screenshot_20210115_111232

El mundo entero: “2021 no puede ser peor que 2020”
Estados Unidos: “Sujétame el cubata”

Principio y fin del siglo americano

En 1941, Henry Luce, propietario de la revista Time, se refirió al siglo XX como el “American Century” (“siglo estadounidense”), un periodo marcado por el dominio político y económico del gigante norteamericano en el mundo entero. Según Luce, un derechista ultrarreligioso, Estados Unidos (EEUU) es una nación elegida con un claro “destino manifiesto”, que es expandirse e imponer su autoridad en el mundo entero para lograr la Pax Americana, un periodo de paz duradera tras la Segunda Guerra Mundial a través del control total de la economía mundial.

Este tipo de pensamiento claramente imperialista ha sido el que ha modulado la política exterior de EEUU durante la segunda mitad del siglo XX. Considerándose superior al resto de naciones, su Secretaría de Estado se ha permitido el lujo de intervenir en elecciones extranjeras, organizar golpes de Estado e, incluso, invadir otros países, con independencia de la afiliación política de sus presidentes.

Según el historiador Dov Levin, EEUU habría intervenido en 81 elecciones entre 1946 y 2000 en sitios como Irán (1952), Indonesia (1955), Italia (1948), Mongolia (1996), etc. Por otro lado, entre los golpes de Estado organizados por EEUU los más sonados son los del Congo (donde se depuso y asesinó a Patrice Lumumba y se le colocó al dictador Mobutu Sese Seko), Nicaragua (donde se financió a la guerrilla para derrocar al gobierno sandinista), Cuba (donde se colocó al dictador Fulgencio Batista), Brasil (donde se impuso una dictadura militar) y Chile (que culminó con el asesinato de Salvador Allende y la dictadura de Augusto Pinochet). Entre los países invadidos por EEUU se encuentran Vietnam, Panamá, Irak, Afganistán, entre otros.

Según Luce y el resto de teóricos sobre el “American Century” éste habría comenzado en 1917, año en el que EEUU entró en la Primera Guerra Mundial. Resulta muy apropiado que el fin de este siglo de dominio llegara en 2017, año en que Donald Trump (quien, a diferencia de sus predecesores, nunca ha fingido preocuparse por la democracia y los derechos humanos) juró el cargo de presidente en el mes de enero. El nombramiento de Trump – que ganó las elecciones en base a un programa de endurecimiento de fronteras y defensa de los combustibles fósiles – coincidió con que el presidente chino, Xi Jingping, pronunció un discurso dos días antes, en el cual se autoproclamó el líder mundial en materia de comercio y de lucha contra el cambio climático.

“Trump nos ha empoderado. Damos gracias al presidente por decir la verdad” – David Duke, antiguo gran mago del KKK

Sin duda, la victoria de Trump en 2016 (y su nombramiento en 2017) ha debilitado la imagen del país en el exterior. El tío es un payaso malcriado que no se sabe comportar, actúa por impulsos, es caprichoso, racista, machista y tiene tics autoritarios que le acercan demasiado al fascismo. Ha sido el hazmerreír de líderes de Estado en cumbres mundiales, se le han conocido exabruptos racistas como referirse a países africanos como “estercoleros de mierda” y a los mexicanos como “violadores, traficantes y criminales” y retiró a EEUU del (ya de por sí insuficiente) Acuerdo de París por el Clima. Es curioso que su presidencia ha hecho más daño a la imagen exterior del país por su falta de formas e indisimulada autocracia que el intervencionismo – en muchos casos asesino – de sus predecesores.

Lo que nadie veía venir era hasta qué punto su presidencia iba a desestabilizar el país por dentro. Pero así ha sido. Trump ha recibido el apoyo de grupos de ultraderecha y supremacistas blancos como el KKK y los Proud Boys; se ha negado a condenar la violencia del fascista que atropelló a antifascistas en Charlottesville y mató a una mujer; existen grabaciones en las que explica que metía mano a mujeres que trabajaban para él y no podían hacer nada; dijo en un discurso que echaba de menos los tiempos en los que la policía podía pegarle palizas a manifestantes; ha flexibilizado la legislación que protege el medioambiente y especies animales; ha endurecido la política migratoria, separado familias extranjeras y encerrado a niños; ha promovido teorías de la conspiración y se ha negado a desmentir las locuras de QAnon (una teoría conspiranoica que afirma que fue reclutado por generales del ejército para convertirse en presidente para derrocar a un gobierno de pederastas que beben sangre de bebés para rejuvenecerse); no ha condenado la violencia policial contra afroamericanos y ha indultado a aliados políticos que han sido condenados por corrupción o por crímenes racistas. Y, por último, su negativa a reconocer los resultados electorales – los cuales proclaman al demócrata Joe Biden como el vencedor de los comicios – ha provocado la mayor tensión social en años.

“Creo que nos vienen a la cabeza todos esos famosos fragmentos del 18 de Brumario de Marx. El gobierno de Trump empezó como una farsa, con su descenso de las escaleras mecánicas de su Trump Tower. Siguió como tragedia, mediante la represión y asesinato de ciudadanos afroamericanos, la persecución de migrantes, el enjaulamiento de niños, la criminalizacion de manifestantes, el cotidiano toque de un tambor de angustia. Trump termina ahora en un tercer acto, que vuelve a la farsa (espero que no nos aguarde un ultimo giro trágico)” dice Vicente Rubio-Pueyo en un artículo de El Salto.

Su política doméstica ha provocado movilizaciones antirracistas y feministas sin precedentes y ha activado a movimientos sociales con una enorme fortaleza (Black Lives Matter, Fight for 15, Me Too, Prison Abolition Movement, etc.) pero también ha envalentonado a grupos fascistas y a supremacistas que se habían sentido desmoralizados durante la presidencia de Obama. Y es que no se puede entender la victoria de Trump sin entender el odio que provocó en muchos blancos el hecho de que un negro ocupara el cargo.

El poder de la fascitocracia se hace notar en el asalto al Capitolio

martinez“Cuando el fascismo llegue a Estados Unidos, lo hará envuelto en la bandera estadounidense y portando una cruz” – Sinclair Lewis

El pasado 6 de enero, una turba de ultraderechistas irrumpió en el Capitolio de los Estados Unidos. Usaron la violencia física para detener la corroboración del voto del Colegio Electoral que encumbraría a Joe Biden a la presidencia. Los Estados Unidos disparándose en el pie una ocasión más, atacando la sede del gobierno estadounidense en un intento de golpe disparatado impulsado por el propio presidente Donald Trump.

Trump se había dirigido horas antes a miles de sus seguidores, a poca distancia del Capitolio, diciendo que había que dirigirse a ese lugar y que “nunca recuperaréis nuestro país con debilidad, tenéis que mostrar vuestra fortaleza y ser fuertes”. Su hijo Donald Trump Jr. le siguió, diciendo que había llegado su momento en convertirse en héroes. La congresista republicana Mary Miller también dio un discurso en el que citó al que nunca se debe citar: “Hitler tenía razón en una cosa: quien tenga a la juventud, tendrá el futuro”. Por último, el abogado Rudy Giuliani exclamó que había llegado el momento de “un juicio por combate”. Estaba claro que incitaban a que se hiciera algo drástico ante un edificio en el que no había cuerpos de seguridad desplegados por decisión del propio Ejecutivo. “Cuando le dices a gente disfrazada de militar que están en una misión, se lo creen. Eso es lo que he visto hoy en Washington”, tuiteó el periodista y humorista Jordan Klepper poco después.

Después del discurso del Presidente y sus secuaces, un tumulto de miles de fascistas ataviados incluso con banderas confederadas (un símbolo de reminiscencia racista de la Guerra Civil estadounidense del siglo XIX) traspasaron unos tibios cordones policiales que no ofrecieron ninguna resistencia y rompieron ventanas para acceder al interior del parlamento. La seguridad del Capitolio en Washington ese día era ridícula en comparación con otras movilizaciones como la de Black Lives Matter del verano y el otoño pasado.

La condescendencia policial con la ultraderecha fue la tónica en esa jornada, hasta que se les fue de las manos completamente. A propósito de las imágenes de la policía dejándoles entrar Mark Bray (autor del ensayo Antifa) tuiteó “el argumento de ‘ignora a la extrema derecha’ se sustenta sobre el mito de que la policía parará el fascismo si crece demasiado… ¿cómo va eso hoy?”.

Una vez dentro del Congreso, las imágenes que nos llegan parecen de coña. Hombres blancos haciéndose selfies en los escaños de la Cámara, saqueos de despachos más entusiasmados por llevarse una placa con un nombre como Nancy Pelosi que por encontrar información útil, un notas que parece que va puesto de ketamina portando una piel de bisonte (resulta que es Jake Angeli, conocido como el QAnon Shaman), personajes de cómics, paletos que parecen sacados de Los Simpsons, etc. Dan tanta vergüenza ajena que llamarlo “golpe de Estado” se les queda un poco grande. Aunque sin duda se creían héroes salvapatrias en aquel momento.

“Las imágenes de la entrada trumpista en el Capitolio son un testimonio de paranoia, estupidez, de puro miedo, sin máscaras ni barbijos, pero ataviados con confusos tatuajes, parafernalia militar, camisetas nazis, simbología vikinga. E incluso pieles de lobo, como la que portaba un manifestante subido al estrado del Senado, en una foto que quedará para la historia (bufa). Banderas confederadas se paseaban por los pasillos del Capitolio. Horcas y cruces, al mas puro estilo Ku Klux Klan, se levantaban en las calles. Disfraces ─de nuevo Marx─ prestados del pasado. El inconsciente, el ‘ello’ brutal de un país, que aflora y se pasea, entre todo el ruido y furia de cabezas de idiotas corriendo por pasillos desiertos, vociferando¿Dónde están?” nos dice Vicente Rubio-Pueyo.

Pese al esperpento que hemos visto, no hay que olvidar que se requisaron varias armas de fuego y al menos dos artefactos explosivos caseros. Los EEUU como impulsores de una sociedad del espectáculo dan su particular show internacional, las reacciones humorísticas y los memes ante este esperpento no tardaron en salir. Sin embargo, lo que nos jugamos por otro lado es la banalización del fascismo como movimiento con potencial de causar estragos y colapsarnos.

Las imágenes del asalto son, además, la confirmación gráfica del privilegio blanco. Charles M. Blow (autor de The Black Power Manifesto) tuiteó “si personas negras asaltaran el Capitolio…”, dejando bien claro que si un grupo de afroamericanos hubiera hecho lo mismo les habrían cosido a tiros.

asalto-4-1024x693-1-300x203Los medios de comunicación posteriormente se encargan de blanquear el fascismo apuntando a fanáticos estrambóticos e incidentes aislados y, sin embargo, la lección de todo esto es que el fascismo es una organización criminal que actúa conscientemente a nivel global. “La CNN habla de los seguidores de Trump como si fueran lemmings siguiendo a su líder sin analizar la existencia de un movimiento de extrema derecha más amplio (que situó a Trump donde está), grupos autocatalogados como fascistas y el supremacismo blanco”, tuiteó Mark Bray.

Pero nadie lo blanqueó como Trump. Se negó a comparecer ante los medios, por miedo a las preguntas que le podrían hacer, pero publicó un vídeo en Twitter durante el asalto pidiendo a los asaltantes que volvieran a casa, no sin antes darles la razón y afirmar que le habían robado las elecciones. «Os quiero, sois especiales, sé cómo os sentís», se despidió.

Poco después, los SWAT del FBI entraron en el edificio, redujeron sin demasiada dificultad a los asaltantes, detuvieron a sus cabecillas (dejando a cientos de personas marcharse tranquilamente) y desalojaron el edificio. La confirmación de Biden se reanudó horas más tarde, mientras miles de los asaltantes lo siguieron por televisión, abarrotados en lobbies de hoteles, sin mascarillas. En esta sesión, algunos republicanos recularon y votaron a favor de confirmar a Biden, pero muchos otros siguieron dando pábulo a las teorías de los asaltantes y votaron en contra, alegando que las elecciones habían sido fraudulentas.

Las consecuencias del intento de golpe de Estado

“Los demócratas no han entendido cómo funciona el poder. Pensaba que el protocolo institucional de la democracia conlleva un poder intrínseco. Pero ese poder es simplemente el resultado de una creencia colectiva que se ha colapsado, dejando espacio a la fuerza bruta”Colectivo por la acción colectiva CrimeThinc
«Los seguidores de Trump están rompiendo el contrato social: ‘o retengo mis privilegios, o empezamos una guerra civil’»CrimeThinc

Al día siguiente se confirmaban cinco muertes (una militar ultraderechista por disparos y otras cuatro personas por infartos), varias decenas de dimisiones en las filas del Partido Republicano tratando de desmarcarse de la incitación a la violencia de Donald Trump y la confirmación de la victoria de Joe Biden en las elecciones.

La gravedad de lo ocurrido, la unánime condena y un horizonte de procesos judiciales que podrían llevarle a la cárcel provocaron que Donald Trump se sumara al día siguiente a la condena al «atroz» asalto por parte de sus seguidores al Capitolio. En definitiva, dejó «vendidos» a sus acólitos, a los que el día anterior había dicho que les quería y les había llamado «especiales». Y es que ésa es la esencia del trumpismo: un conservadurismo cínico, carente de valores firmes, muy de derechas, que improvisa a diario sobre el mismo tema: la experiencia vivida de tener poder, verlo amenazado y tratar de mantenerlo.

La periodista negra Jemele Hill tuiteó en respuesta lo siguiente: “Este arrepentimiento de los republicanos es más insultante. No se merecen ningún reconocimiento ahora. Han sido cómplices durante 4 años, besándole el culo a Trump cada vez que podían. Solo una insurrección que ha provocado muertes les ha hecho replanteárselo. Que se vayan a la mierda”.

Captura-de-pantalla-2021-01-09-a-las-12.49.19Estos hechos no surgen de la nada, sino fruto de permitir meter al fascismo en las urnas, en el Parlamento y hasta en la propia Presidencia. Después de haber cumplido su función para el neoliberalismo se pillan su particular rabieta, se ponen sus mejores disfraces con caperuzas blancas y camisetas de apología del nazismo (un asaltante llevaba una camiseta de “Campamento Auschwitz” mientras otra portaba una bandera de Israel), y salen a la calle armados hasta los dientes.

Afirmar que el propio Presidente de los Estados Unidos impulsa un asalto de estas características suena tragicómico y ridículo. Sin embargo, la fuerza del fascismo a día de hoy es que tiene una indispensable función de carácter social y cultural, es el complemento al ultraliberalismo agresivo; genera unas estructuras de discurso, de confrontación y de protagonismo mediático pensadas para desbordar socialmente. Se sigue utilizando la misma estrategia criminal de los años 70 del siglo pasado en países latinoamericanos o del sur europeo, la tensión provocada deliberadamente por la extrema derecha, que ni es minoritaria, ni es insignificante.

El colectivo CrimeThinc acabó el 6 de enero con una advertencia: “Los hechos de hoy desacreditarán a Trump a los ojos de los centristas, pero también forzará el discurso de lo políticamente aceptable más a la derecha. Mientras tanto, la nueva derecha y el fascismo se armarán para intentar replicar lo sucedido. La represión estatal que seguirá a esto afectará a todo el mundo, como cuando Erdogan recortó libertades tras reprimir un golpe de derechas. La represión estatal incorporará a elementos de centro y buscará aislar a los ‘extremistas’. Y si la derecha es la única que presiona, se le harán concesiones”. Y añadió que «cuando la extrema derecha viene representada por neonazis rabiosos con camisetas de Auschwitz resulta más fácil para políticos de derechas que quieren deportar a millones de personas y desahuciar a decenas de millones más presentarse como la opción razonable y mainstream».

CrimeThinc, además, recordó que este asalto había sido posible porque los progresistas habían pedido que los movimientos sociales y de izquierdas no se acercaran al Capitolio, dejándolo libre para la derecha organizada. El antifascismo hizo un llamamiento a la autodefensa y a la resistencia. «Nadie viene a salvarnos. Organízate».

 

 

¿Se puede comprar a estos bárbaros con esto?: ⏩⏩

Screenshot_20210118_200147

El trumpismo en Europa

“La contra-ofensiva al fascismo que viene no puede ser de la mano del neoliberalismo. Redistribución de la riqueza y el trabajo, frenar el hambre y la pobreza para que los ultras no puedan crecer”Pastora Filigrana, abogada andaluza

Las teorías conspirativas y la manipulación a partir de calumnias han sido la línea seguida por Donald Trump y sus acólitos de la extrema derecha durante estos últimos cuatro años. Estas mismas tendencias se pueden ver en otros partidos o movimientos políticos de índole ultranacionalista y militarista en otras latitudes, como en Brasil con Jair Bolsonaro, o el ejemplo español de Vox. No obstante, no olvidemos que estos salen de las cloacas del propio neoliberalismo, que su existencia consolida discursos racistas, patriarcales y clasistas sin ninguna clase de máscara y que ayudan a invisibilizar las discriminaciones y crímenes cotidianos más sutiles que provoca el propio capitalismo.

Vox, por cierto, comparte asesor con Trump y el Frente Nacional francés. Se trata de Steve Bannon, el dueño de la web ultraderechista, racista, machista y antisemita Breitbart News.

La derecha española, europea y estadounidense se ha negado a responsabilizarse del asalto al Capitolio. En EEUU muchos republicanos dijeron, sin despeinarse, que el asalto lo había protagonizado el movimiento antifascista, infiltrado entre seguidores de Trump. El republicano Mo Brooks afirmó que los asaltantes al Capitolio fueron unos “antifas fascistas”. Y no sólo lo hicieron políticos, sino algunas personas del mundo de la cultura, como el actor Kevin Sorbo (el de la serie noventera de Hércules) y el canterano del Real Madrid Jesús Fernández.

Una investigación del FBI, la Fiscalía de Washington y varios medios de comunicación concluyó que el movimiento antifascista no tuvo ninguna implicación en el asalto al Capitolio. Al contrario, sus protagonistas son destacados líderes de grupos fascistas como QAnon (la teoría de la conspiración), Proud Boys (una organización fascista masculina, estéticamente hipster, violenta, antiinmigración, que defiende los derechos de los hombres blancos y está orgullosa de crear el mundo moderno), The Patriots (una organización supremacista blanca y conspiranoica contra el nuevo orden mundial), The Kek Flag (una organización filonazi cercana al KKK), The Three Percenters (organización patriota y antigubernamental que defiende que solo el 3% de los norteamericanos lucharon contra los británicos en la Guerra de la Independencia y tienen derecho a disfrutar del país), Stop the Steal (esta organización, llamada «Parad el Robo» se creó como respuesta a la victoria electoral de Joe Biden) y el National Anarchist Movement (pese a que se hacen llamar anarquistas, se trata de un grupo antisemita y conspiranoico que aboga por la segregación racial)

Captura-de-pantalla-2021-01-09-a-las-13.15.56En España, Abascal también culpó a la izquierda del asalto y representantes del PP, Vox y Ciudadanos lo compararon a acciones del 15-M como el “Rodea el Congreso” de 2012 o la protesta frente al Parlament de Catalunya de 2011, pese a que en ese momento no se intentó asaltar la Cámara, ni había armas de por medio, ni los lemas eran racistas. Sin embargo, no se les ocurrió compararlo con el «Rodea el Congreso» que promovió el «sindicato» policial de extrema derecha Jusapol en marzo de 2020, pese a que se parece mucho más a lo sucedido en Washington. En él, personas cercanas a la extrema derecha se manifestaron con disfraces y «símbolos» patrios (como sucedió en el Capitolio) y se consiguió traspasar el cordón de seguridad (algo que nunca hizo el 15-M).

Donald Trump y esta clase de movimientos abiertamente fascistas europeos dominan la agenda mediática. Esto no significa que no hacerles caso vaya a funcionar como medida antifascista. El antifascismo también debe tener una estrategia y coordinación global, una disposición a enfrentarse incluyendo a toda la sociedad en movimiento contra el fascismo y en todos los niveles políticos y sociales, como por ejemplo, nos han marcado el camino en Grecia y la desaparición del partido Amanecer Dorado. Y más ahora que el imperio ha empezado a caer y será otra potencia la que pugne por ocupar su lugar.

☮️ Frontex, la primera fuerza armada europea, investigada por la oficina anticorrupción de la UE

🇧🇴 La vanguardia del golpe en Bolivia fueron los medios de comunicación

 

 

🇸🇳Declaración conjunta de una parte de la Europa de Abajo y el EZLN🐌

photo_2021-01-01_17-34-54En verano de 2021 vendrá desde México una delegación mexicana conformada por el CNI-CIG, el Frente de Pueblos en Defensa del Agua y de la Tierra de Morelos, Puebla y Tlaxcala, y el EZLN a Europa. El objetivo de esta es abrir un diálogo para compartir experiencias y horizontes comunes con la diversidad de movimientos sociales y políticos de los distintos territorios.


Primero de enero del año 2021.

A LOS PUEBLOS DEL MUNDO:

A LAS PERSONAS QUE LUCHAN EN EUROPA:

HERMAN@S Y COMPAÑER@S:

Durante estos meses previos, hemos establecido contacto entre nosotr@s por diversos medios.  Somos mujeres, lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, travestis, transexuales, intersexuales, queer y más, hombres, grupos, colectivos, asociaciones, organizaciones, movimientos sociales, pueblos originarios, asociaciones barriales, comunidades y un largo etcétera que nos da identidad.

Nos diferencian y distancian tierras, cielos, montañas, valles, estepas, selvas, desiertos, océanos, lagos, ríos, arroyos, lagunas, razas, culturas, idiomas, historias, edades, geografías, identidades sexuales y no, raíces, fronteras, formas de organización, clases sociales, poder adquisitivo, prestigio social, fama, popularidad, seguidores, likes, monedas, grado de escolaridad, formas de ser, quehaceres, virtudes, defectos, pros, contras, peros, sin embargos, rivalidades, enemistades, concepciones, argumentaciones, contra argumentaciones, debates, diferendos, denuncias, acusaciones, desprecios, fobias, filias, elogios, repudios, abucheos, aplausos, divinidades, demonios, dogmas, herejías, gustos, disgustos, modos, y un largo etcétera que nos hace distintos y, no pocas veces, contrarios.

Sólo nos unen muy pocas cosas:
  • El que hacemos nuestros los dolores de la tierra: la violencia contra las mujeres; la persecución y desprecio a los diferentes en su identidad afectiva, emocional, sexual; el aniquilamiento de la niñez; el genocidio contra los originarios; el racismo; el militarismo; la explotación; el despojo; la destrucción de la naturaleza.
  • El entendimiento de que es un sistema el responsable de estos dolores.  El verdugo es un sistema explotador, patriarcal, piramidal, racista, ladrón y criminal: el capitalismo.
  • El conocimiento de que no es posible reformar este sistema, educarlo, atenuarlo, limarlo, domesticarlo, humanizarlo.
  • El compromiso de luchar, en todas partes y a todas horas –cada quien en su terreno-, contra este sistema hasta destruirlo por completo.  La supervivencia de la humanidad depende de la destrucción del capitalismo.  No nos rendimos, no estamos a la venta y no claudicamos.
  • La certeza de que la lucha por la humanidad es mundial.  Así como la destrucción en curso no reconoce fronteras, nacionalidades, banderas, lenguas, culturas, razas; así la lucha por la humanidad es en todas partes, todo el tiempo.
  • La convicción de que son muchos los mundos que viven y luchan en el mundo.  Y que toda pretensión de homogeneidad y hegemonía atenta contra la esencia del ser humano: la libertad.  La igualdad de la humanidad está en el respeto a la diferencia.  En su diversidad está su semejanza.
  • La comprensión de que no es la pretensión de imponer nuestra mirada, nuestros pasos, compañías, caminos y destinos, lo que nos permitirá avanzar, sino la escucha y mirada de lo otro que, distinto y diferente, tiene la misma vocación de libertad y justicia.
Por estas coincidencias, y sin abandonar nuestras convicciones ni dejar de ser lo que somos, hemos acordado:

Screenshot_20210101_154233Primero.- Realizar encuentros, diálogos, intercambios de ideas, experiencias, análisis y valoraciones entre quienes nos encontramos empeñados, desde distintas concepciones y en diferentes terrenos, en la lucha por la vida.  Después, cada quien seguirá su camino o no.  Mirar y escuchar lo otro tal vez nos ayudará o no en nuestro paso.  Pero conocer lo diferente, es también parte de nuestra lucha y de nuestro empeño, de nuestra humanidad.

Segundo.- Que estos encuentros y actividades se realicen en los cinco continentes.  Que, en lo que se refiere al continente europeo, se concreten en los meses de Julio, Agosto, Septiembre y octubre del año 2021, con la participación directa de una delegación mexicana conformada por el CNI-CIG, el Frente de Pueblos en Defensa del Agua y de la Tierra de Morelos, Puebla y Tlaxcala, y el EZLN.  Y, en fechas posteriores por precisar, apoyar según nuestras posibilidades, para que se realicen en Asia, África, Oceanía y América.

Tercero.- Invitar a quienes comparten las mismas preocupaciones y luchas parecidas, a todas las personas honestas y a todos los abajos que se rebelan y resisten en los muchos rincones del mundo, a que se sumen, aporten, apoyen y participen en estos encuentros y actividades; y a que firmen y hagan suya esta declaración POR LA VIDA.

Desde el puente de dignidad que une a la Europa de Abajo y a la Izquierda con las montañas del Sureste Mexicano.

Mujeres zapatistas con el rostro cubierto por pasamontás (Foto por la revista Rebeldía Zapatista No. 1 - Febrero de 2014)Nosotr@s.

Planeta Tierra.

1 de enero del 2021.

 

 

Propuesta de carta de encuentro v.0 (2)_page-0001_0

Propuesta de carta de encuentro v.0 (2)_page-0002_0

 

🇧🇷Brasil. Sin ruptura no habrá progreso

Screenshot_20210101_161936

🇦🇷Norita del mundo: sentir en lo más hondo🧕🏼

De la Plaza de Mayo a Japón, de Kurdistán a Honduras, de Haití al Sahara Occidental, Nora Cortiñas, a sus jóvenes y primeros 90 años de edad, aún rueda por el mundo llevando su mensaje de aliento y solidaridad. Esta es la historia de Norita, la «Madre de todas las batallas», también en el terreno internacional.

Gerardo Szalkowicz / argmedios.

Con sus pasitos cortos y ligeros, la señora se acerca al mostrador de Migraciones. Una mano arrastra el pequeño bolso con rueditas, la otra sostiene la cartera y un bastón japonés que rara vez toca el suelo para cumplir su función. La empleada ojea unos minutos el pasaporte, consulta al supervisor y le dice que por esta vez la dejan viajar pero que tiene que renovarlo.

-¿Pero cómo? Si me fijé y vence el año que viene.

-Es que ya no tiene espacio para más sellos.

La señora se llama Nora Irma Morales de Cortiñas, aunque en general alcanza con decir Norita. Porta con hidalguía sus 90 años y desde hace más de 43 peregrina por la vida buscando a su hijo Gustavo, secuestrado y detenido-desaparecido desde el 15 de abril de 1977. Pero esa lucha inicial, instintiva, visceral, incansable, que la erigió en una de las referentes de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, la fue llevando a transitar un camino de militancia todoterreno y de activismo solidario que la convirtió en “la Madre de todas las batallas”.Screenshot_20201226_112538

Norita condensa un cúmulo de cualidades (vitalidad, ternura, generosidad, irreverencia, sencillez, coherencia, sonrisa permanente, humildad) que la hacen un ser extraordinario. Dedica cada minuto de su vida a acompañar todas las causas justas, incluso en este extraño paréntesis pandémico anda de zoom en zoom abrazando virtualmente cada lucha o actividad militante. Brújula y faro de varias generaciones, símbolo de resistencia inclaudicable, puente entre la memoria y la utopía, para muchísima gente es la principal referencia política (y ética) que hay en la Argentina.Pero el foco de estas líneas apunta a la Norita fronteras afuera. A la Norita internacionalista, otra de sus características más arraigadas y encantadoras. En sus intervenciones públicas siempre hace mención a los conflictos de la coyuntura mundial y suele tener a mano para compartir algún poema del pueblo saharaui o de las mujeres de Kurdistán. Gracias a esa impronta, las rondas de los jueves de las Madres se convirtieron en escenario para amplificar la agenda de la militancia internacional. Norita lleva tatuada en el alma “la cualidad más linda de un revolucionario», la premisa guevarista de “sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo”.

La metamorfosis

Hasta sus 47 años había sido la típica madre y ama de casa tradicional que el mandato y el sentido común de la época imponían. Desvinculada de la política, “encerrada entre cuatro paredes”, como le reprochaba Gustavo. Cuando le arrebataron a su hijo salió a la calle, sufrió una abrupta metamorfosis y se marchó definitivamente hacia lo desconocido. A los días se sumó al naciente grupo de mujeres que se empezaban a reunir en la Plaza de Mayo y que luego harían historia con un pañuelo blanco en la cabeza y todo el coraje en el espíritu.

En 1978, la euforia popular por el Mundial de Fútbol organizado en el país y el uniforme coro mediático que oscilaba entre invisibilizar y demonizar a las Madres, las deja en un lugar de creciente aislamiento. Entonces deciden buscar apoyo en el exterior, viajando en general en grupos de dos o tres Madres.

A Nora le toca viajar a Chile con Marta Vásquez en noviembre de 1978 a un simposio por los 30 años de la Declaración de los Derechos del Hombre. Es la primera vez que sale del país y la primera vez que se sube a un avión. Allí palpa de cerca la esencia de la dictadura pinochetista y empieza a tomar conciencia de la dimensión regional del momento político y del Plan Cóndor como brazo ejecutor. Su segundo viaje será a mediados de 1979 en una gira de un mes por diez países de Europa organizada por Amnistía Internacional. Luego irá a Washington a la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde su testimonio y su discurso -nada menos que frente a la diplomacia del continente- ya da cuenta de su destreza para adaptarse a los espacios más disímiles y del cuadro político que empieza a germinar.

Screenshot_20201226_112804Su derrotero militante la llevará en las décadas siguientes a viajar por casi todo el mundo, a empatizar con un sinfín de resistencias, a asimilar el engaño de las fronteras. Son muy pocos los países que no visitó. Y apenas un puñado a los que fue de paseo. La han invitado de infinidad de lugares a dar charlas, participar de actividades, congresos, homenajes o simplemente a conocer procesos de lucha e intercambiar saberes.

Una de las experiencias que más le impactó y con quienes generó lazos más intensos fue con las mujeres kurdas. Nora cuenta: “Un día me vinieron a ver dos chicos que querían hacer una película con las madres de Kurdistán y me invitaban a viajar y filmarla allá. Lo primero que pensé fue ¿Kurdistán?, ¿con qué se come eso? No sabía ni que existía… Y a los chicos no los conocía, pero me generaron confianza y les dije que sí. Fue una locura, filmábamos subiendo y bajando montañas, yo quedaba agotada. Pero fue una experiencia inolvidable. Me emocionó mucho ver la fuerza de esas madres y compartir con ellas las similitudes que tienen nuestras vidas y nuestras luchas”. Corría el año 2013 y Nora volvía a dar rienda suelta a su intuición y su curiosidad. Se embarcaba, una vez más, en una incierta travesía del otro lado del mundo y con dos jóvenes desconocidos (Alejandro Haddad y Nicolás Valentini) para protagonizar la película “Pañuelos para la Historia”, una conmovedora simbiosis de dolores, ausencias, terrorismos de Estado y dignas fortalezas tejiendo un puente entre Oriente y Occidente.

En marzo de 2019, Nora volvió al Kurdistán turco. Esta vez para solidarizarse con las más de cinco mil presas y presos políticos que se encontraban en huelga de hambre. La principal referente de esa medida de fuerza era la diputada Leyla Güven, a quien Nora visitó cuando cumplía 114 días en huelga de hambre y estaba en un estado de salud muy deteriorado. “No lo hacemos para morir, lo hacemos para vivir dignamente –le explicó Leyla-. Cuando entraste a mi cuarto me llené de vitalidad, nosotras compartimos el mismo dolor pero también la misma esperanza”.

Screenshot_20201226_113303Otro territorio que le despierta una sensibilidad especial es Haití, el país más pobre (o más bien el más empobrecido) de la región, a donde viajó tres veces. En 2005 encabezó, junto a Adolfo Pérez Esquivel, una delegación internacional para denunciar la ocupación de las tropas de la misión de la ONU (en ese momento llamada MINUSTAH). Norita siente un compromiso particular con ese pueblo: “Haití sigue pagando el castigo de su dignidad por haber sido el primer país de América que se independizó y el primero en el mundo que abolió la esclavitud. Es un país estratégico que las grandes potencias nunca dejaron de dominar y saquear. Estuve varias veces visitando las barriadas, con dirigentes sociales y sindicales, es un pueblo muy luchador que, pese a todas las adversidades, siempre sale a la calle a dar la pelea. La comunidad internacional no ha reparado en el inmenso daño que provocó la MINUSTAH, incluyendo la epidemia de cólera que mató a más de diez mil personas. Creo que las latinoamericanas y latinoamericanos tenemos una deuda muy grande con el pueblo haitiano, no le brindamos la solidaridad que merece y necesita”.

Darle la vuelta al mundo

Screenshot_20201226_134643Sería interminable enumerar los destinos a los que llevó su abrazo solidario. Algunas fotos le sirven de ayuda memoria. Como aquellas regalándole un pañuelo blanco al Subcomandante Marcos y celebrando el año nuevo bailando en una comunidad zapatista. O la otra abrazada por Fidel Castro en uno de sus tantos viajes a Cuba: “Era un hombre muy simpático, cordial, siempre nos decía cosas muy bonitas y nos hacía regalos. Me acuerdo que yo le llegaba a la cintura y le decía ‘ay Fidel, qué alto que sos’ y él me respondía ‘Norita, tú eres más grande que yo’…”. O sonriendo con Berta Cáceres en Honduras, a donde llegó tras el golpe de Estado de 2009, en medio del peligro y una máxima tensión, y entabló un estrecho vínculo con la icónica lideresa asesinada en 2016, a la que recuerda como “una mujer muy valiente, una luchadora inclaudicable que defendía a su pueblo y a sus ríos, sencilla y muy tierna. De los mejores ejemplos que conocí en mi vida”. O con Lula besándole la frente, cuando fue a Brasil para rechazar su detención. O a las risotadas con Evo Morales, envueltos en vestimenta indígena en una de sus asunciones presidenciales. O al borde de las lágrimas en el cementerio de las Islas Malvinas homenajeando a los soldados caídos: “Hay que reivindicar a los pibes de Malvinas, ellos fueron llevados a pelear a esas islas por los mismos genocidas que se llevaron a nuestros hijos”. O en el Sahara Occidental, donde conoció la resistencia del pueblo saharaui contra la ocupación de la monarquía de Marruecos. O probándose un kimono y regalando pañuelos verdes en Japón, a donde viajó en 2018 para acompañar la denuncia por las mujeres esclavizadas sexualmente durante la Segunda Guerra Mundial: “Japón es un país que aparenta mucha modernidad, pero esconde bajo la alfombra todo este dolor. Me gustaría que el grito de estas mujeres se escuche en todo el mundo”. O fundida en otro abrazo sororo con las Madres de Soacha, que reclaman justicia por sus hijos asesinados como “falsos positivos” por el ejército colombiano. O aquella postal en Chile, en su último viaje al exterior, levantando el puño izquierdo con una barricada de fondo en pleno estallido social.

Screenshot_20201226_113929Desde los primeros viajes a fines de los ´70, cuando llevaba el reclamo desesperado y urgente de las Madres, Norita se fue transformando en una hormiguita viajera que no para de darle vueltas al mundo. Siempre poniendo el cuerpo. Regalando su conducta como fuente de inspiración. Exportando su energía y trayendo aprendizajes. Asumiendo el compromiso de tender puentes y difundir las realidades lejanas. Haciendo pedagogía del ejemplo.

Tal vez en esa escuela del viajar esté una de las claves de su sabiduría y esa solidaridad internacionalista que le brota por los poros: “Conocí muchos lugares pero lo más importante son las personas que conocí en esos lugares. Me faltan pocos países que me gustaría conocer, uno de ellos es Palestina. Es mucho lo que recibo en todos lados, creo que demasiado. Yo sólo llevo mi testimonio y trato de aportar lo que aprendí en estos cuarenta años de lucha: que nunca hay que bajar los brazos ni perder las esperanzas. Porque algún día, estoy convencida, ¡venceremos!”.

⛓ Rusia: El padre del prisionero político Mykola Dedk dice que la vida de su hijo está en peligro.

✒️😡 España no solo debe dejar de vender armas sino también facilitar que finalice el bloqueo humanitario contra la población yemení.

💸💰🚬 Las big four del tabaco han construido esquemas societarios para evadir miles de millones al año.

💶💪🚍 Colectivos se unen para apoyar a las personas juzgadas por manifestarse contra HazteOír.

😦‼️ El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que no va a prorrogar la cesión al espacio vecinal EVA.

🔭Cómo la criptografía es un arma clave en la lucha contra los imperios⛓

Julian Assange
En un día tan lejano como el 9 de julio del 2013, Julian Assange publicaba en un británico periódico, en aquel entonces tenido por progresista y defensor de los derechos humanos, el artículo que viene a continuación. Pero el tiempo pasa y como nos cuenta Ruben Blades… “la vida te da sorpresas…“.

Screenshot_20201210_131722

Lo que comenzó como un medio de defender la libertad individual, ahora lo pueden usar los estados más pequeños para defenderse de las ambiciones de los más grandes.

Los cyberpunkies originales eran en su mayoría libertarios californianos. Yo era de una tradición diferente pero todos buscábamos proteger la libertad individual contra la tiranía del estado. La criptografía era nuestra arma secreta. Se ha olvidado lo subversivo que era. La criptografía era entonces propiedad exclusiva de los estados, para su uso en sus diversas guerras. Escribiendo nuestro propio software y difundiéndolo por todas partes liberamos la criptografía, la democratizamos y la difundimos a través de las fronteras del nuevo Internet.

La represión resultante, en virtud de varias leyes de “tráfico de armas“, fracasó. La criptografía se normalizó en los navegadores web y otros programas que la gente ahora usa a diario. La criptografía fuerte es una herramienta vital en la lucha contra la opresión del estado. Ese es el mensaje de mi libro, Cypherpunks. Pero el movimiento para la disponibilidad universal de la criptografía fuerte debe ser para hacer más que esto. Nuestro futuro no está, solamene en la libertad de la persona.

Nuestro trabajo en WikiLeaks parte una clara comprensión de la dinámica del orden internacional y la lógica del imperio. Durante el auge de WikiLeaks hemos tenido pruebas de cómo se acosan a los países pequeños y como son dominados por los más grandes o infiltrados por empresa extranjera y se les hace actuar en contra de sus propios intereses. Hemos visto nega la voluntad popular de expresión, elecciones compradas y vendidas, y las riquezas de países como Kenya robada y subastada a plutócratas de Londres y-o Nueva York.

La lucha por la autodeterminación de América Latina es importante para muchos fuera de América Latina, porque muestra al resto del mundo que se puede hacer. Pero la independencia de América Latina está todavía en su infancia. Los intentos de subversión de la democracia latinoamericana siguen ocurriendo, incluyendo las más recientes en Honduras, Haití, Ecuador y Venezuela. (evidentemente desde el año 2013 a hoy la lista se ha alargado).

Screenshot_20201210_131327Por eso el mensaje cifrado es de especial importancia para el público latinoamericano. La vigilancia masiva no es sólo un problema para la democracia y la gobernanza – es una cuestión geopolítica. La vigilancia de toda una población por parte de una potencia extranjera amenaza naturalmente la soberanía. El largo listado de intervenciones en los paises latinoamericanos nos han enseñado a ser realistas. Sabemos que las antiguas potencias seguirán explotando cualquier ventaja para retrasar o suprimir el brote de independencia americana.

Tomemos solo la geografía. Todo el mundo sabe que los recursos petroleros impulsan la geopolítica mundial. El flujo de petróleo determina quién es dominante, quién es invadido y quién es excluido de la comunidad global. El control físico sobre incluso un segmento de un oleoducto produce un gran poder geopolítico. Los gobiernos en esta posición pueden conseguir enormes concesiones. De un golpe, el Kremlin puede condenar a Europa del Este y a Alemania a un invierno sin calor. E incluso la perspectiva de que Teherán construya un oleoducto hacia el este, hasta la India y China es un pretexto para la lógica belicosa de Washington.

Pero el nuevo gran juego no es la guerra por los oleoductos. Es la guerra por los oleoductos de información: el control de las rutas de cables de fibra óptica que se extienden bajo el mar y por tierra. El nuevo tesoro global es el control sobre los gigantescos flujos de datos que conectan continentes enteros y civlicaciones, vinculando las comunicaciones de miles de millones de personas y organizaciones.

No es ningún secreto que, en Internet y por teléfono, todos los caminos hacia y desde América Latina pasan por los Estados Unidos. La infraestructura de Internet dirige el 99% del tráfico hacia y desde América del Sur a través de líneas de fibra óptica que atraviesan físicamente las fronteras de los Estados Unidos. El gobierno de los Estados Unidos no ha mostrado ningún escrúpulo en violar su propia ley para intervenir estas líneas y espiar a sus propios ciudadanos. No existen leyes de este tipo contra el espionaje a ciudadanos extranjeros. Cada día, cientos de millones de mensajes de todo el continente latinoamericano son devorados por las agencias de espionaje de EE.UU., y almacenados para siempre en almacenes del tamaño de pequeñas ciudades. Por lo tanto, los hechos geográficos sobre la infraestructura de Internet tienen consecuencias para la independencia y la soberanía de América Latina.

El problema también trasciende la geografía. Muchos gobiernos latinoamericanos y los militares aseguran sus secretos con hardware criptográfico. Estas son cajas y que codifica los mensajes y luego los descifra en el otro extremo. Los gobiernos los compran para mantener sus secretos en secreto, a menudo con un gran gasto para el pueblo – porque tienen miedo de la interceptación de su comunicaciones.

Pero las compañías que venden estos caros dispositivos disfrutan de estrechos lazos con los EE.UU. la comunidad de espionaje. Sus directores generales y empleados de alto rango son a menudo matemáticos e ingenieros de la NSA capitalizando los inventos que crearon para la estado de vigilancia. Sus dispositivos a menudo se rompen deliberadamente: se rompen con un propósito. No importa quién los use o cómo se usen – las agencias estadounidenses pueden todavía descifrar la señal y leer los mensajes.

Screenshot_20201210_134516Estos dispositivos se venden a países de América Latina y otros países como una forma de proteger su secretos, pero en realidad son una forma de robar secretos. Mientras tanto, los Estados Unidos están acelerando la próxima gran carrera armamentista. Los descubrimientos del virus Stuxnet – y luego los virus Duqu y Flame – anuncian una nueva era de software armamentístico altamente complejo hecho por estados poderosos para atacar a los más débiles estados. Su agresivo uso en el primer ataque a Irán está determinado a socavar la capacidad de los Estados los esfuerzos por la soberanía nacional, una perspectiva que es un anatema para los intereses de EE.UU. e Israel en la región.

Hace tiempo el uso de virus informáticos como armas ofensivas fue un dispositivo de la trama en las novelas de ciencia ficción. Ahora es una realidad global impulsada por el imprudente comportamiento de la administración de Barack Obama en violación del derecho internacional. Otros estados seguirán ahora el ejemplo, aumentando su capacidad ofensiva para ponerse al día.

Los Estados Unidos no son los únicos culpables. En los últimos años, la infraestructura de Internet de países como Uganda se ha enriquecido gracias a las inversiones directas de China. Los préstamos Hefty se reparten a cambio de contratos africanos a empresas chinas para construir infraestructura de red troncal de internet que conecta escuelas, ministerios de gobierno y en el sistema mundial de fibra óptica.

África se está conectando, pero con hardware suministrado por una aspirante a superpotencia extranjera. ¿Será el Internet africano el medio por el cual África sigue siendo subyugada en el siglo XXI? ¿Se está convirtiendo África una vez más en un teatro de confrontación entre las potencias mundiales?

Estas son sólo algunas de las importantes formas en que los mensaje cifrados van más allá de la lucha por la libertad individual. La criptografía puede proteger no sólo las libertades civiles y los derechos de los individuos, sino también la soberanía e independencia de países enteros, la solidaridad entre grupos con una causa común, y el proyecto de emancipación global. Se puede utilizar para luchar no sólo contra la tiranía del estado sobre la individual sino la tiranía del imperio sobre los estados más pequeños.

💶 Cátedras universitarias vendidas a sucios intereses empresariales: otra forma de greenwashing

Vacuna Coronavirus: NO a las patentes, la pandemia no es un negocio

🧕🏼¿Por qué lucha el pueblo saharaui?🧕🏼

controladaMarruecos ha roto el alto el fuego firmado con el Frente Polisario en 1991 tras atacar días atrás el paso fronterizo de Guerguerat para penetrar en la franja desmilitarizada del extremo sur del Sáhara. Su objetivo era romper el bloqueo al tráfico de recursos impuesto hace tres semanas por un grupo de manifestantes saharauis del Frente Polisario.

Ha estallado la guerra entre el Frente Polisario y el Reino de Marruecos, que pretende ocupar por la fuerza desde hace décadas un territorio en el que habita un pueblo orgulloso, autónomo y libre. Los saharauis llevan años sufriendo injusticias, tanto por la expropiación de su suelo por el Estado marroquí como por la ONU, la UE y España. Todos ellos han abandonado a su suerte al RASD, incumpliendo sus compromisos y mirando para otro lado para dejar actuar a Marruecos a sus anchas.

El Sáhara Occidental fue la principal colonia española en África desde 1884 y en 1961 fue integrado en España como su provincia 53, con efectos jurídicos de ciudadanía y nacionalidad. El Sáhara no se descolonizó porque España incumplió tanto su mandato legal como su compromiso ético, entregando el territorio a Marruecos, que lo invadió en 1975.

Esta situación, en la que España ha sido clave, ha costado al pueblo saharaui casi medio siglo de muerte, tortura y abandono. Cien mil saharauis viven bajo ocupación y apartheid de Marruecos, ciento cincuenta mil viven en la franja liberada o refugiados en la hamada de Tinduf (Argelia), y unos cincuenta mil en exilio.

Los saharauis son un pueblo sufrido, valiente, generoso, hospitalario y sobre todo libre. Descendientes de bereberes y beduinos, son bravos y no les gusta que les digan cómo tienen que hacer las cosas, acostumbrados a vivir bajo las estrellas, en la inmensidad del desierto. Confinados en la franja liberada les niegan la posibilidad de acceder a sus recursos naturales para poder alimentarse y vivir en paz, con trabajo y viviendas dignas.

Queremos lo mejor para el pueblo saharaui y por eso aborrecemos el imperialismo alauita, sus cárceles llenas de saharauis, su uso de la violencia para imponer su estado y su cultura a este pueblo.

Los saharauis tienen derecho a la autodefensa y a luchar por su libertad. Pero también creemos que lo mejor para el libertario pueblo saharaui no es sufrir y morir en una guerra para llegar a convertirse en un estado más, confesional (la Constitución de la RSDA dice “El islam es la religión del Estado.”) patriarcal, en donde las mujeres son sirvientes de los hombres y con su gobierno e instituciones de poder. La situación bélica en la que viven desde hace años ha militarizado a la sociedad saharaui y ese ambiente nunca es bueno para el pueblo y genera relaciones y vicios autoritarios difíciles de desprender cuando llega la paz. Muchos dirán que lo primero es la guerra y liberarse de Marruecos y que luego ya se organizará la sociedad. Creemos que. como en la Revolución Española de 1936, la guerra debe ir acompañada de la revolución, algo que, también en nuestros días se puede hacer. Ahí está el referente de Rojava y de los kurdos.

Los españoles conocemos bien a los saharauis, pues fuimos sus explotadores y los sometimos durante años, imponiéndoles nuestra “protección”, explotando sus recursos y organizándoles la vida conforme a nuestra cultura. Hablamos de los gobiernos y de las instituciones de la dictadura y de la democracia

El pueblo español, la gente de a pie, sin embargo, siempre mostró su apoyo a los saharauis. Muchos de nosotrxs acogimos en las temporadas estivales a los niños y adolescentes saharauis y les ofrecimos un lugar diferente para pasar el verano, lejos del calor del desierto. Les proporcionamos nuestros alimentos y nuestros servicios médicos. Les arropamos, les visitamos y conocimos a sus familias, compartimos con ellos nuestros recursos. Somos pueblos vecinos y nos entendemos, ejercemos la solidaridad, seguramente la que ellos mismos nos darían si las tornas fuesen diferentes.

Por eso les conocemos bien y sabemos que lucharán hasta el final y que si, finalmente, consiguen alejar a su enemigo y vivir en paz en sus tierras, hoy ocupadas, no permitirán un nuevo gobierno que les oprima, aunque sea de los suyos, con sus jueces, sus tribunales, su policía, sus cárceles…

Lo sabemos bien porque los saharauis son, como los anarquistas, ingobernables, no les gusta mandar en nadie ni que les manden a ellos.

Por eso mandamos al pueblo saharaui ánimos en la lucha y les deseamos que, a la vez que derrotan a sus vecinos imperialistas marroquíes, vayan tejiendo la red de una nueva sociedad más justa e igualitaria.

¡Viva la lucha y la libertad del pueblo saharaui!

Grupo Anarquista Higinio Carrocera

Screenshot_20201124_191817

🇦🇪La intifada electrónica🇦🇪

Captura de pantalla de 2020-09-27 13-16-57

Nora Barrows-Friedman

Las principales empresas de Silicon Valley han censurado un acto en la Universidad Estatal de San Francisco.

leila_khaled_in_2017_barcelonas_literal_fairEsto significa que durante la pandemia, las empresas privadas estrechamente alineadas con los gobiernos tienen un inmenso poder sobre lo que se puede decir, incluso en un entorno académico.

Zoom, la plataforma de videoconferencia basada en la web, anunciaba que prohibía a la SFSU usar su software para organizar un seminario web con Leila Khaled, icono de la resistencia palestina que ahora tiene setenta años y vive en Jordania.

Captura de pantalla de 2020-09-27 12-56-54 27 12-56-54
09-27 12-57-13 Captura de pantalla de 2020-09-27 12-57-13

El acto también fue restringido en Facebook, que tiene un largo historial de censura a los palestinos en nombre de Israel.

El miércoles, el acto se realizó a través de YouTube, pero apenas había comenzado, la compañía cortó la transmisión del video, reemplazándolo con un aviso que decía “Este video ha sido eliminado por violar los términos de servicio de YouTube“.

cort cort

Según un correo electrónico visto por La Intifada Electrónica el miércoles, el profesor Rabab Abdulhadi, director del programa de etnias árabes y musulmanas y diáspora de SFSU, y el co-moderador de la jornada, el profesor Tomomi Kinukawa, dicen que esperaban que la universidad “desafiara seria y públicamente el intento de Zoom de controlar la educación superior y el contenido de nuestro plan de estudios y aulas“.

Los profesores añaden que “la privatización de nuestra educación es un desarrollo serio. Como institución pública, la SFSU debe de rechazar la y resistir la“.

El anuncio de Zoom fue una capitulación al gobierno israelí y a los grupos anti-palestinos – incluyendo la Liga Anti-Difamación, StandWithUs y el Lawfare Project – que han presionado a la compañía durante semanas sobre el acto planeado.

anglo sp

La semana pasada, los legisladores israelíes denunciaron públicamente el acto y calificaron a sus organizadores de antisemitas.

Miembro del grupo político de izquierda Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), Khaled es más conocida por su papel en una serie de secuestros de aviones en 1969 y 1970. No ha participado en ninguna actividad de resistencia armada durante décadas.

Act.IL, la aplicación de astroturfing financiada por el gobierno israelí que envía a sus usuarios en “misiones” para promover Israel, también alentó a sus usuarios a enviar correos electrónicos al consejo de administración de la universidad.

Act.IL declaró la “victoria” el miércoles por la mañana.

contra

Khaled habría hablado junto con el líder militar sudafricano contra el apartheid Ronnie Kasrils, los activistas estadounidenses y ex presos políticos Sekou Odinga y Laura Whitehorn, y la académica Rula Abu Dahou, directora del instituto de estudios de la mujer de la Universidad de Birzeit en la Ribera Occidental ocupada.

La presidenta de la SFSU, Lynn Mahoney, defendió el acto planeado por motivos de libertad académica.

Pero en una extraña declaración, Mahoney dijo que la negativa de Zoom a albergar el seminario web era tan “hiriente para algunos” como la participación de Khaled en un debate en el aula.

No dijo si la administración iba a hacer más para desafiar la política de la empresa.

Abdulhadi acusa a la administración de la SFSU de socavar  sistemáticamente su programa AMED, incluyendo la cancelación de los cursos específicos para Palestina y destripando su presupuesto.

En retroceso

Los grupos de presión de Israel intentaron que tanto el gobiernos federa como el estatal se involucraran en el cierre del seminario web.

El Proyecto Lawfare, un grupo pro-israelí que utiliza las demandas para acosar a los partidarios de los derechos palestinos, envió recientemente una carta a la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Afirmaba que la SFSU que acogía a Khaled constituía un “apoyo material” a los denominados “terroristas” por los EE.UU., aunque Khaled no ha cobrado por su participación en el seminario web.

El Lawfare Project ha sido uno de los más feroces atacantes de Abdulhadi, intentando – pero fallando – silenciarla.

Además, el grupo sionista AMCHA Initiative afirmó que el acto violaba dos leyes de California.

Sin embargo, la organización de defensa de la libertad de expresión FIRE declaró que ninguna de esas leyes son aplicables.

Los partidarios de los derechos de los palestinos y la libertad académica han estado retrocediendo.

conversatio conversation

La Campaña Estadounidense de Boicot Académico y Cultural a Israel (USACBI) declarósu apoyo incondicional” al seminario web y a Abdulhadi y calificó los esfuerzos de lobby de Israel para difamar y silenciar a aquellos que abogan por la justicia como “venenosos y destructivos“.

Las empresas privadas como árbitros del discurso

Después de no conseguir que la universidad cancelara el acto, los grupos anti-palestinos se dedicaron a presionar a Zoom, y el Proyecto Lawfare amenazó a la empresa con el tema del “apoyo material“.

Los defensores de Israel también protestaron fuera de la sede de Zoom el martes.

A la luz de la supuesta afiliación o pertenencia de la oradora a una organización terrorista denominada por los EE.UU. de terrorista, y la incapacidad de la SFSU para confirmar lo contrario, determinamos que la reunión es una violación de los Términos de Servicio de Zoom e informamos a la SFSU que no podrían utilizar Zoom para este acto en particular“, posteriormente declaró la empresa.

Como empresa privada, Zoom establece sus propios términos de servicio (ToS) y puede decidir lo que permitirá en su plataforma.

Pero con la mayoría de los discursos públicos e incluso la educación que ahora dependen de esas plataformas, empresas como Zoom, YouTube y Facebook son ahora esencialmente los árbitros de la libertad de expresión.

name nomb

Los grupos de presión israelíes celebraron la censura de Zoom.

Captura de pantalla de 2020-09-27 13-12-26

Abdulhadi dijo que lo que sucedió es el patrón de la forma de actuar  de los grupos de presión de Israel.

Lo que están tratando de hacer – estos ataques e insultos, las difamaciones y el acoso – es desviar el debate“, dijo Abdulhadi a The Electronic Intifada.

Les molesta la forma en que nos estamos centrando en cuestiones de la liberación negra, la liberación palestina y la abolición de las cárceles, y las conexiones entre estos movimientos“, dijo Abdulhadi.

🎥libreflix

👾 Así cayó Becciu, el cardenal que desvió centenares de millones de euros de los pobres a la especulación

Captura de pantalla de 2020-09-27 23-46-42

🇪🇺¿Defiende el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dichos derechos?🇹🇷

El TEDH rechazó la apelación urgente por un abogado en huelga de hambre en Turquía

tedhEl abogado Aytaç Ünsal, que lleva en en huelga de hambre desde febrero, seguirá detenido. El TEDH en Estrasburgo se negó a emitir un fallo de urgencia para pedir al gobierno turco que lo liberara con el argumento de que no corría riesgo inmediato.

Los jueces de Estrasburgo se justificaron alegando que, según la información del gobierno turco, el 30 de julio el abogado de 31 años fue trasladado de la prisión a un hospital de Estambul. Argumentaron que la estancia allí no representaba un riesgo inmediato de daño a la vida y la integridad física. La asociación de abogados de izquierda ÇHD (Asociación de Abogados Progresistas), a la que pertenece Ünsal, está indignada.

Ünsal se había declaró en huelga de hambre en febrero junto a otros compañeros y compañeras encarcelados por exigir un juicio justo. El 5 de abril, el “Día de los Abogados“, convirtió la acción en ayuno de muerte junto a la abogada Ebru Timtik, quien murió recientemente en Estambul tras 238 días de ayuno de muerte. Los abogados habían sido condenados en marzo de 2019 a largas penas de prisión de acuerdo con las leyes de terrorismo. La apelación ante el tribunal superior no prosperó y las sentencias se confirmaron en octubre.

Aunque el TEDH tiene conocimiento de que Ebru murió recientemente como resultado de un ayuno de muerte, y aunque el tribunal ha recibido informes del hospital y de la asociación médica que señalan los riesgos adicionales de pandemia y los efectos negativos del centro de detención del hospital, la solicitud de Aytaç fue rechazado porque no había peligro directo“, según un comunicado de ÇHD. Al mismo tiempo, los jueces de Estrasburgo están pidiendo al gobierno turco que considere la solicitud de Ünsal de tener un médico independiente.

ebrutimtik-hastane

El Tribunal Constitucional de Turquía en Ankara también había rechazado recientemente una denuncia contra el encarcelamiento de Ebru Timtik y Aytaç Ünsal, a pesar de que el Instituto de Medicina Forense de Estambul les había proporcionado previamente un certificado de incapacidad para el encarcelamiento. Sin embargo, según el tribunal, una violación de los derechos fundamentales no era reconocible en el contexto de la hospitalización (forzada), ya que se podía brindar tratamiento médico en el momento que fuera necesario.

La misma decisión se había tomado en el caso de Ebru”, dijo el ÇHD y agregó: “Si hubiera algún acontecimiento triste en relación con la vida de Aytaç Ünsal, la responsabilidad recae en todas las autoridades judiciales que no cumplen con sus responsabilidades“.

⛓Una multitud despide a Ebru Timtik

La abogada que murió el día 238 de su ayuno de muerte, exigiendo un juicio justo, fue enterrada en Estambul bajo una fuerte presencia policial masiva.

♥️ Icíar Bollaín: «Cuidar lo podemos hacer todos igual de bien, no sólo las mujeres»

🤮 Los hechos de la Transición que deberá explicar Martín Villa a la jueza Servini

Captura de pantalla de 2020-09-02 19-58-07

☠️Operación especial en Omsk⛓

(Envenenamiento de Alexei Navalny)

Leonid Volkov

Todo lo que ha sucedido alrededor de Navalny (y lo sucedido es una operación especial), incluyendo no dejar que su médico lo vea, no dejar que su esposa lo vea, la gran cantidad de fuerzas de seguridad [en el hospital de Omsk], la negativa a transportarlo [a otra instalación] tiene solo un objetivo. Y no es tratar al paciente, por supuesto.

El objetivo es ocultar los rastros del crimen, imposibilitando la detección de la toxina, asegurándose de que nadie acceda a los biomateriales, de modo que no exista evidencia convincente de qué sustancia se usó para envenenarlo y cómo se usó. Entonces, ¿qué pasa si esto causa estragos en la elección del tratamiento médico óptimo?

Pero permitirá al Kremlin jugar su juego favorito, como con el Boeing [derribado sobre Ucrania por las fuerzas rusas en julio de 2014]: presentar 300 hipótesis diferentes con cualquier grado de absurdo (excepto la explicación obvia y verdadera), y preguntar “¿Cuál es tu evidencia?” en respuesta a la explicación obvia. De hecho, ya han comenzado a hacerlo.

chekisty

El capitán de la NKVD, Yermolai Remizov, lucha sin piedad contra los enemigos de la Patria. Su grupo de trabajo ha resuelto docenas de casos, eliminando los restos de la Guardia Blanca y capturando espías extranjeros y secuaces trotskistas. De fuentes confiables, Remizov recibe una pista sobre un próximo acto de sabotaje en la planta de Proletarian Diesel. La planta es el buque insignia de su industria, y cualquier accidente sería una declaración política seria. Remizov necesita identificar a los saboteadores con urgencia. ¿Pero cómo? De repente, entre el personal de la planta, el capitán se da cuenta de un nuevo ingeniero, que tiene un parecido sorprendente con un conocido de la Guerra Civil …

Esta novela, Chekists, fue publicada el 19 de agosto de 2020, por la principal editorial rusa Eksmo, lo supe a través de LitRes, el principal servicio de libros electrónicos de Rusia. El género floreciente de la ficción pulp revisionista neo-estalinista y el género igualmente floreciente de la “historiografía” revisionista neoestalinista que la nutre son dos grandes partes de la implacable guerra cultural librada por los “chekistas” en el Kremlin para hacer su flagrante y brutal mal gobierno en el país más grande del mundo parece natural, inevitable e históricamente predeterminado. Como parte de su campaña general por aferrarse al poder a perpetuidad, mientras desangran al país, solo tiene sentido que conviertan el gobierno en una “operación especial” gigantesca e interminable, en la que envenenar a “los enemigos de la Patria“, como Alexei Navalny, es solo un día de trabajo.

Los médicos ‘luchan por la vida’ del líder opositor ruso Navalny tras presunto envenenamiento.

Yuliya Talmazan
NBC News
20 de agosto de 2020

El feroz crítico del Kremlin y líder de la oposición Alexei Navalny está en coma mientras los médicos luchan por su vida después de que fuera envenenado el jueves por la mañana, declaró su portavoz.

El enemigo del presidente de Rusia, Vladimir Putin, de 44 años se sintió mal en un vuelo de regreso a Moscú desde tTomsk, una ciudad en Siberia, dijo Kira Yarmysh en iTwitter.

“El avión efectuó un aterrizaje de emergencia en Omsk. Alexei tiene una intoxicación tóxica ”, tuiteó Yarmysh.

Se dice que Navalny estaba inconsciente y le colocaron un ventilador en una unidad de cuidados intensivos. Yarmysh no dijo quién creía que pudiera haber envenenado a Navalny, pero dijo que se había llamado a la policía al hospital.

El político se encuentra grave pero estable, dijo en un video compartido por Yarmysh en Twitter el representante del hospital, Anatoly Kalinichenko, médico jefe adjunto del Hospital de Emergencia No. 1 de Omsk.

Kalinichenko dijo que se estaban analizando todas las posibles razones de la repentina enfermedad de Navalny, incluido el envenenamiento. “Los médicos realmente están tratando de salvarle la vida en este momento“, agregó Kalinichenko en una reunión informativa posterior con los periodistas.

El portavoz afirmó que los médicos habían impedido a la esposa de Navalny, Yulia que viera a su esposo. Dijeron que su pasaporte no era prueba suficiente de su identidad, le pidieron el certificado de matrimonio que ella no llevaba.

Yarmysh declaró a la emisora de radio rusa Echo de Moscú que se están realizando pruebas para determinar la naturaleza de la toxina utilizada. Continuó diciendo que Navalny solo tomó un té negro en una cafetería del aeropuerto antes de subir al avión por la mañana, y creen que fue así como pudo haber sido envenenado.

Dijo que estaba segura de que fue “un envenenamiento intencionado“.

Hace un año, lo envenenaron en una prisión y estoy segura de que aquí pasó lo mismo”, declaró a la emisora. “Son síntomas diferentes, obviamente una toxina diferente, pero obviamente esto se le hizo intencionalmente“.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, proclamó que se iniciaría una investigación si resultaba que Navalny estaba realmente envenenado. Cuando se le preguntó si este era un caso especial debido a las críticas abiertas de Navalny al gobierno ruso, Peskov agregó, “el actual gobierno tiene muchos críticos“, según la agencia de noticias estatal TASS.

Mientras tanto, elementos de los medios estatales de Rusia, estrictamente controlados, han estado corriendo la voz de que Navalny pudo haber bebido mucho la noche anterior y tomó algún tipo de pastilla para la resaca hoy.

Una fuente anónima de las fuerzas del orden le dijo a TASS que las autoridades aún no están considerando esto como un envenenamiento.

Por el momento no se está considerando esta versión”, dijo el funcionario. “Es posible que él mismo haya bebido o tomado algo ayer“.

El año pasado, Navalny fue trasladado de urgencia a un hospital desde la prisión donde cumplía una condena luego de un arresto administrativo, con lo que su equipo dijo que se sospechaba de envenenamiento.

Luego, los médicos dijeron que había tenido un ataque alérgico severo y lo volvieron a enviar a prisión al día siguiente.

En 2017, fue atacado por varios hombres que le arrojaron antiséptico en la cara, dañándose un ojo.

Pavel Lebedev estaba en el mismo avión que Navalny y publicó una imagen del político bebiendo algo de una taza antes del vuelo en sus Historias de Instagram. NBC News no pudo confirmar que la foto muestra la bebida que su portavoz cree que pudo haberlo envenenado.

En una serie de videos subidos a su Instagram, Lebedev dijo que vio a Navalny ir al baño después del despegue y que tardó un rato.

Escuché una conmoción y me quité los auriculares”, agregó. “Resultó que hubo un aterrizaje de emergencia en Omsk, así que pensé que alguien se estaba sintiendo mal. Luego volví la cabeza y vi a Alexei acostado”.

Navalny saltó a la fama en 2009 con investigaciones sobre la corrupción oficial y se convirtió en líder de protestas cuando cientos de miles salieron a las calles en Rusia en 2011 para protestar contra el fraude electoral.

Unos años más tarde, y después de varios breves períodos en la cárcel, Navalny enfrentó dos conjuntos separados de cargos de fraude, que fueron vistos como represalias políticas destinadas a evitar que se postulara para un cargo.

En su única campaña oficial antes de que entrara en vigor su primera condena, Navalny obtuvo el 30 por ciento de los votos en la carrera por la alcaldía de Moscú en 2013.

Navalny también hizo campaña para desafiar a Putin en las elecciones presidenciales de 2018, pero se le prohibió presentarse.

La fundación anticorrupción de Navalny ha llevado a cabo investigaciones en profundidad sobre los más altos rangos de la élite política rusa, incluida su investigación más famosa sobre el ex primer ministro y presidente Dmitry Medvedev.

Captura de pantalla de 2020-08-31 19-17-57

La brillante exposición de Alexei Navalny en marzo de 2017 sobre la corrupción del entonces primer ministro Dmitry Medvedev, vista 36 millones de veces

El mes pasado, tuvo que cerrar la fundación después de una demanda económicamente devastadora de Yevgeny Prigozhin, un empresario con estrechos vínculos con el Kremlin.

Rusia celebra elecciones regionales en septiembre y Navalny y sus aliados se han estado preparando para ellas, tratando de aumentar el apoyo a los candidatos a los que respaldan.

Captura de pantalla de 2020-08-31 19-33-13

Alemania halla “pruebas inequívocas” de que Navalni fue envenenado en Rusia con un agente nervioso

Captura de pantalla de 2020-08-31 19-24-32

⛓ ¿Era tonta la brigada político-social?

A %d blogueros les gusta esto: