🇦🇫Afganistán:⚔️

El fracaso de la “guerra contra el terrorismo” que iba a imponer los valores occidentales y a liberar la región

todo

Antes de que el 11 de septiembre de 2001 Al-Qaeda tirase abajo las Torres Gemelas de Nueva York, George Bush ya se había rodeado de las figuras más importantes del llamado movimiento neoconservador o neocón, como Paul Wolfowitz, Dick Cheney y Donald Rumsfeld y entre sus planes ya se encontraba la invasión de Irak y la expansión estadounidense en Oriente Medio. El 11-S supuso la justificación perfecta para entrar en la región, pero era demasiado pronto para enfrentarse al régimen de Sadam Hussein. Al descubrirse que buena parte de los miembros de Al-Qaeda se encontraban refugiados en las montañas de Afganistán, Estados Unidos (EEUU) no dudó en invadir este país en octubre de 2001. A la operación la denominó Libertad Duradera.

Dos años después hizo lo propio con Irak. Pero tras gastarse miles de millones de dólares, colocar gobiernos extraordinariamente corruptos y desestabilizar Oriente Medio, EEUU se dio cuenta de que se había metido en dos guerras eternas que no podía ganar, ni perder. Por ello, hace unos años optó por retirarse paulatinamente de estos dos países y contemplar desde la distancia cómo todo lo que tocaba acababa destruido. En agosto de 2021 las tropas de la OTAN se retiraron de Afganistán. Está previsto que se marchen de Irak a finales de este año.

La Guerra contra el Terrorismo y los ataques preventivos

El hecho de que los autores materiales de los atentados del 11-S fueran saudíes, o que Al-Qaeda fuera fundada en una potencia nuclear como lo es Pakistán – de hecho, Osama Bin Laden fue descubierto y ejecutado allí en 2011 – no supuso ninguna consecuencia para estos países. El gigante norteamericano cobró su venganza yendo a por la nación más débil: un país rural, poco desarrollado, con una baja densidad de población. A EEUU y sus aliados de la OTAN no le supuso mucho esfuerzo derrocar al gobierno talibán, tomar control de la región y bombardear incesantemente las montañas en las que supuestamente se encontraba escondido Bin Laden.

La guerra de Afganistán supuso el inicio de la llamada Doctrina Bush: una política de guerra preventiva, justificada como “lucha contra el terrorismo internacional”, que defendía que, tras la Guerra Fría, EEUU era la única superpotencia que existe en el mundo y que como tal puede ejercer de policía del mismo. En consecuencia, tiene la potestad, e incluso obligación moral, de deponer regímenes extranjeros que representan una supuesta amenaza (aunque ésta no sea inminente) para la seguridad de sus intereses y asegurarse de que nunca pueda surgir otra potencia que rivalice con la suya, como lo fue en su día la URSS. Todo ello bajo el pretexto de expandir la democracia occidental por el planeta, y por tanto la Pax Americana o paz mundial regida por las relaciones económicas capitalistas, consolidando un nacionalismo estadounidense en un mundo cada vez más globalizado. Se trata, en definitiva, de una actualización del Plan Cóndor al siglo XXI. En otra época se le hubiera denominado imperialismo, colonialismo e, incluso, fascismo.

En el caso específico afgano, no sólo se esgrimió como justificación la lucha contra el terrorismo, sino también la liberación de la mujer, sometida por los crueles talibanes [“White feminists wanted to invade”, por Rafia Zakaria, en The Nation.]. El hecho de que los talibanes se encontraran en una posición de poder por haber sido financiados y entrenados por EEUU durante los 80, para que hicieran la guerra con la URSS, se pasó por alto [“Las raíces del movimiento talibán”, escrito por Ana Cabirta Martín y publicado en El Salto.]. El relato tenía que ser que EEUU era el paladín de la libertad en el mundo y su lugar en el mundo era el de salvarnos de cualquier opresor.

Por alguna razón, la invasión de Afganistán de 2001 – producida un mes y una semana después del 11-S – no provocó un movimiento internacional contra la guerra semejante al que despertó la de Irak en 2003. Millones de personas salimos a protestar contra la guerra de Irak al grito de “No a la Guerra”, pero apenas hubo resistencia en las calles contra la de Afganistán. Líderes gubernamentales progresistas, como el entonces presidente Zapatero, que se negaron a participar en la impopular guerra de Irak, compensaron al primo estadounidense aumentando las tropas en Afganistán. Y apenas fueron criticados por ello.

El coste de las guerras interminables

Veinte años después, las tropas de la OTAN comenzaron a abandonar su presencia en el país, facilitando el avance de los talibanes, que en cuestión de semanas tomaron Kabul. Veinte años de ocupación militar, que terminan con un saldo de 10.000 civiles muertos y prácticamente ninguna mejora. Pese a que uno de los objetivos de Libertad Duradera era liberar a las mujeres, dos tercios de las jóvenes afganas no están escolarizadas, el 80% de las mujeres siguen siendo analfabetas, más de la mitad han sufrido violencia machista en el seno de su propia familia y el 75% afrontan matrimonios forzosos, en muchos casos antes de cumplir 16 años. Todo ello, cuando aún estaban las tropas de la OTAN en el país. Y es que es curioso que los mismos que defendieron aquella intervención militar, son los que ahora lamentan la situación en la que queda el país con el avance de los talibanes, pero de forma asombrosa desvinculan por completo la presencia de EEUU y sus aliados de la OTAN durante estas dos décadas en el país de todo lo que ha ocurrido en Afganistán desde 2001.

Captura de pantalla de 2021-08-27 11-49-33 Captura de pantalla de 2021-08-27 11-56-08

Olga Rodríguez escribió en agosto un artículo en eldiario.es en el que explicaba que “ONG, activistas y periodistas han denunciado durante años la situación de las afganas, pero Europa consideró que Afganistán era un país seguro para ellas y prefirió no aceptarlas como personas refugiadas que asumían riesgos si eran deportadas. Casi nadie puso el grito en el cielo entonces, a pesar de que muchas huían de agresiones sexuales, violencia de género sistematizada, discriminación y ausencia de futuro. Hay quienes solo han querido elevar su voz ahora que Estados Unidos y sus aliados se marchan. Pareciera que consciente o inconscientemente quisieran aceptar el argumento falaz de que las cosas van bien con la presencia de tropas estadounidenses y solo empiezan a ir mal cuando estas abandonan”.

Una región desestabilizada y llena de armas

En 2021 casi la mitad de la población afgana se encuentra en situación de necesidad humanitaria. Unicef estima que la mitad de los niños afganos sufrirá desnutrición severa este año. Pero la ayuda que se ha enviado a este país en las últimas décadas ha sido principalmente militar, no de otra naturaleza. Millones de dólares de EEUU han ido a parar a la compra de armamento y la inversión en ‘seguridad’. Mucho menos se invirtió en educación, sanidad pública, gobernanza, desarrollo, democratización, infraestructuras, etc. De hecho, algunos analistas señalan como una de las causas de la caída del gobierno de Kabul el hecho de que se habían invertido 300.000 millones de dólares en armar a su ejército, pero que no contaban con comida y se morían de hambre.

Explica Olga Rodríguez que “como ha pasado en tantos países ocupados o intervenidos militarmente por tropas extranjeras, Afganistán se convirtió en un polvorín con demasiadas armas que ahora están tomando los talibanes [Este verano se descubrió que el gobierno de Aznar había donado 17.000 toneladas de armamento a Afganistán en 2003. Hace unas semanas, el Ejecutivo de Sánchez reconoció no tener ni idea de qué han sido de esas armas]. Ya en 2004 la población se quejaba de que los tanques estadounidenses que se paseaban por pueblos y ciudades apuntaban sus cañones hacia abajo, hacia la calle, hacia la gente. Las tropas estadounidenses han sido percibidas en sectores importantes de la población como elementos hostiles. No en vano, la cárcel secreta de Bagram, gestionada por EEUU, fue escenario de torturas y violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Entre sus paredes se generaron traumas y enorme sufrimiento, al igual que en Guantánamo, por donde pasaron algunos de los hombres que ahora engrosan las filas de los talibanes”.

La muerte del credo neocón

Tras veinte años de ocupación militar, bajo las presidencias de Bush, Obama, Trump y Biden, la operación Libertad Duradera, cuya finalidad era acabar con el régimen talibán, ha finalizado con el retorno del régimen talibán.

Una conclusión que podemos sacar del desastre que ha supuesto la intervención militar es que la supuesta justificación feminista – amén de blanca y liberal – de la guerra de Afganistán no fue más que una excusa barata, carente de realidad. En primer lugar, porque la invasión no se produjo hasta que ocurrió el 11-S y su verdadero motivo era el de la lucha contra Al-Qaeda. Y, en segundo lugar, porque en 2019, dieciocho años después de la invasión y ocupación estadounidense de Afganistán, justificada por muchos porque iba a “liberar a las mujeres”, el gobierno de Trump inició una negociación con los talibanes, excluyendo la presencia de mujeres en las reuniones y sin poner encima de la mesa la necesidad de luchar contra la violencia machista a través de medidas legislativas. En 2021, con la llegada de Biden a la Casa Blanca, todo siguió por el mismo camino. Como bien apunta Olga Rodríguez, “Washington invadió Afganistán porque quería demostrar que respondía ante los atentados del 11-S. Su objetivo no fue mejorar la vida de los afganos o democratizar el país. En veinte años de ocupación lo ha dejado claro. En un mundo idílico podemos creer en los unicornios. Pero en la vida real las invasiones con ejércitos buscan intereses propios que a menudo chocan con los de la población autóctona. Y en medio de todo ello, las mujeres suelen ser un argumento de quita y pon para justificar operaciones militares y estrategias geopolíticas”.

La segunda lección que podemos sacar de esta triste historia es la del estrepitoso fracaso de la ideología neocón respecto del papel de Occidente en Oriente Medio, resumida mejor que nadie por Samuel Huntington en El Choque de Civilizaciones. El autor sostenía que nuestra civilización occidental se encuentra enfrentada con otras, como “el mundo islámico”, con el que inevitablemente chocaremos hasta que sólo quede uno. Los neocón de principios del siglo XXI pensaban que la democracia occidental se podía imponer en países con tradiciones radicalmente opuestas, que sus poblaciones aceptarían la “superioridad” moral de nuestros valores y que sus instituciones se democratizarían una vez depuestos los dictadores. Huntington llamaba a estos fenómenos “oleadas democráticas”.

Evidentemente, el tiempo no le ha dado la razón. La lucha contra el terrorismo ha sido un fracaso y las resistencias a asumir los valores occidentales han ganado. Esta gentuza racista confiaba en la superioridad occidental y han condenado a millones de personas a la muerte o a la miseria. El presidente ruso, Vladímir Putin, dio en el clavo el pasado 20 de agosto, cuando en una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, expresó que “es hora de abandonar la política irresponsable de imponer valores ajenos, de imponer una democracia bajo normas ajenas, sin tener en cuenta los detalles históricos, étnicos o religiosos, ignorando por completo las tradiciones de otras naciones”.

La nueva oleada de refugiadas y el aprovechamiento político por parte de la ultraderecha

Ahora que se marcha la OTAN, las afganas preocupan por fin. Como si su vida antes de la toma de Kabul por los talibanes fuera fácil. Nos dice Olga Rodríguez en su extraordinario artículos que “no son las únicas que viven una terrible opresión. Pero la geopolítica decide quiénes merecen atención y quiénes no (ahí están las saudíes, por ejemplo). Las personas refugiadas en Europa son estigmatizadas en demasiados sectores, algunos de los cuales ahora se echan las manos a la cabeza ante la situación de Afganistán. Ayer Europa deportaba a la población afgana o la encerraba en centros de internamiento, ante demasiados silencios. Hoy la hipocresía pública lanza SOS por ella”.

Sin embargo, este SOS internacional deja de ser unánime cuando la opción que se plantea es acoger a refugiadas dentro de nuestras fronteras. Los partidos de extrema derecha europeos – y en el contexto español podemos señalar claramente a Vox, cuyo vicepresidente, Jorge Buxadé, en un alarde de ignorancia y racismo declaró que “el 99% de los musulmanes afganos están a favor de la aplicación de la sharia” y, “entre ellos, el 85% a favor de la lapidación” – se han opuesto frontalmente a la acogida, alegando que no podemos dejar entrar a personas con valores diferentes a los occidentales. Y, además, se podría colar algún terrorista, haciéndose pasar por un pobre refugiado. Explotando el miedo.

El resto de partidos europeos del espectro político restante – centro-izquierda, centro-derecha y derecha – han respondido a la xenofobia de la ultraderecha con mensajes de repliegue  [“La extrema derecha agita el fantasma de una nueva crisis migratoria que despierta temor entre los líderes europeos”, por Ángel Muñárriz, en InfoLibre.]. Porque también creen en el discurso racista o por miedo a perder las próximas elecciones, sus mensajes no se diferencian de los de la ultraderecha. En Francia, Macron ha advertido de que frenará los “flujos de inmigración irregular”. En Reino Unido, el gabinete de Johnson prepara un endurecimiento de la ley contra la inmigración irregular. Destaca por su dureza la posición de Austria, donde el gobierno Sebastian Kurz insiste en seguir deportando afganos incluso después del triunfo talibán. Grecia también envía un mensaje duro. “Nuestro país no será la puerta de entrada a una nueva ola de refugiados”, ha afirmado Notis Mitarachi, ministro de Migraciones. Por su parte, Turquía ha empezado a construir un muro en su frontera con Irán, por donde es previsible que se puedan producir la llegada de migrantes.

Afganistán, una cabra entre dos leones

Afganistán, punto estratégico de Asia Central, importante lugar de paso para posibles rutas de hidrocarburos, comparte frontera con Irán y China, entre otros países. Es un Estado bisagra, un escenario en el que ya no solo Moscú o Washington, sino China y algunos países de la región –Irán, India, Pakistán– se disputan intereses y liderazgo. Por ahora, parece que los vencedores de retirada de la OTAN serán China y Rusia, que según algunos medios ya están llegando a acuerdos comerciales con los talibanes para la apertura de minas y la apertura de gaseoductos en algunas zonas del país.

En 1900, el emir afgano Abdul Rahman Khan definió a Afganistán “como una cabra entre dos leones”. Parece que los leones han agarrado entre sus dientes a la cabra, se encuentran tirando de ella para cada lado y no les importa que se rompa, siempre y cuando se queden con un trozo de la misma.

🇧🇴Gobierno de Bolivia pedirá en la OEA investigar a Almagro por su rol en el golpe de Estado

☠️Greenpeace insiste en que se persiga penalmente a quienes han matado al Mar Menor

🗡”Gladio”: la red paramilitar secreta de la OTAN que sembró el caos en Europa🧨

nodo

EEl 2 de agosto de 1990, el entonces Presidente del Consejo de Ministros de Italia, Giulio Andreotti, admitió ante el Senado italiano la existencia de una red paramilitar secreta a lo largo de Europa occidental. Coordinada por la OTAN y ayudada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), su objetivo era luchar contra la expansión y consolidación de la izquierda, que se encontraban fortalecida después de la Segunda Guerra Mundial. Su actividad fue especialmente intensa en Italia, dejando un saldo de decenas de muertes, envueltos en la oscuridad y la impunidad.

bolonaLa “Guerra Fría” fue un periodo histórico marcado por la lucha entre dos superpotencias mundiales antagonistas, Estados Unidos como líder del mundo capitalista y la URSS como la madre del bloque socialista. Sin embargo, la lucha entre ambas potencias no estalló de manera directa. Cada una de las partes, mediante terceros, intentó arrinconar a la otra, imponiendo su modelo por ahí donde pasaba.

En este esfuerzo de arrinconar al otro, EE.UU. fue especialmente activo: la cantidad de intervenciones directas e indirectas (guerras militares y psicológicas, golpes de Estado, procesos de desestabilización y control etc.) superó ampliamente a las efectuadas por la URSS, provocando miles de muertes y un reguero de sufrimiento y miseria a nivel planetario.

Inmediatamente después de que finalizara la Segunda Guerra Mundial, Europa se convirtió en uno de los campos de batalla más importantes. Estados Unidos, bajo la pretensión de detener el avance del comunismo y con la ayuda de diversos grupos (fascistas, ultraderechistas, derechistas, democristianos etc.), logró instalarse y afianzarse al oeste del bloque oriental. Sin embargo, en aquellos tiempos, existía una amenaza creíble que plantaba cara a la implementación del modelo capitalista y a la consolidación de la agenda diseñada a 7.000 km de distancia, en Washington: los movimientos comunistas que salieron reforzados de la Segunda Guerra Mundial.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los movimientos comunistas tenían mucho arraigo en algunos países de Europa occidental. Estos eran los casos de Francia, donde llegaron a ser primera fuerza, pero también de Italia, Checoslovaquia, Finlandia e Islandia. Esto se debió, principalmente, a que sus miembros encabezaron los movimientos de resistencia contra el nazismo. Es en este contexto donde Estados Unidos y los poderes contrarevolucionarios empezaron su clandestina lucha contra la expansión de la izquierda en suelo europeo y plantaron el germen de lo que a partir de la década de los 60 se conocería como la “Operación Gladio”.

Los ejércitos secretos de la OTAN tenían como objetivo luchar contra el comunismo. En un primer momento, esta amenaza procedería desde el otro lado del telón de acero. Sin embargo, cuando las esferas de influencia en Europa se consolidaron y se comprobó que la URSS tenía más interés en mantener su esfera de influencia que en expandir la revolución mundial, los objetivos del operativo fueron reconfigurados. Así, el enemigo ya no estaba fuera de las fronteras, sino dentro de ellas. Estos insiders eran las agrupaciones comunistas, aunque también se incluían entre los enemigos agrupaciones políticas y/o sociales relacionadas a la izquierda política. Marcos Ferreira, El Orden Mundial

El descubrimiento

A principios de noviembre de 1990, el por entonces Secretario General de la OTAN Manfred Wörner, reconoció ante los embajadores de 16 países aliados que la OTAN coordinaba las acciones de la red secreta conocida como “Gladio”.

El secretario general de la OTAN afirmó que los datos recibidos de los mandos militares, y en concreto del general John Galvin, comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa, eran que el SHAPE (Supreme Headquarters Allied Power Europe) coordinaba las acciones de Gladio.

La reunión se celebró pocos días antes de que, el 9 de noviembre de 1990, el por entonces primer ministro belga, Wilfried Martens, y el titular de Defensa, Guy Coeme, admitieran públicamente que “la red estaba dirigida por los servicios secretos militares y actuaba coordinadamente en diferentes países europeos”.

Esa actuación conjunta se inició, al parecer, en 1952. Sin embargo, la red Gladio fue creada inicialmente en Italia y ya funcionaba para 1947. Después Francia, Bélgica, Reino Unido, Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, Noruega y Grecia siguieron el ejemplo. Algunas fuentes añadieron también a la lista a Alemania, Suiza y España.

El 22 de noviembre de 1990, el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la cual condenaba “la existencia de una red clandestina de inteligencia y operaciones armadas que operó durante más de 40 años en varios Estados europeos”.

Tal y como lo menciona la resolución del Parlamento Europeo, esta red clandestina podría haber interferido en la política interna de varios países europeos además de estar implicada en actos de terrorismo y crimen”. La red “tiene a su disposición arsenales militares independientes y recursos militares que ponen en peligro las estructuras democráticas de los países europeos”, subraya la resolución.

El Parlamento europeo animó a los diferentes países europeos a que realizaran investigaciones parlamentarias para poder revelar más información, pero sólo Italia, Bélgica y Suiza lo hicieron, mientras que los demás países europeos sólo reconocieron “la existencia de diferentes operativos” sin ofrecer más detalles al respecto.

El Gobierno alemán, por ejemplo, reconoció su existencia revelando que estaba compuesta por un centenar de hombres, y que, según su declaración, fue disuelta tras el derrumbe de la URSS en 1991. Berlín no ofreció más explicaciones al respecto.

El caso belga

Entre 1982 y 1985, en Bélgica, un grupo de individuos llevaron a cabo una ola de ataques violentos en los que murieron 28 personas y 40 sufrieron heridas de diversa consideración. Conocidos comolos locos asesinos de Brabante” o “la banda de Nivelles”, por la región en los alrededores de Bruselas en la que actuaron, sus atentados sembraron el pánico en el país. Según ciertas fuentes, el objetivo de los ataques era “desestabilizar el país para formar un estado de opinión más favorable a políticas de seguridad más duras”.

Las masacres de Barbante se produjeron en los años de plomo belgas, un periodo que se prolongó durante un decenio, entre finales de los setenta y ochenta. Los atracos, contra armerías y establecimientos comerciales, comenzaron en 1982. Por aquel entonces, llamaba la atención que disparaban a matar para llevarse, al principio, botines irrisorios y que su técnica de tiro y modus operandi recordaban a la de los agentes de élite.

Sus acciones provocaron la aparición de un movimiento armado de izquierdas (Células Combatientes Comunistas) que reivindicaron varios atentados con bomba que causaron dos muertos en 1984 y 1985. Sin embargo, según una investigación periodística efectuada en los años 90, estos habrían sido obra en realidad de los asesinos de Brabante, que según esta teoría formarían parte de la Operación Gladio.

En plena Guerra Fría, Bélgica estaba considerada el punto débil de Europa en seguridad. En 1985, después de asesinar a ocho personas en un supermercado, entre ellas una niña, la banda de Nivelles desapareció para siempre.

En 2015, una confesión implicó a varios policías de ultraderecha, y el Ministro de Justicia belga Koens Greens, tras dichas revelaciones, afirmó que le constaba que había habido “tentativas de manipular” la investigación (parte de los documentos fueron quemados cuando un nuevo equipo se hizo cargo del caso). Al respecto, una investigación parlamentaria reveló que las pistas que apuntaban hacia la policía “habían sido ignoradas deliberadamente“. Según algunas fuentes, el proceso está paralizado a día de hoy en Bélgica.

El caso italiano

El caso italiano ofrece más datos sobre la red Gladio ya que fue en ese mismo país donde se descubrió la clandestina red y se ha producido más información.

Gladio fue descubierta en 1990 por el juez veneciano Felice Casson cuando realizaba una investigación sobre un atentado en 1972 donde murieron 3 carabinieri. Fue en ese momento cuando el Presidente del Consejo de Ministros italiano, Giulio Andreotti, decidió revelar la investigación al Parlamento.

  • Antecedentes: los sucesivos intentos de golpe de Estado
    Durante la Guerra Fría, el espectro político italiano se dividió entre dos partidos: la Democracia Cristiana y el Partido Comunista Italiano. Debido a la presencia de un partido comunista popular, las diferentes elecciones generales que se produjeron en Italia desde 1948 hasta la década de los 80 se convirtieron en una feroz batalla política que no sólo se jugaba en el interior del país, sino también a nivel internacional.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Italia quedó dentro del bloque occidental. Sin embargo, Estados Unidos sabía a la perfección que las probabilidades de que el PCI llegase al poder en las elecciones de 1948 eran considerablemente altas.

Con el objetivo de evitar esta situación, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) organizó un operativo cuyo fin era que la Democracia Cristiana se alzase con la victoria en las elecciones del 48:

Para ello se usaron varios recursos, desde una campaña difamatoria contra el PCI dirigida y realizada por la Iglesia católica italiana, pasando por un refuerzo económico a Italia y a la Democracia Cristiana para llevar a cabo su campaña, finalizando en una operación donde los italoamericanos enviaban cartas a sus familiares en Italia avisándoles de los peligros de votar al PCI. Marcos Ferreira, El Orden Mundial

La estrategia funcionó, y la Democracia Cristiana obtuvo los mejores resultados de su historia. En el caso de que el PCI hubiera ganado aquellas elecciones, EE.UU. había planeado un plan B que consistía en una invasión del país, tal y como lo reconoció décadas después Francesco Cossiga, presidente de Italia entre 1985 y 1992.

En la década de los 60, y más concretamente en 1963, Italia volvió a estar en el radar de Estados Unidos. “En esta ocasión, no se trataba de una posible llegada del PCI al poder italiano, sino la entrada del Partido Socialista Italiano (PSI) en la ejecutiva nacional”, afirma el analista Marcos Ferreira.

El objetivo de la alianza entre los democristianos y los socialistas era dar más estabilidad al panorama político y social italiano a través de una coalición de centro-izquierda. Sin embargo, la CIA y los sectores más reaccionarios de las élites políticas italianas y estadounidenses mostraron su preocupación ante el giro a la izquierda y plantearon un nuevo golpe de Estado. “Dicho golpe fue marcado para el año siguiente, aunque finalmente no fue necesario ejecutarlo debido a la salida de los socialistas del ejecutivo”, subraya Ferreira.

Este no fue, sin embargo, el único golpe que se planeó durante la Guerra Fría en Italia. Apenas seis años después, en 1970, los servicios secretos y militares italianos, junto con los paramilitares de Borghese, volvieron a preparar otro golpe de Estado, en esta ocasión bajo el liderazgo de Junio Valerio Borghese.

Los golpistas debían ocupar las sedes del Ministerio de Defensa y de Interior, al mismo tiempo que se hacían con el poder en la sede de la RAI y otros medios de comunicación importantes” , subraya Ferreira. Posteriormente, todos aquellos elementos clasificados como “subversivos” serían detenidos y un gobierno militar sería instalado con el objetivo de “instaurar el orden y la disciplina” en Italia. Sin embargo, y por razones desconocidas, Borghese ordenó que el golpe se detuviese.

– Los años de plomo y la Operación Gladio
En la década de los 70, la violencia callejera evolucionó a la lucha armada en Italia. Tanto ciertos grupos de extrema derecha como de extrema izquierda recurrieron a la violencia para conseguir sus objetivos aprovechando la debilidad de las instituciones políticas y económicas, el caos político y la crisis económica producida por la crisis del petróleo de 1973.

Por otro lado, se instauró una estrategia de tensión que se puede considerar como una táctica para cometer actos de carácter terrorista y atribuirlos a la otra parte. “El término tensión se refiere a la tensión emocional, aquella que crea una sensación de miedo; el término estrategia se refiere a quien alimenta el miedo en la sociedad y lo dirige contra un grupo o sector determinado”, afirma Ferreira. En el caso italiano, el grupo objetivo era la izquierda, representada principalmente por el Partido Comunista Italiano.

La estrategia de la tensión existe para la manipulación y control de la opinión pública: miedo, propaganda, desinformación, guerra psicológica, agentes provocadores… y acciones terroristas de bandera falsa. La razón de ser de Gladio en Italia: primero organizar terrorismo y culpar a los comunistas; extender el miedo y después aprobar leyes que restrinjan las libertades de la gente. Gaither Stewart

La Operación Gladio comenzó el 12 de diciembre de 1969 con la explosión de cuatro bombas en Roma y Milán que acabaron con la vida de 16 personas. De estos cuatro atentados, el más famoso fue el efectuado contra la sede de la Banca Nazionale dell’ Agricoltura, localizada en Piazza Fontana (Milán).

En un primer momento, las autoridades responsabilizaron a la extrema izquierda, exactamente a grupos anarquistas. Sin embargo, desde el principio, surgieron muchas dudas respecto a la autoría de los atentados. “De hecho, legal y jurídicamente, ninguna persona y/u organización ha sido declarada culpable de la matanza”, afirma Ferreira.

Sin embargo, un informe secreto del SID (Servizio Informazioni Difensa), datado a 16 de diciembre de 1969, mencionaba la posibilidad de que los atentados en Milán y Roma hubiesen sido realizados por grupos pertenecientes a la extrema derecha con el apoyo de la CIA. “Esta mención se vio confirmada años después con las declaraciones del General Maletti [ex jefe de inteligencia] sobre cómo la CIA brindaba apoyo a terroristas de extrema derecha para detener el avance de la izquierda en Italia”, subraya Ferreira.

En 1972, en una Italia que seguía conmocionada por los acontecimientos de 1969, tres miembros de los carabinieri fueron asesinados en un atentado acontecido en Peteano. Al igual que en 1969, el atentado fue atribuido a grupos de extrema izquierda revolucionaria. Sin embargo, tal y como sucedió en Roma y Milán, las dudas surgieron rápidamente:

En primer lugar, porque según el General Serravalle [responsable de la Quinta Sencción del SID], tres de los siete depósitos de explosivos C4 localizados en Trieste y pertenecientes a la red Gladio habían desaparecido a sólo dos meses del atentado de Peteano. Y en segundo lugar porque, durante su juicio en 1984, Vincenzo Vinciguerra [antiguo miembro del grupo fascista Avanguardia Nazionale] confirmó la existencia de una “superorganización” organizada por la OTAN y con la colaboración de los servicios secretos italianos y fuerzas militares y paramilitares italianas. Pero no sólo eso, sino que Vinciguerra contextualizó las acciones de grupos paramilitares de extrema derecha tales como Ordine Nuovo o Avanguardia Nazionale como acciones llevadas a cabo dentro de la Operación Gladio. Marcos Ferreira, El Orden Mundial

En 1974 se produjeron nuevos incidentes. Por un lado, en una manifestación anti-fascista en la ciudad de Brescia se produjo un atentado donde fallecieron ocho personas y 102 resultaron heridas. “Llevado a cabo por personajes encuadrados en grupos de extrema derecha, en 1982 los imputados por el caso fueron declarados inocentes”, afirma Ferreira.

Otro incidente de importancia ocurrido en 1974 se dio en el tren que hacía la ruta Roma-Münich, donde fallecieron 12 personas y 48 resultaron heridas. Además, en ese año, el que había sido miembro de la logia P2 y director del SID, Vito Miceli, fue arrestado bajo los cargos de “conspiración contra el Estado”. “Durante el juicio, Miceli declaró la existencia de la Operación Gladio (sin nombrarlo) y cómo esta se estaba coordinado desde la OTAN y desde los Estados Unidos”, subraya Ferreira.

En las elecciones de 1976, el Partido Comunista Italiano logró el mejor resultado de su historia. Este hecho llevó a Aldo Moro, líder democristiano y primer ministro de Italia en dos ocasiones, a intentar pone en marcha el “compromiso histórico” formulado años antes.

Formulado en octubre 1973, el “compromiso histórico” es como se conoce a la intención del PCI de formar una coalición de gobierno junto con la DC con el objetivo de dar estabilidad política a Italia y así evitar que una solución más autoritaria fuera tomada para intentar resolver los problemas económicos y sociales por los que atravesaba el país. En el fondo de este compromiso está el fundamento ideológico del Eurocomunismo, pero también el temor de Berlinguer [líder del Partido Comunista Italiano] de qué si el PSI y el PCI formaban una alianza para formar un ejecutivo, esto provocaría una reacción de la derecha en forma de golpe de estado. La sombra de Salvador Allende y el golpe de estado de Pinochet eran alargada. Desde el ala más progresista y moderada de la Democracia Cristiana se acogió la idea del “compromiso histórico” favorablemente, por lo que la DC y el PCI acercaron posturas y comenzaron a armonizar sus objetivos. Marcos Ferreira, El Orden Mundial

El 16 de marzo de 1978, Aldo Moro se dirigió a la Cámara de los Diputados para presentar el proyecto. Sin embargo, nunca llegó al parlamento ya que fue secuestrado ese mismo día. Estuvo retenido 55 días, hasta que el 9 mayo apareció su cadáver en una calle céntrica de Roma. Supuestamente, su secuestro y ejecución fueron realizados por las Brigadas Rojas, un grupo terrorista de extrema izquierda. Sin embargo, lo cierto es que el secuestro y posterior asesinato del ex primer ministro italiano está lleno de misterios:

El principal era si la CIA, los servicios secretos italianos o la estructura Gladio tenían algo que ver con la cuestión Moro. Según el periodista italiano Carmine Pecorelli detrás de la muerte de Aldo Moro no estaban las Brigate Rosse sino la CIA y la estructura Gladio. Si Pecorelli tenía razón o no fue algo imposible de verificar ya que fue asesinado el 20 de marzo de 1979. Lo más inquietante es que entre los imputados por el caso se encontraba el entonces primer ministro Giulio Andreotti, el cual fue declarado inocente junto al resto de acusados en 1999. Sin embargo, en 2002 Andreotti fue declarado culpable de instigador de homicidio, aunque finalmente el Tribunal Supremo italiano lo exoneró de la anterior condena en el 2003. Marcos Ferreira, El Orden Mundial

Es probable que nunca se sepa a ciencia cierta quién estuvo detrás del asesinato de Aldo Moro. Sin embargo, la Comisión del Senado que investigó la estructura de Gladio en la primera mitad de los 90 sospechaba que la CIA, los servicios secretos italianos y la estructura Gladio estaban tras el asesinato de Moro. “Cuando se dispusieron a investigar esa hipótesis descubrieron que la mayor parte de los documentos relacionados con el secuestro y asesinato habían desaparecido”, sentencia Ferreira.

En una de las peores matanzas sobre suelo europeo que se habían registrado hasta la fecha. Al respecto, según la comisión investigadora del Senado italiano, “el atentado de Bolonia fue la acción más mortífera conectada con la red Gladio”.

Tras la masacre de Bolonia, la estrategia de tensión y los atentados de bandera falsa comenzaron a cesar. Fue debido a que “el Estado fue capaz de controlar la situación y la opinión pública, tras una década de asesinatos, atentados, muerte y heridos, rechazara de plano la violencia”, subraya Ferreira.

Originariamente, la stay-behind nació como un ejército paralelo y secreto que sólo se accionaría en caso de ataque por parte fuerzas extranjeras, que en la lógica de la Guerra Fría no podía ser más que las fuerzas del bloque socialista sobre un territorio del bloque capitalista. Y así ocurrió en 7 de los 15 países que integraban la estructura secreta de la OTAN. Sin embargo, en los restantes países de la trama parece claro que sus estructuras stay-behind han tenido alguna relación con actos de terrorismo con el objetivo de desacreditar a la izquierda y que ésta no pudiera llegar al poder a pesar de la aceptación de la “reglas del juego” exigidas por los Estados del bloque occidental. Marcos Ferreira, El Orden Mundial

Captura de pantalla de 2021-08-23 11-07-28

👎🏽36 organizaciones piden la dimisión del ministro progre Marlaska 👎🏽👎🏽

 

📡Sobre la minimización de datos💾

Captura de pantalla de 2021-08-10 23-53-43

¿Qué es y por qué es importante?

si bien la minimización de datos no tiene una definición única, la más sencilla y útil de las definiciones es que las organizaciones (ya sean empresas privadas, entidades públicas u organismos gubernamentales) que recopilen datos deben recopilar solo aquellos que sean necesarios para brindar su producto o servicio. La minimización de datos hace referencia a recopilar datos solo para un fin inmediato y necesario, sin acumular datos por la “remota posibilidad de que sean útiles en el futuro”.

En concreto, las organizaciones deberían limitar:

  1. la extensión de los datos que recopilan;
  2. la cantidad de datos que recopilan dentro de esa acotada extensión; y
  3. la retención de dichos datos.

Un ejemplo claro del principio de minimización de datos en la práctica es que “un controlador de datos no procesará de manera constante la ubicación precisa y detallada de un vehículo con el propósito de mantenimiento técnico u optimización del modelo”.

La minimización de datos es un principio central en la protección de datos personales y es parte de los “principios prácticos de información justa”. También es parte de un concepto dominante al que se refiere como “privacidad por diseño y por defecto”, que alienta a las organizaciones a incorporar la privacidad en sus productos y servicios de antemano, en lugar de pensar en ella como algo secundario.

Otros principios de privacidad por diseño incluyen la retención de datos limitada y la limitación del propósito. La minimización está interconectada con estos diferentes conceptos debido a que, dado que los datos ya no son necesarios para cumplir el propósito inmediato y necesario, las organizaciones ya no deberían retenerlos.

Por lo general, las organizaciones no se toman en serio la minimización de datos. Recopilan y retienen datos impunemente, y muchas de ellas no brindan salvaguardas ni toman un enfoque disciplinado para proteger la privacidad individual. Un estudio de empresas de Europa señala que el 72 % de los datos recopilados no se utiliza. Otro informe a nivel mundial indica que el 55 % de todos los datos recopilados son “datos oscuros” que no se usan para ningún fin tras ser recopilados. El razonamiento es claro. Las organizaciones quieren tener tantos datos como sea posible para comercializar (por ejemplo, a través de la publicidad conductual), rastrear personas, o hacer uso de los datos en el futuro, potencialmente para entrenar un modelo de machine learning o para vender la información a corredores de datos o gobiernos. Los datos se han convertido en una mercancía para muchas organizaciones, y pocas de ellas cambiarán su modelo de negocio para reconocer la privacidad como un derecho humano.

Captura de pantalla de 2021-08-10 23-51-42

Los desarrolladores de aplicaciones, por ejemplo, han tenido dificultades en lo relacionado con a la minimización de datos. En 2013, se estudiaron 100 aplicaciones y se descubrió que 56 de ellas, incluidas “Angry Birds” y la infame “Brightest Light”, recopilaban información de geolocalización que no les correspondía(1). La Comisión Federal de Comercio (FTC) de EE. UU. tomó medidas drásticas contra los creadores de las aplicaciones y determinó que las aplicaciones engañaban a las personas y, una vez que las descargaban, estas podían acceder a sus calendarios, su ubicación y la configuración de la cámara (2).

Más recientemente, el juego móvil “Pokémon GO” de realidad aumentada tampoco minimizó la recopilación de datos. Millones de personas en todo el mundo descargaron la aplicación, lo cual no solo dio acceso a su ubicación y a su cámara (relativamente necesarias para el funcionamiento del juego), sino también a sus cuentas de Google. Esto permitió que Pokémon GO tuviera acceso a sus fotos, calendarios, correos electrónicos y otros documentos, lo cual la crítica catalogó como “un gran riesgo para la seguridad” (3). Luego de que defensores y defensoras de la privacidad criticaran la aplicación por lucrarse con los movimientos de quienes la descargaban. Niantic, la empresa desarrolladora de la aplicación, tomó medidas para responder a la reacción pública (4).

Hay quienes piensan que la recopilación de datos más expansiva (en particular para publicidad conductual) es ventajosa tanto para quienes publican anuncios como para quienes consumen. Sin embargo, hay razones para dudar del alcance de esos beneficios. En primer lugar, un estudio indicó que la mayor parte del valor agregado de la publicidad conductual se la llevan las empresas de tecnología, no las personas ni anunciantes. En segundo lugar, si bien se asume que la publicidad conductual es superior a la contextual, esa presunción no es una verdad absoluta, ya que la publicidad contextual no ha recibido suficientes inversiones en los últimos veinte años. Por último, las personas generalmente consideran siniestro el rastreo en internet por parte de las mismas publicidades, lo que hace que estas pierdan efectividad.

La minimización de datos es una cuestión de derechos humanos.

Captura de pantalla de 2021-08-10 23-51-58La privacidad es un derecho humano y la minimización de datos es una cuestión de derechos humanos. El impacto más importante de una buena minimización de datos es la reducción de daños: los datos que no se recopilan no pueden perjudicar a las personas. Si las organizaciones recopilan más datos, crece el daño potencial y real para las personas. Reducir la cantidad de datos que se recopilan es importante por, al menos, dos motivos: las personas no quieren que las organizaciones recopilen cada pieza de información sobre ellas, y la información personal puede utilizarse indebidamente de maneras que perpetúan daños significativos, lo cual sucede a menudo.

Las personas no quieren que las organizaciones recopilen cantidades excesivas de datos

Generalmente, las personas cuestionan la sensatez de permitir a las organizaciones recopilar cualquier dato sobre ellas. Las personas a menudo no saben cómo las organizaciones usan sus datos y sienten que tienen poco control respecto de las prácticas de datos de las organizaciones.

Un estudio que incluyó a más de 25.000 personas de 40 países descubrió que “a siete de cada 10 personas les preocupa compartir su información personal, mientras que a dos tercios de la población mundial no le agradan las actuales prácticas de privacidad de la mayoría de los recopiladores de datos” (5). Otra encuesta basada en Europa halló que “el 41 % [de las personas encuestadas] no quería compartir datos [personales específicos] con empresas privadas”. Además, si bien el 72 % conocía la configuración de privacidad de sus teléfonos inteligentes, el 24 % no sabía cómo verificar la configuración de privacidad de las aplicaciones. El 81 % del pueblo australiano considera que es un “uso indebido que una organización solicite información que parece no ser relevante para el propósito de la transacción, un 7 % más que en 2017”. Además, mientras que el 85 % de la comunidad australiana encuestada tenía “un buen entendimiento de por qué debería proteger su información personal, […] el 49 % [dijo] que no sabía cómo hacerlo”. Lamentablemente, debido a que la recopilación de datos excesiva es la norma, las personas no son capaces de expresar sus preferencias de privacidad, o se les dificulta hacerlo, y terminan resignándose a usar los servicios que desean con prácticas de datos que no les agradan.

Recopilar cantidades excesivas de datos causa grandes daños

La amplia recopilación de datos ha causado daños significativos, y riesgos de daños, para las personas. Estos daños incluyen desde la usurpación de identidad y daños físicos hasta ejemplos menos obvios, como perjuicios en las relaciones (debido a la pérdida de confidencialidad), daños emocionales o reputacionales (debido a que la información privada se vuelve pública) o efectos inhibidores en el discurso o la actividad (debido a una pérdida de confianza en el gobierno u otras organizaciones).

Los daños relacionados con la discriminación son particularmente preocupantes. La recopilación y el procesamiento de datos pueden reducir oportunidades para la comunidad negra, hispana, indígena y otras comunidades de personas de color, o hacerlas blanco de campañas discriminatorias y engaños. La investigación arroja pruebas suficientes de discriminación impulsada por datos de la vida diaria, lo que impacta en la vivienda, el empleo, los préstamos, los créditos, y mucho más. Por ejemplo, un estudio llevado a cabo en los EE. UU. descubrió que los sesgos en la “fijación de precios algorítmica estratégica” llevaba a que solicitantes de préstamos de origen afroamericano y latino pagaran tasas de interés más altas en la compra de viviendas y la refinanciación de préstamos en comparación con solicitantes de piel blanca u origen asiático, lo que les cuesta a los solicitantes afroamericanos y latinos entre USD 250 y 500 millones cada año. Otro ejemplo son las empresas que usan filtros de anuncios de Facebook para impedir que ciertos perfiles vean anuncios laborales, como Uber y NTB Trucking, que ofrecen empleos solo a varones, y otras empresas que categóricamente excluyen a personas de edad más avanzada para que no visualicen sus anuncios. En la industria de los servicios financieros, diferentes empresas quebrantaron las políticas de Facebook al dirigir sus anuncios de tarjetas de crédito hasta préstamos hipotecarios a grupos restringidos. Las empresas estadounidenses Staples, Home Depot, Discover Financial Services, y Rosetta Stone usaron datos de ubicación física de los perfiles para mostrar precios más elevados y menores ofertas en línea para personas en barrios de bajos ingresos. Este tipo de datos no debería ser recopilado en primera instancia, salvo que sea necesario para prestar el servicio o, como explicamos más abajo, para auditar los sesgos de los sistemas de procesamiento de datos. Una vez recopilados, los datos no deberían ser usados para discriminar a las personas

La minimización de datos reduce daños al limitar la vigilancia y aumentar la seguridad

Captura de pantalla de 2021-08-10 23-52-09Otro de los riesgos de la recopilación excesiva de datos es el uso de la información para la vigilancia por parte del gobierno, que puede resultar en abusos por parte de autoridades gubernamentales y causar efectos inhibitorios en la libertad de expresión. La minimización de datos también puede reducir esos daños. Cuando un gobierno busca información de una empresa como Signal, que ofrece comunicaciones cifradas de extremo a extremo (lo que evita que terceros vean el contenido de las comunicaciones) y mantiene al mínimo los datos que recopila de sus usuarios y usuarias, la empresa no tiene información para darles a esas autoridades gubernamentales. Recientemente, cuando el gobierno de los EE. UU. llevó a cabo una solicitud de esa índole, en la que pidió también los nombres y direcciones de las personas, la respuesta de Signal fue que no podía proporcionar tal información. “Es imposible entregar datos a los que nunca hemos tenido acceso para empezar”. Si más empresas adoptaran este tipo de minimización de datos, menos personas serían objeto de violaciones de privacidad, vigilancia gubernamental y abusos.

La minimización de datos también es un elemento importante de la seguridad de los datos. A medida que la innecesaria recopilación y retención de datos aumenta, la creciente mina de datos se convierte en un blanco para terceros, ya sean agencias de aplicación de la ley o crackers. El informe de transparencia más reciente de Amazon, que abarca el sitio de compras de Amazon y sus productos Echo, Ring, y Fire, indica un aumento del 800 % en las solicitudes de datos de clientes por parte de agencias de aplicación de la ley solo en 2020. Este pico está vinculado a la cantidad de datos que Amazon retiene de su clientela.

El daño causado por las filtraciones de datos, los crackeos o el acceso no autorizado a datos dentro de una organización es demasiado grave para justificar la recopilación de más datos que los necesarios para brindar un producto o servicio. Las organizaciones son responsables de asegurar y proteger los datos que procesan. Minimizar la cantidad de datos que recopilan es una de las maneras más respetuosas de los derechos humanos para evitar violaciones a la privacidad y otros daños.

🔴⚫️La tragedia silenciosa continua: 968 accidentes laborales en Madrid en 2020 y 559 accidentes en los seis primeros meses de 2021.

🔴⚫️Ale-Hop sanciona a tres afiliadas a CNT por reivindicar que se cumpla el Convenio Colectivo

silverio

⛓El fascismo viene de distintas maneras y formas👎🏽

pero no se les pueden negar los “lazos familiares

thewire

El inventario de características protofascistas de Umberto Eco constaba de 14 elementos. No será difícil reconocer variantes de muchos de estos en la Nueva India de Narendra Modi.

Fascism Come in All Shapes and Sizes But the 'Family Resemblances' Can No Longer Be Denied

En la mañana del 27 de julio de 1943, una madre en un pueblo del Piamonte, Italia envió a su joven hijo a un recado. La familia acababa de enterarse a través de la radio que Benito Mussolini había sido depuesto y arrestado, y quería saber más. Así que el hijo, de 11 años de edad, fue a un quiosco cercano en busca de un periódico.

Escribiendo sobre ese episodio muchos años después, el chico relató los múltiples choques que experimentó esa fatídica mañana. Uno, encontró periódicos, pero sus nombres eran diferentes con los que estaba familiarizado. Dos, una mirada rápida a los titulares le dijo que los periódicos estaban narrando la misma noticia, pero diferente manera, algo que apenas había visto antes de ese día.

De nuevo, cada periódico llevaba en su primera página una declaración firmada por seis partidos políticos: Democracia Cristiana, Partido Comunista, Partido Socialista, Partido de Acción y Partido Liberal. ¿De dónde habían salido todos estos colores diferentes? Nacido y criado en la Italia fascista, el niño había hasta entonces sabido que cada país tenía sólo un partido político, y en Italia ese partido era el Partido Nacional fascista. Entonces, ¿cómo explicar este rompecabezas?

Igualmente sorprendentemente, los mensajes de esos partidos celebraban el fin de la dictadura y el retorno de la libertad: libertad de expresión, de prensa, de asociación política. ¡Dios mío, nunca había leído palabras como “libertad” o “dictadura” en toda mi vida! En virtud de estas palabras, renací como un hombre occidental libre”, señaló el niño en su recuerdo cinco décadas después del día que había transfigurado su mundo, iluminándolo como nunca antes.

Este niño era Umberto Eco, novelista, crítico de cultura, semiótico, filósofo y comentarista social, en su célebre ensayo de 1995 Ur-Fascismo, expresión que significa el fascismo eterno o ‘permanente’.

Con sólo unos cuantos rápidos golpes de pluma, Eco reproduce un fascinante retrato del fascismo, un retrato que evoca el clima intelectual-moral engendrado por el fascismo en particular. Y este retrato personal es su punto de partida para el mensaje más amplio que Eco está planteando: que aunque el fascismo ha aparecido en varias formas y de maneras diferentes en distintos países en diversos momentos en el tiempo – de hecho, aunque ha evolucionado continuamente a lo largo del tiempo desde la década de 1930 – todavía podemos hablar en términos de un arquetipo común del fascismo. Es muy importante, Eco nos recuerda, que no perdamos la vista de este arquetipo, o de lo contrario olvidaremos que el fascismo todavía está a nuestro alrededor, “a veces de paisano“:

  • Sería muy fácil para nosotros si alguien mirase hacia el escenario del mundo y dijera: ‘¡Quiero reabrir Auschwitz, quiero que las Camisas Negras marchen por las calles de Italia una vez más!’ Por desgracia, la vida no es tan simple. El fascismo de Ur-Fascismo todavía puede regresar con la apariencia más inocente.”

Sin embargo, mientras las características principales se muestran en diferentes variedades del fascismo, Umberto Eco tampoco pasa en silencio sobre sus diferencias. Así, señala cómo el nazismo alemán era mucho más monolítico que el fascismo italiano o el Falangismo ultracatólico de España.

  • Sólo había una arquitectura nazi, y un arte nazi. Si el arquitecto de los nazis era Albert Speer, no había lugar para Mies van der Rohe. … En contraste, ciertamente había arquitectos fascistas (en Mussolini Italia), pero junto a sus pseudo Coliseo también se levantaron nuevos edificios inspirados en el racionalismo moderno de Gropius.

A diferencia de Hitler, Mussolini “no tenía filosofía: todo lo que tenía era retórica“. No es que Hitler estuviera ansioso de tener retórica, sino que su equipo intelectual, era el menos consistente con su propio estilo diabólico, mientras que la ideología que Mussolini prometía era un enredo de contradicciones: pretendía reconciliar la monarquía con la revolución, el republicanismo con el totalitarismo, una Iglesia privilegiada con un sistema educativo orientado hacia el culto al Duce, el control social y político total con un mercado libre, incluso su antijudaísmo a veces, adolecía de convicción, en cualquier momento en sus primeros años de poder.

Nada de esto significa que el fascismo italiano fuera más tolerante que su par alemán, pero sólo que, política e ideológicamente, era mucho más caótico que el nazismo.

Si estas inconsistencias en las diferentes variantes del fascismo significan algo, sin embargo, es simplemente que “puedes jugar el juego del fascismo de muchas maneras, pero el nombre del juego no cambia”.

  • Según Wittgenstein, lo que sucede con la noción de ‘fascismo’ es lo que sucede con la noción de ‘juego’. Un juego puede ser competitivo o de otro modo, puede involucrar a una o más personas, puede requerir algunas habilidades particulares o ninguna, puede haber dinero en juego o no. Los juegos son una serie de diversas actividades que revelan algunos ‘recuerdos familiares’.

Merece la pena tratar de localizar estos ‘recuerdos familiares’ en el contexto actual de escalar las tendencias totalitarias a través de las democracias, en particular la India. Necesitamos, por supuesto, tener en cuenta que los postulados de Eco ya tienen un cuarto de siglo. ‘¿Todavía tienen sentido hoy?’ es una pregunta que no podemos, por lo tanto, dejar de hacernos. Y para responder a esa pregunta, debemos revisar primero sus postulados, teniendo en cuenta la advertencia de Eco:

  • Tales características no pueden quedar encuadradas en un sistema; muchas se contradicen entre sí, y son típicas de otras formas de despotismo o fanatismo, pero basta con que una de ellas esté presente para hacer coagular una nebulosa fascista”.[Emphasis añadido]

El inventario de características protofascistas de Umberto Eco constaba de 14 elementos:

  1. El culto a la tradición. “La verdad ya ha sido anunciada de una vez por todas, y todo lo que podemos (y debemos) es seguir interpretando su oscuro mensaje”. En otras palabras, no puede haber ningún avance en el aprendizaje. Este sistema de creencias dio lugar a “la gnosis nazi (que) fue nutrida por elementos tradicionalistas, sincretistas, ocultistas”.
  2. El rechazo del modernismo. La secuela natural del culto a la tradición es un rechazo obstinado del mundo moderno. “La Ilustración y la Era de la Razón fueron vistos como el comienzo de la depravación moderna”. En este sentido, el fascismo se coloca con irracionalismo.
  3. El culto a la acción por el bien de la acción. “La acción es hermosa en sí misma, y por lo tanto debe hacerse antes, o sin, cualquier reflexión anterior. Pensar es una forma de emasculación”. Por lo tanto, la cultura, ya que se identifica con una actitud crítica, siempre es sospechosa. No es de extrañar que el vocabulario fascista esté envuelto con gemas como ‘intentos de Dios’, ‘intelectuales’, ‘snobs radicales’, ‘las universidades son una madriguera de comunistas’.
  4. El disenso es traición. El espíritu crítico hace distinciones, y distinguir es una marca de modernidad. El debate/disentimiento hace, por definición, huelga en la raíz del tradicionalismo, y por lo tanto es inherentemente traición.
  5. El miedo a la diversidad. La primera llamada de un movimiento fascista es un llamamiento contra los intrusos, porque toda el régimen se basa, crece y prospera en el miedo natural de la diferencia. Por lo tanto, el fascismo es racista por definición.
  6. Almacenar las reservas sociales de frustración. “Una de las características más típicas del fascismo histórico fue el llamamiento a una clase media frustrada, una clase que sufre de una crisis económica o sentimientos de humillación política, y asustada por la presión de grupos sociales inferiores”.
  7. La obsesión con las conspiraciones. “En la raíz de la psicología fascista se encuentra la obsesión con una trama, preferiblemente internacional”. Los seguidores deben sentirse sitiados en todo momento: sitiados desde el exterior, pero también desde el interior. Es el Enemigo que define la identidad fascista.
  8. El enemigo es fuerte y débil. “Por un continuo cambio de enfoque retórico, el enemigo es al mismo tiempo demasiado fuerte y demasiado débil”. Los seguidores deben sentirse humillados por la riqueza y el vago poder del enemigo; pero también deben creer que pueden – de hecho, lo harán – derrotar al enemigo.
  9. La vida es un estado permanente de guerra. “Para el Ur-Fascismo, no hay lucha por la vida, sino que la vida es vivida para la lucha”, ininterrumpidamente. Por lo tanto, el pacifismo es connivencia con el enemigo.
  10. Elitismo a la inversa, o elitismo popular. Los débiles sólo merecen desprecio, así que cada líder en la jerarquía fascista mira a sus subordinados y es él mismo mirado hacia abajo por sus superiores. Esto crea una jerarquía de peloteo virtualmente inagotable del elitismo donde la jerarquía aún es inviolable.
  11. Todo el mundo es un héroe, y la muerte es su recompensa. En la ideología fascista, el heroísmo no es una excepción, sino la norma. “Este culto al heroísmo está estrictamente ligado al culto a la muerte”, de la autoinmolación y el autosacrificio.
  12. Machismo y misoginia. “Ya que la guerra permanente y el heroísmo perenne son juegos difíciles de jugar, el U-Fascista transfiere su voluntad al poder sobre cuestiones sexuales”. Aquí es donde entra el machismo: implica tanto el desprecio por las mujeres como la intolerancia de una orientación sexual ‘no estándar’ como la homosexualidad.
  13. Populismo selectivo. En el Ur-Fascismo, los individuos no tienen derechos, pero sólo el ‘pueblo’ – concebido como una entidad monolítica que expresa la ‘voluntad común’ – tiene. Y es sólo el Líder que tiene el poder de interpretar la voluntad común, de modo que el pueblo no ejerza ni delegue ningún poder, su papel se limita a desempeñar su papel como pueblo.
  14. Neohabla es la nueva lingüa franca. Toda la literatura ur-fascista, incluyendo los textos escolásticos, se revela en el uso de un vocabulario empobrecido y una sintaxis elemental, para limitar los instrumentos de razonamiento complejo y crítico. Un objetivo relacionado es también socavar la cultura y el gusto cultivado por la calidad, porque la calidad, en el libro del fascista, es retrograda.

La variante india

Cuando uno llega al final de este catálogo, no se puede escapar del pensamiento que Umberto Eco podría haber estado escribiendo con un ojo en la India de 2021, y no sólo sacar de la experiencia vivida en la Italia de los 30.

En parte, esta lista es sobrecogedoramente contemporánea en el contexto indio con su estrés sobre el culto a la tradición, su apoteosis de la “acción pura” (llamada ‘maestrismo’ por los grandes medios de comunicación), o su reconocimiento de que el disenso puede ser igual a traición.

No deja de recordarnos que hay claras compatibilidades semánticas entre Goebbels (‘Cuando escucho hablar de cultura, saco mi pistola’) y el moderno hindútvawadi: palabras/expresiones como ‘presstitutos’, ‘la pandilla de Khan Market’ y ‘la mafia del JNU’, o la justa contraposición entre ‘Harvard’ con ‘trabajo duro’ todos son inadmisibles retrocesos a la era del fascismo clásico.

El moscardón del intruso, el “otro“, es un arma tan potente en la mano del estado indio hoy como lo fue de Hitler. Como la obsesión con las conspiraciones de todo tipo.

Eco fue particularmente agudo cuando señaló cómo la clase media era el lecho de la ideología fascista, qué con los antiguos ‘proletarios’ transmutando en la pequeña burguesía o fusionándose con el proletariado lumpen de la política. A las puertas del umbral del milenio de Internet, Eco fue incansablemente profético sobre las formas novedosas que el “populismo selectivo” había elegido para asumir en el futuro: “En nuestro futuro se teme un populismo de televisión o Internet, en el que la respuesta emocional de un grupo seleccionado (y cuidadosamente dirigido) de ciudadanos se puede presentar como la Voz del Pueblo.”

Ambos pronósticos ya se han hecho realidad para la India. De hecho, si, como sugiere Eco, la presencia en una sociedad de incluso uno de los ‘parecidos familiares’ descritos por él era suficiente para hacer de ella un candidata para la calificación Ur-Fascista, India pronto estará bien encaminada al fascismo puro.

Tan precisa como la delineación del fascismo de Umberto Eco es, sólo se pretende como una ayuda a la resistencia. “Nuestro deber”, dice, “es desenmascararlo (fascismo) y señalar con el dedo a cada una de sus nuevas formas – cada día, en cada parte del mundo… La libertad y la liberación son tareas interminables. Deja que este sea nuestro lema: ‘No olvidar’”.

🏴Una bandera negra fue la primera bandera independentista canaria

💰EL PATRIARCADO DEL SALARIO, Silvia Federici

🇵🇹Murió el capitán del 25 de Abril💐

Otelo Saraiva de Carvalho

27 de julio. Fuente: Lo que somos

otelo Saraiva de Carvalho, uno de los capitanes de la Revolución de los Claveles más emblemático, ha fallecido en Lisboa, a los 86 años, en el Hospital Militar de Lisboa en el que ingresó hace quince días, según han informado medios locales que no han precisado la causa de su muerte, pasó a la historia como el hombre que diseñó el plan de operaciones militares que puso fin a la dictadura de António de Oliveira Salazar el 25 de abril de 1974.

Nacido en 1936 en Lourenço Marques, hoy Maputo, capital de la entonces colonia portuguesa Mozambique, pasó la mayor parte de su infancia y juventud en África, donde fue uno de los responsables de la inteligencia militar en Angola. Allí empezó a tomar conciencia del problema colonial y en 1973 fue destinado a Lisboa, lo que marcaría su papel en la revolución.

Su casa en la capital se convirtió en centro de reuniones y encuentros que fraguaron el golpe y fue elegido responsable del Comité Ejecutivo del Movimiento de las Fuerzas Armadas, la organización de militares que acabó con la dictadura.
Fue Saraiva de Carvalho quien diseñó y dirigió las operaciones militares que cercaron el Cuartel do Carmo, donde se encontraba el primer ministro Marcello Caetano (heredero de Salazar) y cuya rendición dictó el éxito del levantamiento.

Se convirtió así en uno de los principales rostros del 25 de Abril y formó parte del Consejo de la Revolución.

Por sus méritos como jefe de la ocupación militar de Lisboa, fue designado jefe del Comando de Operaciones Continentales (COPCON), fuerza armada especial del ejército portugués destinada a reprimir los conatos contrarrevolucionarios. De hecho, él mismo había escogido personalmente «Grândola, vila morena», canción prohibida por el régimen de Oliveira Salazar y Caetano, como contraseña del inicio definitivo de la insurrección conjunta de abril.

anoite

El COPCON fue el encargado de frustrar la tentativa de golpe de Estado que intentó en marzo de 1976 el general António de Spínola, militar reformista de derecha contrario a las derivaciones izquierdistas a que parecía abocado el proceso revolucionario lusitano en aquellos momentos. Las masas entusiastas de su figura y proceder en aquellos acontecimientos ascienden a Saraiva, oficiosamente, a brigadier general, nombramiento que no será aceptado por los socialistas reformistas de Ramalho Eanes tras el fin del «Verano Caliente» de 1975.

Saraiva de Carvalho se alineó con el ala más revolucionario del Movimiento de las Fuerzas Armadas y pasó tres meses en prisión por su implicación con el levantamiento revolucionario y transformador del 25 de noviembre de 1975.

Saraiva lograría aglutinar a las dispersas fuerzas de extrema izquierda de la nación, algunas de las cuales habían ejercitado la lucha armada contra Salazar y la adhesión de Portugal a la OTAN. Sin el apoyo oficial del Partido Comunista Portugués, postuló a la presidencia de Portugal en las elecciones de junio de 1976, ganando el 16.46% de los votos, muy lejos de António Ramalho Eanes, quien obtendría el 61.59%. Saraiva repite su intento en 1980 dentro de una plataforma de izquierda alternativa, obteniendo sólo el 1.49% de sufragios.

A comienzos de la década de 1980 se convirtió en partícipe y presunto autor moral de los atracos y atentados de las Fuerzas Populares 25 de Abril (la llamada «FP-25″, brazo militar de la organización política maoísta Fuerza de Unidad Popular, que lideraba el propio Saraiva), por lo que fue condenado en 1984. Debido a su condición de héroe del 25 de abril, se formó un relativamente amplio movimiento popular en demanda de su indulto, a consecuencia de lo cual se abrevió notoriamente su condena.

Captura de pantalla de 2021-08-05 11-17-33

En 2011, en una entrevista, el militar se mostró decepcionado con cuestiones que todavía afectaban a Portugal, como las «enormes diferencias salariales».

«No habría hecho el 25 de Abril si pensase que iríamos a caer en la situación en la que estamos actualmente», aseguró.

Otelo Saraiva de Carvalho siempre será una referencia en Portugal, de España, del mundo.

semanagalleg

🟣Feminismos y creatividad contra la extrema derecha

⚠️¿Qué es BlackRock? ¿Quién es Larry Fink?:

 

📲El tecnofeudalismo se impone🏹

yanis

aAsí es como termina el capitalismo: no con un estallido revolucionario, sino con un gemido evolutivo. Al igual que desplazó al feudalismo gradualmente, subrepticiamente, hasta que un día la mayor parte de las relaciones humanas se basaron en el mercado y el feudalismo fue barrido, el capitalismo actual está siendo derrocado por un nuevo modo económico: el tecno-feudalismo.

Se trata de una gran afirmación que llega tras muchos pronósticos prematuros sobre la desaparición del capitalismo, especialmente desde la izquierda. Pero esta vez puede ser cierto.

Los indicios son visibles desde hace tiempo. Los precios de los bonos y de las acciones, que deberían moverse en direcciones muy opuestas, se han disparado al unísono, cayendo ocasionalmente pero siempre al unísono. Del mismo modo, el coste del capital (el rendimiento exigido para poseer un valor) debería estar disminuyendo con la volatilidad; en cambio, ha estado aumentando a medida que los rendimientos futuros se vuelven más inciertos.

arqueroQuizás la señal más clara de que algo grave está en marcha apareció el 12 de agosto del año pasado. Ese día nos enteramos de que, en los primeros siete meses de 2020, la renta nacional del Reino Unido se había hundido más del 20%, muy por encima incluso de las peores predicciones. Unos minutos después, la Bolsa de Londres se disparó más de un 2%. Nunca había ocurrido nada comparable. Las finanzas se habían desvinculado totalmente de la economía real3.

Pero, ¿significan realmente estos acontecimientos sin precedentes que ya no vivimos en el capitalismo? Después de todo, el capitalismo ya ha sufrido transformaciones fundamentales. ¿No deberíamos simplemente prepararnos para su última encarnación? No, no lo creo. Lo que estamos viviendo no es simplemente otra metamorfosis del capitalismo. Es algo más profundo y preocupante.

Sí, el capitalismo ha sufrido transformaciones extremas al menos dos veces desde finales del siglo XIX. Su primera gran transformación, desde su aspecto competitivo hasta el oligopolio, se produjo con la segunda revolución industrial, cuando el electromagnetismo dio paso a las grandes corporaciones en red y a los megabancos necesarios para financiarlas. Ford, Edison y Krupp sustituyeron al panadero, al cervecero y al carnicero de Adam Smith como principales impulsores de la historia. El subsiguiente ciclo bullicioso de megadeudas y megarretornos condujo finalmente al crack de 1929, al New Deal y, tras la Segunda Guerra Mundial, al sistema de Bretton Woods, que, con todas sus restricciones a las finanzas, proporcionó un raro período de estabilidad.

El fin de Bretton Woods en 1971 desencadenó la segunda transformación del capitalismo. A medida que el creciente déficit comercial de Estados Unidos se convertía en el proveedor de demanda agregada del mundo -absorbiendo las exportaciones netas de Alemania, Japón y, más tarde, China -, Estados Unidos impulsó la fase de globalización más enérgica del capitalismo, con un flujo constante de beneficios alemanes, japoneses y, más tarde, chinos, que lo financiaban todo.

Sin embargo, para desempeñar su papel, los funcionarios de Wall Street exigieron emanciparse de todas las restricciones del New Deal y de Bretton Woods. Con la desregulación, el capitalismo oligopolístico se transformó en capitalismo financiarizado. Así como Ford, Edison y Krupp habían sustituido al panadero, al cervecero y al carnicero de Smith, los nuevos protagonistas del capitalismo eran Goldman Sachs, JP Morgan y Lehman Brothers.

tecnosoldadoAunque estas transformaciones radicales tuvieron repercusiones trascendentales (la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial, la Gran Recesión y el largo estancamiento posterior a 2009), no alteraron la característica principal del capitalismo: un sistema impulsado por el beneficio privado y las rentas extraídas a través de algún mercado.
Sí, la transición del capitalismo smithiano al capitalismo oligopólico impulsó los beneficios de forma desmesurada y permitió a los conglomerados utilizar su enorme poder de mercado (es decir, su recién descubierta libertad de competencia) para extraer grandes rentas de los consumidores. Sí, Wall Street extrajo rentas de la sociedad mediante formas de robo a la luz del día basadas en el mercado. Sin embargo, tanto el oligopolio como el capitalismo financiarizado estaban impulsados por los beneficios privados impulsados por las rentas extraídas a través de algún mercado, uno acaparado por, digamos, General Electric o Coca-Cola, o conjurado por Goldman Sachs.

Luego, después de 2008, todo cambió. Desde que los bancos centrales del G7 se unieron en abril de 2009 para utilizar su capacidad de impresión de dinero para reflotar las finanzas mundiales, surgió una profunda discontinuidad. Hoy en día, la economía mundial se alimenta de la generación constante de dinero de los bancos centrales, no de los beneficios privados. Mientras tanto, la extracción de valor se ha alejado cada vez más de los mercados y se ha trasladado a las plataformas digitales, como Facebook y Amazon, que ya no operan como empresas oligopólicas, sino como feudos o fincas privadas.

Que los balances de los bancos centrales, y no los beneficios, impulsen el sistema económico explica lo que ocurrió el 12 de agosto de 2020. Al escuchar las sombrías noticias, los financieros pensaron: “¡Genial! El Banco de Inglaterra, presa del pánico, imprimirá aún más libras y las canalizará hacia nosotros. Es hora de comprar acciones“. En todo Occidente, los bancos centrales imprimen dinero que los financieros prestan a las empresas, que luego lo utilizan para recomprar sus acciones (cuyos precios se han desvinculado de los beneficios).

Mientras tanto, las plataformas digitales han sustituido a los mercados como lugar de extracción de la riqueza privada. Por primera vez en la historia, casi todo el mundo produce gratuitamente el capital social de las grandes empresas. Eso es lo que significa subir cosas a Facebook o moverse enlazado a Google Maps.

No es, por supuesto, que los sectores capitalistas tradicionales hayan desaparecido. A principios del siglo XIX, muchas relaciones feudales permanecían intactas, pero las relaciones capitalistas habían comenzado a dominar. Hoy en día, las relaciones capitalistas permanecen intactas, pero las relaciones tecno-feudales han comenzado a superarlas.

Si estoy en lo cierto, todo programa de estímulo está destinado a ser a la vez demasiado grande y demasiado pequeño. Ningún tipo de interés será nunca coherente con el pleno empleo sin precipitar quiebras corporativas secuenciales. Y la política de clase en la que los partidos que favorecen al capital compiten con los partidos más cercanos al trabajo está acabada.

Pero aunque el capitalismo termine con un gemido, el estallido puede llegar pronto. Si los que están en el extremo receptor de la explotación tecno-feudal y la desigualdad que adormece la mente encuentran una voz colectiva, ésta será muy fuerte.

💶Los ricos han seguido incrementando su fortuna durante la pandemia

🇲🇽Pronunciamiento en solidaridad con el Pueblo Yaqui

carnecruda

🥵El legado distópico de Bezos: más allá de Amazon 😱

recientemente, Jeff Bezos, el multimillonario que construyó un imperio empresarial a costa de los trabajadores, ha renunciado a su cargo de CEO de Amazon. En la construcción de su conglomerado expansivo a través del comercio electrónico, la logística, la computación en la nube, el entretenimiento, los comestibles y casi todo lo demás, Bezos se basó en una visión distópica donde los empleados son implacablemente monitoreados, evaluados y sometidos a condiciones de alta presión y agotadoras. Este modelo es tan inhumano que, como informó recientemente el New York Times, “Amazon quema a los trabajadores tan rápidamente que los ejecutivos les preocupa quedarse sin gente a la que contratar.” Bloomberg News también informó de que los conductores de Amazon han sido “despedidos por la aplicación” por percances menores que un verdadero gerente habría ignorado.

El Sindicato UNI Global Union ha publicado “El panóptico de Amazon“, en el que cataloga los diversos métodos que utiliza Amazon para presionar a los trabajadores mediante una vigilancia y un control extremos. Individualmente, ninguno de estos métodos de vigilancia es totalmente nuevo, pero la culminación de toda la tecnología de Amazon en el lugar de trabajo crea un entorno de control inédito en el pasado reciente.

Las tácticas invasivas de la empresa se están extendiendo rápidamente por los centros de distribución del comercio electrónico, y también por otros empleadores e industrias, a un ritmo y escala nunca vistos.

Por ejemplo, en el sector de los centros de llamadas (call center), junto con la rápida introducción del teletrabajo, las empresas están desplegando sofisticados programas de vigilancia en los hogares de sus trabajadores, básicamente sacando el panóptico del almacén y poniéndolo en las habitaciones de los empleados, en las cocinas y, si tienen suerte, en los despachos.

¿La trampa? A estos trabajadores también se les exige que estén vigilados sin parar, algunos con cámaras encendidas durante todo el periodo de trabajo, lo que necesariamente invade la intimidad de sus hogares.

Y la siguiente pregunta es: bueno, suponiendo que no queramos que los trabajadores pasen 40 horas semanales o más entregando sus cuerpos a un vigilante, o cámaras en nuestros dormitorios, ¿qué podemos hacer?

La rotación es alta tanto en Teleperformance, el mayor empleador de centros de llamadas (alrededor del 80% anual) como en Amazon, el 150%. Y sin embargo, huir del trabajo no es una respuesta a largo plazo, ya que esta tecnología deshumanizada se convierte cada vez más en la norma en todas partes.

Captura de pantalla de 2021-04-02 12-11-29

Los legisladores se quejan de que la tecnología es demasiado complicada de vigilar y de que las empresas tecnológicas encontrarán una solución para cada norma. “Si los trabajadores dan su consentimiento, no pasa nada“, dicen los empresarios. Pero con el desigual poder de negociación de un solo trabajador, la libre elección no está precisamente en el menú.

Los sindicatos de toda Europa han pedido que la UE regule el peligro de los abusos en el uso de la inteligencia artificial en el trabajo como parte de las próximas directivas sobre digitalización. La élite política reclama en todas partes el uso “ético” de la IA.

Pero mientras averiguamos qué significa exactamente “ético“, hay algunas formas probadas de regular el seguimiento abusivo asociado a la gestión algorítmica en el mundo del trabajo.

  • En primer lugar, los sindicatos deben estar facultados para negociar los términos de la supervisión, incluyendo cómo y cuánta información de los trabajadores se recoge y el almacenamiento de estos datos. Los sindicatos también deben influir en el diseño de los algoritmos que utilizan estos datos, así como en los objetivos de producción y las medidas disciplinarias que puedan derivarse de ellos.

Los sindicatos han negociado tradicionalmente sobre la introducción de nuevas tecnologías y sus implicaciones para los trabajadores, incluida la capacidad de control. En los centros de llamadas de Estados Unidos, CWA ha negociado para limitar la supervisión. Se prohíbe la retención de los datos o la adopción de medidas disciplinarias basadas en la supervisión. Los sindicatos españoles han conseguido recientemente el derecho a negociar sobre el algoritmo en el sector del taxi basado en aplicaciones.

  • En segundo lugar, y especialmente cuando no existe un convenio colectivo que limite esta práctica, los reguladores deberían prohibir las cámaras y otras formas de vigilancia ininterrumpida en el trabajo.

Los mineros del carbón, que suelen estar bien representados por los sindicatos, hace tiempo que aceptaron las cámaras en las vetas de carbón como forma de protección, en caso de que se produzca un derrumbe o algún otro imprevisto que afecte a la seguridad de todos los que están abajo. Y sí, efectivamente, hay lugar para las cámaras si existe una preocupación real por la salud y la seguridad. Pero, a menos que exista tal preocupación, nunca se deben permitir las cámaras ni las herramientas de escucha u observación de forma ininterrumpida en una obra.

  • En tercer lugar, los inspectores y reguladores de salud y seguridad deben reconocer el impacto físico de esta nueva tecnología. Deberían desarrollar herramientas y normas para garantizar que el lugar de trabajo se mantenga libre de objetivos que rompan la espalda y del terrorismo físico que degrada a los trabajadores en cuerpo y espíritu. Todos los trabajadores deberían tener comités de salud y seguridad elegidos democráticamente en el trabajo.
  • Y, por último, los humanos deben seguir controlando las consecuencias de la gestión algorítmica. Cualquier decisión disciplinaria o de despido debe ser tomada por un humano, no por un algoritmo. Las jurisdicciones que ya prohíben los despidos improcedentes deberían incluir este punto en el marco legal. Para aquellos que no tienen ninguna regulación existente sobre este tema, ahora es el momento de dar un paso adelante y cambiar de rumbo.

Los responsables políticos se han mostrado muy preocupados y sorprendidos por el modelo de Amazon y se preguntan: ¿es este realmente el futuro del trabajo que queremos? En el que los cuerpos de los trabajadores actúan como brazos robóticos para las órdenes que les dan los programas de gestión algorítmica a través de dispositivos portátiles y escáneres de mano, que dictan cada movimiento, sin dejar espacio para el error o la discreción. La respuesta debería ser un no rotundo.

Christy Hoffman: Secretaria General de UNI Global Union

progresive

🥁Para garantizar el futuro de las pensiones públicas…

🟣Jornaleras de Huelva en lucha

📹La infraestructura de la vigilancia urbana📡

🏛A cityscape with surveillance

Entre el aumento de la capacidad fuerzas del orden en la vigilancia doméstica, el uso de la vigilancia aérea, como los aviones espía y los drones, y la creciente cooperación entre empresas tecnológicas privadas y gobiernos, puede ser difícil entender y visualizar lo que toda esta vigilancia superpuesta puede significar para la vida diaria. A menudo pensamos en estos problemas como cuestiones aisladas.

Pero si pudiéramos hacer un corte transversal de una manzana media de la ciudad, veríamos las formas en que el entorno construido de la vigilancia -su presencia física en, sobre y bajo nuestras ciudades- hace que este sea un problema entrelazado que debe combatirse mediante soluciones entrelazadas.

Por ello, hemos decidido crear un gráfico para mostrar cómo -desde lo alto hasta lo subterráneo- estas tecnologías se superponen, cómo impactan desproporcionadamente en la vida de las comunidades marginadas, y las herramientas que tenemos a nuestra disposición para detener o mitigar sus daños.

1. Vigilancia por satélite:

La fotografía por satélite es una realidad desde los años 50 del pasado siglo, y en todo momento hay más de 5.000 satélites en órbita alrededor de la Tierra, algunos de los cuales tienen capacidades fotográficas avanzadas. Aunque muchos de ellos están destinados a fines científicos, algunos satélites son utilizados para el reconocimiento por parte de las agencias de inteligencia y los ejércitos. Ciertamente, hay algunos satélites que pueden identificar un edificio o un coche desde su tejado, pero es poco probable que podamos llegar al punto de que las imágenes tomadas desde un satélite sean lo suficientemente claras o puedan tener el ángulo correcto para pasar por la tecnología de reconocimiento facial o por un lector automático de matrículas.

La vigilancia por satélite también puede permitir a los gobiernos interceptar o escuchar los datos transmitidos internacionalmente.

2. Vigilancia del tráfico de Internet

La vigilancia gubernamental del tráfico de Internet puede producirse de muchas maneras. A través de programas como PRISM y XKEYSCORE, la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) puede vigilar los mensajes de correo electrónico mientras se mueven por Internet, el historial de navegación y de búsqueda, e incluso las pulsaciones de teclas mientras se producen en tiempo real. Gran parte de esta información puede provenir directamente de las empresas de Internet y telecomunicaciones que utilizan los consumidores, a través de acuerdos entre estas empresas y las agencias gubernamentales (como el que la NSA comparte con AT&T) o mediante órdenes judiciales concedidas por un juez, incluidos los que presiden el Tribunal de Vigilancia de Espionaje Extranjero (FISC).

La vigilancia de Internet no es sólo el dominio de la NSA y de las organizaciones internacionales de espionaje; las fuerzas de seguridad locales son igual de propensas a dirigirse a las grandes empresas en un intento de obtener información sobre el uso que algunas personas hacen de Internet. En un caso de 2020, la policía envió una orden de registro a Google para ver quién había buscado la dirección de una víctima de un incendio para tratar de identificar a un sospechoso. Utilizando las direcciones IP que Google facilitó los usuarios que realizaron esa búsqueda, la policía identificó a un sospechoso y lo detuvo por el incendio provocado.

¿Cómo podemos proteger nuestro uso de Internet? La reforma de la FISA es una de las grandes. Parte del problema es también la transparencia: en muchos casos es difícil saber siquiera lo que ocurre tras el velo de secreto que envuelve al sistema de vigilancia estadounidense.

an image of a cell tower, with the text Cell phone towers receive information from our cell phones almost constantly, such as the device’s location, metadata like calls made and the duration of each call, and the content of unencrypted calls and text messages. This information, which is maintained by telecom companies, can be acquired by police and governments with a warrant. Using encrypted communication apps, such as Signal, or leaving your cell phone at home when attending political...remaining text cut

3. Vigilancia de las comunicaciones celulares (torres)

Las torres de telefonía móvil reciben información de nuestros teléfonos móviles casi constantemente, como la ubicación del dispositivo, metadatos como las llamadas realizadas y la duración de cada una de ellas, y el contenido de las llamadas y los mensajes de texto no cifrados. Esta información, que mantienen las empresas de telecomunicaciones, puede ser requerida por la policía y los gobiernos con una orden judicial. Utilizar aplicaciones de comunicación encriptadas, como Signal, o dejar el móvil en casa cuando se asiste a manifestaciones políticas son algunas formas de evitar este tipo de vigilancia.

 the situations in which police deploy certain technologies often far overreach their intended purpose and use. This is why drones used by U.S. Customs and Border Protection...more text cu

4. Drones

Los drones, al igual que otros equipos de vigilancia, son propensos a la “expansión de la misión“: las situaciones en las que la policía despliega ciertas tecnologías a menudo sobrepasan con creces su propósito y uso previstos. Por ello, los drones utilizados por el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos, cuya función es supuestamente vigilar la frontera de Estados Unidos, se utilizaron para vigilar las protestas contra la violencia policial en más de 15 ciudades en el verano de 2020, muchas de ellas a cientos de kilómetros de la frontera.

an image of a person with a cell phone, with text that reads Federal, local, and state governments all conduct social media surveillance in a number of different ways—from sending police to infiltrate political or protest-organizing Facebook groups, to the mass collection and monitoring of hashtags or geolocated posts done by AI aggregators.  Legislation can curb mass surveillance of our public thoughts and interactions on social media by requiring police to have reasonable suspicion ....more text cut

5. Vigilancia de las redes sociales

Los gobiernos pueden llevar a cabo la vigilancia de las redes sociales de diferentes maneras: desde infiltrar policías en grupos de Facebook de carácter político o de organización de protestas, hasta la recopilación y el seguimiento masivo de hashtags o de publicaciones geolocalizadas realizados por agregadores de IA.

Hay pocas leyes que regulen el uso policial de la vigilancia de las redes sociales. La legislación puede frenar la vigilancia masiva de nuestros pensamientos e interacciones públicas en las redes sociales exigiendo a la policía que tenga una sospecha razonable antes de llevar a cabo la vigilancia de personas, grupos o hashtags en las redes sociales. Además, debería prohibirse a la policía utilizar cuentas falsas para colarse en grupos de redes sociales de acceso cerrado, en ausencia de una orden judicial.

an image of a camera connected to a light pole, with text that reads Surveillance cameras, either public or private, are ubiquitous in most cities. Although there is no definitive proof that surveillance cameras reduce crime, cities, business districts, and neighborhood associations continue to establish more cameras, and equip those cameras with increasingly invasive capabilities. Communities across the country have organized to join the  more than a dozen cities that have banned government ...more text cu

6. Cámaras

Las cámaras de vigilancia, públicas o privadas, son omnipresentes en la mayoría de las ciudades. Aunque no hay pruebas definitivas de que las cámaras de vigilancia reduzcan la delincuencia, las ciudades, los distritos comerciales y las asociaciones de vecinos siguen estableciendo más cámaras y equipándolas con capacidades cada vez más invasivas.

La tecnología de reconocimiento facial (FRT) es una de esas tecnologías invasivas. La FRT puede utilizar cualquier imagen -tomada en tiempo real o a posteriori- y compararla con bases de datos preexistentes que contengan fotos del carné de conducir, fotos de fichajes o grabaciones de cámaras de vídeovigilancia ya existentes. El FRT tiene un largo historial de identificación errónea de personas de color y de personas trans* y no binarias, que incluso ha dado lugar a detenciones erróneas y a acoso policial. Otras tecnologías en desarrollo, como los análisis de vídeo avanzado, pueden permitir a los usuarios buscar en las grabaciones acumuladas de cientos de cámaras por cosas tan específicas como “mochila rosa” o “pelo verde“.

Las cámaras de vigilancia en red pueden perjudicar a las comunidades al permitir a la policía, o a entidades cuasi gubernamentales, grabar cómo vive la gente su vida, con quién se comunica, a qué protestas asiste y a qué médicos o abogados visita. Una forma de disminuir el daño que las cámaras de vigilancia pueden causar en los barrios locales es mediante medidas del CCOPS que puedan regular su uso. Las comunidades también pueden unirse.

an image of a cell phone with wifi signals coming out of it, with text that reads Cell phone surveillance can happen in a number of ways, based on text messages, call metadata, geolocation, and other information collected, stored, and disseminated by your cell phone every day. Government agencies at all levels, from local police to international intelligence agencies, have preferred methods of conducting surveillance on cell phones.

7. Vigilancia de los teléfonos móviles

La vigilancia de los teléfonos móviles puede producirse de varias maneras, basándose en los mensajes de texto, los metadatos de las llamadas, la geolocalización y otra información que el teléfono móvil recoge, almacena y difunde cada día. Los organismos gubernamentales tienen métodos para llevar a cabo la vigilancia de los teléfonos móviles.

Varios informes recientes han revelado que el gobierno de EE.UU. compra datos comerciales obtenidos de las aplicaciones que la gente descarga en sus teléfonos. Un informe identificó la compra por parte del Departamento de Defensa de datos sensibles de los usuarios, incluidos los datos de localización, a un intermediario de datos de terceros de información obtenida a través de aplicaciones dirigidas a los musulmanes, incluida una aplicación de oración con casi 100 millones de descargas. Aunque el gobierno normalmente necesitaría una orden judicial para adquirir este tipo de datos sensibles, la compra de los datos comercialmente les permite evadir las restricciones constitucionales.

Vigilancia del tráfico internacional de Internet

Bajo tierra y sumergido en el mar hay miles de kilómetros de cables de fibra óptica que transmiten comunicaciones en línea entre países. Estas autopistas de la comunicación digital internacional, que nacieron como cables telegráficos bajo el océano, son ahora un foco de vigilancia por parte de agentes estatales que buscan vigilar las conversaciones en el extranjero y en casa. Associated Press informó en 2005 de que la Marina estadounidense había enviado submarinos con técnicos para ayudar a intervenir la “columna vertebral de Internet“. eff_logo

 

⚔️ La cruzada antiLGTB de la derecha radical: así son las medidas que aprueban y sus discursos de odio

🏛Ingeniería romana: las ciudades

 

🇻🇳Las promesas rotas de Vietnam👎🏽

Una crítica anarquista vietnamita al llamado “socialismo” de Vietnam.

Traducido de  “The Broken Promises of Vietnam” por Grupo Anarquista Aurora.

vvlacomuneVietnam, año 2021, el ambiente parece ser de optimismo. La incesante búsqueda del gobierno de una estrategia de “cero-COVID” le ha valido la aprobación generalizada tanto a nivel nacional como internacional. La economía ha logrado un crecimiento positivo, mientras que muchos de sus vecinos han sufrido el declive de la pandemia. Sin embargo, debajo de toda esta bravuconería, se puede percibir que algo falla. Hay una sensación persistente que nadie parece ser capaz de identificar. Casi como si hubiera un fantasma rondando Vietnam, el fantasma del comunismo, el verdadero, sin campanas ni silbatos.

Como observó astutamente Emma Goldman, en la URSS no había comunismo. Lo mismo puede decirse del Vietnam actual. El partido en el poder –el Partido Comunista de Vietnam (PCV)– se ha desviado durante mucho tiempo de la senda del comunismo.

Antes de que el actual líder del partido asuma su tercer mandato (2020-2025), formuló una ambiciosa hoja de ruta, en la que para 2045 Vietnam se convertiría en un país “desarrollado”, a la altura de Japón, Corea del Sur y Singapur. Para nosotros, los radicales, esto es una traición a la clase obrera, a los pueblos indígenas y a los grupos marginados que tanto sacrificaron por la revolución de Vietnam. Pero como dirían los marxistas-leninistas de ojos brillantes y convicción inflexible, todo eso forma parte del plan™ y 2045 será el tan esperado año en que Vietnam avance finalmente hacia un país sin clases, sin dinero y sin Estado.

Sin embargo, una mirada más atenta a la sociedad vietnamita actual mostraría que el plan no es más que una ilusión, y las promesas son una mera justificación para que la clase dominante y la clase capitalista sigan chupando la vida de Vietnam durante un tiempo más. La diferencia entre lo que predican las élites del partido y lo que permiten que ocurra en la realidad es la que existe entre el día y la noche.

millonariodelpuebloA medida que la economía de Vietnam crece a pasos agigantados, también lo hace el abismo entre los ricos y los pobres. Y ninguna cantidad de bienestar y regulación puede detener la acumulación de capital o invertir el flujo de riqueza de las manos de muchos a las de unos pocos. En ningún lugar se manifiesta esta acumulación de forma más generalizada que en el sistema de propiedad de la tierra. Este sistema permite arrebatar el control de la tierra a los campesinos y a la gente común a cambio de una escasa compensación y entregarla a los capitalistas, que a menudo obtienen muchos más beneficios. Por todo el país surgieron lujosos edificios residenciales, pero pocos de los desplazados por ellos pueden permitirse mudarse. El multimillonario Phạm Nhật Vượng, cuya familia posee tanta riqueza como 800.000 vietnamitas, no podría haber construido su imperio sin que las propiedades públicas le llegaran al bolsillo de esta manera.

El ya precario ecosistema de Vietnam y las comunidades indígenas también pagan un alto precio por este rápido desarrollo económico. El plan para el sector eléctrico hasta 2045 daba alguna concesión a las energías renovables mientras apoyaba la construcción de muchas nuevas centrales de carbón, ignorando su enorme huella de CO2 y las numerosas advertencias sobre la relación entre la energía del carbón y la niebla de PM2,5 que cubre las grandes ciudades, amenazando el bienestar de millones de personas.

A mediados de la década de 2010, cientos de pequeñas centrales hidroeléctricas surgieron en la zona montañosa que rodea el país para saciar a las ciudades y fábricas ávidas de energía. Estas centrales no sólo perturbaron la red fluvial y privaron de sedimentos esenciales a las tierras agrícolas situadas aguas abajo, sino que también causaron daños incalculables a las comunidades indígenas durante su construcción y funcionamiento. Las plantas de energía solar en Ninh Thuận despojaron a los indígenas Chăm de sus tierras de cultivo. El delta del Mekong, principal zona de cultivo de arroz de Vietnam, se enfrenta a una amenaza existencial por las numerosas presas que se están construyendo aguas arriba en Tailandia y China. Y al mismo tiempo que se ratifica un proyecto nacional para plantar mil millones de árboles, se conceden numerosas autorizaciones a los capitalistas para que puedan transformar miles de hectáreas de tierras agrícolas y forestales en complejos turísticos y campos de golf.

Detrás de todo esto hay un fuerte sentimiento de nacionalismo, una herramienta eficaz para silenciar cualquier crítica significativa contra el Estado, un valor que puede utilizarse para socavar la lucha de otras personas en nombre de un abstracto bien mayor. El nacionalismo se ha convertido en el valor que determina la valía de un ciudadano vietnamita.

Fue el nacionalismo lo que catapultó al Việt Minh al poder durante la década de 1940. Fue el nacionalismo lo que motivó a millones de jóvenes vietnamitas a poner el interés de la nación por encima del suyo propio al lanzarse contra el imperialismo extranjero. Desde los primeros días del Partido, se ha hecho un esfuerzo constante por cultivar un fuerte sentimiento de nacionalismo en todas partes.

El nacionalismo está en el plan de estudios de los niños vietnamitas, en nuestras canciones, poemas, arte y en todos los medios de comunicación. Uno de los mayores éxitos del Partido ha sido la fusión de la identidad nacional y la lealtad al partido. Los capitalistas vietnamitas modernos, como VinGroup o BKAV, han seguido el ejemplo de la maquinaria de propaganda estatal y han incorporado elementos nacionalistas en la comercialización de sus productos.

fiestadelpartido

Irónicamente, son los nacionalistas los que se declaran herederos de la revolución “comunista” de Vietnam, y sin embargo son el grupo que más se manifiesta en contra de todos y cada uno de los ideales radicales, como la liberación de los animales, la liberación del género y la sexualidad, la autonomía indígena, la despenalización del trabajo sexual y la solidaridad con las luchas internacionales, como las de Hong Kong o Myanmar. La persuasión nacionalista se transformó, como era de esperar, en una fuerza contrarrevolucionaria y reaccionaria que se vestía de rojo.

Las víctimas vulnerables del nacionalismo vietnamita son, entre otras, las siguientes:

  • Las personas queer, que siguen sufriendo un alto grado de discriminación en Vietnam. Los recientes avances en la liberación del género y la sexualidad han venido en gran medida de la mano de elementos liberales, como el movimiento del Orgullo, que no es más que una estratagema de marketing para empresas extranjeras y locales. Cambios sustanciales, como el reconocimiento de las familias homosexuales y de las necesidades médicas de los transexuales como derechos, se han retrasado una y otra vez para dar prioridad a “asuntos más urgentes”.
  • Las trabajadoras del sexo, estigmatizadas y señaladas por la policía. A ojos de la sociedad patriarcal vietnamita, el trabajo sexual no se reconoce como un trabajo, sino como una mera dolencia inmoral que hay que eliminar. En consecuencia, se culpa al trabajo sexual de la propagación de enfermedades de transmisión sexual como el VIH, y los trabajadores del sexo, especialmente los queer, son arrojados al margen de la sociedad.
  • Las comunidades indígenas, que han sido el blanco de las políticas expansionistas de Kinh (o Việt) desde la época del feudalismo, no encuentran ninguna seguridad bajo el gobierno “antiimperialista” del Estado actual. Y lo que es peor, la opresión a la que se enfrentan se ha intensificado, ya que el Estado dispone de nuevas y más eficaces herramientas para neutralizar cualquier resistencia, así como para patrullar proactivamente a la población indígena.

“La revolución de las ratas” — Diều Hâu.En el extranjero, muchos defensores del “socialismo” vietnamita han sido testigos de estas evidentes señales de alarma y las han ignorado, ya que todo se justifica en nombre del desarrollo de su Estado “socialista” favorito. Esto demuestra una apatía e ignorancia hacia la continua lucha del pueblo vietnamita por una sociedad justa, por no hablar del abrazo al capitalismo, siempre que se cubra con una bandera roja y se diga que está en contra de las ambiciones imperialistas de “Occidente”, especialmente de Estados Unidos, incluso cuando todos los indicios muestran que el comunismo no está ni estuvo nunca en la agenda.

Al final, existir es en sí mismo una victoria, por lo que se manifiesta un papel, un papel para representar las voces de los radicales vietnamitas. Nos dirigimos a la futura clase obrera, a la juventud, que está perpetuando y a la vez oprimida por el capitalismo y el Estado, para que pueda romper sus cadenas opresivas.

🐷La industria transporta a millones de animales de granja que recorren enormes distancias cada año en condiciones deplorables para acabar siendo sacrificadas al llegar a su destino.

👁Technopolice – One year of activism against surveillance technologies

💾Wayback Machine: ¿Qué es?🗓

archive

Archivo de Internet es una biblioteca sin ánimo de lucro que, este año, celebra 25 años en la misión de dar “acceso universal a todo el conocimiento”. Es muy conocida por el proyecto Wayback Machine,  en el que se puede encontrar archivada gran parte de la web pública. Los administradores guardan páginas web a un ritmo de más de mil millones de direcciones URL diarias.

Miles de artículos han hecho referencia a dichos servicios. En la serie compilatoria de GIJN para el 2020, Mis herramientas favoritas, varios periodistas destacados la han reconocido como un pilar importante para su trabajo.

A continuación una introducción para personas interesadas en probar Wayback Machine en su próxima investigación.

Archivando direcciones URL 

Si publicas un artículo que hace referencia a un sitio web y los responsables eliminan páginas claves, o el sitio en sí mismo, se puede perder la información allí contenida si no han sido archivadas. ¡Si no quieres que eso te ocurra!

salvarDecenas de millones de direcciones URL son archivadas cada día por los usuarios con el servicio “guardar página ahora” de Wayback Machine. Cualquiera puede enviar una dirección URL y, si inicias sesión con una cuenta de archivo gratuita, también puedes solicitar archivar cualquier “enlace externo” – direcciones externas dentro de la página original que quieres capturar – y recibir un informe global de esta captura a tu correo electrónico.

He aquí cómo puedes hacerlo: si tienes una lista de direcciones URL que quieres archivar, añádelas a la “columna A” de una hoja de cálculo de Google y envíala a través del servicio de Google Sheets “guardar página ahora” que puedes encontrar aquí. Las columnas B, C y D serán completadas con un código de estado, una dirección URL archivada y un marcador si la dirección ha sido archivada por Wayback Machine antes.

batch

Otra opción es remitir una sola dirección URL, enviándola a “spn@archive.org” y, si añades “capture outlinks” (enlaces externos de captura) al asunto, estos también se conservarán. De nuevo, recibirás un correo de confirmación cuando el proceso se haya completado.

Finalmente, para los más preparados técnicamente, Wayback Machine proporciona una API (Application Programming Interface por sus siglas en inglés), o interfaz de programación, que permite la integración dentro del software de tus flujos de trabajo existentes, o al construir nuevas aplicaciones, para ayudarte a automatizar el trabajo.

🦆El Cambio Climático no espera a las Leyes

🏴Huelga General en la provincia de Cádiz el próximo 18 de junio, convocada por CGT contra el cierre de Airbus, en defensa del empleo y contra la precariedad laboral

helenos

A %d blogueros les gusta esto: