No lo llames censura…

censura1

censura2

Según la EFF:

¿Qué es el artículo 11 (el “impuesto de enlace”)?

El Artículo 11 busca dar a las compañías de noticias una ventaja en la negociación con Google, Facebook y algunas otras plataformas de Big Tech que agregan titulares y breves extractos de las noticias y remiten a los usuarios a los sitios de las compañías de noticias. Según el Artículo 11, el texto que contiene más de un “fragmento” de un artículo está cubierto por una nueva forma de derechos de autor, y debe ser autorizado y pagado por quienquiera que cite el texto, y aunque cada país puede definir “fragmento” como quiera, La Directiva no impide que los países hagan leyes que pasen usando tan solo tres palabras de una noticia.

¿Qué hay de malo con el Artículo 11 / El Impuesto de Enlace?

El artículo 11 tiene una ambigüedad muy preocupante: es muy vaga la definicón de “sitio de noticias” y deja la definición de “fragmento de código” a la legislatura de cada país de la UE. Peor aún, el borrador final del Artículo 11 no tiene excepciones para proteger servicios pequeños y no comerciales, incluida Wikipedia, incluído nuestro blog personal. El borrador no solo le da a las compañías de noticias el derecho a cobrar por los enlaces a sus artículos, sino que también les da el derecho de prohibir los enlaces a esos artículos (donde dicho enlace incluye una cita del artículo), por lo que los sitios pueden amenazar a los críticos. Escribiendo sobre sus artículos. El Artículo 11 también acelerará la concentración del mercado en las grandes compañías (una vez más) ya que se licenciarán el derecho de conectarse entre sí, pero no a los sitios más pequeños, quienes no podrán señalar deficiencias y contradicciones en las historias de las grandes compañías.

¿Qué es el artículo 13 (“La máquina de censurar”)?

El artículo 13 es una revisión fundamental de cómo funcionan los derechos de autor en Internet. Hoy en día, no se requiere que los servicios en línea revisen todo lo que publican sus usuarios para evitar la infracción de derechos de autor, y los titulares de derechos no tienen que obtener una orden judicial para eliminar algo que ven como una infracción de derechos de autor, solo tienen que enviar un “aviso de eliminación” Y los servicios tienen que quitar lo puesto o enfrentar el peligro legal. El artículo 13 elimina la protección de los servicios en línea y exime a los titulares de derechos de la necesidad de verificar la existencia de infracciones en Internet y de enviar avisos. En cambio, dice que las plataformas en línea tienen el deber de garantizar que ninguno de sus usuarios infrinja los derechos de autor, punto. El artículo 13 es la parte más controvertida de la Directiva de derechos de autor.

¿Qué es un “filtro de derechos de autor?”

Las primeras versiones del Artículo 13 eran explícitas acerca de lo que se esperaba que hicieran los proveedores de servicios en línea: se suponía que debían implementar “filtros de derechos de autor” que revisaran cada tweet, actualización de Facebook, foto compartida, video subido y cualquier otra carga para ver si algo en él, era similar a los elementos en una base de datos de trabajos con derechos de autor conocidos, y bloquear la carga si encuentran algo demasiado similar. Algunas compañías ya han hecho versiones crudas de estos filtros, la más famosa es “ContentID” de YouTube, que bloquea videos que coinciden con elementos identificados por un grupo pequeño y confiable de titulares de derechos. Google ha gastado $ 100 millones en ContentID hasta ahora.

¿Por qué la gente odia los filtros?

Los filtros de derechos de autor son muy controvertidos. Todos, excepto los filtros más toscos, cuestan tanto que solo las compañías de tecnología más grandes pueden darse el lujo de construirlos, y la mayoría de ellos están en Estados Unidos. Además, los filtros son notoriamente inexactos, tienden a sobrecargar el material legítimo y carecen de controles y balances, lo que facilita que los censores eliminen el material con el que no están de acuerdo. Los filtros asumen que las personas que reclaman derechos de autor están diciendo la verdad, fomentando la pereza y el descuido que atrapa a muchos delfines en la red del atún.

¿Requiere “filtros” el artículo 13?

Axel Voss y otros proponentes del artículo 13 eliminaron las referencias a filtros de la Directiva para ganar una votación para eliminarlos en el Parlamento Europeo. Pero el nuevo texto del Artículo 13 aún exige que las personas que operan comunidades en línea examinen y hagan evaluaciones de derechos de autor sobre todo, cientos de miles de millones de publicaciones en redes sociales y publicaciones en foros y videos. Los defensores del Artículo 13 dicen que los filtros no son necesarios, pero cuando se cuestionan, ninguno ha podido explicar cómo cumplir con el Artículo 13 sin usar filtros. Póngalo de esta manera: si apruebo una ley que exige que crees un gran mamífero africano con cuatro patas, un tronco y colmillos, definitivamente tenemos un elefante en la habitación.

Según Genbeta, la cosa es peor aún, si cabe:

El artículo 13 de la ley de copyright salió adelante de forma directa porque algunos diputados se equivocaron al votar

Anuncios

En respuesta al europarlamento

Tras su canalla aprobación de los artículos 15 y 17, antes 11 y 13.

El modo de producción P2P:

Manifiesto Indiano

Información sobre este libro.

Reconocimientos:

  • Este libro fue escrito originalmente en esperanto y traducido luego al español por Natalia Fernández, María Rodríguez y David de Ugarte, miembros del Grupo Cooperativo de las Indias, quienes hacen devolución de él al dominio público.
  • Sin el debate y la discusión entre los indianos, nuestros lectores e importantes teóricos de todo el mundo como Juan Urrutia, Michel Bauwens o Kevin Carson, este libro no habría sido posible. A ellos dedicamos este trabajo.

Qué puedes hacer con este libro

Puedes, sin permiso previo de los autores y editores, copiarlo en cualquier formato o medio, reproducir parcial o totalmente sus contenidos, vender las copias, utilizar los contenidos para realizar una obra derivada y, en general, hacer todo aquello que podrías hacer con una obra de un autor que ha pasado al dominio público.

Qué no puedes hacer con este libro

El paso de una obra al dominio público supone el fin de los derechos económicos del autor sobre ella, pero no de los derechos morales, que son inextinguibles. No puedes atribuirte su autoría total o parcial. Si citas el libro o utilizas partes de él para realizar una nueva obra, debes citar expresamente tanto a los autores como el título y la edición. No puedes utilizar este libro o partes de él para insultar, injuriar o cometer delitos contra el honor de las personas y en general no puedes utilizarlo de manera que vulnere los derechos morales de los autores.

1. Introducción

La crisis actual, la más profunda y larga en la historia del capitalismo, ha abierto la discusión en todo el mundo sobre aquello que, día tras días, aparece más claramente como la destrucción simultánea de las dos principales instituciones de la vida social y económica: el estado y el mercado. Nunca antes en la memoria de las generaciones presentes, el sistema económico había sido tan universalmente cuestionado.

Por otro lado, nunca antes, las capacidades técnicas habían sido tan potentes y, lo que es más importante, habían sido tan accesibles para las personas y las pequeñas organizaciones. De hecho, nunca antes, un número tan grande de pequeñas empresas había tomado parte en el mercado mundial. Tecnologías de comunicación p2p casi gratuitas les permitieron crear las mayores redes comerciales de la Historia. La emergencia del software libre  que por si mismo representa la mayor transferencia de valor recibida nunca por la periferia económica- les empoderó con inesperada independencia. Millones de pequeñas empresas en todo el mundo, especialmente en Asia, pudieron así coordinarse entre si y sofisticar sus productos en el preciso momento en que se les abrían nuevos mercados. Es la «globalización de los pequeños». No es un fenómeno marginal, nunca antes tantas personas en todo el mundo habían salido de la pobreza.

Si miramos de cerca estas tendencias contrarias, encontraremos interesantes contradicciones: la crisis tiene su origen en las industrias de gran escala y de hecho es la mayor de ellas, la industria financiera, quien le sirve de detonante y empuja el proceso. Sin embargo, las nuevas tecnologías emergentes son de alcance, no de escala: la industria del software libre no se sustenta sobre grandes empresas globales monopolistas con redes mundiales de subsidiarias comerciales, sino sobre un nuevo «comunal de conocimiento libre» que puede ser descargado, modificado y e incluso vendido por cualquiera. Las relaciones en la construcción de este nuevo comunal no tienen una jefatura central ni jerarquía sino que se basan en la libre concurrencia de proyectos y en relaciones entre iguales. Las empresas en esta industria no ganan fama e ingresos creando escasez. Su nombre se construye sobre aportes innovadores al comunal y sus beneficios nacen sencillamente de la venta de horas de trabajo.

El software libre fue la primera industria basada sobre un sistema completamente distinto de propiedad y producción: el modo de producción p2p. Más adelante, en medio de la crisis, aparecerían nuevas herramientas, desde las impresoras tridimensionales hasta metodologías de diseño industrial, y nuevos sectores explorarán nuevas ramas del comunal.

El objetivo de este libro es mostrar como la crisis económica es, en realidad, la crisis de las grandes escalas, pero sobre todo, mostrar cómo tenemos todavía la oportunidad de impulsar el paso hacia un nuevo modo de producir que se fundamente sobre una nueva forma cooperativa de competir, una nueva ética del trabajo y, sobre todo, sobre la construcción de un nuevo comunal, un procomún de conocimiento abierto a todos.


2. La emergencia de las redes distribuidas de comunicación

Bajo toda arquitectura de comunicación se esconde una estructura de poder. Por eso la tecnología de comunicación está intimamente ligada a los movimientos sociales, las formas estatales y, por otro lado limita la amplitud de las relaciones sociales de cada época (Véase «El poder de las redes», David de Ugarte, 2005, diversas ediciones en español, gallego, portugués e inglés.)

El mundo de la comunicación centralizada, el mundo de los correos de postas, define la monarquía absoluta e incluso a la república jacobina nacida de la revolución francesa: estado centralista, diarios capitalinos, sometimiento al centro y a su identidad en todas las relaciones sociales. De hecho, no fue la revolución francesa sino la extensión del telégrafo creado por Morse, el que hará posible las estructuras descentralizadas que caracterizan la democracia representativa y las relaciones internacionales: desde el sistema mediático basado en la relación entre agencias internacionales y periódicos nacionales hasta la organización piramidal basada en grupos locales con una estructura de coordinación regional, nacional e internacional por encima. No exageramos si afirmamos que el sufragio universal, el pluralismo -y también la empresa multinacional y el imperialismo- no habrían sido posibles sin la universalización de la comunicación descentralizada.

redes

Pero descentralizado no es distribuido. Las estructuras descentralizadas definen jerarquías: cuanto más arriba estemos en la pirámide informacional, tanto más independientes seremos para acceder a la información y más facilmente podremos difundirla después. La comunicación entre los nodos básicos -a los que pertenecen la mayoría de las personas en estados, partidos o empresas- depende de sus representantes y coordinadores territoriales, que tienen poder para filtrar y decidir qué difundir hacia abajo y qué enviar arriba. El mundo descentralizado es, en cada subred local, centralizado. Solamente cuando aparezca la comunicación distribuida, una nueva lógica de las relaciones sociales se hará posible.

Si extraemos el nodo central de una red centralizada, la red misma desaparece. Si extraemos uno de los nodos localmente centralizadores en una red descentralizada, la red se romperá en diversas subredes no comunicadas entre si. Lo que define a una red distribuida es poder extraer cualquier nodo sin incomunicar a ningún otro y por tanto ningún nodo puede filtrar en solitario. Si cualquier grupo de nodos centralizador produce necesariamente escasez -democrática o autoritariamente- las redes distribuidas convierten el pluralismo descentralizado en diversidad distribuida. La comunicación entre iguales tienen su propia lógica.

La primera muestra de las consecuencias sociales de Internet sería el nacimiento y ascenso de la blogsfera, el primer medio de comunicación distribuido. No es ningún secreto que los movimientos espontáneos de Manila (2000), Madrid (2004), Francia (2005), Atenas (2007) o la «primavera árabe» tuvieron su origen en la capacidad de la blogsfera para promover nuevos consensos sociales. Además, los activistas de grandes movimientos democráticos como «las revoluciones de colores» en los estados excomunistas, supieron aprovechar la comunicación distribuida para construir nuevas mayorías sociales incluso sin libertad de prensa ni de reunión.

Pero aunque las consecuencias políticas de la comunicación distribuida eran las más visibles, no eran las únicas.

Tras la caída del muro de Berlín y el derrumbe de la URSS, las empresas de gran escala de Occidente presionaron a los gobiernos para conseguir la apertura de mercados exteriores. Pronto encontraron oportunidades dividiendo internacionalmente sus cadenas productivas entre muchas empresas autónomas y más pequeñas. El fenómeno se llamó «globalización» y generó globalmente preocupación. Pero tuvo lugar una evolución no calculada de los emprendedores de la periferia que cambiaría el horizonte del «nuevo orden mundial». En 1.999, el mismo año en que los medios cuentan al mundo las masivas manifestaciones del «movimiento antiglobalización» en Seattle, aparece el primer gran bazar chino online: Alibaba.com. Es sólo la primera manifestación de un gran movimiento subterráneo. Pronto en todos los sectores, redes globales de comerciantes e industriales se dan cuenta de la posibilidad de coordinarse por si mismos y competir con las grandes empresas que acumulaban la mayor parte del valor de la división internacional del trabajo. Arranca la «globalización de los pequeños».

Al mismo tiempo, durante la segunda mitad de los noventa, el «movimiento hacker» explota con el crecimiento del uso de Internet. Cambia profundamente y pronto nace su primer gran aporte, Linux, y con él el mundo del software libre se convierte en la base de la primera industria p2p.

3. El drama de las escalas y la crisis mundial

La Teoría Económica nos dice que la empresa alcanza su dimensión óptima cuando los costes de producción a largo plazo llegan a su mínimo. Pasado este punto, si aumentamos todos los factores en el mismo porcentaje, los costes medios de producción crecerán. Tendremos entonces «deseconomías de escala».

La escala óptima de producción se fundamenta en la productividad de los factores, que depende a su vez de cuál sea la mejor tecnología disponible en ese sector y en ese momento. Nuevas tecnologías necesitarán menos cantidad de factores para producir la misma cantidad de producto final y lo que es más importante, alcanzarán antes el coste mínimo de producción y por tanto «rendimientos negativos de escala». De este modo, tecnologías más productivas reducen el tamaño medio de las organizaciones.

Sin embargo, el crecimiento constante de la productividad desde el fin de la segunda guerra mundial, aunque redujo la dimensión media de las empresas no pareció influir en el tamaño de las grandes empresas. Por el contrario, crecieron constantemente hasta hoy. En los años noventa, cuando tuvo lugar la mayor ola de fusionesadquisiciones de la Historia, los nuevos gigantes invocaron por lo general «rendimientos positivos de escala» tecnicamente difíciles de creer pues, paralelamente las mismas empresas dividían sus procesos de producción y presionaban a los reguladores para firmar acuerdos de libre comercio que les permitieran «romper las cadenas de valor» entre subcontratistas de todo el mundo. Si la concencentración empresarial era necesaria para alcanzar nuevos y mayores escalas óptimas, ¿por qué vaciar las estructuras propias y convertirse de hecho en el coordinador jefe de muchas empresitas autónomas de pequeña escala de todo el mundo?

Dos fuerzas están en el origen de esta contradicción: las «rentas» -beneficios extramercado- producidas por la posibilidad de condicionar estados y mercados, y la necesidad de los grandes capitales financieros.

Las tres principales políticas «neoliberales» impulsadas a partir de los años ochenta -financiarización y securización, apertura de mercados periféricos y endurecimiento de la legislación sobre la «propiedad intelectual»- son herramientas para dar sentido a escalas de capital mayores, la escala que el sistema financiero necesitaba para «dar lugar» a las crecientes bolsas de capitales inactivos.  Ironicamente, los capitales no se ponían en activo para escalas de negocio menores porque el propio sector financiero era la principal industria sobredimensionada… y también la principal beneficiaria de las rentas originadas por el poder político ganado con la dimensión.

Simbolicamente, la presión de la industria financiera consiguió en 1996 la abolición de la «Glass-Stegall Act», aprobada en EEUU tras el crack del año 29 para evitar la infección del sistema financiero con los cracks especulativos. Esta ley prohibía a los bancos de inversión comprar bancos comerciales. Pero las escalas demasiado grandes llaman a escalas aún mayores. Los nuevos monstruos fueron pronto «demasiado grandes para dejarles caer», permitiendo a los capitales financieros poseer la más valiosa de las rentas: asegurarse gratis su supervivencia futura a través del estado mismo.

Pero la mayor ironía llegó al final de la década, cuando uno de los más claros resultados de la caída de las escalas óptimas, el naciente sector de Internet, se convirtió en una burbuja financiera. Era inevitable. El número de proyectos rentables y las necesidades de capital del primer sector p2p no eran suficientes para la dimensión de las bolsas de capitales buscando lugar en el que entrar. Los planes de negocio se inflaron, el capital fluyó… y la primera gran crisis sectorial del siglo XXI llegó.

Ciertamente no muchos años después el sector de Internet volvió a ser atractivo de nuevo para los grandes inversores. Nuevas empresas se hicieron gigantescas: Google, Facebook, Twitter… parecían diseñadas para dar la razón a la utilidad de poseer grandes infraestructuras… construidas sobre tecnologías cuyo mayor aporte era, precisamente, hacer innecesarias grandes inversiones gracias a la comunicación entre pares. Desgraciadamente, para hacer eso debían recentralizar la red, o al menos intentarlo. Pero grandes infraestructras precisan grandes capitales y además, los grandes grupos de comunicación -ellos mismos negocios de gran escala- conocen bien como capturar rentas en estructuras centralizadas. Las nuevas empresas globales, aunque verdaderas aberraciones tecnológicas e históricas, serán saludadas esperanzadamente tanto por los grandes diarios como por los mercados financieros.

Pero, ¿nadie necesitaba cabalmente grandes capitales? De hecho, si. En Africa, América, Asia y en general en grandes partes del mundo subdesarrollado, estaban por construir grandes infraestructuras y eran necesarias inversiones masivas. Pero, como escribía el economista Juan Urrutia en 2005, nunca recibieron capitales pues la burbuja inmobiliaria junto a complejas herramientas financieras restaban atractivo a invertir en grandes cantidades fuera de los mergados financieros de gran escala.

La gran máquina de hacer burbujas finalmente, aunque también parcialmente, quebró en 2007. Grandes olas de capitales especulativos fluyeron de golpe, otras destruyeron mercados de materias primas, otras se colgaron de los estados convirtiendo la crisis especulativa en crisis soberana… La inadaptación del capital financiero a la nueva y menor escala óptima, no sólo es el origen de la crisis, está presente en todos y cada uno de los aspectos de su desarrollo.

Cuando la tecnología redujo drásticamente la escala de producción óptima, el capital, en vez de adaptarse, huyó hacia la opacidad de la financiarización y los movimientos a corto plazo. Mientras las preferencias de riesgo no sean modificadas permitiendo reintegrar el capital en la producción real (cada vez de menor escala), la causa de fondo de la crisis seguirá operando. Por desgracia estas gigantescas bolsas de capital tienen una mejor salida a corto: apoyarse sobre la captura del estado por las macrocorporaciones y la deuda… azuzando la descomposicióny la destrucción de capacidades productivas.

4. El nuevo modelo del software libre y la ética hacker

La ética hacker no es una verdadera novedad en la Historia, podemos reconocerla en los momentos originales de la ciencia, en los primeros ingenieros de la revolución industrial, en los grandes personajes de la Física, la Economía, la Medicina… pero los nuevos hackers aparecieron no mucho antes del preciso momento en el que la información, la tecnología y la creatividad se convertían en la parte mayoritaria del valor producido. El momento en el que la gran escala comienza a revelar «rendimientos negativos de escala» en la gestión del capital intelectual.

Nacido originalmente en medios cercanos a la universidad y ligados al activismo por la privacidad electrónica, el movimiento hacker evolucionó rapidamente hacia un sistema alternativo de organización para investigadores autoorganizados en diversos campos.

Hackear es utilizar el conocimiento que tenemos sobre un sistema de cualquier tipo para desarrollar funcionalidades para las que no había sido diseñado originalmente o hacerle funcionar de acuerdo con nuevos objetivos. En la prensa aparecerán nombrados como «genios informáticos» o incluso como «piratas», pero los nuevos hackers son, de hecho, mucho más. El sociólogo Pekka Himanen mostró en un famoso libro («The hacker ethics and the spririt of the information age» «La ética hacker y el espíritu de la era de la información»), Pekka Himanen, 2001, distintas ediciones en inglés, finés, español, etc.) como los hackers, para crear valor, necesitan libre acceso al conocimiento y a sus pares.

Para los hackers el conocimiento es un motivo en si mismo para la producción y en general para la vida y el trabajo en comunidad. No aprenden para producir más o mejor, producen para saber más. Como aprender es su móvil, su vida no puede ser dividida entre tiempo de trabajo y tiempo «libre». Todo el tiempo es libre y por tanto productivo, ya que el hacker defiende el pluriespecialismo como modo de vida. La libertad es el valor principal, materialización de la autonomía personal y comunitaria. El hacer no reclama a otros -gobiernos o instituciones- que hagan lo que considera debe hacerse, lo hace por si mismo directamente. Si reclama algo es que sean retiradas las trabas de cualquier tipo (monopolios, propiedad intelectual, etc.) que le impiden a él o su comunidad hacerlo.

En este marco de valores nació la primera gran victoria del software libre: construir un sistema operativo libre completo, Linux. Nunca más el movimiento hacker sería ya parte del undergruound. Un nuevo comunal electrónico aparecía ante los ojos de millones de personas. Pronto, profunda pero rapidamente, esto cambiaría para siempre a la industria estrella de la década anterior. Pasaría de unas pocas empresas de gran escala a un sistema de gran alcance con muchos pequeños grupos, proyectos y empresas que reposaban sobre un único, pero multiforme, diverso y dinámico procomún.

No mucho después el ciclo y la estructura de producción del software libre, aparecería en otro campos. No por casualidad, la producción de objetos culturales inmateriales -música, literatura y creación audiovisual- había aprovechado la tecnología p2p antes que otros. Pero por lo mismo había sufrido también el ataque de las nuevas legislaciones sobre propiedad intelectual azuzadas por la industria cultural de gran escala.

Y tras no muchos años, cuando la crisis del sistema de gran escala ya se hacía demasiado pesada, el mismo ciclo, la misma estructura para la producción p2p, dió sus primeros pasos en la fabricación de objetos físicos. Hoy podemos construir coches más eficientes, baratos y bellos, libres de propiedad intelectual, en cualquier pequeño taller gracias a proyectos como Wikispeed.

En los últimos tres años se multiplicaron los proyectos de fabricación industrial basados en la posibilidad de alta productividad a pequeña escala basados en el comunal de conocimientos técnicos. Sólo el proyecto «Open Source Ecology» trabaja ya en el diseño de cuarenta máquinas industriales básicas: desde un generador eólico a un tractor pasando por una máquina de hacer ladrillos.

Pero, ¿qué es el modo de producción p2p? ¿qué es el ciclo de producción p2p?

procomun.jpeg

El centro del ciclo es el comunal de conocimiento: inmaterial, gratuito y de libre uso por todos. Es la forma característica del capital en la producción entre pares. De este punto de partida nacen nuevos proyectos. Como no hay autoridad central, pueden ser evoluciones de anteriores proyectos del comunal -incluso personalizaciones para necesidades concretas- o pretender distintos, verdaderamente nuevos, objetivos. De esta manera se produce nuevo conocimiento en el proceso de su materialización y desarrollo.

Cada nuevo saber se incorpora directamente al comunal, centro de la acumulación p2p, pero también salen al mercado donde posiblemente aparezca incorporado a servicios de personalización, producción y mantenimiento vendidos por empresas de pequeña escala.

Es importante señalar de qué modo mercado y capital se definen en el modo de producción p2p de modo fundamentalmente distinto al sistema actual. La clave para compernderlo es el concepto de «renta». Renta es todo beneficio extraordinario, generado fuera del mercado, a causa del lugar ocupado por la empresa. Monopolios «naturales» -normalmente generados por la «sobre-escala»-, monopolios legales (como la propiedad intelectual) y favores estatales son los orígenes más comunes de rentas empresariales. Y también, como vimos antes, el principal motivo para el sobre-escalado de las organizaciones y el argumento más común sobre la «necesidad» de gigantescos capitales para las nuevas industrias.

Todas estas rentas desaparecen en el sistema de producción p2p. Sólo una renta permanece: la producida temporalmente por la innovación. Quien crea nuevas tecnologías o productos tiene un breve tiempo para aprovecharse de su soledad en el mercado antes de que el paso de los nuevos conocimientos al procomún permitan a otros ofrecerlo, «disipando» las rentas de innovación para sus creadores…  comenzando de nuevo el ciclo.

Como en el límite el mercado solo paga el valor del trabajo contenido en los servicios, las empresas necesitan innovar constantemente para ganar las cortas rentas temporales de las sucesivas innovaciones. Por eso el modo de producción p2p es una verdadera máquina de producir abundancia, que acumula bajo la forma de un siempre creciente y universalmente utilizable comunal de conocimiento. Todo ello sin necesitar un control central, una jerarquía ni organizaciones de gran escala.

5. La nueva revolución industrial

Si representamos las distintas escalas posibles sobre un eje, en el origen pondríamos el todavía utópico- horizonte de la producción individual. Un mundo en el que cualquier persona puede, por si misma, producir cualquier cosa. En el punto contrario encontraremos a la difunta URSS: donde una única empresa -el estado- planifica y produce para todo el mercado. La escala óptima actual está en un punto intermedio, dependiendo de la productividad y de la tecnología.

produccion.jpeg

Así, la creciente incompetencia de la economía soviética desde los años cincuenta a los noventa, sería, al menos en parte, consecuencia de la ampliación de la distancia entre la escala estatal y la óptima, que estaba cada año más a la izquierda en nuestro eje.

La crisis de hoy, que fuera primero occidental y luego global, muestra claramente la no adaptación del capital financiero a las menores escalas óptimas de producción creadas por la evolución tecnológicas. La economía occidental está sobre un punto a la izquierda de la escala media de las grandes empresas de Europa y Norteamérica.

No es la primera vez. En los años setenta Europa sufrió una inadaptación similar y las grandes industrias europeas se rediseñaron. Pero ahora, se está en un punto crítico. Un momento en el que cambios cuantitativos en la productividad producen cambios cualitativos en la organización industrial, que por otro lado requieren transformar a las estructuras financieras, comerciales e institucionales.

En este punto, gran parte de las viejas posibilidades no funcionaran y las nuevas llevarán a la economía y a la estructura de poder a un lugar muy diferente.

La tradicional economía de grandes escalas no puede ni superar, ni siquiera resistir, la crisis actual. La gran escala no permite innovar, gestionar el conocimiento creado en su interior ni contribuir con valor social. Su propia naturaleza se lo impide. La parálisis de los grandes monstruos empresariales les impide innovar cuando sería más necesario. Y ya quedó atrás el momento en el que la estandarización de servicios les tornó incapaces de satisfacer a sus clientes. Las macroempresas occidentales no están lejos de la erosión de la calidad que vimos en las empresas soviéticas durante los años setenta.

Por el contrario, nunca como hoy el conocimiento fue tan importante, de hecho más importante que el capital monetario, y nunca la producción personal estuvo tan cerca. Las impresoras 3D progresaron increiblemente sin recibir ni una millonésima parte de las ayudas estatales que recibieron las grandes empresas, las «incubadoras de emprendedores» y las asociaciones de organizaciones de gran escala para crecer, internacionalizarse y sobrevivir.

La ampliación del comunal al mundo de la maquinaria industrial de bajo coste y el diseño de casas o automóviles para su producción local esboza nuevos límites de posibilidad pero también muestra ya un sistema alternativo funcionando sin rentistas, sin la vieja y nociva lógica de las escalas. Como asegura la nada sospechosa revista «The Economist», vivimos, en paralelo a la crisis, una verdadera «nueva revolución industrial». Estas tecnologías, incluso un poco inmaduras, pueden ser una base válida para enfrentar las consecuencias de la crisis financiera en el tejido productivo local, en los de la microempresa industrial y en el de la PYME, del taller de barrio a la fábrica de componentes.

Y es que según todo lo que hemos estudiado en las páginas anteriores, la fórmula de la nueva revolución industrial estaría clara:

Procomún de conocimiento + redes distribuidas + alta productividad a pequeña escala = macroespacios virtuales de abundancia + micromercados de producción y servicios = reindustrialización local

6. El sistema de aprendizaje P2P y la producción de conocimientos teóricos

Mientras tanto, en paralelo al crecimiento del comunal, otra evolución importante en el modo de producción P2P es la aparición de un verdadero «sistema de aprendizaje P2P» y un «sistema P2P de investigación teórica».

Cuando, alrededor de 2008, las más reconocidas universidades americanas comenzaron a publicar gratuitamente sus cursos en vídeo en Internet, los otros centros americanos y el modelo universitario europeo se vieron cuestionados. Si el aprendizaje con los medios más modernos en los más famosos centros se volvía gratuito, ¿qué estaban comprando sus estudiantes? ¿Solo la certificación que pronto podrían comprar en el MIT o en otras grandes universidades?

Los hackers, tradicionalmente autodidactas, mantenían otra reflexión: estaba naciendo un nuevo conjunto libreherramientas de aprendizaje y ya se podía aspirar a un sistema de aprendizaje P2P. Pronto los proyectos se multiplican.

Desde la perspectiva de la ética hacker, la universidad, fundamentalmente la europea continental, es parte de un sistema de enseñanza. Para todo sistema de enseñanza el resultado más importante es la certificación de los estudiantes para el estado y la señalización de sus conocimientos para las empresas de gran escala. El sistema de enseñanza es parte del sistema de rentas. Los hackers no quieren que se les enseñe, quieren aprender. Señalización y certificación es inutil para ellos. Como la ética hacker es una ética de la acción, ĺa única señalización útil del conocimiento en el modo de producción P2P  son los aportes que se hacen al comunal.

Sin embargo, la universidad mantiene otra función tradicionalmente ligada a los propios hackers: es el lugar para la producción de teoría y conocimiento científico básico. Pero la atmósfera de la investigación en la universidad ya no es hacker. De hecho es casi feudal y cada vez más cerrada y dependiente de la orientación dada por las instituciones y las grandes empresas que controlan las rentas. Por consiguiente, el modo de producción P2P necesita su propia estructura para ello.

Instituciones como la «Fundación P2P» (Más conocida por su nombre en inglés, «P2P Foundation».) que apareció alrededor de la primera década del siglo, crecieron y ganaron peso en el nuevo contexto, volviéndose verdaderas «escuelas de estudio del comunal». La discusión sobre la necesidad de una institución que sirva de lugar de encuentro en el debate entre las distintas escuelas y proyectos, finalmente clarifica el mapa de todo el sistema de aprendizaje e investigación P2P.

p2p

El modo de producción P2P supera la división entre la acción y el conocimiento. Las comunidades de desarrollo de los diversos proyectos (OSE, WikiSpeed, Mozilla, etc.) generan productos pero también la investigación e innovación ligadas a ellos. El desarrollo del conocimiento aplicado ya tiene su lugar ahí. Pero el lugar de la investigación teórica está en las «escuelas del comunal», que animan la investigación libre sobre teoría social y ciéncia básica. No ofrecen enseñanza ni títulos, pero producen materiales pedagógicos mediante grupos de trabajo especializados. Grupos de aprendizaje local usan esos materiales junto con los materiales generados por las comunidades de desarrollo para convertirse en los activadores de la cultura P2P local. En este momento, mientras escribimos este capítulo, se están creando decenas de grupos de aprendizaje local bajo distintos nombres y estructuras legales: asociaciones, cooperativas, talleres locales…

7. El reflejo político: comunales, confederalismo asimétrico y principio de subsidiaridad

La progresiva reducción de la escala óptima de producción es el origen de la crisis, pero también de la posibilidad de que el modo de producción P2P sea una realidad. Pero si la escala se reduce en la producción, ¿no sería lógico pensar que la administración pública también se ha de reducir? Los grandes estados descentralizados tienen muchos de los problemas de las grandes empresas y además son el gran objetivo de los captores de rentas. Como el pensamiento libertario y anarquista defiende de Proudhon a Hayek, administraciones de pequeña escala con lazos confederales entre si serían una defensa contra la captura de rentas del poder público.

Por otro lado se generan inevitables tensiones entre la naturaleza universal del comunal y la naturaleza local de una parte creciente de la producción y su distribución física. La tentación autárquica, incluso insularista, aparece rapidamente, dejando de lado uno de los elementos más esperanzadores de la emergencia de las redes distribuidas: la erosión de las viejas identidades del estado nacional y la aparición de nuevas identidades transnacionales y anacionales. Pero realmente, la evolución de la transición hacia el modo de producción P2P, ha ido mano a mano con la emergencia de nuevas comunidades transnacionales, muchas de ellas, de China a Senegal, han exprimentado diversas formas de autonomía económica 4 . Su papel en el futuro no es pequeño. La sociedad P2P conocerá el comercio y la movilidad de larga distancia. No podría no conocerlos sin poner en peligro su capacidad para crear bienestar y cohesión social.

Ciertamente escalas más pequeñas significan más producción local, pero los transportes mercantes intercontinentales de bajo coste -posiblemente basados en energías renovables- continuarán. La revalorización de la producción local, liberada del sometimiento a las escalas gigantescas, no significa en absoluto un nuevo autarquismo localista.

No es lógico pensar el fenómeno transnacional limitado a los procesos deliberativos que generan el comunal de conocimiento. Si el nacimiento de identidades transnacionales continúa y confluye con el desarrollo general del modo de producción P2P, lo transnacional empoderará lo local a través de comunidades identitarias que bien podrían dar lugar a un «continuo de libertades y bienestar» por encima de las herencias de los diferentes niveles de desarrollo y los estados nacionales en descomposición. Las filés seguramente sean vectores de comunicación, comercio y transnacionalización de la ciudadanía. El modo de producción P2P no rechaza la globalización, la redefine desde lo local y lo comuninario.

Distintas propuestas traducen este horizonte, pero posiblemente la más clara sea la redefinición de confederalismo de Juan Urrutia, quien trabaja el concepto de «confederalismo asimétrico» (Véase «Nuevos territorios», Juan Urrutia, 2012, Basques 2.0 Fundazioa). Confederalismo en el sentido cantonalista clásico: gobiernos democráticos autónomos locales que voluntariamente comparten partes de su presupuesto con otras administraciones del mismo nivel a través de organizaciones supraterritoriales. Asimetria pues no solo contrata con gobiernos territoriales sino también con organizaciones transterritoriales.

Por otro lado, la definición del cuerpo electoral -quién tiene derecho a voto- aparece cada vez en más lugares en el centro del debate político. Por ejemplo, las elecciones locales en muchas ciudades de Europa se deciden por el «voto emigrante», que es, muchas veces, el de los nietos de los que emigraron… y apenas conservan relaciones «culturales» con el origen de sus abuelos.

El fenómeno es interesante. Por un lado los estados en descomposición tienden a priorizar el principio de nacionalidad sobre el de ciudadanía, liberándose de la idea contractual que sostiene al segundo en favor de la afirmación identitaria que define a la primera. Pero por otro lado, la definición misma de la comunidad nacional imaginada, basada en los orígenes, pone en cuestión la posibilidad misma del caracter nacional del estado por la creciente transnacionalización de los grupos lingüísticos y culturales: por muy nacional que se quiera el aparato administrativo, ni son todos los que están ni están todos los que son. De hecho podemos también recordar el debate isralí entre los defensores de un estado étnico como el actual -que da ciudadanía a cualquier judío étnico del mundo- y los defensores de una reforma hacia el estado nacional.

La salida nacionalista autoritaria pasa por la homogeneización y la xenofobia hacia dentro y el expansionismo del censo hacia fuera. Es decir, a una parte de los vecinos no se les quiere dejar votar y sin embargo se le otorga el derecho al voto a personas que nunca vivieron en el lugar. El resultado inevitable es que son muchos los que en Galicia, Asturias o Israel no entienden por qué el alcalde de su pueblo acaba siendo decidido por un grupo de personas a las que sólo vieron un par de veces durante unas vacaciones, por cierto generalmente pagadas con dineros en teoría dedicados a la cooperación al desarrollo.

La idea del confederalismo asimétrico se presenta aquí como algo sensato y aplicable a corto plazo sin mayores dramas. La idea es que si existe un procomún cultural a ser mantenido debería desarrollar sus propias estructuras transnacionales. Estas serían algo diferentes del W3C o la Mozilla Foundation: sus miembros tendrían una cierta autonomía cultural reconocida globalmente para definir sus propias políticas culturales y lingüísticas entre sus miembros, entre los que podrían desarrollar también políticas de cohesión y solidaridad económicas propias. Pero la administración de lo que es local se decidiría por un censo basado exclusivamente en la vecindad, atendiendo tan sólo al principio de ciudadanía.

Actualmente algunos estados como el austriaco o el español, incluyen en sus formularios de impuestos campos que permiten al contribuyente decidir si entrega un porcentaje de lo que paga a la confesión religiosa a la que se adscribre o a «otros fines de interes social» definidos por el estado mismo. Podemos imaginar una manera semejante de incluir la dimensión transnacional y comunal en un sistema confederal con soberanía fiscal como el suizo: votan en cada lugar los vecinos pero cuando van a pagar sus impuestos, pueden elegir que una parte se destine a una organización transnacional que le represente en la identidad a la que se adscriban, sea cultural basada en un procomún identificado con un «orígen» (gibraltareña, brasileña, vasca o judía por ejemplo) o una comunidad transnacional sintética (indiana, muridí, focolara, esperantista, etc.) u otras comunidades productivas del comunal (Linux, cuidado de los océanos, etc.), todas ellas organizadas sobre distintas fundaciones u organizaciones internacionales.

Es de destacar que todo esto sólo es realmente aplicable si existe una soberanía fiscal cantonal que, por cierto y no por casualidad, es la base de la democracia directa. Y todavía, es necesaria una aclaración más: la coherencia de todo el sistema lleva a redefinir el principio de subsidiearidad para incluir también la relación entre la propiedad pública y la comunal. De hecho, todo confederalismo asimétrico necesariamente defiende la supremacía de la administración en comunal: los gobiernos no deberían administrar nada que pudiera ser gestionado como procomún.


8. Conclusiones

Desde la segunda guerra mundial la productividad se multiplicó, lo que redujo drásticamente la escala óptima de producción, dejando fuera de juego en primer lugar al capitalismo de estado de los países orientales, pero también poniendo bajo amenaza a las grandes empresas de EEUU y Europa.

Durante ese tiempo también se transformó la estructura de comunicación: estamos en la transición de un mundo descentralizado, el mundo del telégrafo y las naciones, al modelo de comunicación distribuida, el mundo de la comunicación P2P.

La unión de ambos cambios con la apertura de las barreras comerciales de los noventa dio como resultado un crecimiento constante del comercio basado principalmente sobre la emergencia de nuevos agentes de la periferia con menor escala y menos intensivos en capital. La consecuencia directa fue la mayor reducción de la pobreza de la Historia humana, pero también un remarcable aumento de la desigualdad y de la inestabilidad económica.

El causante principal de esta contratendencia fue el capital financiero, que no se adaptó a la reducción de escala sino que por el contrario aún las aumentó, ayudándose de la «financiarización» y la «securización», apartándose del sistema productivo e instigando regularmente burbujas especulativas. Su estrategia de escala incluyó el endurecimiento de la legislación sobre propiedad intelectual, redefinir innecesariamente Internet mediante estructuras recentralizadoras (Google, Facebook, etc.) y fundamentalmente redoblar las presiones para capturar a los estados.

Esta estrategia sólo puede conducir a la destrucción simultánea del mercado y el estado, el fenómeno que llamamos «descomposición» y que se desarrolla en paralelo a la destrucción de capacidades productivas que traen consigo la crisis y la guerra, a las que la anteceden y acompañan.

Pero en paralelo, con el nacimiento y desarrollo del software libre, aparecía una nueva manera de producir y distribuir cuyo centro no era la acumulación de capital sino la acumulación de un nuevo comunal, el «procomún», es decir, de abundancia, en el que el mercado elimina las rentas -de propiedad intelectual, de posición, etc.- para basarse en el pago del trabajo y premiar la innovación y la adaptación que enriquecen a su vez el comunal.

Es esto lo que llamamos el modo de producción p2p y funciona tanto para producir software como objetos físicos y todo tipo de servicios. Acumula abundancia bajo la forma de comunal de conocimiento y disipa las rentas sin precisar control central, jerarquía u organizaciones de gran escala.

Estas tecnologías, incluso si todavía son un poco inmaduras, pueden ser una base válida para enfrentar las consecuencias de la crisis financiera en el tejido productivo local, tanto en el de las microempresas industriales como entre las PYMEs, del taller de barrio a la fábrica de componentes.

Mientras tanto, en paralelo al crecimiento del comunal, otra importante evolución en el modo de producción p2p es la aparición de un verdadero «sistema de aprendizaje p2p» y un «sistema de investigación teórica» propio. Si el conocimiento aplicado ya tiene su lugar en las comunidades de desarrollo de los diversos proyectos (OSE, WikiSpeed, Mozilla, etc.), la teoría social del modo de producción p2p encuentra sus propias instituciones en fundaciones y escuelas del comunal. Y están creándose decenas de grupos de aprendizaje local bajo distintas denominaciones y estructuras legales.

Finalmente, están apareciendo las primeras propuestas políticas que muestran el reflejo en la estructura de la administración. El centro de estas propuestas es el concepto de «confederalismo asimétrico», que a su vez, necesariamente postula la supremacía del comunal. Para los nuevos confederalistas, los gobiernos no deben gestionar nada que pueda ser administrado como procomún.

Concluyendo, todos estos fenómenos diversos que emergen ante nuestros ojos, desde la crisis financiera hasta los automóviles de producción local, pasando por las impresoras 3D, el movimiento hacker o el software libre, son parte real de una crisis mayor, la crisis del capitalismo como lo hemos conocido: basado en grandes escalas, descentralizado, jerárquico y rentista.

Por contra, investigamos las características fundamentales del nuevo modo de producción, basado sobre pequeñas esclas productivas, relaciones entre iguales, nueva ética hacker del trabajo y, sobre todo, procomunes de conocimiento. Parece una buena base para la necesaria transición hacia un nuevo sistema social y económico. Y, lo que es más importante, está ya aquí, funciona, no es un relato moral, una receta mágica o un activismo bienintencionado.

El modo de producción P2P no es el plan de futuro de ningún ideólogo. No es cosa de partidarios ni el sueño de un grupo de correligionarios. Es una alternativa real,  aunque joven, para la organización y la reconstrucción del tejido productivo sobre nuevas bases. No necesita de jefaturas ni gobiernos para desarrollarse, sino del trabajo de todos aquellos que quieran ganar resiliencia para sus comunidades desde la competencia sin rentas y el trabajo colaborativo.

licencia

SOS Internet en Europa

reda

Ya ha comenzado la cuenta atraś antes de que los miembros del Parlamento Europeo voten sobre los Derechos de Autor y la Directiva del Mercado Único Digital,  los Artículo 15 y 17, antes 11 y 13. Hay que presionar a los eurodiputados a que voten a favor de estos artículos.

Los primeros en llamar la atención sobre el daño que causará la directiva proviene de las Wikipedias europeas. La Wikipedia en alemán se ha oscurecido por completo, junto con las Wikipedias checa, eslovaca y danesa, OpenStreetMap en alemán y muchos más.

Con una retórica confusa, los defensores de la Directiva siempre han afirmado que no significan ningún daño para los sitios populares impulsados por los usuarios como Wikipedia y OpenStreetMap. Han dicho que la ley está dirigida solo a los grandes gigantes de la tecnología estadounidense, incluso cuando los redactores se han apresurado a abordar la crítica de que afecta a todo Internet. Al final del proceso, los redactores intentaron crear excepciones para las “enciclopedias en línea”, y el gobierno alemán y los parlamentarios europeos lucharon duramente, aunque finalmente fracasaron, para establecer excepciones efectivas para las empresas emergentes europeas y otros competidores.

Muy pocas de las organizaciones y comunidades a las que estas excepciones deben proteger están contentas con el resultado final. La Fundación Wikimedia, que trabajó valientemente para mejorar la Directiva durante todo este tiempo, la semana pasada declaró que no podía apoyar su versión final. Aunque la reforma de los derechos de autor es muy necesaria en línea, y los wikipedistas lucharon arduamente para incluir soluciones positivas en el resto de la Directiva, el artículo 15 y el artículo 17, antes 11 y 13, han socavado efectivamente todos esos resultados positivos.

nolesComo escriben los expertos de Wikimedia:

A pesar de algunas buenas intenciones, la inclusión totalmente problemática de los Artículos 15 y 17, antes 11 y 13 significa que los principios fundamentales del intercambio de conocimientos están anulados: en la práctica, los usuarios y los proyectos deberán demostrar que pueden compartir el conocimiento antes de que una plataforma permita una carga. La Directiva de derechos de autor de la UE contempla una infraestructura técnica y legal que trata el contenido generado por el usuario con sospecha a menos que se demuestre que es legal. No podemos apoyar esto: es mejor no tener ninguna reforma que tener una que incluya estas disposiciones tóxicas.

Los legisladores europeos que ven el Artículo 13 y el Artículo 11 como una solución simple para los problemas de las compañías de medios de entretenimiento y noticias todavía no entienden que Internet no es una “industria” en competencia, es un ecosistema. Las compañías como Google y Facebook ciertamente están respaldadas por ese ecosistema, pero también lo son los miles de millones de personas, miles de empresas europeas, familias y comunidades ad hoc de creadores, codificadores y servicios. Como dice Wikimedia, esta Directiva convierte las acciones básicas más simples de aquellos usuarios de Internet: compartir y enlazar, en sospechosas. Los sitios web deben verificar todo lo que los usuarios cargan, porque si suben algo que otra persona decidió que es de su propiedad, el sitio web puede ser responsable de los costos ilimitados. Si se aprueba el Artículo 11, todos tendrán que realizar una evaluación legal cuando se vinculen a las noticias, por temor a que el texto que acompaña a su enlace contenga demasiadas palabras y active los requisitos de licencia del Artículo 11.

lobbyLos sitios que se están cerrando hoy en protesta son, sin lugar a dudas, sitios que albergan a creadores europeos: las mismas personas que los adherentes de los Artículos 13 y 11 afirman proteger. Que estas partes de la comunidad creativa europea estén tan preocupadas por su propio futuro, y la ecología más amplia de la Red, debería ser una señal de advertencia gigante e intermitente para todos los eurodiputados.

efe

Estamos en la cuenta atrás para que Internet se vaya a la mierda o no. El futuro no tiene que ser tan oscuro como se ve hoy.

berlin1

Más de 400.000 europeos salen a la calle en contra la aprobación de los artículos 15 y 17 -antes 11 y 13- de la Directiva del Copyright

corruptosvotos

Por una escuela pública y laica

laicismono lo apuntes a religión. ¡Respeta su libertad de conciencia! Educa en valores éticos y cívicos

La separación de niños y niñas, ya desde edades muy tempranas por motivos religiosos, supone una segregación inadmisible que vulnera gravemente el artº 14 de la Constitución, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Derechos de la Infancia.

Por sentido común:

NO LE APUNTES A RELIGIÓN, NO LE IMPONGAS NINGÚN DOGMA RELIGIOSO. RESPETA SU LIBERTAD DE CONCIENCIA!

En la escuela, las religiones, a través de sus catecismos y dogmas sagrados, transmiten conceptos ideológicos excluyentes que solo conciernen a las personas de una determinada ideología y, por lo tanto, NO son valores éticos y cívicos universales, que atañen al conjunto de la ciudadanía. En muchas ocasiones, los dogmas y enseñanzas religiosas son incompatibles con la ciencia y los valores humanistas universales.

EDUCAR EN VALORES ÉTICOS Y CÍVICOS:

Aprender a pensar sin adoctrinamientos, potenciando el conocimiento racional y crítico que aportan las ciencias y las humanidades. Recibir enseñanzas fiables y científicas como la evolución del ser humano y los comportamientos sociales, frente a teorías como la del creacionismo o los dogmas religiosos, sin ninguna prueba científica y/o histórica.

Ejercitarse en valores cívicos, como la igualdad, la justicia, la libertad, la democracia, la solidaridad, la igualdad entre los sexos, la diversidad sexual, el respeto entre las personas, el cuidado y conocimiento del medioambiente… y todo lo relativo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Derechos de niñas y niños.

Aprender juntos, sin discriminaciones, ni segregación, ya sea por cuestiones de creencias o por cualquier otra causa, estableciendo, para todo el alumnado, contenidos comunes para una convivencia solidaria en una sociedad plural. Las creencias religiosas ya tienen sus lugares específicos, en las iglesias, las mezquitas, sinagogas u otros centros de culto.

Contribuir a que las aulas sean un espacio para el conocimiento y una convivencia plural, en donde se eduque sin dogmas, asumiendo la diferencia y la diversidad, como un valor que no segregue ni excluya.

PARA ESTABLECER LA ESCUELA PÚBLICA Y LAICA ES NECESARIO:

  • Denunciar y derogar los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede de 1979 y los Acuerdos de cooperación con las minorías religiosas de 1992, en lo relativo a la Enseñanza.
  • Que la religión confesional deje de formar parte del currículo y del horario lectivo: en suma, que SALGA DE LA ESCUELA.
  • Que ninguna simbología, actividades religiosas o rituales tengan presencia en los centros escolares.
  • Que con dinero público no se financie la escuela con ideario propio, ni el adoctrinamiento religioso o de otra naturaleza ideológica.
  • Que en el ámbito escolar se impida cualquier tipo de segregación por razones sociales, étnicas, de diversidad sexual, religiosas o ideológicas…

La Escuela pública, única, universal, democrática, gratuita y laica, tal como se ha ido configurando históricamente, es la que, contando con el Estado como titular y garante, puede y debe asegurar la educación de toda la ciudadanía en los saberes y valores comunes, la igualdad de condiciones y el respeto a la libre conciencia, protegiendo, para ello el marco escolar de la injerencia de intereses ideológicos particulares. Ello conlleva la exclusión de todo adoctrinamiento religioso o de otra índole particular dentro del currículo y de la escuela, así como la presencia institucional de símbolos, actividades y rituales sectarios.

Versión PDF para descargar e imprimir: Folleto educación 2019

Firma: Por una Escuela Pública y Laica. Religión fuera de la escuela

escuelapublica

escuelalaica

cear

La ONU vuelve a abochornar a la U. E.

onu Ni somos unos alarmistas, ni somos una “turba manipulada” (¿o quizás una mafia?) como nos acusaba la Comisión Europea. La propia ONU tiene que sacarle los colores a la Unión Europea una vez más, por el riesgo que supone el Artículo 13 para los derechos y libertades fundamentales de la ciudadanía. Si te importa el futuro de Internet, no votes a los partidos que apoyen esta Directiva, ni en las europeas, ni en las generales ni en las municipales. Traducimos las últimas declaraciones del Relator Especial de la ONU para los derechos fundamentales y la libertad de expresión. La UE debe alinear la reforma del copyright con los estándares internacionales sobre derechos humanos, dice un experto.

El experto en derechos humanos de las Naciones Unidas David Kaye ha instado a la Unión Europea a poner su Directiva del Copyright en línea con los estándares internacionales de libertad de expresión.

Europa tiene la responsabilidad de modernizar su ley del copyright para afrontar los retos de la era digital“, dijo el Relator Especial sobre libertad de expresión de la ONU ante una votación crítica sobre la Directiva. “Pero esto no debería hacerse a expensas de la libertad de expresión que disfrutan los europeos en la actualidad“.

El Artículo 13 de la Directiva propuesta parece destinado a llevar las plataformas de Internet hacia la monitorización y la restricción del contenido generado por los usuarios incluso en el momento en que se sube. “Una presión de tamaña envergadura hacia el filtrado previo a la publicación no es una respuesta ni necesaria ni proporcionada ante las infracciones on-line del copyright“.

La mayoría de las plataformas no podrían acogerse a la exención y afrontarían una presión legal para instalar y mantener una costosa infraestructura de filtrado de contenido para cumplir con la Directiva propuesta“, dijo el experto. “A largo plazo, esto pondría en peligro el futuro de la diversidad informativa y el pluralismo de los medios en Europa, ya que sólo los actores ma? grandes serían capaces de permitirse estas tecnologías“.

En ausencia de unos requisitos específicos sobre las plataformas y los Estados Miembros para defender la libertad de expresión, está lejos de quedar claro cómo cumplirán con las salvaguardas propuestas por la Directiva, tales como el requisito de que “las citas, críticas, revisiones” y el “uso (de obras con copyright) para el propósito de caricatura, parodia o imitación” serán protegidas, dijo el Relator Especial.

Incluso los abogados más experimentados luchan para ser capaces de distinguir las violaciones de las reglas del copyright de las excepciones a estas reglas, que varían entre Estados Miembros“, añadió Kaye. “La falta de un lenguaje preciso y claro en la Directiva crearía incluso una mayor inseguridad jurídica

Una confianza inapropiada en las tecnologías de filtrado para hacer distinciones sutiles entre violaciones del copyright y usos legítimos de material protegido aumentaría el riesgo de errores y censura. ¿Quién soportaría el embate de estas prácticas? Típicamente los artistas y creadores, que carecen de los recursos para litigar tales reclamaciones

El Parlamento Europeo debería trabajar para resolver estos problemas en colaboración con grupos de derechos digitales, artistas, periodistas y otros representantes de la sociedad civil antes de votar la Directiva, añadió Kaye.

El Parlamento Europeo tiene planeado votar la Directiva propuesta en la última semana de marzo. El Relator Especial sobre libertad de expresión dirigió una versión anterior de la Directiva propuesta en una comunicación a la U.E en junio de 2018, que puede encontrarse aquí.

D. David Kaye, Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión

Traducido por Asociación de Internautas del original de la ONU que puede encontrarse aquí

parlamento

internatuas

Carta Abierta a la Comisión Europea. Somos la mafia, ¿te unes a nosotros?

Desde la Asociación de Internautas, dirigimos esta carta abierta a los miembros de la Comisión Europea y a su Presidente, Jean-Claude Juncker, en busca de respuestas.

Estimado Presidente Juncker:
Estimados Comisarios: Timmermans, Mogherini, Ansip, Sefcovic, Dombrovskis, Katainen, Oettinger, Hahn, Malström, Mimica, Arias Cañete, Vella, Andriukaitis, Avramopoulos, Thyssen, Moscovici, Stylianides, Hogan, Bulc, Bie?kowska, Jourová, Navracsics, Cretu, Vestager, Moedas, King, Gabriel.

Lo reconocemos, somos unos mafiosos. Este fin de semana, la Comisión Europea acusaba a los internautas que defendemos la libertad de expresión y los derechos fundamentales en Internet de ser una mafia. Es más, no contentos con eso, dijeron además que los que están en contra del Artículo 13 no son más que simples “bots“. En consecuencia, miles de esos “bots” se manifestaron el domingo en Colonia para que la Comisión Europea pudiera comprobar qué aspecto tendría un bot en la vida real.

Poco después, la Comisión Europea se retractaba y borraba el tuit alegando que esa “reflexión” no reflejaba el punto de vista de la Comisión. Nos gustaría saber qué debemos creer: si debemos creernos el primer tuit en el que una institución tan importante como la Comisión nos acusa de ser una mafia o si debemos creernos la rectificación y pensar que la Comisión no nos considera unos mafiosos y que apoya el Artículo 13 y toda la Directiva de Reforma del Copyright sólo por nuestro bien y no por otros oscuros intereses.

Ustedes desestimaron las críticas argumentando que la gente no entendía los detalles de la lengua materna de Shakespeare, algo gracioso teniendo en cuenta que el Reino Unido va a abandonar la Unión Europea. Dado que nosotros también tenemos un pobre dominio de la lengua inglesa, también nos gustaría tener alguna aclaración por su parte, cuando se refiere a nosotros como a una “mob“.

Del título del post original que rápidamente borraron (pero Internet nunca olvida y está aquí) uno DEBERÍA pensar que “mob” se refiere a una gran acumulación de gente, una turba o muchedumbre, normalmente dirigida de forma engañosa a cierta situación, normalmente planeada por algún poder superior, que se aprovecha de su ignorancia para manipularles.

Pero estamos seguros de que ustedes están seguros de saber que “LA” Mafia, en mayúsculas, también se refiere a una organización criminal que quiere imponer sus tesis y dominar el mundo, al margen del poder establecido. Teniendo en cuenta que ciertos sectores de la Unión siempre han calificado a los internautas como criminales y piratas, no sería extraño que éste fuera la intención original del texto. Creemos que nos equivocamos en eso, por supuesto, pero…. ¿no estaría bien que nos lo aclararan?

Así que ….¿podrían por favor explicarnos a nosotros, que apenas entendemos el idioma inglés, a qué se referian realmente con esa publicación, que ustedes, tan diligentemente borraron?

Y hasta aquí las bromas. Es muy grave acusar a alguien de ser mafioso pero mucho más grave es si esa acusación procede de una institución oficial de la Unión Europea de esa importancia.

Desde luego, actitudes como ésa por parte de la Comisión son las que nos dejan claro a todos los ciudadanos europeos que es lo que debemos votar en mayo, o más bien qué es lo que NO debemos votar.

  • NO vamos a votar a Eurodiputados que recortan nuestras libertades.
  • NO vamos a votar a Eurodiputados que apoyen la implantación de la censura previa en Internet.
  • NO vamos a votar a Eurodiputados que nos tachan de mafiosos.
  • NO vamos a votar a Eurodiputados vasallos del lobby del copyright.
  • NO vamos a votar a Eurodiputados que desprecien la democracia y los derechos de la ciudadanía.
  • NO vamos a votar a Eurodiputados que quieran convertir Internet en un cortijo de los gestores de derechos.
  • NO vamos a votar a Eurodiputados que no representan a la ciudadanía.

Señores de la Comisión Europea, entiéndalo de una vez, salvo que rectifiquen a tiempo, cosa que dudamos firmemente a la luz de los hechos consumados, han perdido como mínimo 5 millones de votos. Ese es el número de personas que hasta ahora, y en un número que sigue creciendo, han firmado en contra de una legislación que pretende que Internet en Europa se parezca muy mucho a la Red que “disfrutan” en China.

Van a hacer daño a mucha gente, ciudadanos, empresas y la propia competitividad de nuestra economía en el mundo. Pero desde luego, no les va a salir gratis.

Si estás leyendo esto y entiendes lo que está pasando, haz click aquí y únete a los 5 millones de firmas que se oponen a este liberticidio que quiere aprobar la U.E.

Y si estás leyendo esto y perteneces a la Comisión o al Parlamento Europeo, piénsalo dos veces antes de apoyar esta Directiva, y piensa en el daño que estás a punto de provocar a Europa y sus ciudadanos y del que serás plenamente responsable.

Y en cualquier caso, si estás leyendo esto piensa muy bien lo que votas en las elecciones europeas de mayo de 2019.

La Libertad en el mundo

freedom

La democracia en retroceso

En 2018, Freedom in the World registró por decimotercer año consecutivo, el declive de la libertad de forma global. El retroceso abarca una variedad de países en todas las regiones, desde democracias como los Estados Unidos de América a regímenes autoritarios consolidados como China y Rusia. Las pérdidas totales son aún superficiales en comparación con lo conseguido a finales del siglo XX, pero el patrón es consistente y ominoso. La democracia está en retroceso.

En los estados que ya eran autoritarios los gobiernos se han ido despojando, cada vez más, de la delgada fachada de práctica democrática que establecieron en décadas anteriores, cuando los incentivos internacionales y la presión para la reforma eran más fuertes. Más poderes autoritarios están ahora prohibiendo a los grupos de oposición o encarcelando a sus líderes, con límites de plazos y apretando los tornillos a los medios de comunicación independientes que queden. Mientras tanto, muchos países que se democratizaron tras la caída del muro han retrocedido ante la corrupción desenfrenada, los movimientos populistas antiliberales, y la ruptura del estado de derecho. Lo que es más preocupante, incluso los que llevan mucho tiempo de democracia han sido sacudidas por la política populista de fuerzas que rechazan principios tan básicos como la separación de poderes y dan a las minorías un tratamiento discriminatorio.

Alguna luz brilló a través de estas nubes en 2018. Las sorprendentes mejoras en países concretos -incluidos Malasia, Armenia, Etiopía, Angola y Ecuador- demuestran que la democracia tiene un atractivo perdurable como medio para responsabilizar a los líderes y crear las condiciones para una vida mejor. Incluso en los países de Europa y América del Norte donde las instituciones democráticas están bajo presión, los movimientos cíviles por la justicia y no están en retroceso.

La Libertad en el mundo en el 2019. Cambios en el estado de la libertad

Hungría:

El estatus de Hungría (según nuestro varemos) cambió de libre a parcialmente libre, debido a los continuos ataques contra las instituciones democráticas del país por parte del partido Fidesz del primer ministro Viktor Orbán, que ha utilizado su mayoría parlamentaria para imponer restricciones o afirmar el control sobre la oposición, los medios de comunicación, los grupos religiosos, la academia, las ONG, los tribunales, los solicitantes de asilo y el sector privado desde 2010.

Serbia:

El estatus de Serbia pasó de libre a parcialmente libre debido al deterioro en la celebración de las elecciones, los continuos intentos del gobierno y de los medios de comunicación aliados, de socavar a los periodistas independientes a través del acoso legal y las campañas de difamación, y la acumulación de facto de poderes ejecutivos por parte del presidente Aleksandar Vučić, que están en conflicto con su papel constitucional.

Nicaragua:

El estatus de Nicaragua pasó de parcialmente libre a no libre debido a la brutal represión de las autoridades contra un movimiento de protesta antigubernamental, que ha incluido el arresto y encarcelamiento de figuras de la oposición, la intimidación y los ataques contra líderes religiosos, y la violencia por parte de las fuerzas del Estado y grupos armados aliados que ha ocasionado cientos de muertes.

Uganda:

El estatus de Uganda pasó de parcialmente libre a no libre debido a los intentos del gobierno del presidente Yoweri Museveni de restringir la libertad de expresión, incluso mediante la vigilancia de las comunicaciones electrónicas y un impuesto regresivo sobre el uso de las redes sociales.

Zimbabue:

El estatus de Zimbabue pasó de No Libre a Parcialmente Libre ya que las elecciones presidenciales de 2018, aunque profundamente defectuosas, otorgaron cierto grado de legitimidad al gobierno del Presidente Emmerson Mnangagwa, quien había tomado el poder después de que los militares forzaron la renuncia de su predecesor en 2017.

chilenas

Estados Unidos en declive

Los desafíos a la democracia estadounidense están poniendo a prueba la estabilidad de su sistema constitucional y amenazan con socavar los derechos políticos y las libertades civiles en todo el mundo. Como parte del informe de este año, Freedom House ofrece una evaluación especial del estado de la democracia en Estados Unidos a mediados del mandato del presidente Donald Trump. Aunque la democracia en Estados Unidos sigue siendo robusta según los estándares mundiales, se ha debilitado significativamente en los últimos ocho años, y los continuos ataques del actual presidente contra el estado de derecho, el periodismo y otros principios y normas de la democracia amenazan con un mayor declive.

Habiendo observado patrones similares en otras naciones donde la democracia fue finalmente superada por el autoritarismo, Freedom House advierte que la resistencia de las instituciones democráticas estadounidenses frente a tal asalto no puede darse por sentada.

Freedom House ha seguido el lento declive de los derechos políticos y las libertades civiles en Estados Unidos durante los últimos ocho años, marcados por una inusual caída de tres puntos en los acontecimientos de 2017. Las principales preocupaciones han incluido la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses, los intentos nacionales de manipular el sistema electoral, la disfunción ejecutiva y legislativa, los conflictos de intereses y la falta de transparencia, y la presión sobre la independencia judicial y el estado de derecho.

Este año, la puntuación total de Estados Unidos en la escala de 100 puntos utilizada por Freedom in the World sigue siendo la misma que en el informe que cubre el año 2017, con dos indicadores que cambian en direcciones opuestas:

La puntuación de la libertad de reunión mejoró, ya que no se repitió la violencia relacionada con las protestas, que había dado lugar a una puntuación más baja en los dos años anteriores. De hecho, hubo un aumento de la acción cívica y manifestaciones sobre temas que van desde los derechos de las mujeres y la política de inmigración hasta el problema de los tiroteos masivos en las escuelas.

La puntuación de la igualdad de trato ante la ley disminuyó, debido a las políticas y acciones gubernamentales, que restringieron indebidamente los derechos legales de los solicitantes de asilo, los signos de discriminación en la aceptación de refugiados para su reasentamiento y las políticas de aplicación de la ley de inmigración, excesivamente duras o aleatorias. Que dieron lugar a la separación de los niños de los miembros adultos de la familia, entre otros resultados problemáticos.

demoscra

En la actualidad, Estados Unidos recibe una puntuación de 86 puntos sobre 100. Aunque esto lo coloca por debajo de otras grandes democracias como Francia, Alemania y el Reino Unido, sigue estando firmemente en la categoría de Libre. Sin embargo, su descenso de ocho puntos en otros tantos años es significativo. Los pares más cercanos a Estados Unidos con respecto a las puntuaciones totales de Freedom in the World son Belice, Croacia, Grecia, Letonia y Mongolia.

tor
¡¡Saludos a la Red Tor de México!!

Una propuesta radical para tener nuestros datos personales seguros

stickerLa prensa me ha preguntado si el asco producido por el abuso de los datos por parte de Facebook podría ser un punto de inflexión en la campaña de recuperación de la privacidad. Eso podría suceder, si el público hiciera que la campaña fuera más amplia y profunda.

Más amplia, lo que significaría que se extendiera a todos los sistemas de vigilancia, no sólo a Facebook. Más profunda, es decir, se pasaría de regular el uso de los datos a regular la acumulación de datos. Debido a que la vigilancia es tan generalizada, el restablecimiento de la privacidad es necesariamente un gran cambio y requiere medidas enérgicas.

La vigilancia que se nos impone hoy supera con creces la de la extinta Unión Soviética. Por el bien de la libertad y la democracia, tenemos que eliminar la mayor parte de ella. Hay tantas maneras de utilizar los datos para hacer daño a las personas, que la única base de datos segura es la que nunca se recopiló. Por lo tanto, en lugar del enfoque de la UE de regular principalmente cómo se pueden utilizar los datos personales (en su Reglamento General de Protección de Datos o GDPR), propongo una ley que impeda a los sistemas recopilar datos personales.

La forma directa de hacerlo, que no se puede dejar de lado por capricho de un gobierno, es exigir que los sistemas se construyan de manera que no se recojan datos sobre una persona. El principio básico es que un sistema debe estar diseñado para no recoger ciertos datos, si su función básica puede llevarse a cabo sin esos datos.

La información sobre quién viaja a dónde es particularmente sensible, porque es una base ideal para reprimir a cualquier objetivo elegido. Podemos tomar los trenes y autobuses de Londres como ejemplo.

El sistema digital de tarjetas de pago de Transport for London registra de forma centralizada los viajes que ha pagado cualquier bono de transporte o tarjeta de crédito. Cuando un pasajero usa la tarjeta, el sistema asocia la tarjeta con la identidad del pasajero. Esto se suma a la vigilancia completa.

Espero que el sistema de transporte pueda justificar esta práctica bajo las reglas del GDPR. Mi propuesta, por el contrario, requeriría que el sistema dejara de rastrear quién va a dónde. La función básica de la tarjeta es pagar el transporte. Esto puede hacerse sin centralizar esos datos, por lo que el sistema de transporte tendría que dejar de hacerlo. Cuando aceptase pagos digitales, debería hacerlo a través de un sistema de pago anónimo.

Los detalles del sistema, como la característica de permitir que un pasajero revise la lista de viajes anteriores, no forman parte de la función básica, por lo que no pueden justificar la incorporación de ninguna vigilancia adicional.

Estos servicios adicionales podrían ofrecerse por separado a los usuarios que los soliciten. Aún mejor, los usuarios podrían utilizar sus propios sistemas personales para realizar un seguimiento privado de sus propios viajes.

Las cabinas negras demuestran que un sistema de alquiler de coches con conductor no necesita identificar a los pasajeros. Por lo tanto, no debe permitirse que estos sistemas identifiquen a los pasajeros; debe exigírseles que acepten dinero en efectivo de los pasajeros que respete la intimidad sin intentar nunca identificarlos.

Sin embargo, los sistemas de pago digitales convenientes también pueden proteger el anonimato y la privacidad de los pasajeros. Ya hemos desarrollado uno: GNU Taler. Está diseñado para ser anónimo para el pagador, pero los beneficiarios siempre se identifican. Lo diseñamos de esa manera para no facilitar la evasión fiscal. Todos los sistemas de pago digitales deberían estar obligados a defender el anonimato utilizando este u otro método similar.

¿Qué hay de la seguridad? Tales sistemas en áreas donde hay público deberían ser diseñados para que no pudieran rastrear a las personas. Las cámaras de video deberían realizar una grabación local que se pudiera verificar durante las semanas siguientes, en el caso de que ocurriera un delito, pero no deben permitir la visualización remota sin la recolección física de la grabación. Los sistemas biométricos deben diseñarse de manera que sólo reconozcan a las personas que figuran en una lista de sospechosos ordenada por un tribunal, para respetar la privacidad de todos nosotros. Un Estado injusto es más peligroso que el terrorismo, y demasiada seguridad fomenta un Estado injusto.

Los reglamentos de la UE sobre el PBI son bien intencionados, pero no van muy lejos. No proporcionará mucha privacidad, porque sus normas son demasiado laxas. Permiten recoger cualquier dato si es de alguna manera útil para el sistema, y es fácil encontrar una forma de hacer que cualquier dato en particular sea útil para algo.

El GDPR pide que los usuarios (en algunos casos) den su consentimiento para la recogida de sus datos, pero eso no es suficiente. Los diseñadores de sistemas se han convertido en expertos en la fabricación del consentimiento (para repensar la frase de Noam Chomsky). La mayoría de los usuarios aceptan los términos de un sitio sin leerlos; una compañía que requería que los usuarios intercambiaran a su hijo primogénito obtuvo el consentimiento de muchos usuarios. Por otra parte, cuando un sistema es crucial para la vida moderna, como los autobuses y los trenes, los usuarios ignoran los términos porque el rechazo del consentimiento es demasiado molesto para tenerlo en cuenta.

Para devolver la privacidad, debemos detener la vigilancia antes de que te pida consentimiento.

Por último, no olvidar el software en tu propio ordenador. Si es el software no libre de Apple, Google o Microsoft, te espía regularmente. Eso es porque está controlado por una compañía que no duda en espiarte. Las empresas tienden a perder sus escrúpulos cuando eso es rentable. Por el contrario, el Software Libre está controlado por sus usuarios. Esa comunidad de usuarios mantiene el software honesto.

atrás

avhrutava

Ponga una avhrutava en su vida

UN CUENTO REAL PARA AYUDAR A TUS NIÑOS

UNA HISTORIA COMUN Y NO TAN

GUARDABOSQUES

Alternativa en acción y comunicación ambiental

Ser Histórico

Portal de Historia

WikiLuis

La Red Corrupta

María B. Soro

Lo que tengo por ahí y otras cosas inútiles

Así, como un 8 tumbado

Abriendo el alma

Singularette

No solo soltera, sino singular

Humanity Lives On

You are not alone

Maelstrom

Un moto ondulatorio nel fluido e lineare scorrere dei miei pensieri

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

Please Another Make up by lellaj1005

Sciegliamo noi il colore della nostra giornata

A %d blogueros les gusta esto: