👁Iniciativa europea por la prohibición de la vigilancia biométrica masiva🔭

Captura de pantalla de 2021-04-08 11-10-06

lla coalición “Reclaim Your Face” ha lanzado una Iniciativa Ciudadana Europea para la prohibición de la vigilancia biométrica masiva. European Digital Rights (EDRi) y más de cincuenta organizaciones llaman a la firma de la petición.

La iniciativa pretende incluir la vigilancia biométrica masiva en la agenda política de Bruselas y detener la reciente proliferación no regulada. Los ciudadanos europeos pueden firmar la petición en:

reclama

hhay que recoger un millón de firmas en al menos siete países de la UE en el plazo de un año. Para alcanzar este objetivo, la Comisión Europea debe reunirse con los organizadores de la iniciativa. Además, después de una audiencia pública en el Parlamento Europeo, la Comisión debe explicar su curso de acción posterior. De este modo, la iniciativa quiere conseguir una moratoria de todos los experimentos con esta tecnología de alto riesgo.

Experimentos ilegales en humanos

l momento es apremiante: ya se está abusando de nosotros como conejillos de indias biométricos. Empresas turbias como Clearview AI y pimeyes están construyendo bases de datos faciales ilegales en gran medida sin oposición. Algunos quieren detectar actitudes políticas basándose en datos biométricos. Supuestamente las cámaras inteligentes están diseñadas para leer comportamientos inconformes y sospechosos de nuestros movimientos para mejorar nuestra “sensación de seguridad“. A la agencia europea Frontex le encantaría desplegar un perverso ramillete de tecnologías de vigilancia, que incluye cámaras de alta resolución con reconocimiento facial, de patrones y de comportamiento, con satélites y drones.

Imitamos el estilo de Internet aunque no estemos conectados

n línea, la industria de la vigilancia vigila todos nuestros movimientos. Los datos resultantes pueden ser fácilmente almacenados y preparados para su análisis. Por suerte, podemos utilizar herramientas como Tor para proteger nuestra privacidad. En el mundo offline, la vigilancia omnipresente aún no es tan fácil: muchos sistemas de cámaras no están conectados en red y las cantidades insanas de datos impiden la vigilancia masiva, pero eso está cambiando rápidamente. La tecnología de vigilancia biométrica hace realidad la grabación en red, centralizada y omnipresente de nuestra vida cotidiana offline.

n línea, podemos seguir el ritmo de la vigilancia y hacer frente a las nuevas técnicas de vigilancia con nuevas medidas de defensa. Pero el mundo offline es diferente: no podemos participar en la vida cotidiana a través de relevos dirigidos por voluntarios. No queremos tener todos el mismo aspecto para evitar ser observados. No podemos escondernos de la vigilancia masiva biométrica.

El cuerpo medido

llos datos biométricos son datos especialmente sensibles sobre características inalterables de nuestro cuerpo y comportamiento. Captan nuestro rostro, ojos, venas o voces, la forma en que caminamos o nuestra forma de escribir en un teclado. Estas “huellas dactilares” pueden utilizarse a menudo para identificar a las personas de forma rápida e inequívoca. Al igual que nuestras huellas dactilares, no podemos cambiar simplemente estas características. Los métodos utilizados para procesar los datos biométricos suelen ser propensos a errores y discriminatorios. Además, su funcionamiento no suele ser comprensible para terceros. Esto, unido a una fe injustificada en la tecnología, plantea inmensos riesgos y puede incluso llevar a personas inocentes a la cárcel.

Apoyar

llos particulares pueden firmar la petición de prohibición de la vigilancia masiva biométrica. Las organizaciones también pueden participar.

🕌Carmen Calvo y la Mezquita

#Candles4Assange
 
🔥GLOBAL movement keeping the delicate flame of PRESS FREEDOM burning!

💶¡Barato, baratito, oiga! Me lo quitan de las manos📡

face

Los números de teléfono de los usuarios de Facebook están a la venta a través de un bot de Telegram

A 20 dólares por número, a menos que compres al por mayor

lguien ha conseguido una base de datos llena de números de teléfono de usuarios de Facebook, y ahora está vendiendo esos datos usando un bot de Telegram, según un informe de Motherboard. El investigador de seguridad que encontró esta vulnerabilidad, Alon Gal, dice que la persona que dirige el bot afirma tener la información de 533 millones de usuarios, que provienen de una vulnerabilidad de Facebook que fue parcheada en 2019.

datitos

Con muchas bases de datos, se requiere cierta habilidad técnica para encontrar cualquier dato útil. Y a menudo tiene que haber una interacción entre la persona con la base de datos y la persona que intenta obtener información de ella, ya que el “propietario” de la base de datos no va a dar a otra persona todos esos valiosos datos sin más. Hacer un bot de Telegram, sin embargo, resuelve estos dos problemas.

forsalel bot permite a alguien hacer dos cosas: si tiene el ID de usuario de Facebook de una persona, puede encontrar el número de teléfono de esa persona, y si tiene el número de teléfono de una persona puede encontrar su ID de usuario de Facebook. Aunque, por supuesto, acceder a la información que buscas cuesta dinero: desbloquear un dato, como un número de teléfono o un ID de Facebook, cuesta un crédito, que la persona que está detrás del bot vende por 20 dólares. También hay precios por volumen, con 10.000 créditos que se venden por 5.000 dólares, según el informe de Motherboard.

compraEl bot lleva funcionando al menos desde el 12 de enero de 2021, según las capturas de pantalla publicadas por Gal, pero los datos a los que da acceso son de 2019. Eso es relativamente antiguo, pero la gente no cambia de número de teléfono tan a menudo. Es especialmente embarazoso para Facebook, ya que históricamente recopilaba números de teléfono de personas, incluidos los usuarios que activaban la autenticación de dos factores.

Por el momento se desconoce si Motherboard o los investigadores de seguridad se han puesto en contacto con Telegram para intentar que el bot sea retirado, pero esperemos que sea algo que se pueda controlar pronto. Sin embargo, esto no es para pintar un panorama demasiado halagüeño: los datos todavía están en la web, y han reaparecido un par de veces desde que fueron inicialmente desechados en 2019. Sólo espero que se corte el acceso fácil.

⚖️La Primavera la Judicatura altera. Repaso de algunos casos represivos recientes

🐃Dr. Richard Matthew Stallman:
#Cancel We The Web?
 

🟥🟨🟪A un año de la muerte de Chato Galante

Por Luis Suárez-Carreño, miembro de La Comuna

u🏴n año este de pandemia que se ha hecho largo y penoso por muchas razones, una de ellas, no menor en nuestro caso, la ausencia de Chato Galante que fue víctima del virus en los albores del estado de alarma, el 29 de marzo, en unas circunstancias especialmente dolorosas como fueron las de tantas terroríficas muertes prácticamente en soledad, en unos hospitales o residencias convertidos en espectrales mortuorios donde el personal sanitario, si lo había, luchaba desesperado y exhausto contra algo que se parecía mucho a un 🏴apocalipsis.

Un año que ha puesto ante nosotros, de manera aún más cruda, las profundas debilidades del sistema productivo y social planetario ante las que Chato se rebeló y luchó, entregando generosamente mucho del tiempo que le tocó vivir: las desigualdades sociales, los fanatismos y las discriminaciones, la insostenibilidad medioambiental, la codicia empresarial y los gobiernos que se pliegan a esta. Son los ingredientes que han contribuido a esta tormenta perfecta de muerte y empobrecimiento a que hemos asistido en estos 12 meses. Y son unas condiciones estructurales, casi ya geológicas, que nos condenan a repetidos ciclos de desastres en el futuro, probablemente cada vez más frecuentes.

Este año de tantas lecciones que probablemente no aprenderemos han mostrado, como se ha repetido, lo mejor de nuestra sociedad: el personal sanitario luchando por salvar vidas arriesgando las suyas, pero también el personal docente y muchas otras personas entregándose a los demás, por ejemplo, en las colas del hambre. Ha mostrado descarnadamente el efecto demoledor de años de recortes de lo público, y ha mostrado también lo peor del género humano en forma de caceroladas de cayetanos reclamando su derecho a la insolidaridad, al clasismo, a la estupidez.

Chato luchó desde muy joven contras las injusticias, al principio contra las más próximas y acuciantes del franquismo, años más tarde contra otras más sutiles o taimadas, pero no menos dañinas, otras, apenas perceptibles, bien por su lejanía geográfica, como el hambre, el neoesclavismo y los necolonialismos, o por su naturaleza difusa, inasible, como el cambio climático. Esas injusticias son quizás las más dañinas pues apenas podríamos reconocerlas, ni por eso temerlas, salvo porque en sus manifestaciones indirectas como la de arrojar recurrentemente a muchas de sus víctimas en nuestras playas.

Habíamos compartido muchas cosas: militancias, juergas, ilusiones… también otras experiencias no elegidas como la cárcel y las palizas de la policía franquista. Compartimos un torturador, González Pacheco o ‘Billy el niño’, que murió impune y condecorado unas semanas después que Chato, el 7 de mayo, en un sarcasmo del calendario. Alguien escribió ese día en esta misma columna: ‘Hoy es un día de vergüenza nacional y así debería recordarse para las venideras generaciones; para que sepan de una sociedad tan cobarde, tan hipócrita, que fue incapaz de encararse con presuntos criminales que disfrutaban de privilegios y prebendas oficiales, que fue incapaz, más de 40 años después, de sacudirse la sombra del franquismo de sus togas y tarimas.’

Desgraciadamente, este tampoco ha sido el año de la justicia y del fin de la impunidad del franquismo, por los que Chato luchó denodadamente sobre todo en la última década, y de las que se convirtió en figura visible y mediática, sobre todo por su aparición en el premiado documental ‘El silencio de otros’ (Goya 2018), ganándose un respeto unánime que quedó fielmente retratado en la impresionante reacción social ante su fallecimiento.

Las querellas han seguido encontrando el rechazo del sistema judicial, hasta en el mismo Tribunal Constitucional, obligándonos a recurrir al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Al mismo tiempo, un anteproyecto de nueva ley de Memoria Democrática nos ha generado ciertas esperanzas, como primer acercamiento positivo al cabo de tanto tiempo al derecho a la justicia; sin embargo, de momento, el texto no garantiza plenamente este derecho, y en esa batalla seguiremos empeñados, en particular desde la asociación La Comuna y desde la coordinadora estatal Ceaqua de las que Chato fue potente motor.

De alguna victoria, de momento más simbólica que efectiva, sí podemos enorgullecernos en este año, particularmente la toma de declaración telemática ante la jueza Servini (de Buenos Aires) por parte del jerifalte franquista y representante destacado del poder político y económico hasta hoy mismo, Rodolfo Martín Villa, el 3 de septiembre pasado, en el marco de la Querella Argentina. Aunque de momento esto no ha supuesto efectos penales concretos por sus responsabilidades en relación a múltiples crímenes de Estado durante la Transición (12 homicidios y cientos de heridos entre 1976 y 1978), ha servido para recordar en los medios la impunidad de crímenes como la matanza de obreros en Vitoria por la policía, del 3 de marzo de 1976.

Ese día, haciendo guardia frente a la Embajada argentina en Madrid durante varias horas, para asistir, aunque fuera desde la calle, a esa declaración judicial – la primera en nuestra historia por crímenes del franquismo – sentíamos muy viva la presencia de Chato, su energía, visión y capacidad de lucha; en este hito quedaba reconocida de alguna forma su labor.

En esta materia de justicia transicional y universal, el año nos ha deparado alguna paradoja: El pasado mes de septiembre la Audiencia Nacional condenó a 133 años de cárcel a uno de los asesinos del jesuita Ignacio Ellacuría y otras 6 personas en El Salvador en 1989. Un militar condenado por un crimen de estado más de 30 después, en aplicación de la doctrina internacional sobre crímenes de lesa humanidad. Ni el tiempo, ni las complicidades políticas, ni las razones de Estado: la justicia. Sencillo ¿no? ¿Por qué no aquí?

La toma de declaración a Martín Villa dio pie a una reacción corporativa a la defensiva de la casta del régimen del 78, en forma de cartas a la jueza en descargo del acusado, destacando algunos veteranos del PSOE de esos que sestean en sus consejos de administración impasibles ante cualquier injusticia, pero saltan cual resortes cuando alguien osa tocar a algún compinche, con independencia de su historial político.

Esas cartas a la jueza, al igual que la otra carta pública posterior de 70 figuras políticas en apoyo del Borbón emérito en fuga, muestran una sensibilidad extrema, enfermiza, de la piel de los defensores del régimen del 78: cualquier cuestionamiento de los hechos o de sus protagonistas provoca reacciones cuasi-histéricas. Así lo han demostrado, de nuevo, ante otra según ellos afrenta intolerable: dudar de la calidad de nuestra democracia.

Una democracia de cuya calidad este año hemos seguido recibiendo noticia a través de los procesos judiciales en torno a la corrupción económica sistémica y persistente del PP; sobre las cloacas del Estado y las actividades criminales desplegadas por la anterior cúpula del ministerio del Interior, en favor de ese mismo partido. Corrupciones a las que esa derecha constitucionalista sigue añadiendo el pasarse por el forro la Constitución en lo que le conviene, por ejemplo, negándose a cumplir con su obligación de renovar un poder judicial ‘amigo’.

El año ha servido también para confirmar que, aunque el acceso efectivo a la justicia se siga resistiendo, y aunque la derecha se halle inmersa en una ofensiva negacionista y neofranquista, la lucha por la justicia y la memoria democrática se ha instalado ya firmemente en nuestra agenda política. En este empeño, la ausencia de Chato supone un serio lastre, pero su recuerdo es un permanente estímulo para continuar su labor.

Para sus tantos amigos y amigas, compañeros y compañeras, resulta triste no poder conmemorar este primer año como nos gustaría y como merece debido a las excepcionales circunstancias que siguen constriñendo nuestro accionar colectivo.

El año se nos ha hecho largo, sí, hemos echado mucho de menos a Chato, pero su ejemplo sigue aquí; por eso, aunque la confusión es grande y los retos abrumadores, que nadie espere vernos rendidos.

👎🏽Más de 1.700 personas fallecieron intentando llegar a España en 2020

🏴Libertarios: los héroes olvidados que lucharon contra el franquismo

 

⚖️El nuevo Fiscal General del Estado de los EEUU de América del Norte y el caso Assange🧑🏼‍🎓

ambos

pparece que, el Senado de Estados Unidos está a punto de confirmar a Merrick Garland, candidato del presidente Biden, como fiscal general.

El próximo Fiscal General tendrá una gran influencia en muchos asuntos importantes, incluyendo el destino del caso del gobierno de los Estados Unidos contra Julian Assange.

A diferencia de muchos funcionarios destacados de la administración Trump, Garland no ha hecho ningún comentario público sobre Assange o el caso. Pero vale la pena investigar el historial de Garland y lo que dice sobre su nominación para saber cómo manejará lo que se ha descrito como el caso de libertad de prensa más importante en una generación.

Garland y la Primera Enmienda

garland se ha pasado 23 años como juez federal de apelaciones, siete de ellos como juez principal del influyente Tribunal de Apelaciones de Washington. Los grupos de defensa de la libertad de prensa han estudiado sus opiniones judiciales para saber cómo podría tratar las cuestiones relacionadas con la Primera Enmienda como Fiscal General.

El Comité de Periodistas por la Libertad de Prensa (RCFP) ha encontrado algunos motivos para el optimismo, señalando que Garland “ha adoptado posturas firmes en cuestiones relacionadas con la Primera Enmienda” en una serie de casos. En concreto, señala el RCFP, Garland defendió el derecho de los medios de comunicación a publicar información obtenida de forma dudosa, apoyó un mayor privilegio del periodista y mostró un compromiso con la transparencia gubernamental en sus decisiones sobre casos de la FOIA.

¿Qué ocurrió en la audiencia de confirmación de Garland?

lla nominación de Garland fue aprobada por el Comité Judicial del Senado la semana pasada por 15 votos a favor y 7 en contra tras un proceso relativamente rutinario. Las cuestiones relativas a la libertad de prensa no fueron un tema importante en la audiencia de confirmación de Garland, y el caso Assange no se mencionó en absoluto, pero habría que destacar algunas cosas como posiblemente relevantes para la manera en que Garland actuara como Fiscal General.

Garland declaró que no permitiría que las decisiones políticas influyeran en los procesos judiciales y que se resistiría a las presiones de la Casa Blanca. A primera vista, eso es un cambio de tono bienvenido. Fue el Departamento de Justicia de Trump el que politizó el caso Assange después de que el DoJ de Obama decidiera previamente que procesar a Assange crearía un “problema del New York Times.

¿Cómo puede ser esto un motivo de preocupación? Queremos que el Fiscal General ignore la política a la hora de ejercer como tal, ¿verdad? Sí. Pero después de la administración de Trump, que ha sentado un precedente, hay muchas injusticias que deben ser corregidas. Dejar, simplemente, que los malos casos se desarrollen permite que la injusticia se encone.

El mensaje de Garland aquí no es totalmente claro. Se podrían interpretar las palabras de Garland como una garantía de que será independiente, y no como una indicación de que permitirá que sus fiscales continúen injustamente los malos casos. O uno podría extender esa lógica en la otra dirección: Garland podría dar a los fiscales del Departamento de Justicia un margen de maniobra importante para que continúen con su trabajo. Mencionó específicamente que permitiría que siguieran los “casos en curso”, e intentó diferenciarase con la voluntad de su predecesor William Barr de intervenir en casos criminales.

El resultado final

con toda probabilidad, Garland será confirmado sin que directamente lo presionen sobre el caso Assange. Así que es poco probable que tengamos claro cómo llevará el asunto en un futuro próximo.

Habrá que tener un optimismo cauteloso sobre el historial de Garland a favor de la transparencia y la Primera Enmienda. Y su promesa de ser independiente debería contar como un punto a favor – si es cierto, significa que sería más resistente a otras voces en la administración que podrían tener animosidad hacia Assange.

Hay razones para creer que Garland llegará a una conclusión similar a la del ex fiscal general Eric Holder: que, como señala la ACLU, “no hay manera de procesar [a Julian Assange] por publicar información clasificada sin abrir la puerta a procesamientos similares de importantes periodistas de investigación“.

Sin embargo, el ethos de Garland de “seguir el manual” sugiere que probablemente se remitirá a los fiscales que ya han invertido tiempo y recursos significativos en la persecución de Assange, al menos por el momento. Ser un líder deliberativo suele ser algo bueno, pero arrastrar los pies cuando se enfrenta a una injusticia manifiesta no lo es. En este caso, Garland podría llegar en última instancia a la conclusión correcta, pero se tomará su tiempo para llegar a ella si no se atreve a anular a sus fiscales y poner fin rápidamente al caso de Assange.

En otras palabras, la deferencia de Garland puede desencadenar la vieja máxima legal: “la justicia retrasada es justicia denegada” “Justitia moratus est iustitia negavit.”.
lpLibre Pensamiento quiere ser una publicación a través de la cual la C.G.T. piensa sobre sí misma. Pero pensándose a la luz pública. 💰Empresas no especializadas irrumpen en el nicho de mercado que crean los decretos que regulan la igualdad en las empresas
✍️🏼Patricia Reguero Ríos

⚖️Mientras la jueza dictaba sentencias contra Julian Assange, su marido asistía a una reunión de un grupo de presión contra el fundador de WikiLeaks🧑🏼‍🎓

defiende

Matt Kennard y Mark Curtis

Según se ha revelado, el marido de la magistrada que supervisa el caso de extradición de Julian Assange está estrechamente relacionado con un grupo de presión que criticaba públicamente al fundador de WikiLeaks en la época en la que su mujer fallaba en contra de Assange.

Escuchar titular en inglès:suchaLa magistrada jefe de Westminster, Lady Emma Arbuthnot, dictó en febrero de 2018 dos sentencias judiciales clave contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que garantizaron que no pudiera acogerse a su asilo en el Ecuador.

Por esa época, su marido, Lord James Arbuthnot, ex ministro de Defensa conservador muy vinculado con el establishment militar y el servicio secreto británico, trabajaba estrechamente con la neoconservadora Henry Jackson Society (HJS), un grupo de presión con una agenda fuertemente anti-Assange. Lord Arbuthnot ha acogido y presidido actos para la HJS en la Cámara de los Lores y durante mucho tiempo ha formado parte de su “consejo político“.

HJS ha calificado a Assange de “loco y paranoico” y describió el asilo que le había concedido el gobierno de Ecuador como “el último refugio sórdido al que el Sr. Assange cree que puede huir“.

Priti Patel, la actual ministra del Interior del Reino Unido que firmaría la extradición de Assange a Estados Unidos si lo ordenara el tribunal, también ha estado estrechamente relacionada con el HJS, incluso ha recibido beneficios económicos del grupo.

El 6 de febrero de 2018, Lady Arbuthnot desestimó la petición de los abogados de Assange de que retirara su orden de detención por saltarse la fianza, después de que se abandonara la investigación sueca sobre las acusaciones de agresión sexual.

Si se hubiera concedido esta petición, Assange podría haber negociado un salvoconducto a Ecuador para evitar su persecución por parte del gobierno estadounidense.

Una semana más tarde, en un segundo fallo, Lady Arbuthnot dijo: “Acepto que el Sr. Assange había expresado sus temores de ser devuelto a los Estados Unidos desde una fase muy temprana del procedimiento de extradición sueco, pero… no veo que los temores del Sr. Assange sean razonables“.

Lady Arbuthnot también rechazó las conclusiones del Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria, comentando: “No encuentro que la estancia del Sr. Assange en la Embajada sea inapropiada, injusta, imprevisible, irrazonable, innecesaria o desproporcionada“. Y añadió: “Doy poca importancia a las opiniones del Grupo de Trabajo“.

Consejo político

Declassified-AssangeUK-inset-1-768x830Tanto en la época de las sentencias de Lady Arbuthnot como antes y después, Lord Arbuthnot ha estado estrechamente relacionado con el HJS. Según las páginas web archivadas del HJS, Lord Arbuthnot ha formado parte del “consejo político” de la organización durante varios años.

La primera impresión de página a la que pudo acceder Declassified, de junio de 2013, confirma su posición en el consejo. La última impresión de página disponible, de diciembre de 2016, muestra que todavía era un miembro, uno de los cuatro pares conservadores en el consejo.

HJS y Lord Arbuthnot no respondieron a las preguntas de Declassified sobre si todavía estaba en el consejo -o lo que implica ser miembro-. Sin embargo, Arbuthnot ha seguido participando en los actos de la HJS y se le considera un portavoz de la organización.

En julio de 2016, Lord Arbuthnot presidió un acto del HJS en la Cámara de los Lores y en julio de 2017 preparó un encuentro para HJS con motivo de la publicación de un informe sobre la inversión china en el Reino Unido.

Luego, en noviembre de 2017, en el momento en que la esposa de Arbuthnot había comenzado a preparar el caso Assange, HJS publicó un informe que pedía un aumento del presupuesto militar del Reino Unido al que Lord Arbuthnot dio su apoyo.

El 2 de abril de 2019, días antes de que Assange fuera secuestrado en la embajada ecuatoriana, HJS lanzó un informe sobre el Indo-Pacífico en la Cámara de los Lores “por amable invitación del Rt Hon. Lord Arbuthnot of Erdom [sic]“.

Ni HJS ni Lord Arbuthnot respondieron a las preguntas de Declassified sobre si el consejo político había sido consultado sobre la posición del HJS sobre Julian Assange o WikiLeaks. HJS aparece en las publicaciones de WikiLeaks.

HJS está estrechamente alineado con el movimiento neoconservador de Estados Unidos y tiene acceso a los niveles más altos del gobierno estadounidense y de su comunidad de inteligencia.

Durante su visita al Reino Unido en julio, el Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, habló en una mesa redonda organizada por HJS con quienes el Washington Post describió como miembros “halcones” del Partido Conservador. El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, que también se reunió con Pompeo, formó parte anteriormente del consejo político de HJS.

Como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en abril de 2017, Pompeo había lanzado un ataque fulminante contra WikiLeaks calificando a la organización mediática de “servicio de inteligencia hostil” que hace “causa común con los dictadores“. Pompeo no aportó pruebas, pero añadió una amenaza: “Darles el espacio para aplastarnos con secretos malversados es una perversión de lo que representa nuestra gran Constitución. Esto se acaba ahora“.

Uno de los “patrocinadores internacionales” de HJS es James Woolsey, director de la CIA entre 1993 y 1995, mientras que uno de los firmantes de su “Declaración de Principios” -que promueven el poderío militar occidental- es Richard Dearlove, antiguo jefe del MI6.

HJS y Assange

El personal de HJS ha criticado repetidamente a Assange y a WikiLeaks en los medios de comunicación británicos desde 2011, cuando su entonces director asociado, Douglas Murray, entabló un violento debate con Assange.

Al año siguiente, el HJS publicó un vídeo de Murray declarando en Al-Jazeera English: “No hay una caza de brujas de WikiLeaks. Una organización obtuvo ilegalmente, o robó como solemos llamarlo, todo un conjunto de documentos gubernamentales y los publicó con consecuencias que aún no se entienden del todo“.

Murray añadió: “Creo que el Sr. Assange lleva loco y paranoico hace años, es parte de su supuesta composición política, y de hecho lo diría de muchos de sus partidarios“.

Murray añadió que la mentalidad de Assange era “casi mesiánica en su creencia delirante de que puede anular todas las normas del derecho internacional, todas las normas del derecho penal y del derecho nacional“. Concluyó: “Ecuador no es la meca de la libertad de expresión, no es la capital mundial de la decencia, es el último refugio sórdido al que el Sr. Assange cree que puede huir“.

En los años siguientes, HJS y su personal continuaron siendo una de las voces más activas de la sociedad civil para impugnar los motivos y la reputación de Assange, en contraste con la mayoría de las organizaciones de derechos humanos y de medios de comunicación que argumentan que la extradición del editor de WikiLeaks a los EE.UU. sería un grave golpe a la libertad de prensa.

En octubre de 2016, el HJS emitió un comunicado a los medios de comunicación en el que afirmaba: “El Sr. Assange tiene un largo historial de robo y distribución de información, de difusión de teorías de la conspiración y de poner en entredicho la posición moral de los gobiernos democráticos occidentales. Lo ha hecho mientras apoyaba y era apoyado por regímenes autocráticos“.

No se aportó ninguna prueba para respaldar estas afirmaciones. En ese momento, Lord Arbuthnot formaba parte del consejo político del grupo.

Proporcionando una cita para la declaración, Douglas Murray, que permaneció como director asociado del HJS hasta 2018, fue descrito como “un crítico temprano de las opiniones del Sr. Assange, desafiándolo directamente en su antisemitismo, teorías de conspiración y la ayuda que su trabajo ha proporcionado a aquellos que buscan socavar la seguridad occidental“. No se aportaron pruebas de estas afirmaciones.

Ese mismo mes, después de que Ecuador cortara la conexión a Internet de Assange dentro de su embajada, Davis Lewin, un “analista político” de HJS, declaró al medio financiado por el gobierno estadounidense Voice of America: “Espero que esto sea el principio y entren en razón, obligando por fin a este hombre a enfrentarse conla justicia de la forma que debiera“.

Posteriormente, Murray escribió una columna para The Times en enero de 2017 titulada: “No, señor Trump, tenía usted razón la primera vez: Assange es un error“.

El personal de HJS -incluido el portavoz Sam Armstrong, la jefa de personal Ellie Green y el investigador Paul Stott- han hecho intervenciones contra Assange en los medios de comunicación británicos.

En abril de 2019, después de que Julian Assange fuera secuestrado en la embajada por la policía británica, el director de HJS, Alan Mendoza, fue puesto como contrapeso al abogado de Assange en el programa insignia de la BBC, Newsnight. Publicado en el canal de Youtube de HJS, Mendoza dijo a la cadena nacional: “Los periodistas no pueden violar la ley para obtener su material“. Y añadió: “Creo que está bastante claro que el señor Assange ha pasado muchos años evadiendo la justicia, escondiéndose en una habitación en Knightsbridge… ¿No es hora de que realmente responda a las preguntas en un tribunal de justicia?

Las sentencias de Lady Arbuthnot también fueron mordaces con los fallos personales percibidos por Assange. Ella señaló en su sentencia de 2018: “Él [Assange] parece considerarse a sí mismo que está por encima de las reglas normales del derecho y quiere la justicia sólo si va a su favor“. La sentencia añadía: “El señor Assange ha restringido su propia libertad durante varios años. Los acusados… acuden a los tribunales para afrontar las consecuencias de sus propias decisiones. Debería tener el valor de hacerlo también“.

Priti Patel

La ministra del Interior, Priti Patel, que firmaría la extradición a Estados Unidos si lo ordena el tribunal, se sentó junto a Lord Arbuthnot en el consejo político de HJS desde 2013 hasta 2016. Durante parte de este tiempo, estuvo en el Gobierno, tras convertirse en ministra del Tesoro en julio de 2014.

En julio de 2013, HJS pagó 2.500 libras para que Patel volara a Washington DC para ser delegada en un foro organizado por el grupo de presión israelí AIPAC, así como en un “programa” organizado por HJS en el Congreso de Estados Unidos. Seis meses más tarde, en diciembre de 2013, Patel fue la anfitriona de un desayuno en el Parlamento británico para HJS.

Poco después de convertirse en diputada en 2010, Patel fue nombrada para la oficina parlamentaria de un poderoso grupo de presión de la derecha, los Amigos Conservadores de Israel (CFI), mientras Lord Arbuthnot actuaba como su presidente parlamentario. El CFI ha sido descrito por Channel 4 como “sin lugar a dudas, el más bien conectado y probablemente el mejor financiado de todos los grupos de presión de Westminster“.

En octubre de 2019, como ministra del Interior, Patel visitó Washington DC para reunirse con William Barr, el fiscal general de Estados Unidos que estaba a cargo del caso Assange como jefe del Departamento de Justicia. Juntos firmaron la Ley de la Nube (Cloud Act), que facilita a las fuerzas de seguridad estadounidenses y británicas la exigencia de datos electrónicos sobre los objetivos a la hora de emprender investigaciones.

En julio, el equipo de defensa de Assange planteó ante el tribunal la preocupación de que Barr pudiera estar utilizando el caso de extradición de Assange en el Reino Unido con fines políticos.

Declassified ha revelado previamente que Sajid Javid, que como secretario de Interior en 2019 certificó la solicitud inicial de extradición de Assange por parte de Estados Unidos, asistió a seis reuniones secretas organizadas por un instituto estadounidense que ha publicado llamamientos para que Assange sea asesinado o eliminado.

Conflictos de intereses

Declassified reveló recientemente que el HJS, que no revela sus financiadores, había recibido 80.000 libras del Ministerio del Interior del Reino Unido para elaborar un informe sobre las conexiones del Reino Unido con el terrorismo islamista. HJS también fue revelado por The Sunday Times en 2017 que recibía 10.000 libras al mes de la embajada japonesa en Londres “para hacer una campaña de propaganda contra China” en los medios de comunicación británicos.

Las últimas revelaciones llegaron cuando el poder judicial británico hizo su primera declaración formal a Declassified sobre las acusaciones de conflictos de intereses por parte de Lady Arbuthnot. En un correo electrónico enviado a Declassified para este artículo, afirmaron que “no se ha demostrado ninguna parcialidad por parte de la magistrada principal” en el caso Assange.

Sin embargo, Declassified ha revelado en repetidas ocasiones que el cargo de Lady Arbuthnot está envuelto en conflictos de intereses que implican a su marido y a su hijo. Declassified reveló anteriormente que Lady Arbuthnot recibía personalmente beneficios financieros de organizaciones secretas “asociadas” al Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido, que en 2018 llamó a Assange “pequeño y miserable gusano“.

Por lo que se sabe, Lady Arbuthnot nunca ha declarado ningún conflicto de intereses en el caso y nunca se ha recusado formalmente. Se ha informado de que Arbuthnot se apartó de conocer directamente el caso debido a una “percepción de parcialidad“, pero no se aclaró a qué se refería. Esta negativa significa que el equipo de defensa de Assange no puede volver a consultar sus fallos anteriores.

Una solicitud de libertad de información enviada por Declassified al Ministerio de Justicia del Reino Unido en agosto, en la que se preguntaba a qué se refería esta “percepción de parcialidad” -y si Lady Arbuthnot había desempeñado un papel en el nombramiento del juez subalterno que ahora está resolviendo el caso- fue rechazada.

El Ministerio de Justicia dijo que la información no podía ser revelada porque la solicitud “pedía una explicación” y no “información registrada“. Además, dijo a Declassified que “no tiene ninguna información” sobre la fecha en que se tomó la decisión de que Lady Arbuthnot se apartara del caso. Las mismas preguntas formuladas al Tribunal de Magistrados de Westminster tampoco obtuvieron respuesta.

Declassified reveló anteriormente que el Ministerio de Justicia había bloqueado la publicación de información básica sobre la actual jueza que preside el caso, Vanessa Baraitser, en lo que parece ser una aplicación irregular de la Ley de Libertad de Información. Baraitser, que probablemente fue elegida por Lady Arbuthnot, tiene un historial de extradición del 96%, según la información pública disponible.

La Henry Jackson Society, Priti Patel, Lord Arbuthnot y Lady Arbuthnot no respondieron a las solicitudes de comentarios. DM

Matt Kennard es jefe de investigaciones, y Mark Curtis es editor, en Declassified UK, un medio que cubre el papel de Gran Bretaña en el mundo.

💣💣 INDUSTRIA ARMAMENTÍSTICA | “Asegurarse de matar a los rebeldes comunistas de verdad. Olvidaos de los derechos humanos. Esa es mi orden”, arengaba Duterte la semana pasada a sus policías. A este personaje España le vende armas. Lo analiza Isa Ferrero 🔊 La extrema derecha utiliza como una de sus principales estrategias la fabricación de noticias falsas y bulos.

💩El usuario domado – user pecudes – I⛓

La doma del usuario

wguasapushatsApp se elevó a los cielos mediante la captura de criaturas supuestamente libres y el cambio de sus hábitos hasta crearles una dependencia paranóica de dicho programa. Con el tiempo, les resultó difícil o imposible regresar a su estilo de vida anterior ¿vivir sin saber la última chorrada que te ha mandado tu amigo de barra?. La doma de un ánimal no humano resulta más creativo. Podemos llamar a este tipo de dependencia con respeto a un proveedor doma de usuario: la eliminación de la capacidad de pensar, decidir, independencia y autonomía de los usuarios para atraparlos en la servidumbre-esclavitud hacia sus proveedores.

lla doma del usuario casi siempre sigue los mismos pasos:

  1. Crear un alto grado de dependencia del usuario respecto a un proveedor de software, si no tienes cobertura te encuentras al bordel del infarto.

  2. La incapacidad de los usuarios de controlar su software, a través de al menos uno de los siguientes métodos:

    • Evitando la modificación del software.
    • Evitando la migración a una plataforma distinta.
  3. La explotación de los usuarios, ahora cautivos, incapaces de resistirse.

completar los primeros dos pasos dejó a los usuarios de WhatsApp expuestos a la doma. Con inversores ante los que responder, [WhatsApp] tenía un incentivo enorme para elaborar prestaciones hostiles hacia sus usuarios sin consecuencia alguna.

De modo que, así lo hicieron.

El descenso de WhatsApp

La doma tiene un fin: permitir a la especie dueña explotar a la especie domesticada para su propio beneficio.

no ha mucho WhatsApp, con no poca 🎺🎺🎺fanfarria🎺🎺🎺, actualizó su política de privacidad para permitir compartir datos con su empresa madre: Facebook. Los usuarios que habían accedido a usar WhatsApp bajo su política de privacidad anterior ahora tenían dos opciones: aceptar la nueva política o no poder usar WhatsApp nunca más. La política de privacidad de WhatsApp es la clásica trampa del cebo y cambio: WhatsApp atrajo a sus usuarios con una interfaz bonita y la ilusión de privacidad, los domó y robó su autonomía para emigrar, y luego anularon su compromiso previo de privacidad con consecuencias mínimas. Cada paso en este proceso es posible gracias al anterior; si no se hubiera producido la doma de los usuarios, habría sido fácil para la mayoría de ellos abandonar el servicio con fricción mínima.

Un intento de control de daños

lla operación del cebo y cambio propició una reacción negativa lo suficientemente significativa como para que una notable minoría de usuarios emigraran; su número resultó ser un poco mayor que lo que WhatsApp había estimado. En respuesta a esto, WhatsApp retrasó el cambio y publicó el siguiente anuncio:

el anuncio lista diferentes tipos de datos que WhatsApp no captura ni comparte. No deja de ser un gran embuste acallar la preocupación por la recopilación de datos enumerando los que no se recopilan. WhatsApp no recoge muestras capilares ni escáneres de retina; no recabar información no quiere decir que se respete la privacidad porque esto no cambia la información que WhatsApp recopila.

el anuncio niega “guardar registros de con quién está hablando y a quién está llamando todo el mundo”. Recopilar datos no es lo mismo que “guardar registros”; es posible que se inserten metadatos en un algoritmo para luego descartarlos. Un modelo puede por tanto aprender que dos usuarios se llaman el uno al otro frecuentemente sin guardar registros de los metadatos de cada llamada. El hecho de que hayan construido esta frase específicamente en torno a los registros implica que, o WhatsApp ya estaba recogiendo esta clase de datos o que ha dejado deliberadamente la puerta abierta a hacerlo en el futuro.

un paseo por la política de privacidad real de WhatsApp en dicho momento revela que sí que recaban una cantidad considerable de metadatos usados con fines de marketing a través de Facebook:

La libertad del software

con la doma del usuario, proporcionar software útil a los usuarios es un medio para explotarlos. La alternativa es simple: hacer de servir a los usuarios el fin en sí mismo.

ppara evitar ser controlado por el software, el usuario ha de mantener el control del mismo. El software que permite a los usuarios controlarlo se conoce como software libre. La libertad del software es parecida al concepto de código abierto, pero esto último se enfoca en los beneficios prácticos en vez de en la ética. Un término menos ambiguo que se refiere de manera neutral al software libre y de código abierto es FOSS (Free and Open Source Software).

Otros han explicado el concepto fundamental de software libre mejor, así que no entraré en detalles.

Hallan pinturas de cromañones tapando un mural feminista

2021.03.14-Presentacion-libro-1366x683

🔌Interoperabilidad y libertad📡

Esto no es f lamenco.

The number 2020 in a glitchy screen

en 2020, los gobiernos de tres continentes tomaron medidas contra el dominio de las mayores plataformas tecnológicas, con una oleada de normas, investigaciones y demandas a favor de la competencia. Por muy emocionante que parezca, esto es solo el principio. La aplicación de normativas antimonopolios suele ser cuestión de años e incluso décadas, y si la historia sirve de juez, las empresas dominantes tratarán de evitar sentencias que sientan precedentes (que podrían conducir a rupturas) y, en su lugar, tratarán de resolver sus pleitos, negociando concesiones en lugar de arriesgarse ante un juez.

como organización que añora los días en los que Internet no era un grupo de cinco sitios web, cada uno de los cuales consistía en capturas de pantalla de texto de los otros cuatro, nos entusiasma ver este tipo de actuaciones en marcha, pero ese entusiasmo se ve atenuado por el temor de que los acuerdos y regulaciones apresurados y reflexivos puedan en realidad empeorar la situación. Por ejemplo, la delegación en las empresas el que realicen las tareas del Estado identificando y bloqueando el discurso ilegal dificulta la entrada de nuevas y mejores empresas en el mercado, porque no se pueden permitir el vasto ejército de censores que los monopolistas pueden pagar con el cambio que encuentran en el respaldo del sofá de sus minicocinas del campus.

Mandatos de interoperabilidad

Afortunadamente, en 2020 se produjeron algunos enfoques muy reflexivos sobre la competencia que buscaban explícitamente formas de promover la competencia y dar a los usuarios más poder sobre el funcionamiento de su tecnología, en lugar de “castigar” ciegamente a las empresas con regulaciones que también aumentan las barreras para los aspirantes. Tanto la Ley de Acceso de EE.UU. como la Ley de Servicios Digitales de la UE proponen mandatos de interoperabilidad, es decir, el requisito de que las mayores empresas tecnológicas proporcionen un acceso gestionado a sus sistemas a las nuevas empresas, cooperativas y otros competidores potenciales.

cuando se trata de deshacer 40 años de aplicación indiferente de las leyes antimonopolio, los mandatos de interoperabilidad son un gran comienzo, pero sólo son parte de la solución. ¿Qué ocurre si el sistema obligatorio se ve marginado por las cambiantes condiciones del mercado o por la subversión deliberada de las empresas monopolistas? Y qué pasa con las nuevas tecnologías que acaban de nacer: ¿qué podemos hacer para evitar que se conviertan en monopolios y el ciclo comience de nuevo?

El buen tipo de excepcionalismo tecnológico

llos monopolios tecnológicos no son excepcionales en muchos aspectos: al igual que muchas otras industrias concentradas, su crecimiento se vio impulsado por el acceso a mucho capital, lo que les permitió engullir a las pequeñas empresas antes de que pudieran convertirse en competidoras; se dedicaron a realizar fusiones entre competidores ficticios, lo que dificultó que los proveedores, los clientes y los trabajadores buscaran mejores ofertas; y crearon monopolios verticales que acapararon múltiples mercados.

ppero la tecnología es excepcional, porque se basa en máquinas universales (ordenadores) y en una red universal (Internet), y eso abre la posibilidad de un tipo diferente de interoperabilidad, no la que se diseña desde el principio mediante normas, ni la que impone un legislador.

más bien se trata de una interoperabilidad adversa, cuando se conecta algo en contra de los deseos de la persona que lo hizo, para mejorar la vida de las personas que lo utilizan.

Tenemos un nombre para esto: Compatibilidad competitiva (ComCom para abreviar).

ComCom

la ComCom está profundamente arraigada en la historia de la tecnología. Cada uno de los gigantes tecnológicos actuales tiene una historia de ComCom en su curriculum, como la elegante solución de Apple a los poco fiables productos de Microsoft Office para Mac.

pero a medida que las empresas más modestas se convierten en poderosas, su relación con el ComCom cambia: cuando utilizaban el ComCom para superar a los dinosaurios de una época anterior, eso se llama simplemente “progreso“. Más cuando un advenedizo viene a hacer lo mismo con ellos, es un desafío peligroso e ilegítimo al orden natural de las cosas.

cuando se trata de salirse con la suya, los monopolios tienen dos grandes ventajas: en primer lugar, tienen los beneficios adicionales que se derivan del mismo (“rentas de monopolio” en la jerga económica); y en segundo lugar, cuanto más concentrada está una industria, más fácil es que todas las grandes empresas de la misma se pongan de acuerdo para gastar esas rentas de monopolio para comprar políticas que salvaguarden sus beneficios. (En España un ejemplo claro son las Eléctricas (nota del traductor – ego)

ddurante décadas, los piratas de antaño se han declarado almirantes y se han propuesto que nadie les haga lo que ellos han hecho a tantos otros. Para ello, hemos asistido a la expansión constante de la ley de ciberseguridad, de la ley de derechos de autor y para-derechos de autor, y de la ley de patentes (así como a nuevas y aterradoras teorías de derechos de autor que hacen mucho más difícil el uso de ComCom para ayudar a los usuarios a escapar de los jardines amurallados, los bloqueos y otros trucos anticompetitivos que ayudan a los monopolistas a hacer el monopolio).

Contando el cuento

hhemos pasado gran parte del 2019 y del 2020 recopilando y publicando historias en gran parte olvidadas de ComCom en el desarrollo de la tecnología, desde los primeros sistemas de televisión por cable hasta el nacimiento de las fintech.

Ahora es el momento de movilizarse. A medida que avancen las medidas contra el monopolio en 2021, los legisladores, los tribunales y los reguladores buscarán soluciones. Creemos que el ComCom debería estar en sus kits de herramientas: imaginamos a los tribunales corrigiendo los abusos de los monopolios prohibiendo a las grandes empresas el uso de herramientas legales para luchar contra el ComCom, y a los gobiernos insistiendo en las garantías de que el ComCom sea tolerado para cualquiera que venda productos al sector público. También nos gustaría que las legislaturas adoptaran normas para promover el ComCom, incluyendo reformas de los derechos de autor, la ciberseguridad, las patentes y otras leyes que salvaguardan a los que hacen cosas nuevas que conectan lo viejo.

estamos en 2021, y ya es hora de que renazca el espíritu fiduciario. Pero también han pasado 130 años desde que se aprobaron las leyes antimonopolio más importantes de Estados Unidos, por lo que también ha llegado el momento de adoptar algunas tácticas nuevas para luchar contra el eterno problema del abuso de los monopolios.

este artículo forma parte de nuestra serie “Year in Review”. Otros artículos sobre la lucha por los derechos digitales en 2020.

⚖️ La justicia vuelve a absolver al “coño insumiso” de Sevilla pero libra de las costas a Abogados Cristianos

👦👧 147.000 niños migrantes están en situación administrativa irregular en España

🤬Pablo Hasel: «Último comunicado antes de mi encarcelamiento»🥶

Sería una humillación indigna acudir por mi propio pie ante una sentencia tan injusta, así que tendrán que venir a secuestrarme.

Hoy (por el viernes 12/02/21) a las 20:00 termina el plazo para ingresar voluntariamente en prisión. Sería una humillación indigna acudir por mi propio pie ante una sentencia tan injusta, así que tendrán que venir a secuestrarme. Ha habido mucha solidaridad pero aún no la suficiente para frenar este grave ataque contra nuestras libertades. La gran importancia de las numerosas y concurridas manifestaciones ha llevado al Gobierno a prometer que reformará los puntos del Código Penal con los que nos encarcelan, tratando así de desmovilizar y frenar la solidaridad ante el lógico escándalo que genera este nivel de represión. Pero sin más presión en las calles todo quedará en humo como tantas de sus promesas como derogar la Ley Mordaza que encima han ampliado con la “Ley Mordaza digital”. Además, han prohibido y reprimido manifestaciones con la excusa de la pandemia mientras permiten las de fascistas u otras aglomeraciones. Si la libertad de expresión les importara ya hubieran actuado hace mucho, por tanto si al final reculan y me liberan será una conquista del movimiento solidario porque no voy a mendigar ningún indulto ni nada que implique arrepentimiento.

Se han convocado más movilizaciones para cuando me encarcelen y lo que aún es más importante: asambleas para organizar la lucha. Para que la solidaridad tenga continuidad y sea más efectiva es imprescindible que exista organización. La batalla no estará perdida cuando me encarcelen, todo lo contrario, será el momento de intensificar la difusión, la movilización, etc. Si se responde de forma contundente se lo pensarán dos veces antes de encarcelar a otros por denunciar a los culpables de las políticas que sufrimos y es posible lograr que me saquen. Si no hacemos retroceder al Estado en el plano represivo y otros, estamos perdidos. Por tanto más y esto, es la hora de decir basta y tomar las calles.

No voy a ser el único preso político, las cárceles del Estado están llenas de revolucionarios que nos han representado luchando por derechos y libertades democráticas. De hecho parte de mi condena es por explicarlo y ser solidario con estos. Por eso es importante ligar la reivindicación de nuestra libertad, de mi libertad, a la de la Amnistía Total. Bajo este régimen la represión contra nosotros no parará y urge no sólo fortalecer el movimiento solidario con ese punto entre otros como la disolución de tribunales fascistas que nos condenan como la Audiencia Nacional (heredera directa y con idéntica función que el Tribunal del Orden Público franquista), también organizar la lucha para acabar con la raíz del problema. Necesitamos avanzar hacia la conquista de una República Popular en la que tomando el poder tengamos garantizados los derechos y libertades que este Estado nos niega haya el gobierno que haya. Todos podemos aportar para acercar el fin de tanta barbarie y conquistar vidas dignas, yo lo he hecho y lo seguiré haciendo desde prisión.

Captura de pantalla de 2021-02-14 12-21-05

Puede ser muy chungo, un gran incordio, y hasta criticable de parte, pero de ninguna forma algo que merezca persecución penal o sanción económica. El pensamiento no delinque, tampoco expresarlo con mayor o menor vehemencia, sea cual fuese la forma de hacerlo. Lo peligroso viene de quienes quieren encarnar la verdad, toda la verdad y nada más que su verdad. Un código penal solo debe perseguir acciones ciertas que causen daño físico real o perjuicio manifiesto a otras personas. No amparar procesos inquisitoriales ni caza de brujas. Como acaba de ocurrir aquí con la condena a nueve meses de cárcel al rapero Pablo Hasél por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona:

📡Pablo Hasél y el Código Penal de la democracia

🛑 La paliza de dos policías a un hombre y su hija de 14 años enerva a la población de esta localidad jienense y da paso a una batalla campal. Los policías se encuentran detenidos desde esta mañana. 🏴Los ucranianos no logran repatriar desde París las cenizas de Néstor Majnó, el anarquista más poderoso de la historia

👷🏼Túnez: De la revolución del 2011 a la revuelta del 2021 (II)🇹🇳

El electoralismo no es la solución

En las últimas elecciones se produjo algo nunca visto en Túnez: tres millones de personas -el 70% de los votantes- votaron por Kais Saeid, un profesor de derecho sin afiliación a ningún partido político. Financió su campaña con 3.000 dinares (1.000 dólares) de su propio dinero y pequeñas donaciones. A diferencia de los candidatos de otros partidos, Saeid rechazó la habitual “asignación” de 60 mil del gobierno, o debería decir, del bolsillo de la gente común, para patrocinar las campañas electorales. Un presidente que sonaba y actuaba con “honestidad“, repetía una y otra vez que está con el “pueblo” y no con los partidos políticos. Para el tunecino, “hemos ganado contra la corrupción“.

En sus primeros meses en el cargo, Saeid optó por seguir viviendo en su modesta casa de un barrio de clase media en lugar de en el palacio presidencial, tomando el café de la mañana en su cafetería local. Y esta misma semana, el 3 de febrero de 2021, en medio de una manifestación en la que se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y la policía, el presidente realizó una visita sorpresa a las calles, hablando con la gente y escuchando sus “demandas“. Repitió el mismo discurso una y otra vez: “Estoy con vosotros: el pueblo, y no dejaré que seáis un bocado en la boca de los políticos corruptos“. Incluso denunció a la policía, diciendo: “No existe una policía mala y otra buena, todo viene del gobierno“.

Esto parece un cuento de hadas para niños sobre un monarca benévolo que amaba a sus súbditos y vivía en una modesta cabaña en lugar de su lujoso castillo, disfrazado de persona normal. Sin embargo, la gente se ha dado cuenta poco a poco de que tener un presidente “simpático” no cambia su situación, ni ha hecho más fáciles sus luchas. La gente ve que el sistema electoral ha fracasado una y otra vez a la hora de producir cambios, que el verdadero poder está en manos del gobierno, es decir, del parlamento y los ministros y, sobre todo, de la policía, o en sus propias manos cuando salen a la calle.

La democracia en Túnez

equivocadosIncluso allí donde no terminó en una grave opresión o en una guerra civil, la llamada Primavera Árabe se canalizó en gran medida en movimientos por la democracia electoral, con los mismos resultados decepcionantes que tales movimientos lograron en Europa, Estados Unidos y América Latina.

Hoy en día, en Túnez, la palabra “democracia” tiene sobre todo connotaciones negativas entre la izquierda. Se asocia sobre todo con el capitalismo y los actuales Estados democráticos (neo)liberales y, por supuesto, con el imperialismo. Sin embargo, las opiniones varían en cuanto a la sustitución de la democracia.

Los grupos comunistas existentes en Túnez participaron en la lucha por la independencia de Francia, y luego se vieron obligados a pasar a la clandestinidad durante 50 años, enfrentándose a la opresión y al encarcelamiento, la tortura y el asesinato. Para ellos, fue un sueño hecho realidad participar en un sistema electoral por primera vez en la historia y desempeñar un papel como grupo de oposición en el proceso de redacción de la nueva constitución.

Sin embargo, existe una controversia generacional sobre cómo entender la lucha actual. Vemos una experiencia persistente de trauma que afecta a la generación de más edad, por ejemplo, en su negativa a utilizar las herramientas tecnológicas (ni la mensajería digital ni la publicación de artículos en línea) por miedo a la vigilancia. Son críticos con la descentralización y creen que el sistema de partidos es la única forma de derrocar al gobierno, aunque no participen en las elecciones.

Sin embargo, entre las generaciones más jóvenes de la izquierda hay un nuevo espíritu. La gente ve que la “democracia” no garantiza la aplicación de las cosas que exigía la revolución. Desde hace unos años, hay un creciente interés por la descentralización.

Heythem Guesmi señala que hay dos maneras de avanzar hacia la sustitución de la democracia. El enfoque “político” consistiría en establecer un sistema federal a la manera de Bookchin, con rotación de responsabilidades. A decir verdad, este sistema se parece a lo que propone el presidente, Kais Saeid. En cualquier caso, esto requerirá una lucha a más largo plazo.

A más corto plazo, refiriéndose a David Graeber, los grupos más pequeños ya unidos por afinidad material pueden buscar una causa común con otros grupos para construir una autonomía colectiva. Heythem dice: “Incluso pequeñas experiencias como hacer una barbacoa comunitaria en un parque público representan un paso hacia la ocupación del espacio público y un mayor contacto con nuestra identidad y nuestras luchas“.

Brutalidad policial

Desde hace unos años, el gobierno tunecino quiere aprobar una ley que otorgue inmunidad total a la policía. Incluso hay un subapartado en el proyecto de ley a aprobar que dice que se puede encarcelar a la gente por “herir los sentimientos de la policía“.

El activista Wajdi Mehwachi fue detenido y ahora está siendo torturado en la cárcel por la fotografía que aparece a continuación. Su gesto simboliza la corrupción de la policía, que no detiene a las personas que tienen medios para sobornarlas, las que ostentan el poder en la sociedad.

Durante una protesta contra la propuesta de ley que concede inmunidad a la policía, Wajdi Mehwachi sostiene un billete de diez dinares como símbolo de los sobornos policiales. Islam Hakiri, conocido fotógrafo y periodista, fue golpeado y detenido en esta protesta.

El sindicato policial está en huelga desde el 28 de enero, alegando que son objeto de insultos y humillaciones. Humillaciones como el lanzamiento de pintura de colores sobre sus escudos en respuesta a los disparos de gases lacrimógenos y las palizas. Su “huelga” ha impedido que lleven a los detenidos a los tribunales, provocando retrasos en las resoluciones judiciales y manteniendo a la gente en la cárcel, pero no ha impedido que los agentes utilicen sus palos y motocicletas para atacar a los manifestantes, incluso cuando no están de servicio. Hoy, la impunidad policial está en su peor momento desde la revolución.

Hichem Mechichi, el político que encabeza la coalición que controla el parlamento y, por tanto, el jefe de facto del gobierno, sigue apareciendo en los medios de comunicación, apoyando a la policía y denunciando “cualquier forma de rebelión“. Esto no es una sorpresa después de la mencionada compra de vehículos antidisturbios a la empresa francesa Marseille Manutention. Francia apoyó a Ben Ali y a todos los gobiernos tunecinos desde entonces para proteger su mercado en sus anteriores colonias en el norte de África -empresas tecnológicas, petroleras, hoteles y similares-. La injerencia francesa en los asuntos tunecinos está impulsada por los actores más reaccionarios de Francia. El caso “antiterrorista” inventado contra los activistas de Tarnac fue dirigido por la ministra francesa del Interior, Michèle Alliot-Marie, quien también declaró que Francia debía enviar tropas para apoyar a Ben Ali antes de que el apoyo a la Primavera Árabe se pusiera de moda entre los políticos de Estados Unidos y Europa.

Feminismo

Las luchas feministas han sido vitales para la nueva ola de organización. Desde la revolución, hemos visto una versión tunecina del movimiento #metoo, más espacios acogedores para el colectivo LGBTQI y un arte más progresista. Esto es significativo, en una parte del mundo donde la homofobia y la misoginia son rampantes.

A principios de enero de 2021, el gobernador de Gafsa, un gouvernourat [estado] del suroeste del país, descalificó a las mujeres cuyos maridos están empleados para que se presenten a puestos de trabajo en el gobierno. Las mujeres de Gafsa presentaron una demanda de divorcio masivo, diciendo que todas las mujeres de Gafsa a las que se les ha negado el derecho a la igualdad de oportunidades por culpa de “sus maridos trabajadores” están pidiendo el divorcio.

Vamos en serio, vamos a pedir el divorcio en grupo, hemos estudiado igual, hemos obtenido el mismo título, y es nuestro derecho solicitar el mismo trabajo”, dijo una de las manifestantes.

La policía no es sólo un problema durante las protestas; también forma parte de los cimientos de la sociedad patriarcal de Túnez. Todas las mujeres atestiguan el acoso sexual por parte de la policía, es una especie de conocimiento común entre las mujeres, una experiencia compartida al menos una vez en tu vida -si no muchas más veces- si eres una mujer tunecina.

Ante el rechazo y la rebelión de las mujeres, la policía se pone el sombrero de “guardián masculino“. Aunque beber alcohol o mostrar afecto en público no son delitos en Túnez, por ejemplo, la policía suele amenazar con llamar a los padres de las mujeres que ven haciendo estas cosas, lo que podría poner a las mujeres en situaciones aún más peligrosas si son de familias conservadoras.

Invito a todo el mundo a ver la película de 2017 La Belle et la Meute, dirigida por Kaouther Ben Hania, basada en una historia real sobre una mujer que fue violada por un agente de policía y los insultos y humillaciones a los que se enfrentó cuando intentó presentar una denuncia. Aunque esta historia pueda parecer excepcional, el acoso sexual por parte de la policía es un calvario diario para las mujeres tunecinas.

Ahmed Tlili, el mencionado militante tunecino, señala también que el partido Nahdha utilizó su poder en el parlamento para obtener un punto de apoyo en todas las demás instituciones de la sociedad. Esto ayudó al Partido Islámico a propagar la ideología conservadora a través de las escuelas, los centros culturales y los medios de comunicación. Cuestiones como la oposición al aborto, por ejemplo, nunca se habían discutido antes de la revolución, pero ahora están ganando una considerable exposición. Cuando la izquierda radical ha intentado hacer valer nuevas ideas, éstas han sido “elitistas y muy burguesas“, fuera de contacto con la clase trabajadora y los pobres, o, cuando han ganado terreno, la policía ha utilizado argumentos religiosos para justificar la represión de la izquierda en general y de las activistas en particular.

Lucha de clases

Todas las regiones del sur y el noroeste de Túnez están marginadas social y políticamente, junto con todos los barrios obreros. Heythem Guesmi señala que esta marginación es similar al propio proceso de colonización. Hace referencia a un libro no traducido de Sghaier Salhi titulado Internal Colonialism and Unequal Development (Colonialismo interno y desarrollo desigual), en el que explica que esta marginación es el resultado de siglos de explotación de las regiones interiores ricas en recursos, que se remontan al siglo XIII. Esto creó una red de “familias de clase alta” que siguen gobernando en la actualidad.

Las oportunidades económicas sólo están al alcance de la clase alta; la tasa de desempleo en Túnez ha alcanzado el 35%. La pandemia del COVID-19 ha intensificado esta brecha: según un informe 70.000 personas han perdido su empleo. Estas cifras no tienen en cuenta el mercado negro de Túnez, en el que trabaja la mayoría de la gente: mercados locales, camiones de comida, sastrerías, trabajos de construcción, etc.

El abismo de oportunidades y derechos se extiende a sectores vitales. Las escuelas públicas están cerradas, mientras que las privadas disponen de recursos para impartir clases en línea; los hospitales públicos han llegado a su capacidad, mientras que los privados son accesibles para los ricos; incluso el arte se ha convertido en algo exclusivo para los ricos en reuniones privadas, mientras que los locales de teatro y música están cerrados. Al mismo tiempo que la crisis económica ha dado al gobierno una excusa para imponer mayores impuestos a la clase trabajadora, recortando los programas de bienestar social, no le ha impedido ofrecer esquemas de evasión de impuestos a la clase alta, como “En 2020, no pagarán impuestos los propietarios de yates“.

mariaDos hombres tunecinos se enfrentan actualmente a 30 años de cárcel por fumar marihuana en un lugar público. Consumir o poseer marihuana conlleva una pena de hasta 5 años, más 10 a 20 años más en el caso de fumar en un lugar público. El número de años está sujeto a la interpretación del juez. Estas leyes se crearon originalmente en 1992, cuando el cuñado del entonces dictador Ben Ali fue detenido en Francia por estar implicado en una red de contrabando de drogas. Ese escándalo puso a Ben Ali bajo presión internacional, por lo que creó una ley (la ley 52 del código penal) para encarcelar a todos los consumidores de marihuana, así como de drogas duras.

El nuevo gobierno ajustó esta ley bajo la presión de la opinión pública, desplazando la condena a entre cero y cinco años, pero dejando la interpretación de la misma al juez. Esto intensifica la discriminación de clase; todos sabemos que un burgués nunca irá a la cárcel por fumar marihuana. Los manifestantes exigen la abolición de esta ley.

Heythem Guesmi argumenta que los islamistas fundamentalistas han tenido éxito en el reclutamiento de tantos voluntarios porque se han incrustado en las comunidades marginadas, en los cafés locales, en las mezquitas y en las universidades pobres, mientras que la izquierda “tradicional” ha permanecido elitista y burguesa, promoviendo una comprensión reformista de la democracia. En cierto modo, estos fundamentalistas tienen más en común con la izquierda que los liberales, ya que han luchado contra la policía, el Estado y el imperialismo estadounidense. El desacuerdo, por supuesto, se refiere a los objetivos del movimiento y a las herramientas con las que luchar. Por desgracia, en los últimos diez años de democracia en Túnez, han tenido más éxito en la construcción de su movimiento y en la imposición de su hegemonía que la izquierda, porque supieron conectar con las comunidades marginadas.

En Túnez hay una crisis de identidad generalizada. Esto empuja a la gente a abandonar el país, legal o ilegalmente, porque no se sienten vinculados a él, o bien a recurrir al ISIS, que les proporcionó una identidad en forma de islamismo fundamentalista. La mayoría de las personas carecen de un sentimiento de pertenencia, ya que han sido marginadas, con la excepción de la clase alta, que tiene muchas razones para estar agradecida al Estado.

El lenguaje en sí mismo presenta otro desafío que la izquierda de hoy debe afrontar. Los textos filosóficos y los libros de historia, e incluso los artículos sobre los movimientos internacionales, no aparecen en árabe en absoluto o sólo aparecen en malas traducciones, y ciertamente no en el dialecto tunecino. Heythem ha estado trabajando en un podcast que pretende popularizar conceptos y luchas en el dialecto tunecino, como la lucha de clases, el imperialismo, la identidad y otros. Aunque su podcast no está creando una nueva filosofía, nota que recibe mucho apoyo e interés no sólo de elitistas y camaradas, sino también de la llamada gente “normal”.

Rosa Luxemburgo sostenía que el papel de los militantes, los activistas y la izquierda en general es proporcionar los medios para la lucha y ofrecer solidaridad a las masas en lugar de “pensar en su lugar“. Un partido que hable en nombre de los trabajadores, que los “represente” -por ejemplo en los parlamentos- y que actúe en lugar de ellos se convertirá en un instrumento de la contrarrevolución.

Poscolonialismo

15No es ningún secreto que la economía tunecina está en crisis. El Fondo Monetario Internacional desempeña un papel importante en ello, ya que se niega a conceder préstamos a Túnez. En el marco del capitalismo global, el FMI desempeña el papel de garante global de los bancos internacionales y de las inversiones extranjeras. Aunque los préstamos del FMI suelen ser pequeños e insuficientes, el FMI hizo dos acuerdos con Túnez en 2013 y 2016 que no se han aplicado.

El mes pasado, el FMI amenazó con rechazar los préstamos a Túnez si no se aplican estos acuerdos. Las estipulaciones incluyen la disminución de los salarios de los empleados del sector público, el despido de un determinado porcentaje de ellos, la creación de un comité bajo la supervisión del FMI para gestionar el sector público y la privatización de las empresas nacionales de electricidad, agua y telecomunicaciones. Túnez ya ha privatizado la empresa de fosfatos, el tabaco y los pocos yacimientos de petróleo que existen en el sur.

Estos acuerdos con el FMI han recibido la aprobación de Hichem Mechichi, jefe de facto del gobierno, y la desaprobación del presidente Kais Saeid. Podemos interpretar este desacuerdo como una maniobra política para determinar quién permanecerá en el poder. Si la disputa no se resuelve, podría provocar la disolución del parlamento y forzar otras elecciones. Según Nadhmi Boughamoura, militante tunecino, ésta es una de las razones por las que la policía ha sido tan brutalmente violenta estos últimos meses. El partido islámico ha temido correr la misma suerte que el partido islámico en Egipto en 2013; en consecuencia, han estado construyendo una infraestructura integrada en el ministerio del interior, el sistema jurídico y el ejército, preparándose para cualquier insurrección o revolución contra ellos y el gobierno actual. También han estado tratando de desarrollar el marco legal para formar una milicia armada exclusiva del partido islámico.

Según Nadhmi, aceptar el plan del FMI sería un suicidio para Túnez desde el punto de vista económico y social. Una mayor privatización provocará más explotación, destruyendo el sistema de salud y la poca infraestructura de bienestar social que existe actualmente. Dice: “[Oponerse] a la corrupción de los partidos existentes es urgente pero no suficiente; el movimiento tiene que ser anti-capitalista global construyendo estructuras socioeconómicas radicalmente nuevas“.

Una lucha global

En lugar de entender esta situación como una cuestión de problemas locales a los que se enfrenta un pequeño país, la vemos en un contexto global, ya que todas las luchas están conectadas en un mundo globalizado. Luchar en un lugar es luchar en todas partes. De ahí que necesitemos una solidaridad internacional.

En el prefacio de su libro Calibán y la bruja, Silvia Federici -feminista radical de tradición marxista y anarquista autonomista- recuerda cuando era profesora en Nigeria:

El gobierno nigeriano entabló negociaciones con el FMI y el Banco Mundial. El propósito declarado del programa era hacer que Nigeria fuera competitiva en el mercado internacional. Pero pronto se vio que [el programa] pretendía destruir los últimos vestigios de la propiedad comunal y las relaciones comunitarias. Hubo ataques a las tierras comunales y una intervención decisiva del Estado (instigada por el Banco Mundial) en la reproducción de la fuerza de trabajo: para regular las tasas de procreación y reducir el tamaño de una población que se consideraba demasiado exigente e indisciplinada desde el punto de vista de su posible inserción en la economía mundial… También fui testigo de cómo se alimentaba una campaña misógina que denunciaba la vanidad y las exigencias excesivas de las mujeres“.

En Nigeria, me di cuenta de que la lucha contra el ajuste estructural se remonta al origen del capitalismo en la Europa y América del siglo XVI“.

La revolución tunecina ha sido reformista. Hoy, el principal temor que vemos en las calles es que la historia se repita con la cooptación de las demandas de cambio radical, reduciéndolas al reformismo. La única manera de proteger estas demandas es a través de un movimiento internacionalista. Hoy, más que nunca, necesitamos un movimiento internacionalista para fomentar la conciencia de todas las luchas en todas partes y combatir el capitalismo.

Nuevos Horizontes

adoquinesLa Generación Equivocada” es un joven colectivo anarquista y antifascista tunecino que rompe con la izquierda ortodoxa. No quieren un sistema de partidos, no quieren un líder ni un portavoz; quieren un cambio radical. Uno de los lemas que han popularizado es “Tahet zliz fama takriz” (hay cólera bajo el asfalto), bien inspirado en el poeta tunecino Abou El Kacem Chebbi, que luchó contra la colonización, dirigiéndose a los colonizadores franceses con el lema “¡Cuidado, hay fuego bajo la ceniza!“, o bien en el lema de la revuelta de mayo de 1968 en Francia, “¡Sous les pavés, la plage!”. (“¡Bajo los adoquines, la playa!”)

Maryam Mnaouar, militante tunecina durante el régimen de Ben Ali y abogada que defiende gratuitamente a los manifestantes, ha recibido la orden del jefe del gobierno de interrumpir durante un mes todas las actividades de su grupo “El Partido Tunecino“. Aunque suene opresivo, es una señal de que el gobierno teme su voz y el creciente apoyo que está recibiendo.

Nadhmi Boughamoura, que formaba parte del sindicato estudiantil de izquierdas y que actualmente participa en la organización comunista “Lucha“, trabaja ahora con los manifestantes para organizarse bajo una coalición.

Nadhmi señaló que es la primera vez que asistimos a una coalición entre comunistas, aficionados al fútbol, miembros del sindicato estudiantil de izquierdas, campesinos y anarquistas. Nadhmi señala que el mes de enero siempre ha sido simbólico en Túnez: el Levantamiento del Pan de 1984, el levantamiento de la Cuenca Minera de 2008 y la revolución de 2011 tuvieron lugar en enero. Sin embargo, Nadhmi señaló, con un tono más pesimista, que uno de los retos que hay que afrontar es cómo aprovechar este espíritu revolucionario y no dejarlo morir como ocurrió después de esos levantamientos anteriores. Las principales reivindicaciones de esta nueva coalición son la abolición de la opresión policial y el rechazo a las imposiciones del FMI, una organización que protege al capitalismo global y explota no sólo a Túnez sino a todos los países africanos.

La izquierda aún no está suficientemente organizada; necesitamos cultivar mejores estrategias para derrocar al gobierno y realizar cambios radicales. En la actualidad, los grupos “Generación Equivocada” y “Lucha” están liderando con estrategias poco ortodoxas, mientras que los viejos partidos de izquierda están ausentes debido a sus formas tradicionales de organización y liderazgo y a su falta de comprensión de la dinámica que está introduciendo la nueva generación.

Durante los 50 años que siguieron a la independencia de Túnez, dos dictadores gobernaron el país, aplastando cualquier esperanza de insurrección. Durante los diez años que siguieron a la revolución, la gente invirtió mucha confianza en el sistema electoral, esperando que unas elecciones justas y equitativas pudieran crear una sociedad igualitaria. Sin embargo, estos sistemas tan diferentes han producido el mismo resultado.

Para contactar con los rebeldes tunecinos

El grupo antifascista Wrong Generation tiene una página de Facebook aquí.
Puedes escuchar el podcast de Heythem Guesmi aquí.
La campaña que ha surgido durante estas últimas protestas, “el programa del pueblo contra el programa de la élite“, tiene una página de Facebook aquí. Puedes leer una traducción de las reivindicaciones de la campaña aquí.

Sitios de noticias

  • inhiyez.com/—proyecto de medios de comunicación independientes que aborda la pobreza, la clase trabajadora y los oprimidos en general.
  • Inkyfada—Noticias multilingües de la región
  • Nawaat—Sitio de noticias multilingüe

❗️Pablo Hasél advierte de que tendrán que ir a “secuestrarle” para entrar en la cárcel

🛏Trabajadoras de hogar piden que la campaña de Inspección sea retroactiva y se regularice a las migrantes

Captura de pantalla de 2021-02-12 17-05-30

🇹🇳Túnez: De la revolución del 2011 a la revuelta del 2021 (I)👷🏼

header

Participantes del grupo antifascista tunecino Generación Equivocada portando una pancarta que proclama su lema: “Hay ira bajo el asfalto“.

Nuevas revueltas en el norte de África

El 17 de diciembre de 2010, un joven tunecino llamado Mohamed Bouazizi se prendió fuego en protesta por el trato que recibía de la policía, provocando la ola de levantamientos conocida como la Primavera Árabe. En la actualidad, Túnez vive la mayor revuelta popular desde aquellos días, con miles de personas en las calles enfrentándose a la policía semana tras semana. En el siguiente informe, compañeros tunecinos explican el contexto de esta nueva revuelta, explorando lo que ha cambiado y lo que sigue igual. Lo que vemos en Túnez es un anticipo de la próxima ronda de movimientos revolucionarios en la región.

De 2011 a 2021

Como tunecino, la gente siempre me pregunta: “¿Fue un éxito la revolución de 2011?“. No hay una forma sencilla de responder sin describir las luchas de la última década. En general, nuestro análisis es que el Túnez contemporáneo se parece a la mayoría de las otras democracias que existen bajo el capitalismo global. Nos enfrentamos a las mismas crisis políticas y económicas, a la misma violencia estatal, a las mismas preguntas.

Túnez fue la cuna de las revueltas que barrieron el norte de África y Oriente Medio, y es el único país de la región que depuso a su dictador sin experimentar un golpe militar como el de Egipto o una guerra civil como la de Siria. Dicho esto, tampoco es una utopía. El país ha visto más de diez gobiernos en los últimos diez años y muchos conflictos. Una década después de derrocar al gobierno, nuestras demandas siguen siendo las mismas: “dignidad, libertad, justicia“.

El levantamiento de enero de 2011 reunió a un amplio abanico de personas, desde indignados y desempleados hasta fundamentalistas islámicos, marxistas, el Partido Pirata y un puñado de anarquistas. Al culminar la revolución, el 14 de enero de 2011, nuestro antiguo dictador Ben Ali y su familia inmediata huyeron a Arabia Saudí. Algunos miembros de la familia de Ben Ali fueron a la cárcel, pero su partido político siguió activo, y la clase empresarial de Túnez no hizo más que aumentar su poder.

El primer gobierno tras la revolución estuvo dirigido por el primer ministro del régimen anterior, seguido por otro gobierno cuyos miembros también habían formado parte del antiguo régimen. Ambos fracasaron, dando paso al nuevo sistema electoral. Las primeras “elecciones justas y equitativas” de la historia de Túnez tuvieron lugar más tarde, en 2011, eligiendo una Asamblea Constituyente elegida por el pueblo y encargándole la redacción de una nueva constitución. Así como Mohamed Morsi, de los Hermanos Musulmanes, ganó las elecciones presidenciales que siguieron a la Revolución egipcia, en Túnez, el Nahdha, un partido islamista fundamentalista, obtuvo la mayoría de los escaños en estas elecciones en contra de los demás participantes en la revolución.

En 2013, el mismo año en que se celebró el Foro Social Mundial en Túnez, dos importantes figuras que buscaban unificar a la izquierda fueron asesinadas misteriosamente: Chokri Belaid y Mohamed Brahmi. Todos los indicios apuntan a los islamistas fundamentalistas. De 2011 a 2016, organizaciones islamistas fundamentalistas con ideologías similares al ISIS acumularon poder con la ayuda del partido Nahdha. Túnez ha sido uno de los principales exportadores de voluntarios al ISIS; ha habido al menos cinco grandes atentados terroristas en Túnez desde 2011. Aun así, el fundamentalismo islámico está menos extendido aquí que en muchos países de esta región.

Uno de los primeros movimientos significativos tras la revolución fue “Manich Msemeh” (“No perdonaré“), en el que los jóvenes se unieron para luchar contra la Ley de Reconciliación de 2014, que debía perdonar a los implicados en los regímenes anteriores a la revolución.

Heythem Guesmi, revolucionario y miembro del movimiento Manich Msemeh, lo considera una victoria, ya que fue un movimiento horizontal, que rompió con el sistema de partidos ortodoxos promovido por los distintos partidos comunistas de izquierda. En su opinión, “nos han robado la revolución“, y el Acta de Reconciliación no hizo sino intensificar este sentimiento. Señala que, aunque las organizaciones de la “sociedad civil” (es decir, los grupos liberales) se unieron al movimiento en su segunda fase, sólo se centraron en el tecnicismo de la Ley al trabajar con las instituciones legales para oponerse a ella, mientras que los revolucionarios del movimiento se centraron en las implicaciones filosóficas de devolver el poder a quienes habían gobernado Túnez durante los 50 años anteriores. Al final, la ley no se aprobó.

Ahmed Tlili, militante tunecino, también destaca la importancia de las pequeñas victorias para construir una nueva generación. Durante más de 50 años, bajo Ben Ali y Bourguiba, los anteriores dictadores, los tunecinos vivieron bajo una vigilancia total; fueron exiliados, torturados o asesinados por imprimir folletos políticos o cantar canciones que pudieran interpretarse como antisistema. Esta nueva generación se ha criado en condiciones diferentes, sin censura en Internet, con más libertad de expresión, habiendo visto lo que significa luchar contra una dictadura. Esto ha construido una generación que es más asertiva en la resistencia a la policía y al patriarcado de lo que fueron las generaciones anteriores.

El partido islámico Nahdha ha formado recientemente una alianza con “Kalb Tounes“, el partido liberal -cuyo líder está en la cárcel por blanqueo de dinero, gracias a un grupo de jóvenes tunecinos que persiguieron el caso durante años- y la Agrupación Democrática Constitucional (RCD), el partido de Ben Ali y el único partido gobernante desde el inicio de la independencia de Túnez en 1956 hasta la revolución de 2011. Esta alianza forma la mayoría absoluta en el Parlamento, símbolo de la corrupción y una de las principales causas de la pobreza, la desigualdad y el patriarcado. Esto ha dejado a la gente sin esperanzas de reforma, llegando a la conclusión de que el único camino es la insurrección u otra revolución.

Los primeros signos de la actual revuelta aparecieron hace tres meses. En noviembre de 2020, un diputado del parlamento pronunció un discurso contra el aborto, llamando “putas” a todas las mujeres “liberadas” y señalando específicamente a las madres solteras. El 8 de diciembre, las mujeres protestaron frente al parlamento con pancartas en las que se leía “Todas somos putas hasta la caída del patriarcado“. Dos días después, el parlamento anunció el presupuesto para 2021, lo que enfureció a muchas personas. En medio de la pandemia de COVID-19, asignaron muy pocos recursos a la salud pública.

A pesar de la crisis económica derivada de la pandemia, a principios de enero, el gobierno compró una flota de flamantes camiones antidisturbios, junto con 60 vehículos destinados a la policía tunecina.

El 9 de enero, los aficionados al fútbol salieron a la calle para protestar contra la corrupción del presidente de su equipo de fútbol, Le Club Africain. El fútbol siempre ha estado politizado en Túnez; es el único medio de expresión o placer que le queda a la clase trabajadora. Hay una larga tradición de canciones de fútbol que promueven el igualitarismo y la rebelión. Al mismo tiempo, los presidentes de los equipos de fútbol siempre han estado implicados en el gobierno, un gran esquema de blanqueo de dinero. En su protesta, los hinchas enmarcaron a Le Club Africain como símbolo de lo que ocurre en todo el país. La policía detuvo a 300 de ellos, 200 de los cuales eran menores. Esto enfureció a mucha gente.

El 14 de enero de 2021 iba a ser el décimo aniversario de la victoria de la revolución tunecina. La noche del 12 de enero, el gobierno anunció que habría un cierre total del 14 al 17 de enero. Lo justificaron por la pandemia de COVID-19, pero la verdadera razón era evidente. El 14 de enero, miles de personas se reunieron en las calles desafiando la orden de cierre.

Captura de pantalla de 2021-02-10 13-27-35

Más de 1600 personas fueron detenidas desde el comienzo de los disturbios. Este movimiento reúne una nueva coalición en la que participan aficionados al fútbol, estudiantes, anarquistas, comunistas, campesinos y otros rebeldes. Están notablemente ausentes los fundamentalistas que jugaron un papel tan importante tanto en la expansión como en la traición del levantamiento de 2011. La próxima ronda de movimientos se enfrenta a un contexto en el que el fundamentalismo islámico se asocia con el Estado, y la rebelión debe reunir una masa crítica para oponerse a él desde fuera.

Aunque Túnez es un país pequeño, con una población no mucho mayor que la de la ciudad de Nueva York, ha servido en repetidas ocasiones como barómetro de los acontecimientos en toda la región. Es más homogéneo desde el punto de vista étnico y religioso que muchos países vecinos; cuando la revuelta estalla en estas condiciones comparativamente estables, eso puede indicar que es probable que se extienda. Esto es significativo al entrar en la crisis económica mundial inducida por la pandemia del COVID-19.

⬆️ En este artículo analizamos la trayectoria de la polémica presidenta de la Comunidad de Madrid y por qué se la conoce como “la Trump española”.

⚠️ Un SOS al que Cruz Roja no responde: Sahara

Libertad De Expresion - Taringa!El mundo de la cultura, contra el encarcelamiento de Pablo Hasel

A %d blogueros les gusta esto: