Categoría: libros

👑Los Borbones en pelotas📖

benp

aAllá por los años 68, 69 del Siglo XIX los hermanos Gustavo Adolfo y Valeriano Bécquer publicaron un libro pornográfico, (el de las oscuras golondrinas, si señor), sobre la tatarabuela del Rey Campechano. Dicho libro porta como título «Los Borbones en pelotas«.

Es un libro ilustrado y está firmado con el seudónimo SEMEN, las acuarelas son de Valeriano y el guión de Gustavo. La firma puede ser además de SEMEN, SEM, V SEM y V SEMEN, que es el seudónimo que usaban ambos hermanos en un periódico político-satírico de la época: el GIL BLAS. En el libro podemos admirar a la tatarabuela del Campechano, no digo del actual pues no sé si el parentesco es TAtatarabuela, admiramos, decía, ver a la reina practicando sexo con todo el que aparece por ahí.

La obra la componen 89 acuarelas, hay quien piensa que alguna fue pintada por Guastavo, por diferencias de estilo con las restantes. En su mayoría son representaciones de la entretenida vida palaciega de la reina Isabel II con su amante Carlos Marfori, y diversos personajes de la Corte.

libertadeprensaEl resto de las acuarelas pone en evidencia sucesos de esos años, como el asesinato del
Gobernador Civil de Burgos en la Catedral, tras un decreto que incautaba muchos bienes a la Iglesia (aunque su misteriosa muerte nunca fue aclarada, las acuarelas retratan a los clérigos como autores), la censura de algunos periódicos como La Iberia, El Pueblo, Gil Blas y El Imparcial.

También en muchas ocasiones utilizan frases de poemas conocidos u óleos, como “Venus recreándose en la música” de Tiziano (donde Venus es Isabel II y el músico Carlos Marfori), versos de Don Juan Tenorio, Espronceda… En definitiva, una España de charanga y pandereta, con sus diputados de cartón y una revolución inminente: la Gloriosa.

Compone el elenco de dicha obra:

EISABEL II:
Primera Actriz. Conocida como la de los Tristes Destinos nació el 10 de octubre de 1830 en Madrid, hija del rey Fernando VII y de su cuarta esposa, María Cristina de Borbón. Retratan a Isabel como una persona llana y de costumbres campechanas, reinó con 13 años, al declararse mayor de edad, tras dos regencias, la de su madre María Cristina y la del General Espartero. Ocuparía el trono hasta 1868. Con 16 años la casaron con su primo Francisco de Asís, contra su voluntad, aunque tuvo un anterior pretendiente, elegido por su madre María Cristina, el Conde de Montemolín. No es dificil deducir el poco amor que la reina tenía por su marido, aunque tuvo nueve hijos, muchos de los cuales murieron al nacer. Su representación más frecuente es junto a Carlos Marfori, aunque no menos son sus escenas con González Bravo, el padre Claret… e incluso un pollino.

FRANCISCO DE ASÍS:
Monarca consorte, fue el principal valedor del padre Claret (o Clarete) y sor Patrocinio. Es un personaje al que se reconoce enseguida en las acuarelas, pues ostenta en la mayoría de las láminas suculentas cornamentas, bien de ciervo, bien a modo de ramas de árbol, esta última mucho más llamativa. Aparece siempre en actitud frustrada, en segundo plano.

oleCARLOS MARFORI:
Era el favorito de la reina. Fue el intendente de palacio y gobernador de Madrid, con anterioridad había sido  Ministro de Ultramar. Fue un hombre bastante “chaquetero”, pues era Carlista o Isabelino según soplara el viento. Esto se puede apreciar en algunas láminas donde yace junto a la infanta Margarita, que según decían era más carlista que el propio Don Carlos, pero sin duda, sus apariciones con la reina son el tema dominante.

PADRE CLARET Y SOR PATROCINIO:
El que fuera el principal valedor de esta pareja el propio rey, conlleva como corolario que los rumores de ciertos favores especiales a éste fueran muy frecuentes. Se les caricaturiza con rostros diabólicos, y en poses que nada tienen que envidiar a las de los demás personajes.

LUIS GONZÁLEZ BRAVO:
Primer ministro del Gobierno de España en 1868, tras la muerte de Narváez. Su mandato duró tan sólo 5 meses y se le representa en muchos casos sodomizando y sodomizado. También es muy frecuente verle portando los sacos de dinero de las arcas españolas que se llevó al huir a Francia. Irónicamente, fue como un mecenas para los Bécquer, ya que fue él mismo quien les guió profesionalmente.

También forman parte del elenco, pero meros figurantes, la Infanta Isabel, el rey Napoleón III de Francia, Carlos VII y Margarita de Parma, Novicias, el joven Alfonso XII y otros ganapanes.

Los Borbones en Pelota es una obra que no tiene desperdicio ninguno. Y lo mismo hasta se puede comprender algo de la enrevesada política española del XIX.

Dicho libro se encuentra en el Instituto Cervantes. La versión original y completa de esta obra la puedes encontrar en: https://ifc.dpz.es/publicaciones/ebooks/id/3248. Obra con la Licencia CC BY-NC-ND 4.

🪖Las funciones de la OTAN en la arquitectura del capitalismo global

📌Trabajadoras transfronterizas de usar y tirar en Ceuta y Melilla

🏴🟣La Llaga – «Cuentos del domingo»📚

Lucía Sánchez Saornil
Publicado en Solidaridad Obrera, n.o 1108. 3 de noviembre de 1935.

aAquel día de descubrí el revés del mundo. Por primera tuve la visión de una cosa horrenda y monstruosa que es la injusticia social; metí los dedos en la llaga purulenta que es el reverso de esta supercivilización de que se ufanan los imbéciles.

samotraciaNo sé si devoradores es el adjetivo que puede dar una idea exacta de aquellos ojos, que ya comenzaban por devorarle la carita exangüe y pálida. Ojos azules, enormes, desmesuradamente abiertos, como acuciados del miedo de no abarcarlo todo; impacientes, recomidos de ansiedad, como si pretendieran destripar las cosas, descubrirles un doble fondo, una dimensión nueva.

Y subrayaban la inquietud de tales ojos unas manos nerviosas, terriblemente expresivas, que pergeñaban las ideas en el aire y un hablar rápido, seguro, de afirmaciones rotundas y preguntas definitivas.

¡Qué extraordinario aquel arrapiezo de apenas siete años, flaco y bonito —pero extrañamente bonito como una orquídea o una pantera—, inquieto y voraz, delirante y visionario!

Os aturdía con historias maravillosas.

—Oye, oye, oye…

Os cogía las manos, os las sacudía, os buscaba los ojos; y sólo hacía su relato cuando había conseguido inmovilizar vuestra atención. Entonces os contaba una asombrosa aventura corrida en compañía de Pipo, Pinocho o Jaime I, el jinete de bronce de la glorieta.

A veces os sorprendía con preguntas y observaciones desconcertantes. Pintaba yo cierto día un cuadro de naturaleza muerta en el que había unas flores. (He aquí el hilo que le ataba a mi cuarto: la pintura). El rapaz, todo ojos —se diría que miraba hasta por las pestañas— dijo de pronto y de una manera concluyente:

—Yo pintaría el olor.

—¿Cómo?— Le pregunté con un poco de zumba.

—Ah, no lo sé ahora; pero lo pintaría— afirmó categórico.

Era el séptimo de ocho hermanos. Vivía en un piso interior de la misma casa. Yo conocía algunas interioridades de su familia por la hermana mayor que venía de vez en cuando a ayudar a mi patrona a revisar la ropa. Sabía que el padre llevaba seis meses desocupado, que habían agotado el crédito y que si la casualidad  no acudía en su ayuda serían desahuciados no tardando mucho. Claro que todo esto no me quitaba el sueño, aunque fueran conmovedores los comentarios de mi patrona prodigados entre profundos suspiros. ¿Cómo iba uno a preocuparse por la historia de cada vecino? En el ático vivía una paralítica viuda con cinco hijos, todos ellos de la piel de Barrabás. En el tercero había un niño idiota, cuya madre se pasaba la vida lamentándose y llorando hasta haber enfermado de los ojos. En fin, historias a las que no podía uno prestar más que una relativa atención.

A cualquier hora del día se hubiera podido encontrar a Alberto en mi cuarto. Me era familiar como el gato o como el pájaro y acabé por no parar mientes en él, pero había, sobre todas, una hora en que no faltaba jamás: la de la comida.

Al principio me producía malestar su actitud. Solía colocarse en pie cerca de mí apoyando los brazos en la mesa y la barbilla en los brazos. Luego, sus grandes ojos claros viajaban continuamente del plato a mi boca y de mi boca al plato con una expresión indefinible. Alguna vez le hice partícipe de mi comida; más tarde me fui acostumbrando a no fijarme en él, hasta que, poco a poco, llegué a olvidarme totalmente de su presencia.

Este día, como de costumbre, estaba en mi cuarto cuando me sirvieron la mesa.

—Pocas ganas tengo.— dije a la sirviente, al sentarme.

—¡Cómo! ¿No tienes hambre?— Y los ojos azules me miraron con un asombro auténtico; más grandes, más abiertos que nunca.

Tomé un periódico y me puse a leerlo a la vez que comía distraídamente y con desgana.

paloma¡Caray, qué cosas! Un hombre muerto de hambre y de frío… ¿Era esto posible? Con el periódico en una mano y el tenedor en la otra, me quedé un instante abstraída masticando lentamente y pensando por primera vez en mi vida —no sin una gran turbación interna— en lo terrible que debía ser morir de hambre y de frío.

Hasta resultaba un poco inconcebible para mis dieciséis años enguantados en mimos y abundancia.

El chiquillo me miraba a la boca con un odio feroz, un odio de raíz animal, un odio acumulado de mil generaciones y arrasado de lágrimas. Tenía los puños apretados y apretada la boca, violentándose por tragar la saliva.

Me asusté. Me pareció que iba a saltar sobre mí, a golpearme, a morderme, y grité.

—¡Alberto!…

Y Alberto, rígido, con una voz rechinante, indefinible, me gritó a la cara:

—¿Por qué comes tú?… Luego echó a correr locamente, hipando de congoja.

Corrí tras él.

—¡Alberto, Alberto!… Sonó un portazo furioso y aún le oí correr escaleras abajo entre grandes sollozos y gritando con voz estrangulada: ¡Mamá, mamá!

Así fue como un día se me reveló el revés del mundo.

⛓El equipo legal de Julian se está preparando para luchar en múltiples frentes, comenzando por presentar nuevas alegaciones al Ministro del Interior antes del 18 de mayo. Si el Ministro del Interior aprueba la extradición, el equipo de Julian puede intentaría otros aspectos legales en los tribunales. 🏴Desde Arizona, en una entrevista online realizada por los compañeros y compañeras de CGT de la Federación Local de Valencia, entrevista a Noam Chomsky, anarcosindicalista, lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense, donde tratará distintas temáticas y analizará la sociedad actual. Acto que tuvo lugar en 2020 para abrir las XXII jornadas libertarias de CGT-Valencia.

Noticias sobre presos políticos en Rusia

rupresion

📖El lamento del bibliotecario: 📚

Los libros digitales no son a prueba de fuego.

zdnet

Las editoriales están utilizando la ley de derechos de autor como un ariete para afirmar el control corporativo sobre el bien público.

 Chris Freeland,

La preocupante tendencia de los consejos escolares y los legisladores a prohibir libros en las bibliotecas y las escuelas públicas se está acelerando en todo el país. Como respuesta, Jason Perlow defendió la semana pasada lo que él llama un «Archivo de la Libertad», un depósito digital de libros prohibidos. Este archivo es el antídoto adecuado contra la prohibición de libros porque, afirmó, «no se puede quemar un libro digital«. El problema es que sí se puede.

palomaHace unos días, Penguin Random House, la editorial de Maus, la novela gráfica sobre el Holocausto de Art Spiegelman, ganadora del Premio Pulitzer, exigió a Internet Archive que retirara el libro de nuestra biblioteca de préstamos. ¿Por qué? Porque, en sus palabras, «el interés de los consumidores por ‘Maus’ se ha disparado» como resultado de la decisión de un consejo escolar de Tennessee de prohibir la enseñanza del libro. Según admiten, para maximizar los beneficios, un Goliat de la industria editorial está prohibiendo a nuestra biblioteca sin ánimo de lucro que preste un libro prohibido a nuestros usuarios: una auténtica quema digital de libros.

Somos la biblioteca de último recurso, en la que cualquiera puede acceder a libros que pueden ser controvertidos dondequiera que vivan: una versión existente del «Archivo de la Libertad» propuesto por Perlow. En la actualidad, el Internet Archive presta una gran selección de otros libros prohibidos, como Rebelión en la granja, Winnie the Pooh, La llamada de la selva y las series de libros infantiles Junie B. Jones y Goosebumps. Pero todos estos libros también están en peligro de ser destruidos.

file14En el verano de 2020, cuatro de las mayores editoriales de Estados Unidos -Penguin Random House entre ellas- demandaron para obligar a nuestra biblioteca a destruir los más de 1,4 millones de libros digitales de nuestra colección. En su demanda pendiente, los editores están utilizando la ley de derechos de autor como un ariete para afirmar el control corporativo sobre el bien público. En este caso, eso significa destruir libros y otros materiales de libre acceso en los que la gente confía para convertirse en participantes productivos y con criterio en la vida cívica, económica y social del país.

La ley de derechos de autor concede a los autores y editores un monopolio limitado sobre los libros que producen. La ley también consagra una serie de usos socialmente beneficiosos que el público puede hacer de esos libros sin permiso ni pago. La famosa y flexible doctrina del uso justo ha permitido a las bibliotecas seguir sirviendo al público frente a los rápidos cambios tecnológicos y sociales.

librosmontonSi alguna vez hubo un momento en el que el acceso a los libros fue «socialmente beneficioso«, fue en marzo de 2020, cuando la pandemia de COVID-19 interrumpió el uso de las bibliotecas presenciales en casi todo el mundo. En respuesta a esta crisis sin precedentes, más de 100 bibliotecas que tenían libros críticos que no podían prestar firmaron una declaración de apoyo a la creación por parte de Internet Archive de una Biblioteca Nacional de Emergencia temporal. La NEL permitía a los usuarios un acceso digital controlado a las colecciones que estaban bloqueadas físicamente. Fue un salvavidas para que padres, profesores y estudiantes de todo el mundo pudieran acceder a información fiable.

Sin embargo, en una reacción extremadamente exagerada a los hechos, los editores demandaron en junio de 2020 para cerrar el NEL, junto con nuestra práctica de préstamo de libros en su conjunto. Y además de exigir millones de dólares en daños y perjuicios monetarios, la demanda pide a Internet Archive que destruya todos los libros digitales de nuestras colecciones. Es una quema de libros digitales a gran escala.

Si los editores se imponen, estará en peligro mucho más que el futuro de Internet Archive. Lo que los editores quieren es acabar con la propiedad de las bibliotecas sobre sus propias colecciones. En su lugar, los editores quieren alquilar los libros digitales a las bibliotecas, como si fueran propietarios. Quieren controlar nuestro patrimonio cultural para su propio beneficio comercial.

Piensa en lo que acaba de ocurrir con Maus. Cuando una entidad gubernamental local prohibió este libro, la editorial decidió retirarlo de las estanterías de una biblioteca digital, restringiendo a nuestros usuarios su lectura para obtener los máximos beneficios. Ya sea por la intimidación de las empresas o por la prohibición del gobierno, los libros digitales no son inmunes a la censura.

El préstamo de una versión digital del libro por parte de Internet Archive no disminuyó el reciente aumento de las ventas de Maus. Aun así, la editorial decidió que tenía que hacer todo lo posible para eliminar el libro de nuestra biblioteca. Resulta que sí se puede quemar un libro digital.

Chris Freeland (@chrisfreeland) es bibliotecario y director del programa de Bibliotecas Abiertas de Internet Archive.

🇪🇹Etiopía también está en guerra. Ayúdanos ahora a reconstruir los hospitales asaltados

🟣La dominación patriarcal estructural en toda la región ruso-ucraniana se ha apuntalado tras ocho años de guerra, por Irene Zugasti Hervás

🔴🤕🟣En Colliure🖌

Letter Y. Graffiti Alphabet With Spray Lines And Overspray ...a han pasado unos días desde el aniversario de la muerte de Don Antonio, pero justo ese día se precipitaron los acontecimientos de lo que pueden ser los albores de la Tercera y Última Guerra Mundial, pues la siguiente será a pedradas.

Recordar a Don Antonio es recordar a ese medio millón de personas que tuvieron que salir corriendo a través de los Pirineos, a los que fueron fusilados en Andalucía, Galicia, Asturias, por no hablar de ambas Castillas y León o lo sucedido en el puerto de Alicante y todo lo que vino a continuación. Es un intento de recordar a las personas que aún están enterradas en la cunetas, debajo de autovías – autovía Granada-Motril – o no sabemos donde, o en paradero «muy desconocido» como sucede a los que tuvieron la «suerte» de compartir el último «paseo» con Lorca.

machado1 machado2

Evidentemente nos viene a la memoria lo que está pasando en Ucrania, pero no hay que olvidar que algo parecido lleva sucediendo ¿cuantos años? en Palestina y que ese Gran Ejército de Liberación que se llama la OTAN es muy responsable de lo que sucede en Libia, en Irak, en Siria, por no hablar de esos países africanos donde China y EEUU llevan una guerra solapada desde hace algún tiempo, por no olvidar el imperalismo trasnochado y corrosivo de París.

camaron Captura de pantalla de 2022-02-26 11-41-48

poemam

cortez colliiure

palomaAl final de «mis entregas» suelo poner dos páginas a visitar, en esta ocasión os invito a leer las reflexiones de Carlos Taibo sobre la «guerra de Ucrania» y el pensamiento de Vijay Prashad sobre una persona que denunció las barbaridades cometidas en Irak, que languidece en una prisión británica en espera de ser transferido a los EE.UU, y como los responsables directos de esas atrocidades siguen con su alegre y regalada vida, posiblemente animando a la intervención en Ucrania.

🏳️No a la guerra, no a los imperios

⛓Los que violaron los Convenios de Ginebra en Guantánamo están libres, mientras el hombre que ayudó a exponer sus crímenes languidece en la cárcel

👎🏽El pequeño Almeida y la gran Almudena Grandes✍🏼

3 de enero de 2022

Algunos impostores son fáciles de desenmascarar: les preguntas cuántos libros han leído y se quedan en blanco.

ddice el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que Almudena Grandes no merece ser Hija Predilecta de la ciudad, pero que accedió a darle ese reconocimiento a cambio de pactar los Presupuestos con los ediles tránsfugas de Más Madrid. El pobre creerá que con eso se disfraza de estadista y que su gesto lo legitima como negociador, por poner el bien común por encima de sus propias convicciones, pero claro, debe de ser que no entiende que la mezquindad y la nobleza son incompatibles. O que cuando eres tan extremista como él en tus odios y tus militancias, lo mismo da El corazón helado que El rayo que no cesa, Almudena Grandes que Miguel Hernández, del que también quitó unos versos de un memorial: si la o el autor son de izquierdas, se los ningunea o tacha. Almeida el malo –la buena es Cristina– es un fraude en muchos aspectos y, entre otros, por la falsedad de la imagen cercana y bromista que quiere transmitir y que le aplauden quienes ya sabemos, porque lo cierto es que no es nada de lo que aparenta, sino un verdadero radical. Es un espejismo, o sea, una parte del desierto. Es otro campechano que, seguramente, no se dará cuenta de que cuando en lugar de asistir al entierro de la novelista, como era su obligación institucional, andaba dando saltitos de rana sobre un riachuelo, no resultaba simpático, sino grotesco.

pequeñoQuizá la pregunta que habría que hacerse en esta ocasión es cuántos libros de Almudena Grandes ha leído Almeida; o incluso, yendo un poco menos allá, dejarlo en cuántos libros ha leído. Porque si menosprecia, con la habitual arrogancia del ignorante, a una de las autoras más leídas, más queridas y más traducidas de nuestra literatura, tendría que explicar, al menos, en qué basa su juicio. Aunque me temo que ni este ni otros suyos tengan fundamento: esta gente confunde la demagogia con la retórica, y la verborrea con la oratoria. La idea de que una democracia es un sistema en el que cualquiera puede llegar a presidente, o a otras cosas, ha pasado de ser un canto a la igualdad a ser una demostración de la estulticia de nuestros tiempos. Aunque ya sé que es inútil pedirle peras a un olmo: cómo va a saber leer el señor alcalde, si no sabe hablar y dice que él nunca habría concedido ese reconocimiento “de motu propio.” Le voy a dar un consejo: si va a recurrir al latín para darse aires, le informo de que en este caso le sobra el “de” y le falta una “erre”. Aquí tiene la norma que dicta la RAE: “Debe respetarse la forma latina proprio para el segundo elemento, y no sustituirla por el adjetivo español propio. Es incorrecto su empleo con preposición antepuesta: de motu proprio, por motu proprio.

Almeida es un ejemplo superlativo de cómo una parte de nuestra clase política no tiene clase, ni siquiera educación, y también de la forma en que confunden su puesto con ellos mismos. Un cargo electo es un representante de la voluntad popular, pero él sólo lo es del Partido Popular. El bonito discurso en el que dijo lo que dicen siempre, que sería el alcalde de todos, estaba tan vacío como una cáscara de gamba en el suelo de un bar. Claro que, lo mismo que la frase hecha nos recuerda que se puede ser a la vez un hombre rico y un pobre hombre, también se puede ostentar un gran poder y al mismo tiempo ser muy débil. En su caso, como en otros, su debilidad proviene del hecho de que no deba temer a sus adversarios sino a sus aliados, ya que a él lo sentó en su silla y le dio su vara de mando la ultraderecha, pero, eso sí, dejando a su espalda una mano de ventrílocuo con la que lo mismo se puede manejar al muñeco que callarle la boca. Nada es gratis en un mundo donde todo tiene un precio.

Almeida es un ejemplo superlativo de cómo una parte de nuestra clase política no tiene clase, ni siquiera educación, y también de la forma en que confunden su puesto con ellos mismos.

quijoteysanchoComo tantos, el sobrevenido Almeida, otro producto cocinado en los hornos de la FAES, se parece al personaje de esa leyenda oriental que cuenta la parábola de un malhechor que cabalga sobre un tigre, arrasando todo a su paso, sintiéndose invulnerable y temido, sin darse cuenta de que también está atado al monstruo: si se baja, se lo come a él. Y por eso el señor alcalde y muchos en su partido se lanzan a sembrar vientos y recoger tempestades, no vaya a ser que les llamen derechita cobarde. El problema es que han añadido tantos cables de alta tensión al debate, que ellos mismos se electrocutan hasta cuando van a tender la ropa: la crispación a la que han apostado su futuro es también una forma de suicidio, una piedra contra su propio tejado; y por eso, como muestra un botón, cuando el jefe de los conservadores, Pablo Casado, pone un mensaje en las redes notificando que ha dado positivo en coronavirus, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le desea una pronta recuperación y él le da las gracias, resulta que inmediatamente aparecen desde Vox a gritar “que se besen, que se besen”, lo cual es una forma de ordenarle que siga la consigna: al enemigo, ni agua. Y estos son los mismos que se atreven a hablar del espíritu de la Transición.

Madrid se merece algo mejor. Estoy seguro

Benjamín Prado

libros

macrogranjas

🎙️Somos una sociedad que le grita «loca» a Verónica Forqué en Twitter pero no tiene medios públicos suficientes para atender las enfermedades de la cabeza

✍🏼Josephine Baker contada por uno de sus hijos🎥

Joséphine BAKER, l’universelle de Brian BOUILLON-BAKER publicado por Editions du Rocher

En un momento en el que se aplaude a un candidato de extrema derecha a la Presidencia de la República que dispara contra los extranjeros y, al hacerlo, incrimina a una gran parte de la población francesa de origen inmigrante – «14 millones de personas son inmigrantes o hijos o nietos de inmigrantes, y entre ellos más de 10 millones son ya franceses«, como afirmaba en abril de 1991 la publicación Economie et Statique, recogida por el Museo de Historia de la Inmigración, parece crucial enlazar con el ideal de fraternidad universal de Joséphine Baker.

El testimonio de uno de sus hijos, Brian BOUILLON-BAKER, es tan sobrio y reflexivo que no puede dejar de llamar nuestra atención.

Brian BOUILLON BEKER fue adoptado a los 6 meses durante una visita de Josephine Baker a un orfanato durante la guerra de Argelia. Sus padres habían muerto en los combates.

El testimonio tiene un alcance universal, el de un hijo hacia su madre. También es conmovedor porque habla como miembro de la Tribu del Arco Iris, formada por sus hermanos y hermanas embarcados en esta extraordinaria aventura, la de representar la familia deseada y soñada por Joséphine BAKER: «Todos nos esforzamos, a diario y a nuestra manera, por aplicar a nuestro alrededor los principios de la escuela de lo universal que nos enseñó mamá. En estos tiempos de comunitarismo y racismo pandémicos, esto no es un lujo, créanme

Joséphine les dijo: «En el caso de una pandemia de intolerancia, no dejéis que esta suciedad mental ensucie vuestra casa o vuestra mente.»

Joséphine BAKER nació de un padre «blanco» desconocido y de una madre «negra«. Con su marido, Jo BOUILLON, fundó una familia de cuatro rincones del mundo.

Quería reducir la noción de racismo a la nada. Comprendió instintivamente que los niños no nacen racistas y que si el racismo persiste es porque lo perpetúan los adultos.

Brian confiesa que no tiene «ningún problema con mi identidad, mi familia adoptiva, con sus risas y riñas, era la adecuada para mí, era mi destino«. Porque con su madre es una historia de amor y la eligió de niño con una sonrisa cuando se inclinó hacia él.

Una cierta gravedad emana de este libro de memorias, que está libre de sentimentalismo y sin complacencia. Brian evoca los conflictos generacionales que los hijos suelen vivir con sus padres. Josephine Baker no fue una excepción.

Si algunas de las jugosas anécdotas nos hacen sonreír, mucho mejor. Josefina era naturalmente radiante, pero humilde. Tenía amor a raudales.

El testimonio es inequívoco. Brian no oculta las debilidades de su madre, de quien dice que tenía un carácter fuerte. Parece querer contener en su interior la llama de Josefina, gracias a la cual tuvo una infancia y una adolescencia felices, aunque no fueran normales.

Al final de la lectura, queda el sentimiento de que hay valores que hay que compartir cueste lo que cueste, aunque haya que sacrificar el propio ego en beneficio de la solidaridad fraternal.

Este no es un libro más sobre Josephine Baker. Naturalmente, Brian Baker quiere comunicar sus sentimientos como homenaje a su madre, pero también para afirmar que es posible tener una familia universal.

⛓Carta abierta de la madre de Julian Assange al mundo ⛓L’Audiència de Barcelona rebaixa les fiances per les anarquistes en presó preventiva tot i l’oposició de l’Ajuntament

manifestacioncgt

📖Cómo un bibliotecario y una historiadora de la alimentación redescubrieron recetas moriscas🥕

These pages of Fiḍālat al-Khiwān describe recipes for meatballs, hare, and rabbit.

Un nuevo libro de cocina, traducción de un raro volumen del siglo XIII.

 TOM VERDE

«Tomemos zanahorias grandes y finas, raspemos ligeramente su piel, las córtemoss por la mitad a lo largo y luego partimos cada mitad en dos trozos«.

Durante siglos, eso es lo máximo que podía hacer cualquier cocinero al preparar «Un plato [de zanahorias en salsa]» del Fiḍālat al-Khiwān fī Ṭayyibāt al-Ṭaʿām wa-l-Alwān (Lo mejor de las comidas y platos deliciosos de al-Andalus y al-Maghrib), un libro de cocina compuesto en Túnez hacia 1260. El resto de la receta, junto con otras docenas, desaparecieron a finales del siglo XVII.

La mayoría de las 475 recetas del libro de cocina sobrevivieron en copias. Sin embargo, esa receta de zanahoria, enloquecedoramente incompleta, junto con los capítulos que faltan sobre las verduras, las salsas, los encurtidos, etc., dejaron un vacío en todas las ediciones existentes del texto, como un pasillo vacío en la tienda de comestibles.

Eso fue hasta julio de 2018, cuando el conservador de manuscritos científicos árabes de la Biblioteca Británica, el doctor Bink Hallum, estaba catalogando un texto sobre farmacología árabe medieval en las colecciones de la biblioteca.

This map shows the close connection between North Africa and southern Spain, which was then al-Andalus.

«Me sorprendí mucho cuando descubrí que el manuscrito contenía también un fragmento muy largo, de algo más de 200 páginas, de un libro de cocina«, dice Hallum. Lo que había encontrado era una copia casi completa de la Fiḍāla que databa del siglo XV o quizás del XVI, lo que la convertía en la copia más antigua del mundo.

Sin embargo, como el documento carecía de portada, su identidad seguía siendo un misterio. Siguiendo la recomendación de un colega, Hallum envió un enlace del manuscrito a la historiadora de la alimentación Nawal Nasrallah, quien, casualmente, estaba ocupada traduciendo una de las copias incompletas de la Fiḍāla del árabe al inglés.

«Fue como un regalo de Dios«, dice Nasrallah. «Odiaba la idea de estar trabajando con un libro incompleto y acercarme cada vez más a las partes que faltaban«.

Además de la página del título, también faltaba el índice en el ejemplar de la Biblioteca Británica. Sin embargo, Nasrallah se dio cuenta inmediatamente de lo que estaba viendo.

«Lo supe enseguida. Estaba leyendo el manuscrito en la pantalla y vi que ahí estaban las recetas que faltaban«, dice la iraquí Nasrallah, una experimentada traductora de textos culinarios históricos del mundo árabe.

Con este nuevo material, incluidas las 55 recetas que faltaban, pudo reunir la primera traducción completa al inglés de la Fiḍāla de al-Tujībī, que fue publicada en septiembre por Brill. Se trata de uno de los pocos libros de cocina que se conservan de la España musulmana, una época en la que la comida estaba profundamente entrelazada con los temas tradicionalmente tabúes de la mesa: la religión y la política.

Nawal Nasrallah's translation of al-TujÄ«bī’'s cookbook was released in September.Desde aproximadamente el año 700 hasta el 1200, la mayor parte de España estuvo bajo dominio musulmán. Cristianos y judíos tenían libertad de culto y observaban sus costumbres alimentarias, en un ambiente de tolerancia conocido por la historia como Convivencia. Mientras que judíos y musulmanes compartían prohibiciones alimentarias, como la carne de cerdo, comúnmente consumida por los cristianos, los cocineros de las tres religiones disfrutaban de muchos ingredientes traídos por primera vez a la península ibérica por los musulmanes: arroz, berenjenas, zanahorias, limones, azúcar, almendras y más.

«Incluso el cuscús, considerado como uno de los alimentos más indicativos de la comida «musulmana», también era consumido y disfrutado por los cristianos en la España de finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna«, observó la difunta académica Olivia Remie Constable en «To Live Like a Moor«.

Esta era la época de al-Tujībī, un erudito y poeta bien educado de una familia rica de abogados, filósofos y escritores. Como miembro de la clase alta, gozaba de una vida de ocio y de buena mesa que se propuso celebrar en la Fiḍāla. Aunque muchas de las recetas eran demasiado desalentadoras para la mayoría de los cocineros, al-Tujībī prometía que «rara vez dejarían de complacer por su novedad y exquisitez«.

«Fue como un regalo de Dios«.

Pero a partir del año 1200, la alta cocina al-Tujībī se enfrentó a la extinción a medida que el espíritu tolerante de Convivencia comenzó a erosionarse. Los ejércitos cristianos que marchaban hacia el sur capturaron gradualmente las Taifas (ciudades-estado) de al-Andalus (Andalucía), corazón de la España musulmana, en una campaña conocida como la Reconquista. En 1492, muchos judíos habían sido masacrados o expulsados de la península, mientras que los musulmanes corrieron la misma suerte un siglo después. Los que quedaron fueron perseguidos por la Inquisición y obligados a convertirse, lo que significaba adoptar abiertamente una dieta cristiana, o enfrentarse a la expulsión o incluso a la muerte.

Muchos judíos reticentes convertidos (conversos) y sus homólogos musulmanes (moriscos) practicaban públicamente el culto cristiano pero a puerta cerrada su verdadera fe, incluida la de la cocina.

«La comida se convirtió en una marca de identidad«, afirma Ana Gómez-Bravo, profesora de Estudios Españoles y Portugueses de la Universidad de Washington.

Muhammad XII's family in the Alhambra after the fall of Granada in 1492, by Manuel Gómez-Moreno González, c. 1880.«Sabemos por los registros cristianos que había mucha vigilancia sobre quién cocinaba la comida, qué ingredientes entraban en esa olla y también quién estaba presente mientras se preparaba y consumía la comida«, dice Gómez-Bravo.

Este nivel de escrutinio dio lugar a las «criptococinas» judía e islámica, comidas preparadas según las costumbres religiosas pero que pretendían engañar a las autoridades, como las falsas chuletas de cerdo, que en realidad eran gruesas rebanadas de pan frito empapado en huevo y leche.

«Los conversos echaban una chuleta de verdad al fuego, para que el olor impregnara la casa, pero comían estas cosas que en realidad eran tostadas francesas«, dice Genie Milgrom, descendiente de conversos de Fermoselle, en la región española de Zamora, y autora de Recetas de mis 15 abuelas, una colección de recetas familiares que se remontan a la época de la Inquisición.

Aunque gran parte de esta persecución se produjo después de la época de al-Tujībī, en 1247 reconoció que seguir siendo musulmán en la España cristiana era insostenible. Así que, a los 20 años, él y su familia huyeron de la ciudad sudoriental de Murcia con multitud de refugiados andalusíes que se dirigían al norte de África islámico, conocido por los árabes como el Magreb,

Empobrecido, fue a parar a la ciudad portuaria de Bijāya, en la actual Argelia, donde empezó a trabajar temporalmente como escriba para la dinastía Hafsid. En 1259 se instaló en Túnez, donde comenzó a escribir la Fiḍāla, a la edad de 33 años, y vivió allí hasta su muerte en 1293.

Aunque escribió otros libros de historia y literatura, sólo se conserva la Fiḍāla. Su composición, dice Nasrallah, fue un ejercicio de nostalgia culinaria, una mirada nostálgica al otro lado del Estrecho de Gibraltar a los elegantes platos principales, guarniciones y postres de la juventud del autor, una época anterior a que los musulmanes y judíos de España tuvieran que ocultar sus cocinas culturales.

«Su objetivo era preservar la hermosa cocina con la que creció. Veía que todo el mundo huía de Andalucía y temía que, tarde o temprano, la gente se olvidara de esta cocina que él conocía y disfrutaba«, dice.

Islamic motifs are evident in the Alhambra, a palace built during the time of the Moors in Andalusia, Spain.

Al hojear las aproximadamente 600 páginas de las recetas de la Fiḍāla, su «novedad y exquisitez«, como las caracterizó al-Tujībī, se hace evidente rápidamente.

En la tūma (berenjenas «con aspecto de huevos de avestruz«), las berenjenas enteras peladas y hervidas se disponen verticalmente en una cazuela cubierta con queso rallado, ajo, aceite de oliva y nueces picadas.

Algo menos elaborados, aunque no menos autocomplacientes, eran los mujabbanāt, bolas de masa de sémola frita rellenas de queso. Los mujabbanāt se extendieron por el resto del mundo musulmán, donde solían servirse empapados en miel. Sin embargo, al-Tujībī especificó que aquellos «que quieran servir los mujabbanāt como lo hacen los andaluces, [es decir,] al natural, sin empaparlos en miel» deben colocarlos en una fuente, «espolvorearlos con canela de Ceilán, anís machacado y azúcar» y servirlos con «un pequeño recipiente lleno de miel en el centro de la fuente» para mojarlos.

El libro también incluye recetas menos laboriosas, como la de las zanahorias perdidas hace tiempo, que consiste en hervir los trozos hasta que estén tiernos, dorarlos en aceite de oliva y terminar simplemente con vinagre, ajo y una pizca de semillas de alcaravea.

En todo momento, al-Tujībī no oculta la política que hay detrás del libro, ni su afición por la cocina de su país.

«En el campo de la cocina y todo lo relacionado con ella, los andaluces son admirablemente serios y Two modern interpretations of al-Tujibu's long lost cuisine at Noor: burnt lemon bread with semi-cured bonito, albaqdunis (a parsley mayonnaise), and cucumber and orange mint soup, as well as eggplant fritters glazed with cane honey.avanzados», escribió. Crean «los platos más deliciosos, a pesar de las estrechas limitaciones de sus fronteras y de su proximidad a las moradas de los enemigos del Islam», con lo que se refería a la constante invasión de la Reconquista.

Aunque los «enemigos del Islam» ya no martillean las fronteras de Andalucía, algunos cocineros modernos se inspiran en su rico pasado culinario, adoptando y recreando platos que el propio al-Tujībī podría reconocer.

Después de perfeccionar sus habilidades en la dirección de cocina en la ciudad natal de al-Tujibi, Murcia, el también andaluz Paco Morales regresó a su ciudad natal, Córdoba, para abrir Noor en 2016. El menú del restaurante se deriva por completo de la cocina árabe de la España prereconquista, incluida la Fiḍāla. (Dedicado a la exactitud histórica, Morales evita usar ingredientes del Nuevo Mundo que eran desconocidos en la España medieval, como el chocolate, optando en cambio por la algarroba en su helado de «algarroba almorávide«). Y en La Vara, en Brooklyn, el chef propietario Alex Raij dice que platos como la berenjena con miel (berenjena frita crujiente servida con labneh y miel), los garbanzos fritos y su torta de almendras Santiago reflejan «el tira y afloja» del pasado culinario sefardí e islámico de Andalucía, si no la propia historia de al-Tujībī.

«La Vara imagina cómo serían los platos específicos de cada región de España si estas comunidades [exiliadas] regresaran de las muchas partes del mundo que dejaron«, dice Raij.

Aunque al-Tujībī nunca volvió a ver su querida al-Andalus, gracias al descubrimiento de un error administrativo de hace 300 años, todas sus recetas favoritas han vuelto a casa.

⚫️🟣Curso «Fomentar la diversidad en las aulas, materiales contra el racismo y machismo ⚫️⛓Els bombers desmunten l’acusació principal contra les sis anarquistes en presó preventiva

ferro

📚Hasta luego, Pablo📖:

Once ensayos críticos sobre Podemos – Por Rafael Cid

May 16, 2021 De parte de CGT-LKN Euskal Herria
 

«Dormíamos, despertamos»

(Inscripción conmemorativa del 15M en la Puerta del Sol)

HHace ahora seis años, un grupo personas involucradas en distinto grado en el 15M publicamos un libro sobre Podemos. El nuevo partido que se reclamaba heredero del movimiento de los indignados, era en el fenómeno político indiscutible del momento. No solo había logrado entrar en el Parlamento Europeo (PE) el año anterior, apenas tres meses después de su fundación, sacando 5 escaños y 1.253,837 votos. Además todas las encuestas le situaban en cabeza en cuanto a intención directa de cara a las urnas. En ese contexto escribir once ensayos críticos sobre Podemos bajo el irreverente título de Hasta luego, Pablo, parecía obra de unos resentidos sociales ajenos al clamor de las multitudes. Gentes revenidas que no soportaban el éxito de un elenco de activistas liderado por un joven profesor universitario, profeta de una nueva normalidad política, que afirmaba bizarro estar dispuesto a acabar con el duopolio dinástico hegemónico.

Ni que decir tiene que semejante e inoportuna empresa intelectual tuvo corto recorrido. Un libro que recelaba de una fuerza emergente que en aquellos momentos gozaba de la aprobación mayoritaria entre la opinión pública y publicada era un completo dislate. El partido acaudillado por Pablo Iglesias se presentaba como la amalgama virtuosa de una izquierda de flamante planta al servicio de los movimientos sociales y la ciudadanía víctima de los abusos de los protagonistas del Régimen del 78. El grito PSOE, PP, la misma mierda es, habitual en las manifestaciones del 15M, inspiraba en el recién nacido Podemos al deus ex machina capaz de instigar un proceso deconstituyente. Aquel asaltar los cielos que proclamaba su mediático secretario general, se valoraba desde una perspectiva socializadora, libertaria, solidaria, ecologista, antipatriarcal, inclusiva, descentralizadora, feminista, ajenas a fulanismos y rotundamente antimilitarista. De ahí que la discrepancia que aquellos textos evidenciaban se sintiera como ofensa intolerable.

Sin embargo, no era esa ni la intención de los opinantes ni el contenido de los artículos que se arracimaban en el frontispicio Hasta luego, Pablo. Por el contrario, lo allí expresado iba a modo de distanciamiento y advertencia de lo que se interpretaba como una desmovilización del compromiso quincemayista. A cambio de la vía muerta que anida en la profesionalización política, conjugando en esa larga marcha institucional todos los atributos de la vertical del poder y el culto a la popularidad que conlleva su metamorfosis. No era tanto una denuncia formal de Podemos como espurio hijo del 15M, pero si la sentida advertencia de que lo se presentaba como subversiva epifanía del movimiento entrañaba en realidad su demolición controlada por implosión. Hasta luego, Pablo corrió el destino suicida de todo lo que se anticipa a su tiempo. Incluso yo siempre he tenido la sospecha de que la propia editorial, temiendo parecer hostil a las por entonces bendecidas siglas de la agrupación morada, desmotivó la distribución del libro.

Hasta-luego-Pablo-once-ensayos-criticos-sobre-Podemos-i6n11653868Visto desde la actualidad, con Iglesias autoexcluido de la nomenklatura de Unidas Podemos (la nueva sigla adoptada tras fusionarse con Izquierda Unida y cambiar de género), y superado UP en el Congreso y en la Asamblea madrileña por la ultraderecha de Vox, aquellos desencuentros adquieren la dimensión estratégica que entonces se refutó. Porque cuanto está en el gobierno uno de los nuestros, que además se pregona de izquierda y progresista, suele primar del principio de presunción de inocencia. Una identidad ideológica con claros “rasgos peronistas”, según reconocía el propio Iglesias días antes de las elecciones generales del 26-J (El País, 13 de Junio 2016). El vicio nacional es seguir al abanderado. Ese halo de superioridad moral que cataloga la crítica responsable como agresión y nos hace ciegos en el país de los sordos.

En lo que a mi contribución al libro respecta (capítulo Podemos # Trending Topic), debo confesar que en un principio me resultó embarazoso ese ejercicio de descreimiento. Iglesias había tenido la deferencia de invitarme a un acto público en favor de la huelga general del 29 de septiembre de 2010 contra la reforma laboral del gobierno de Rodríguez Zapatero, junto a Nicolás Redondo y Antonio Gutiérrez, ex secretarios de UGT y CCOO, respectivamente. No resultaba cómodo hacerle ese feo al factótum de aquel encuentro celebrado en la Facultad de Ciencias Política de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). También es cierto que cuando Iglesias llegó al gobierno con el PSOE de Pedro Sánchez, Iglesias no tuvo empacho en normalizar tamaña fechoría, enfocando toda la artillería de UP a combatir solo y exclusivamente la reforma laboral del PP de Mariano Rajoy de 2012 (que nunca concitaron una huelga general semejante).

Print Friendly, PDF & EmailAl cumplirse el décimo aniversario de la irrupción del 15M en calles y plazas de la capital, con sus consiguientes réplicas en el resto del país, serán innumerables los artículos y reseñas que se hagan del acontecimiento. De momento, ya hemos visto algunas doctas opiniones en influyentes medios de comunicación que en su momento se caracterizaron por una actitud displicente ante la toma de conciencia beligerante que se estaba produciendo en el seno de la sociedad civil. Los mismos que antaño trataban de anular el movimiento, fabricando un líder carismático que lo encabezara para mejor embalsamarlo, hoy ostentan la primicia de festejar la conmemoración. Igual que los autodenominados sindicatos representativos, aquel tándem acoplado del bipartidismo político que en las calles eran mentados al grito dónde están, no se ven, Comisiones y Ugeté. Allá ellos y sus palafreneros actuales.

Sirva para finalizar esta nota de urgencia, referirme a algo que, mantenido en la ignorancia en casi todas la tribunas, considero el elemento central, el espíritu, del 15M. Hablo de lo que hoy denominaríamos su transversalidad. Pero a lo que yo designaré mediante otro concepto que refleja mucho mejor lo que fue ese orgulloso y jovial intento de desmontar la ficción de algo que llaman democracia y no lo es. Hablo del sinecismo, ese proceso de centrifugación destituyente de fratias, grupos y clases de diferente rango y categoría utilizado en la Grecia de Clístenes y Pericles para facilitar su emulsión constituyente en un único crisol humano. El demos nivelador, libertario e igualitario, que gobierna la auténtica democracia sin falsas representaciones, mediaciones ventrílocuas o franquicias de todo a cien.

A día de hoy sería una osadía augurar hasta qué punto llegará esa deriva cuyo último episodio hasta la fecha ha sido la espantada del alma mater de Unidas Podemos, un Pablo Iglesias en fuga al que, como a Alejandro Magno, sus diádocos se han apresurado a colocar en el santoral del devocionario (Pablo es capaz de cambiar la historia de este país, Yolanda Díaz dixit, la ministra de Trabajo que lideró la derrota definitiva de las mareas ciudadanas en los pasados comicios gallegos). Lo que parece claro es que cuando se produzca el acto final, el descrédito y la desconfianza salpicarán por igual no solo a los nominados en el organigrama de Unidos Podemos sino a gran parte de las izquierdas que se postraron ante los cantos de sirena del poder de la nueva normalidad.

⚰️ Díaz Ayuso y la realidad de la gestión de las residencias en España


💩El Gobierno progresista “indulta” a las empresas del oligopolio eléctrico en Consejo de Ministros
 

📚La conjura del ruiseñor📖

tokill📙Un libro siempre es un buen compañero, bueno, el «siempre» se presta a análisis y discusión ¿es mejor un libro repulsivo a un no libro? Cuando era joven tenía como orgullo terminar todo libro que comenzaba, hasta que tropecé con el primer que no se dejó. Entonces aprendí que, lo mismo hay libros que te gusta leer dos, tres y quinientas veces, hay otros que no tienen porque resistir una primera lectura. Confieso y recuerdo (por hablar de dos buenos libros) que mientras «100 años de soledad» lo leí en una noche, «Paradiso» me costó consolidar su lectura varios intentos, un barroquismo insular tremendo.

hhay dos libros que forman parte de esa lista que me gusta leer o releer de vez en cuando. Es más, me gusta releerlos unas veces en su lengua original, o en una buena traducción al castellano. Una buena traducción siempre invita. Aún recuerdo la comparación, o estudio comparativo más bien, que hice hace años entre un relato de Allan Poe traducido por Córtazar y el mismo relato traducido por un buen traductor profesional, pero que no era escritor. Las diferencias eran notables, pero claro, tras lo notable, el paso siguiente: ¿es la traducción otra forma de creación? ¿Debe el traductor adaptar los juegos lingüísticos del relato a su propia lengua?… etc etc.

Creo, pero ni afirmo ni niego, que mi primera noticia de «Matar un Ruiseñor» fue a través de aquella magnífica adaptación de Robert Mulligan (1963), con el gran Gregory Peck, Gregorio Pérez que decía mi madre, junto a Mary Badham, Brock Peters, Phillip Alford, John Megna, Frank Overton, Rosemary Murphy y Robert Duvall, realizada para Universal Pictures y galardonada con muchísimos prémios. Película, que al igual el libro, me gusta ver de vez en cuando.

Captura de pantalla de 2021-04-25 12-46-07

Excelente reportaje hecho por TVE sobre la película.

Pero volviendo al libro, la novela se deja leer sola, se va deslizando sin interrupción, comienzas en un ambiente tórrido, húmedo, pueblerino, apacible, en un pueblo llamado Maycomb, en el que vas descubriendo, poco a poco, lo que es el Sur Profundo y su asfixiante ambiente. Descubres como para la población negra el mundo no ha cambiado mucho, entonces y parece que ahora tampoco, desde Gettysburg. Hay escenas inolvidables, no ya la de la iglesia, o la sala del juicio, sino la de la relación del padre, un siempre convincente Gregorio P en el papel de Atticus, con los hijos. El personaje de Scout está genialmente interpretado, por no hablar de su hermano o el de ese psicópata que tienen por amigo y que de mayor llegaría a ser un psicópata escritor. Nunca me ha gustado «A sangre fría«.

Es una novela entrañable, que sin dejar de serlo te introduce en un ambiente racista y reaccionario que descubre, muestra y denuncia. Hasta hace poco fue la única obra de su autora y – aparentemente protagonista de la misma – Harper Lee. Poco antes de su muerte se público otra obra suya, escrita antes que esta, en la cual Atticus no sale tan bien parado.
matarun

¿quieres el libro en castellano? Clic sobre el mismo

La versión castellana es una buena traducción, sobre todo teniendo en cuenta las distintas formas dialectales que nos aparecen en el original, no es el mismo inglés que habla Atticus, que el del Sherif, por no hablar de los otros blancos que aparecen, y si nos vamos al de los negros, la mejor comparación es cuando Calpurnia, la mujer negra que los ha criado, habla en la casa con ellos y cuando los lleva a su casa descubren que Calpurnia es otra persona muy distinta, siendo la misma, y eso se expresa también en la lengua. Ese uso del lenguaje es complejo y dificil y es muy complicado pasarlo a otra lengua, pues los ritmos, usos y expresiones, con respecto a la lengua madre, de un negro del Sur Profundo de los EEUU no se parecen mucho al castellano caribeño, por ejemplo. Luego volveré al mismo tema de la lengua. En fin, recomiendo tanto la novela, como la película. tokill

¿quieres el libro en inglés? Clic sobre el mismo

fili

la conjuraVayamos al segundo.

Nueva Orleans es una de esas ciudades de los EE.UU que nunca me había llamado la atención – a decir verdad es la primera y única ciudad de los EE.UU que me ha llamado la atención y por este libro-, me la imaginaba en un ambiente muy parecido, por no decir igual que al de Maycomb, pero en ciudad y portuaria, con grupos callejeros haciendo jazz (claro). Me bastó la lectura de la «Conjura de los necios  / A confederancy of dunces«, para hacerme una idea distinta de la ciudad, la trasladé mentalmente desde el Caribe al Mediterráneo, algo parecido, pero un poco antes, de aquello de «La Habana es Cádiz con mas negritos, Cádiz es la Habana con más salero«.trabajadorIgnatius J. Reilly es un ser inadaptado, anacrónico, disparatado, francamente repugnante, «como unas maracas» o «peor que las maracas de Machín» se dice en mi tierra, pero que habla un inglés exquisito y Confederacyque sueña con el modo de vida medieval. Todo el tiempo se dedica a rellenar de su puño y letra cuaderno tras cuaderno en los que plasma su visión del mundo. Pero, la diosa Fortuna, en contra de su voluntad, lo sume en ese mundo capitalista que tanto odia, viéndose obligado a someterse a lo que él considera una forma de esclavitud: el trabajo. Su actividad laboral y vital es el hilo que une y da sentido a toda la novela y le permite conocer a los otros personajes, igual de estrambóticos y entrañables que Ignatius: su amiga (una buena caricatura de los yippies) y a todos los demás  muy bien presentados, desde los guys del barrios francés, pasando por los inútiles aristócratas del dinero, el buen funcionario –privado-, el poli y su tía: dos elementos tiernos, absurdos y creíbles, los negros – sin futuro – y su comunidad, terminando con su sacrificada madre. El resultado es un despiadado retrato del género humano y sus miserias, dotado de un realismo extremo. Tal como dice el prologuista, a pesar de las carcajadas que te proporciona la novela, no puedes dejar de sentir, al mismo tiempo, una cierta tristeza. Por un lado, debido al trasfondo dramático de la novela y, por el otro, por la tragedia del propio autor, que se suicidó con poco más de treinta años, según parece porque nadie le quiso publicar la novela.  (Cervantes murió en la más absoluta pobreza, por no hablar de Vincent van Gogh).

ImprimirEn está novela, al igual que en la anterior. Aparece ese magnífico estudio de las diferentes formas del habla del inglés norteamericano, no es el mismo inglés el de Ignatius, que el de los italianos, o los festeros mariquitas del barrio francés, por no hablar del que hablan los negros. Es muy interesante su lectura-estudio en la lengua original y admirable la gran imaginación de los traductores para hacer posible mantener algo parecido en castellano.

Es una novela que hay que leerla varias veces, pues en una primera lectura te pierdes matices, descripciones, entendidos. Si llegas a meterte tanto a la novela que incluso piensas en leerte «La consolación de la filosofía» , entonces, lo mismo tienes que pensar en pedir hora al psiquiatra.

 📢🅰️“Y MIENTRAS TANTO, EN LA SELVA LACANDONA…”

‼️Israel detiene a la española Juana Ruiz Sánchez -Juani- por su trabajo humanitario en Palestina

🕺🏽Flamenco II👏🏼💃🏼

Mundo y formas

 Mundo y formas del cante flamenco (Revista de Occidente, 1963)

Apareció en una época de intensa revalorización del flamenco en la cual destacan:  Flamencología de Anselmo González Climent (1955), el Concurso de Córdoba (1956) y Una historia del cante flamenco de Manolo Caracol (1958). Los autores de Mundo y formas fueron el poeta Ricardo Molina Tenor (Puente Genil, 1917-Córdoba 1968) y el cantaor Antonio Cruz García (Mairena del Alcor, 1909-Sevilla, 1983).

Junto con Flamencología, marcó un hito en la bibliografía flamenca. Recogió las ópticas literarias, históricas y anecdóticas de otras obras publicadas hasta la fecha, pero amplió y actualizó las perspectivas de análisis para ofrecer a la afición un manual didáctico sobre el cante. Está concebido como un tratado del dominio artístico del flamenco, que por lo que supone de configuración global del fenómeno expresivo del cante, sigue siendo aún hoy día, básico e insuperable punto de referencia para estudiosos y aficionados. Libro polémico y ambicioso. Hoy no se puede dudar sobre la determinante e insustituible labor de Mairena en el proceso de creación del libro. Aunque Ricardo Molina fuera el escritor de hecho, incluso si se quiere, el gestor del plan de la obra, sin la aportación técnica, conocimientos, experiencia y criterios del cantaor, lo más significativo y los resultados de Mundo y Formas del Cante Flamenco no hubieran sido jamás los que fueron y que se nos plasman y patentizan en esta obra. Esto es evidente.

indice indice2

autoresAporta una impresionante cantidad de datos bien organizados y presentados con un estilo elegante y conciso, aunque marcado por una visión clasicista conforme con su época. Flamencología fue publicado ocho años antes que Mundo y formas pero debido al estilo excesivamente académico y la difusión mucho más reducida de aquél, hay que considerar a éste como piedra angular en la flamencología de nuestros tiempos. En 1998, José Luis Buendía calificó a este libro como «pionero en la concepción moderna de la flamencología, ciencia que empieza a desarrollarse tímidamente a partir de este tipo de propuestas, que incluyen entre las mismas un cierto método de análisis, alejado de la exaltación neorromántica de las obras anteriores dedicadas al flamenco» (Buendía, José Luis (y varios autores), «La bibliografía flamenca a debate», p. 140. Consejería de Cultura, Junta de Andalucía (Centro Andaluz de Flamenco), 1998.).

Captura de pantalla de 2021-02-20 14-54-14

¿Cuáles son, pues, los pilares sobre los que se asienta la obra mairenista y que le confieren ese carácter revolucionario? :

  1. El asumir responsablemente la herencia del cante gitano-andaluz.
  2. El reformular y sistematizar esa herencia para que sean posibles unas inmejorables condiciones de transmisión de la misma.
  3. El dejar constancia de su experiencia, tanto vital como artística.
  4. Luchar, hasta lograrlo, por una dignificación y por una valoración del fenómeno expresivo del cante y de sus intérpretes.

Estos cuatro elementos están fuertemente interconectados entre sí, son solidarios unos de otros y no son concebibles por separado, conforman un todo indisoluble y son los pilares sobre los que se erige la obra de este andaluz universal.

biblioteca

❗️ Linares, una década después de Santana Linares, la mecha encendida de la España más castigada

⛓La abogada de dos detenidos en Madrid menores de edad denuncia agresiones policiales en comisaría

A %d blogueros les gusta esto: