Categoría: libros

👎🏽El pequeño Almeida y la gran Almudena Grandes✍🏼

3 de enero de 2022

Algunos impostores son fáciles de desenmascarar: les preguntas cuántos libros han leído y se quedan en blanco.

ddice el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que Almudena Grandes no merece ser Hija Predilecta de la ciudad, pero que accedió a darle ese reconocimiento a cambio de pactar los Presupuestos con los ediles tránsfugas de Más Madrid. El pobre creerá que con eso se disfraza de estadista y que su gesto lo legitima como negociador, por poner el bien común por encima de sus propias convicciones, pero claro, debe de ser que no entiende que la mezquindad y la nobleza son incompatibles. O que cuando eres tan extremista como él en tus odios y tus militancias, lo mismo da El corazón helado que El rayo que no cesa, Almudena Grandes que Miguel Hernández, del que también quitó unos versos de un memorial: si la o el autor son de izquierdas, se los ningunea o tacha. Almeida el malo –la buena es Cristina– es un fraude en muchos aspectos y, entre otros, por la falsedad de la imagen cercana y bromista que quiere transmitir y que le aplauden quienes ya sabemos, porque lo cierto es que no es nada de lo que aparenta, sino un verdadero radical. Es un espejismo, o sea, una parte del desierto. Es otro campechano que, seguramente, no se dará cuenta de que cuando en lugar de asistir al entierro de la novelista, como era su obligación institucional, andaba dando saltitos de rana sobre un riachuelo, no resultaba simpático, sino grotesco.

pequeñoQuizá la pregunta que habría que hacerse en esta ocasión es cuántos libros de Almudena Grandes ha leído Almeida; o incluso, yendo un poco menos allá, dejarlo en cuántos libros ha leído. Porque si menosprecia, con la habitual arrogancia del ignorante, a una de las autoras más leídas, más queridas y más traducidas de nuestra literatura, tendría que explicar, al menos, en qué basa su juicio. Aunque me temo que ni este ni otros suyos tengan fundamento: esta gente confunde la demagogia con la retórica, y la verborrea con la oratoria. La idea de que una democracia es un sistema en el que cualquiera puede llegar a presidente, o a otras cosas, ha pasado de ser un canto a la igualdad a ser una demostración de la estulticia de nuestros tiempos. Aunque ya sé que es inútil pedirle peras a un olmo: cómo va a saber leer el señor alcalde, si no sabe hablar y dice que él nunca habría concedido ese reconocimiento “de motu propio.” Le voy a dar un consejo: si va a recurrir al latín para darse aires, le informo de que en este caso le sobra el “de” y le falta una “erre”. Aquí tiene la norma que dicta la RAE: “Debe respetarse la forma latina proprio para el segundo elemento, y no sustituirla por el adjetivo español propio. Es incorrecto su empleo con preposición antepuesta: de motu proprio, por motu proprio.

Almeida es un ejemplo superlativo de cómo una parte de nuestra clase política no tiene clase, ni siquiera educación, y también de la forma en que confunden su puesto con ellos mismos. Un cargo electo es un representante de la voluntad popular, pero él sólo lo es del Partido Popular. El bonito discurso en el que dijo lo que dicen siempre, que sería el alcalde de todos, estaba tan vacío como una cáscara de gamba en el suelo de un bar. Claro que, lo mismo que la frase hecha nos recuerda que se puede ser a la vez un hombre rico y un pobre hombre, también se puede ostentar un gran poder y al mismo tiempo ser muy débil. En su caso, como en otros, su debilidad proviene del hecho de que no deba temer a sus adversarios sino a sus aliados, ya que a él lo sentó en su silla y le dio su vara de mando la ultraderecha, pero, eso sí, dejando a su espalda una mano de ventrílocuo con la que lo mismo se puede manejar al muñeco que callarle la boca. Nada es gratis en un mundo donde todo tiene un precio.

Almeida es un ejemplo superlativo de cómo una parte de nuestra clase política no tiene clase, ni siquiera educación, y también de la forma en que confunden su puesto con ellos mismos.

quijoteysanchoComo tantos, el sobrevenido Almeida, otro producto cocinado en los hornos de la FAES, se parece al personaje de esa leyenda oriental que cuenta la parábola de un malhechor que cabalga sobre un tigre, arrasando todo a su paso, sintiéndose invulnerable y temido, sin darse cuenta de que también está atado al monstruo: si se baja, se lo come a él. Y por eso el señor alcalde y muchos en su partido se lanzan a sembrar vientos y recoger tempestades, no vaya a ser que les llamen derechita cobarde. El problema es que han añadido tantos cables de alta tensión al debate, que ellos mismos se electrocutan hasta cuando van a tender la ropa: la crispación a la que han apostado su futuro es también una forma de suicidio, una piedra contra su propio tejado; y por eso, como muestra un botón, cuando el jefe de los conservadores, Pablo Casado, pone un mensaje en las redes notificando que ha dado positivo en coronavirus, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le desea una pronta recuperación y él le da las gracias, resulta que inmediatamente aparecen desde Vox a gritar “que se besen, que se besen”, lo cual es una forma de ordenarle que siga la consigna: al enemigo, ni agua. Y estos son los mismos que se atreven a hablar del espíritu de la Transición.

Madrid se merece algo mejor. Estoy seguro

Benjamín Prado

libros

macrogranjas

🎙️Somos una sociedad que le grita «loca» a Verónica Forqué en Twitter pero no tiene medios públicos suficientes para atender las enfermedades de la cabeza

✍🏼Josephine Baker contada por uno de sus hijos🎥

Joséphine BAKER, l’universelle de Brian BOUILLON-BAKER publicado por Editions du Rocher

En un momento en el que se aplaude a un candidato de extrema derecha a la Presidencia de la República que dispara contra los extranjeros y, al hacerlo, incrimina a una gran parte de la población francesa de origen inmigrante – «14 millones de personas son inmigrantes o hijos o nietos de inmigrantes, y entre ellos más de 10 millones son ya franceses«, como afirmaba en abril de 1991 la publicación Economie et Statique, recogida por el Museo de Historia de la Inmigración, parece crucial enlazar con el ideal de fraternidad universal de Joséphine Baker.

El testimonio de uno de sus hijos, Brian BOUILLON-BAKER, es tan sobrio y reflexivo que no puede dejar de llamar nuestra atención.

Brian BOUILLON BEKER fue adoptado a los 6 meses durante una visita de Josephine Baker a un orfanato durante la guerra de Argelia. Sus padres habían muerto en los combates.

El testimonio tiene un alcance universal, el de un hijo hacia su madre. También es conmovedor porque habla como miembro de la Tribu del Arco Iris, formada por sus hermanos y hermanas embarcados en esta extraordinaria aventura, la de representar la familia deseada y soñada por Joséphine BAKER: «Todos nos esforzamos, a diario y a nuestra manera, por aplicar a nuestro alrededor los principios de la escuela de lo universal que nos enseñó mamá. En estos tiempos de comunitarismo y racismo pandémicos, esto no es un lujo, créanme

Joséphine les dijo: «En el caso de una pandemia de intolerancia, no dejéis que esta suciedad mental ensucie vuestra casa o vuestra mente.»

Joséphine BAKER nació de un padre «blanco» desconocido y de una madre «negra«. Con su marido, Jo BOUILLON, fundó una familia de cuatro rincones del mundo.

Quería reducir la noción de racismo a la nada. Comprendió instintivamente que los niños no nacen racistas y que si el racismo persiste es porque lo perpetúan los adultos.

Brian confiesa que no tiene «ningún problema con mi identidad, mi familia adoptiva, con sus risas y riñas, era la adecuada para mí, era mi destino«. Porque con su madre es una historia de amor y la eligió de niño con una sonrisa cuando se inclinó hacia él.

Una cierta gravedad emana de este libro de memorias, que está libre de sentimentalismo y sin complacencia. Brian evoca los conflictos generacionales que los hijos suelen vivir con sus padres. Josephine Baker no fue una excepción.

Si algunas de las jugosas anécdotas nos hacen sonreír, mucho mejor. Josefina era naturalmente radiante, pero humilde. Tenía amor a raudales.

El testimonio es inequívoco. Brian no oculta las debilidades de su madre, de quien dice que tenía un carácter fuerte. Parece querer contener en su interior la llama de Josefina, gracias a la cual tuvo una infancia y una adolescencia felices, aunque no fueran normales.

Al final de la lectura, queda el sentimiento de que hay valores que hay que compartir cueste lo que cueste, aunque haya que sacrificar el propio ego en beneficio de la solidaridad fraternal.

Este no es un libro más sobre Josephine Baker. Naturalmente, Brian Baker quiere comunicar sus sentimientos como homenaje a su madre, pero también para afirmar que es posible tener una familia universal.

⛓Carta abierta de la madre de Julian Assange al mundo ⛓L’Audiència de Barcelona rebaixa les fiances per les anarquistes en presó preventiva tot i l’oposició de l’Ajuntament

manifestacioncgt

📖Cómo un bibliotecario y una historiadora de la alimentación redescubrieron recetas moriscas🥕

These pages of Fiḍālat al-Khiwān describe recipes for meatballs, hare, and rabbit.

Un nuevo libro de cocina, traducción de un raro volumen del siglo XIII.

 TOM VERDE

«Tomemos zanahorias grandes y finas, raspemos ligeramente su piel, las córtemoss por la mitad a lo largo y luego partimos cada mitad en dos trozos«.

Durante siglos, eso es lo máximo que podía hacer cualquier cocinero al preparar «Un plato [de zanahorias en salsa]» del Fiḍālat al-Khiwān fī Ṭayyibāt al-Ṭaʿām wa-l-Alwān (Lo mejor de las comidas y platos deliciosos de al-Andalus y al-Maghrib), un libro de cocina compuesto en Túnez hacia 1260. El resto de la receta, junto con otras docenas, desaparecieron a finales del siglo XVII.

La mayoría de las 475 recetas del libro de cocina sobrevivieron en copias. Sin embargo, esa receta de zanahoria, enloquecedoramente incompleta, junto con los capítulos que faltan sobre las verduras, las salsas, los encurtidos, etc., dejaron un vacío en todas las ediciones existentes del texto, como un pasillo vacío en la tienda de comestibles.

Eso fue hasta julio de 2018, cuando el conservador de manuscritos científicos árabes de la Biblioteca Británica, el doctor Bink Hallum, estaba catalogando un texto sobre farmacología árabe medieval en las colecciones de la biblioteca.

This map shows the close connection between North Africa and southern Spain, which was then al-Andalus.

«Me sorprendí mucho cuando descubrí que el manuscrito contenía también un fragmento muy largo, de algo más de 200 páginas, de un libro de cocina«, dice Hallum. Lo que había encontrado era una copia casi completa de la Fiḍāla que databa del siglo XV o quizás del XVI, lo que la convertía en la copia más antigua del mundo.

Sin embargo, como el documento carecía de portada, su identidad seguía siendo un misterio. Siguiendo la recomendación de un colega, Hallum envió un enlace del manuscrito a la historiadora de la alimentación Nawal Nasrallah, quien, casualmente, estaba ocupada traduciendo una de las copias incompletas de la Fiḍāla del árabe al inglés.

«Fue como un regalo de Dios«, dice Nasrallah. «Odiaba la idea de estar trabajando con un libro incompleto y acercarme cada vez más a las partes que faltaban«.

Además de la página del título, también faltaba el índice en el ejemplar de la Biblioteca Británica. Sin embargo, Nasrallah se dio cuenta inmediatamente de lo que estaba viendo.

«Lo supe enseguida. Estaba leyendo el manuscrito en la pantalla y vi que ahí estaban las recetas que faltaban«, dice la iraquí Nasrallah, una experimentada traductora de textos culinarios históricos del mundo árabe.

Con este nuevo material, incluidas las 55 recetas que faltaban, pudo reunir la primera traducción completa al inglés de la Fiḍāla de al-Tujībī, que fue publicada en septiembre por Brill. Se trata de uno de los pocos libros de cocina que se conservan de la España musulmana, una época en la que la comida estaba profundamente entrelazada con los temas tradicionalmente tabúes de la mesa: la religión y la política.

Nawal Nasrallah's translation of al-TujÄ«bī’'s cookbook was released in September.Desde aproximadamente el año 700 hasta el 1200, la mayor parte de España estuvo bajo dominio musulmán. Cristianos y judíos tenían libertad de culto y observaban sus costumbres alimentarias, en un ambiente de tolerancia conocido por la historia como Convivencia. Mientras que judíos y musulmanes compartían prohibiciones alimentarias, como la carne de cerdo, comúnmente consumida por los cristianos, los cocineros de las tres religiones disfrutaban de muchos ingredientes traídos por primera vez a la península ibérica por los musulmanes: arroz, berenjenas, zanahorias, limones, azúcar, almendras y más.

«Incluso el cuscús, considerado como uno de los alimentos más indicativos de la comida «musulmana», también era consumido y disfrutado por los cristianos en la España de finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna«, observó la difunta académica Olivia Remie Constable en «To Live Like a Moor«.

Esta era la época de al-Tujībī, un erudito y poeta bien educado de una familia rica de abogados, filósofos y escritores. Como miembro de la clase alta, gozaba de una vida de ocio y de buena mesa que se propuso celebrar en la Fiḍāla. Aunque muchas de las recetas eran demasiado desalentadoras para la mayoría de los cocineros, al-Tujībī prometía que «rara vez dejarían de complacer por su novedad y exquisitez«.

«Fue como un regalo de Dios«.

Pero a partir del año 1200, la alta cocina al-Tujībī se enfrentó a la extinción a medida que el espíritu tolerante de Convivencia comenzó a erosionarse. Los ejércitos cristianos que marchaban hacia el sur capturaron gradualmente las Taifas (ciudades-estado) de al-Andalus (Andalucía), corazón de la España musulmana, en una campaña conocida como la Reconquista. En 1492, muchos judíos habían sido masacrados o expulsados de la península, mientras que los musulmanes corrieron la misma suerte un siglo después. Los que quedaron fueron perseguidos por la Inquisición y obligados a convertirse, lo que significaba adoptar abiertamente una dieta cristiana, o enfrentarse a la expulsión o incluso a la muerte.

Muchos judíos reticentes convertidos (conversos) y sus homólogos musulmanes (moriscos) practicaban públicamente el culto cristiano pero a puerta cerrada su verdadera fe, incluida la de la cocina.

«La comida se convirtió en una marca de identidad«, afirma Ana Gómez-Bravo, profesora de Estudios Españoles y Portugueses de la Universidad de Washington.

Muhammad XII's family in the Alhambra after the fall of Granada in 1492, by Manuel Gómez-Moreno González, c. 1880.«Sabemos por los registros cristianos que había mucha vigilancia sobre quién cocinaba la comida, qué ingredientes entraban en esa olla y también quién estaba presente mientras se preparaba y consumía la comida«, dice Gómez-Bravo.

Este nivel de escrutinio dio lugar a las «criptococinas» judía e islámica, comidas preparadas según las costumbres religiosas pero que pretendían engañar a las autoridades, como las falsas chuletas de cerdo, que en realidad eran gruesas rebanadas de pan frito empapado en huevo y leche.

«Los conversos echaban una chuleta de verdad al fuego, para que el olor impregnara la casa, pero comían estas cosas que en realidad eran tostadas francesas«, dice Genie Milgrom, descendiente de conversos de Fermoselle, en la región española de Zamora, y autora de Recetas de mis 15 abuelas, una colección de recetas familiares que se remontan a la época de la Inquisición.

Aunque gran parte de esta persecución se produjo después de la época de al-Tujībī, en 1247 reconoció que seguir siendo musulmán en la España cristiana era insostenible. Así que, a los 20 años, él y su familia huyeron de la ciudad sudoriental de Murcia con multitud de refugiados andalusíes que se dirigían al norte de África islámico, conocido por los árabes como el Magreb,

Empobrecido, fue a parar a la ciudad portuaria de Bijāya, en la actual Argelia, donde empezó a trabajar temporalmente como escriba para la dinastía Hafsid. En 1259 se instaló en Túnez, donde comenzó a escribir la Fiḍāla, a la edad de 33 años, y vivió allí hasta su muerte en 1293.

Aunque escribió otros libros de historia y literatura, sólo se conserva la Fiḍāla. Su composición, dice Nasrallah, fue un ejercicio de nostalgia culinaria, una mirada nostálgica al otro lado del Estrecho de Gibraltar a los elegantes platos principales, guarniciones y postres de la juventud del autor, una época anterior a que los musulmanes y judíos de España tuvieran que ocultar sus cocinas culturales.

«Su objetivo era preservar la hermosa cocina con la que creció. Veía que todo el mundo huía de Andalucía y temía que, tarde o temprano, la gente se olvidara de esta cocina que él conocía y disfrutaba«, dice.

Islamic motifs are evident in the Alhambra, a palace built during the time of the Moors in Andalusia, Spain.

Al hojear las aproximadamente 600 páginas de las recetas de la Fiḍāla, su «novedad y exquisitez«, como las caracterizó al-Tujībī, se hace evidente rápidamente.

En la tūma (berenjenas «con aspecto de huevos de avestruz«), las berenjenas enteras peladas y hervidas se disponen verticalmente en una cazuela cubierta con queso rallado, ajo, aceite de oliva y nueces picadas.

Algo menos elaborados, aunque no menos autocomplacientes, eran los mujabbanāt, bolas de masa de sémola frita rellenas de queso. Los mujabbanāt se extendieron por el resto del mundo musulmán, donde solían servirse empapados en miel. Sin embargo, al-Tujībī especificó que aquellos «que quieran servir los mujabbanāt como lo hacen los andaluces, [es decir,] al natural, sin empaparlos en miel» deben colocarlos en una fuente, «espolvorearlos con canela de Ceilán, anís machacado y azúcar» y servirlos con «un pequeño recipiente lleno de miel en el centro de la fuente» para mojarlos.

El libro también incluye recetas menos laboriosas, como la de las zanahorias perdidas hace tiempo, que consiste en hervir los trozos hasta que estén tiernos, dorarlos en aceite de oliva y terminar simplemente con vinagre, ajo y una pizca de semillas de alcaravea.

En todo momento, al-Tujībī no oculta la política que hay detrás del libro, ni su afición por la cocina de su país.

«En el campo de la cocina y todo lo relacionado con ella, los andaluces son admirablemente serios y Two modern interpretations of al-Tujibu's long lost cuisine at Noor: burnt lemon bread with semi-cured bonito, albaqdunis (a parsley mayonnaise), and cucumber and orange mint soup, as well as eggplant fritters glazed with cane honey.avanzados», escribió. Crean «los platos más deliciosos, a pesar de las estrechas limitaciones de sus fronteras y de su proximidad a las moradas de los enemigos del Islam», con lo que se refería a la constante invasión de la Reconquista.

Aunque los «enemigos del Islam» ya no martillean las fronteras de Andalucía, algunos cocineros modernos se inspiran en su rico pasado culinario, adoptando y recreando platos que el propio al-Tujībī podría reconocer.

Después de perfeccionar sus habilidades en la dirección de cocina en la ciudad natal de al-Tujibi, Murcia, el también andaluz Paco Morales regresó a su ciudad natal, Córdoba, para abrir Noor en 2016. El menú del restaurante se deriva por completo de la cocina árabe de la España prereconquista, incluida la Fiḍāla. (Dedicado a la exactitud histórica, Morales evita usar ingredientes del Nuevo Mundo que eran desconocidos en la España medieval, como el chocolate, optando en cambio por la algarroba en su helado de «algarroba almorávide«). Y en La Vara, en Brooklyn, el chef propietario Alex Raij dice que platos como la berenjena con miel (berenjena frita crujiente servida con labneh y miel), los garbanzos fritos y su torta de almendras Santiago reflejan «el tira y afloja» del pasado culinario sefardí e islámico de Andalucía, si no la propia historia de al-Tujībī.

«La Vara imagina cómo serían los platos específicos de cada región de España si estas comunidades [exiliadas] regresaran de las muchas partes del mundo que dejaron«, dice Raij.

Aunque al-Tujībī nunca volvió a ver su querida al-Andalus, gracias al descubrimiento de un error administrativo de hace 300 años, todas sus recetas favoritas han vuelto a casa.

⚫️🟣Curso «Fomentar la diversidad en las aulas, materiales contra el racismo y machismo ⚫️⛓Els bombers desmunten l’acusació principal contra les sis anarquistes en presó preventiva

ferro

📚Hasta luego, Pablo📖:

Once ensayos críticos sobre Podemos – Por Rafael Cid

May 16, 2021 De parte de CGT-LKN Euskal Herria
 

«Dormíamos, despertamos»

(Inscripción conmemorativa del 15M en la Puerta del Sol)

HHace ahora seis años, un grupo personas involucradas en distinto grado en el 15M publicamos un libro sobre Podemos. El nuevo partido que se reclamaba heredero del movimiento de los indignados, era en el fenómeno político indiscutible del momento. No solo había logrado entrar en el Parlamento Europeo (PE) el año anterior, apenas tres meses después de su fundación, sacando 5 escaños y 1.253,837 votos. Además todas las encuestas le situaban en cabeza en cuanto a intención directa de cara a las urnas. En ese contexto escribir once ensayos críticos sobre Podemos bajo el irreverente título de Hasta luego, Pablo, parecía obra de unos resentidos sociales ajenos al clamor de las multitudes. Gentes revenidas que no soportaban el éxito de un elenco de activistas liderado por un joven profesor universitario, profeta de una nueva normalidad política, que afirmaba bizarro estar dispuesto a acabar con el duopolio dinástico hegemónico.

Ni que decir tiene que semejante e inoportuna empresa intelectual tuvo corto recorrido. Un libro que recelaba de una fuerza emergente que en aquellos momentos gozaba de la aprobación mayoritaria entre la opinión pública y publicada era un completo dislate. El partido acaudillado por Pablo Iglesias se presentaba como la amalgama virtuosa de una izquierda de flamante planta al servicio de los movimientos sociales y la ciudadanía víctima de los abusos de los protagonistas del Régimen del 78. El grito PSOE, PP, la misma mierda es, habitual en las manifestaciones del 15M, inspiraba en el recién nacido Podemos al deus ex machina capaz de instigar un proceso deconstituyente. Aquel asaltar los cielos que proclamaba su mediático secretario general, se valoraba desde una perspectiva socializadora, libertaria, solidaria, ecologista, antipatriarcal, inclusiva, descentralizadora, feminista, ajenas a fulanismos y rotundamente antimilitarista. De ahí que la discrepancia que aquellos textos evidenciaban se sintiera como ofensa intolerable.

Sin embargo, no era esa ni la intención de los opinantes ni el contenido de los artículos que se arracimaban en el frontispicio Hasta luego, Pablo. Por el contrario, lo allí expresado iba a modo de distanciamiento y advertencia de lo que se interpretaba como una desmovilización del compromiso quincemayista. A cambio de la vía muerta que anida en la profesionalización política, conjugando en esa larga marcha institucional todos los atributos de la vertical del poder y el culto a la popularidad que conlleva su metamorfosis. No era tanto una denuncia formal de Podemos como espurio hijo del 15M, pero si la sentida advertencia de que lo se presentaba como subversiva epifanía del movimiento entrañaba en realidad su demolición controlada por implosión. Hasta luego, Pablo corrió el destino suicida de todo lo que se anticipa a su tiempo. Incluso yo siempre he tenido la sospecha de que la propia editorial, temiendo parecer hostil a las por entonces bendecidas siglas de la agrupación morada, desmotivó la distribución del libro.

Hasta-luego-Pablo-once-ensayos-criticos-sobre-Podemos-i6n11653868Visto desde la actualidad, con Iglesias autoexcluido de la nomenklatura de Unidas Podemos (la nueva sigla adoptada tras fusionarse con Izquierda Unida y cambiar de género), y superado UP en el Congreso y en la Asamblea madrileña por la ultraderecha de Vox, aquellos desencuentros adquieren la dimensión estratégica que entonces se refutó. Porque cuanto está en el gobierno uno de los nuestros, que además se pregona de izquierda y progresista, suele primar del principio de presunción de inocencia. Una identidad ideológica con claros “rasgos peronistas”, según reconocía el propio Iglesias días antes de las elecciones generales del 26-J (El País, 13 de Junio 2016). El vicio nacional es seguir al abanderado. Ese halo de superioridad moral que cataloga la crítica responsable como agresión y nos hace ciegos en el país de los sordos.

En lo que a mi contribución al libro respecta (capítulo Podemos # Trending Topic), debo confesar que en un principio me resultó embarazoso ese ejercicio de descreimiento. Iglesias había tenido la deferencia de invitarme a un acto público en favor de la huelga general del 29 de septiembre de 2010 contra la reforma laboral del gobierno de Rodríguez Zapatero, junto a Nicolás Redondo y Antonio Gutiérrez, ex secretarios de UGT y CCOO, respectivamente. No resultaba cómodo hacerle ese feo al factótum de aquel encuentro celebrado en la Facultad de Ciencias Política de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). También es cierto que cuando Iglesias llegó al gobierno con el PSOE de Pedro Sánchez, Iglesias no tuvo empacho en normalizar tamaña fechoría, enfocando toda la artillería de UP a combatir solo y exclusivamente la reforma laboral del PP de Mariano Rajoy de 2012 (que nunca concitaron una huelga general semejante).

Print Friendly, PDF & EmailAl cumplirse el décimo aniversario de la irrupción del 15M en calles y plazas de la capital, con sus consiguientes réplicas en el resto del país, serán innumerables los artículos y reseñas que se hagan del acontecimiento. De momento, ya hemos visto algunas doctas opiniones en influyentes medios de comunicación que en su momento se caracterizaron por una actitud displicente ante la toma de conciencia beligerante que se estaba produciendo en el seno de la sociedad civil. Los mismos que antaño trataban de anular el movimiento, fabricando un líder carismático que lo encabezara para mejor embalsamarlo, hoy ostentan la primicia de festejar la conmemoración. Igual que los autodenominados sindicatos representativos, aquel tándem acoplado del bipartidismo político que en las calles eran mentados al grito dónde están, no se ven, Comisiones y Ugeté. Allá ellos y sus palafreneros actuales.

Sirva para finalizar esta nota de urgencia, referirme a algo que, mantenido en la ignorancia en casi todas la tribunas, considero el elemento central, el espíritu, del 15M. Hablo de lo que hoy denominaríamos su transversalidad. Pero a lo que yo designaré mediante otro concepto que refleja mucho mejor lo que fue ese orgulloso y jovial intento de desmontar la ficción de algo que llaman democracia y no lo es. Hablo del sinecismo, ese proceso de centrifugación destituyente de fratias, grupos y clases de diferente rango y categoría utilizado en la Grecia de Clístenes y Pericles para facilitar su emulsión constituyente en un único crisol humano. El demos nivelador, libertario e igualitario, que gobierna la auténtica democracia sin falsas representaciones, mediaciones ventrílocuas o franquicias de todo a cien.

A día de hoy sería una osadía augurar hasta qué punto llegará esa deriva cuyo último episodio hasta la fecha ha sido la espantada del alma mater de Unidas Podemos, un Pablo Iglesias en fuga al que, como a Alejandro Magno, sus diádocos se han apresurado a colocar en el santoral del devocionario (Pablo es capaz de cambiar la historia de este país, Yolanda Díaz dixit, la ministra de Trabajo que lideró la derrota definitiva de las mareas ciudadanas en los pasados comicios gallegos). Lo que parece claro es que cuando se produzca el acto final, el descrédito y la desconfianza salpicarán por igual no solo a los nominados en el organigrama de Unidos Podemos sino a gran parte de las izquierdas que se postraron ante los cantos de sirena del poder de la nueva normalidad.

⚰️ Díaz Ayuso y la realidad de la gestión de las residencias en España


💩El Gobierno progresista “indulta” a las empresas del oligopolio eléctrico en Consejo de Ministros
 

📚La conjura del ruiseñor📖

tokill📙Un libro siempre es un buen compañero, bueno, el «siempre» se presta a análisis y discusión ¿es mejor un libro repulsivo a un no libro? Cuando era joven tenía como orgullo terminar todo libro que comenzaba, hasta que tropecé con el primer que no se dejó. Entonces aprendí que, lo mismo hay libros que te gusta leer dos, tres y quinientas veces, hay otros que no tienen porque resistir una primera lectura. Confieso y recuerdo (por hablar de dos buenos libros) que mientras «100 años de soledad» lo leí en una noche, «Paradiso» me costó consolidar su lectura varios intentos, un barroquismo insular tremendo.

hhay dos libros que forman parte de esa lista que me gusta leer o releer de vez en cuando. Es más, me gusta releerlos unas veces en su lengua original, o en una buena traducción al castellano. Una buena traducción siempre invita. Aún recuerdo la comparación, o estudio comparativo más bien, que hice hace años entre un relato de Allan Poe traducido por Córtazar y el mismo relato traducido por un buen traductor profesional, pero que no era escritor. Las diferencias eran notables, pero claro, tras lo notable, el paso siguiente: ¿es la traducción otra forma de creación? ¿Debe el traductor adaptar los juegos lingüísticos del relato a su propia lengua?… etc etc.

Creo, pero ni afirmo ni niego, que mi primera noticia de «Matar un Ruiseñor» fue a través de aquella magnífica adaptación de Robert Mulligan (1963), con el gran Gregory Peck, Gregorio Pérez que decía mi madre, junto a Mary Badham, Brock Peters, Phillip Alford, John Megna, Frank Overton, Rosemary Murphy y Robert Duvall, realizada para Universal Pictures y galardonada con muchísimos prémios. Película, que al igual el libro, me gusta ver de vez en cuando.

Captura de pantalla de 2021-04-25 12-46-07

Excelente reportaje hecho por TVE sobre la película.

Pero volviendo al libro, la novela se deja leer sola, se va deslizando sin interrupción, comienzas en un ambiente tórrido, húmedo, pueblerino, apacible, en un pueblo llamado Maycomb, en el que vas descubriendo, poco a poco, lo que es el Sur Profundo y su asfixiante ambiente. Descubres como para la población negra el mundo no ha cambiado mucho, entonces y parece que ahora tampoco, desde Gettysburg. Hay escenas inolvidables, no ya la de la iglesia, o la sala del juicio, sino la de la relación del padre, un siempre convincente Gregorio P en el papel de Atticus, con los hijos. El personaje de Scout está genialmente interpretado, por no hablar de su hermano o el de ese psicópata que tienen por amigo y que de mayor llegaría a ser un psicópata escritor. Nunca me ha gustado «A sangre fría«.

Es una novela entrañable, que sin dejar de serlo te introduce en un ambiente racista y reaccionario que descubre, muestra y denuncia. Hasta hace poco fue la única obra de su autora y – aparentemente protagonista de la misma – Harper Lee. Poco antes de su muerte se público otra obra suya, escrita antes que esta, en la cual Atticus no sale tan bien parado.
matarun

¿quieres el libro en castellano? Clic sobre el mismo

La versión castellana es una buena traducción, sobre todo teniendo en cuenta las distintas formas dialectales que nos aparecen en el original, no es el mismo inglés que habla Atticus, que el del Sherif, por no hablar de los otros blancos que aparecen, y si nos vamos al de los negros, la mejor comparación es cuando Calpurnia, la mujer negra que los ha criado, habla en la casa con ellos y cuando los lleva a su casa descubren que Calpurnia es otra persona muy distinta, siendo la misma, y eso se expresa también en la lengua. Ese uso del lenguaje es complejo y dificil y es muy complicado pasarlo a otra lengua, pues los ritmos, usos y expresiones, con respecto a la lengua madre, de un negro del Sur Profundo de los EEUU no se parecen mucho al castellano caribeño, por ejemplo. Luego volveré al mismo tema de la lengua. En fin, recomiendo tanto la novela, como la película. tokill

¿quieres el libro en inglés? Clic sobre el mismo

fili

la conjuraVayamos al segundo.

Nueva Orleans es una de esas ciudades de los EE.UU que nunca me había llamado la atención – a decir verdad es la primera y única ciudad de los EE.UU que me ha llamado la atención y por este libro-, me la imaginaba en un ambiente muy parecido, por no decir igual que al de Maycomb, pero en ciudad y portuaria, con grupos callejeros haciendo jazz (claro). Me bastó la lectura de la «Conjura de los necios  / A confederancy of dunces«, para hacerme una idea distinta de la ciudad, la trasladé mentalmente desde el Caribe al Mediterráneo, algo parecido, pero un poco antes, de aquello de «La Habana es Cádiz con mas negritos, Cádiz es la Habana con más salero«.trabajadorIgnatius J. Reilly es un ser inadaptado, anacrónico, disparatado, francamente repugnante, «como unas maracas» o «peor que las maracas de Machín» se dice en mi tierra, pero que habla un inglés exquisito y Confederacyque sueña con el modo de vida medieval. Todo el tiempo se dedica a rellenar de su puño y letra cuaderno tras cuaderno en los que plasma su visión del mundo. Pero, la diosa Fortuna, en contra de su voluntad, lo sume en ese mundo capitalista que tanto odia, viéndose obligado a someterse a lo que él considera una forma de esclavitud: el trabajo. Su actividad laboral y vital es el hilo que une y da sentido a toda la novela y le permite conocer a los otros personajes, igual de estrambóticos y entrañables que Ignatius: su amiga (una buena caricatura de los yippies) y a todos los demás  muy bien presentados, desde los guys del barrios francés, pasando por los inútiles aristócratas del dinero, el buen funcionario –privado-, el poli y su tía: dos elementos tiernos, absurdos y creíbles, los negros – sin futuro – y su comunidad, terminando con su sacrificada madre. El resultado es un despiadado retrato del género humano y sus miserias, dotado de un realismo extremo. Tal como dice el prologuista, a pesar de las carcajadas que te proporciona la novela, no puedes dejar de sentir, al mismo tiempo, una cierta tristeza. Por un lado, debido al trasfondo dramático de la novela y, por el otro, por la tragedia del propio autor, que se suicidó con poco más de treinta años, según parece porque nadie le quiso publicar la novela.  (Cervantes murió en la más absoluta pobreza, por no hablar de Vincent van Gogh).

ImprimirEn está novela, al igual que en la anterior. Aparece ese magnífico estudio de las diferentes formas del habla del inglés norteamericano, no es el mismo inglés el de Ignatius, que el de los italianos, o los festeros mariquitas del barrio francés, por no hablar del que hablan los negros. Es muy interesante su lectura-estudio en la lengua original y admirable la gran imaginación de los traductores para hacer posible mantener algo parecido en castellano.

Es una novela que hay que leerla varias veces, pues en una primera lectura te pierdes matices, descripciones, entendidos. Si llegas a meterte tanto a la novela que incluso piensas en leerte «La consolación de la filosofía» , entonces, lo mismo tienes que pensar en pedir hora al psiquiatra.

 📢🅰️“Y MIENTRAS TANTO, EN LA SELVA LACANDONA…”

‼️Israel detiene a la española Juana Ruiz Sánchez -Juani- por su trabajo humanitario en Palestina

🕺🏽Flamenco II👏🏼💃🏼

Mundo y formas

 Mundo y formas del cante flamenco (Revista de Occidente, 1963)

Apareció en una época de intensa revalorización del flamenco en la cual destacan:  Flamencología de Anselmo González Climent (1955), el Concurso de Córdoba (1956) y Una historia del cante flamenco de Manolo Caracol (1958). Los autores de Mundo y formas fueron el poeta Ricardo Molina Tenor (Puente Genil, 1917-Córdoba 1968) y el cantaor Antonio Cruz García (Mairena del Alcor, 1909-Sevilla, 1983).

Junto con Flamencología, marcó un hito en la bibliografía flamenca. Recogió las ópticas literarias, históricas y anecdóticas de otras obras publicadas hasta la fecha, pero amplió y actualizó las perspectivas de análisis para ofrecer a la afición un manual didáctico sobre el cante. Está concebido como un tratado del dominio artístico del flamenco, que por lo que supone de configuración global del fenómeno expresivo del cante, sigue siendo aún hoy día, básico e insuperable punto de referencia para estudiosos y aficionados. Libro polémico y ambicioso. Hoy no se puede dudar sobre la determinante e insustituible labor de Mairena en el proceso de creación del libro. Aunque Ricardo Molina fuera el escritor de hecho, incluso si se quiere, el gestor del plan de la obra, sin la aportación técnica, conocimientos, experiencia y criterios del cantaor, lo más significativo y los resultados de Mundo y Formas del Cante Flamenco no hubieran sido jamás los que fueron y que se nos plasman y patentizan en esta obra. Esto es evidente.

indice indice2

autoresAporta una impresionante cantidad de datos bien organizados y presentados con un estilo elegante y conciso, aunque marcado por una visión clasicista conforme con su época. Flamencología fue publicado ocho años antes que Mundo y formas pero debido al estilo excesivamente académico y la difusión mucho más reducida de aquél, hay que considerar a éste como piedra angular en la flamencología de nuestros tiempos. En 1998, José Luis Buendía calificó a este libro como «pionero en la concepción moderna de la flamencología, ciencia que empieza a desarrollarse tímidamente a partir de este tipo de propuestas, que incluyen entre las mismas un cierto método de análisis, alejado de la exaltación neorromántica de las obras anteriores dedicadas al flamenco» (Buendía, José Luis (y varios autores), «La bibliografía flamenca a debate», p. 140. Consejería de Cultura, Junta de Andalucía (Centro Andaluz de Flamenco), 1998.).

Captura de pantalla de 2021-02-20 14-54-14

¿Cuáles son, pues, los pilares sobre los que se asienta la obra mairenista y que le confieren ese carácter revolucionario? :

  1. El asumir responsablemente la herencia del cante gitano-andaluz.
  2. El reformular y sistematizar esa herencia para que sean posibles unas inmejorables condiciones de transmisión de la misma.
  3. El dejar constancia de su experiencia, tanto vital como artística.
  4. Luchar, hasta lograrlo, por una dignificación y por una valoración del fenómeno expresivo del cante y de sus intérpretes.

Estos cuatro elementos están fuertemente interconectados entre sí, son solidarios unos de otros y no son concebibles por separado, conforman un todo indisoluble y son los pilares sobre los que se erige la obra de este andaluz universal.

biblioteca

❗️ Linares, una década después de Santana Linares, la mecha encendida de la España más castigada

⛓La abogada de dos detenidos en Madrid menores de edad denuncia agresiones policiales en comisaría

💃🏼Flamenco I👏🏼🕺🏽

Este año los Reyes han sido rumbosos con este viejo comunista libertario, lo cual sigue resultando contradictorio, y se ha manifestado en forma de dos libros, uno de ellos no tiene nada que ver con el tema que vamos a introducir, es el “Olvidado Rey Gudú” de la gran Ana María Matute y el segundo si da origen a esta entrega y a las que vendrán a continuación, se trata de la “Historia Social del Flamenco”. Este es el culpable directo de la misma, pero, para hablar de este libro “musical”, primero hay que hablar de Demófilo y su Colección de cantes flamencos, de Antonio Mairena y su Mundo y Formas del Cante Flamenco, de José Manuel Caballero Bonald y su Archivo del cante flamenco, para terminar con la dicha Historia Social.

Demófilo, cuyo nombre real era: Antonio Machado Álvarez, fue un escritor, antropólogo y folclorista, padre de los poetas Manuel y Antonio Machado y del pintor José Machado Ruiz.

Esta luz de Sevilla… Es el palaciocoleccion
Donde nací, con su rumor de fuente.
Mi padre, en su despacho. La alta frente,
la breve mosca, y el bigote lacio.

Mi padre, aún joven. Lee, escribe, hojea
sus libros y medita. Se levanta;
va hacia la puerta del jardín. Pasea.
a veces habla solo, a veces canta.

Sus grandes ojos de mirar inquieto
ahora vagar parecen, sin objeto
donde puedan posar, en el vacío.

Ya escapan de su ayer a su mañana;
ya miran en el tiempo, ¡padre mío!,
piadosamente mi cabeza cana.

ANTONIO MACHADO
Soneto dedicado a su padre,
Antonio Machado y Álvarez

En 1881 publica en Sevilla su: Cantes flamencos y cantares, consiste en una Colección de cantes flamencos, y supone un hito en la historia del estudio del cante, siendo la primera aproximación rigurosamente antropológica a la materia. La segunda edición, impresa en 1887 con el título de Cantes flamencos, será un acercamiento menos técnico y más popular a esta obra estrictamente flamenca, a la primera antología de esta expresión poética.

La obra trata el origen de los diferentes cantes, recopilando letras de soleares de tres y cuatro versos, seguiriyas gitanas, polos, cañas, martinetes, tonás, livianas, deblas y peteneras. Demófilo fue asesorado durante el desarrollo de éste, su trabajo más conocido, por los celebérrimos cantaores Juanelo de Jerez y Franconetti. La obra de Machado es la base sobre la que se construye buena parte de la bibliografía flamenca y una fuente imprescindible de estudio.

Constituye una referencia fundamental en los estudios sobre el flamenco. Es sabido que la obra de Demófilo se presenta como la primera reflexión acerca de lo jondo. El flamenco es un hecho cultural esencialmente romántico. Los primeros escritos sobre esta manifestación artística están también íntimamente relacionados con el romanticismo. A pesar de las contradicciones que los críticos contemplan en la obra de Demófilo, se trata de una reflexión estética acorde con los planteamientos artísticos del inicio de la modernidad, acorde con los planteamientos de una época crucial para la cultura moderna como los años finales del siglo XIX. Muchas de las ideas que conforman su pensamiento están especialmente relacionadas con el krausismo. No hay que olvidar la vinculación de Demófilo a la filosofía krausista, la cual sigue viva a lo largo de toda su obra, y va a tener una gran relevancia en autores posteriores como Antonio Machado Ruiz o Juan Ramón Jiménez.

A mí que me importa

que un rey me culpe

si el pueblo es sabio

y me abona

voz del pueblo,

voz de cielo y anda

que no hay más ley

que son las obras

que con el mirabrás

ay, que tira y anda.

(…)

Con mil sudores

puse en mi puerta

siete faroles,

verte y no verte,

y el candil de mi casa 

no tiene aceite,

me hago cruces,

me hago cruces,

que en el caminito

falten las luces.

Popular y Francisco Moreno Galván.

palomar
conservalasganas
milsuores

El cante flamenco no es una expresión popular, no es expresión folclórica. Es un género propio de cantaore. Cada cantaor siente la copla como creación suya. El arte, en la concepción romántica, es expresión de la individualidad, de la subjetividad, es una expresión existencial. Como se sabe, el romanticismo va a significar una liberación extrema de la subjetividad. En este sentido, el artista flamenco tiene una identificación absoluta con aquello que canta en sus coplas. El artista se convierte en el héroe de su obra. De esta manera, cada intérprete es creador en el momento del cante.

Lo cierto es que cada cantaor llama, por lo general, suyas a las coplas de su repertorio, siquiera unas hayan sido compuestas por él y otras por su maestro o maestros.

😡 Los abusos de poder de la policía española

💒Europa Laica ante la publicación del listado de las inmatriculaciones y el lavado de manos del gobierno

⛓La entrega de las administraciones públicas a Microsoft: 793 millones en contratos para licencias y servicios

⚫️Contra la amnesia histórica (Un libro sobre Facerías y sus grupos de acción)🏴

El pasado 18 de diciembre se presentó en el Ateneu Popular 9 Barris, de Barcelona, el libro «Josep Lluís Facerías y sus grupos de acción» editado por Descontrol Editorial. Una obra colectiva, coordinada por Ricard de Vargas Galorons y Roger Costa Puyal, para «recuperar la historia resistente» ocultada por la Transición  y todos los promovedores de la «memoria histórica» amnésica sobre la guerra civil y los cuarenta años de dictadura franquista. 

Editada en el centenario del nacimiento de este guerrillero urbano anarquista, el objetivo de esta obra es también denunciar la incomprensión y la insolidaridad de que fueron víctimas Facerías y los otros combatientes libertarios que en aquellos años tomaron las armas para combatir al franquismo. Una incomprensión e insolidaridad que les obligó -como lo denunció Antonio Téllez- a «combatir, casi permanentemente contra dos frentes. El del enemigo, visible, muy real con sus fusiles, ametralladoras, morteros, tribunales sumarísimos y sus abundantes prisiones. Y el otro fue el de la incomprensión general, el del abandono, hasta la agresión descarada de sus propios compañeros de ideas» que dirigían los comités del MLE y la CNT del exilio español en Francia. 

Incomprensión y abandono que se transformaron en un silencio  vergonzoso después de caer Facerías acribillado a balazos en las calles de Barcelona el día 40 de agosto de 1957. Un silencio motivado por el miedo -como lo documenta Carles Sanz en este libro- a las medidas administrativas que las autoridades francesas pudieran tomar en aquel momento contra las organizaciones del MLE. Miedo a su ilegalización, que amenazaría la continuidad del funcionamiento burocrático de estas organizaciones, y de ahí el celo de estos comités en «salvar su status quo sacrificando lo que fuera». 

¿Cómo no reconocer pues la pertinencia de la publicación de este libro, que, además de rescatar la lucha «desconocida, olvidada y menospreciada» de los combatientes libertarios de los años cincuenta, muestra -como lo declaran sus coordinadores- «la verdadera personalidad de compromiso libertario contra la dictadura» de Facerías frente a la de esos Comités centrados en su devenir burocrático? Dos formas muy distintas de entender ese compromiso que es necesario evidenciar al abordar ese pasado. Y más en estos momentos en los que tanto se habla de la necesidad y el deber de recuperar la «memoria histórica». 

Este libro es pues una valiosa contribución a esta necesidad y deber de recuperar la «memoria histórica». No solo por recordar las difíciles condiciones en las que se desenvolvió la lucha antifranquista en aquellos años tan cruciales para el futuro del antifascismo español -olvidado por las Potencias que pretendían defender la Democracia en el mundo- sino también por aportar opiniones y testimonios sobre la pertinencia del combate antifranquista y el sentido de responsabilidad de los que lo asumieron en condiciones tan adversas. Una necesidad y un deber, rescatar la trayectoria de Facerías, por haber asumido conscientemente y consecuentemente tal responsabilidad y por «su firmeza y convicción revolucionaria que le llevó, al igual que a muchos de sus compañeros, a luchar y enfrentarse contra la nueva tiranía fascista hasta la muerte, durante los años cuarenta y cincuenta».  

Una contribución valiosa además por aportar mucha información sobre la lucha libertaria antifranquista de los años cincuenta y además 54 biografías (resumidas y algunas insuficientemente contrastadas) de los combatiente libertarios que participaron en esa lucha.      

Octavio Alberola

🟡CC.OO. y UGT firmaron un acuerdo para evitar el pago de las horas extras ilegales

😷 Como Altsasu… pero en Linares

🖥Redes Tokenizadas: Web3, la Web con cortafuego💻

token1

El contenido de esta página ha ido evolucionando a lo largo de los años  y se actualizó por última vez en julio de 2019, con un extracto del libro Token Economy que se basa -entre otros- en los blogposts educativos que se han publicado en esta web desde 2015.

Si partimos de la base de que la WWW ha revolucionado la información y la Web2 las interacciones, la Web3 tiene el potencial de revolucionar los acuerdos y el intercambio de valores. Cambia las estructuras de datos en el backend de Internet, introduciendo una capa de estado universal, o en incentivando a los actores de la red.

Screenshot_20210127_123522

El Internet que tenemos hoy en día está roto. No controlamos nuestros datos, ni tenemos una capa nativa de liquidación de valores. Treinta años después de la adopción masiva de Internet, nuestras arquitecturas de datos siguen basándose en el concepto de ordenadores autónomos, donde los datos se almacenan y gestionan de forma centralizada en un servidor, y son enviados o recuperados por un cliente. Cada vez que interactuamos a través de Internet, se envían copias de nuestros datos al servidor de un proveedor de servicios, y cada vez que eso ocurre, perdemos el control sobre nuestros datos. Aunque vivimos en un mundo conectado, con cada vez más dispositivos conectados a Internet -incluidos nuestros relojes, coches, televisores y frigoríficos-, nuestros datos siguen almacenados de forma centralizada: en nuestros ordenadores u otros dispositivos, en la memoria USB e incluso en la nube. Esto plantea cuestiones de confianza. ¿Puedo confiar en las personas e instituciones que almacenan y gestionan mis datos contra cualquier forma de corrupción, interna o externa, a propósito o por accidente?

anonimusCada vez que interactuamos a través de Internet, se hacen copias de nuestras vidas y se envían a otro ordenador, y cuando esto ocurre, perdemos el control sobre nuestros datos en el otro extremo de la Red, tras los jardines amurallados de un servidor. Esto no sólo es un problema en lo que respecta a la privacidad de nuestros datos personales, sino que también produce muchas ineficiencias en el backend de las operaciones a lo largo de la cadena de suministro de bienes y servicios. El Internet actual -con su infraestructura de datos basada en el cliente-servidor y la gestión centralizada de datos- tiene muchos puntos de fallo, como podemos ver en las recurrentes violaciones de datos de los proveedores de servicios en línea. Además, produce altos costes de gestión de documentos, así como no transparencias a lo largo de la cadena de suministro de bienes y servicios.

clientserver

Estas cuestiones tienen raíces históricas. Primero tuvimos el ordenador y luego Internet, que conectaba los ordenadores autónomos entre sí mediante un protocolo de transmisión de datos. En los primeros tiempos de los ordenadores personales, guardábamos los datos en un disquete, lo expulsábamos, nos acercábamos a la persona que necesitaba el archivo y lo copiábamos en su ordenador para que pudiera utilizarlo. Si esa persona estaba en otro país, había que enviarle el disquete por correo. Internet y la aparición de la WWW pusieron fin a esta situación al proporcionar un protocolo de transmisión de datos -TCP/IP- que agilizaba la transferencia de datos y reducía enormemente los costes de transacción del intercambio de información. Diez años después, Internet se hizo más madura y programable. Asistimos al surgimiento de la llamada Web2, que nos trajo las redes sociales y las plataformas de comercio electrónico. La Web2 revolucionó las interacciones sociales, acercando a productores y consumidores de información, bienes y servicios, y nos permitió disfrutar de interacciones P2P a escala global, pero siempre con un intermediario: una plataforma que actúa como intermediario de confianza entre dos personas que no se conocen ni confían entre sí. Aunque estas plataformas han hecho un trabajo fantástico al crear una economía P2P, con una sofisticada capa de descubrimiento de contenidos y liquidación de valores, también dictan todas las reglas de las transacciones y controlan todos los datos de sus usuarios.

El Internet que utilizamos hoy en día se basa predominantemente en la idea del ordenador autónomo. Los datos se almacenan y gestionan de forma centralizada en servidores de instituciones de confianza. Los datos de estos servidores están protegidos por cortafuegos, y se necesitan administradores de sistemas para gestionar estos servidores y sus cortafuegos. Intentar manipular los datos de un servidor se asemeja a entrar en una casa, donde la seguridad está garantizada por una valla y un sistema de alarma.

CEntralized_decentralized

En este contexto, blockchain parece ser una fuerza impulsora de la próxima generación de Internet, lo que algunos denominan la Web3. Blockchain reinventa la forma de almacenar y gestionar los datos. Proporciona un conjunto único de datos (una capa de estado universal) que se gestiona colectivamente. Esta capa de estado única permite por primera vez una capa de liquidación de valores para Internet. Nos permite enviar archivos de forma protegida contra copias, permitiendo verdaderas transacciones P2P sin intermediarios, y todo comenzó con la aparición de Bitcoin.

La cadena de bloques de Bitcoin y otros protocolos similares están diseñados de forma que sería necesario entrar simultáneamente en varias casas de todo el mundo, cada una con su propio muro y sistema de alarma, para poder entrar en ellas. Esto es posible, pero resulta prohibitivo. En la Web3, los datos se almacenan en múltiples copias de una red P2P. Las reglas de gestión se formalizan en el protocolo y se aseguran por consenso mayoritario de todos los participantes de la red, que son incentivados con un token de red nativo por sus actividades. Blockchain, como columna vertebral de la Web3, redefine las estructuras de datos en el backend de la Web, ahora que vivimos en un mundo conectado. Introduce una capa de gobernanza que se ejecuta en la parte superior de la actual Internet, que permite que dos personas que no se conocen ni confían entre sí lleguen a acuerdos y los resuelvan a través de la Web.

Web3_History

Sin embargo, nada cambiará en la superficie de Internet para el usuario medio. Mientras que la Web2 fue una revolución del frontend, la Web3 es una revolución del backend. Se trata de un conjunto de protocolos liderados por blockchain, que pretende reinventar la forma en que se cablea Internet en el backend, combinando la lógica de Internet con la lógica del ordenador. Por eso algunos se refieren a blockchain como un ordenador mundial distribuido. Es posiblemente el próximo gran paso en el desarrollo de los ordenadores y de Internet.

Protocolos con estado

El Internet que utilizamos hoy en día no tiene un mecanismo nativo para transferir lo que la informática denomina estado: el estado de quién es quién, quién posee qué y quién tiene derecho a hacer qué. El estado, sin embargo, es una propiedad clave para la gestión de valores. La capacidad de transferir fácil y eficazmente el valor P2P está en el corazón de los mercados de finanzas y de clientes electrónicos. Si no se puede mantener el estado de Internet, no se puede transferir valor sin instituciones centralizadas que actúen como entidades de compensación. Si bien el Internet actual ha facilitado la transferencia de información en órdenes de magnitud de lo que era posible antes, creando productos y servicios a costos más bajos, y tasas de rendimiento más altas, necesitamos plataformas de Internet para intermediar nuestras acciones como una solución a esta falta de estado.

Los protocolos sin estado, como la actual Web, sólo gestionan la transferencia de información, en la que el emisor o el receptor de la misma desconocen el estado del otro. Esta falta de estado se basa en la simplicidad de los protocolos en los que se basa la Web, como el protocolo de transmisión de datos llamado TCP/IP, y una pila de protocolos posterior de tecnologías relacionadas, como SMTP para la transmisión de correos electrónicos, o HTTP para la transmisión de hipertexto. Esta familia de protocolos regula la transmisión de datos, no la forma de almacenarlos. Los datos podían almacenarse de forma centralizada o descentralizada, pero por muchas razones, el almacenamiento centralizado de datos se convirtió en la corriente principal, a menudo para la liquidación de pagos entre dos partes no confiables.

datamonarchy_democracy

tokenBitcoin y otras cadenas de bloques similares introdujeron un método para que cada participante de una red pueda mantener y transferir valor en un formato digital nativo, sin necesidad de intermediarios de confianza. El protocolo de consenso está diseñado de manera que la red pueda recordar colectivamente las actuaciones precedentes o las interacciones de los usuarios. Por lo tanto, Bitcoin resolvió el problema del doble gasto al proporcionar una única fuente de referencia para saber quién recibió qué y cuándo. Bitcoin y su protocolo de cadena de bloques subyacente pueden, por tanto, considerarse un cambio de juego, que allana el camino hacia una Web más descentralizada. Un libro blanco de nueve páginas en 2008 inició una infraestructura abierta y pública, con una valoración de mercado de unos 150.000 millones de euros en el momento de escribir este libro. Esta cifra sólo representa el valor de mercado de los tokens de Bitcoin; no tiene en cuenta la miríada de industrias que se construyen sobre la red de pagos de Bitcoin. Tampoco tiene en cuenta los diversos ecosistemas de desarrolladores, usuarios y empresas, ni otras redes públicas y privadas de tokens que han surgido desde entonces.

pasteleo

🏔Cientos de personas salen a la calle tras los terremotos en Granada

🤚🏼 El significado de las manoplas: cinco posibilidades

💡 Propuestas para combatir la pobreza energética

 

🌻La batalla de Czicago📙

chicagoliEra el año 1968, los disturbios contra la guerra de Vietnam y contra el racismo florecían en los Estados Unidos de América del Norte, florecían de Costa a Costa y de Norte a Sur. El culmen de dichos disturbios fue la comvocatoria de los yippies y Panteras Negras ante la Convención de Chicago del Partido Demócrata para nombrar candidato a Presidente de los EEUU de A del N.

Hoy, en estos días, cuando atravesamos una pandemia mundial y los EEUU de A del N han tenido disturbios racistas bastante más espectaculares que los de entonces (¿Todo aquello no sirvio para nada?).

¡Hazlo! Escenarios de la Revolución:

portada

Autor:

Jerry Rubin Rubin organizó el VDC (Comité del Día de Vietnam), lideró algunas de las primeras protestas contra la Guerra de Vietnam, y fue cofundador de los Yippies (Partido Internacional de la Juventud), y promotor de Pigasus, el cerdo candidato a presidente.

cerdo_62d05ef5_800x638

La primera visión de cualquier norteamericano al comienzo de la Convención Nacional Democrática de 1968:

Doscientos freeks corriendo por el parque. Simpáticos chicos y chicas, de pelo largo, yippies locos, practicando bailes de serpientes y peleas callejeras con palos, aprendiendo a defenderse golpeado a un policía con un golpe de karate bien colocado mientras se grita:

«¡WASHOI!»

La policía de Czechago estaba apostada en los depósitos de agua de la ciudad para evitar que los yippies arrojasen LSD en el suministro de agua. La Convención Democrática estaba rodeada de alambradas de púas.

Y nosotros sólo estábamos calentando.

chicgao

El domingo miramos por Lincoln Park y contamos cabezas -quizás de 2.000 a 3.000 freeks- y los organizadores nos miramos con tristeza. Una vez soñamos que vendrían 500.000 personas a Czicago. Esperábamos 50.000. Pero Daley resopló y resopló, y asustó a la gente.

Daley no habría tenido éxito sin la cooperación activa del movimiento. Todo el movimiento en California despreciaba a Czicago. El SDS y el Movimiento por la Paz de clase media dijeron, «Quédate en casa«. La única banda de rock que vino fue MC5; el único cantante de folk fue Phil Ochs.

Todos temían un montaje: los demócratas eligieron deliberadamente Czicago para atraernos allí, matarnos, meternos en campos de concentración y pasar al fascismo a gran escala.

Así que miramos en Lincoln Park a nuestros pocos valientes y suspiramos. «Es lo que hay«.

masp

Pero aunque éramos pocos, éramos el núcleo duro: después de la campaña de miedo del movimiento/Daley, ¿quién sino un malvado, intrépido, encadenado y loco hijo de puta vendría a Czicago?

Y éramos unos jodidos hijos de puta. Estábamos sucios, apestosos, asquerosos, ruidosos, locos por las drogas y con chaquetas de cuero. Éramos una muestra pública de suciedad y de mala presentación, eramos la carne rechazada de los estándares de la clase media.

Orinamos y cagamos y follamos en público; cruzamos los semáforos en rojo; y abrimos las botellas de Cola con los dientes. Estábamos constantemente drogados o tropezando con toda droga conocida por el hombre.

Éramos las fuerzas ilegales de América mostrándonos de manera flagrante en el escenario mundial.

pigs

¡Chócala! ¡El futuro de la humanidad estaba en nuestras manos! ¡Yippie!

Durante seis meses tratamos de ver a Daley para dormir en sus malditos parques. También quería decirle a Dick que pensaba que era un gran actor y que debería recibir un premio de la Academia por su papel de alcalde.

Pero Daley seguía enviando a su ingenuo lacayo, el ayudante del alcalde David Stahl.

Y Stahl, fiel a su nombre, no hizo otra cosa que retrasar.

Negociaciones infructuosas entre los yippies y la ciudad de Czicago finalmente terminaron con Allen Ginsberg cantando Hare Krishna a Stahl.

Entonces, ¿nos dejarían dormir en el parque y enfriar todo el asunto? ¿O nos llevarían a las calles, originando el mismo disturbio que decían que trataban de evitar?

Unos días antes de la Convención de la Muerte, la muerte desciende repentinamente.

En las calles de la Ciudad Vieja disparan a un yippie en el corazón unos cerdos delirantes.

Un indio Sioux.

Dean Johnson.

Organizamos una marcha fúnebre.

Un hermano negro se para en la concurrida calle peatonal en el mismo lugar donde murió Dean:

«Cuidado con el escalón, señor, hay un hombre muerto».

«Cuidado, señor, lo ha pisado.» Señala la sangre seca en el pavimento, y luego dos agujeros de bala en la pared.

«Disculpe, señor, acaba de pisar a un hermano muerto.»

Los siempre presentes cerdos de Czicago cargan, las porras se agitan.

PIGS

Algunos eran reacios al principio a llamar a los policías «cerdos«. «Cerdo» era una cosa de Berkeley-San Francisco, inspirada por los Panteras Negras. También era un insulto a Pigasus. Pero echamos un vistazo a los grandes cerdos azules y blancos de Czicago: «¡Tío, esos gordos cabrones realmente parecen cerdos!«

«¡Y dos pistolas! ¡Cada uno tiene dos armas! ¡Una para desenfundar rápido y otra para desenfundar lento!«

Czicago era el Salvaje Oeste.

El domingo por la noche un coche de policía pasó por el parque Lincoln. La sinfonía rockera de los yippies surgió por todas partes: el ritmo de las piedras desgarrando el metal de la lechera y destrozando los parabrisas. Comenzaba la batalla de Czicago.

Las criaturas de la Laguna Humeante, grotescas, masivas máquinas como tanques iluminados con luces poderosas, entraron en el aparcamiento y disparaban un gas lacrimógeno que te hacía vomitar.

Cerdos con máscaras que parecían siniestros astronautas, demonios del infierno, convirtiendo el parque en una piscina de gas.

Los Yippies se enfrentaron a la Gran Máquina hasta el último minuto. Luego nos esparcimos por las calles, gritando alegremente: «¡Las calles pertenecen al pueblo

Los yippies provocaron incendios en los contenedores, los lanzaron a las calles, activaron las alarmas de incendio, interrumpieron el tráfico, rompieron ventanas con piedras, crearon un caos en cien direcciones diferentes.

Los coches de policía nos perseguían. Nos tirábamos al suelo, tumbados, sin hacer ruido hasta que los coches pasaban.

Los coches de policía atrapados solos eran destrozados a pedradas.

guardianazio

Encontrabas un grupo de amigos en los que podías confiar, y eso se convertía en tu célula de acción revolucionaria. Las calles proporcionaban las armas. La rama de un árbol se convertía en un club. Piedras por todas partes.

Los ciudadanos abrían sus puertas para darnos refugio de las porras de los cerdos.

Los niños blancos de la clase trabajadora ayudaron a los yippies a construir barricadas.

Los conductores de autobús negros en huelga se unieron a los yippies en las calles lanzando piedras a los conductores de autobús blancos esquiroles.

Los periodistas se paraban tomaban notas y sacaban fotos. Creían que estaban en el paralelo 38 o algo por el estilo.

¡Crack! ¡Un cerdo le rompe la cabeza a un periodística!

¡Crack! Otro fotógrafo cae, la sangre mancha su camisa blanca.

¡Crack!

«Oye, yo trabajo para Associated Press.»

«Oh, lo haces, hijo de puta. ¡Toma esto!»

El martes, los yippies animaban a los periodistas y a los fotógrafos que aparecían en la línea de batalla. Simplemente aparecer en la zona de disturbios era un acto de valentía. Compartiamos cabezas vendadas.

La palabra se esparció por todo el mundo: Los Demócratas eran el partido de la sangre, cerdos y crueldad: CERDOS contra GENTE. Cada cerdo era su propia ley en las calles.

La autoridad gubernamental se había desmoronado tanto que no teníamos ningún recurso, excepto llevar nuestra lucha a la Naciones Unidas. Los yippies se declararon una “nueva nación«, exigiendo la autodeterminación.

Stew mostró su cabeza cosida en una conferencia de prensa internacional y exigió que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reuniera y  enviará una fuerza de paz de interposicción de la ONU para ocupar Czicago inmediatamente.

U Thant recibió nuestra demanda por telegrama dos horas más tarde. Recibimos la respuesta mimeografiada tres meses después, la petición había sido dirigida a uno de los 20.003 comités de la ONU.

Los cerdos invadieron la santidad de Lincoln Park el martes por la mañana para arrestar a Tom Hayden y Wolf Lowen-thal. Nos apresuramos a hacer un piquete en la cárcel y terminamos en un asalto a la estatua del general Logan en Grant Park. Izamos la bandera de Viet Kong en lo alto de la estatua.

«Es mejor que Iwo Jima», gritó alguien.

Cientos de cerdos se apresuraron a recuperar la colina.

El martes, la estrategia de la guerrilla yippie obtuvo su mayor victoria. Los gases lacrimógenos dirigidos a los yippies flotaron en el sistema de ventilación del Hotel Hilton.

Hump estaba en la cama cuando olió algo divertido.

¡Era gas lacrimógeno! Tuvo que permanecer bajo la ducha 45 minutos para sacar todo el apestoso y repugnante gas lacrimógeno.

Los titulares resonaron:

HUMPHREY ES UN GAS LACRIMÓGENO.

humprey

Nuestra estrategia de guerrilla funcionaba: si nos echaban gas lacrimógeno a nosotros, también se echaban gas lacrimógeno a sí mismos.

El miércoles se detuvo el mitin de discursos sobre «la guerra es inmoral, ilegal» cuando los cerdos vieron bajar la bandera americana. El arriado de la bandera rojiblanca y-el azul, aunque no es ilegal, es un ataque simbólico a la masculinidad de cada cerdo de Czicago, así que nos atacaron con gas y palos y se encontraron con una avalancha de piedras, bolsas de mierda y bancos.

Entonces 10.000 personas comenzaron una marcha ilegal hacia el anfiteatro y fueron detenidos por una fila de cerdos.

Corrimos por las calles hacia el Hotel Hilton, pero todos los puentes al Hilton estaban bloqueados por la Guardia Nacional que nos lanzó gas lacrimógeno cuando nos acercamos.

«¡AQUÍ! AQUÍ!» gritó alguien. «Un puente sin vigilancia«. A través de una colosal cagada militar de los cerdos, inundamos el puente indefenso hasta la puerta principal del Hilton. Llenamos la Avenida Michigan.

Los cerdos recibieron la orden de despejarnos y, mientras los reflectores de la televisión convertían la calle oscura en el Broadway del mundo, los policías dispararon gas lacrimógeno, golpearon a los reporteros, empujaron a viejecitas a través de las ventanas de las tiendas, rompieron las caras y trataron de aniquilarnos.

Los yippies construyeron barricadas, iniciaron incendios, volcaron carros de arroz y causaron estragos en las calles. La nominación de Hump tuvo lugar en el preciso momento en que el estado nazi llevó a cabo su brutal ataque contra el pueblo.

Escenas de cerdos golpeando a las amas de casa de McCarthy, periodistas y fotógrafos, universitarios liberales, yippies, delegados y transeúntes inocentes se perpetuaron en cinta de video.

Escenas de jóvenes valientes luchando contra el pasado aparecieron una y otra vez en cada canal de televisión: una repetición infinita de la Caída de Amérika

😏 Ladrones de guante blanco a la caza de dinero público

⛓ Billy el Niño, un ejercicio de memoria colectiva

Screenshot_20201116_201517

A %d blogueros les gusta esto: