⛓“Exterminar a todos los salvajes”🎥

El cineasta Raoul Peck explora el colonialismo y los orígenes de la supremacía blanca

una nueva serie documental de cuatro capítulos, “Exterminar a todos los salvajes”, profundizan en el legado del colonialismo europeo desde las Américas hasta África. Se ha descrito como una narración inquebrantable del genocidio y la explotación, comenzando por la colonización de tierras indígenas que ahora se llama Estados Unidos. La serie documental busca contrarrestar “el tipo de mentiras, el tipo de propaganda, el tipo de abuso, que hemos estado sujetos a todos estos años”, dice el director y el cineasta de origen haitiano Raoul Peck. “Tenemos los medios para contar la historia real, y eso es exactamente lo que he decidido hacer”, comenta Peck. “Todo está sobre la mesa, ha estado sobre la mesa durante mucho tiempo, excepto que estaba en pequeños pedazos por todas partes…. Perdimos la perspectiva más amplia. ”

brutos

En los EEUU, muchos políticos, sobre todo republicanos continúan atacando a las escuelas por enseñar a los estudiantes la verdadera historia de los Estados Unidos, que incluye el genocidio de los nativos americanos y el legado de la esclavitud. Mitch McConnell, líder de la minoría del Senado, criticó recientemente al Departamento de Educación por promover lo que describió como historia revisionista, incluyendo el Proyecto New York Times 1619, que reexaminó el papel fundamental que la esclavitud jugó en la fundación de los Estados Unidos. En su carta, Mitch McConnell escribió: “Los estadounidenses nunca decidieron que se les enseñara a nuestros hijos que nuestro país es inherentemente malo”.

  • Raoul Peck: “Hay tres palabras que resumen toda la historia de la humanidad: civilización, colonización, exterminio. Este es el origen de la ideología de la supremacía blanca. Yo en el centro y sólo quiero entender: ¿Por qué me meto en esta historia? Porque soy un inmigrante de un jodido agujero que dicen país. La neutralidad no es una opción. Es hora de poseer una verdad básica, una historia de supervivencia y violencia. Ahora sabemos cuál era su tarea: Exterminar a todos los salvajes.”

Raoul Peck, ha dirigido  No soy tu negro, sobre James Baldwin, Lumumba, sobre el primer ministro congoleño Patrice Lumumba, y El joven Karl Marx.

  • Después de  No soy tu negro, viajé por todo el mundo con la película. Tuve la suerte de poder ver cómo era recibida en muchos lugares diferentes. Y uno de los hilos comunes a través de eso fue el tipo de reacción como la del líder del Senado Mitch McConnell. Esa negación es de alguna manera una señal de que sienten que ahora están arraigados ahora, se les ataca. Tiene mucho miedo de que su civilización se vaya por la borda.
  • Y para mí, es un símbolo que el tipo de mentiras, el tipo de propaganda, el tipo de abuso que hemos estado sujetos durante todos estos años. Soy lo suficientemente viejo para haber escuchado a muchas otras personas, como Rick Santorum, Mitch McConnell y muchas otras a lo largo de los años. La única diferencia ahora es que tenemos los medios para contrarrestarlos. Tenemos los medios para contar la historia real.
  • Y eso es exactamente lo que he decidido hacer, para, de una vez por todas, poner todo sobre la mesa sin pretender recibir más golpes. Todo está sobre la mesa, ha estado sobre la mesa por mucho tiempo, excepto que estaba repartido en pequeños pedazos por todas partes, porque la ciencia, la sociología, la antropología, etc., la política, han sido cortados en pequeñas piezas, así que perdimos la perspectiva más amplia. Y la película hace exactamente eso, para llevarnos a la historia central, para tener toda la matriz de los últimos 700 años de ideología y narrativa básicamente eurocéntrica.

🎸Paul McCartney y la canción de protesta prohibida que compuso en 1972 en solidaridad con Irlanda del Norte

👤Así se gestó el reportaje que desenmascaró a EEUU y su bomba nuclear en Hiroshima

cortazar

🇬🇧¿Reconocerá alguna vez el RU de la GB al auténtico Wiston Leonard Spencer Churchil?🇬🇧

con lo aficionado que son los historiadores británicos a hacer profundos y sesudos estudios sobre los políticos de otros países, un torvo silencio acompaña a una de las figuras más comentadas de la historia británica. Es obligatorio  entusiasmarse perpetuamente cómo Winston Churchill derrotó a Hitler “sin ayuda de nadie”.

Pero si uno recuerda, como por casualidad, sus opiniones recistas o sus políticas coloniales, inmediatamente te encuentras ahogado en un orquestado y feroz vacío.

Entre ese océano de biografías de Churchill aduladoramente reverenciales hasta el aburrimiento, apenas si hay libros que examinen en serio su bien documentado racismo. No se puede permitir, parece ser, hacer más complicado, y no digamos ya mancillar, el mito nacional de un héroe impecable: un ídolo que “salvó a nuestra civilización”, como pretende Boris Johnson, o “a la humanidad en su conjunto”, como afirmó David Cameron. Hágase una incómoda observación sobre sus opiniones acerca de la supremacía blanca, y la gente como Piers Morgan preguntará: “¿Qué le ha hecho a usted este país?

No todo el mundo se contenta con no decir nada porque hoy “hablaría alemán”, de no haber sido por Churchill. Mucha gente quiere saber más acerca de las figuras históricas que se les pide que admiren sin criticarlas. Las protestas de Black Lives Matter del pasado año – durante las cuales la palabra “racista” se pintó con aerosol en letras rojas en la estatua de Churchill en la Plaza del Parlamento –, se vieron acompañadas de exigencias de una mayor formación en cuestiones como la raza, el imperio y las figuras cuyas estatuas salpican el paisaje británico.

Resulta difícil proporcionar una imagen más completa. Se trata desdeñosamente a aquellos investigadores que exploran los lados menos gloriosos de Churchill. Tomemos por ejemplo lo sucedido en el Churchill College de Cambridge.

En respuesta a la solicitud de una mayor información sobre su fundador, por parte de una profesora de dicho college, se organizaron una serie de actos sobre Churchill, el imperio y la raza. La segunda mesa redonda de dichas jornadas, que trataba sobre “Las consecuencias raciales del señor Churchill”. Antes incluso de que tuviera lugar, se denunció repetidas veces el debate en los tabloides y las redes sociales como algo “idiota”, una “difamación de su persona” destinada a “despedazar” al gran hombre. Indignadas cartas dirigidas al college afirmaban que esto era llevar la libertad académica demasiado lejos, y que debería cancelarse el acto. Los ponentes y la organizadora, todos investigadores de color, se vieron sometidos a agresivos mensajes de odio, insultos y amenazas racistas. Se les acusó de traición y calumnias. Uno de los anónimos, advertía a la organizadora que se había remitido su nombre al oficial al mando de la base de la RAF cercana a su casa.

El college recibió fuertes presiones para que dejara de celebrar este tipo de actos. Tras la citada mesa redonda, el grupo derechista de expertos Policy Exchange, influyente en círculos gubernamentales – y que afirma abanderar la libertad de expresión y las opiniones controvertidas en los campus – publicó una “reseña” del acto. El prólogo, escrito por el nieto de Churchill, Nicholas Soames, declaraba que tenía la esperanza de que esa reseña “impediría que se organizara un acto tan intelectualmente deshonesto en el Churchill College en el futuro…o, esperémoslo, en cualquier otro lugar”.

Resulta irónico. El gobierno británico y los medios  dicen que la “cultura de la cancelación” es una imposición de la izquierda académica. Pero este es un verdadero caso de “cultura de la cancelación” impidiendo un verdadero compromiso con la historia británica. Churchill fue un admirado líder en tiempos de guerra que supo ver a tiempo la amenaza de Hitler y desempeñó un papel crucial en la victoria aliada. Tendría que ser posible admitir esto sin dejar de glosar su lado menos benigno. La investigadora  Madhusree Mukerjee, y los investigadores Onyeka Nubia y Kehinde Andrews  llamaron la atención sobre la obstinada defensa de Churchill del dominio colonial británico, su participación en la desastrosa hambruna de 1943 en Bengala, en la que murieron de modo evitable millones de personas, su interés por la eugenesia, y sus opiniones, profundamente retrógradas hasta para su época, sobre la raza.

Hay constancia de que Churchill alabó el “linaje ario” e insistió en que era correcto que “una raza más fuerte, una raza de mayor rango” ocupara el lugar de los pueblos indígenas. No pensaba, según se sabe, que “la gente negra fuera tan capaz o eficiente como la blanca”. En 1911, Churchill prohibió los combates de boxeo interraciales, de modo que no pudiera verse perder a boxeadores blancos frente a otros negros. Insistía en que Gran Bretaña y los EE.UU. compartían una “superioridad anglo-sajona”. Describió a los activistas anticoloniales como “salvajes armados de ideas”.

Hasta a sus contemporáneos les llamaba la atención sus puntos de vista racistas. En el contexto de la línea dura de Churchill en contra de suministrar ayuda para aliviar la hambruna de Bengala, el secretario de Colonias, Leo Amery, subrayó: “En la cuestión de la India, Winston no está del todo en sus cabales…No he visto mucha diferencia entre su opinión y la de Hitler”.

Que Hitler fuera racista no significa que Churchill no pudiera serlo. Gran Bretaña entró en guerra, al fin y al cabo, porque se enfrentaba a una amenaza existencial, y no primordialmente porque discrepara de la ideología nazi. Advirtiendo afinidades entre el pensamiento racial colonial y el de los nazis, los líderes africanos y asiáticos cuestionaron el doble rasero de Churchill consistente en rechazar firmemente la autodeterminación de los súbditos coloniales que luchaban también contra Hitler.

Vale la pena recordar que el culto incuestionado que hoy se tributa a Churchill no lo compartían muchos británicos en 1945, cuando votaron por dejarlo fuera del poder antes incluso de que hubiera terminado del todo la guerra. Muchas comunidades de clase trabajadora de Gran Bretaña, de Dundee al sur de Gales, sentían una intensa animosidad hacia Churchill por su disposición a movilizar fuerzas militares durante los conflictos laborales. En fecha tan reciente como 2010, el consejo municipal de Llanmaes se opuso a rebautizar una base militar como Churchill Lines.

La valoración crítica no supone “difamación de su persona”. Gracias al pensamiento de grupo de “el culto de  Churchill”, el difunto primer ministro se ha convertido en una figura mitológica antes que histórica. Restar importancia a las implicaciones de las opiniones de Churchill sobre la raza – o sugerir absuradamente, como sugiere Policy Exchange, que sus declaraciones racistas significaban “otra cosa distinta de su definición” – nos habla de una profunda falta de honestidad y valor.

Esta falta de valor va ligada a una aversión mayor a analizar el imperio británico de manera veraz, quizás por miedo a lo que pudiera decirnos hoy de Gran Bretaña. El diálogo nacional que se precisa sobre Churchill y el imperio con el que se sentía tan comprometido es una de las formas necesarias para romper este inaceptable silencio.

Adaptación de un artículo de Priyamvada Gopal, ( profesora de Estudios Postcoloniales en el Churchill College (del que ha sido decana) de la Universidad de Cambridge. Nacida en la India, se licenció en la Universidad de Delhi, doctorándose en la de Cornell (EE.UU). Es autora de “Insurgent Empire: Anticolonial Resistance and British Dissent“.)

Captura de pantalla de 2021-04-17 13-21-41 🤨 La lista electoral liderada por Rocío Monasterio ha sido confeccionada con activistas antiderechos, nobles, ultracatólicos e incluso cercanos a la secta ultracatólica El Yunque.

Entrevista a Elaine Brown, ex- dirigente del Black Panther Party (Panteras Negras)

fotobpaniversary

 

 

 

 

 

 

Elaine Brown es autora de la autobiografía Una cata de poder. Historia de una mujer negra (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 2015) y actualmente se dedica a la lucha contra el complejo penitenciario industrial de EEUU.

Dices que «nuestro objetivo era lograr la liberación de los negros, no la igualdad ante la ley, la que suponía aceptar el sistema tal cual era». ¿Cómo valoras, en este sentido, el movimiento Black Lives Matter?

Bueno, en primer lugar ¿qué es esto? ¿es un movimiento? No me suena que sea un movimiento. Voy haciendo esta pregunta en todas partes y esta gente se enfada mucho conmigo, pero a mí me parece que no están haciendo nada. No puedo entender cómo se les puede decir movimiento. ¿Qué nos hace pensar que este hashtag haya evolucionado hasta convertirse en un movimiento? Pero es que, a pesar de que se pudiera calificar como iniciativa organizada, ¿qué hacen?¿Cuál es su objetivo? La mayoría de la gente de BLM apoyó a Hillary Clinton. ¿Cómo puedes ser negro y apoyar a Hillary Clinton?

Empezaron como una iniciativa para denunciar la brutalidad policial, y no era más que eso. Después evolucionaron con lemas como «Manos arriba, no dispares». Qué pensamiento más revolucionario, ¿eh? Veo que no dicen nada sobre cuestiones relacionadas con cambios fundamentales, ni que tengan una agenda ni que hagan ninguna acción en este sentido.

En la misma línea, ¿qué piensas sobre el feminismo liberal?

El movimiento feminista en EEUU está dominado por ideales burgueses blancos. Te hablan de derechos reproductivos, pero sin recordar que la tan honorable Margaret Sanger, quien nos dio la planificación familiar, era realmente una eugenicista, partidaria de eliminar ciertas poblaciones, y que las primeras clínicas de interrupción del embarazo las abrieron precisamente en Harlem.

Por otra parte, cuando hablan de romper el techo de cristal, lo que quieren decir realmente es que quieren participar en el ámbito empresarial y que quieren igualdad para oprimir en igualdad de condiciones, a otras mujeres. Igualmente, en este movimiento no encontrarás prácticamente a ninguna mujer negra o latina. En la práctica, se trata de un movimiento de mujeres blancas, y así ha sido en la primera ola, en la segunda y en la tercera.

1-Black-PantherEn cualquier caso, ¿no crees que sí existen unos derechos por los que tenemos que luchar las mujeres trabajadoras?

Claro, esto no quiere decir que no considere que sí hay determinadas cuestiones que afectan de manera específica a las mujeres pobres y las mujeres negras y latinas, y que no crea que estas cuestiones deben abordarse como problemas de las mujeres. Las mujeres negras son el colectivo más pobre del mundo y en el África subsahariana, por ejemplo, las mujeres negras son aún más pobres que los hombres. Pero nadie habla de estas mujeres, al igual que en EEUU nadie habla de las mujeres pobres que se dedican a cuidar de sus hijos.

Así pues, vemos como muchas feministas lo que hacen es imponer su estilo de vida y sus valores burgueses, ya que consideran que son los correctos y que ellas deben definir qué es lo que queremos y necesitamos. Esto se refleja claramente en la Reforma de la Asistencia Social aprobada por Bill Clinton, la cual básicamente criminalizaba las mujeres pobres. La gente votó a favor porque pensaban que sólo afectaría a las mujeres negras. Pero resulta que la mayoría de las personas que viven de la asistencia social son mujeres blancas, debido a su mayor peso demográfico. Con esta reforma, Clinton impuso una agenda neoliberal a un nivel que George Bush no podría haber hecho y consideró que uno de los problemas que tenía la comunidad negra era el gran número de madres solteras. Fueron individualizando el problema, ocultando el componente racista, machista, etc., y decidieron dejar sin ayudas sociales a todo de mujeres, sin que ninguna organización feminista se le opusiera. La consecuencia de esta criminalización de las mujeres ha sido empujarlas a hacer cosas desesperadas para poder ocuparse de sus hijos, así como acentuar aún más su pobreza y la de sus hijos. Y ¿dónde están las feministas ante esto? Pues la mayoría de sus organizaciones están centradas en cuestiones LGBTQ, lo cual me parece perfecto, porque a todas nos preocupa que cualquier grupo sea oprimido. El problema es que con ellas esto se convierte en una cuestión de estilo de vida.

Creo que lo fundamental es que volvamos a las cuestiones esenciales que nos preocupan a las mujeres. ¿Nos preocupa la igualdad con los hombres? Pues, yo no quiero ser igual a un hombre que es un general que se dedica a matar gente en Afganistán, por ejemplo. Pero sí me preocupa que mi capacidad de vivir se vea afectada por el hecho de ser una mujer. Me preocupa no tener dinero o no poder cuidar a mis hijos, por el hecho de ser mujer. Las mujeres negras ganan menos que las mujeres blancas, y éstas menos que los hombres. Esto es clave, y no se habla de ello, como tampoco se habla de las mujeres sin hogar, de las mujeres que están en prisión … Estas feministas se limitan a hablar de derechos reproductivos y de romper el techo de cristal …

¿Qué opinas de la iniciativa #MeToo?

El movimiento #MeToo se ha transformado en una especie de aventura, en un acto de Hollywood en el que ves a actrices protestando porque no les pagaron lo mismo que a hombres, por lo que en lugar de recibir dos millones de dólares, sólo recibieron uno. Y, mientras tanto, no han dicho ni media palabra sobre las mujeres normales y corrientes de la calle que luchan cada día para salir adelante. Esto es lo que está dominando el discurso incluso alrededor de la violación. Y es que si Harvey Weinstein ha tenido tanta repercusión, es porque todas las mujeres que violó eran blancas. Lo mismo ocurre con Bill Cosby y con O.J. Simpson. Este último, si en vez de a una mujer blanca hubiera matado una negra, nunca habría sido imputado. Está claro que la vida de las mujeres blancas es mucho más importante que la de las mujeres negras. En cualquier caso, tengo que decir que sí soy feminista. ¿Cómo no lo debería ser, si soy una mujer? !Estoy oprimida como mujer, como negra y como pobre. Es cierto que tengo mis necesidades básicas satisfechas y una vida digna, pero no tengo control sobre las cosas que afectan a mi vida como mujer, como negra y como ser humano.

2-BppnewpaperTH-Free-Food-001-2Y ¿cuál era la postura del Partido de las Panteras negras en cuanto al feminismo?

El Partido adoptó una posición muy clara en relación con el movimiento de liberación de las mujeres: consideró aquella lucha como propia, como también lo era la lucha por la liberación gay, y lo hizo no sólo en términos retóricos, sino que actuamos en consecuencia. Nosotros entendíamos la liberación de las mujeres como la conquista de la libertad para definir su destino sin que éste estuviera definido en función de la dependencia económica hacia los hombres. Las feministas blancas solían decir que
una mujer sin un hombre es como un pez sin una bicicleta, pero el verdadero problema es que si no tienes un hombre o no tienes dinero, no te puedes valer por ti misma. En todo caso, la mayoría de mujeres que conozco tienen suficiente dinero para sobrevivir y no necesitan ningún marido para tener un lugar donde vivir y pueden cuidarse de sí mismas, de manera que no tolerarán ningún abuso por parte de un hombre. Por eso sé que esta cuestión social es en realidad una cuestión económica.

Has dicho que los negros sólo se pueden liberar a través de un cambio radical del sistema. Ahora que parece haber una reacción generalizada contra los derechos de las personas negras y latinas, de las mujeres, de los migrantes, etc., ¿cuál debería ser el camino a seguir? Y ¿cuál es la probabilidad de que las cosas cambien?

Bueno, debemos partir de la constatación de que vivimos en un sistema de explotación económica. Igualmente, cuando hablamos de inmigración en EEUU hay que empezar por el principio, y es que los EEUU fueron fundados a partir de la colonización inglesa de Virginia que tuvo lugar mediante la aniquilación de las treinta tribus indias que vivían allí. Una vez conquistado el territorio comenzaron a cultivar tabaco y algodón, para venderlo a la metrópoli, pero para ello necesitaban mano de obra. Como no podían esclavizar a los nativos, que preferían dejarse morir que someterse y, además, al estar en su propio territorio se podían organizar y rebelarse, decidieron capturar a africanos, meterlos en barcos y enviarlos, por millones, en EEUU. Esto se hizo durante 250 años. Y es que, como bien dijo Marx, sin el algodón, y sin los esclavos que lo cultivaban, la revolución industrial no hubiera sido posible.

El mismo sistema sigue vigente y si alguien cree que se puede lograr la reforma de la política migratoria o de la política penitenciaria mientras este sistema sigue intacto es que realmente no quiere hacer nada al respecto. Sólo quiere hablar, pero no de verdad. Intento convencer de ello a los jóvenes con los que trabajo cada día, y los animo a resucitar el Partido de las Panteras Negras, les digo que ya les diré qué hacer. ¿Lo han hecho? No. Porque tienen miedo, porque son perezosos y quieren vivir cómodos. Quieren una pequeña beca para ir a la universidad, tener su cochecito, poder pagar su factura de teléfono, salir a cenar siempre que quieran …

Black Panthers Hold Vigil for Eldridge Cleaver
Several Black Panthers and their sympathizers hold a vigil for fugitive Eldridge Cleaver on the stoop of his house in San Francisco.

Como decía Marx debemos ser muy críticos y analizar cuáles son las condiciones reales en las que vivimos y trabajar a partir de estas y no según como nos gustaría que fueran. Esto no significa, sin embargo, que no tenga esperanza eterna, porque creo que la gente siempre termina eligiendo la vida por encima de la muerte, aunque sólo sea porque se ven afectados por esta elección, no necesariamente porque sean seres morales. La gente tiene un interés personal en seguir viva. Y aunque no sean conscientes, su vida depende de la mía, y viceversa. En cualquier caso, quienes somos marxistas leninistas sabemos que si mantienes la gente oprimida, acabarán degollándote, así que lo que más les conviene es asegurarse de que todos tengan alimentos y vivienda, y atención médica y educación, y el resto de cosas que necesitamos, y luego construir una sociedad interconectada y solidaria.

Esto es en lo que tengo esperanza. Que la gente se de cuenta de que somos dependientes, interdependientes, y parte del mismo planeta, y que tendremos que encontrar maneras para que todos vivamos una vida digna, porque, de lo contrario, la vida de todas estará en peligro. Y no digo que esto ocurra durante mi vida, pero que sí ocurrirá, ya que no nos queda otra.

A diferencia de otros movimientos políticos, las Panteras Negras le dieron mucha importancia al lumpen proletariado, de donde provenía gran parte de la militancia, que consideraron que «era el sector más motivado en EEUU para liderar la revolución». El partido decidió formar y politizar estas personas. ¿Cómo hicieron para «transformar la rabia del gueto en acción revolucionaria»?

Durante los últimos veinte años he estado trabajando con gente que está en la cárcel o que ha salido de la cárcel. En mi opinión, representan el mismo grupo de gente que tenía el mayor potencial para convertirse en la vanguardia revolucionaria. No digo que las masas no deban implicarse en algún momento, pero todo el resto de la gente está conectada al sistema: tienen un trabajo, o quieren uno. Estos otros, en cambio, no quieren un trabajo, y lo sabemos porque se han dedicado a vender drogas, o robar cosas, etc. y no tienen vínculos con el sistema. No les gusta el sistema, no les gusta la policía, han tomado riesgos en su vida, y tienen un mayor potencial que una persona acomodada que va a trabajar cada día y que, al salir del trabajo, vuelve a casa, mira la televisión y se va de vacaciones a Disneylandia.

Además, creo que Marx se equivocó al considerar el lumpen proletariado como la escoria de la tierra, porque él valoraba la clase obrera y quien tenía valor eran las personas que trabajaban. Bueno, quien vende drogas en una esquina dieciocho horas al día también trabaja, pero esta es otra historia. Lo que quiero decir es que no consideró que los esclavos fueran una clase única en EEUU compuesta sólo por personas negras. Era una clase obrera, a la que no se le pagaba un salario. Y esta situación continúa hoy en día. La mayoría de los negros, a pesar de tener un trabajo, tienen que hacer otras cosas para completar su sueldo, ya que no ganan suficiente ni para formar parte del grueso del proletariado. Y otra cuestión sumamente importante es que a los negros nos dejaron fuera de los sindicatos. La historia de los sindicatos industriales de EEUU es vergonzosa en este sentido.

Entonces, sigo pensando lo mismo, porque los hechos no han cambiado. Los negros seguimos siendo pobres, seguimos fuera del sistema, no tenemos trabajos de verdad, no tenemos nada de dinero, no tenemos relación con el sistema. Y en la parte baja de todo esto se encuentran las personas que han sido encarceladas.

blapEEUU es el país con la población penitenciaria más numerosa del mundo, con 2.120.000 prisioneros. ¿Cómo se ha llegado a esta situación?

El crecimiento tanto en el número de personas encarceladas como en la duración es un fenómeno relativamente nuevo, y es consecuencia de una ley aprobada por Bill Clinton en 1994 para perseguir a los reincidentes.

Entre 1994 y 2004 el número de presos en EEUU se duplicó, y casi la mitad de todos los presos son negros, aunque sólo representan el 13% de la población total. Pero no es que haya una política dirigida directamente a meter los negros en la cárcel. No es eso. Lo que pasa es que hay una especie de funcionamiento automático vigente desde 1865, cuando se crearon los departamentos de sheriffs con la función de cazar esclavos fugitivos. Vemos, pues, que la cuestión de los negros está presente desde el inicio en EEUU.

Thomas Jefferson, uno de los Padres Fundadores y uno de los autores de la Declaración de Independencia, reflejó perfectamente esta mentalidad en un libro, titulado “Notes on the state of Virginia“. En este libro explica que el motivo por el que no incluía a los negros en su proyecto de emancipación basado en la idea de que “todos los hombres son creados iguales“, era porque, según indicaba, los negros eran seres inferiores a los blancos, tanto mentalmente como físicamente, con un color desagradable y que olían mal, además de ser perezosos, etc. Según Jefferson, los negros ni siquiera llegaban a la categoría de seres humanos, por lo que era legitimo el esclavizarlos. Esta ha sido la ideología dominante en EEUU desde 1710.

¿Puedes explicar cómo opera el complejo industrial penitenciario?

Los presos producen muchas cosas, pero el valor de los presos no reside tanto en eso, sino en todo el dinero que tanto ellos como los estados gastan. En prisión tienen de todo: llamadas telefónicas, videollamadas, comida, ropa … Se puede comprar de todo, pero mucho más caro que en la calle. Por otra parte, el estado de California, por ejemplo, gasta 70.000 dólares al año por cada preso.

También está el trabajo gratuito que los presos hacen, fabricando muebles,  arreglando jardines, limpiando autopistas …. Y todo esto lo hacen gratis, o prácticamente gratis. El complejo industrial penitenciario es como el complejo industrial militar, pero con presos. Mucha gente cree que este concepto tiene que ver con las prisiones privadas, pero no es así. La mayoría de prisiones son públicas, propiedad del Estado, y hay mucha gente que trabaja. Sólo en California hay más de cien mil funcionarios de presos, con sus sindicatos, que luchan para asegurar que sus afiliados no se queden sin trabajo. Y ¿cuál es la principal mercancía que tienen? Los presos. No quieren que se dejen de llenar las cárceles. Todo el mundo está ganando dinero a costa de los presos, que eran pobres cuando entraron y lo serán cuando salgan.

3blackpanther¿Han hecho cosas terribles? Absolutamente. Algunos de ellos. No todos. Yo ni siquiera utilizo los términos inocente o culpable. Porque la mayoría de los presos lo están por delitos económicos, como atracar una tienda. Y ¿por qué lo hacen? Pues, porque tenemos grandes disparidades económicas en nuestro país. Vemos, por tanto, que todo está tan interconectado que casi no se puede separar. Y los negros son la mejor carne de cañón para meter en la cárcel. ¿Quien dirá algo por ellos? Nadie. No tenemos dinero ni para sufragar demandas legales. Y a todo esto también se le añade el racismo.

Outside Black Panther Party HQ, New HavenEn 2014 fundaste Oakland and the World Enterprises, una iniciativa para crear empresas gestionadas por ex-presos. ¿En qué consiste este proyecto?

Uno de los aspectos de nuestra continua opresión como negros en EEUU es que cuando alguien sale de la cárcel no puede conseguir trabajo, ya que es necesario presentar un formulario de antecedentes penales, que los empleadores utilizan para negarse a contratar ex -presos. Y, realmente, se quedan sin alternativas. En California, por ejemplo, al salir de prisión te dan 200 dólares para comenzar tu vida de nuevo. Y si no tienes a nadie que te ayude, que te ofrezca un lugar donde vivir, con 200 dólares no haces nada, y vas a tener que prostituirte, vender drogas y hacer algo ilegal, que probablemente te lleve de nuevo a prisión. Ante esta situación, junto con un cargo electo negro decidimos hacer algo para reducir la reincidencia, y pensamos que la única forma de conseguirlo era que estas personas tuvieran sus propios ingresos. Así pues, compramos un terreno en Oakland, creamos una asociación sin ánimo de lucro llamada Oakland and the World Enterprises, y ahora queremos poner en marcha empresas con fines de lucro y de propiedad cooperativa para los ex-presos y otras poblaciones vulnerables y marginadas . En otras palabras, negros pobres.

Pusimos en marcha la iniciativa y ahora tenemos un huerto urbano y creamos un banco de alimentos, al que la gente venía a las 4:00 de la mañana a hacer cola, ya que estamos en una comunidad extremadamente pobre. Ahora queremos construir vivienda asequible, pero según nuestros criterios, es decir, que la asequibilidad se defina en función de las posibilidades de cada persona, y no de la media de la zona o de criterios similares. Y también tenemos algunos pisos reservados a personas que no tienen nada de dinero. La idea es que esta iniciativa se extienda a otras ciudades, en Detroit, en Filadelfia …, por lo que a nadie se le niegue el acceso a la vivienda o al empleo por el hecho de haber sido encarcelado. El modelo que usamos es el de una cooperativa de trabajo asociado, pero como algunos esto les suena demasiado comunista y se ponen nerviosos, les digo que se trata de empresas la propiedad
de las cuales es cooperativa. Es lo mismo. Los trabajadores son los dueños, los dueños son los trabajadores, pero se benefician de manera colectiva, y es que dijimos que los beneficios no tenían nada de malo per se, lo que está mal es la explotación.

blackparty
animales

¿De qué va la RAE?

UN HACKER NO ES UN PIRATA INFORMÁTICO: ABREN LA PETICIÓN PARA CAMBIAR LA PSEUDO-DEFINICIÓN

Firma
Para firmar la petición

Contra el racismo en el diccionario de la RAE

rae-gitanas-870x649

Indignación con la RAE por la nueva definición del autismo
Indignación con la RAE por la nueva definición del autismo

Libros prohibidos 5

Con esta entrega termino el culebrón sobre  los libros, lo cual no quiere decir que no vuelva a decir algo sobre libros. El libro primero se refiere a un tipo bastante repugnante (como todos los magnates del futbol de este país) y el otro nada de texto escrito, un vídeo.

 

floretinoFlorentino Pérez, retrato en blanco y negro de un conseguidor” de Juan Carlos Escudier (Akal).

El cultivo de las relaciones personales hasta límites inimaginables, la dedicación completa al amiguismo, siempre en connivencia con el poder político y bordeando, o no, el tráfico de influencias, han hecho de este ingeniero de Caminos uno de los personajes más poderosos y ricos del país. A nadie extraña que solo se permita construir rascacielos en la Castellana a un solo constructor, o que el palco del Real Madrid se llene habitualmente de banqueros, políticos, empresarios y periodistas para organizar un fabuloso tráfico de influencias a costa del contribuyente. Tampoco que un presidente dilapide cientos de millones de euros cada temporada y mientras que los clubes exportaron en 2013 por primera vez 150 millones de euros en jugadores, él solo desequilibró la balanza de pagos nacional con los 100 millones que ha gastado con Bale. Pero además de las cuestiones futbolísticas de un presidente derrochador,  estamos ante uno de los miembros más afamados de la “casta”, conocido por sus tropelías, despilfarros y negocios siempre al amparo del sector público y el poder. Este libro lo desenmascara, pero la censura mediática lo condenó al ostracismo. No obstante, sus procedimientos intimidatorios, parecidos a los que cierta ONG usa en el sur de Italia , le obligan a realizar piruetas cada vez más complicadas que alguna vez lo estrellaran: el homenaje a Raúl o a Del Bosque, a quienes él mismo expulsó antes del Real Madrid, y la complicidad con el Gran Cazador para mejorar su nula popularidad y respetabilidad, revelan que ya solo da golpes de ciego, como un elefante moribundo.

Teoría Pura de la República” de Antonio García Trevijano.

Libro que según parece solo se puede leer en internet. Para hablar de él, prefiero que miréis un vídeo.

 

Teoría Pura de la República

 

 

A %d blogueros les gusta esto: