😩España vuelve a defraudar y concede solo el 5% de las solicitudes de asilo👎🏽

autoridades

niopFruto del cierre de fronteras debido a la pandemia, el número de solicitudes de asilo cayó un 25% hasta las 88.000, mientras que el porcentaje de resoluciones favorables no aumentó un ápice. El índice de reconocimiento del asilo en España sigue muy alejado del 33% de media europea. El permiso por razones humanitarias se concedió a más de 40.000 personas, principalmente de origen venezolano.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) lamenta que la tasa de aprobación de solicitudes de asilo volviera a situarse por segundo año en el 5% durante 2020, mientras que el número total de peticiones descendió un 25% hasta las 88.762, frente a las más de 118.000 del ejercicio anterior, de acuerdo a la publicación Más que cifras que resume los principales datos de asilo del pasado año. De este modo, CEAR lamenta que las autoridades españolas han vuelto a defraudar a las personas que buscan refugio en nuestro país, con una de las tasas de aprobación más bajas de la Unión Europea. 

Así, el número de resoluciones favorables apenas superó las 5.700, con 4.360 concesiones de estatuto de refugiado y 1.398 de protección subsidiaria. Cabe destacar como elemento positivo los más de 40.000 casos concedidos por razones humanitarias, en su práctica totalidad a personas procedentes de Venezuela, con alguna excepción a personas procedentes de Ucrania, Colombia o Perú. 

El cierre de fronteras provocado por el coronavirus ha generado un importante descenso en las personas que han podido llegar hasta nuestro país para pedir asilo, destacó Paloma Favieres, portavoz de CEAR. Estamos muy preocupados por las miles de personas que se han quedado atrapadas por las restricciones de movilidad provocadas por la pandemia, en países donde su vida corre peligro, sin poder acceder al derecho de asilo 

Al mismo tiempo, en 2020 España resolvió la cifra más alta de peticiones de asilo desde que se tienen estas estadísticas, con lo se consiguió reducir más de un 20% los expedientes por resolver, por lo que a principios de año el número de solicitudes acumuladas superaba las 103.000. Desde CEAR celebran la tendencia de que los expedientes puedan resolverse en los plazos legales y confía en que se sigan reduciendo “el número de vidas pendientes de una decisión, pues las incertidumbres futuras generan graves repercusiones en las personas”. Pero al mismo tiempo, advierten su preocupación por queesta agilidad no puede repercutir en la calidad del procedimiento, que exige resoluciones con un estudio individualizado, sin aplicar criterios estándar según nacionalidades, sino garantizando el estudio de cada caso”.  

De nuevo, las 5 primeras nacionalidades en solicitudes de asilo son latinoamericanas, con Venezuela y Colombia como países destacados. Además, este último acumula además más de la mitad de las denegaciones realizadas. “Los orígenes mayoritarios de las personas solicitantes de asilo es muy diferente al de otros países de la UE debido a las políticas de visados aplicadas por España que sigue exigiendo visado de tránsito a personas que huyen de Siria, Yemen o Palestina, entre otros, lugares donde se viven conflictos armados desde hace años y a quienes sin embargo nuestro país no ofrece oportunidad de llegar para buscar refugio”, explicó Favieres.  

En ese sentido, desde CEAR señalan que resulta “particularmente preocupante” que el número de personas reasentadas por nuestro país fuera tan solo de 363, frente al compromiso de 1.200 para ese periodo, e instan a que España haga una apuesta seria por el reasentamiento dado que es la única vía segura habilitada en estos momentos.  

También para la entidad llama la atención que apenas el 3% de las solicitudes se hayan presentado en puestos fronterizos, Centros de Internamiento Extranjero (CIE), y a través de extensiones familiares en Embajadas. Detrás de este mínimo porcentaje hay un incalculable sufrimiento, vulneraciones de derechos e incluso muertes. Ese 3% significa que España no ha permitido en la práctica solicitar asilo en lugares que habrían evitado devoluciones a países no seguros y que ha obligado a las personas a poner en riesgo su vida al tomar rutas cada vez más peligrosa”, declaró Favieres.  

Por último, desde CEAR destacan que, pese a que las llegadas a Canarias por la ruta Atlántica superaran las 23.000, tan solo se registraron menos de 4.000 peticiones de asilo, y la mayoría de personas de países no africanos. 

Isabel, una refugiada sin refugio 

O sales o te llenamos la boca de balas”. Isabel, una mujer activista indígena colombiana, sufrió todas las amenazas a su vida posible por parte de narcotraficantes. Encontró ratas muertas en su lugar de trabajo, recibió llamadas diciendo que iba a morir ese día, vio como mataban a una de las compañeras de su asociación, y se encontró a su hijo en la puerta de su casa tras unos días de secuestro en los que fue obligado a drogarse.  

Sin embargo, nada de eso fue suficiente para que las autoridades españolas reconocieran su derecho de asilo y su petición fue rechazada, uniéndose a las más de 5.000 que nuestro país denegó el año pasado a personas procedentes de Colombia. 

Isabel habla con el rostro tapado, y ese no es su verdadero nombre, porque aún en España teme las represalias de los narcotraficantes a su familia o a compañeras de su asociación, dedicada a rehabilitar a jóvenes adictos y proteger a las mujeres obligadas a prostituirse.  

Isabel se vio obligada a huir de su país para salvar su vida del mismo modo que si hubiera un conflicto armado. España tiene una asignatura pendiente, debe avanzar en el reconocimiento del derecho de asilo en casos de persecución de agentes no estatales en aquellos casos en los que las personas no reciben protección efectiva por parte de sus autoridades”, afirman desde CEAR.  

No sé qué va a pasar, estoy en una incertidumbre total. Solo pido una oportunidad más de vida, cuenta Isabel tras verse en situación irregular tras el rechazo a su petición. Una vida que sabe que ahora mismo no es posible en su país. Si vuelvo, estoy muerta”.  

🕯La Comunidad se desentiende de los niños de la Cañada sin luz: recomienda comprarles “tarjeta móvil de datos”, por Pablo ‘Pampa’ Sainz en El Salto Madrid

📽 Charles Chaplin fue un actor, director, guionista e incluso compositor que marcó un hito en la historia del cine. Un ejemplo para al antifascismo.

🇪🇺💔🇬🇧La saga del Brexit⛓

saga

Leyendo la prensa del pasado lunes, recordé que las negociaciones con Bruselas son siempre como una obra de teatro de segunda categoría. Los ultimátums los emiten los negociadores de la UE frente a un gobierno británico que habla con entusiasmo de las líneas rojas y la soberanía. Pero ahora, si hay que creer al Telegraph, es Boris Johnson quien le ha dado a la UE 38 días para proponer un acuerdo post-Brexit – o si no. Aunque la historia no está del lado de Johnson, hay una diferencia entre él y otros premiers que se han doblado: no es un farol. Parece que le gustaría un acuerdo, pero no está desesperado por uno. Veremos cómo la UE trata esto en octubre, cuando se supone que concluirán las conversaciones comerciales. Dejando de lado este último episodio de la saga del Brexit, he comenzado a preparar un debate en el parlamento griego sobre la gestión del Covid-19 por parte de nuestro gobierno. Nuestro partido, MeRA25, no ha sido el único en criticar al gobierno por no contratar más médicos y personal sanitario, dejando nuestro servicio nacional de salud en un estado ruinoso después de una década de austeridad. Sin embargo, he sido el único portavoz parlamentario en absolver al gobierno por incompetente y en su lugar afirmé que era su objetivo político concreto entregar la sanidad pública en brazos de una oligarquía parasitaria que busca privatizarla (🤔¿De qué me suena esto?).

Triste y enojado

Dos días después, me desperté con la noticia de que el campo de refugiados de Moria en Lesbos había ardido durante la noche. Montado en 2015, cuando casi un millón de personas pasaron por la isla, se convirtió finalmente en un campo de prisioneros autorizado por la UE, con 13.000 personas hacinadas en un espacio diseñado para 1.800. Si bien al principio podían entrar y salir libremente del campamento, más recientemente las puertas se cerraron con llave. En respuesta a los informes de que los refugiados habían iniciado los incendios con la intención de quemar el horrible campamento, gritos xenófobos llenaron las ondas de radio. Políticos, burócratas y comentaristas compitieron para encontrar formas de condenar a los migrantes “ingratos“. Un ministro dijo que no se debe chantajear al Estado para que ofrezca mejores condiciones, y que se debe dar una lección a los refugiados al dejarlos sufrir en tiendas de campaña improvisadas durante meses. Entristecido y enojado por esta cacofonía, publiqué lo siguiente en mi blog: ¿Qué harías si tú, tu familia y otras 13.000 personas fueran encarceladas en un campo de prisioneros construido para 1.800 personas, sin agua corriente, sin calefacción, sin saber cuándo se te concederá una audiencia para decidir entre la deportación y el asilo (algunas personas llevan allí  cuatro años) y, para colmo, te enteraras de que 35 pruebas positivas de Covid-19 fueron devueltas en un entorno donde es imposible autoaislarse y donde no hay ningún médico para cuidarte? ¿No intentarías encontrar una manera de romper las puertas para poder escapar del infierno? ¿Estaría mal empezar a pensar que tal vez iniciar un incendio es la respuesta? No, tendrías razón. De hecho, ¡sería tu deber iniciar ese fuego! Pronto, los medios griegos informaron que el líder del MeRA25 se ponía del lado de los extranjeros violentos contra su propia gente. Curiosamente, me sentí honrado de estar en el extremo receptor de su veneno.

Los primeros actores desaparecidos

Sintonizando Radio 4, me saludaron con la noticia de que Boris Johnson había introducido su “regla de los seis”. Cambiando a las estaciones griegas, escuché que hordas de oficiales y policías antidisturbios habían desembarcado en Lesbos con la intención de “apretarle las tuercas a los refugiados“. Deseaba tanto que la regla de los seis se aplicara aquí también. Tratando de cambiar mi pensamiento a otro lugar, recordé que era el 10 de septiembre, el día en que mi nuevo libro (Another Now: Dispatches from an Alternative Present) ha sido publicado en el Reino Unido. Los lectores pronto estaran diseccionando mi primera novela de ciencia política-ficción. El uso de este medio ha resultado ser la única manera para poder hacer lo que había evitado durante décadas: esbozar una alternativa plausible al capitalismo. Me preguntaba qué pensaría la gente de Iris, Eva y Costa, los tres personajes que conjuré para contar la historia de cómo, tras la crisis financiera de 2008, la humanidad construyó una especie de socialismo democrático, personajes de los que acabé aprendiendo mucho y que ahora echo mucho de menos.

El peso del pasado

El 11 de septiembre se conmemoran dos aniversarios terribles; las imágenes de la caída de las torres gemelas se mezclan con los ecos del golpe de Estado de 1973 que mató a Salvador Allende y llevó al carnicero de Chile a la presidencia. Conocí a amigos refugiados chilenos en la Universidad de Essex en 1979, y recuerdo el coraje con el que escondieron su dolor. En nuestros extraños tiempos, los comentaristas del Reino Unido se ensañaban con la maniobra de Johnson para amenazar la inviolabilidad de su Acuerdo de Retirada. ¿Se ha vuelto la política insoportablemente aburrida? ¿O el peso de estos dos aniversarios lo hace parecer así? En poco tiempo, el primer ministro griego me obliga a reenfocarme. Con nuestro sistema de salud pública y la economía en ruinas, lanza un discurso para avivar las llamas del nacionalismo. Grecia, declaró, compraría aviones de combate y fragatas de Francia por miles de millones, aumentando nuestra ya impagable deuda. Ahí lo tenemos: una nueva carrera armamentista con Turquía, que Grecia sólo puede perder, está en marcha – y traerá más austeridad y hundirá a nuestro pueblo más profundamente en la servidumbre de la deuda.

Entrando en el post-capitalismo

El 12 de agosto se informó de que la economía de Gran Bretaña estaba en su peor caída desde que se iniciaron los registros, ya que el PIB cayó más de un 20% durante el primer semestre del año. Media hora después, la Bolsa de Valores de Londres se disparó, el FTSE100 subió más de un 2%. El mundo del dinero finalmente se había desvinculado del capitalismo. Los mercados de dinero estaban divorciados de las ganancias. Lo que tenemos ahora es una variedad distópica del post-capitalismo. Tal vez mi libro vio la luz del día en el momento oportuno. Por otra parte, tal vez no.

Captura de pantalla de 2020-09-29 17-44-09

😖 Puig Antich y los últimos cinco ejecutados por Franco quedarán excluidos de la Ley de Memoria Democrática que prepara el Gobierno

Sabra y Shatila 1982

Estados Unidos fue el responsable de la masacre palestina de 1982 en Beirut.

Washington había garantizado explícitamente su seguridad, y documentos recientemente desclasificados revelan que los israelíes les dijeron a los diplomáticos lo que ellos y sus aliados le harían a los refugiados.

Di Rashid Khalidi

sabra

En la noche del 16 de septiembre de 1982, mi hermano menor y yo estábamos desconcertados mientras observábamos docenas de bengalas israelíes flotando en completo silencio sobre el sur de Beirut, por lo que pareció una eternidad. Sabíamos que el ejército israelí había ocupado rápidamente la parte occidental de la ciudad dos días antes. Pero las bengalas las usan los ejércitos para iluminar un campo de batalla, y como todos los muyaidines de la OLP que se habían enfrentado al ejército israelí durante el asedio de meses de la ciudad que ya habían sido evacuados de Beirut, nos fuimos a la cama perplejos, preguntándonos qué enemigo le quedaba al ejército invasor por cazar.

Esto sucedía poco más de un mes después del alto el fuego del 12 de agosto que supuestamente había terminado la guerra, y fue seguido por la partida de las fuerzas militares, los cuadros y dirigentes de la OLP de la ciudad. El desencadenante de la ocupación israelí de Beirut occidental fue el asesinato, el 14 de septiembre, del aliado cercano de Israel y del presidente electo libanés Bashir Gemayel, jefe de la milicia del Frente libanés y un alto líder del partido falangista de modelo fascista.

Lo que vimos la noche anterior quedó claro cuando nos encontramos con dos periodistas estadounidenses el 17 de septiembre. Acababan de visitar la escena de las masacres en curso en los campamentos de refugiados de Sabra y Shatila, hogar de decenas de miles de palestinos desplazados y de muchos libaneses. Se llevaron con ellos a los campos a un joven diplomático estadounidense, Ryan Crocker, que fue el primer funcionario del gobierno de EE. UU. en presentar un informe sobre lo que habían visto. Supimos por ellos que el ejército israelí había utilizado bengalas la noche anterior para alumbrar el camino de las milicias libanesas de derecha enviadas por los israelíes a Sabra y Shatila. Del 16 al 18 de septiembre, según la historia autorizada del historiador Bayan al-Hout sobre estos hechos, estos milicianos masacraron a más de 1.300 civiles palestinos y libaneses (para más información sobre estos actos, consulta la edición revisada de 2014 de Under Siege: toma de decisiones de la OLP (Durante la Guerra de 1982).

Documentos recientemente desclasificados de los Archivos del Estado de Israel nos dicen que el gobierno de los EE. UU. Se sentía incómodo con respecto a lo que podrían hacer los israelíes y sus aliados. El enviado especial Morris Draper, instruido para obtener una retirada del ejército israelí de Beirut occidental, se reunió con funcionarios israelíes en Jerusalén el 17 de septiembre. Allí, el ministro de Asuntos Exteriores Yitzhak Shamir afirmó que 2.000 “terroristas” armados permanecieron en Beirut occidental. El ministro de Defensa, Ariel Sharon, infló más el asunto. “Hay miles de terroristas en Beirut“, le dijo al enviado de los EE. UU., Desafiando su demanda de que las fuerzas israelíes se retiraran: “¿Te interesa que se queden allí?”. Según las transcripciones, Draper no pudo contrarrestar la falsa afirmación de Sharon sobre el presencia de miles de “terroristas”, pero cuando discrepó levemente con otra de sus afirmaciones, el ministro de Defensa fue aún más taciturno al decir: “Entonces los mataremos. No los dejen allí. Nadie los vas a salvar. No vas a salvar a estos grupos terroristas internacionales [sic] “. Una vez más, Draper no respondió a estas escalofriantes palabras basadas en una falsedad.

Cuando el exasperado enviado de los EE. UU. finalmente dijo a los funcionarios israelíes reunidos: “Creemos que no debieran haber venido [a Beirut occidental]. Deberían haber permanecido afuera”, el tono de Sharon se hizo aún más imperioso:”No pensasteis o lo pensasteis. Cuando se trata de nuestra seguridad, nunca hemos pedido. Nunca preguntaremos. Cuando se trata de la existencia y la seguridad, es nuestra responsabilidad y nunca se la daremos a nadie para que decida por nosotros“.

En el mismo momento en que se estaba llevando a cabo esta conversación, las milicias libanesas que las fuerzas de Sharon habían enviado a los campos de refugiados, donde, huelga decirlo, no había miles de guerreros veteranos bien armados para proteger a su población civil Estaban ocupados llevando a cabo su trabajo macabro. Sharon no podría haber sido más brutalmente explícito cuando dijo a sus interlocutores estadounidenses sobre los llamados terroristas “los mataremos“. El hecho de que la matanza real de civiles desarmados fue llevada a cabo por representantes israelíes que las fuerzas de Sharon habían armado, entrenado, y enviado para hacer el trabajo (en lugar de soldados israelíes) no cambió demasiado el cálculo moral general con respecto a este crimen. Al año siguiente, una comisión de investigación israelí determinó que Sharon, como ministro de defensa, asumió “responsabilidad personal” por la masacre y recomendó que fuera destituido de su cargo ministerial.

La responsabilidad de Estados Unidos por este y otros resultados de la invasión de Israel al Líbano es más amplia incluso que el hecho de que el Secretario de Estado Alexander Haig proporcionara luz verde para este ataque, como ahora sabemos que fue el caso. Y se relaciona no solo con el suministro de una gran cantidad de sistemas letales de armas estadounidenses que se usaron en manifiesta contravención de los propósitos exclusivamente defensivos establecidos por la ley de los EE. UU. Sharon advirtió explícitamente a los funcionarios estadounidenses que esto sucedería. Según Draper, Sharon le había dicho anteriormente a Haig y a otros estadounidenses que esperaran “que íbamos a ver cómo se arrojarían municiones fabricadas en Estados Unidos sobre el Líbano, y que los civiles serían asesinados“. Teniendo en cuenta todos estos factores, La responsabilidad estadounidense claramente se eleva muy por encima del nivel de mera complicidad, y equivale a colusión.

Esta responsabilidad se extiende aún más a la falta de protección de los más de 1.300 palestinos y libaneses víctimas de la masacre de septiembre en Sabra y Shatila. Los estadounidenses habían dado garantías explícitas para su seguridad, que la OLP había negociado minuciosamente con diplomáticos estadounidenses durante las conversaciones de alto el fuego. La matanza en Sabra y Shatila fue el resultado no solo de las acciones de las milicias libanesas de derecha antipalestinas que la llevaron a cabo, o de las decisiones de Sharon y otros de enviar a esas milicias a los campos de refugiados y brindarles apoyo. A la luz de los compromisos escritos que el gobierno de los EE. UU. hizo a la OLP para asegurar su evacuación de Beirut el mes anterior, estas muertes también fueron responsabilidad directa de la administración Reagan.

El enviado especial presidencial, Philip Habib, hizo estas solemnes promesas en memorandos mecanografiados, que fueron transmitidos a la OLP por el primer ministro libanés Shafik Wazzan. Posteriormente fueron consagrados en un intercambio de notas con el gobierno libanés. El primero de estos memorandos, del 4 de agosto de 1982, señaló “garantías de los Estados Unidos sobre la seguridad de … los campamentos“. El segundo, dos días después, decía: “También reafirmamos las garantías de los Estados Unidos en materia de seguridad y protección … para los campamentos en Beirut “. La nota estadounidense del 18 de agosto dirigida al ministro de Asuntos Exteriores libanés declaraba:

Los no combatientes palestinos respetuosos con la ley que permanecen en Beirut, incluidas las familias de los que han partido, estarán autorizados a vivir en paz y seguridad. Los gobiernos libanés y estadounidense proporcionarán garantías de seguridad adecuadas … sobre la base de las garantías recibidas del gobierno de Israel y de los líderes de ciertos grupos libaneses con los que ha estado en contacto.

Estas garantías demostraron ser completamente inútiles, ya que Washington no había estado dispuesto a proporcionar garantías internacionales multilaterales o el despliegue a largo plazo de fuerzas internacionales, los cuales habían sido exigidos por la OLP y rechazados por Habib, y que habrían sido necesarios para proteger estas personas inocentes.

Poco después de estas masacres, las tropas estadounidenses y francesas regresaron a Beirut con una misión mal definida, y Estados Unidos se vio envuelto en el sangriento conflicto en el Líbano. De esta vorágine creció Hezbollah, que se convirtió en un enemigo mortal de los Estados Unidos e Israel. Vale la pena recordar que muchos de los que fundaron este grupo habían luchado junto a la OLP en 1982, y se habían quedado atrás, solo para ver a sus compatriotas libaneses masacrados junto con los palestinos en Sabra y Shatila. Recordaban estos actos sombríos, incluso si los estadounidenses lo habían olvidado. Así, los muchos miembros del personal que murieron cuando la embajada de Estados Unidos fue destruida en la primavera de 1983, y los infantes de marina que murieron cuando sus cuarteles fueron volados ese año, y los muchos estadounidenses secuestrados o asesinados en Beirut en los años posteriores fueron víctimas de la colusión real y percibida entre los Estados Unidos y el ocupante israelí.

Esto fue solo una parte del inesperado rechazo de las decisiones mal pensadas y moralmente erróneas sobre la guerra de 1982 que fueron hechas por los políticos estadounidenses. Estados Unidos continúa repitiendo errores similares en el Medio Oriente décadas más tarde, con invasiones ilegales, intervenciones y ocupaciones que cuestan cientos de miles de vidas, y a través de su apoyo ciego y armamento de los regímenes más repugnantes de la región.

Rashid Khalidi is the Edward Said Professor of Arab Studies at Columbia University, a former advisor to Palestinian negotiators, and author of Brokers of Deceit: How the U.S. Has Undermined Peace in the Middle East (2013).

Linus Torvalds Wallpaper

Queremos y demandamos una Europa acogedora

eci-reclaim-campaign

Seamos una Europa acogedora. ¡Dejadnos ayudar!

Cada día tenía que tomar la decisión más difícil a la que cualquier persona podría enfrentarse: a quién salvar de morir ahogado. […] Intentábamos salvarlos [a los niños] primero. Nunca en mi vida había sentido unos pies tan fríos como los de los niños que sacábamos del agua helada.”

Estas palabras pertenecen a Manuel, un bombero español que pronto será juzgado por tráfico de personas [1]. En menos de un mes, Grecia le juzgará por haber salvado a personas de morir ahogadas. Cada día, valientes voluntarios en toda Europa se arriesgan a sufrir el mismo destino.

Los gobiernos tienen dificultades para gestionar las migraciones. La mayoría queremos ayudar a las personas necesitadas porque nos importan. Millones de personas se han movilizado para ayudar. Ahora queremos que se nos escuche. ¡Reivindiquemos una Europa acogedora! Pedimos a la Comisión Europea que actúe:

  1. En toda Europa hay ciudadanos y ciudadanas que quieren apadrinar a refugiados y refugiadas para ofrecerles un hogar seguro y una nueva vida. Queremos que la Comisión ofrezca apoyo directo a los grupos locales que ayudan a los refugiados/as que disponen de visados nacionales.
  2. No debe perseguirse ni multarse a nadie por ofrecer refugio o ayuda humanitaria. Queremos que la Comisión impida que los gobiernos penalicen a los voluntarios/as.
  3. Todos tenemos derecho a la justicia. Queremos que la Comisión garantice procedimientos y normas más eficaces para defender a las víctimas de la explotación laboral y la delincuencia en Europa y a todas las víctimas de violaciones de los derechos humanos en nuestras fronteras.

Hemos estado trabajando junto con nuestros socios en una petición europea oficial, conocida como Iniciativa Ciudadana Europea. Si la iniciativa consigue 1.000.000 de firmas de ciudadanos europeos, la UE se verá legalmente obligada a escuchar nuestra propuesta. Incluso podría llegar a impulsar un cambio en la ley sobre migración de la UE, que actualmente criminaliza la compasión.

Ya ha comenzado la recogida oficial de firmas. Si toda nuestra comunidad se uniese a esta iniciativa ahora, podríamos lograr que los medios de comunicación se hagan eco de la historia y llegue a oídos de la UE mucho antes de lograr el millón de firmas.

¡Firma la iniciativa Ciudadana Europea ahora!

La iniciativa también aborda las causas fundamentales por las cuales los voluntarios se ven obligados a poner en riesgo su libertad. Voluntarios como Manuel sienten la necesidad de echarse al mar ante el estrepitoso fracaso colectivo de los gobiernos europeos. Porque la gente se ahoga. La falta de legislación europea al respecto impide que la gente de a pie pueda ayudar ofreciendo sus casas e intentando garantizar un tránsito seguro.

La Iniciativa Ciudadana Europea demanda precisamente dicha legislación, para que la gente corriente pueda abrir sus casas a otras personas. Voluntarios de rescate como Miguel no descansarán hasta que los refugiados que huyen de la guerra dejen de jugarse la vida para intentar llegar a un lugar seguro.

NUEVO BARCO

unnamed.png

Hola, ya sabes que nos gusta contarte el curso de nuestra misión. Esa misión que cada día seguimos cumpliendo gracias a ti, que has confiado en nosotros.

Nuestro próximo objetivo es continuar con nuestra actividad en la zona de rescate y salvamento del Mediterráneo central a bordo de nuestro nuevo buque insignia, bautizado como Open Arms.

Se trata de un remolcador de 37 m de eslora donado por El Grupo Ibaizabal, construido en acero en 1974 y que formó parte de la flota de Salvamento Marítimo Español. Tras una larga trayectoria en el mar, este buque tendrá una segunda vida salvando otras.

Estamos trabajando en su completa remodelación con el objetivo de dotarlo de todo lo necesario para las tareas de vigilancia y salvamento que desempeñará en el Mediterráneo central, incluyendo una enfermería y una zona de 100 m2 en cubierta para albergar un máximo de 400 personas en caso de necesidad. Una vez terminada, está previsto que zarpe a su destino junto con todo el equipo a principios de primavera de 2017.

Con la incorporación de Open Arms a nuestra flota humanitaria, contribuiremos a una mayor seguridad de todas aquellos que huyen y se lanzan al mar porque es su única vía. No queremos que se repitan las cifras del 2016. No queremos que otras 5.000 personas más dejen sus vidas en el Mediterráneo.

Para conseguirlo, contamos contigo. Ayúdanos para poder seguir cumpliendo con nuestro objetivo.

Gracias por confiar en nosotros y por seguir ahí.

Para saber más sobre Proactiva Open Arms:

plataforma3.png

Tres barcos en el Mediterráneo de MSF

MSF ha trabajado en 2016 con equipos a bordo de tres barcos en el Mediterráneo: el Dignity I, el Bourbon Argos y el Aquarius (este último en colaboración con SOS Méditerranéo), que han rescatado a 19.708 personas.

tren

Estas son las diez “lecciones” que ha sacado la ONG tras doce meses de trabajo:

1.- El año más mortífero

“Desde el 1 de enero, casi 4.700 hombres, mujeres y niños han muerto al intentar cruzar el Mediterráneo, casi un millar más que en todo 2015; y aún quedan algunas semanas antes de que concluya 2016. Estas cifras no se deben a un aumento significativo de las llegadas en general.

mezquita

Sin embargo, sí asistimos a un incremento de la mortalidad en el letal trayecto entre Libia e Italia. En 2016, 1 de cada 41 personas que intentaron huir de Libia por barco murieron en el intento.

campo

La respuesta de la Unión Europea en el Mediterráneo central se ha limitado a declarar “la guerra a los traficantes” y se ha centrado en adoptar medidas de disuasión y de externalización de fronteras en lugar de salvar vidas y permitir un paso seguro a Europa.

Esto solo ha servido para empujar y forzar a los traficantes a adaptar sus tácticas y operar de una forma más peligrosa aún para eludir los controles fronterizos y, en resumen, se ha cobrado más vidas”.

2.- Hacinados en embarcaciones más precarias

“En 2016, los equipos de MSF rescataron a personas de 134 balsas de goma de pésima calidad y 19 barcos de madera. Nuestros equipos también recuperaron los cuerpos de aquellos para quienes el rescate llegó demasiado tarde.

Los grandes barcos de madera de 2014 y 2015 han desaparecido y han sido reemplazados por botes inflables baratos de un solo uso que los traficantes asumen que serán interceptados en algún punto por las operaciones de búsqueda lanzadas por dispositivos militares internacionales en alta mar, fuerzas que, tras los rescates, destruyen estas balsas.

Estos barcos de escasa calidad han dado lugar a tragedia tras tragedia de las que han sido testigos los equipos de MSF que han recuperado cuerpos de personas asfixiadas, aplastadas por el peso de cientos de otras en los botes o ahogadas en el fondo de una balsa en una mezcla tóxica de agua de mar y combustible”.

3.- Los traficantes son más crueles que nunca

“Los equipos de MSF han visto barcos zozobrar después de pasar horas o incluso días a la deriva, sin rumbo ni motor, después de que los propios traficantes u otros grupos criminales se lo arrebataran antes de tener la posibilidad de ser rescatados.

Aquellos a quienes rescatamos nos cuentan que los han retenido en cuevas, zanjas o agujeros en el suelo durante días o semanas antes de ser forzados a subir a un bote. Hemos escuchado historias de ejecuciones, terribles malos tratos y abusos sexuales que, en algunos casos, constituyen tortura.

En contraste frente al año pasado, hemos visto menos personas equipadas con chalecos salvavidas, alimentos, agua y otros suministros para la travesía.

Los precarios rescates nocturnos se han vuelto más frecuentes. Ha habido jornadas en las que un solo barco de rescate ha tenido que responder a más de 10 llamadas de socorro en un período de 24 horas”.

4.- Un gran número de menores no acompañados

“El 16% de quienes han llegado a Italia son menores y el 88% de ellos no van acompañados de un familiar. Hubo un caso de una pequeña familia rescatada por el Aquarius que estaba encabezada por un niño de 10 años que viajaba solo con sus hermanos, todos ellos lo suficientemente pequeños como para todavía llevar pañales”.

Captura de pantalla_2016-12-05_18-41-03.png

5.- Muchas mujeres embarazadas

“Hay algunos bebés que son muy deseados y que simplemente vienen en un momento difícil. Sin embargo, muchos otros son resultado de una violación en Libia, en la ruta, o en los propios países de origen. Muchas de las mujeres que rescatamos, especialmente las que viajan solas, narran terribles historias de violaciones y abusos sexuales durante su estancia y tránsito por Libia.
La amenaza de violación es tan conocida que algunas mujeres optan por usar implantes anticonceptivos de larga duración en el brazo antes de emprender el viaje para evitar quedarse embarazadas.

En 2016, nacieron cuatro bebés en los buques de salvamento de MSF. Resulta un milagro que sus madres fueran rescatadas a tiempo y por barcos con matronas cualificadas a bordo”.

6.- MSF no está ayudando a los traficantes

“Dejemos este punto claro: MSF no es una organización traficante de personas ni forma parte de una operación contra los traficantes. Estamos en el Mediterráneo para salvar vidas, simple y llanamente.

Los traficantes explotan a algunas de las personas más vulnerables del mundo con fines de lucro y su modelo de negocio existe, en parte, por la falta de vías legales y seguras para que las personas puedan acceder en Europa a la protección que necesitan”.

7.- No solo las mujeres y los menores son vulnerables

“Cada persona que rescatamos trae consigo una historia de sufrimiento. Mientras mujeres y menores tienen vulnerabilidades muy específicas que necesitan un cuidado y una atención especial, los hombres también tienen otras debilidades que, a menudo, son más difíciles de ver”.

8.- Europa está lejos de ser el principal destino

“La inmensa mayoría de los refugiados y migrantes han buscado refugio u oportunidades en su propia región. Según datos de ACNUR, ninguno de los principales países de acogida de refugiados están en Europa: Turquía, Pakistán, Líbano, Irán, Etiopía, Jordania, Kenia, Uganda, la República Democrática del Congo y Chad. Todos ellos juntos acogen a más de la mitad de los refugiados que hay en el mundo.

Europa solo ha recibido un pequeño porcentaje de los refugiados, pero sigue centrándose en maneras creativas de mantenerlos alejados en lugar de acoger a aquellos que lo requieren”.

9.- Violencia y malos tratos en Libia

“En primer lugar, no importan sus razones por las que se encuentran en Libia, la violencia y el maltrato que sufren los refugiados y los migrantes significa que simplemente tienen que salir de ahí.

Según las personas entrevistadas por los equipos de MSF, hombres, mujeres y menores no acompañados, algunos de tan solo 8 años, que viven o pasan por Libia sufren abusos a manos de traficantes, grupos armados y particulares que explotan la desesperación de aquellos que huyen del conflicto, la persecución o la pobreza.

Los abusos denunciados incluyen: ser víctima de violencia (incluida la violencia sexual), secuestro, detención arbitraria en condiciones inhumanas, tortura y otras formas de malos tratos como extorsión, esclavitud y trabajo forzoso”.
10.- Interceptar embarcaciones no es una solución

“Impedir que la gente salga de Libia la condena a más malos tratos, extorsión, esclavitud y abuso físico, sexual y psicológico por parte de las redes de traficantes.

De acuerdo al plan de entrenamiento y formación iniciado por la UE, se espera que la Guardia Costera libia desempeñe un papel clave en las futuras políticas de contención dentro del territorio libio, llevando a cabo operaciones de interceptación, búsqueda, rescate y devolución en las aguas territoriales libias.

Nuestra experiencia demuestra que interceptar embarcaciones hacinadas y no aptas para navegar puede ser extremadamente peligroso en este contexto y puede agravar los riesgos a los que ya se enfrentan.

Aquellos que huyen de Libia deben ser rescatados de una manera segura y tranquila y llevados a un puerto seguro donde puedan recibir asistencia, solicitar asilo y otras formas de protección. La situación actual en Libia se traduce en que este país no puede ser considerado un puerto seguro para desembarcar“.

refugiados.jpg

captura-de-pantalla_2016-12-04_22-41-19

 

A %d blogueros les gusta esto: