🖋Alfredo Grimaldos: la reivindicación de la decencia📠

arton213

Fuente: Por Iñaki Alrui. Lo que somos

Salvo una nota, muy buena, en el diario El Mundo, la prensa calla. Qué triste periodismo que no es capaz de mantener esa vulgar tradición, muy española, de hablar de los muertos… Hoy ha muerto uno de, seguramente, los primeros de la lista de los reclamados 26 millones de fusilados, un maestro del periodismo, una gran persona“.

El franquismo no es una dictadura que finaliza con el dictador, sino una estructura de poder específica que integra a la nueva monarquía

(Claves de la Transición 1973-1986 para adultos)

Alfredo Grimaldos Feito (Madrid, 1956-2020).

Periodista, insobornable, a la izquierda del pensamiento, coherente con sus ideas, apasionado de la vida. Vecino del barrio de las “Ventas” donde nació en la casa construida por su padre, fue el pequeño de cuatro herman@s. Este viernes 4 de diciembre ha muerto en Madrid. Había ingresado en Cuidados Intensivos del hospital de la Princesa donde siguió peleando contra una grave enfermedad.

Si los medios se pasasen un puente, cuatro o cinco días, publicando todas las actuaciones del rey el 23-F y todas sus chorizadas, cuando llegase el lunes la Monarquía se habría acabado. El ‘juancarlismo’ se alimenta de la ignorancia, del mito y la desinformación…

El entrecomillado anterior pertenece a una entrevista publicada por el Diario “Diagonal” en marzo de 2012, y he querido comenzar por aquí para recordar que siempre hubo voces de denuncia, y siempre fueron silenciadas. En este caso toda la prensa sabía los chanchullos de la Casa Real, pero la prensa fiel a sus amos guardaba silencio. Ese fue y será Alfredo Grimaldos, la verdad por delante, una declaración para reivindicar la dignidad y calidad periodística de Alfredo.

Una vez arrancado a contar en unas humildes líneas algo del todo que fue Alfredo, debo de decir que escribir sobre un periodista de esa talla moral a un servidor le viene muy grande, y me confío cavilando que él hubiera eximido mi torpe voluntad.

Podría arrancarse por bulerías Bernarda de Utrera o con unos fandangos Camarón, una seguiriya de Rancapino, o… para poder verte con ese temple que te daba el flamenco, con el que compartiste y recibiste tanto.

Pertenecía a la cuarta promoción de periodistas licenciados por la Universidad Complutense donde cursó sus estudios desde 1974 hasta 1980, años de intensa actividad política en la universidad y en las calles.

Screenshot_20201206_125559

Comenzó a escribir, con menos de 20 años, en algunas de las publicaciones que florecieron inmediatamente después de la muerte de Franco, como Alternativas o España Crítica, aunque sus comienzos fueron como fotógrafo, y sus primeros escritos son sobre boxeo, su gran afición.

En 1977 se integró en el Equipo de redacción de Ediciones de la Torre y publicó el libro “Contra el Pacto de la Moncloa”. En 1978 fue parte de APEP (Agencia de Prensa España Popular) donde compartió espacio y trabajo al lado de Manuel Blanco Chivite y Nieves Moral en la oficina de la calle Estudios. Gran parte de su labor se centró en la revista “Tricolor” de la Convención Republicana de los Pueblos de España donde hizo buena amistad con José Bergamín (Su casa estaba en la Plaza de Oriente y desde su balcón aprovechaba para fotografiar a los fascistas en los 20 N). Fue redactor de los diarios Liberación y La Tarde de Madrid y dirigió la revista Área Crítica.

Entre 1982 y 1985, fue director de la revista de información flamenca Cabal, y director y presentador de los programas de radio La hora del duende y A compás.

Ha escrito numerosos artículos relacionados con distintos aspectos de la “transición” en revistas como Interviú, Actual, Motivos de Actualidad o Artículo 20, revistas en la que también publicó otros trabajos de investigación. Desde 1990 fue colaborador de El Mundo y crítico flamenco de ese diario. Durante los años 2001 y 2002 formó parte del equipo de investigación de la serie “Crónica de una Generación”, elaborada por El Mundo TV para Antena 3.

Alfredo repasó uno a uno todos los acontecimientos clave del paso de la dictadura franquista a la trampa de la transición, con una claridad que se salía de lo políticamente correcto y establecido, fue fiel a la verdad. La Transición fue para el autor una «metáfora de un interrogatorio policial».

Carrillo es un personaje algo turbio. En 1977 es el primer líder comunista que visita EE UU, que es recibido allí en loor de multitudes y es nombrado doctor Honoris Causa. Lo que hace Carrillo es aceptar la Transición impuesta desde arriba, el rey como heredero de Franco y contribuye decisivamente a acabar con quienes peleaban por la ruptura democrática. En 1977, cuando los legalizan, asumen la bandera monárquica y a partir de ese momento la consigna es reprimir la bandera republicana. Conservo todavía una bandera republicana rota en varios trozos por los servicios de seguridad del PCE…

La calidad y sinceridad de sus trabajos fue respondida con diversas denuncias que terminaban en juicios, por difamación, por calumnias… Pues amarga la verdad quiero echarla de la boca… Esa coherencia de sus trabajos hizo que fuera un periodista incómodo para la prensa “oficializada” y sometida de la democracia made in Spain.

El PSOE del que hacen secretario general a Felipe González es un PSOE inventado. El dinero y la cobertura política lo pone fundamentalmente el partido socialdemócrata alemán, que canaliza también dinero de la CIA. Los mismos miembros del Servicio de Inteligencia español, el SECED, toman contacto con el PSOE. E incluso escoltan hasta Suresnes a Felipe González, le dan la documentación y le llevan…

Alfredo siempre manifestó que la época dorada del periodismo de investigación fue durante la Transición (un ejemplo para él siempre fue Interviú) marcaron una línea en el periodismo de investigación justo después de la muerte de Franco. Se vivió un momento de libertad en el periodismo dentro de una represión policial y política más fuerte que la actual. Y también recordaba que ese tipo de periodismo más libre se ha perdido, ahora está mucho más encorsetado por las directrices de los medios que tienen sus propios intereses políticos ideológicos y económicos.

Siempre digo e insisto que para realizar investigación hace falta tiempo, dinero y una empresa detrás

Hay mucho más que contar, por supuesto, un periodista tan grande no se puede resumir en tan poco, pero yo quería que fuera ya y ahora.

Como final dejo un video, fue el homenaje, en la sede del CAUM, a «José Luis Morales – Un periodista al servicio de la verdad» (Comandante Morales le llamaba Grimaldos). Con las intervenciones de Manuel Blanco Chivite, de Rafael Gómez Parra, de Andreu García Ribera y de Alfredo Grimaldos Feito. Un acto de pura decencia, que bien merece verse entero, y las anécdotas de Alfredo son únicas, desde el minuto 1:00:04.

A tu salud, maestro, van estas letras, acompañadas de un vino siempre dispuesto para compartir.

Screenshot_20201206_135529

😢 Parlamentarixs de todo el planeta se unen para hacer que Amazon pague

🇨🇺 Solidaridad para el Movimiento de San Isidro

🔬Por una sanidad Pública y General💉

nodo

La contradicción entre lo público y lo privado en la sanidad.

Parásitos

Por Ángeles Maestro

🦠La gran cantidad de muertes evitables de las últimas semanas ha permitido que muchas personas tomen conciencia – y esa es una de las pocas cosas que hay que agradecer a la actual epidemia – de las enormes carencias de la sanidad pública y de que éstas son el resultado de un largo proceso de desmantelamiento. Y es obvio que el mortífero virus no es responsable de ello.

El presidente del gobierno ha llegado a plantear una “Reforma Constitucional para blindar la sanidad pública” y para “tener un sistema de salud mucho más fuerte“. Su propuesta evidencia el inexistente valor práctico de los derechos sociales (sanidad, vivienda, educación, trabajo, etc) reconocidos en la Constitución, más allá de haber servido de anzuelo a un pueblo incauto al que le hicieron creer durante la Transición que todo eso serviría para entrar en el paraíso del “estado del bienestar“. Esas declaraciones no suponen más que un brindis al sol, dado que se necesita una mayoría de al menos de dos tercios del Parlamento para reformar la Constitución. Y es evidente que no va a contar con los votos, no sólo de la derecha, sino del propio PSOE, como veremos más adelante.

En el mismo sentido, algunos medios de comunicación están promoviendo una recogida de firmas llegando a proponer que la financiación mínima de la sanidad pública sea el 7% del PIB, garantizada por ley.

Más allá de las buenas intenciones que pueden guiar estas propuestas – aunque en el caso del presidente del gobierno no cabe alegar ignorancia – la realidad es mucho más compleja. En este trabajo pretendo aclarar que el incremento de la partida presupuestaria destinada a la sanidad no sirve para eliminar las causas fundamentales de la precariedad del sistema sanitario público.

Detrás de la sanidad se mueven poderosísimos intereses privados que, de hecho, estarían encantados con un aumento sustancial del gasto sanitario porque, al final, acabaría en sus bolsillos.

El prestigioso epidemiólogo Usama Bila [estudió medicina en la Universidad de Oviedo y obtuvo el Máster en Salud Pública en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid). Hizo su tesis doctoral en la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health (EE.UU.) y recibió en 2018 el premio «Early independence» del National Institutes of Health.] afirma en una reciente entrevista que las causas fundamentales de que el Covid – 19 esté golpeando en el Estado español más fuerte que en otros países no están en lo que hemos hecho en los últimos tiempos, sino en decisiones políticas que se vienen tomando desde hace treinta años. Él es uno de los muchos científicos españoles que tuvo que emigrar para desarrollar su profesión porque aquí la política científica obedece al principio “que inventen otros“, más si cabe en una especialidad médica como la epidemiología centrada en descubrir las causas sociales de la enfermedad.

Efectivamente la degradación del sistema sanitario tiene una larga historia que no ha sido sólo fruto de la desidia de los gobiernos, sino muy al contrario, de decisiones políticas activas y trascendentales destinadas a debilitar la sanidad pública y cuya importancia se ha ocultado sistemáticamente.
Para poder comprender este proceso es importante aclarar algunos conceptos. La sanidad pública y la sanidad privada no son compartimentos estancos, y mucho menos complementarios. En realidad están tan íntimamente relacionadas que son un binomio inseparable. La relación entre ambas es muy semejante a la que se establece entre hospedador y parásito, clave – por cierto – en el estudio de las enfermedades infecciosas.El parasitismo, recordando la biología, es un tipo de simbiosis en la cual el parásito depende del huésped y vive de él depauperándolo, sin llegar a matarlo. El parásito obtiene beneficios y el hospedador, daños.

Los ectoparásitos: las aseguradoras privadas y los conciertos.

La evidente analogía para cualquiera que analice el asunto con independencia de criterio, es decir, que no tenga intereses vinculados al capital privado, llegó a constituir un axioma, incluso para el PSOE de los últimos años del franquismo. En su programa político se afirmaba, por ejemplo, que era imposible desarrollar una sanidad pública de calidad sin nacionalizar la industria farmacéutica.

Pocos años después, en 1982, tras la victoria del PSOE por mayoría absoluta, esta afirmación se vería confirmada exactamente al revés. El dirigente más destacado del PSOE en materia de sanidad, Ciriaco de Vicente, un hombre capacitado y con planteamientos de izquierdas, no fue designado ministro como se esperaba. La poderosa industria farmacéutica le hizo saber a Felipe González que De Vicente no tenía su confianza. En su lugar fue nombrado Ministro de Sanidad Ernest Lluch, un hombre muy cercano a Farmaindustria, la asociación empresarial de la industria farmacéutica establecida en España.

En estas condiciones no es de extrañar que la Ley General de Sanidad eliminara artículos muy importantes, que sí aparecían en los primeros borradores, como el sometimiento del Medicamento a la planificación general del Sistema Nacional de Salud o la prohibición expresa de los conciertos con entidades privadas.

En la actualidad casi el 12% del gasto sanitario público estatal va destinado a conciertos, una proporción en constante crecimiento y mucho mayor en Comunidades Autónomas como Cataluña y Madrid.

El incremento exponencial de la contratación de la sanidad pública con empresas privadas se ha desarrollado en sentido contrario de la inversión y el desarrollo de los servicios públicos. Con el argumento de disminuir las listas de espera se ha concertado masivamente la realización de intervenciones quirúrgicas de mediana o baja complejidad, muy rentables, en clínicas privadas que en muchas ocasiones están muy por debajo de los estándares de calidad exigibles y a las que se permite seleccionar pacientes. Es evidente que para la sanidad pública quedan todas las intervenciones costosas y aquellas personas con patologías múltiples o de edad avanzada.

Las enormes listas de espera – sobre todo la espera para diagnóstico – como expresión de la degradación de la sanidad pública han producido otra consecuencia enormemente lucrativa: la escalada meteórica de las pólizas de seguros privados. Las cifras para 2019 eran las más altas de la historia: 10 millones de personas. El escándalo mayor es la gran cantidad de instituciones públicas que pagan, con dinero también público, pólizas privadas a sus miembros y familiares [Entre ellos, los dos millones de personas incluidas en MUFACE (funcionarios), MUGEJU (jueces) e ISFAS (ejército y policía). Instituciones públicas como Consejo Consultivo de Canarias, las Juntas Generales de Álava, la antigua Comisión Nacional de la Energía, RTVE y el FROB, han tenido, o siguen teniendo para sus miembros y familiares seguros médicos privados pagados con dinero público. También la Asociación de la Prensa de Madrid, mantiene para sus afiliados este privilegio desde 1982]. A ello ha contribuido notablemente la aplicación de importantes deducciones fiscales [Para los autónomos y sus familias la deducción por póliza de seguro de salud es de 500 euros por persona y año. Las empresas desgravan el 100% del gasto abonado por seguros médicos a sus empleados a efectos de Impuesto de Sociedades, al ser considerado «gasto social». Para los trabajadores no se considera retribución la prima del seguro de salud pagado por la empresa y por lo tanto está exenta de tributación] aplicables a autónomos y empresas desde 2016 y vigentes en la actualidad. Es el zorro guardando las gallinas.

Volviendo al símil biológico las empresas aseguradoras privadas, cuya buena salud depende del deterioro de la sanidad pública con el apoyo impagable – o no – de decisiones de variopinto color político, serían ectoparásitos (como las garrapatas o los piojos). Estos ectoparásitos se desarrollan en el exterior del hospedador, la sanidad pública, al igual que las empresas que prestan servicios sanitarios con sus propias instalaciones y recursos, aunque ya hemos visto la importante quinta columna con la que cuentan en el interior en el caso que nos ocupa.

Y en sanidad no se trata fundamentalmente de que el dinero público, salido de nuestros bolsillos, vaya a enriquecer a unos cuantos, sino de que ese suculento negocio se hace a costa de vidas, de muertes prematuras y perfectamente evitables. Al respecto no se puede olvidar la dramática situación que se ha vivido en los hospitales públicos obligados a no atender pacientes mayores de 70 años por falta de recursos mientras la sanidad privada exhibía instalaciones de cuidados intensivos disponibles. a precios de mercado. Ni el gobierno estatal, ni ningún gobierno autonómico ha movido un dedo para intervenir todos los recursos necesarios, a pesar de que el primer Decreto de Estado de Alarma preveía esta posibilidad.

Como buenos parásitos aprovechan la debilidad del oponente. En todos los medios de comunicación asistimos al escarnio de una intensificación de la publicidad de aseguradoras (Sanitas, Adeslas, DKV, etc) que ofrecen atender a personas enfermas mayores de las clases sociales que pueden permitirse ese gasto.

Los endoparásitos: gestión privada con financiación pública.

La historia de los endoparásitos, de la penetración del capital privado en la sanidad pública es más compleja. Es una guerra de trincheras. Es la consecuencia de la crisis general del capitalismo que ve caer sus beneficios en sectores productivos y se refugia en el paraíso dorado de los servicios públicos.

El camino de la privatización se inicia en la década de los 90, con la eufemísticamente llamada externalización de partes esenciales de un hospital como son los servicios de limpieza, lavandería, cocinas o seguridad, y no ha cesado de ampliarse a laboratorios, radiodiagnóstico, celadores, etc.

El pistoletazo para la entrada masiva de capital privado en la sanidad lo dio la aprobación en el Congreso de los Diputados de la Ley 15/97 de nuevas formas de gestión, que contó con los votos del PP (gobernando en minoría) el PSOE, PNV, CiU y Coalición Canaria. ¿Puede imaginarse mayor consenso político? Pues aún hubo más. Al día siguiente de la votación la Federación de Sanidad de CC.OO. mostró su satisfacción por tan amplio acuerdo en torno a una Ley clave para “modernizar” la sanidad pública.

¿Puede soñar el capital algo mejor que contar con financiación pública, tener la clientela asegurada, poder imponer condiciones de precariedad laboral, supeditar los recursos ofertados a la obtención de beneficios y seleccionar pacientes rentables?

A ese escandaloso privilegio, que suponía multiplicar por seis en el periodo de concesión la inversión realizada, se apuntaron las empresas constructoras en ruina tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, la gran mayoría vinculadas a la trama Gurtel, multinacionales de la sanidad privada y fondos de capital-riesgo.

Los datos acumulados que expongo a continuación explican el horror vivido en los hospitales durante esta epidemia. En la sanidad pública madrileña, desde 2008 se viene produciendo una brutal disminución de personal, acelerada con la creación de los once nuevos hospitales de gestión privada y financiación pública. Se han perdido más de 7.000 trabajadoras y trabajadores, de ellos 3.000 sanitarios con licenciatura o diplomatura, y permanecen cerradas cerca de 3.000 camas.

El análisis de este proceso, complejo, pero que es indispensable conocer, desborda los objetivos de este artículo y ya ha sido realizado [Maestro, A. (2013) Crisis capitalista y privatización de la sanidad. Editorial Cisma.], aunque este riguroso análisis no haya trascendido a los grandes medios de comunicación. Este silencio no sorprende si se tiene en cuenta que esta información desenmascara intereses políticos y empresariales que, a su vez, contribuyen decisivamente a la financiación de esas mismas empresas de comunicación.

La industria farmacéutica: parasitismo absoluto

Puede decirse sin temor a exagerar que la industria farmacéutica tiene en sus manos las riendas fundamentales de la política sanitaria. En este caso su funcionamiento sería más parecido al de un virus: penetra en la célula, modifica su funcionamiento y depende de ella para su multiplicación. Es lo que se conoce en biología como parasitismo absoluto.

La industria farmacéutica no sólo controla la cuarta parte del gasto sanitario público total, cerca de 25.000 millones de euros, sino que tiene una influencia decisiva en la formación del personal sanitario, dirige la totalidad de la investigación (se investiga y se fabrica lo rentable [Con frecuencia se dan situaciones de desabastecimiento de fmedicamentos necesarios pero poco rentables que la industria farmaceútica deja de fabricar. Recientemente ha saltado a los medios de comunicación la escasez de medicamentos útiles para el tratamiento de algunos casos de COVID-19, como la hidroxicloroquina o necesarios para la sedación, como los relajantes neuromusculares. http://espanol.arthritis.org/espanol/la-artritis/enfermedades-relacionadas/escasez-hidroxicloroquina/], no lo eficaz), y en la práctica controla la prescripción de medicamentos. Hay un indicio que ayuda a explicar este escándalo cotidiano: muchos altos cargos del sistema sanitario, del más variopinto color político, proceden de multinacionales del medicamento o pasan a ser reclutados por éstas.

El asunto central no es que el gasto farmacéutico sea elevado, sino que se calcula que el 50% de los medicamentos prescritos no son necesarios [Joan Ramón Laporte, catedrático de farmacología clínica es sin duda el mayor experto en política del medicamento y una de las escasísimas voces no sobornadas por la industria. https://www.elsaltodiario.com/industria-farmaceutica/joan-ramon-laporte-medicamento-covid19-10-euros-no-manos-privadas] y además provocan multitud de efectos indeseables, entre ellos miles de muertes al año. El hecho de que los fármacos más prescritos, con mucho, sean los ansiolíticos y antidepresivos da idea de hasta qué punto se está medicalizando el malestar social.

El caso más escandaloso ha sido el de los hemoderivados, para los que la OMS recomienda encarecidamente una industria pública estatal. La obtención de sangre por parte de las multinacionales farmacéuticas mediante pago en dinero o en beneficios penitenciarios a quienes la aportan (sectores de la población con alta prevalencia de infecciones) ha sido responsable de la transmisión de infecciones tan graves como la Hepatitis B y C o el SIDA.

El negocio privado fuera de la sanidad pública.

Espero haber contribuido a aclarar que el asunto no se resuelve sólo con aumentar el presupuesto de la sanidad pública. El estado de salud de una persona enferma parasitada por una tenia no mejora aumentando la ingesta alimenticia.

Junto al incremento de recursos estrictamente públicos es imprescindible eliminar el negocio privado de la sanidad pública. Es radicalmente falso que la “complemente”. El objetivo prioritario de la obtención creciente de beneficios, consustancial a la empresa privada, es estrictamente opuesto al de la sanidad pública: mejorar el estado de salud de toda la población. Y el capital privado para desarrollarse necesita socavar, debilitar y, en definitiva, subordinar el funcionamiento del sistema a sus intereses. Exactamente igual que los parásitos.

Para construir una sanidad pública potente no valen propuestas grandilocuentes como la Reforma de la Constitución, que por otro lado son imposibles dada la correlación de fuerzas política. El camino es relativamente más sencillo, si de verdad existiese voluntad política. En primer lugar, es necesario llevar a cabo un cambio normativo y desarrollarlo con todas sus consecuencias:

  • derogar el artículo 90 de la Ley General de Sanidad, que permite los Conciertos con empresas privadas, y
  • derogar por completo la Ley 15/97 de Nuevas Formas de Gestión. Ambas leyes, aunque son utilizadas ampliamente por el PP y las derechas nacionalistas, tienen el sello del PSOE.

Junto a ello, para empezar a enfrentar el mayor parásito de la sanidad pública, es preciso crear una industria farmacéutica pública que se ocupe de la investigación, fabricación y distribución de, al menos, los 433 medicamentos considerados esenciales por la OMS [https://www.who.int/es/news-room/detail/27-02-2020-who-launch-e-eml]. Y no sería imposible, tomando como base la experiencia del Centro Militar de Farmacia de la Defensa.

Negocio privado y sanidad pública son incompatibles. En estas semanas, y lo más duro está por llegar, estamos comprobando dolorosamente que el capitalismo no funciona. La vida es otra cosa.

Granada, capital del incumplimiento de las normas contra el coronavirus

PARA LAS CLASES POPULARES DEL MUNDO, PANDEMIA, CRISIS, TODOS LOS TIEMPOS SON DE LUCHA

 

👺Mensaje del Día mundial del teatro del 2020🎭

teatro

Escrito por el dramaturgo Pakistaní Shahid Nadeem, publicado por el ITI-UNESCO.

“EL TEATRO COMO SANTUARIO”

Es un gran honor para mí escribir el Mensaje del Día Mundial del Teatro 2020. Es un sentimiento de una gran humildad pero también es emocionante pensar que el teatro
pakistaní ha sido reconocido por el ITI, la organización de teatro mundial más influyente y representativa de nuestro tiempo.

Este honor es también un homenaje a Madeeha Gauhar, icono del teatro y fundadora del Ajoka Theatre, también mi compañera de vida, quien murió hace dos años. El equipo de Ajoka ha recorrido un largo y difícil camino, literalmente desde la calle hasta el teatro. Pero también, es la historia de muchas compañías de teatro, estoy seguro.

Nunca es fácil nada fácil mantenerse a flote navegando. Siempre es un conflicto. Vengo de un país predominantemente musulmán, que ha experimentado varias dictaduras militares, el horrible ataque de extremistas religiosos y tres guerras con la vecina India, con quien compartimos miles de años de historia y herencia. Hoy todavía vivimos con el temor de una guerra total con nuestro hermano gemelo y vecino, incluso una guerra nuclear, ya que ambos países ahora tienen armas nucleares.

A veces nos decimos en broma; “Los malos momentos son buenos para el teatro”. No hay escasez de desafíos para ser enfrentados, ni contradicciones a ser expuestas y status quo que subvertir. Mi grupo de teatro Ajoka y yo hemos estado caminando por la cuerda floja por más de 36 años. De hecho, el estar en la cuerda floja, mantener el equilibrio entre entretenimiento y educación, entre investigar y aprender del pasado y prepararse para el futuro, entre la libre expresión creativa y los enfrentamientos aventureros con la autoridad, entre el teatro socialmente crítico y teatro financieramente viable, entre llegar a las masas y estar a la vanguardia: uno puede decir que un creador de teatro tiene que saber conjurar, ser un mago.

barraca
“La Barraca” grupo de F.G.L en Sigüenza

En Pakistán es clara la división existente entre lo Sagrado y lo Profano. Para los Profanos, no hay espacio para el cuestionamiento religioso, mientras que para lo Sacro, no hay posibilidad del debate abierto o de nuevas ideas. De hecho, el establecimiento conservador considera el arte y la cultura fuera de los límites de sus “juegos sagrados”. Entonces el campo de juego para los artistas escénicos ha sido como una carrera de obstáculos. Ellos tienen primero que probar sus credenciales como buenos musulmanes y ciudadanos conformes y también intentar establecer que la danza, la música y el teatro están “permitidos” en el Islam. Por lo tanto, una gran cantidad de musulmanes practicantes se han mostrado reacios a adoptar las artes escénicas, a pesar de que los elementos de la danza, la música y el teatro están integrados en su vida cotidiana. Y entonces, nosotros nos tropezamos con una subcultura que tenía el potencial de llevar lo Sagrado y lo Profano al escenario mismo.

Durante el gobierno militar en Pakistán en la década de 1980, Ajoka estuvo organizado por un grupo de jóvenes artistas que desafiaron la dictadura a través de un teatro social y políticamente audaz de disidencia. Ellos descubrieron que sus sentimientos, su ira, su angustia, fueron asombrosamente expresados por un bardo sufí, que vivió hace unos 300 años. Este fue el gran poeta sufí Bulleh Shah. Ajoka descubrió que podría hacer declaraciones políticamente explosivas a través de su poesía, desafiando la autoridad política corrupta y el establecimiento religioso intolerante. Las autoridades podían prohibirnos, pero no a un poeta sufí venerado y popular como Bulleh Shah. Descubrimos que su vida era tan dramática y radical como su poesía, que le había ganado a la fatiga y al destierro, en su vida.

Entonces escribí, “Bulha”, una obra sobre la vida y las dificultades de Bulleh Shah. Bulha, como se refieren amorosamente a él las masas en el sur de Asia, era de una tradición de poetas sufíes punjabíes que desafiaron sin temor la autoridad de los emperadores y los demagogos clericales a través de su poesía y de su práctica. Escribieron en el idioma de la gente y acerca de las aspiraciones de las masas. En la música y la danza, encontraron los medios para lograr una asociación directa entre el hombre y Dios, pasando por alto con desdén, los intermediarios religiosos explotadores. Desafiaron las divisiones de género y de clase, miraron al planeta con asombro, como una manifestación del Todopoderoso. El “Consejo de las Artes” de Lahore rechazó el guión, alegando que no era una obra de teatro sino simplemente una biografía. Sin embargo, cuando la obra se presentó en un lugar alternativo: el Instituto Goethe. La audiencia vio, entendió y apreció el simbolismo en la vida y la poesía del poeta del pueblo. Se identificaron completamente con su vida y su tiempo y observaron los paralelos con sus propias vidas y su tiempo.

Un nuevo tipo de teatro nació ese día, en 2001. Música devocional Qawwali, baile
sufí Dhamal y la inspiradora poesía recitativa, e incluso el canto meditativo de
Zikir, se convirtieron en parte de la obra. Un grupo de Sijs, que estaba en la ciudad para asistir a una conferencia de Punjabi y vieron la obra, luego invadieron el escenario, abrazando, llorando y besando a los actores, al final. Compartían el escenario por primera vez con Punjabis musulmanes después de la separación con la India en 1947, que desembocó en la división de Punjab en líneas comunales. Bulleh Shah había sido tan querido para ellos como lo era para los Punjabis musulmanes porque los sufíes trascienden las divisiones religiosas o comunitarias.

Este estreno memorable fue seguido por la odisea india de Bulleh Shah. Comenzando con un recorrido pionero de la parte india del Punjab, “Bulha” se realizó a lo largo y ancho de la India, incluso en tiempos de tensiones más graves entre los dos países y en lugares donde el público no sabía una sola palabra de Punjabi, pero amaba cada momento de la obra. Mientras las puertas para el diálogo político y la diplomacia se cerraban una por una, las puertas de las salas de teatro y de los corazones del público indio, permanecieron abiertas.

Durante la gira de Ajoka en el Punjab Indio en 2004, después de una actuación muy bien recibida ante una audiencia rural de miles de personas al final de una representación de la obra de teatro sobre el poeta sufí Bulleh Shah, un anciano, acompañado por un niño, se acercó hasta el actor que había interpretado el papel del gran sufí. El viejo llorando dijo: “Mi nieto no se encuentra bien, ¿podrías por favor soplarle con una bendición? sé que se recuperará, si lo hace”, El actor se sorprendió y contesto: “Babaji [tratamiento respetuoso a un hombre mayor]. No soy Bulleh Shah, solo soy un actor que interpreta el papel”. Sugerimos al actor que le concediera al anciano su deseo. El actor lanzó una bendición sobre el joven. El viejo estaba satisfecho y dijo: “Hijo, no eres un actor, eres una reencarnación de Bulleh Shah, su avatar [Reencarnación o manifestación en la Tierra de un maestro divino, según la cultura hindú]“. De repente, se nos ocurrió un concepto completamente nuevo de actuación, de teatro, donde el actor se convierte en la reencarnación del personaje que él o ella están representando.

En los 18 años de gira con “Bulha”, hemos notado una respuesta similar de una aparentemente no iniciada audiencia, para quien la actuación no es solo una experiencia entretenida o intelectualmente estimulante sino un encuentro espiritual profundamente conmovedor. De hecho, el actor que interpretaba el papel del Maestro Sufi Bulleh Shah estaba tan anímicamente influenciado por la experiencia, que él mismo se convirtió en poeta sufí y desde entonces ha publicado dos colecciones de poemas. Los actores han expreasdo que cuando comienza el espectáculo, sienten que el espíritu de Bulleh Shah está entre ellos y el escenario parece haber sido elevado a un plano superior. Un erudito indio, al escribir sobre la obra, le dio el título: “Cuando el teatro se convierte en un Santuario”.

Soy una persona laica y mi interés en el sufismo es principalmente cultural. Estoy más interesado en los aspectos artísticos y performativos de los poetas sufíes punjabíes, pero mi audiencia, que puede no ser extremista o intolerante, tiene sinceras creencias religiosas. Explorar historias como la de Bulleh Shah, y hay muchas otras en todas las culturas, puede convertirse en un puente entre nosotros, los creadores de teatro y una desconocida pero entusiasta audiencia. Juntos podemos descubrir las dimensiones espirituales del teatro y construir puentes entre el pasado y el presente, llevando a un futuro que es el destino de todas las comunidades; creyentes y no creyentes, actores y ancianos, y sus nietos.

La razón por la que estoy compartiendo la historia de Bulleh Shah y nuestra exploración de una especie de teatro sufí es que mientras actuamos en el escenario, a veces nos dejamos llevar por nuestra filosofía del teatro, nuestro papel como abanderados del cambio social y al hacerlo, estamos dejando atrás a una gran parte de las masas. En nuestro compromiso con los desafíos del presente, nos privamos de las posibilidades de una experiencia espiritual profundamente conmovedora que el teatro puede proporcionar. En el mundo de hoy donde el sectarismo, el odio y la violencia están en aumento una vez más, las naciones parecen enfrentarse unas a otras, los creyentes luchan contra otros creyentes y las comunidades difunden su odio contra otras comunidades… y mientras tanto, los niños mueren de desnutrición, y las madres durante el parto debido a la falta de atención médica oportuna, y las ideologías de odio florecen. Nuestro planeta se está hundiendo cada vez más en una catástrofe climática y uno puede escuchar los cascos de los caballos de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.

Necesitamos reponer nuestra fuerza espiritual; necesitamos luchar contra la apatía, el letargo, el pesimismo, la avaricia y el desprecio por el mundo en que vivimos, el planeta en el que vivimos. El teatro tiene un papel, un papel noble, el de energizar y movilizar a la humanidad para levantarse de su descenso al abismo. Puede elevar el escenario, el espacio de actuación, en algo sagrado. En el sur de Asia, los artistas tocan con reverencia el piso del escenario antes de pisarlo, una antigua tradición cuando lo espiritual y lo cultural estaban entrelazados. Es hora de recuperar esa relación simbiótica entre el artista y el público, el pasado y el futuro. Hacer teatro puede ser un acto sagrado y los actores pueden convertirse en los avatares de los roles que desempeñan. El teatro eleva el arte de actuar a un más alto plano espiritual. El teatro tiene el potencial de convertirse en un santuario y el santuario en un lugar de actuación.”

Nadeem, 2020

zalamea tve

Muerte accidental de un anarquistaDario Fo

sonata

«Resistiré» y «Happy Birthay to you», cuando los derechos de autor son para echarse a reír… o llorar

La moraleja de Iñaki Gabilondo sobre el coronavirus: “Si esto no nos enseña a que regatear en Sanidad pública y en Ciencia es un suicidio, no sé qué lo hará”

🐃#MeQuedoEnCasa🐃

interferenciasEstamos viviendo una crisis sanitaria y nuestro comportamiento ha de estar supeditado al de la comunidad. No somos ni mejores ni peores que las restantes personas, no somos más chulos, más listos. No somos únicos. Nuestra irrresponsabilidad en la actuación le puede costar la vida a más de una persona. No tenemos derecho a eso.

Cuando haya terminado la crisis tendremos tiempo de ver si los políticos han actuado como debieran o no. Ahora no tenemos porque acordarnos de ese cerdo, que no solo nos llevó a una guerra en la que nada se nos había perdido (si es que una guerra fuera lugar para encontrar algo) y nos costó muchos muertos en Madrid, sino que ha sido uno de los primeros en largarse de Madrid pare esconderse en un oculto refugio en la provincia de Málaga. Y tantos de su misma cuadra cuyo comportamiento deja mucho de desear.

En estos días se han suspendido actos interesantes por todo el planeta, de uno y otro cariz, pero es lo que hay. Ahora se trata de intentar hacer una vida recogida y ayudar en lo que se pueda y como se pueda. Sin paranoías ni egoismos.

Suerte a todo el mundo y mucha calma.

Pantallazo

Ha sido un camino accidentado, pero en sólo tres días, LibrePlanet 2020 continuará… ahora en línea por primera vez, y a través de una configuración de streaming totalmente libre. Nos emociona escuchar a nuestros fantásticos oradores y conectarnos con la comunidad global de software libre.

Todos los actos presenciales cancelados

logoHemos cancelado todos los actos presenciales asociados con LibrePlanet 2020. Esto incluye los actos “extracurriculares” como la jornada de puertas abiertas de la Fundación de Software Libre (FSF), así como la cena de mujeres y no binarias.

Por la salud de todos, incluso si estás en Boston, te pedimos que no visites la oficina de la FSF a menos que pidas una cita previa con nosotros (como para traer tu charla). Normalmente nos enorgullecemos de recibir visitantes durante todo el año, así que esto también resulta difícil para nosotros, pero apreciamos tu comprensión.

Cómo participar en línea

Nuestro equipo técnico trabajará incansablemente durante toda la conferencia para que la experiencia online del acto sea lo más fluida posible. Toma la página libreplanet.org/2020/live como punto de partida.

El programa de la conferencia online se ceñirá lo más posible al programa original, con algunas variaciones debido a la disponibilidad de los oradores y a los requisitos técnicos – sólo que esta vez, en lugar de hablar desde Boston, ¡las charlas se darán desde todo el planeta “libre”! Afortunadamente, salvo complicaciones de última hora, seguimos anticipando nuestros tres emocionantes discursos de apertura, con presentaciones del fundador del Archivo de Internet Brewster Kahle, la cofundadora de Public Lab Shannon Dosemagen, y un panel de jóvenes hackers hablando sobre sus interpretaciones del tema “Liberar el futuro” de la conferencia. Tampoco querrás perderte el anuncio de los ganadores del Premio de Software Libre de este año el sábado por la noche.

Ten en cuenta que los Estados Unidos acaban de cambiar al horario de verano (DST). Todas las horas listadas en el programa están dadas en términos de la zona horaria UTC-04:00.

Participación del público

Como en años anteriores, la participación a distancia se facilitará a través de IRC, pero nuestros planes se amplían este año, ya que esperamos una mayor participación virtual tanto de los espectadores como de los oradores. El IRC le permitirá mezclarse con otros participantes de LibrePlanet, y permitirá que aún más asistentes participen en la sección de preguntas y respuestas de cada sesión, ya que un miembro del personal o voluntario de la FSF estará presente en cada sesión para recoger las preguntas del chat, y transmitirlas a nuestros oradores (suponiendo que el orador proporcione tiempo para las preguntas). El personal y los voluntarios de la FSF también estarán presentes para asegurar que la conferencia en línea se adhiera a la Política de Espacio Seguro.

Como la gente ya se ha familiarizado con ellas y para evitar cualquier confusión, mantenemos los nombres de los canales previstos, que fueron denominados como las salas del lugar que teníamos previsto utilizar. Después de todo, ¡todo el mundo puede apreciar la “libertad”!.

Puedes participar en el chat IRC de LibrePlanet uniéndote a uno de los siguientes canales, todos en la red de Freenode.

  • General: #libreplanet
  • En el Gran Salón de la Bahía: #libreplanet_room_grand
  • Habitación del Patriota: #libreplanet_room_patriot
  • Sala de la Libertad: #libreplanet_room_freedom

Charlas de relámpagos

¡Una cosa buena de trasladar la conferencia al ciberespacio es la mayor oportunidad que nos da para charlas relámpago! Este año podremos aceptar charlas relámpago pregrabadas, dándote la oportunidad de dar al mundo una (¡breve!) introducción a tu proyecto favorito de software libre, o tus ideas y obsesiones relacionadas con el software libre.

Las charlas relámpago pueden ser enviadas siguiendo las instrucciones que publicamos. Para asegurarnos de que nuestra agenda se mantenga en el buen camino, la charla no debe de durar más cinco minutos. Para mantener LibrePlanet memorable y atractivo, también pedimos que cualquier charla pregrabada sea un video que haya sido grabado con el propósito de ser transmitido por LibrePlanet, y que no sea un video de charlas que hayas dado en otras conferencias o actos.

Los medios de comunicación social

¿Estás en GNU social, Mastodon, Diaspora, u otra plataforma de microblogging? Por favor, publica Estoy viendo #LibrePlanet online! en https://u.fsf.org/live, y comparte tu experiencia.

Estaremos publicando actualizaciones continuas durante los dos días de la conferencia. Sigue a la Fundación de Software Libre en estos servicios de microblog:

También puedes encontrarnos en Twitter en twitter.com/fsf… para leer sobre por qué usamos Twitter, pero sólo con advertencias, ver fsf.org/twitter.

🏴Tal dia como el 14 de marzo 2020 se cumplen 42 años del “asesinato de estado” de Agustín Rueda Sierra (1952-1978),

Militante anarquista y antifranquista, asesinado por la policía en la prisión de Carabanchel, Madrid, (España).

agustin_rueda-1

El Gobierno limita los desaplazamientos ante la crisis del coronavirus

Cuando el coronavirus hizo visibles los cuidados

Esta crisis de salud evidencia que es urgente un replanteamiento social y público de cómo se mantienen las atenciones necesarias para la reproducción de la vida

Prohibir la tecnología de reconocimiento facial

berkeleyEl ayuntamiento de Berkeley vota unánimemente prohibir la tecnología de reconocimiento facial

Berkeley se ha unido al creciente número de ciudades pioneras (junto a la vecina Oakland) que han aprobado ordenanzas que prohíben el uso de la tecnología de reconocimiento facial por parte del gobierno, después de un voto unánime del consejo municipal.

California ha aprobado una moratoria de tres años en todo el estado sobre el uso del reconocimiento facial junto con las cámaras corporales de la policía.

Massachusetts está pensando tomar una medida similar, y los residentes del estado pueden escribir a sus legisladores para apoyarla.

Tal desarrollo está asustando a los proveedores de reconocimiento facial. Amazon, que ha lanzado sus productos de reconocimiento facial, ahora está redactando una legislación modelo con la esperanza de evitar medidas que pudieran socavar sus ganancias.

facial.png

Matthew Guariglia

octubre 2019

Berkeley se ha convertido en la tercera ciudad de California y la cuarta ciudad de los Estados Unidos en prohibir el uso de la tecnología de reconocimiento facial por parte del gobierno. Después de una avalancha de apoyo de la comunidad, el Consejo de la Ciudad de Berkeley votó unánimemente adoptar la ordenanza introducida por la Concejala Kate Harrison a principios de este año.

Berkeley se une a otras ciudades del Área de la Bahía, incluyendo San Francisco y Oakland, que también prohibieron el uso de reconocimiento facial por parte del gobierno. En julio de 2019 Somerville, Massachusetts, se convirtió en la primera ciudad de la Costa Este en prohibir al gobierno el uso del reconocimiento facial.

La aprobación de la ordenanza también sigue a la firma de la ley A.B. 1215, una ley del estado de California que establece una moratoria de tres años en el uso por parte de la policía del reconocimiento facial en las cámaras que se usan, a partir del 1 de enero de 2020. Como dijo Nathan Sheard, Director Asociado de Organización Comunitaria de la EFF a la Asamblea Legislativa de California, el uso de la tecnología de reconocimiento facial “en relación con las cámaras de la policía obligaría a los californianos a decidir entre evitar activamente la interacción y la cooperación con las fuerzas del orden, o hacer que sus imágenes sean recogidas, analizadas y almacenadas como candidatos perpetuos a la sospecha“.

En los últimos años, el EFF ha expresado continuamente su preocupación por las implicaciones sobre la Primera y Cuarta Enmienda del uso de la vigilancia facial por parte del gobierno. Esta preocupación se ve exacerbada por la investigación llevada a cabo por el Laboratorio de Medios del MIT con respecto a los altos índices de error de la tecnología para las mujeres y las personas de color. Sin embargo, incluso si los fabricantes tuvieran éxito en mejorar las tasas de error sustancialmente más altas para las comunidades ya marginadas, el uso gubernamental de la tecnología de reconocimiento facial seguirá amenazando la seguridad y la privacidad, congelando la libertad de expresión y amplificando la histórica y continua discriminación del sistema judicial penal norteamericano.

La prohibición de Berkeley del reconocimiento facial es un paso importante para reducir el uso de la vigilancia biométrica por parte del gobierno. Felicitaciones a la comunidad que se opuso a esta tecnología invasiva y defectuosa y a los miembros del concejo municipal por escucharla.

quien

Un jefe de Google recomienda avisar a los invitados que serán grabados si tenemos un altavoz inteligente en casa

¿Podemos hacernos invisible?

 

Incluso en medio de una gran ciudad es posible salir de la red. En 2016, un periódico norteamericano describía como una familia en Washington, D.C., recogía toda la energía de su hogar en un panel solar de 1 kilovatio colocado en su patio trasero. Tenían persianas aislantes para bloquear la luz y mantener frescas las habitaciones en el verano (el uso de las persinas es desconocido prácticamente en cualquier país que no sea el nuestro); En invierno, la familia se las arregla con soluciones de baja tecnología, como acurrucarse con botellas de agua caliente. “Es un poco como acampar“, comentaba un miembro de la familia.

Si salir de la red eléctrica es, hasta cierto punto, una prueba de paciencia y entusiasmo, la salida de la red tecnológica de vigilancia urbana pone a prueba ambos. Si vives en un entorno urbano denso, estás siendo vigilado de muchas maneras. Un gráfico publicado por el Foro del Futuro de la Privacidad resalta cuántos sensores, cámaras CCTCV, lectores RFID y otros nodos de observación podrían estar observándote mientras maniobras por las esquinas de una ciudad. A medida que las ciudades se apresuran a adaptarse a las tecnologías inteligentes, es casi imposible saber con precisión cuántos datos están acumulando, cómo se almacenan o qué harán con ellos.

En general, en este momento, estamos en el Salvaje Oeste, y el sheriff también es el malo, o podría serlo“, dice Albert Gidari, director de privacidad del Centro de Internet y Sociedad de la Facultad de Derecho de Stanford.

FPF_Smart_City_1200-545

Las tecnologías inteligentes pueden aliviar el tráfico, crear pasajes peatonales más seguros y analizar factores ambientales como la calidad del agua y la contaminación del aire. Pero, como señala Linda Poon, su adopción también está provocando una vorágine legal. Los temores de vigilancia se han despertado en Oakland, California, Seattle y Chicago, y las aplicaciones de las leyes que protegen la privacidad de los ciudadanos son turbias. Por ejemplo: los datos almacenados en un servidor de forma indefinida podrían infringir el “derecho al olvido” que está protegido en algunos países europeos. Pero la rendición de cuentas y el recurso pueden ser resbaladizos, porque los civiles no necesariamente pueden demandar a las ciudades por violar los daños a la privacidad, explica Gidari.

¿Cómo sería saltar esa oscuridad al optar por no participar? ¿Puede un urbanita contemporáneo esquivar con éxito la vigilancia? Les pedí a Gidari y Lee Tien, abogado de la Fundación de la Frontera Electrónica (Electronic Frontier Foundation), que me enseñaran cómo desaparecer.

Durante nuestras conversaciones, Tien y Gidari me recuerdaron, una y otra vez, que era una petición absurda: realmente no puedes esconderte de la vigilancia urbana. En un correo electrónico anterior a nuestra charla telefónica, Tien señalaba que ni siquiera somos conscientes de todos los rastros que dejamos en el mundo. Compara nuestro rastro de datos, desde el ticket del parquímetro, pasando por las cámaras callejeras, los lectores automáticos de matrículas y mucho más, hasta una especie de ADN binario que constantemente estamos desprendiendo. Intentar ocultar estos flujos de datos sería imposible.

Además, a medida que las herramientas de vigilancia se han vuelto más sofisticadas, detectarlas se ha convertido en una tarea más difícil. “Hubo un tiempo en que se podían detectar las cámaras“, dice Tien. Tal vez una bodega colgaría un letrero de metal advirtiendo a los transeúntes que estaban siendo grabados por un dispositivo torpe y llamativo. “Pero ahora, son más pequeños, empotrados y no se ven como se espera que sean“.

Otras cámaras están en el cielo. Como Buzzfeed ha informado, algunas tecnologías de vigilancia federal se montan en aviones y helicópteros con amortiguación acústica que navegan por las ciudades, utilizando la realidad aumentada para superponer una cuadrícula que identifica objetivos a nivel granular. “Hay sensores en todas partes“, dice Gidari. “El público no tiene la capacidad de ver dónde están“.

La forma más segura de esquivar la vigilancia es no encontrarla en primer lugar, pero eso no es una pregunta sencilla. Si bien varios grupos han intentado trazar rutas que permitieran a los peatones eludir literalmente los nodos de vigilancia, no han tenido demasiado éxito. En 2013, dos desarrolladores de software lanzaron una versión beta de una aplicación llamada Surv, que aspiraba a ser una guía de colaboración colectiva para cámaras montadas en ciudades de todo el mundo. La aplicación detectaría cámaras dentro de un radio de 100 metros del teléfono del usuario, pero no alcanzó su umbral de crowdfunding en Kickstarter.

Las soluciones más efectivas son también las menos prácticas. Para derrotar al software de reconocimiento facial, “tendrías que usar una máscara o disfraz“, dice Tien. “Eso realmente no resulta práctico para las personas“. Otras estrategias incluyen maquillaje que engañe a una cámara para reconocer los contornos de un rostro humano, o frustrar las cámaras cegándolas con luces LED infrarrojas fijadas en un sombrero o anteojos, como intentaron investigadores en el Instituto Nacional de Informática de Japón en 2012. Sin embargo, esas técnicas son apenas sutiles: al tratar de engañar a la tecnología, se destacaría a simple vista. Y a medida que la biometría continúe avanzando, las cámaras también serán menos atacables. También hay problemas legales a tener en cuenta: los conductores que no quieren que los funcionarios de la ciudad sepan dónde estacionaron o cuándo, dice Gidari, tendrían que burlar las herramientas de reconocimiento de matrículas ocultando su matrícula, como con el bloqueador de cámara noPhoto, un nuevo dispositivo de $ 399 que dispara un flash a las cámaras de luz roja en un intento de codificar una imagen legible. Obscurecer las placas de matrícula ya es ilegal en muchas ciudades y estados, y otras están barajando nuevos procedimientos.

uno

dos

Las gafas LED puede que no engañen a las cámaras biométricas, pero llamarán la atención de la gente. Foto del Instituto Nacional de Informática.

En su libro Obfuscation: A User Guide for Privacy and Protest, Finn Brunton y Helen Nissenbaum, ambos profesores de la Universidad de Nueva York, defienden una estrategia de “tirar un poco de arena a los engranajes, levantar el polvo y hacer ruido“, basándose esencialmente en el cuerpo a cuerpo de la interferencia de datos para “esconderse en una nube de señales”. Varias aplicaciones, sitios web y extensiones de navegador intentan ayudar a los usuarios en este tipo de desvío, por ejemplo, ejecutando en segundo plano sus actividades web habituales, tratando de cubrir tus huellas digitales dejando de lado tu vigilancia.

Por ejemplo: un sitio llamado Internet Noise busca frases aleatorias y abre cinco pestañas nuevas cada diez segundos. (Lo dejé funcionando mientras escribía esto, y ahora el historial de mi navegador incluye imágenes de tejones, una tienda de colchones en línea, un artículo de NPR sobre la Corte Suprema y un documento de investigación sobre la mutación genética en los hámsters). Como técnica de encubrimiento, no es un velo perfecto, escribe Emily Dreyfess en Wired: “En realidad es demasiado aleatorio. No se queda mucho tiempo en los sitios, ni los vuelve a visitar. En otras palabras, realmente no parece humano, y los algoritmos de seguimiento lo suficientemente inteligentes probablemente lo sepan”. El sitio es más bien una protesta por la anulación por parte del Congreso de una regulación de la FCC aún no implementada que habría obstaculizado la venta del historial de navegación de los usuarios por parte de los ISP.

Aún así, Tien aboga por un cierto grado de autoprotección. Ve estas medidas como un tipo de higiene digital: el “equivalente a lavarse las manos cuando se va al baño” o vacunarse contra la gripe. Pero enfatiza que son solo un profiláctico parcial: “Nada que lo haga inmune al problema“.

Otras técnicas incluyen el empleo de Tor, red que intenta ocultar el origen y el destino de tus búsquedas en la web enrutando el tráfico a lo largo de una ruta enrevesada, y Signal, que ofrece mensajes y llamadas telefónicas cifradas. El kit de herramientas de autodefensa de vigilancia de la Fundación de la Frontera Electrónica (Electronic Frontier Foundation), también sugiere herramientas y comportamientos particulares para escenarios concretos. Las personas que participan en las protestas, sugiere la guía, podrían considerar eliminar los metadatos de las fotos, para que sea más difícil relacionarlos con identidades y ubicaciones. Pero tampoco es una solución perfecta, dice Tien, porque solo puedes controlar lo que publicas. “Si tomo una foto y lavo los metadatos, eso es una cosa“, dice Tien. “Si mi amigo me toma una foto, no puedo hacer nada al respecto“. The Intercept produjo un video que ilustra las instrucciones paso a paso para la seguridad del teléfono en una protesta, desde agregar un código de acceso hasta activar la configuración de cifrado.

Diariamente, dice Tien: “No creo que tu o yo podamos hace una autoayuda significativa contra el tipo de seguimiento que veremos en el espacio físico del mundo real“. Eso son migajas de un punto que él dice. sobre una asimetría fundamental en la información que está disponible para los organismos que instalan las cámaras y aquellos que son vigilados por ellas. Existen relativamente pocas leyes relacionadas con la expectativa de privacidad en un espacio público. Los funcionarios y organizaciones que instalan sensores, cámaras y dispositivos cada vez más sensibles, dice, “tienen mucho más dinero que tú, mucha más tecnología que tú y no tienen que decirte qué están haciendo.”

En última instancia, Tien y Gidari tienen una visión a largo plazo, argumentando que la mayor recompensa vendría de presionar por una mayor transparencia sobre lo que esta tecnología está haciendo. Parte de eso, dice Tien, es resistirse a la idea de que los datos son inherentemente neutrales. Toda la masa desordenada y desordenada contiene información que podría tener consecuencias tangibles en la vida de las personas. Tien dice que los ciudadanos deben recordar a sus funcionarios electos lo que está en juego con los datos y, en el proceso, tal vez “atenúen su entusiasmo” por la recopilación de los mismos.

Señala que las ciudades santuario podrían ser un excelente ejemplo. Allí, dice, algunos defensores de los derechos de los inmigrantes se están dando cuenta de que los datos recopilados a través de la vigilancia municipal “podrían no ser tan buenos cuando estamos interesados en proteger a los inmigrantes y el gobierno federal está interesado en deportarlos“.

Las estrategias prácticas para optar por dejar de ser invisibles para algunos de estos modos de vigilancia son imperfectas, por decir lo menos. Eso no quiere decir que la recopilación de datos sea intrínsecamente nefasta, dice Gidari, como escribió en una publicación de blog para la CEI, “nadie quiere vivir en una ciudad ‘tonta‘”. Pero dice que no debería ser necesario optar por no participar. como valor predeterminado: “No creo que deba ser habilitado en primer lugar“.

Traducido adaptado de un artículo de: Jessica Leigh Hester es una ex editora asociada senior en CityLab, que abarca el medio ambiente y la cultura.Su trabajo también aparece en The New Yorker, The Atlantic, New York Times, Modern Farmer, Village Voice, Slate, BBC, NPR y otros medios.

[Exhumación de una fosa común de ejecutados del franquismo] Mensaje en una botella

Cumbre del G-7 en Biarritz: Crónica de un esperpento anunciado.

 

Por una escuela pública y laica

laicismono lo apuntes a religión. ¡Respeta su libertad de conciencia! Educa en valores éticos y cívicos

La separación de niños y niñas, ya desde edades muy tempranas por motivos religiosos, supone una segregación inadmisible que vulnera gravemente el artº 14 de la Constitución, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Derechos de la Infancia.

Por sentido común:

NO LE APUNTES A RELIGIÓN, NO LE IMPONGAS NINGÚN DOGMA RELIGIOSO. RESPETA SU LIBERTAD DE CONCIENCIA!

En la escuela, las religiones, a través de sus catecismos y dogmas sagrados, transmiten conceptos ideológicos excluyentes que solo conciernen a las personas de una determinada ideología y, por lo tanto, NO son valores éticos y cívicos universales, que atañen al conjunto de la ciudadanía. En muchas ocasiones, los dogmas y enseñanzas religiosas son incompatibles con la ciencia y los valores humanistas universales.

EDUCAR EN VALORES ÉTICOS Y CÍVICOS:

Aprender a pensar sin adoctrinamientos, potenciando el conocimiento racional y crítico que aportan las ciencias y las humanidades. Recibir enseñanzas fiables y científicas como la evolución del ser humano y los comportamientos sociales, frente a teorías como la del creacionismo o los dogmas religiosos, sin ninguna prueba científica y/o histórica.

Ejercitarse en valores cívicos, como la igualdad, la justicia, la libertad, la democracia, la solidaridad, la igualdad entre los sexos, la diversidad sexual, el respeto entre las personas, el cuidado y conocimiento del medioambiente… y todo lo relativo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Derechos de niñas y niños.

Aprender juntos, sin discriminaciones, ni segregación, ya sea por cuestiones de creencias o por cualquier otra causa, estableciendo, para todo el alumnado, contenidos comunes para una convivencia solidaria en una sociedad plural. Las creencias religiosas ya tienen sus lugares específicos, en las iglesias, las mezquitas, sinagogas u otros centros de culto.

Contribuir a que las aulas sean un espacio para el conocimiento y una convivencia plural, en donde se eduque sin dogmas, asumiendo la diferencia y la diversidad, como un valor que no segregue ni excluya.

PARA ESTABLECER LA ESCUELA PÚBLICA Y LAICA ES NECESARIO:

  • Denunciar y derogar los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede de 1979 y los Acuerdos de cooperación con las minorías religiosas de 1992, en lo relativo a la Enseñanza.
  • Que la religión confesional deje de formar parte del currículo y del horario lectivo: en suma, que SALGA DE LA ESCUELA.
  • Que ninguna simbología, actividades religiosas o rituales tengan presencia en los centros escolares.
  • Que con dinero público no se financie la escuela con ideario propio, ni el adoctrinamiento religioso o de otra naturaleza ideológica.
  • Que en el ámbito escolar se impida cualquier tipo de segregación por razones sociales, étnicas, de diversidad sexual, religiosas o ideológicas…

La Escuela pública, única, universal, democrática, gratuita y laica, tal como se ha ido configurando históricamente, es la que, contando con el Estado como titular y garante, puede y debe asegurar la educación de toda la ciudadanía en los saberes y valores comunes, la igualdad de condiciones y el respeto a la libre conciencia, protegiendo, para ello el marco escolar de la injerencia de intereses ideológicos particulares. Ello conlleva la exclusión de todo adoctrinamiento religioso o de otra índole particular dentro del currículo y de la escuela, así como la presencia institucional de símbolos, actividades y rituales sectarios.

Versión PDF para descargar e imprimir: Folleto educación 2019

Firma: Por una Escuela Pública y Laica. Religión fuera de la escuela

escuelapublica

escuelalaica

cear

Cinco motivos para no marcar

la casilla de la Iglesia ni la de fines sociales y seguir siendo solidaria

Ninguna de las dos opciones de la declaración anual de la Renta ofrece un sistema real, voluntario y verdaderamente laico para la aportación a fines sociales de interés general. Te damos 5 razones para que no las marques sin dejar de contribuir a las causas solidarias.

La falacia del gasto

Si marcas cualquiera de las dos casillas no pagas más, simplemente el 0,7 de tu cuota íntegra (antes de deducciones) se destina a la Iglesia o a fines sociales o a los dos (1,4). Por lo tanto, si no señalas ninguna de las casillas tampoco pagas menos, simplemente el Estado se encarga de distribuir ese 0,7 por ciento directamente desde los Presupuestos Generales.

Según el manual de la renta para este año los que no señalan ninguna de las dos casillas destinan también su 0,7% a “fines generales” sin asignación concreta. La matización es que no se conoce la lista de proyectos, acciones u organizaciones beneficiarias. Ese 0,7 por ciento se puede destinar a carreteras, Sanidad o Educación. Si no marcas ninguna de las casillas participas también del funcionamiento y la construcción solidaria del Estado.

La iglesia, la gran beneficiada

Por este mismo motivo, si marcas la casilla de la Iglesia, ese 0,7% se arranca de la hucha común de todos los contribuyentes, no solo de los que ponen la cruz. No hay más dinero, se usa el que hay para todos. Y fueron 250 millones de euros en 2016.

Es decir, se produce un redistribución del gasto que podría ser de interés común y mejorar la inversión pública (Sanidad, Educación, carreteras) hacia la Iglesia, priorizando el interés de unos pocos sobre el general y restando financiación a otras necesidades prioritarias.

La financiación eclesiástica debería ser exclusiva de sus acólitos, aumentando la cuota en su IRPF y no restando de la hucha común de los presupuestos generales. Más en un Estado laico. Si el compromiso es realmente cristiano no habrá ninguna distinción de la partida actual porque todos los que apoyan a la iglesia pagarían gustosamente la cuota aumentada en su IRPF. ¿Verdad?

Pero el problema no es solo este, si marcas solo la casilla de ‘fines de interés social’ para evitar la financiación de la Iglesia en un Estado laico, también participarás en la subvención de entidades religiosas adscritas a la lista de organizaciones beneficiadas por ese ‘interés social’. Concretamente 100 millones de los 280 recaudados para fines sociales irían a organizaciones afines a la Iglesia, según Europa Laica.

Organizaciones que hacen una labor solidaria pero siempre vestida de un proselitismo religioso y una cultura de la caridad vertical que no es del gusto de todos. El mismo derecho tiene el ciudadano a poder ayudarlas como a no querer hacerlo. Con el sistema distributivo actual el segundo caso es imposible.

¿De verdad es una opción no ser solidaria?

La mera existencia de la casilla de fines sociales es ponzoñosa. El mensaje que se transmite a los contribuyentes es que existe una posibilidad para no participar en causas de interés social. Si no quieres ayudar, no marques la casilla. Bonita forma de promocionar la cultura de la fraternidad colectiva y que parece más bien una excusa para justificar (y dar otra opción) a la casilla de la Iglesia.

El epígrafe del manual de la renta de este año para la casilla de fines sociales dice textualmente: “...considerados de interés social los fines de atención a las personas con necesidades socio-sanitarias, educativas o de inserción laboral. La prevención de la delincuencia, protección del medio ambiente y la cooperación al desarrollo.”

Negarse a participar en alguno de esos puntos teniendo recursos para ello no debería ser una opción, sino un delito.

La cultura del mínimo esfuerzo: dona tu tiempo, no tu dinero

Las casillas solidarias son un atajo para limpiar muchas conciencias. La verdadera acción social se practica de manera pro activa, no delegando. El orgullo por sentirse Vicente Ferrer por cruzar solo dos rayas de cinco milímetros al año es ponzoñoso para la conciencia colectiva.

La labor solidaria debe ser personal y de implicación diaria, leyendo la actualidad, siguiendo a tus ONGs de cabecera, aportando según necesidades, participando y apadrinando personalmente acciones,… no delegando una responsabilidad inherente en el ser humano a otros. En definitiva, donando algo más preciado que un 0,7 de tus impuestos: tu tiempo.

No hay ONGs pequeñas que no recibirían nunca ayuda sin el sistema actual de renta, sino irresponsables con orejeras que no se ocupan de conocerlas e implicarse personalmente en su causa. Una ONG que se curra año tras año el patrocinio o la cuota ciudadana será mucho más activa y efectiva en la conciencia social colectiva que una que espera sentada la subvención del Estado.

Está muy bien que el Estado dedique una partida variable a los fines sociales de interés general, pero no debe ser una opción supeditada a la frágil conciencia colectiva que se espanta del compromiso común con la corrupción, la desgobernabilidad o las crisis estacionales; debería ser una acción obligatoria, una política de Estado fija en los Presupuestos Generales y decidida por un Parlamento representativo, independientemente de las mareas de opinión ciudadana.

El compromiso personal aporta más valor a largo plazo

De nada sirve dejar vacías las casillas solidarias sin este compromiso personal de
intervención continua. De nada sirve criticar la labor caritativa de la Iglesia si no participas de la construcción de una solidaridad horizontal que rellene su hueco. De nada sirve vocear contra subvenciones desperdiciadas en ONGs exóticas si no trabajas personalmente por construir una causa que consideres realmente justa.

En la era de las redes sociales, donde miles de proyectos cívicos echan sus lazos, es muy fácil implicarse para modelar continuamente esta conciencia solidaria personal, sin la necesidad paternalista de tener que esperar a que haga algo Papá Estado. La labor del Estado debería ser de mero agente educador y de financiación pública para las causas más difíciles y minoritarias, aquellas que carecen del carisma y proyección mediática que estimule nuestro gesto humano.

La motivación de hacer tuyo un proyecto solidario en el que gastas 10 Euros vale más que mil financiados de manera automática por el Estado, genera un poso mayor para seguir siendo donante y, tampoco lo olvides, puedes desgravarte su importe.

Haced la prueba.

🐃Ninguna empresa justifica un estado policial.⛓

stallman

En los últimos meses, Select All ha entrevistado a más de una docena de figuras prominentes de la tecnología sobre lo que ha fallado en el Internet actua,l para un proyecto llamado “The Internet Apologizes”. Ahora estamos publicando transcripciones más largas de cada entrevista individual. Esta entrevista presenta a Richard Stallman,  activista y legendario programador que desarrolló el software básico y ampliamente utilizado Emacs y GNU. Ha recibido la beca MacArthur “genius” y actualmente es presidente de la Free Software Foundation.

Muchas gracias por aceptar una llamada. Me disculpo por llamar tarde, acabo de tener una mañana atestada.

Por favor. Deja de disculparte. No importa cuando me llames, si puedo hablar contigo. Nunca me importó eso. En otras palabras, estás siendo excesivamente cortés. Satisfaciendo un deseo imaginario que nunca tuve en mi vida. Soy feliz si la gente me llama en cualquier momento si la conversación es útil.

Por supuesto, a veces no puedo hablar o no pueden localizarme, lo cual es desafortunado. Pero no me va a hacer infeliz.

Muy bien entonces. Empecemos y vayamos directo al grano. Me interesa saber cómo cree que las principales plataformas digitales en particular, y Silicon Valley en general, se descarrilaron. Estoy pensando en la naturaleza tóxica de muchas de estas comunidades y plataformas en línea – problemas con la privacidad de datos, la capacidad de ser usados cobn fines electorales u otros propósitos, de ese tipo.

Estás hablando de manifestaciones muy específicas, y en algunos casos de maneras que presuponen una solución débil.

¿Qué es la privacidad de datos? El término implica que si una empresa recopila datos sobre ti, de alguna manera debe proteger esos datos. Pero no creo que ese sea el problema. Creo que el problema es que recoge datos sobre ti. No deberíamos dejarles hacer eso.

No permitiré que recopilen datos sobre mí. Desafortunadamente hay algunas áreas en las que no puedo evitarlo. No puedo evitar ni siquiera para un vuelo doméstico dar la información de quién soy. Eso está mal. Uno no debería tener que identificarse si no está cruzando una frontera y haciendo que le revisen su pasaporte.

Con las recetas, las farmacias venden la información sobre quién recibe qué tipo de receta. Hay compañías que descubren cosas sobre las personas. Pero no tienen mucha oportunidad de mostrarme anuncios porque no uso ningún sitio de una manera que les permita saber quién soy y mostrar anuncios en consecuencia.

Así que creo que el problema es fundamental. Las empresas están recopilando datos sobre las personas. No deberíamos dejarles hacer eso. Los datos que se recogen serán abusados. Eso no es una certeza absoluta, pero es una probabilidad práctica, extrema, que es suficiente para hacer de la cobranza un problema.

Una base de datos sobre personas puede ser mal utilizada de cuatro maneras. En primer lugar, la organización que recopila los datos puede hacer un mal uso de los mismos. En segundo lugar, los empleados deshonestos pueden hacer un mal uso de los datos. Tercero, las partes no relacionadas pueden robar los datos y abusar de ellos. Eso también sucede con frecuencia. Y cuarto, el estado puede recopilar los datos y hacer cosas realmente horribles con ellos, como poner a la gente en campos de prisioneros. Que es lo que sucedió en la Segunda Guerra Mundial en los Estados Unidos. Y los datos también pueden permitir, como hicieron en la Segunda Guerra Mundial, que los nazis encuentren judíos para matar.

En China, por ejemplo, cualquier dato puede ser mal utilizado de forma horrible. Pero en Estados Unidos también hay una torturadora de la CIA que ha sido nombrada para dirigir la CIA. Así que cuando pones esto junto con el espionaje estatal del que nos habló Snowden, y con la Ley Patriota que permite al FBI tomar de casi cualquier base de datos, datos personales sin siquiera hablar con un tribunal. Y lo que ves es que para las compañías tener datos sobre ti es peligroso.

Y no estoy interesado en discutir las políticas de privacidad que estas compañías tienen. En primer lugar, las políticas de privacidad están escritas de tal manera que parecen prometerle algún tipo de respeto por la privacidad, cuando en realidad tienen tales vacíos legales que la compañía puede hacer cualquier cosa. Pero segundo, la política de privacidad de la compañía no hace nada para evitar que el FBI tome todos esos datos cada semana. Cada vez que alguien empiece a recopilar datos, si el FBI cree que son interesantes, los obtendrá.

Y también sabemos que el FBI y otras agencias similares se inclinan a etiquetar a los manifestantes como terroristas. De esa manera pueden utilizar leyes que fueron ostensiblemente adoptadas para protegernos de los terroristas para amenazar a un número mucho mayor de nosotros que cualquier terrorista.

Esta es efectivamente una práctica central de todo Silicon Valley, ¿verdad? Parece que usted piensa que esto es algo que se extiende mucho más allá de la privacidad. Es la base de cómo actúan estas compañías.

Sí. Aunque prefiero no referirme a las empresas que recopilan datos personales con el nombre de Silicon Valley porque hay otras empresas que hacen otras cosas relacionadas con la tecnología digital, y tal vez están fabricando algunos chips que no son perjudiciales en absoluto. Así que preferiría no hablar de Silicon Valley, también porque pueden estar en otro lugar.

¿Qué tal si usamos la frase del New York Times?: “los Cinco Espantosos” para referirse a una especie de tecnología emergente, monopolios digitales o duopolios.

Bueno, en primer lugar, si son monopolios es una cuestión secundaria, en mi opinión, y el peligro no se limita a ellos. Por ejemplo, el FBI estaba – supongo que todavía lo está – recogiendo datos sobre cada llamada de larga distancia de algunas de esas compañías de larga distancia. Tal vez todo. Pero eso no son monopolios. No hay muchos de ellos; es un oligopolio, y eso también es peligroso. Pero en cualquier caso, no están entre las cinco compañías en las que estás pensando. Y como yo lo veo, cualquier tienda que quiera saber quién eres está haciendo lo mismo y es igual de malo sin importar el tamaño de la tienda.

Nunca le digo a las tiendas quién soy. Nunca les dejé saber. Pago en efectivo y sólo en efectivo por esa razón. No me importa si es una tienda local o Amazon – nadie tiene derecho a seguir la pista de lo que compro. La tienda local, con la que puedo hacer negocios, no le doy ninguna forma de conocer mi identidad. Pago en efectivo. Con Amazon, no puedo pagar en efectivo, así que no compro desde allí.

Entendido.

Los Cinco Espantosos – creo que en Francia se llaman GAFAM – pueden tener un poder especial para causar daño. Ciertamente Facebook lo hace. Pero cada uno es diferente y están haciendo cosas que otras compañías también están haciendo, y es igual de malo cuando otras compañías lo hacen. Así que creo que es un error centrarse en las empresas especialmente grandes, y en su lugar deberíamos mirar las cosas que están haciendo que son la base para ser perjudiciales. Y entonces deberíamos detener a cualquiera que haga eso.

Suena como si usted sintiera que la recolección de datos de usuario es el problema de raíz con estas compañías.

Es una injusticia. Es una falta de respeto por los derechos humanos, y no sólo cuando una empresa lo hace. Hoy en día, en las calles de algunas ciudades hay muchas cámaras que los funcionarios pueden apuntar en la dirección que quieran, y creo que están tratando de reconocer los rostros de las personas automáticamente. Bueno, esto es monstruoso. Esto es mucho peor que Google o Facebook.

Y no lo hace… no lo hace una empresa. Lo hace la ciudad de Nueva York. O alguna otra ciudad haciendo lo mismo, ¿quién sabe? El punto es que rastrear a la gente es peligroso. Y especialmente rastrear quién se comunica con quién. Y quién va a dónde. Una vez que el Estado pueda averiguarlo, los derechos humanos están básicamente muertos porque las protestas serán aplastadas. Miren lo que varias de las llamadas “agencias de aplicación de la ley” hicieron para tratar de aplastar las protestas en el oleoducto no hace mucho tiempo, o las leyes que varios estados están adoptando o pensando en adoptar, convirtiendo la protesta en un grave crimen y encarcelando a los manifestantes por mucho tiempo. O cortar a los periodistas para cubrirlos, como se hizo durante las protestas en el oleoducto de acceso a Dakota, cuando declararon una zona de exclusión aérea para que los aviones teledirigidos de los periodistas no pudieran estar allí para ver lo que los matones estaban haciendo a los manifestantes.

Por lo tanto, considero que esto es fundamentalmente peligroso hasta el punto de que los problemas de, digamos, la publicidad palidecen en comparación. Claro, no quiero que las empresas puedan saber todo sobre nosotros por el bien de la publicidad, aunque para el caso específico de Facebook, podría haber un remedio para evitar que sea tan perjudicial. Por ejemplo, los anuncios políticos en Facebook podrían ser menos perjudiciales si todas las empresas que compran anuncios políticos están obligadas a publicar la lista completa de todos los anuncios que han comprado en los últimos seis meses en un solo lugar. Para que la gente pueda ver lo que son.

¿Por qué cree que estas empresas se sienten justificadas a la hora de recopilar esos datos?

Oh, bueno, creo que se puede rastrear hasta la ideología neoliberal plutocrática general que ha controlado a Estados Unidos durante más de dos décadas. Un estudio estableció que desde 1998 más o menos, la opinión pública en general no tiene influencia en las decisiones políticas. Están controlados por los deseos de los ricos y de los intereses especiales relacionados con cualquier asunto que sea.

Así que las empresas que querían recopilar datos sobre las personas podían aprovechar esta ideología general equivocada para salirse con la suya en cualquier cosa que hubieran querido hacer. Que resulta que estaba recolectando datos sobre la gente. Pero creo que no se les debería permitir recopilar datos sobre la gente.

Necesitamos una ley. Que se jodan – no hay razón por la que debamos dejarlos existir si el precio es saber todo sobre nosotros. Deja que desaparezcan. No son importantes – nuestros derechos humanos son importantes. Ninguna empresa es tan importante que su existencia justifique la creación de un Estado policial. Y nos dirigimos hacia un estado policial.

La mayoría del software que no es libre tiene funcionalidades maliciosas. Y esto incluye espiar a la gente, restringir a la gente, lo que se llama gestión digital de restricciones, puertas traseras, censura. Empíricamente, básicamente, si un programa no es software libre, probablemente tiene una de estas funcionalidades maliciosas. Así que imagínese un coche sin conductor, controlado por supuesto por software, y probablemente será software privativo, lo que significa software no libre, no controlado por los usuarios sino por la compañía que fabrica el coche, o por alguna otra compañía.

Imagínate si eso tiene una puerta trasera, que permite a alguien enviar una orden diciendo: “Ignora lo que dijo el pasajero, y ve allí“. Imagínate lo que eso haría. Puedes estar seguro de que China usará esa funcionalidad para llevar a la gente a los lugares donde van a ser desaparecidos o castigados. Pero, ¿puedes estar seguro de que Estados Unidos no lo hará?

Se podría argumentar que en China, acaban de centralizar la recopilación de datos integrados y la están integrando con flujos de datos de una variedad de fuentes diferentes, tanto controladas por el gobierno como no. Mientras que en los EE.UU., parece que estas plataformas compiten entre sí para ofrecer diferentes servicios como este – no está centralizado.

Recuerda que todos los datos están disponibles para el FBI en cualquier momento. Y recuerda lo fácil que es presionar a las empresas para que envíen el comando de control remoto o para que obtengan de ellas todos los secretos necesarios. Recuerda a Lavabit. A Lavabit se le ordenó que le dijera al estado lo suficiente como para espiar al 100 por ciento a todos sus usuarios. Y la única forma en que Ladar Levison pudo evitarlo fue cerrar la compañía instantáneamente. Y podía hacerlo; podía considerar hacerlo porque simplemente era su dueño. Ahora imagina que es una corporación pública con accionistas, e imagina que la loca ideología es hacer dinero para los accionistas, lo cual, por cierto, todavía no es aceptado en algunos países europeos. Y leí que esta idea no comenzó hasta la década de 1980; antes de eso, incluso en los Estados Unidos, se aceptaba que una corporación tenía otras obligaciones.

Así que no deberíamos aceptar esa premisa. Pero el hecho es que sí aceptan esa premisa y ni siquiera soñarían con cerrar la compañía sólo porque había sido corrompida al 100 por ciento – cerradura, stock y barril – para espiar a todos sus usuarios.

Apple acaba de encontrarse con esa situación en China y Apple se ha rendido.

Alguien con sus experiencias y conocimientos, tengo curiosidad: ¿Siente que ha tenido alguna experiencia que le brinde una visión particular de cómo funcionan estas empresas?

Son corporaciones. Las corporaciones han sido comparadas con psicópatas.

Pero, ¿cree que hay algún conjunto particular de actitudes culturales, o ideología, que haya afectado a esta variedad en particular?

Sí, el neoliberalismo.

¿Cierto sabor del neoliberalismo?

No, no creo que lo sea. El neoliberalismo en general. La idea de que la codicia es buena y justifica hacer a la gente lo que sea que la ganancia requiera, eso es todo lo que se necesita. Por supuesto, dependiendo del negocio en el que se encuentre la compañía, habrá diferentes cosas desagradables que podría hacer.

Las cosas desagradables que, digamos, Apple puede hacer no son las mismas que las cosas desagradables que Facebook puede hacer, y no las mismas cosas desagradables que Monsanto puede hacer, o las mismas cosas desagradables que Kinder Morgan puede hacer. Y cada uno se encuentra en ciertas circunstancias basadas en su línea de negocio, lo que sugerirá ciertas formas de ganar más dinero engañando a la gente.

Pero, y sería bueno dejarlo claro, que las corporaciones tienen otros deberes que son tan importantes como hacer dinero para sus accionistas. Pero también necesitamos leyes específicas. Por ejemplo, hubo una empresa carbonera que hace unos años se las arregló para robar las pensiones de sus empleados dividiéndose en dos empresas y programando la quiebra de la que tenía obligaciones en materia de pensiones. Ahora, creo que necesitamos una ley que exija que las pensiones se manejen a través de fondos independientes para que una empresa no pueda simplemente desaparecer y dejar a sus empleados de 20 años sin pensión.

Así que los remedios dependen de la zona. Un remedio que se ocupe de evitar el robo de las pensiones de los empleados. Muchos de los salarios de los empleados son robados con frecuencia, especialmente los de los empleados mal pagados. Sucede mucho en los establecimientos de comida rápida. No estoy seguro de cómo prevenir eso. Pero esa es otra área muy grande donde las compañías engañan a la gente.

Las empresas que tienen sitios web o aplicaciones tienden a fastidiar a la gente recopilando datos sobre ellos. Creo que necesitamos una ley que exija que todos los sistemas se diseñen de forma que alcancen su objetivo básico con la menor recopilación posible de datos.

Y no se debe permitir que las características secundarias, las comodidades, etc., justifiquen que el objetivo principal requiera la recolección de datos. Digamos que quieres ir en coche y pagar el viaje. Eso no necesita fundamentalmente saber quién eres. Por lo tanto, los servicios que lo hagan deben estar obligados por ley a darle la opción de pagar en efectivo, o utilizar algún otro sistema de pago anónimo, sin ser identificado. También deben tener maneras de que puedas llamar para que lo lleven sin identificarse, sin tener que usar un teléfono celular. Compañías que no están de acuerdo con esto – bueno, son bienvenidas a salir del negocio. Que les vaya bien.

Cuando entrevisto a la gente sobre esto, he encontrado que hay algunas personas que piensan que hay algunos arreglos simples y otros que piensan que estas compañías nunca van a cambiar, así que necesitan morir. Tengo curiosidad por saber qué cree que se debe hacer y qué cree que sucederá en realidad.

Bueno, en términos de lo que se debe hacer, creo que deberíamos volver a vender cosas en tiendas físicas donde se pueda entrar y pagar en efectivo. Y si quieres un producto que ellos almacenan en alguna parte pero no está en esa tienda, bien debes ser capaz de pagar un depósito y que ellos ordenen algo y regresar a buscarlo más tarde. Y no necesitan saber quién eres para hacer eso. Pueden dar un recibo que probará que pagastes el depósito para que poder volver a recogerlo más tarde.
Y por cierto, no debemos permitir que las tiendas hagan nada para tratar de rastrear los movimientos de los clientes. Esta extraña práctica es de nuevo el resultado de la suposición ideológica de que a las empresas se les debe permitir hacer lo que quieran a menos que el pueblo haya logrado hacer una ley en su contra. Creo que, en general, no debería permitirse la identificación o el seguimiento de personas, a menos que se ofrezca alguna justificación específica y extremadamente fuerte.

Y este requisito debe aplicarse a los sistemas, independientemente de la organización que los administre, incluidos los sistemas administrados por ciudades, estados y el gobierno de Estados Unidos. No se les debe permitir recopilar datos excepto de maneras específicas que hayan sido aprobadas, y esa aprobación debe exigir que se justifique que se puede permitir el peligro para la privacidad. Y la razón es que necesitamos democracia, más que cualquier otra cosa. Y la enfermedad de la democracia en Estados Unidos, que está completamente establecida, y que fue reconocida por los partidarios de Sanders así como por los partidarios del troll, es un problema que necesitamos resolver. No exacerbar. Por lo tanto, debemos asegurarnos de que el Estado no pueda identificar a las personas, pero la única manera de hacerlo es asegurarnos de que las empresas tampoco puedan identificar a las personas la mayor parte del tiempo.

Además, nos enfrentamos a la amenaza de un desempleo masivo debido a algún tipo de tecnología digital. Una de estas áreas de desempleo son, por supuesto, los vehículos sin conductor. También hay máquinas de autochequeo en algunos supermercados y farmacias. Cuando entro y salgo de esas tiendas, grito a la gente junto a esas máquinas: “Si usas esas máquinas, estás dejando a otras personas sin trabajo“. Cuando lo reconocí, decidí que no los usaría. Siempre acudía al agente de ventas humano y les ayudaba a mantener su empleo.

Creo que podríamos permitir que los vehículos sin conductor y el auto checkout una vez que tengamos un sistema como un ingreso básico universal.

Parece que el problema que estás describiendo no son estas compañías; el problema es el capitalismo.

Bueno, es capitalismo neoliberal. Es capitalismo desenfrenado. En otras palabras, es la plutocracia. Cuando estas compañías controlan nuestras leyes comprando políticos, entonces realmente no vamos a tener democracia y las leyes nos dejarán a merced de las compañías que nos consideran presa.

Pero eso no significa que tengamos que eliminar el capitalismo. Tenemos que eliminar la plutocracia. Si tenemos capitalismo y democracia, tenemos más o menos lo que se inventó en Atenas. Eso es lo que teníamos en 1970. Si se mira el video de Chomsky Réquiem por el Sueño Americano, describe la campaña que se inició en los años 70 para recuperar el control de las empresas para que la gente pudiera exigir y obtener cosas como la Ley de Especies en Peligro de Extinción o la Ley de Estadounidenses con Discapacidades o la Ley de Aire Limpio o la Ley de Agua Limpia o tener impuestos lo suficientemente altos sobre los ricos o sobre las empresas para que pudiéramos gobernar el país. Y nada se desmorona.

Sería bueno ver que algunas de estas grandes compañías devuelven algunas de las gigantescas ganancias que han recaudado a lo largo de los años y las utilizan para financiar cosas beneficiosas para el público.

Bueno, sí, deberían pagar más impuestos para que podamos hacer lo que tenemos que hacer. Pero como las operaciones de esas empresas son directamente perjudiciales en sí mismas, no basta con hacerlas pagar impuestos. Tenemos que hacer que dejen de hacer las cosas de manera perjudicial, pero no sólo a las grandes empresas, sino también a las más pequeñas.

Guber es una de las empresas que más detesto. La llamé Guber porque paga cacahuetes a los conductores. Pero lo peor que le hace al público es hacer que la gente ejecute software que no es libre, que es específicamente una aplicación, y que no es libre, lo que significa que los usuarios no lo controlan y resulta que es malware. La gente descubrió que estaba rastreando sus movimientos antes y después del viaje.

Pero lo fundamental que hace mal es el hecho de que tienes que ejecutar ese programa no libre para conseguir un viaje, y tienes que identificarte. Y luego no puedes pagar en efectivo. Estas son cosas que una compañía de transporte no debería poder hacer. La ley debería decir: “Primero, respeta la privacidad de las personas. Y si puedes ganar dinero haciéndolo respetando la privacidad de la gente, está bien. Por supuesto, le haremos pagar una cantidad decente de impuestos, pero eso es otra cosa“.
Tengo páginas web sobre muchas de estas compañías diciendo por qué no deberías usarlas. Si miras Stallman.org, en la parte superior de la primera página, verás esta lista.

¿Y está en su sitio web?

Sí. Stallman.org.

 photo_2018-04-22_20-45-23  Hoy a las 7 de la tarde, hora de Moscú, el Gobierno Ruso ha decidido cerrar la Red Telegram en Rusia,

Motivo: NO ha querido cederle los datos que, de forma habitual, WhatsApp da al de los EEUU. Y a toda empresa que los compre.

Los usuarios de Telegram en Rusia han protestado lanzado al aire un avión de papel.

 Captura de pantalla de 2018-04-22 20-46-07  Pantallazo-2018-04-22 20-59-52

 

 

Nuevo refranero, la nube y …

1- En Púnica cerrada no entran moscas.desobediencia1

2- Aquí hay Rita encerrada.
3- En casa del herrero cartilla del paro.
4- Aunque la Merkel vista de seda, Merkel se queda.
5- En Abril, recortes mil.
6- Lo prometido es deuda.
7- A la cama no te irás, sin deber un poco más.
8- No hay mal que por el Poder no venga.
9- El perro de San Roque no tiene rabo porque la Unión Europea se lo ha cortado.
10- No por mucho recortar, nos rescatan más temprano.
11- A falta de cash, buenas son OPAs.
12- Mas vale trabajo poco remunerado en mano que ofertas volando.
13- Todos los caminos llevan a la cola del INEM.
14- Al pasar la BANKIA, me dijo el bankiero, me sobran ladrillos, dame mas dinero.
15- En martes, ni te cases ni te “embanques”.
16- A río revuelto, ganancia de rescatadores.
17- No hay mal que con recortes no venga.
18- Donde dije digo, digo RESCATE
19- A suelo recalificado no le mires el diente.
20- Más vale euro en mano, que ciento en el Banco.
21- El que avisa no es Rajoy.
22- Al mal tiempo, mucha Espe.
23- Al ciudadano honesto, todo son impuestos y a los defraudadores, todo son favores.
24- Ojos que no ven, Urdangarín que se lo lleva.
25- A la cama no te irás sin sufrir un recorte más.
26- Nunca digas de este agua no beberé, este cura no es mi padre, ni este ERE no me afecta.
27- Tanto va el cántaro a la fuente , que al final habrá que privatizarlo.
28- A Rita rogando y con el sobre reforzando.
29- Hasta el 40 de mayo no te sellan el paro.
30- En casa del obrero, ni cuchillo ni palo.
31- Vota gaviotas y te sacarán los ojos.
32- Ojos que no ven, impuesto que te ponen. 
kdenenon
Cuando protestamos, lo mejor es hacerlo sabiendo algunas cosas básicas, y para ello, nada mejor que una lectura a:
desobediencia

No me gusta la nube

 En el 2004 un tal Eric Schmidt – el que quiera saber quien es que lo busque en duckduckgo.com – decía: “La gente todavía no se ha dado cuenta de lo grande que es esta oportunidad”. - Se refería a lo “magnífico” que era y es que los servicios y la arquitectura de datos estén en servidores. A eso se le llama y se le llamaba entonces “Cloud Computing”, esto es MMMMM.

La arquitectura de datos no debería estar en servidores ni llamarse “Computación en la Nube”, pero es natural que al presidente ejecutivo de Google le guste más así -ya he dado una pista-. Cuando dice “la gente” no se refiere a nosotros sino a su propia empresa y a Facebook, Apple, Twitter, Amazon, Microsoft, eBay y Paypal. Y la “gran oportunidad” que dice es la de convertir nuestro espacio público - nuestra libertad - en su espacio privado (tal como ha hecho nuestro desamado desgobierno), su cortijo, con la sana intención de lucrarse el máximo posible, pero nosotros deberíamos de tener buenas razones para no participar. Si no se te ocurre ninguna, aquí van estas cinco:

1. Te roban lo que es tuyo.  Lo que sube a la Nube no vuelve a bajar o si lo prefieres de otra manera más popular "lo que se da, no se quita". Desde el software que subimos a la Mac App Store hasta la crítica de cine que publicamos en Blogger, cada palabra tuiteada, cada foto compartida, cada coma de cada correo correo que mandamos por Gmail, toda canción que subimos a Myspace. Una vez en su servidor, todos esos datos dejan de ser nuestros para convertirse en suyos y no nos lo piensan devolver - todo es vendible-. Cuando borramos una foto de nuestra cuenta en Facebook o limpiamos una barbaridad que se nos escapó en Twitter, los datos desaparecen de nuestra vista pero no se borran jamás. Son nuestro historial indeleble y es la moneda de cambio de la Red Social.

2. Su verdadero negocio es nuestra vida. Las fotos no son nuestras, ni las canciones, ni las cartas de amor-odio, ni el vídeo de nuestra boda, se lo quedan todo. Es la visión granular y estratosférica de todos y cada uno de nuestros movimientos o, para usar el eufemismo favorito del negocio, nuestra Inteligencia Colectiva. Es tan valiosa que, usando la coartada de sus expertos, “ayuda a descubrir nuevos mercados, prevenir enfermedades, conectar procesos políticos, combatir el crimen y manejar el tráfico”. En otras palabras, vender nuevos productos que nadie necesita y no sirven para nada útil y controlar a la población. Si algun día nos detienen por manifestarnos delante del Parlamento, esa información es el oro con el que nos pueden enterrar. Y Facebook es todo lo que la Stasi o las SS quisieron ser y no pudieron: todos los colegas, familiares y amigos vigilándote las 24 horas del día y apuntándolo todo con etiquetas. Sin malas caras ni canciones protesta ni filtraciones a la prensa capitalista. Gratis.

El verdadero negocio de la Nube es vender nuestros datos a empresas que quieren saber qué vendernos la próxima primavera y a gobiernos que quieren anticipar nuestra reacción cuando suban el IRPF, bajen las pensiones y vendan las infraestructuras públicas a sus deudores, amigos y parientes. Y a la CIA, FBI e Interpol y a mucha otra gente que no conocemos. Pero no lo llaman espiar (¿te dice el diablo que es el diablo?), lo llaman Big data y nube.

3. Es totalitaria. Nos somete a la voluntad de gobiernos que no hemos elegido democráticamente. La mano de Obama alcanza incluso a aquellas empresas cuyos servidores están repartidos por Kuala Lumpur, San Sebastián o Hong Kong, que es donde estaban los de Megaupload antes de que se los llevara el FBI. ¿Cómo distinguimos una empresa norteamericana de otra que no lo es? Porque todas terminan en .com, .org o .net. ¿Cómo sabemos dónde están sus servidores? No lo sabremos pero da igual. Todos estamos felices en “la nube”.

A cambio de ver cualquiera de los 86 capítulos de los Soprano a cualquier hora del día desde nuestro portátil, móvil o tableta, quedamos a merced de la Patriot Act, la NSL (National Security Letter), SOPA y (pronto en sus pantallas) CISPA, todas leyes que garantizan a las empresas, proveedores de servicios y miembros de la administración norteamericana un acceso continuo, ilimitado e impune a todo lo que importa en nuestras vidas, sin debernos ninguna explicación. Y el fastuoso Parlamento Europeo (con unos sueldos tremendos, que nos están llevando a la ruina, lo firma con gran ánimo y amor.

4. Su estrategia es centralizar la Red. La arquitectura de la información no es tecnología sino políticdesobediencia4a. Tim Berners-Lee imaginó una Red parecida al P2P donde cada célula es a la vez cliente y servidor y se comunica con libertad y autonomía con cualquier otra célula, una sencilla solución tecnológica para evitar la censura, la explotación, el abuso de poder y el monopolio. La Nube propone exactamente lo contrario, una estructura feudal donde todas las comunicaciones pasan por un operador que todo lo ve y todo lo sabe (si la Nube fuera una ciudad, se parecería al Moscú de Stalin, el Berlín de Hitler, el Hollywood de McCarthy…).

En una estructura P2P, el cliente/servidor tiene que poner su parte de los recursos (memoria, procesador y ancho de banda) pero a cambio puede leer sin ser visto, hablar sin ser escuchado y comprar sin ser espameado por terceros. La Nube pretende privatizar las infraestructuras públicas; cuando hayan acabado, empezará a cobrar por todo lo que antes era gratis. ¿Vamos a renunciar a todos nuestros derechos a cambio de llenar reproductores cada vez más pequeños?

5. Es una vieja historia. Con la centralización renunciamos al futuro de Internet, porque el negocio que plantea Schmidt no es nuevo sino viejo y se llama tele por cable. Con nuestra colaboración, la Nube pronto se convertirá en un frente borrascoso de tecnologías y servicios que peleará contra otras plataformas unidas para ganarse la atención de los usuarios y establecer los estándares de mercado. Antes o después dejaremos de comprar banda ancha para comprar acceso a una galaxia de contenidos u otra. Unos pagarán por las noticias y/o las series mientras que otros tendrán sólo el fútbol y la Red Social de los que aman el fútbol. Y los que no puedan pagar tendrán un canal donde sólo se pueden hacer dos cosas: ver anuncios y comprar.

 

licenciacc4

Trabajadores de Metro increpan a Ada Colau “No puedes contestarnos al puro estilo CIU”arton32226-5217b

A %d blogueros les gusta esto: