Categoría: Uncategorized

👎🏽Estados Unidos planeó la guerra💩

y la crisis energética en Europa

Nya Dagbladetglob-100.png

EEl grupo de expertos de RAND Corporation, que cuenta con 1850 empleados y un presupuesto de 350 millones de dólares, tiene el objetivo oficial de “mejorar las políticas y la toma de decisiones a través de la investigación y el análisis”. Está conectado principalmente con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y es famoso por haber influido en el desarrollo de estrategias militares y de otro tipo durante la Guerra Fría.

Un documento firmado por RAND, bajo el título de apertura «Debilitando a Alemania, fortaleciendo a EE. UU.«, sugiere que existe una «necesidad urgente» de una afluencia de recursos desde el exterior para mantener la economía estadounidense en general, pero “sobre todo el sistema bancario”.

Solo los países europeos vinculados por los compromisos de la UE y la OTAN pueden proporcionarnos estos sin cambios significativos. Sin costes militares y políticos para nosotros”.

Según RAND, el principal obstáculo para esta ambición es la creciente independencia de Alemania. Entre otros cosas, señala que el Brexit ha dado mayor independencia a Alemania y ha hecho más difícil que Estados Unidos influya en las decisiones de los gobiernos europeos.

Un objetivo clave que impregna esta estrategia cínica es, en particular, destruir la cooperación entre Alemania y Rusia, así como Francia, que se considera la mayor amenaza económica y política para Estados Unidos.

Si se implementa, este escenario eventualmente convertirá a Europa no solo en un competidor económico, sino también político de los EE. UU.”, declara.

Única forma: implicar a ambas partes en una guerra en Ucrania

«Para aplastar esta amenaza política, un plan estratégico, centrado principalmente en destruir la economía alemana, podría crear una crisis sistemática que sería devastadora para la economía alemana e indirectamente para la Unión Europea en su conjunto”, afirma y cree que la clave es llevar a los países europeos a la guerra.

La única forma posible de garantizar que Alemania rechace los suministros energéticos rusos es involucrar a ambas partes en el conflicto militar en Ucrania. Nuestras continuas acciones en este país conducirán inevitablemente a una respuesta militar de Rusia. Está claro que Rusia no va a dejar que la enorme presión ejercida por el ejército ucraniano sobre la República Popular de Donetsk no tenga una respuesta militar. Esto permitiría presentar a Rusia como la parte agresora y luego implementar todo el paquete de sanciones, que ya se ha elaborado”.

El partido verde obligará a Alemania a “caer en la trampa.

Los partidos verdes en Europa se describen como particularmente fáciles de manipular para que hagan los mandatos del imperialismo estadounidense.

El requisito previo para que Alemania caiga en esta trampa es el papel dominante de los partidos verdes y las ideologías europeas. El movimiento ecologista alemán es un movimiento altamente dogmático, si no fanático, lo que hace que sea bastante fácil hacer que ignoren los argumentos económicos”, escribe, citando a la actual ministra de Asuntos Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, y al ministro del Clima, Robert Habeck. , como ejemplos de este tipo de político.

Las características personales y la falta de profesionalidad hacen suponer que les es imposible reconocer a tiempo sus propios errores. Por lo tanto, será suficiente formar rápidamente una imagen mediática de la guerra agresiva de Putin, y convertir a los Verdes en partidarios ardientes y duros de las sanciones, un «partido de la guerra». Esto permitirá imponer las sanciones sin obstáculos”.

Baerbock es, entre otras cosas, bien conocida por declarar que continuará con la suspensión del gas ruso incluso durante el invierno, independientemente de lo que piensen sus electores sobre el asunto y las consecuencias para la población alemana.

– «Apoyaremos a Ucrania, y esto significa que las sanciones se mantendrán, también en invierno, incluso si se pone muy difícil para los políticos», dijo recientemente en una conferencia en Praga.

«Idealmente, una interrupción completa de los suministros»

Los autores expresan la esperanza de que el daño entre Alemania y Rusia sea tan grande que haga imposible que los países restablezcan relaciones normales más adelante.

Una reducción en los suministros de energía rusos, idealmente, una interrupción completa de tales suministros, conduciría a resultados desastrosos para la industria alemana. La necesidad de desviar cantidades significativas de gas ruso para calefacción en invierno exacerbará aún más la escasez. Los cierres en las empresas industriales provocarían escasez de componentes y repuestos para la fabricación, una ruptura de las cadenas logísticas y, eventualmente, un efecto dominó”.

En última instancia, se considera probable y deseable un colapso total de la economía en Europa.

No solo dará un golpe devastador a la economía alemana, sino que la economía entera de toda la economía de la UE colapsará inevitablemente”.

Señala, además, que los beneficios de las empresas con sede en los EE. UU. al tener menos competencia en el mercado mundial, las ventajas logísticas y la salida de capitales de Europa, significarían que podrían contribuir a la economía de los Estados Unidos en un estimado de 7 -9 billones de dólares. Además, también remarca el importante efecto que muchos europeos jóvenes y bien educados se vean obligados a emigrar a los EE. UU.

RAND niega haber hecho el informe

RAND Corporation emitió un comunicado de prensa el miércoles negando que el informe provenga de ellos. No se hacen comentarios sobre qué partes del informe son falsas o precisas, aparte de simplemente escribir que el contenido es “extraño” y que el documento es “falso””.

🇨🇱Las mujeres mapuches detenidas de Villa Mascardi y la violencia misógina y racista

cayetanoColegio Elías Ahuja: cuadros de mando cayetanos

🏳️Kike Mur: 25 años en la memoria insumisa🖌

ikermur

aA este relato le ponen voz algunas protagonistas de una generación que lo arriesgó todo por una causa justa, la insumisión. 50.000 jóvenes, junto a madres, hermanas y compañeras, nos plantamos ante un sistema cruel. 1.670 cumplieron condenas entre barrotes. Kike Mur Zubillaga fue uno de ellos. A 25 años de su muerte en la prisión de Torrero, el Aragón insumiso sigue no olvidando para continuar la lucha.

Martes. 2 de septiembre de 1997. Aquella mañana amanecimos con un sobresalto. Un golpe que hoy sigue doliendo. El insumiso Kike Mur Zubillaga, encerrado por negarse a realizar el servicio militar, había muerto en la antigua prisión de Torrero. Su vida quedó sesgada con apenas 25 años. “Sus carceleros lo dejaron morir”. Esa frase se convirtió en una consigna. Un breve resumen de lo que sucedió aquella trágica madrugada de verano. Una verdad para hacer frente al relato oficial que trató a toda costa de eludir su responsabilidad.

GUILLERMO

La muerte de Kike fue terrible para todas las personas que formaban el movimiento por la insumisión. Un aviso para quienes entraríamos en esta lucha unos meses después, ya en su última fase. Devastadora para quienes fueron testigos directos dentro de los muros. Guillermo Ladrero vivió todo aquello en primera persona. Como Kike, Guillermo era insumiso, muy joven, veintitantos, y estaba cumpliendo su condena en Torrero. En la misma oscura prisión de Zaragoza por la que, desde su inauguración en 1928, pasaron miles de anarquistas, comunistas, sindicalistas y antifranquistas.

buhoespiaLo que pasó esa noche, y lo que seguiría después, Guillermo lo dejó escrito con detalle en un texto publicado en el proyecto Zaragoza Rebelde (“Kike Mur. Muerte de un insumiso en la cárcel”). “Ese artículo era algo que se debía hacer, relatar aquellos hechos lo más claro y explícito posible para que no se perdiera en el recuerdo y todo el mundo tuviera conocimiento de lo que sucedió y de cómo, posteriormente, todos los esfuerzos para denunciar y depurar responsabilidades se estrellaron con un muro político-judicial que se encargó de enterrar el caso”, recuerda ahora, 25 años después. El artículo “utiliza datos contrastados recogidos en el dossier que realizó Asun, madre de la Asociación de Familiares de Insumisos de Aragón y en el relato que transcribimos esa noche en el pabellón de régimen abierto de la cárcel de Torrero mientras los bomberos, en el exterior, habían intentado sin éxito reanimar a Kike casi dos horas después del primer aviso al funcionario de servicio para que avisase a los servicios médicos”.

Guillermo reconoce que “el hecho de haber podido mantener la cabeza fría entonces para recoger toda la secuencia de acontecimientos ha servido para mantener los recuerdos de aquella noche siempre en un contexto cronológico muy claro y esto ha facilitado separar los recuerdos emocionales de los hechos concretos por muy dantescos, irresponsables y miserables que realmente fueran”.

Durante las fechas siguientes, mientras las calles se llenaron de movilizaciones de rabia, se esforzaron por “seguir manteniendo la cabeza fría sabedores de lo que había ocurrido y de que aquello conllevaría depuración de responsabilidades”. “A Kike le negaron el auxilio, no le dieron ninguna oportunidad; el funcionario encargado de la sección abierta, el jefe de servicios, el director y el médico de la cárcel eran, con su omisión de socorro y su comportamiento aquella noche, responsables y eso debía tener consecuencias. Así que, confiamos en que la justicia iba a tomar las medidas oportunas tras la querella criminal que se presentó… Y evidentemente fue un error, fue un error confiar en la justicia y en creer que no podría haber impunidad ante unos hechos tan claros”, lamenta.

Fue entonces cuando el estado de ánimo “se nubló de frustración e indignación en un momento en el que el movimiento de insumisión acusaba el esfuerzo de ocho intensos años de movilización, compromiso, represión, juicios, cárcel, clandestinidad…”, continúa Guillermo. “El movimiento de insumisión, si bien había logrado calar un mensaje claro de negativa al servicio militar y a la Prestación Social Sustitutoria (PSS), estaba mostrando cierto agotamiento. Quiero decir, que en el verano del 97 no teníamos esa fuerza explosiva colectiva que sí habíamos tenido años atrás y, quizá por eso, el terrible hecho de perder a un compañero de esa manera sumado a la decepción añadida de que nadie asumiera responsabilidades políticas ni penales anuló la capacidad de análisis y respuesta”.

ISABEL

Isabel Meléndez tenía 14 años cuando descubrió, a mediados de los 80, el movimiento antimilitarista a través de las manifestaciones contra la adhesión del Estado español a la OTAN, el desmantelamiento de las bases militares americanas, desplegadas durante la dictadura franquista, en defensa de la tierra, el medio ambiente y la autonomía de los territorios. A partir de aquellas movilizaciones, se fue implicando en diferentes colectivos. “Siempre desde un posicionamiento feminista y libertario, no adscrito a ningún partido político”, aclara.

insumisionIsabel no conocía personalmente a Kike, ni a su familia, “pero en el movimiento por la insumisión el sentimiento colectivo era muy profundo. Su muerte nos causó una gran conmoción. Afloraba la rabia ante un sistema penitenciario deshumanizado y aporofóbico, responsable de la muerte de Kike por omisión de socorro. Así como el deseo firme de que no hubiera impunidad”. Por otra parte, “nos invadió la preocupación por el impacto que lo sucedido iba a tener en nuestros compañeros presos, pendientes de juicio o en busca y captura. Sabíamos que la lucha les suponía un coste social y emocional muy alto, compartíamos sobre sus temores, pérdidas, conflictos, pesadillas persecutorias. Pero su muerte nos conectó con la vulnerabilidad, con la fragilidad, con la salud mental, con el tabú del suicidio. Y nos planteaba la pregunta de si realmente sabíamos hasta qué punto estaban sufriendo nuestros compañeros”. “En muchas de nosotras todos estos sentimientos complejos vinieron a alimentar la determinación y el deseo de seguir luchando, acompañando de la mejor manera posible, tratando de estar atentas y facilitar que se pudiera verbalizar la experiencia. Pero sabíamos que era una herida que acompañaría durante mucho tiempo a quienes lo vivieron más de cerca y marcaría de alguna manera el movimiento en Zaragoza, un movimiento que de manera orgullosa fue imparable y al que Kike contribuyó”, subraya.

Mirando atrás, Isabel afirma que en ese tiempo aprendió “a cuestionar y rechazar las estructuras patriarcales, cuya máxima expresión es el ejército. A cuestionar el pensamiento dicotómico masculino de buenos y malos, que considera que la guerra, fuerza y la imposición es eficiente, eficaz y atractiva, cuando a corto y largo plazo no lo es. Despreciando el diálogo, la palabra, la importancia del conocimiento del otro/otra o, la justicia social o la fraternidad”. Como feministas “denunciábamos también la vil utilización que se hace de las mujeres para justificar las guerras, como en Afganistán, y la relación que los ejércitos tienen con las mujeres en los territorios ocupados, bien sea a través de la prostitución, violaciones o incluso la violación como arma de guerra, hecho que denunciaba Mujeres de Negro en la guerra de la ex Yugoslavia”.

En el periodo entre 1989 y 2001, en un contexto de activismo contra las guerras y los ejércitos, se construyó “un movimiento imparable de personas en favor de la insumisión al servicio militar obligatorio y el castigo posterior para quienes no querían realizarlo, la Prestación Social Sustitutoria (PSS)”, apunta Isabel.

El servicio militar obligatorio (SMO) “era el mecanismo de adoctrinamiento de esta estructura patriarcal. Un dispositivo machista, clasista, racista, heteronormativo, al cual veíamos eran llamados nuestros vecinos, hermanos, amigos, compañeros. Los jóvenes de clase obrera dejaban más de un año de su vida allí, gastando ahorros, dejando sus trabajos, y por tanto a familias humildes sin esos ingresos, aguantando situaciones de violencia y abusos, había que adaptarse al entorno y no ser diferente. Mientras tanto, quienes tenían mejores condiciones de vida, posibilidades, contactos, podían eludir el SMO mediante prórrogas de estudios o realizaban el servicio en oficinas próximas a su domicilio”, denuncia. Además, continúa Isabel, el SMO “se edulcoraba como una oportunidad de viaje, de salir del hogar familiar, camaradería masculina, la idea de madurar y ‘hacerse un hombre”. Cuando en realidad, “en el SMO había que adaptarse al entorno y no ser diferente. Debía desaparecer todo lo relacionado con tus ideas divergentes, tu orientación del deseo, tu identidad de género y cultura”.

Como profesional de lo social, califica de “aberración” la gestión de la PSS. “Ese uso de mano de obra sin cualificar y gratuita por parte del estado o de macro ONG”. En el caso de su pareja, objetor de conciencia, quisieron enviarle a la planta de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet. “No les importaba nada ni el sujeto que se incorpora, ni lo que podría aportar a un espacio profesional tan delicado. Por su puesto, entregó su negativa a incorporarse declarándose insumiso a la mili y a la PSS, tal y como tenía previsto”.

JAVIER

El movimiento por la insumisión en Aragón era tan diverso como las personas que lo formaban. Unos de los grupos más activos era el Colectivo Antimilitarista Pro-Insumisión (CAMPI Aragón). Al igual que Guillermo e Isabel, Javier Ortega estuvo implicado en este colectivo creado a principios de 1992 “tras diversos y tensos debates en el movimiento antimilitarista en los que no se reconocía la estrategia de insumisión total como una opción más de la lucha contra la militarización en todas sus formas”, explica. Así, “diferentes grupos y personas en todo el Estado, decidimos ponernos a trabajar para crear nuevas vías en el enfrentamiento insumisos-estado y luchar en conjunto contra el militarismo de este sistema”. La apuesta por “la insumisión total, o insumisión brutal como comenzamos a llamarla poco después, era una postura ideológica de desobediencia y subversión activa hacia la mili, la PSS, los juicios y el talego. Nos negábamos a cumplir el servicio militar obligatorio, su prestación social sustitutoria, a presentarnos voluntariamente a sus juicios farsa y a cumplir en su caso con la orden de ingreso en prisión”. En Aragón, el CAMPI, que también participó activamente en otras organizaciones como la Asamblea Ciudadana de Apoyo a la Insumisión y la Asamblea de Insumisos, lo conformaron “principalmente insumisos con el soporte, apoyo, trabajo y cuidado de otras personas y colectivos como el feminista Ruda, el de Madres de Insumisos, el Ateneo Libertario, el Kolectivo Antimilitarista de Ejea (KAE) y diversos grupos de apoyo, bajo el amparo de la desaparecida Casa Okupada de la Paz”.

photo_2022-03-05_11-55-59En ese curso escolar, 1991-1992, Javier tenía 19 años. “Se organizó una charla en nuestro instituto con gente del entonces Mili KK. Yo ya tenía claro que lo perder un año de mi vida en el ejército no iba conmigo. Tras la charla, un grupo de jóvenes que acabábamos de entrar al instituto tomamos la determinación de que era el momento de poner el cuerpo en esta lucha y presionar con ello al Estado y su ejército en pro de alcanzar soluciones políticas”, recuerda. Entonces existían algunos recovecos para retrasar o no hacer el servicio militar obligatorio. Uno eran las prórrogas de estudios a las que te podías acoger, otro alegar alguna cuestión médica o de salud, o que salieras excedente de cupo (durante varios años al haber más jóvenes que plazas para cumplir el SMO, se realizaba una especie de sorteo en el que quedaban fuera algunos cientos o miles de jóvenes).

Javier y sus compañeros optaron por no presentar la prórroga de estudios que les correspondía. De este modo, entraron al sorteo de quintos que se celebró poco después. “Podías proponer preferencia de destino donde hacer el servicio militar. En mi caso me daba igual pues tenía claro que no iba a hacerlo así que no me acogí tampoco a ‘ese derecho”. Y del sorteo resultó que tenía que incorporarse a filas en el año 93 “en el acuartelamiento de Melilla, donde, por cierto, tuvo que hacer mi padre el servicio militar varios años atrás”.

Ahora tocaba transmitir la decisión de hacerse insumiso a su familia y amistades. “Obviamente son cuestiones en las que no pides su opinión pues, ¿qué te puede responder tu familia y colegas si les consultas que te quieres hacer insumiso y que asumes el riesgo de un más que probable ingreso en prisión? No, estas cosas no se preguntan, sólo se anuncian para que lo sepan y tengan la información una vez que has tomado la decisión”. Javier revive el silencio de su padre, un silencio que ocultaba preocupación. El “berrinche” de su madre y de cómo ésta, al ver que no tenía opciones de convencerle para que diera marcha atrás, “se curraba certificados médicos y lo que hiciera falta para que no tuviera que hacer la mili, pero sobre todo, para que no tuviera que hacerme insumiso”. Y “la complicidad, no sin preocupación, de mis hermanas y amigos”. Pero también “el respeto y apoyo de todos y todas ellas una vez comenzó mi periplo particular. Un periplo que fue igual o muy similar al de otros cientos de jóvenes”.

A la derecha carta que envíaba el Ministerio de Defensa. A la derecha, la negativa insumisa con la que contestábamos / Archivo CAMPI Aragón

Unos días antes de incorporarte a filas “te llegaba una carta de bienvenida con la hora y día en la que tenías que presentarte en el cuartel. Junto a ésta, te enviaban los billetes de tren, barco o autobús con los que desplazarte. Ahí comenzaba formalmente tu viaje de no retorno. Esa documentación que nos llegaba, la devolvíamos al cuartel junto con nuestra negativa expresa firmada a cumplir el servicio militar e incorporarnos a filas explicando los porqués de esa decisión”.

A finales de 1992 comenzaron los juicios contra los insumisos de forma masiva en Zaragoza. “Los primeros juicios consiguieron en buena parte una repercusión mediática y movilizaciones importantes. Pero el costumbrismo llevó, en buena medida, al desgaste y cansancio y los juicios pasaron por lo general a ser un trámite para la lucha final, la cárcel”, señala Javier. Esta perspectiva fue la que los llevó a acudir “a varios talleres sobre la cárcel que se organizaban desde el movimiento. Sois bastante masocas -nos decían algunos-, os estáis preparando para entrar en el talego. En parte tenían razón, pero aquellos talleres servían para tomar conciencia y estar ‘mejor preparados’ ante lo que nos podíamos encontrar”.

Al mismo tiempo que el CAMPI Aragón llevaba a cabo su estrategia, apoyaba la estrategia “mayoritaria” de presentaciones a juicio, entradas en prisión y lucha dentro de las cárceles. “Muchas personas del colectivo nos comimos dobles condenas por decirlo de algún modo, estuvimos varios meses e incluso años en situación de rebeldía con órdenes de búsqueda y captura. Cuando muchos fuimos detenidos, nos comimos, además, los correspondientes años de condena de cárcel o inhabilitación”, detalla Javier.

Al principio, continúa Javier, “nuestra visión de la clandestinidad partía de salir de la ciudad ante la supuesta represión del Estado y seguir ‘activos’, con precauciones, allá donde estuviéramos. Pero la represión al movimiento antimilitarista en general y al aragonés en particular hizo que replanteáramos la estrategia para hacerle frente con todas las fuerzas posibles”. Es entonces cuando, tras diversos debates entre insumisos en rebeldía, grupos de apoyo y CAMPI, decidieron apostar por “una insumisión total más activa dentro de nuestras ciudades, regresando gran parte de los insumisos en rebeldía a Zaragoza y asumiendo en consecuencia mayores riesgos de detención”.

La de Zaragoza llegó a ser la segunda cárcel con más presos insumisos del Estado, solo por detrás de Iruñea. Esta situación “hizo que la lucha se centrara mucho en el tema antirrepresivo dejando la insumisión relegada a un segundo plano. Y aunque todas éramos conscientes de lo que esto suponía, era difícil trabajar la insumisión dejando de lado que, en el año 96, más de 150 insumisos aragoneses habían sido juzgados, que más de 50 habían pasado por la cárcel, que más de 25 personas habíamos pasado a situación de rebeldía, que más de una docena de insumisos en rebeldía fuimos detenidos, los dos plantes en prisión, las ocho regresiones de grado…”.

EN REBELDÍA

Los años de la insumisión, desde 1989 a 2001, fueron años de un altísimo grado de implicación y movilizaciones. Así los describe Isabel, que era parte del CAMPI Aragón a través del grupo de apoyo a su hermano Andrés -insumiso en busca y captura cuando murió Kike Mur-, de Ruda y del movimiento internacional de mujeres pacifistas Mujeres de Negro. Pero, además de participar en la insumisión acompañando a “nuestros hermanos, parejas, amigos y demás insumisos, éramos activistas; participando en otros espacios y contribuyendo al debate feminista y antimilitarista, organizando charlas, promoviendo acciones, cooperando y haciéndonos eco de movimientos en otros territorios”. La organización de los grupos de apoyo se tejía en torno a un insumiso, “siendo su grupo de confianza, de cuidados y haciendo de enlace y suministrador de todo lo necesario para seguir con la lucha, estuviera donde estuviera, pendiente de juicio, en prisión o en rebeldía -busca y captura-”.

palomaIsabel recuerda como “excepcional” la relación con las madres de insumisos más activas. Un colectivo en el que llegaron a participar hasta 85 mujeres, y que fue fundamental. Las madres llegaron a abrir muchas manifestaciones que terminaban en la puerta de la prisión. Ellas, en primera fila. “Había un gran reconocimiento por nuestra parte hacia su valor. Para muchas de nosotras eran auténticos referentes”. Aunque “también tuvimos que reforzar a otras madres y padres, como en mi caso, personas que aun cuando simpatizaran con las ideas de sus hijos insumisos, habían crecido en la represión franquista, en pueblos con climas caciquiles, desideologizados, buscando la vida apacible del buen trabajador. Y de repente sus hijos, aquellos a los que habían tratado de enseñarles el ‘tú no te signifiques’ para su supervivencia y progresión social, ponían todo patas arriba por la defensa de sus ideas, por ir contra un sistema injusto, enfrentándose a la persecución, la prisión y la inhabilitación profesional”.

Cuando Javier se declaró insumiso los tribunales militares “ya se habían ‘quitado el marrón’ de hacer juicios a los insumisos pasando nuestros casos a la jurisdicción civil”. Dos años después, en 1995, le llegó la citación con una solicitud de pena del fiscal que iba de los seis años a la famosa dos años, cuatro meses y un día de prisión. El día en el que tenía que celebrarse su juicio Javier no acudió declarándose en rebeldía. Para hacer más visible la denuncia, celebraron a la misma hora un “concierto-fiesta-teatro-sangríada popular” con KBKS -la banda en la que toca la guitarra, y ahora, además, pone la voz- en una placita del barrio de la Madalena. “Al aire libre, sin pedir permisos, a cara descubierta…”, relata. El juez decretó orden de busca y captura internacional contra él.

Los «Güella negra», boletines antimilitaristas del CAMPI, junto a otros dossieres de la época / Archivo CAMPI Aragón

Los años en rebeldía tampoco fueron fáciles para nadie. “Recuerdo mis casi cuatro años en esta situación con orden de búsqueda y captura. No podía acudir a ver a mi familia en fechas señaladas como navidad, cumpleaños, etc. Si quería verlos, tenía que entrar y salir por los garajes o la escalera de incendios del edificio con la complicidad de algunas vecinas”.

Un día fue a comer a casa de su madre pues sabía que “andaba floja de ánimo”. “Tras superar el periplo para acceder a su casa nos pusimos a comer. Al rato sonó el timbre de la puerta de arriba. Mi madre empezó a temblar, le agarré de la mano y le dije: Tranquila, como hemos hablado otras veces, di que no sabes dónde estoy y no les dejes entrar en casa. Una pareja de la secreta estaba al otro lado de la puerta. Mi madre desde la puerta, y sin dejarles entrar, les tuvo que decir que no sabía nada de mí, que no sabía nada de su hijo…. ¡Qué jodido debe ser decir eso para una madre, aunque sea para protegerte! Recuerdo que los policías aprovecharon la ocasión para intentar humillarla: ¿Pero qué clase de madre es usted que no sabe nada de su hijo? Yo oía la conversación desde el baño con la puerta entreabierta. Ya no podía más y pensé, se me van a llevar detenido pero por saltar encima de ellos. De repente, oí a mi madre que les decía: Más vergüenza les tiene que dar a ustedes y a sus hijos perseguir a chavales que no han hecho nada. Y les cerró la puerta en sus narices. Se fueron, y nosotras nos dimos un abrazo de los que son difíciles de olvidar”.

Otro día, Javier volvía a Zaragoza desde el pueblo con su padre. “Había ido a echarle una mano en el campo. Él conducía y yo iba de copiloto para minimizar los riesgos ante posibles controles. De repente, al dar una curva topamos con un control de la Guardia Civil. A mi padre le temblaba todo. Recuerdo cogerle la pierna y decirle: Tranquilo, no pasa nada, es un control de carretera. No estaba acostumbrado a lidiar con estas situaciones. Bajó la ventanilla. Con la voz entrecortada les contó que volvíamos a Zaragoza desde el pueblo. El agente le dijo: Parece usted muy nervioso. Mi padre contestó: Joder están aquí seis agentes con metralletas en las manos, ¿cómo quieren que esté? Afortunadamente, sólo le pidieron la documentación a mi padre y nos dejaron marchar. El resto del viaje lo pasó en silencio, sin decir nada. La pierna le seguía temblando y sus ojos mojados delataban una mezcla de miedo y de rabia contenida”.

“La familia, colegas y compas de curro tuvieron que acostumbrarse a preguntar siempre ¿quién es? antes de abrir una puerta, a mirar por la mirilla, a observar a los coches parados que resultaban sospechosos, a estar constantemente en alerta. Cómo se lo curraron todos los y las compas de la cooperativa de la que formaba parte, conmigo y con los cinco o seis currantes que estábamos en la misma situación de rebeldía. Cómo se lo curraban los bares y algunos establecimientos del Gancho cuando iban las secretas con fotografías nuestras a preguntar si nos habían visto por el barrio y éstos les respondían que si no tenían otra cosa mejor que hacer. Cómo mi pareja tenía que soportar estas situaciones y mi tozudez…”, recuerda con emoción.

En 1999, tras casi cuatro años en esta situación, le detuvieron al salir del trabajo en un control rutinario. “Me llevaron a Jefatura, y a los pocos minutos ya estaba mi madre allí junto con mi abogado, Fernando Burillo y docenas de personas y amigos en la puerta pidiendo mi libertad”. Tras pasar la noche encerrado le trasladaron ante el juez y éste le puso en libertad con una nueva fecha de juicio para quince días después. “Recuerdo que cuando salía del juzgado me preguntó el juez: ¿Vas a venir esta vez al juicio o tendremos que traerte a la fuerza? Yo le dije: Usted haga su trabajo y siga sus normas que yo haré lo que tenga que hacer y dicte mi conciencia… Y mi conciencia me dijo que no fuera a ese nuevo juicio-farsa. Y así lo hice, sólo que esta vez, y como hacía unos años que habían vuelto a modificar la ley cambiando las condenas de cárcel por inhabilitación, se nos podía juzgar sin nuestra presencia y condenar. El juicio se celebró sin mi presencia y fui condenado a no sé cuántos años de inhabilitación. No fui nunca a recoger la sentencia”.

LO NUESTRO ES LA MEMORIA

En el verano de 2001, se cerró la antigua cárcel de Torrero. Y con ella su oscuridad quedó como un triste recuerdo del pasado. El 31 de diciembre de ese mismo año se ponía punto final al servicio militar obligatorio. Cinco meses después de la despenalización del delito salieron los últimos insumisos presos de prisión. En la calle, los juicios continuaron hasta mediados de año. Pero ni los tribunales -civiles o militares-, ni la cárcel -1.670 jóvenes pasaron por prisión-, ni las inhabilitaciones -miles-, pudieron frenar la insumisión.

insumisionPasado un tiempo, en 2005 la prisión fue derribada casi en su totalidad. En octubre de 2010, la Asamblea de Okupas de Zaragoza transformó el edificio que se mantenía en pie en un espacio liberado y autogestionado, un espacio que ahora ilumina el barrio. Sin barrotes, sin cerrojos, sin candados. Una plaza de libertad que perdura hasta hoy, bajo la amenaza del Gobierno municipal de las tres derechas (PP, Ciudadanos y Vox) que, como a tantos otros proyectos autogestionados, lo tiene en su punto de mira.

Aquí, en el Centro Social Okupado que lleva su nombre, se celebró el pasado 2 de septiembre el homenaje a Kike Mur Zubillaga. El día en el que se cumplieron 25 años de su muerte, aún hoy con un nudo en la garganta, nos reencontramos el Aragón insumiso en una emotiva jornada en la que reflexionamos sobre el pasado, el presente y el futuro. Una conversación en la que quedó claro que, a pesar de todo el daño sufrido, a pesar de las cicatrices, la desobediencia civil funciona, que “hicimos lo que sabíamos hacer”. Que “la insumisión fue la apertura a la militancia en otros colectivos, una red con otros movimientos”. Que todo aquello, fue “una lucha de esperanza y enriquecedora”, donde “la imaginación y el sentido del humor se mezclaban con la reivindicación política”. Hubo poesía, micro abierto y un cenador musical. Se estrenó una elaborada exposición con material histórico del movimiento insumiso, se proyectó el documental “Desobedientes. La insumisión presa”, se puso en valor la lucha antimilitarista actual, y un nuevo mural quedó pintado en las paredes exteriores del CSO.

En palabras de Fernando Gimeno, Fer, insumiso del CAMPI y, como Guillermo, testigo directo de la muerte de Kike Mur, a las que en el acto puso voz una compañera de la Asamblea del CSO: “En todo este tiempo, el recuerdo de Kike no se ha desvanecido sino que ha permanecido en nosotras y nosotros. Y, además, ha tomado forma de contornos abiertos y aristas vivas en los ladrillos y pasillos de esa maldita cárcel, deconstruida y reedificada hoy sobre los valores de la solidaridad, la desobediencia, la creatividad y la libertad. El tiempo es fugaz y escurridizo y unas veces se nos va de las manos, y otras muchas nos rodea silencioso con los brazos del olvido. Por eso nosotras no hablamos de recordar, sino de no olvidar. Lo nuestro no es la nostalgia, lo nuestro es la memoria”.

Fue un pulso y una larga lucha de 15 años que no se reducía a la desaparición de la mili y su sucedáneo social, la PSS, sino que buscaba una transformación del mundo desde una postura antimilitarista, antiautoritaria, feminista y antirracista. No olvidar que fue una pequeña gran victoria, que no queríamos mili porque no queríamos obedecer, ni queríamos participar del engranaje militar de un ejército dedicado a proteger y mantener intactos un sistema económico, un régimen político, una ‘nación’ y una sociedad de los que algunas personas nos sentíamos tan distanciadas y de los que no queríamos formar parte”, añade Fer.

En su artículo en Zaragoza Rebelde, Guillermo escribió: “El sistema que nos encarceló durante una década fue incapaz de ayudar a Kike ni antes ni después de su muerte”. Una frase que “se explica por sí sola”, sostiene hoy. “Una de las consignas del movimiento de insumisión era denunciar las condiciones de las cárceles. Conscientes de que por motivos políticos podíamos ser encarcelados y sabedores de que teníamos cierta repercusión social, debíamos convertirnos en altavoces de lo que estaba ocurriendo dentro, destapar las miserias del sistema penitenciario, mejorar las condiciones de las presas y los presos y agitar el debate sobre el modelo carcelario”. Un trabajo que en Aragón han venido desarrollando colectivos como ASAPA o CAMPA. Sin embargo, “el propio sistema se esfuerza en mostrarse incapaz de asumir su responsabilidad y apuesta por seguir con un modelo penitenciario sancionador que oculte la realidad de presos y presas lejos del resto de la sociedad”, critica.

MATARIFES

Lo nuestro es el nosotros y nosotras, lo nuestro son los sueños, lo nuestro es el espacio solidario de un tiempo infinito. Porque nuestra lucha no es del hoy, ni del ahora, nuestra lucha es también del mañana, del después del hoy cuando ellos sean un triste recuerdo. Pero nunca solas. Siempre de a dos o tres. O mucho más que una sola.

Estos versos de Sergio Schoklender fueron recitados por Fer, cuya voz atravesó los muros de la prisión de Torrero para quedar grabada en la introducción al conocido tema “Matarifes”, incluida en el tercer disco de El Corazón del Sapo, todo un himno anticarcelario. Fer, vocalista de la banda, estaba entonces en segundo grado. Su mensaje quedó recogido “a través de una llamada desde el teléfono público que había en el centro penitenciario y ante la presencia del funcionario de turno. A ese teléfono se podía acceder a través de una instancia presentada con anterioridad. La llamada la realizó a un contestador automático, ya que no había otra forma de hacer la grabación pues desconocíamos cuándo podían permitirle acceder al teléfono. Si se presta atención se escucha el chirrido de las grandes puertas automáticas que llevaban a las diferentes galerías. No sé si existen otras grabaciones del interior de la cárcel, pero considero que sin duda es algo de gran relevancia histórica”, explica Guillermo, que también es el guitarrista de los Sapos.

La entrada de Fer y Guillermo en la cárcel en julio de 1997 fue en un momento en el que El Corazón del Sapo estaba haciendo muchos conciertos. “Fer y yo estábamos en busca y captura desde 1994 con una condena en firme de un año de prisión y ambos nos habíamos negado a la remisión condicional que nos habría evitado cumplir esa pena. Manteníamos un pacto en el que, si uno era detenido, el otro forzaría su detención. Y precisamente fue, tras un concierto y al ir a devolver la furgoneta que habíamos alquilado, cuando Fer fue detenido por la policía y una semana después yo ingresé en el talego”. Esto frustró por un tiempo la marcha de los Sapos pero no los planes que tenían de grabar otro disco. “Cuando pasamos a régimen abierto y retomamos los ensayos fuimos cerrando las canciones que teníamos en marcha y fueron varias las letras que tomaron forma definitiva durante las noches que regresábamos a la celda del pabellón. Fer plasmó en la letra de ‘Matarifes’ unos sentimientos salidos directamente de las entrañas”, continúa Guillermo. Ese disco, ‘Fuego al cielo de los cuervos’, lo grabaron mientras estaban en régimen abierto, regresando todas las noches a dormir al talego.

Y llegó el día de la venganza. 23 de abril de 2017. En el mismo lugar “donde dejaron morir a Kike” presenciamos la vuelta a los escenarios de El Corazón del Sapo, tras 17 años de parón, en una acción para reivindicar las luchas y sueños de la insumisión. Un acto de justicia poética. “Ahí se juntaron muchos sentimientos después de tantos años y fue un verdadero placer poder participar de algo tan especial como lo que vivimos ese día en un espacio que, eso sí, ya se había liberado del tufo a dolor y muerte de la cárcel”, asegura Guillermo. “Nunca pensé que desearía tanto volver a un lugar del que deseé tantísimo escapar”, reconoció Fer hace cinco años.

SEGUIMOS EN LA INSUMISIÓN

Ha pasado un cuarto de siglo desde la muerte de Kike. Se dice pronto. 20 años desde el final de la mili. Pero una idea sigue intacta en el Aragón insumiso: No olvidar. El precio fue muy alto, demasiado alto. Pero Guillermo lo tiene claro. Volvería a hacer lo mismo “sin dudarlo”. “Las decisiones que fui tomando esos años eran reflexionadas y seguras y eso me hace pensar que haría lo mismo. Con la perspectiva del tiempo quizá tome más sensibilidad en las repercusiones que entonces se podían producir en el ámbito particular y familiar, que siempre me apoyó, pero sin duda estoy orgulloso de haber participado de este histórico movimiento colectivo”.

Javier reconoce que la muerte de su compañero en prisión fue “un gran palo”. “Como ha dicho Guillermo, nuestro colectivo y el movimiento en general comenzábamos a mostrar síntomas de agotamiento. La práctica totalidad de los miembros del CAMPI estaban o habían estado en prisión o estábamos en busca y captura. Dos de los insumisos que pasaron esas horas trágicas con él pertenecían al CAMPI (Guillermo y Fernando). Se apostó por la denuncia pública con las fuerzas que nos quedaban y por la judicialización a los matarifes -mal llamados funcionarios- de la cárcel de Torrero que le dejaron morir sin hacer absolutamente nada para evitarlo. Pero lo que llaman justicia es solo un sistema que protege y ampara a los de arriba. Nadie pagó por ello. Todas las causas se archivaron sin más”.

“No podemos olvidar que Kike murió al otro lado de esos, hasta ayer, oscuros muros”, remarca Fer. “No olvidar -continúa- que en febrero de ese mismo año otro compañero insumiso Unai Salanueva Beldarrain de la Txantrea moría cuando debía regresar a la prisión de Iruñea. No olvidar porqué estaban presos. No olvidar que ambos fueron encarcelados por sus ideas, por su manera de pensar, por su forma de ser o quizás por su forma de no querer ser. Ambos entraron vivos en prisión, y la prisión y el sistema de valores sobre los que esta eleva sus vallas y alambres nos los devolvió muertos”.

“Kike ha seguido y sigue presente en nuestra memoria”, concluye Javier para recuperar las palabras de “un compañero insumiso en el acto que se organizó en el 25 aniversario de su muerte: Si alguna vez tengo que entrar de nuevo en prisión, entraré sonriendo y pensaré que en unos años este centro de exterminio ya no será una cárcel, será un Centro Social Okupado que llevará nuestros nombres”.

Mirando hacia el futuro, y en un clima actual de conflicto bélico, Isabel recuerda que entre los objetivos del antimilitarismo “no sólo está el no participar en el ejército sino también su disolución, analizar el modelo de relación, comunicación y cooperación entre los países. Reivindicar la desescalada armamentística, conscientes de lo que la militarización implica a nivel social y medio ambiental y el impacto que el mantenimiento, almacenaje de armas y las guerras tienen a corto, medio y largo plazo en las sociedades. Sacando a la luz los intereses que las promueven, alejados en la mayoría de los casos del interés general de los pueblos”. Y destaca que “es el miedo el que justifica, sin embargo las guerras se olvidan en cuatro días en los países lejanos que las promueven, mientras las heridas permanecen décadas o siglos, siendo el germen de otros conflictos”. Por eso, el mensaje del reciente homenaje a Kike Mur cobra tanto valor hoy: “Recordar para seguir luchando”.


Artículo escrito por un insumiso a la mili y la PSS.

🇨🇱Chile. Derrota de la política de abajo

🇨🇴Comunidades y congresistas jugados por la paz del Catatumbo

🇦🇷Un disparo a bocajarro contra la democracia argentina

🇲🇽México: más de 6 mil mujeres en prisión sin sentencia

 

🏴Cárceles sin frontera⛓

RIP Taylor

https://www.balloonagencies.com.au/graphics_cache/b/4/51626-242219-1-3-800.jpgace tres semanas recibimos la terrible noticia de que Taylor, preso IPP desde hace mucho tiempo, antiautoritario y totalmente malo, había muerto. Más tarde ese día, algunos de nosotros nos unimos a otros seguidores y amigos de Taylor para ir al HMP Eastwood Park. Taylor pudo haber muerto por su propia mano, pero no fue menos un asesinato por parte de HMP Eastwood Park, que prefirió mostrar brutalidad y transfobia que incluso los niveles básicos de respeto que podrían haberlo mantenido en pie. Fue un asesinato por parte de todos los que forman parte de la llamada Justicia que lo retuvo tanto tiempo dentro del IPP, un tipo de sentencia que desde entonces se declaró ilegal.

Trajimos con nosotros nuestro amor y nuestra ira, mientras varias docenas de nosotros rodeábamos las cercas de la prisión, con banderas en alto, voces fuertes y el humo de nuestras bengalas flotando en el viento. En varios lugares, los presos no solo pudieron escuchar nuestra fuerte protesta, sino que también pudieron gritarnos. Un acto pequeño, pero que muestra a los presos que no se olvidan, ya los tornillos que no se les perdona.

https://cruznegraanarquista.noblogs.org/files/2021/08/cropped-logo-web-cna-con-texto.jpg

Los amigos cercanos de Taylor ya han dicho todo mejor que nosotros. Entonces, en lugar de divagar sobre nosotros mismos, compartiremos sus escritos sobre el tema en la web de la Cruz Negra Anarquista de Bristol, es una lectura difícil pero importante.

Solidaridad ahora y para siempre con Taylor, los seres queridos de Taylor y todos los que sufren a manos del complejo industrial-prisión:

Advertencia de contenido: suicidio (gráfico), prisión, violencia, autolesiones, abuso, homofobia, transfobia:

Taylor está muerto. Fue declarado muerto en prisión a las 22.37 horas del sábado 9 de julio tras cortarse el cuello. Estaba destinado a estar bajo vigilancia suicida, pero la prisión le falló. El director de la prisión nos informó a las 3:30 am del domingo. Su celda ha sido sellada por la policía y esperamos noticias de la autopsia. Anunciaremos noticias de su funeral en los próximos días y semanas.

Su historia es una de abuso, injusticia, transfobia y tragedia. No tenía que ser así. Fue asesinado por el estado. Su muerte debería desencadenar resistencia y rebelión dentro y fuera de las cárceles de todo el mundo. No tenemos ningún conocimiento sobre su investigación, o que el Estado pueda impartir algún tipo de justicia. Este es una llamada de atención a los abolicionistas y anarquistas de todo el mundo.

Con rabia en nuestras venas y amor en nuestros corazones, hasta que cada prisión se convierta en cenizas. Taylor: fuiste nuestro mejor chico. Nuestra familia queer siempre te extrañará. Nunca serás olvidado y el estado nunca será perdonado.

Para más detalles sobre quien fue Taylor aquí 👇🏼.

rupression

Sentencia en el caso Acción Revolucionaria. Como era de esperar, la “justicia” del régimen de Lukashenka vengó el miedo al levantamiento popular vivido en agosto de 2020 con brutales penas de prisión para miembros del movimiento anarquista. La decisión de la corte estatal de hoy:

Alexander Frantskevich: 17 años de prisión con una sentencia en una colonia penal bajo régimen estricto.

Akihiro Gayevsky-Khanada – 16 años de prisión con cumplimiento de condena en una colonia penal bajo régimen reforzado.

Marfa Rabkova – 15 años de prisión con cumplimiento de condena en una colonia correccional en condiciones de régimen general.

Aleksey Golovko – 12 años de prisión con cumplimiento de condena en una colonia penal bajo régimen reforzado.

Andrey Chepyuk – 6 años de prisión para cumplir sentencia en una colonia penal bajo régimen reforzado.

Pavel Shpetny: también 6 años de prisión con el cumplimiento de sentencia en una colonia correccional bajo régimen reforzado.

Oleksandr Kozlyanko – 6 años de prisión con cumplimiento de condena en una colonia penal bajo régimen reforzado.

Nikita Dranets – 6 años de prisión con cumplimiento de condena en una colonia correccional bajo régimen reforzado.

Andrei Marach – 5 años de prisión a cumplir en una colonia penal bajo régimen reforzado.

Daniil Chul – 5 años de prisión con cumplimiento de condena en una colonia correccional bajo régimen reforzado.

accionrevolucionaria

🏥El hospital modelo que apuesta por la excelencia y calidad en Etiopía

📃Declaración de los derechos campesinos y trabajadorxs rurales

⛓“Hay un embargo mediático 🙈🙉🙊

sobre la causa saharaui”

La activista saharaui Elghalia Djimi habla sobre la obligación de contar y recoger los testimonios de todas las mujeres saharauis que han sufrido violencias en el territorio ocupado del Sáhara Occidental, así como de las alianzas y las resistencias que se forjan con el sufrimiento y de la necesidad de justicia.

LLos cuerpos, como armazones vitales sobre los que apoyarnos y valernos, van acumulando historias allí donde el mundo exterior los atraviesa. El cuerpo de Elghalia Djimi narra la historia de una activista que ha conocido en primera persona las violencias que surcan su tierra, el Sáhara Occidental, pero también las resistencias que su pueblo ha forjado con el paso de los años. Fue vicepresidenta de la organización Sahrawui Association of Victims of Grave Human Rights Violations Committed by Moroccan State y actualmente es miembro y cofundadora de la Instancia Saharaui Contra la Ocupación Marroquí ISACOM. Además, es parte del Comité de Familias de Saharauis Desaparecidos y del Espacio de Mujeres en los Territorios Ocupados (EMSTO).

Djimi nació en Agadir en 1961 donde fue criada por su abuela hasta que esta fue detenida-desaparecida en 1984. Ella misma fue víctima de desapariciones forzosas en tres ocasiones, en 1981 y después entre 1987 y 1991, tras participar en iniciativas contra la ocupación marroquí en el Sáhara Occidental. Ha sido hostigada y detenida en multitud de ocasiones en los años posteriores. Durante los casi cuatro años que estuvo desaparecida, sufrió diferentes tipos de tortura por parte del Gobierno de Marruecos. Por esa misma razón, y en busca de hacer por fin justicia, trabaja desde 1998 registrando las violaciones de derechos humanos que el pueblo saharaui ha sufrido en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Recientemente ha participado con el Instituto Hegoa (UPV/EHU) en un trabajo de investigación que ha documentado las violaciones de derechos humanos contra las mujeres en el territorio saharaui ocupado. Porque, al final, la historia de un cuerpo remite a la de otros cuerpos.

Estás estos días en Bilbao con otras defensoras de los derechos humanos, ¿qué habéis trabajado?, ¿te sirve reunirte con compañeras de otros territorios que sufren o han sufrido situaciones similares?

Ha sido un curso muy intenso e interesante porque hubo muchas defensoras valientes de los derechos humanos procedentes de diferentes países como América Latina y el Sáhara Occidental. Este encuentro nos da una buena oportunidad para explicar a nuestras compañeras de América Latina nuestro sufrimiento y también nuestra resistencia bajo la ocupación marroquí. Hemos podido hablar de nuestros ciudadanos que están en campamentos para refugiados, pero también de aquellos que están bajo la ocupación y en la diáspora porque la mayoría de ellas no conocían nada sobre el conflicto saharaui-marroquí. Hay un embargo mediático sobre nuestra causa y todas las compañeras hemos apreciado este intercambio de realidades.

Más allá de que eres consciente de todas las formas de violencia que han sufrido las mujeres saharauis, sistematizarlas y publicarlas no habrá sido fácil, en cierta manera puedes revivir lo sufrido.

Es nuestro deber vivir esos sufrimientos hasta que, por fin, logremos la independencia y entonces podamos hacer una cura psicológica entre todos. Hasta el momento resistimos, combatimos y luchamos sin esta cura que debería ayudarnos. Solamente nuestra determinación y la creencia en la legalidad y justicia de nuestra causa nos acompaña en este camino. Vale la pena sacrificarnos para ayudar al pueblo saharaui, expresarnos sobre su futuro político y dar una oportunidad a toda su población de vivir en su tierra en un entorno de paz, estabilidad y desarrollo continuo.

El informe ‘Que salga todo a la luz. Violaciones de derechos humanos de las mujeres en el Sáhara Occidental ocupado (1975-2021)’, elaborado por el Instituto Hegoa (UPV/EHU), junto con el apoyo de activistas e investigadoras saharauis, recoge los testimonios de 81 mujeres de entre los 12 y los 73 años que denuncian haber sido víctimas directas o indirectas de la violencia ejercida por Marruecos en el Sáhara Occidental. De media, tal y como se explica en el documento, cada mujer saharaui entrevistada ha sufrido desde la ocupación marroquí más de seis tipos de violaciones de los derechos humanos. Según la investigación, el 90 por ciento de las entrevistadas aseguran haber sido sometidas a diferentes tipos de torturas y otros tratos o penas degradantes, entre las que identifican golpes con objetos, escarnio público, golpes sin objetos, vendaje de ojos y utilización de capuchas, quemaduras o cortes o colgamientos en posiciones extremas. En cuanto a las consecuencias de las torturas, el 91 por ciento afirma sufrir impactos físicos como, por ejemplo, dolor crónico, alteraciones del sueño, heridas de diverso tipo, alteraciones alimentarias y discapacidad física o sensorial. Algunos de los daños psicológicos que las víctimas señalan son el miedo, la depresión, la pérdida de autoestima y la vergüenza. “El 78 por ciento de las mujeres ha denunciado los hechos ante distintas instancias de la administración marroquí. A pesar de las denuncias presentadas y del alto nivel de identificación de los victimarios directos, la impunidad es total: no se ha realizado ningún juicio contra miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes o de colonos marroquíes implicados en las violaciones de derechos humanos”, añade el informe.

¿Te ha sorprendido algún resultado de la investigación?

en el sáhara una mujer con velo posa delante de una fachada con pintadas y el brazo en altoNo estoy tan sorprendida por la situación como mis compañeras. Sin embargo, las conclusiones de esta investigación son nuevas para nosotras porque, aunque trabajemos siempre sobre el tema de las violaciones de los derechos humanos, jamás hemos hecho un trabajo especialmente sobre la situación de las mujeres con estadísticas, porcentajes y gráficos. Todo eso es una novedad, pero es también lo que pide el trabajo académico. Es algo que nos da un nuevo impulso para mejorar nuestro trabajo.

La investigación va sobre mujeres y se sabe que la violencia contra las mujeres es un arma de guerra, ¿también en el caso saharaui?

Es verdad que compartimos esas violaciones de los derechos humanos con nuestras compañeras de América Latina. Creo que es habitual que en todas las partes del mundo donde hay conflictos, haya también abuso sexual contra las mujeres. Nosotras, por ejemplo, estábamos en centros secretos de desaparecidos donde nuestros guardias que eran hombres vivían día y noche con nosotras. Eran espacios pequeños y sin puertas en los que de vez en cuando se daban abusos. Hablamos, entonces, de un aspecto que acompaña siempre a los conflictos armados, incluido en el Sáhara Occidental.

Has estado detenida, desaparecida, hostigada, ¿te ayuda contar tu testimonio?

Sí, me ayuda mucho contarlo. De hecho, suelo contarlo cada vez que tengo ocasión porque creo que, debido al embargo mediático y militar impuesto sobre nuestro territorio, es parte de nuestro deber como activistas hacerlo. La mayoría de los países no saben nada de lo que pasa con nosotros y nosotras, por eso tenemos la determinación no solo de hablar de lo que sufrimos, sino también de lo que vivimos como parte de la resistencia. Con el sufrimiento hay también una resistencia extraordinaria en estos centros secretos, lejos de los ojos de los guardias. Cuando encontrábamos el momento adecuado, siempre conmemorábamos nuestras fiestas nacionales o ayudábamos a las otras a aprender, ya que la mayoría no sabían ni leer ni escribir. Las mujeres saharauis hacemos muchas cosas que demuestran que no somos solamente víctimas, sino también mujeres valientes que creen en un futuro mejor, un futuro de convivencia, de paz y de desarrollo. Hay que combatir los días y las noches de sufrimiento con este deseo, este sueño, en mente.

¿Qué sería para ti la justicia y la restauración?

La justicia es una reivindicación que hacemos y que nos corresponde por derecho, pero hasta el momento no hemos recibido ningún acercamiento en este sentido, ni tampoco de reconciliación porque el proceso que está llevando Marruecos es totalmente superficial. No ha analizado con objetividad todas las violencias que se han perpetrado en el Sáhara Occidental. Con el tema de los desaparecidos, por ejemplo, la información que nos hacían llegar era tan solo el nombre de la persona desaparecida junto con el centro secreto en el que supuestamente había muerto. Es el caso de mi madre. No nos explicaban dónde estaba la tumba, siguen sin hacerlo, no hay exhumación, no hay una devolución del cadáver para enterrarlo de acuerdo con nuestras costumbres religiosas. Entonces nuestro derecho al duelo, a la justicia, no lo hemos logrado todavía. Es verdad que Marruecos nos dio algo de dinero como reparación económica y material, pero nuestra principal demanda es la no repetición de estos hechos. Nosotras vivimos cada día en las calles de El Aaiún los ataques, las vejaciones, las torturas que aseguran que van a parar, pero que luego no es cierto. No han trabajado de una forma sería sobre lo ocurrido en el Sáhara Occidental y es por eso que como defensoras de los derechos humanos y víctimas tenemos que esforzarnos para hablar de estos temas con nuestros colaboradores como, por ejemplo, las investigadoras de Hegoa que nos han ayudado a hacer el informe.

¿Se siguen sucediendo estos episodios de violencia?

Sí, es siguen sucediendo, aunque no de la misma manera. Desde la invasión en el 75 se dan estos crímenes contra la humanidad como las desapariciones forzosas, por ejemplo. Actualmente no ocurren estas desapariciones masivas que duraban tantos años, sin embargo, hay otras violencias que son igualmente graves como la tortura psicológica y física en las calles y durante las manifestaciones. Todavía se llevan a cabo detenciones arbitrarias con condenas desproporcionadas que van de los cuatro años hasta la cadena perpetua. Todo esto se da además en un territorio que no nos es propio, en el que no hay prensa internacional o independiente. Tampoco tenemos una delegación en el territorio de las Naciones Unidas y la que se encomendó en 1991 para la implementación del referéndum, no tiene la capacidad ni la competencia para registrar y reportar las violaciones contra nosotros. Por lo tanto, la tarea que llevan a cabo las activistas es muy grande y muy peligrosa. Las represalias contra nosotras, contra nuestras familias, contra nuestros hijos son habituales llegando al punto en el que no pueden encontrar un trabajo u optar a becas universitarias porque se las deniegan. El activismo es un trabajo que considero casi como un deber nacional, pero en el que hay muchas trabas.

El Gobierno español ha cambiado su postura histórica respecto a la situación del Sáhara Occidental apoyando al reino de Marruecos. ¿Qué opinas sobre este drástico cambio de postura?

No me sorprende este cambio de postura. Existe una tradición sistemática por parte del gobierno español de colaborar con Marruecos como ya lo hizo el 14 de noviembre de 1975 a través del Acuerdo Tripartito de Madrid. En él ofrecía el territorio del Sáhara Occidental a dos países vecinos: Marruecos al norte y Mauritania al sur. Es una vergüenza, es un crimen contra la humanidad que un país colonizador ofrezca un pueblo a otros dos países vecinos sin preguntar siquiera su opinión al respecto. Ahora, 47 años más tarde, el Gobierno español se pronuncia nuevamente sobre el pueblo saharaui y da la soberanía a Marruecos, a un régimen criminal, que atenta no solo contra nosotros, sino también contra los inmigrantes que usan Marruecos y el Sáhara como territorio de tránsito y que viven en condiciones lamentables. Todo el mundo ha visto la masacre de decenas de inmigrantes que han llevado a cabo en la frontera con España. Teniendo esto en cuenta, nadie debería colaborar con un país así, mucho menos ofrecerle un pueblo. Marruecos utiliza el apoyo de España a modo de legitimación para sus actos sobre el Sáhara Occidental. Considero esa complicidad como otro crimen más contra la población saharaui.

¿Os sentís abandonadas por la sociedad española?

No, todo lo contrario. Quiero agradecer a las organizaciones de todos los puntos de España su trabajo porque tenemos una muy buena relación, además de la buena acogida que tienen nuestros niños y niñas aquí. No necesitemos ayuda humanitaria como tal pues tenemos un territorio lleno de fuentes de materias primas, lo que necesitamos es un apoyo político de la sociedad española, así como del resto. Sin olvidar también la voluntad por parte de la comunidad internacional de resolver el conflicto en el Sáhara Occidental dándole la última palabra al pueblo saharaui. Necesitamos un referéndum para sentirnos por una vez en nuestra vida libres de poder elegir nuestro futuro político, independientemente del resultado.

¿Mantienes la esperanza?

En el Sáhara Occidental tengo la sensación de estar en una cárcel muy grande con jardines y en la que hay mucha vigilancia por parte de los policías. A pesar de ello, mantenemos siempre la esperanza y el coraje para continuar esta lucha pacífica que es, por otro lado, muy peligrosa, pero la paz, la estabilidad y la convivencia entre los pueblos saharaui y marroquí merecen el sacrificio.

🥱Giannis Michailidis, la Justicia y sus muchas caras – Todo Por Hacer 💶Lliure directe: El negoci de les ONG. La Veranda de Rafa Rius

🏳️OTAN, la herramienta ideológica-militar del capitalismo🏳️

Nnosotras, militantes de la Marcha Mundial de las Mujeres, denunciamos el papel que la OTAN juega en el mundo como herramienta del capital occidental para asentar y reforzar un sistema criminal que ataca de frente la vida de millones de personas en el mundo y la soberanía de sus pueblos. Nacida como herramienta para combatir el bloque socialista la OTAN ha sido desde entonces una herramienta para la expansión militar, ideológica y económica del capital en el mundo.

Como feministas anticapitalistas nuestra agenda tiene como centro de acción la defensa radical de la vida frente a la ofensiva de los mercados y sus mecanismos coercitivos y militares para imponer la explotación, la violencia y el expolio de nuestras vidas, nuestros cuerpos y nuestros territorios.

Como antiimperialistas denunciamos el papel que la OTAN, herramienta del imperialismo, juega en el proceso de acumulación y desposesión capitalista. El antiimperialismo es fundamental para construir un feminismo popular capaz de dar alternativas para un mundo con justicia, igualdad, paz y solidaridad.

Vivimos un momento de reorganización de un capital transnacional que precisa buscar su propia supervivencia en una situación límite: momento de mayor expolio de los bienes comunes, explotación de la mano de obra y del trabajo no remunerado de las mujeres, crisis multidimensionales (climática, alimentaria, financiera y de los cuidado) y exacerbación del racismo. Las fuerzas de extrema derecha en varios países son enfrentadas por los movimientos populares, y movidas en las disputas geopolíticas amenazan la hegemonía estadounidense, un estado por otra parte sumido en una grave crisis.

En este contexto las oligarquías mundiales vuelven a apostar por la vuelta a la economía de guerra que sirve además de para la acumulación y el enriquecimiento, para el disciplinamiento y control social. En este escenario es en el que la OTAN juega su papel de herramienta al servicio del imperialismo aplicando no sólo una lógica de militarización, sino y sobre todo una lucha cultural e ideológica por imponer la agenda del capital.

Como feministas sabemos que las lógicas militar y de desposesión del capital impactan con mayor fuerza en la vida de las mujeres pues es la vida misma lo que atacan. Somos las mujeres trabajadoras en las que descansa, en todo el planeta, la tarea de reproducción de la vida, incluso en aquellos lugares en que el Estado se ocupa de alguna parte de esta tarea en momentos de crisis económica es de ahí de donde primero se retiran los recursos y donde primero impactan los recortes. En los Estados en que el impacto de la guerra ideológica y económica acompaña la militarización y el conflicto bélico somos las mujeres, nuestros cuerpos y nuestras vidas, las primeras en sufrir las consecuencias como vemos en cada conflicto que pone en marcha el capital para enriquecerse.

Denunciamos el papel de los Estados miembros de la OTAN en su política de refuerzo y expansión capitalista por todo el mundo plegadas a los mandatos de las oligarquías y no al de los pueblos, así como el de todos aquellos que trazan alianzas para la expansión o fortalecimiento de esta estructura a nivel mundial.

Europa vive hoy una guerra fomentada por los intereses económicos del capital transnacional occidental y la respuesta militar de una Rusia en manos de la oligarquía, que la OTAN aprovecha para acelerar su proceso de expansión por Europa y África, no sólo para reflotar a los EUA con la economía de guerra sino para imponer así la agenda del capitalismo en el mundo y la reorganización de su supervivencia.

Esta agenda está siendo utilizada para contener el creciente descontento social fruto del aumento del coste de la vida consecuencia de un sistema en crisis que busca el máximo lucro a costa de la clase trabajadora, empobreciendo cada vez más a más población, con especial impacto en las mujeres.

Frente a la cumbre de la OTAN, denunciamos el papel de los gobiernos europeos que acompañan esta lógica y que no sólo se pliegan a los intereses de la oligarquía sino que están dispuestos a destinar recursos públicos a financiarlos aumentando el gasto militar hasta el 2% del PIB. Los gobiernos invierten en armas, tecnologías de vigilancia y fronteras, mientras las desigualdades se profundizan y la precariedad de la vida se generaliza.

Como movimiento feminista internacional, denunciamos los intentos mediaticos de ocultar y normallizar conflitos y guerras en territorios del sur global, territorios que sufren sistematicamente la militarización y las guerras, en los que es evidente el avance de los conflitos para el acaparamiento de los territórios y la naturaleza.

En ese mundo de guerras en el que el capital ataca la vida, la Marcha Mundial de las Mujeres apuesta por una agenda política en la que la sostenibilidad de la vida esté en el centro. Nuestra lucha es por la desmercantilización y ampliación de los servicios públicos de apoyo a la reproducción social, por la soberanía alimentaria y por cambios estructurales en el actual modelo de re-producción y consumo, orientados por el reconocimiento de nuestra interdependencia y ecodependencia.

La paz y la desmilitarización son compromisos fundacionales en la construcción de la Marcha Mundial de las Mujeres, así como nuestra solidaridad internacionalista y lucha incansable por la soberanía y autodeterminación de los pueblos como condición para superar el capitalismo racista y heteropatriarcal.

Hacemos un llamado a las mujeres de todo el mundo a reforzar y ampliar la lucha por la paz y la desmilitarización, a enfrentar el imperialismo y construir las condiciones de un mundo en el que la sostenibilidad de la vida sea el centro.

Resistimos para vivir, marchamos para transformar.

Marcha Mundial de las Mujeres, 23 de junio de 2022.

rynContra el imperialismo, contra la OTAN, de nuevo ¡¡¡No a la guerra!!!

rynEstar preparados/as: Qué hacer en caso de detención – Todo Por Hacer

⚖️Assange y la «Libertad de expresión»💩

Julian Assange está acusado de publicar documentos secretos que desvelaban posibles crímenes de guerra que cometió el ejército de Estados Unidos, algo propio de su trabajo como periodista.

Motivo por el que lo detuvieron y está detenido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, en el Reino Unido, por una petición de extradición que presentó los EEUU. A pesar de las súplicas de prácticamente todas las organizaciones de derechos humanos, libertad de prensa y libertad de expresión, organizaciones de periodistas y sindicatos, Priti Patel acaba de firmar la extradición de Julian Assange. La defensa tiene 14 días para apelar. La petición puede ser rechazada.

Es una gran victoria para la prensa institucional, que ha hecho todo lo posible por reducir «el asunto periodístico más importante de nuestra existencia» (según John Pilger) a una vulgar noticia. Una prensa que retransmitió durante más de diez años todas las mentiras, calumnias y leyendas urbanas que servían de cortina de humo para ocultar los verdaderos entresijos. El resultado fue previsto y planificado desde 2010: borrar el caso Assange de la conciencia colectiva y proceder a la eliminación -mediática si es posible, física si es necesario- del periodista más innovador, premiado, eficiente y peligroso (para los poderes corruptos) del siglo XXI.

assange3Una prensa tan rápida en el fact-checking a la hora de salvar un relato oficial pero, tan ausente a la hora de salvar al representante más consecuente de nuestro derecho a saber. Desde las acusaciones de violación (que nunca existieron) hasta el pseudo «peligro» de vidas de estadounidenses, pasando por la calidad de sus calcetines, nada se le habrá escapado. Eso si, con mención especial para todos aquellos que se lucraron y ganaron pequeñas fortunas a lomos de Wikileaks, y que no encontraron un gramo de coraje para expresar su solidaridad con él.

En Contrainformación, Aram Aharonian (Periodista y comunicólogo uruguayo. Magíster en Integración. Creador y fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE))  escribe:

Letter S Print | Lettering, Bold typography, Cool fontseguirá preso, porque para el poder occidental y cristiano es mucho mejor criminalizarlo a él que aceptar las culpas de genocidio, torturas y toda la miseria de las acciones militares y de gobierno no sólo de Estados Unidos, sino también de sus aliados, en especial el Reino Unido.

La indecencia del poder y la manipulación del imaginario colectivo se suman a la ignominiosa decisión de la ministra del Interior del Reino Unido Priti Patel, quien autorizó la extradición a Estados Unidos del informador australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks, acusado por Washington de 17 cargos de espionaje y uno por supuestos delitos cibernéticos.

Lo curioso de todo esto es que jamás Estados Unidos desmintió los hechos que revelaban los 700 mil documentos de la Casa Blanca y el Pentágono, en su mayoría sobre las barbaries cometidas por Estados Unidos en Irak y Afganistán. filtrados por Wikileaks: torturas, asesinatos, masacres, espionaje, manipulación. O sea, se quiere penar con 175 años de prisión (que difícilmente nadie pueda cumplir) al denunciante, no a los perpetradores. La verdad ha sido asesinada. El periodismo también.

insumisionUn comunicado del ministerio del Interior británico afirma, en supuesto tono humanitario, que la extradición no puede ser opresiva, injusta o un abuso procesal y que tampoco se ha determinado que sea incompatible con sus derechos humanos, incluyendo su derecho a un juicio justo y a la libertad de expresión. Assange fue arrestado en 2019, después de pasar más de siete años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.

La hipocresía y la falsedad de las expresiones de Patel resulta evidente a la vista de las revelaciones sobre el espionaje ilegal que la estadunidense Agencia Central de Inteligencia llevó a cabo sobre Assange, en el curso del cual interceptó conversaciones entre éste y sus abogados con la finalidad de debilitar las estrategias de defensa legal del acusado.

Por enésima vez los medios publicitan lo que Naciones Unidas calificó de tortura: el trato que recibe Assange en esa especie de Guantánamo británico en el que está recluido, después de más de una década de confinamiento domiciliario y aislamiento carcelario. Las «noticias» sobre Assange apenas son notas judiciales. Dan cuenta del destrozo que le han provocado. Es un paria enajenado, un asperger deprimido al borde del suicidio, señala Víctor Sampedro.

A Assange lo ajustician en bucle. Los medios que se lucraron con sus filtraciones publicitan su castigo y encubren su gesta. Apenas ejercen de notarios correveidiles y perros falderos de los torturadores. Assange sería libre si tan siquiera uno de los directores que publicaron sus filtraciones – pongamos en El País, Le MondeThe New York Times o The Guardian – se hubiera autoinculpado de los cargos que pesan sobre el hacker australiano, añade.

Asumir como propio el delito de investigar y revelar verdades habilita para ejercer el periodismo. Autoincúlpándose las feministas lograron el derecho al aborto y los insumisos acabaron con el servicio militar, recuerda el español.

«Cualquiera en este país que se preocupe por la libertad de expresión debería estar profundamente avergonzado de que la ministra del Interior haya aprobado la extradición de Julian Assange a EEUU, el país que planeó su asesinato», señala el comunicado de Wikileaks. Amnistía Internacional ha puesto el grito en el cielo. Su secretaria general, Agnès Callamard, advierte que «permitir que Julian Assange sea extraditado a Estados Unidos envía un mensaje escalofriante a los periodistas de todo el mundo».

Acallar a Assange a cualquier precio

file39Los sucesivos gobiernos estadounidenses se empecinaron en fabricarle delitos imaginarios. No cabe acusar de espía a quien no sirvió a potencia alguna, sino que trabajó para informar a la opinión pública internacional.

Y, por añadidura, la determinación impone una intolerable limitación al derecho a la información de las sociedades. Hoy, Julian Assange se encuentra recluido en la prisión londinense de alta seguridad de Belmarsh desde abril de 2019 y sujeto al acoso judicial por los gobiernos de Estados Unidos, Suecia y Gran Bretaña desde 2010.

Está claro que las maniobras entre Washington y Londres para consumar la farsa judicial constituyen un inequívoco mensaje de escarmiento para todo el gremio periodístico del mundo: el poder público de esas naciones no tolera ser exhibido en sus actos delictivos, en su corrupción y en su indecencia, y se vengará de quienes se atrevan a ponerlo en evidencia, dice un editorial del diario mexicano La Jornada.

Assange brindó un servicio trascendente a la transparencia y a la información, al entregar a La Jornada (como a otros medios de todo el mundo)  miles de cables diplomáticos enviados al Departamento de Estado por la embajada y los consulados estadounidenses en ese país en los que se registró la descomposición del gobierno de Felipe Calderón y su sumisión ante Washington, en el contexto de la Iniciativa Mérida.

Decenas de organizaciones internacionales denunciaron los atropellos, arbitrariedades y violaciones a los derechos fundamentales en el juicio en contra del fundador de WikiLeaks, entre ellas, la Relatoría de la Organización de Naciones Unidas sobre la Tortura y Amnistía Internacional, pero la decisión estaba tomada en los más alto niveles de la “inteligencia” estadounidense y británica: hay que acallar, aniquilar al mensajero.

Todavía se puede encontrar en las redes el video Asesinato colateral, que grabó desde un helicóptero militar el homicidio de 12 civiles –entre ellos, dos periodistas de la agencia Reuters– en la Bagdad ocupada por las tropas estadounidenses en julio de 2007. El video muestra el momento en que el grupo de ciudadanos fue ametrallado por los tripulantes, quienes unos segundos más tarde perpetraron otro ataque sobre una familia iraquí que acudió en ayuda de los heridos.

Los autores materiales, intelectuales y políticos de ese crimen –y todos los otros-  no fueron llamados a cuentas nunca, pero quienes enteraron al mundo de ese hecho –la ex soldado estadunidense Chelsea Manning y el propio Assange– fueron sometidos desde entonces a un implacable acoso judicial que, en el caso del australiano, desemboca ahora en la aprobación para que sea extraditado a Estados Unidos.

Si algo puede sorprender, es que los sucesivos gobiernos estadounidenses jamás desmintieron ninguna de las filtraciones y los informes de Wikileaks y todos los responsables siguen libres y… haciendo campaña contra Assange.

file14El gobierno estadounidense exigía el encarcelamiento del australiano mientras procesaba a la informante principal de Assange, la soldado  Chelsea Manning, ganando  tiempo para armarle 18 imputaciones por delitos graves. No se trata de un acto de justicia, sino una acción de venganza contra quien destapa los muchos trapos sucios de EEUU y un escarmiento dirigido a informadores y periodistas para que no se atrevan a exhibir las miserias internas del poderío estadounidense.

Wilkipedia reprodujo sus hallazgos en una serie de diarios de gran tirada a lo largo y ancho del mundo, a los que la “justicia” de Washington y Londres no se animaron a atacar.

  • ¿Será que Assange fue quien comandó a los soldados de EE.UU. acribillando a gente desarmada en un suburbio de Bagdad, en abril de 2010, evidenciado en el vídeo Collateral Murder?
  • ¿Será Assange el responsable de las violaciones de los derechos humanos en Irak y Afganistán? Wikileaks publicó (julio de 2010) más de 90.000 documentos desclasificados que demostraban las graves violaciones en Irak y otros 400.000 documentos (octubre de 2010) que destapaban la atrocidades ocultas en Irak.
  • ¿Será Assange quien envió los correos del director de la CIA John Brennan, en los que habla de tortura en los interrogatorios a los sospechosos de terrorismo? ¿Será quien escribió las comunicaciones del gobierno estadounidnse con sus delegaciones diplomáticas., entre ellas la que informaba sobre el paso de los vuelos de la CIA por territorio español, con presos que iban con destino a Guantánamo?.
  • ¿Será quien detuvo sin casusa a cientos de afganos e iraníen y los torturó salvajemente en los campos de concentración de  Bucca, Guantánamo y Abu Ghraib? ¿O quizá quien escribió el manual del Ejército de EE.UU. para los soldados en Guantánamo?
  • ¿Sería Assange quien dirigía la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) cuando realizó escuchas secretas del encuentro entre Ángela Merkel y el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon, o cuando espió la reunión privada entre el italiano Silvio Berlusconi, el francés Nicolás Sarkozy y Merkel y grabó escuchas de una conversación entre Berlusconi y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu?
  • ¿Será Assange quien redactó los 30 mil comprometedores correos de Hillary Clinton en marzo de 2016 o las 27.000 comunicaciones del Comité Nacional Demócrata (CND) y 50.000 correos electrónicos de John Podesta, jefe de la campaña presidencial de Clinton, donde acusaba a Arabia Saudí y Qatar de apoyar a la terrorista Estado Islámico (Dáesh)?.
  • ¿O estará implicado en la red de tráfico de personas y abuso sexual de altos funcionarios del Partido Demócrata que desató el escándalo Pizzagate? O quizá fue quien financió a la ultraderechista Vox en España y no quien reveló las grandes fortunas y altos ejecutivos españoles que financiaron su nacimiento.
  • ¿Habrá sido Assange quien redactó la guía secreta que empleaban los agentes de la central estadounidense de inteligencia CIA para infiltrarse en Europa bajo identidades falsas y reveló que los espías de EEUU manejaban el manual de control de fronteras de la Unión Europea (UE), filtrando los informes del programa ‘Checkpoint’ de la CIA?.

No, obviamente no. Los criminales están y seguirán libres, defendidos por el establishment, el lawfare y la parafernalia de los medios hegemónicos. El delito de Assange fue informar sobre lo que sucedía, basado sólo y exclusivamente en los informes de los organismos de (in)seguridad estadounidenses.

Dolor de madre

casco-florEn una carta abierta, Christine Ann Assange, madre de Julian Assange, señala “el dolor de ver a un hijo sano deteriorarse lentamente, porque se le negó la atención médica y sanitaria adecuada en años y años de prisión; la angustia de ver a mi hijo sometido a crueles torturas psicológicas, en un intento de romper su inmenso espíritu; la constante pesadilla de que sea extraditado a EEUU y luego pasar el resto de sus días enterrado vivo en total aislamiento”.

Añade., “el miedo constante de que la CIA pueda cumplir sus planes para asesinarlo; la ola de tristeza cuando vi su frágil cuerpo caer exhausto por un mini derrame cerebral en la última audiencia, debido al estrés crónico” y señala que “muchas personas quedaron traumatizadas al ver una superpotencia vengativa que usa sus recursos ilimitados para intimidar y destruir a un individuo indefenso”.

Adiós al periodismo

Rara avis Wikileks, porque cada vez son menos los periodistas activistas de la transparencia y son reemplazados por quienes se preocupan de las relaciones públicas del poder. Las redacciones ya no hacen periodismo, sino publicidad corporativa y propaganda política disfrazada de noticias.

No resulta sencillo enterrar la denuncia incontestable, sin réplica posible, de los crímenes de guerra del Pentágono, del neoimperialismo de la red diplomática más poderosa del mundo. Imaginéamos que Wikileaks pudiera informar sobre Ucrania: seguramente no habría guerra.

El silencio de los medios es cobarde, es la del cómplice. Quizá esperamos demasiado: al menos que cuando se conocieron las filtraciones hubiera actos de indignación, que el periodismo -esa especie en extinción- migrara a información fundamentada en base a datos reales, mientras hay quienes esperaban que la globalización sirviera al menos para defenmder los derechos humanos de las arremetidas del poder en red.

Boris Johnson For The Queen And Country - Toons MagHay optimistas que creen que en la justicia británica hay más sensatez y decencia que en el gobierno de Londres encabezado por Boris Johnson, y hay quienes sueñan con que Assange sea puesto en libertad en el menor tiempo posible.

No es casualidad que el mandato de Donald Trump sentara las bases para masacrar jurídicamente a Assange, ni que sea el gobierno de Boris Johnson (quizás el líder más belicista junto con Vladimir Putin), el que dé luz verde a su extradición. Reivindicar a Assange es desnudarlos, dice Sampedro.

Cuando recibió el Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez dijo que el periodismo es el mejor oficio del mundo. En Maceió, y en plena campaña electoral, el expresidente brasileño Lula de Silva dijo que Assange “debería estar recibiendo un Óscar de decencia y coraje porque denunció al planeta, un país espiando a otro país. ¿Qué crimen cometió Assange?. Es el crimen que todos ustedes cometieron: dijo la verdad»..

«El periodismo no murió en un calabozo, ni por una bala en la cabeza, ni en la explosión de un coche, ni siquiera cortado en una embajada saudí. Murió el día que eligió la complicidad dejando escapar lo mejor de ellos en el silencio y en el olvido.»

VIKTOR DEDAJ, PERIODISTA FRANCÉS

👑Vasallaje a un ladrón

⛓Autoorganización popular contra la frontera

carnecruda

Carne Cruda: Viaje a Fernando Fernán Gómez, un artista infinito

🏴Miguel Bakunin🏴

No es mal momento para recordar a Bakunin en el aniversario de su muerte. Para ello he «secuestrado» dos artículos de Frank Mintz, libertario internacionalista, militante anarconsindicalista, estudioso del movimiento libertario español y escritor, si no ha cambiaddo con la edad adicto a Ruesta. Articulos que he masacrado a mi gusto y razón para convertirlos en uno solo. Si ello es posible…

Breve biografía de Mijail Bakunin

Nnació en Priamujino (Rusia) el 8 de marzo de 1814. Cuando Bakunin tenía once años, era 1825, un grupo ilustrado y liberal se rebeló contra el absolutismo medieval del zar: eran los “Decembristas”. La mayoría de ellos murieron ejecutados víctimas de la brutal represión. Durante muchos años su insurrección sería el símbolo de la juventud revolucionaria rusa. En la familia de Bakunin, como en tantas otras, hubo víctimas. Pero la vida continúa y por «tradición familiar» tuvo que realizar los estudiós de artillero en la Academia de San Petersburgo, alcanzando el grado de oficial de la guardia imperial.

Enviado a una unidad militar en la frontera polaca, se ausentó y a punto estuvo de ser juzgado por deserción. A los 21 años consiguió liberarse de la carrera militar y se fue a Moscú donde trabó amistad con un grupo de exuniversitarios comprometidos con el estudio sistemático de la filosofía idealista, agrupados alrededor del poeta Nikolai Stankevich y el futuro crítico literario Visarion Bielinski. La filosofía de Kant era, inicialmente, el objetivo del estudio, pero fueron evolucionando hasta Schelling, Fichte y Hegel. En el otoño de 1835 se planteó formar un círculo filosófico en su pueblo natal y a principios de 1836 traducía obras diversas de Fichte en Moscú.

bakunin1Gracias a la ayuda económica de su amigo Alexander Herzen, célebre opositor antizarista, Bakunin pudo dejar Rusia e ir a profundizar sus estudios filosóficos. En Berlín tuvo la oportunidad de conocer las teorías de los neohegelianos de izquierda y terminó por abandonar la filosofía y dedicarse a frecuentar a los miembros de las distintas tendencias socialistas alemanas y francesas.

Se traslada a París, coincidiendo con Herzen, Proudhon y Marx, y participó en las revoluciones que estallaron en ese año en la capital francesa, en Praga y Dresde. De París viajó a Suiza, donde residió un tiempo y tomó parte activa en todos los movimientos socialistas. Durante su etapa en este país, el gobierno ruso le ordenó regresar, cosa a la que se negó, y su desobediencia conllevó que se le confiscaran sus propiedades. En 1848, tras regresar a la capital francesa, publicó una ardiente proclama contra Rusia, tras la cual lo expulsaron de Francia. El movimiento revolucionario de 1848 le proporcionó la ocasión de entrar en una violenta campaña de agitación democrática y por su participación, con el músico Wagner, en la Insurrección de Dresde de 1849 lo detuvieron, siendo condenado a muerte en Sajonia, pena posteriormente conmutada a la cadena perpetua. Para ser extraditado a Austria donde también lo condenaron a muerte y luego a perpetuidad; En ambos países estuvo encadenado a la pared.

Finalmente, Bakunin fue entregado en 1851 a las autoridades rusas, que lo encarcelaron en una mazmorra sin luz y húmeda en la fortaleza de Pedro y Pablo en San Petersburgo, dedicada a los presos políticos. Tras unos meses, el equivalente del Ministro de Interior le pidió a Bakunin que redactara un texto de autoinculpación para el zar. Bakunin escribió una Confesión donde empezaba con una pirueta afirmando que no podía confesar los pecados de los demás. El zar apuntó en su ejemplar del texto que Bakunin no presentaba una verdadera contrición rechazando, en consecuencia, su traslado a una celda “normal”. Allí estuvo hasta 1857, cuando tras reiteradas solicitudes, por parte de su familia, lo desterró a  Siberia. Desde allí se escapó a Japón. Viajó a California, cruzó Panamá, llegó a Nueva York y, finalmente, se trasladó a Inglaterra en 1861, donde residiría varios años. En 1863 Bakunin intentó participar sin resultado en la insurrección polaca. Posteriormente se trasladaría a Italia. En dos años logró desarrollar el socialismo entre la juventud decepcionada por Garibaldi, incapaz este de refutar el patriotismo clerical de Mazzini. Bakunin fue creando sociedades secretas con el fin de preparar compañeros capaces de propagar el socialismo durante las múltiples insurrecciones espontáneas que brotaban tanto en Italia como en otros países. A partir de 1867, con la afirmación cada vez más anarquista de Bakunin, dichas sociedades secretas adquirieron un peso auténtico. Una de la más conocidas sería la Fraternidad Internacional o Unión de los revolucionarios socialistas.

bakunin2En 1864 fundó en Ginebra la Hermandad Internacional de la Democracia Social, organización revolucionaria que se disolvió al integrarse en la I Internacional, en 1867. En este mismo año se dirigió a Suiza, donde apoyó la Liga de la paz y la libertad, a la que pertenecían personalidades como Garibaldi, Louis Blanc, Víctor Hugo y Stuart Mill.

Posteriormente formó la llamada Alianza Internacional de la Democracia Socialista, cuyo programa reivindicaba una serie de reformas que constituían la base de la doctrina política de Bakunin: la supresión de los Estados nacionales y la formación en su lugar de federaciones constituidas por libres asociaciones agrícolas e industriales; la abolición de las clases sociales y de la herencia, la igualdad de sexos y la organización de los obreros al margen de los partidos políticos.

Fue a través de la Alianza cómo Giuseppe Fanelli llego en 1868 a España para estimular la creación de núcleos de obreros socialistas y adheridos a la Asociación Internacional de los Trabajadores.

En 1870 Bakunin fundó el Comité para la Salvación de Francia, asociación que dirigió la insurrección de la Comuna de Lyon. La vida de Bakunin está estrechamente vinculada a la historia de la “Asociación Internacional de Trabajadores”, en cuyas filas actuaron tanto los socialistas autoritarios como los anarquistas.

Marx fingió en 1871 durante la Comuna de París adoptar el esquema del abandono de la toma del Estado y de la libre organización desde abajo. El Consejo general de la AIT, inspirada por Marx y Engels, siguió siendo un órgano vertical para manipular a sus contrarios. Así, la AIT convocó en 1872 el llamado congreso internacional de la Haya, cuya organización excluía tener en cuenta el voto sindical basado en la proporcionalidad de los afiliados. Marx y sus seguidores podían descartar de esta manera las federaciones obreras de España e Italia con unos 50.000 adherentes, privilegiando el voto por sindicatos (cualquiera fuese el número de afiliados). De acuerdo con las palabras de James Guillaume sólo se representaban a sí mismos y no organizaciones de la Internacional.

Este “congreso”, en la última sesión, después de la salida de un tercio de los participantes, expulsó a Bakunin de la Internacional, aduciendo contra él acusaciones absurdas y calumniosas. Los emigrantes rusos, como Ogarev y Zaitsev, protestaron tajantemente contra estas calumnias. Una semana después del congreso de la Haya se celebró otro Congreso Internacional en Saint Imier. En dicho congreso participaron delegados de las delegaciones italiana, española y de la federación del Jura, y asimismo representantes de secciones francesas y norteamericanas. Este congreso rechazó unánimemente todas las resoluciones del congreso de La Haya y se negó a reconocer el nuevo Consejo general de la Internacional elegido en este mismo congreso. Estas mociones del Saint Imier fueron ratificadas por federaciones de Bélgica, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Suiza.

De hecho, se formaron dos AIT, la de los autoritarios y de los libertarios. El 1° de septiembre de 1873 en Ginebra se celebró el sexto congreso de la Internacional, con la participación de las federaciones de Bélgica, Holanda, Italia, España, Francia, Inglaterra y del Jura suizo. El congreso deliberó sobre los  estatutos de la Internacional y optó por la supresión del Consejo General, dirigido por Marx. El tercer artículo de los estatutos elaborados por el congreso reza lo siguiente: “Las federaciones y las secciones que componen la Asociación conservan su plena autonomía, o sea el derecho de organizarse como lo deseen, de llevar a cabo sus asuntos sin injerencia ajena alguna y de elegir el camino que seguir, siempre que lleve a la emancipación de los trabajadores.”

Bakunin pasó sus últimos años en Suiza, viviendo pobremente y sin más aliento que la correspondencia que mantenía con grupos de obreros anarquistas. Permaneció activo en el movimiento radical europeo hasta que, por problemas de salud derivados de su paso y estancia en las cárceles, ingresó en el hospital de Berna (Suiza), donde falleció el 1 de julio de 1876.

Su legado

Sería presuntuoso creer que es posible sintetizar todas las ideas de Bakunin en su fase decididamente anarquista y sindicalista entre 1867 y su muerte en 1876. Tampoco se pueden arrinconar algunas tendencias previas, como su rechazo del reformismo, representado por su amigo Alexander Herzen. Desde su juventud, hervían en la mente de Bakunin múltiples proyectos, sostenidos por una enorme vitalidad.

Por eso, sería una superchería reducir su pensamiento a Dios y el Estado (compuesto por Eliseo Reclus con extractos del Imperio Knutogermánico) e ignorar sus artículos en la prensa obrera.

En 1977 Noam Chomsky, refiriéndose a los enfoques de Bakunin, defendió en Los intelectuales y el Estado, cómo sigue teniendo validez la denuncia del papel de los autoproclamados «tutores del pueblo«. Chomsky insistía en las anticipaciones de Bakunin: “como minoría sabia que pretende expresar la voluntad del pueblo” gobernando “la ficción de esa pretendida representación del pueblo” que servirá para ocultar “el hecho real de la administración de las masas populares por un puñado insignificante de privilegiados elegidos o no» […] el “pueblo soberano” será sometido “a la minoría intelectual que lo gobierna, que pretende representarlo y que infaliblemente lo explota”. “Al pueblo -escribía también Bakunin-, no le vendrá mejor en absoluto si el palo que le pega lleva el nombre del palo del pueblo».

El análisis del poder

bakunin3En 1977 Noam Chomsky, refiriéndose a los enfoques de Bakunin, defendió en Los intelectuales y el Estado, cómo sigue teniendo validez la denuncia del papel de los autoproclamados «tutores del pueblo«. Chomsky insistía en las anticipaciones de Bakunin: “como minoría sabia que pretende expresar la voluntad del pueblo” gobernando “la ficción de esa pretendida representación del pueblo” que servirá para ocultar “el hecho real de la administración de las masas populares por un puñado insignificante de privilegiados elegidos o no» […] el “pueblo soberano” será sometido “a la minoría intelectual que lo gobierna, que pretende representarlo y que infaliblemente lo explota”. “Al pueblo -escribía también Bakunin-, no le vendrá mejor en absoluto si el palo que le pega lleva el nombre del palo del pueblo» (Bakunin Estatismo y Anarquía [1873], Buenos Aires, 2004, p. 162; Madrid, 1986, pp. 211-212 [corregido con el texto ruso]).

Y efectivamente al alcanzar el poder en la democracia cloacal de los países europeos o latinoamericanos, los supuestos heraldos de la izquierda, las direcciones de los partidos socialistas defienden políticas neoliberales en nombre de un futuro –e invisible- auge económico que nos beneficiaría a todos.

Es justamente lo que denunciaba Bakunin: con vista a un cambio social o una alianza un signo infalible por el cual los obreros pueden reconocer a un falso socialista, a un socialista burgués [es el siguiente:] Si en lugar de hablar de revolución o si se quiere de transformación social, les dice que la transformación política debe preceder la transformación económica […] que el obrero le dé la espalda pues o es un tonto, o un hipócrita explotador. (Bakunin. Crítica y acción, Buenos Aires, Libros de Anarres, 2006, [1869], pp. 95-96.

La clave de su análisis, la presentaba el mismo Miguel Bakunin en una carta al militante de la Internacional Anselmo Lorenzo:

«Enemigo convencido del Estado y de todas las instituciones económicas como políticas, jurídicas y religiosas del Estado; enemigo en general de todo lo que en el lenguaje de la gente doctrinaria se denomina la tutela benefactora ejercida bajo cualquier forma, por las minorías inteligentes, y naturalmente desinteresadas, sobre las masas; convencido que la emancipación económica del proletariado, la gran libertad, la libertad real de los individuos y de las masas […] es incompatible con la existencia del Estado o cualquier otra forma de organización autoritaria, inicié desde el año 1868, época de mi ingreso en la Internacional, en Ginebra, una cruzada contra el mismo principio de autoridad, y empecé a predicar en público la abolición de los Estados, la abolición de todos los gobiernos, de cuanto se llama dominación, tutela, poder, incluida desde luego la supuesta revolucionaria y provisional, que los jacobinos de la Internacional, discípulos o no discípulos de Marx nos recomiendan como un medio de transición absolutamente necesario, eso pretenden, para consolidar y organizar la victoria del proletariado» (Bakunin carta a Anselmo Lorenzo, 10 de mayo de 1872 [**]).

Los enfrentamientos teóricos y personales entre Marx y Bakunin

bakunin5 Es indudable que hubo calumnias ridículas entre ellos, un teórico y un hombre de acción, que no llegaron nunca a aunar sus cualidades. Si Bakunin fue virulento:

«entre las acusaciones dirigidas por Bakounine contra Marx descuella como motivo especial de odio las circunstancias de que Marx era judío. Esto, que contrariaba nuestros principios, que imponen la fraternidad sin distinción de razas ni de creencias, me produjo desastroso efecto, y dispuesto a decir la verdad, consigno esto a pesar del respeto y de la consideración que por muchos títulos merece la memoria de Bakounine«. Lorenzo Anselmo El Proletariado militante, Madrid  2005, p. 204.

Carlos Marx y Federico Engels fueron discreta y duraderamente persistentes:

«Cuando Marx alude al tosco idioma tártaro designa el ruso, o sea Marx expresa una doble xenofobia:
hacia los tártaros y hacia los rusos. Engels había escrito, sin que Marx le contradijera, ¿Y acusará Bakunin a los norteamericanos haber hecho una «guerra de conquista», que, si bien asesta un duro golpe a su teoría basada en la «justicia y la humanidad», fue sin embargo llevada a cabo total y únicamente por el bien de la  civilización? ¿O será una desgracia que la espléndida California haya sido arrebatada a los perezosos mexicanos que no podían hacer nada en ella?» Neue Rheinische Zeitung enero-febrero 1849. en inglés y no en castellano en el sitio citado.

Un diálogo indirecto que entabló Carlos Marx con Miguel Bakunin en 1875 (Marx CarlosAcotaciones al libro de Bakunin “El Estado y la Anarquía” [Estatismo y anarquía, 1873] en Marx Engels Lenin Acerca del anarquismo y el anarcosindicalismo, Moscú, s. d. [1973], p. 136. Las citas de Bakunin corresponden a las páginas 210-211 de la edición de Buenos Aires, 2004.) es muy revelador y he elegido lo que resulta para mí el mayor escollo y la diferencia abismal entre ambos. Es una clara definición de lo que ya se denominaba en aquella época el socialismo autoritario y el socialismo libertario.

[Bakunin sobre un gobierno popular y revolucionario] gobierno de la inmensa mayoría de las masas del pueblo por la minoría privilegiada. Pero esa minoría, nos dicen los marxistas:
[Marx] ¿Dónde?
estará compuesta, de trabajadores. Sí, de antiguos trabajadores, quizás, pero que en cuanto se conviertan en gobernantes o representantes del pueblo cesarán de ser trabajadores
[Marx] Ni más ni menos que hoy un fabricante deja de ser capitalista porque le hagan concejal de su ayuntamiento.
[Bakunin] y considerarán el mundo trabajador desde su altura estatista; no representarán ya desde entonces al pueblo, sino a sí mismos y a sus pretensiones de querer gobernar al pueblo. El que quiera dudarlo no sabe nada de la naturaleza humana.
[Marx] Si el señor Bakunin conociese, por lo menos, la posición que ocupa el gerente de una cooperativa obrera, se irían al diablo todas sus fantasías sobre la dominación. Hubiera debido preguntarse: ¿Qué forma pueden asumir las funciones administrativas, sobre la base de un Estado obrero? (si le place llamarlo así).

En estos dos comentarios Carlos Marx pregonaba su prepotencia respecto al problema del ansia de agarrar el poder y de conservarlo dentro del movimiento socialista en general. Indudablemente, Marx no la podía aceptar puesto que él mismo estaba obsesionado por calumniar a quienes le hacían sombra (Pierre-Joseph Proudhon y luego Ferdinand Lasalle).

Por eso, Marx dejó de lado este aserto de Bakunin (que sigue a la frase que termina con no sabe nada de la naturaleza humana):

«Pero esos elegidos serán convencidos ardientes y además socialistas científicos. Esta palabra “socialistas científicos”, que se encuentra incesantemente en las obras y discursos de los lassallianos y de los marxistas, prueban por sí mismas que el llamado Estado del pueblo no será más que una administración bastante despótica de las masas del pueblo por una aristocracia nueva y muy poco numerosa de los verdaderos y pseudosabios

Aquella imperdonable ceguera intelectual explica la incapacidad de Marx de representarse cómo iban a evolucionar los futuros Estados socialistas, cuando Bakunin no paraba de afirmar, de anticipar lo que pasaría con la URSS u hoy Corea del Norte.

Las herramientas que nos dejó Bakunin

Bakunin-Portal - Kontakt und ImpressumBakunin denunció repetidamente el peligro de una transición presentada por los enemigos del poder del pueblo. Pero eso no significa que Bakunin tuviera la ingenuidad de imaginar el paso sin transición de la sociedad capitalista a la autogestión multitudinaria.

En una serie de artículos de Bakunin, La instrucción integral, en un periódico obrero en 1869 se lee: Es posible e incluso muy probable que en la época de transición más o menos larga que sucederá naturalmente a la gran crisis social, las ciencias más elevadas caigan considerablemente por debajo del nivel actual.

Nunca pidió Bakunin una limpieza social de supuestos elementos “burgueses”, como lo llevó a cabo el marxismo de Lenin:

El socialismo hará una guerra inexorable a las “posiciones sociales”, no a los hombres. Una vez destruidas y quebradas esas posiciones, desarmados y privados de todos los medios de acción, los hombres que las ocuparon se volverán inofensivos y mucho menos poderosos, lo afirmo, que el más ignorante obrero, porque su potencia actual no radica en sí mismos, en su valor intrínseco, sino en su riqueza y en el apoyo del Estado (**).

Tampoco cayó Bakunin en el mito del Hombre Nuevo (que haya seres más buenos en una sociedad sin explotación es cierto, pero me parece dudoso que muchos sean impecables).

Los mejores hombres son fácilmente corruptibles, sobre todo cuando el mismo medio provoca la corrupción de los individuos por la ausencia de control serio y de oposición permanente (Bakunin. Crítica y acción, Buenos Aires, Libros de Anarres, 2006, p. 41 [1871].128 p.;).

La evidente deducción es seguir aplicando la rotación de las tareas para formar compañeras y evitar que las mismas personas se aferren a los mismos puestos. Y el control desde la base, y hasta la revocación, son factores imprescindibles.

Los últimos gritos del Caimán: The Royal Bakunin OrchestraBakunin creó un gran número de sociedades secretas con un propósito muy claro y una práctica sin rigidez castrense:

«Este programa se puede formular claramente en algunas palabras: liquidación total del mundo estatal y jurídico y de la llamada civilización burguesa por una revolución popular espontánea, invisiblemente dirigido de ninguna manera por una dictadura oficial, sino por la dictadura anónima y colectiva de los amigos de la emancipación completa del pueblo de cualquier yugo, sólidamente aunados en una asociación secreta y actuando siempre y por todas partes con un único objetivo y un programa único. […]

Sinceridad absoluta entre los miembros. Exclusión de todo jesuitismo en las relaciones, la desconfianza ruin, el control pérfido, el espionaje y las delaciones recíprocas, ausencia y prohibición terminante de rumores e indirectas. Cuando un afiliado tiene algo que reprochar a otro, debe hacerlo en la asamblea general y en su presencia. Control fraterno colectivo de cada uno por todos, control en ningún caso molesto, mezquino y sobre todo malévolo, el cual debe sustituir su sistema de control jesuítico, y debe hacerse con la educación moral, con el pilar de la fuerza de cada miembro, con la base de la confianza fraterna mutua, en la que se fundará toda la fuerza interior y por tanto exterior de la asociación; (**)

Si Bakunin predicó siempre la revolución, lo hizo con sensatez porque las revoluciones no se improvisan. No las hacen arbitrariamente ni los individuos ni aun las poderosas asociaciones. Independientemente de toda voluntad y de toda conspiración, son llevadas siempre por la fuerza de los acontecimientos. Se las puede prever, algunas veces presentir su aproximación pero jamás acelerar la explosión (Bakunin. Crítica y acción, o. c., p. 69.).

Las recientes explosiones antiautoritarias en algunos países árabes, si bien han quedado muy quebradas, demuestran la validez del juicio de Bakunin. Bakunin, como todos los socialistas autoritarios y libertarios del siglo XIX, consideraba próximo el estallido revolucionario. Un año antes de su muerte, y ya muy debilitado por la vejez, acentuada por casi siete años de régimen carcelario severo, Bakunin anunció un periodo de 50 años de apatía de las luchas sociales, o sea hasta 1920-1925. Y el surgir espontáneo de los soviets revolucionarios rusos (sin la acción de ningún partido político) en febrero de 1917 demostró la justeza del análisis.

🏴Despedida a los compañeros de la seccion de Jura (12 Octubre 1873)

🏴Contracumbre a la barbarie militarista del Capital. ¡No a la OTAN!

Georges Moustaki – Ma liberté

👎🏽Gastan dinero en armas mientras el planeta arde💩

tricontinental

Saludos desde las oficinas del Instituto Tricontinental de Investigación Social.

Eel mes pasado se publicaron dos importantes informes, ninguno de los cuales recibió la atención que merece. El 4 de abril se publicó el Tercer Informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que provocó una fuerte reacción del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres. El informe, declaró, «es una letanía de promesas climáticas incumplidas. Es un registro de la vergüenza, que cataloga las promesas huecas que nos encaminan con paso firme hacia un mundo inhabitable». En la COP26, los países desarrollados se comprometieron a destinar unos modestos 100.000 millones de dólares al Fondo de Adaptación para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático. Mientras tanto, el 25 de abril, el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés) publicó su informe anual, en el que se constata que el gasto militar mundial superó los 2 billones de dólares en 2021, la primera vez que sobrepasa la marca de los 2 billones. Los cinco mayores gastadores —Estados Unidos, China, India, Reino Unido y Rusia— representaron el 62% de esta cantidad; EE. UU., por sí solo, representa el 40% del gasto total en armas.

sabrayshatila

Hay un flujo interminable de dinero para armas, pero una miseria para evitar el desastre planetario.

La palabra «desastre» no es una exageración. El Secretario General de la ONU, Guterres, ha advertido que «Vamos hacia el desastre climático por la vía rápida (…) Es hora de que dejemos de quemar nuestro planeta”. Estas palabras se basan en los hechos contenidos en el Tercer Informe. Ahora está firmemente establecido en el registro científico que la responsabilidad histórica de la devastación hecha a nuestro medio ambiente y nuestro clima recae en los Estados más poderosos, encabezados por los Estados Unidos. No hay mucho debate sobre esta responsabilidad en el pasado lejano, consecuencia de la despiadada guerra contra la naturaleza llevada a cabo por las fuerzas del capitalismo y el colonialismo.

Pero esta responsabilidad también se extiende a nuestra presente época. El 1 de abril se publicó un nuevo estudio en la revista The Lancet Planetary Health en el que se demuestra que, entre 1970 y 2017, «las naciones de altos ingresos son responsables del 74% del uso de material sobrante a nivel mundial, impulsado principalmente por Estados Unidos (27%) y los países de altos ingresos de la UE-28 (25%)». El uso de material sobrante en los países del Atlántico Norte se debe al uso de recursos abióticos (combustibles fósiles, metales y minerales no metálicos). China es responsable del 15% del exceso de uso de materiales a nivel mundial y el resto del Sur Global es responsable sólo del 8%. El exceso de uso en estos países de renta baja se realiza en gran medida con recursos bióticos (biomasa). Esta distinción entre recursos abióticos y bióticos nos muestra que el exceso de uso de recursos del Sur Global es en gran parte renovable, mientras que el de los Estados del Atlántico Norte es no renovable.

bangladesh

Una intervención de este tipo debería haber aparecido en las portadas de los periódicos del mundo, especialmente en el Sur Global, y sus resultados deberían haber sido ampliamente debatidos en los canales de televisión. Pero apenas se ha comentado. Demuestra de forma contundente que los países de altos ingresos del Atlántico Norte están destruyendo el planeta, que deben cambiar su forma de actuar y que deben contribuir a los distintos fondos de adaptación y mitigación para ayudar a los países que no están creando el problema, pero que están sufriendo su impacto.

Una vez presentados los datos, los académicos que redactaron este documento señalan que «las naciones de altos ingresos son las principales responsables del deterioro ecológico global y, por tanto, tienen una deuda ecológica con el resto del mundo. Estos países deben tomar la iniciativa de reducir radicalmente el uso de sus recursos para evitar una mayor degradación, lo que probablemente requerirá enfoques transformadores de postcrecimiento y decrecimiento». Estas son ideas interesantes: «reducciones radicales en el uso de recursos» y luego «enfoques de postcrecimiento y decrecimiento».

Los Estados del Atlántico Norte —encabezados por Estados Unidos— son los que más gastan la riqueza social en armas. El Pentágono —las fuerzas armadas estadounidenses— «sigue siendo el mayor consumidor de petróleo», según un estudio de la Universidad de Brown, «y, en consecuencia, uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero del mundo». Para que EE. UU. y sus aliados firmaran el Protocolo de Kioto en 1997, los Estados miembros de la ONU tuvieron que permitir que las emisiones de gases de efecto invernadero del ejército quedaran excluidas de los informes nacionales sobre emisiones.

La obscenidad de estos asuntos puede exponerse claramente mediante la comparación de dos valores monetarios. En primer lugar, en 2019, las Naciones Unidas calcularon que el déficit de financiación anual para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ascendía a 2,5 billones de dólares. Destinar los 2 billones de dólares anuales del gasto militar mundial a los ODS supondría un gran avance para hacer frente a los principales ataques a la dignidad humana: el hambre, el analfabetismo, la falta de vivienda, la falta de atención médica, etc. Es importante señalar aquí que la cifra de 2 billones de dólares del SIPRI no incluye el despilfarro de por vida de la riqueza social otorgada a los fabricantes privados de armas para los sistemas de armamento. Por ejemplo, se prevé que el sistema de armas F-35 de Lockheed Martin cueste casi 2 billones de dólares.

En 2021, el mundo gastó más de 2 billones de dólares en guerras, pero solo invirtió —y es un cálculo generoso— 750.000 millones de dólares en energía limpia y eficiencia energética. La inversión total en infraestructura energéticas en 2021 fue de 1,9 billones de dólares, pero la mayor parte de esa inversión se destinó a los combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón). Es decir, las inversiones en combustibles fósiles continúan y las inversiones en armas aumentan, mientras que las inversiones para la transición a nuevas formas de energía más limpia siguen siendo insuficientes.

El 28 de abril, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, solicitó al Congreso que proporcionara 33.000 millones de dólares para el envío de sistemas de armamento a Ucrania. La petición de estos fondos se produce junto a las incendiarias declaraciones del secretario de Defensa, Lloyd Austin, quien afirmó que EE. UU. no intenta eliminar las fuerzas rusas de Ucrania, sino «ver a Rusia debilitada». El comentario de Austin no debería ser una sorpresa. Refleja la política de Estados Unidos desde 2018, que ha consistido en evitar que China y Rusia se conviertan en «rivales cercanos». Los derechos humanos no son la preocupación; el objetivo es evitar cualquier desafío a la hegemonía de EEUU. Por esa razón, la riqueza social se desperdicia en armas y no se utiliza para abordar los dilemas de la humanidad.

bombabikiniFijémonos en la forma en que Estados Unidos ha reaccionado a un acuerdo entre las Islas Salomón y China, dos países vecinos. El Primer Ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, dijo que este acuerdo busca promover el comercio y la cooperación humanitaria, no la militarización del Océano Pacífico. El mismo día del discurso del primer ministro Sogavare, una delegación estadounidense de alto nivel llegó a la capital del país, Honiara. Le dijeron al primer ministro Sogavare que si los chinos establecían cualquier tipo de «instalación militar», Estados Unidos «tendría importantes preocupaciones y respondería en consecuencia». Eran simples amenazas. Unos días más tarde, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, declaró: «Los países insulares del Pacífico Sur son Estados independientes y soberanos, no un patio trasero de Estados Unidos o Australia. Su intento de revivir la Doctrina Monroe en la región del Pacífico Sur no obtendrá ningún apoyo y no llevará a ninguna parte».

Las Islas Salomón tienen en su memoria la historia del colonialismo australiano-británico y las cicatrices de las pruebas de la bomba atómica. La práctica del «blackbirding» secuestró a miles de salomonenses para trabajar en los campos de caña de azúcar de Queensland (Australia) en el siglo XIX, lo que acabó provocando la rebelión de Kwaio de 1927 en Malaita. Las Islas Salomón han luchado mucho contra la militarización, votando en 2016 con el mundo para prohibir las armas nucleares. El deseo de ser el «patio trasero» de Estados Unidos o Australia no existe. Eso quedó claro en el luminoso poema «Señales de paz» (1974) del escritor de las Islas Salomón Celestine Kulagoe:

Un hongo brota de
un árido atolón del Pacífico
Se desintegra en el espacio
Dejando solo un residuo de poder
al que por una ilusoria
paz y seguridad
el hombre se aferra.

En la calma de la madrugada
el tercer día después
el amor encontró la alegría
en la tumba vacía

la cruz de madera de la desgracia
se transformó en un símbolo
del servicio del amor
la paz.

En el calor de la pausa de la tarde
la bandera de la ONU flamea
oculta a la vista por
las banderas nacionales
bajo las cuales
se sientan hombres con los puños cerrados
firmando
tratados de paz.

Cordialmente,creative

Vijay

🇦🇷Buenos Aires: impresionante marea piquetera

📕Lo que piden los palestinos es el fin de la impunidad de Israel

 

⛓Rupresion de nuevo🇷🇺

Da la impresión de que las condiciones de vida en las cárceles y prisiones rusas no han cambiado mucho desde la época en que el joven Kropotkin estuvo preso en la fortaleza de Pedro y Pablo a finales del siglo XIX. – Capítulo V — La fortaleza — La fuga

olga

LLas manifestaciones de enero de 2021 son cosa del pasado en medio de la guerra y la nueva represión. Sin embargo, las personas detenidas y condenadas continúan presas y siendo torturadas.

Hablamos, en concreto, de Olga Bendas, una chica que, en el vídeo, se muestra orgullosa de su trofeo: el garrote de un antidisturbios.

Ahora ella está en la colonia Ivanovo, donde es castigada  solo por pedir que se den a las prisioneras suministros básicos tales como papel higiénico:

Muchas personas supieron de Olga Bendas después del 23 de enero de 2021. Ese día en Moscú, participó en una protesta en relación con el regreso de Navalny. Los manifestantes fueron brutalmente dispersados ​​por la policía y la Guardia Nacional. Al día siguiente, apareció un vídeo en Internet donde Bendas, levantándose del suelo, obviamente después de una caída, muestra un garrote que le cayó en las manos y dice: “¡Quien venga a nosotros con una espada recibirá golpes con la misma!”.

porraA fines de marzo, Bendas fue transferida a IK-3 en Kineshma, región de Ivanovo. Allí, la prisionera política fue enviada de inmediato a una celda de castigo (SHIZO) durante 15 días; se lo contó a varios amigos en cartas, así como a la abogada Tatyana Okushko, quien la visitó en la colonia. Según Olga Bendas, el motivo de la internación en el ShIZO fue lo sucedido en el centro de detención de Ivanovo, donde la presa estaba en tránsito antes de ingresar en el campo.

«Lata llena»

En el SIZO-1 de la ciudad de Ivanovo, según el amigo de Olga, Andrey, está pasando «de todo» en cuanto al no respeto por los derechos humanos. A las mujeres que llegaron al centro de prisión preventiva en etapas desde diferentes regiones no se les entregaron productos básicos de higiene: jabón, papel higiénico, toallas higiénicas. La propia Bendas tenía todo lo que necesitaba con ella: gracias al apoyo y al hecho de que se conocía el escenario de antemano, pudo prepararse para ello. Sin embargo, no todas las presas reciben apoyo desde el exterior. Además, el viaje suele durar semanas, los productos de higiene se acaban. Por lo tanto, la mayoría de las mujeres que llegan al centro de detención preventiva de Ivanovo no suelen tener ni papel higiénico ni toallas higiénicas. Y Olga Bendas comenzó a exigir a la administración del centro de prisión preventiva que entregaran a las mujeres los productos de higiene necesarios.

insumisionLas demandas de la presa política se justifican no sólo por consideraciones humanas, sino también por la ley. De acuerdo con el artículo 99 del Código Ejecutivo Penal de la Federación Rusa, los reclusos y reclusas han de recibir “productos de higiene personal, al menos jabón, cepillo de dientes, pasta de dientes (polvo de dientes), papel higiénico, maquinillas de afeitar desechables (para hombres), productos de higiene personal (para mujeres).»

Sin embargo, contrariamente a las demandas diarias de Olga Bendas, la administración del SIZO de Ivanovo ni siquiera les entregó un rollo de papel higiénico a las prisioneras. Pero al llegar a IK-3, la presa política fue colocada ipso facto en una celda de castigo.

Con la cabeza muy alta

Desde el momento en que Olya fue detenida, la activista Sasha Graf ha estado en contacto con ella. Dice que la presa política, estando aún en el SIZO, se preparó para la celda de castigo en la colonia -campo-.

A menudo me escribía que no permitiría que los carceleros la rompieran. Siempre fue importante para ella no perder la dignidad y llegar al final con la cabeza alta. Olya conoce sus derechos y sabe aguantar. Cuando se supo que la habían trasladado a la colonia, mi primer pensamiento fue «probablemente Olya ya esté en ShIZO«.

En su alegato en el juicio, Bendas expresó su actitud hacia el policía “herido” por su actuación: “Desprecio con cada célula de mi cuerpo a esos “héroes” que patean a las mujeres en el estómago y organizan guerras con los ancianos. Todos ustedes serán recompensados ​​de acuerdo a sus merecimientos.

Después del veredicto, Olga le escribió a Sasha Graf: “Trabajé en mi alegato durante mucho tiempo, lo reescribí muchas veces. Tatyana me advirtió de inmediato: «Olya, te estás enterrando». Pero no voy a ir contra mí misma. Solo puedo decir lo que pienso y nada más”. A pesar de los temores del abogado, Olga recibió la misma sentencia que su cómplice, a quien conocieron solo en el juicio. Admitió su culpa y se disculpó. Él, como Olya, fue condenado a 2 años de prisión.

Tal perseverancia es rara. La gran mayoría de las mujeres en prisión tienen miedo de ir en contra del orden establecido en prisión y colonia, tienen miedo de defender sus derechos. Defendió a sus compañeros de celda en el SIZO de Ivanovo, porque sabía perfectamente que nadie más lo haría. Tal vez el 2% de estas mujeres tiene un abogado, y las cartas del exterior llegan a una de cada diez. Ir solo contra el Servicio Penitenciario Federal es una inutilidad que pocos se atreven a hacer. Y las mujeres se ven obligadas a soportar la humillación”, dice Sasha Graf.

15 acurrucada contra el radiador.

Una celda de castigo es una celda donde las literas se sujetan a la pared por de día, solo quedan una mesa y un banco de hierro de mobiliario. Según Tatyana Okushko, el suelo de ShIZO IK-3 es de hormigón. Las visitas, las conversaciones telefónicas, la compra de productos alimenticios, la recepción de paquetes, están prohibidas en ShIZO, está estrictamente prohibido fumar.

En la celda de castigo le quitaron toda la ropa a Olga, incluso la ropa interior, le dejaron solo los shorts y le dieron un camisón. Según Tatyana Okushko, la presa política pasó los 15 días sin la oportunidad de sentarse o acostarse, acurrucada contra el radiador. No puedes sentarte en un piso de concreto o en un banco de hierro con esa ropa: «No puedes sentarte en el piso, porque el piso está helado, tus piernas se congelan. Solo puedes estar de pie. Solo tienes 6 horas por la noche cuando [las literas] están abiertas. Y [Olga Bendas] dice que todos estos 15 días estuvo de pie con un abrazo en el radiador para calentarse de alguna manera y agarrarse para no caerse. Aunque es una chica atlética, no es débil, pero sus piernas, por supuesto, dice que están hinchadas, muy hinchadas durante este tiempo».

Las normas establecidas por el Ministerio de Justicia no mencionan ningún camisón como prenda exterior para las mujeres condenadas. El código de vestimenta general en las áreas de mujeres consiste en una chaqueta y una falda o pantalón; en invierno, también se proporciona a las reclusas un suéter, una camisa y medias de mezcla de lana. Sin embargo, muchas prisioneras dicen que el “vestido para el ShIZO” es la única ropa que entrega el personal de la colonia. La legislación rusa establece que la temperatura en los locales donde viven los condenados debe ser de al menos 18°C. El jefe de IK-3 en este momento es Nikolai Vladimirovich Belyakov, teniente coronel del Servicio Interno.

“Cuando recibes cartas, parece que vuelas”

Según Tatyana Okushko, Olga Bendas no se desanima y el ShIZO no la asustó en absoluto. “No puedo ni imaginar”, comparte la abogada, “Son 16 horas diarias. 15 días. me hubiera desmayado. Y ella me contó esto sin ninguna queja, fácil y simplemente. Para mí fue un shock. Y ella ni se quejó».

El amigo de Olga, Anatoly, cuenta que la presa política se está preparando nuevamente para el SHIZO. La razón puede ser la negativa fundamental a usar una máscara médica. En Rusia se han cancelado oficialmente las medidas sanitarias que obligan a usarla. Pero en Ivanovskaya IK-3 – no.

Tatyana Okushko subraya que Olga Bendas se anima mucho cuando recibe correo. “Cuando recibes cartas, parece que vuelas”, cita la abogada de la presa política.

Escribe a Olga >>

🏴Viktor Filinkov, acusado en el caso Red, pronto podría ser trasladado a prisión desde una colonia de régimen general.

“🖌El objetivo de la extrema derecha es derribar el consenso en materia de derechos humanos e instaurar un nuevo sentido común que prescinda de ellos”

🏴Emma Goldman: antimilitarismo y revolución

🐃Un lector PDF🐧

glosa

📕 Según la definición de la wikipedia, el  formato PDF es:

palomaEstamos muy acostumbrados a dicho formato, y lo usamos cotidianamente, libros, documentos privados, públicos, incluso cartas.

Lectores hay muchos y editores unos pocos, hay programas para unir varios documentos y también para hacer lo contrario. A veces lo mejor para solucionar estos dos temas es recurrir a la función «imprimir documento en pdf eligiendo qué páginas»

imprimir

Como es de imaginar, dentro del mundo del Software Libre existen unos cuantos lectores de documentos PDF, enumerarlos o listarlos es complicado y se presta a discusión, de modo que nos quedamos con la versión oficial que da la FSFE, en la página dedicada a dichos programas.

Cuando comencé a usar un S.O con entorno gráfico, este fue SUSE, no recuerdo si era la versión 4.0 y llevaba, evidentemente, como lector pdf al mítico KPDF. Seguí con Suse hasta la versión 9.1 (lo acabo de mirar y era del año 2004 y también he  descubierto que te puedes bajar dicha versión desde..).

photo_2022-03-05_06-20-58En ese año sucedieron dos cosas independientes pero, para mi, interconectadas. En SUSE comenzaron a suceder cosas muy raras, la compró una multinacional del Software y comenzó a hacer lo que siempre hacen esos engendros…controlar, controlar y en caso de duda… controlar. Yo pertenecía al equipo de traducción. En este grupo se originaron, como es lógico, debates muy encendidos que llevó como corolario la «escisión» de lo que posteriormente sería Open-Suse – pero yo todo eso lo  viví desde lejos. Pues, y aparece el segundo suceso, por motivos laborales tenía que soltarme en Debian. De modo que me pasé a Debian, eso originó que cambiara de entorno gráfico, en Debian normalmente y hasta hace poco el entorno gráfico por defecto es o era Gnome. A estas alturas del partido no me voy a poner a explicar que en GNU-Linux hay muchos entornos gráficos y que te puedes instalar el que prefieras e incluso más de uno. Normalmente tengo instalado dos, a saber Mate y LXDE, ambos están muy bien. Son entornos ligeros, no comen mucha RAM, ni gráfica, con lo cual los programas tienen más libertad de ejecución y movimiento. El entorno KDE se ha convertido en un monstruo que sirve para casi todo pero traga recursos casi como un ventanitas, por ejemplo. Gnome que en su principio era un entorno ligero, a partir de la versión 2.0 se convirtió en otro monstruo que además, pretendía (y pretende) que la pantalla del pc se asemeje a la del móvil. En teoría facilitar al usuario su uso. Actualmente casi alcanza KDE. Como consecuencia de ello, y por su calidad de ser Software Libre, en Argentina un grupo de desarrolladores evolucionaron a partir de Gnome 2.0 e implementaron el excelente MATE, de ahí su nombre.

Todo entorno gráfico que se precie lleva una serie de programas ligados al mismo, por ejemplo Mate lleva

  • imageCaja como gestor de archivos.
  • Pluma como editor de textos. No confundir editor con procesador.
  • Eyes of MATE como visualizador de imágenes.
  • Una terminal, no podemos vivir sin ella.

Pero en cualquier entorno gráfico puedes instalar  y usar programas de los otros entornos. Por ejemplo Gimp pertenece a la comunidad Gnome y Krita a la de Kde, suelo usar ambos, son excelentes. Así que, con los lectores PDF sucede lo mismo. Y a pesar de pasarme a Gnome seguí usando KPDF, pero un buen día desaparición por arte de magia. No me dediqué a mirar el motivo de su desaparición y seguí con la vieja versión. Hasta que por azar o no sé, me encontré que el viejo KPDF había sufrido tal evolución que ahora se llama Okular (sigue con la K del proyecto, pero en segundo lugar). Quiero destacar algunas características que me encantan del mismo: podemos hacer anotaciones de página, extraer texto de un archivo PDF a un archivo de texto, marcadores y unas cuantas más. Funciona sin problemas en máquinas de gama baja (una de las características del Software Libre) y también maneja grandes archivos PDF sin esfuerzo. Admite formatos de archivo de documentos PDF, PostScript, DjVu, XPS y algunos más.

La función anotación me resulta muy útil:

copiar-hablarPor ejemplo, en este documento he subrayado una parte del mismo. Cosa muy útil cuando se trabaja uno. Evidentemente al poder hacer bloque se puede copiar y pasar a un procesador de textos. También contempla la función de «hablar texto», pero a la misma le faltan unas cuantas horas. Voz muy mecánica y solo se entiende en inglés, he probado además castellano, portugués, alemán, francés, ruso e italiano. Son unos sonidos tan mecánicos que resultan inteligibles.

En cuanto a la función «marcas texto» no solo contempla la función de subrayar. Podemos hacerle notas emergentes, osea que solo se muestran cuando nos posamos sobre ellas.

Podemos insertar texto o solo poner una señal por donde vamos, que es el caso de la función «sello».

anotaciones anotacionesrapidas

Puedo terminar diciendo que la Fundación KDE está muy orgullosa ya que Okular ha recibido la ecoetiqueta Ángel Azul – Blue Angel. Según informa la FSFE, la Agencia Alemana de Medio Ambiente (Umweltbundesamt) ha elaborado los criterios de concesión de la etiqueta ecológica Ángel Azul para «productos de software eficientes desde el punto de vista de los recursos y la energía«. El Ángel Azul es la primera etiqueta medioambiental establecida en el mundo de este tipo. Dicha etiqueta ecológica premia a los programas informáticos que realizan la misma función que otros programas que utilizan el mismo hardware pero que consumen menos energía. Ahora, Okular de KDE es el primer producto de software certificado con el nuevo sello y, de este modo, Okular se convierte en el primer programa informático con certificación ecológica de la historia. El Ángel Azul certificó a KDE Okular por sus múltiples beneficios para el medio ambiente y la salud, en particular por «ahorrar recursos», ser «energéticamente eficiente» y ofrecer «interfaces transparentes». El futuro nos dirá la calidad y realidad de dicha ecoetiqueta, pues como sea como los nobels o los principes de asturias….. Scheiße¡¡.

🏳️Asamblea abierta para organizarse contra la guerra y el militarismo

💩Julián Assange a las puertas de la muerte

thisisnot

A %d blogueros les gusta esto: