🔎Vigilancia en los lugares de trabajo📹

Captura de pantalla de 2021-06-20 13-25-41

El capitalismo de vigilancia” amenaza cada vez más la acción colectiva de los trabajadores y el derecho humano a la protesta pública.

un fantasma recorre Europa, el fantasma de la vigilancia de los trabajadores. Con la escusa de la legislación de emergencia contra el terrorismo o para contener la pandemia Covid-19, la vigilancia de los trabajadores se está expandiendo y normalizando continuamente, en el lugar de trabajo y en nuestras calles.

Se hace de diferentes maneras, con varios grados de invasividad. Puede ser Amazon espiando a sus trabajadores en grupos privados de Facebook o usando la tecnología Covid-19 de seguimiento de salud para mantener a raya al menos a 340.000 trabajadores. Y puede ser el reconocimiento facial de los empleados que trabajan a distancia, supervisados por empleadores de menos categoria.

La vigilancia de los trabajadores también puede tomar la forma más amplia de los sistemas de reconocimiento facial en todos los espacios públicos de Europa. Esto puede —entre muchos otros daños— reprimir la organización de los trabajadores. Imponiendo un sentido omnipresente de estar vigilados, la vigilancia tiene un claro efecto escalofriante en la disposición de los trabajadores para ejercer su derecho a la libertad de reunión.

Apelación a corto plazo

Tanto a las empresas como a los gobiernos les puede gustar a corto plazo esta ola de expansión de la vigilancia. Mientras los artefactos llamativos ayudan a pintar una imagen de una tecno-utopia, la clave conductora es la búsqueda del control.

La posición dominante consolidada por las empresas de datos como Amazon sólo se corresponden con su incontable crecimiento. No podemos aceptar su lógica de tratar a la gente como una amenaza, con solo ver como ha sido adoptado por los gobiernos. Eso aceleraría la erosión de la confianza que vemos en nuestra sociedad.

DSC03440El despliegue del reconocimiento facial (u otras tecnologías de vigilancia biométrica) por gobiernos o empresas es una amenaza inmanente para la democracia en el centro de trabajo. En una protesta a las puertas de la sede de una empresa, se pueden utilizar las cámaras de CCTV para el espionaje sindical. Los algoritmos secretos, carentes de una base científica, podrían aplicarse para marcar e identificar “agitadores”. En las manifestaciones en las calles, la policía podría usar imágenes y software rápidamente para identificar y dirigir a los líderes, así como a las personas que apoyan o incluso informan sobre la manifestación.

No son negociables los derechos y las libertades fundamentales. La vigilancia de las personas no es la manera de abordar las protestas colectivas. Es preciso establecer límites claros y fortalecer la opinión colectiva de los grupos pertinentes de la población sobre las decisiones que les afectan.

La vigilancia masiva, en el trabajo y fuera de él, asfixia el legítimo discurso social sin aumentar la necesidad. La historia de las relaciones industriales muestra una y otra vez que el esconder los problemas bajo la alfombra, inevitablemente da lugar a que reaparezcan de nuevo, a menudo con consecuencias mucho más graves.

Complejo industrial de seguridad

La asociación documentada entre empresas privadas y públicas y la vigilancia en la Unión Europea ha sido descrita por Statewatch, organización de gran experiencia en las libertades civiles , como un “complejo industrial de seguridad”. Junto con las amenazas a la organización de los trabajadores, este fenómeno muestra por qué la nueva regulación de la inteligencia artificial de la UE debe ir más allá de lo que la Comisión Europea ha propuesto, y prohibir la vigilancia masiva biométrica, tanto por empresas privadas como públicas.

Además, la utilización de la IA en el lugar de trabajo, en la contratación, las evaluaciones y otros momentos, así como en todas las normas relacionadas con el lugar de trabajo, debe estar sujeta a los acuerdos del convenio colectivo. El borrador de la comisión sólo requeriría autoevaluación por las empresas que venden estas tecnologías, colocando al zorro protegiendo el gallinero.

Los derechos de los trabajadores se ganan, como con cualquier otro derecho humano, en las luchas colectivas: la negociación colectiva o la huelga en el lugar de trabajo y la protesta en las calles seguirán siendo las herramientas principales. Pero en una sociedad cada vez más digitalizada, donde los correos electrónicos, conversaciones, rostros y cuerpos pueden ser puestos bajo vigilancia constante, muchos temerán por su seguridad laboral y pueden optar por permanecer quietos antes de ser visibles.

Es por ello que la prohibición de la vigilancia biométrica masiva en los espacios públicos y una fuerte legislación para controlar las nocivas tecnologías IA en el lugar de trabajo son fundamentales para promover los derechos de los trabajadores.

Este artículo ha sido publicado en:

publicado

💩Lora Tamayo, el depurador de maestros del franquismo que continúa dando nombre a tres colegios andaluces

‼️PROACTIVA DESPIDE AL SECRETARIO GENERAL DE CGT SOCORRISTAS CASTELLDEFELS

🔭Reclama tu cara👁

reclama

el 21 de abril pasado, la Comisión Europea presentó una propuesta de nueva ley sobre inteligencia artificial. Con ella, la Comisión reconocía algunas de las numerosas amenazas que la vigilancia biométrica masiva supone para nuestras libertades y dignidad. Sin embargo, a pesar de sus aparentes buenas intenciones, la propuesta de ley se queda muy corta con respecto a nuestras demandas y no impone de hecho una prohibición de la mayoría de los casos de vigilancia masiva biométrica, tal y como pedía la coalición Reclaim Your Face.

Con una redacción vaga y unos conceptos mal definidos, la Comisión Europea (CE) no ha abordado en su propuesta de nueva ley todo el alcance de las perjudiciales prácticas de vigilancia masiva biométrica documentadas en toda la UE.

Concretamente, la propuesta de ley de IA sólo prohíbe un apartado de lo que podría considerarse prácticas de vigilancia masiva biométrica con fines policiales, y no prohíbe en absoluto la práctica para las autoridades gubernamentales o las empresas privadas.

aAdemás, la Comisión Europea ofrece a las fuerzas del orden una lista sustancial de problemáticas excepciones para las que se les puede permitir el uso de herramientas de vigilancia masiva biométrica, aunque sólo si los gobiernos deciden permitir esas excepciones en su legislación nacional.

Por último, la prohibición de la ley propuesta sobre la vigilancia biométrica masiva con fines policiales sólo se refiere a la identificación “en tiempo real“, dejando espacio para los ejemplos de identificación “posterior” al hecho, como los proporcionados por la famosa empresa de vigilancia biométrica masiva, ClearviewAI.

Como reacción a una filtración del proyecto de ley, la semana pasada 61 miembros del Parlamento Europeo pidieron a la Comisión Europea que incluyera una prohibición de todas las prácticas de vigilancia masiva biométrica, tal como las definen la coalición Reclaim Your Face. Que también ha instado a la CE, mediante otra carta, a que adopte un enfoque basado en los derechos fundamentales para la regulación de la IA, anteponiendo las personas a los beneficios.

LLa propuesta de ley sobre IA supone un pequeño pero significativo paso en la dirección correcta en lo que respecta a la prohibición de la vigilancia masiva biométrica. Sin embargo, la ley aún no ha sido elaborada por las demás instituciones democráticas de la UE, lo que significa que pasará por muchas rondas de cambios antes de ser aprobada.

Una voz fuerte y unida de la sociedad civil y de las personas que viven en Europa puede decidir ahora el destino de esta ley -y con ella- el destino de la dignidad humana en Europa. Las lagunas de esta propuesta han demostrado por qué es tan importante que pidamos la prohibición de todas las prácticas de vigilancia masiva biométrica.

🏴MANIFIESTO POR UN PRIMERO DE MAYO INTERSECCIONAL Y DE CLASE

⛓ AI: La pena de muerte en el mundo

👁Sobre la biometría🔭

chaos

lla biometría es la medición del cuerpo humano, que recientemente ha sido asumida por los ordenadores en los llamados sistemas biométricos. Estos datos de medición, que representan un modelo simplificado del ser humano medido, pueden ser almacenados, comprimidos, transmitidos y comparados con datos biométricos previamente almacenados por el ordenador, al igual que otros datos. Además de las características que también pueden ser reconocidas por los humanos, como la cara, la voz, la forma de andar o la escritura, los ordenadores especialmente diseñados pueden estar equipados con dispositivos de medición de variables que están ocultos al ojo humano. Entre ellos se encuentran los surcos de sudor de las yemas de los dedos (huellas dactilares), la estructura de la retina y el iris, o la composición química del aliento.

Los sistemas biométricos, como todos los productos de la electrónica de la información, tienen puntos fuertes y débiles, y como ocurre con otros sistemas electrónicos, el conocimiento de los ámbitos en los que se puede utilizar como herramienta útil es esencial para decidir su uso. Por ejemplo, el modelo obtenido a partir de la encuesta nunca es único: al fin y al cabo, las personas también pueden confundir a otras. Por otra parte, dos datos de medición de la misma persona obtenidos en momentos diferentes no pueden reconocerse como idénticos, al igual que las personas no reconocen a otras personas sin afeitar, con gafas, en la oscuridad o después de unas vacaciones, pero cuando se miran de cerca, las personas no se dejan engañar tan fácilmente por barbas pegadas, una voz disfrazada o una foto sostenida delante de la cara.

Los fabricantes de sistemas biométricos tienen un interés natural en promocionar las ventajas de sus sistemas y restar importancia a los puntos débiles. El problema surge cuando los representantes del Estado, creyendo que la modernidad de los sistemas se les contagiará, deciden hacer tragar ruedas de molino obligatoriamente a los ciudadanos, ya sea por desinformación, por una falsa creencia en la tecnología o por una combinación de todo lo anterior. Además, los sistemas biométricos -si funcionan- son capaces de reconocer rápidamente a muchas personas. La información que se obtiene de ellos penetra profundamente en la esfera privada de las personas, y sería necesario un debate social sobre esta tecnología antes de su introducción generalizada.

He aquí un pequeño vídeo en donde se demuestra lo sencillo que es falsificar una lectura biométrica:

ccc

🐃Declaración de la Junta Directiva de la FSF sobre Richard Stallman

👎🏽Helena Maleno exige a los gobiernos español y marroquí que cesen la persecución de su familia

🟥⬛️CGT acusa al Ministerio de Trabajo de PSOE-UP de querer expulsarles del edificio que vienen utilizando para su actividad sindical en Madrid

🟥⬛️La nueva base logística del Ejército de Tierra en Córdoba. Un nuevo paso en la militarización de Andalucía

🔭Las organizaciones de la sociedad civil dicen no al Reglamento sobre el terrorismo en línea👁

TTT

ninguno de nosotros quiere contenidos terroristas en línea. Pero obligar a empresas como Facebook a retirar esos contenidos en una hora significa que automatizarán aún más la censura, quebrantando los derechos humanos y los principios del Estado de Derecho en el proceso. Por eso nos unimos a European Digital Rights, Civil Liberties Union for Europe y otras 58 organizaciones de la sociedad civil para decir al Parlamento Europeo que rechace el Reglamento sobre terrorismo, que ha mejorado, pero no lo suficiente como para eliminar defectos fatales. Un ejemplo clave: permitiría a los gobiernos de la UE emitir órdenes de expulsión a través de las fronteras sin ningún tipo de control. “Significa que dirigentes como Viktor Orban podrían exigir a una plataforma en línea que retire contenidos alojados en otro país porque no le gustan“, explica Eva Simon, responsable de defensa de la Unión de Libertades Civiles.

lla propuesta de Reglamento sobre el terrorismo tiene el poder de socavar la protección de los derechos fundamentales en toda la Unión Europea y más allá“, ha declarado Eliška Pírková, analista de políticas europeas de Access Now. “El marco suena como si fuera duro con el terrorismo, una retórica que todos apoyaríamos. En realidad, pondrá en peligro los derechos fundamentales de las personas, las libertades artísticas y los contenidos periodísticos, además de errar el tiro“.

lla propuesta de Reglamento se dirige a una votación final en el pleno del Parlamento Europeo en abril de 2021. A través de una carta abierta, la coalición insta a los miembros del Parlamento Europeo a votar en contra de la aprobación de la propuesta porque:

  • Sigue incentivando a las plataformas online a utilizar herramientas de moderación de contenidos automatizadas, como los filtros de subida;
  • Hay una grave falta de supervisión judicial independiente; y
  • Los Estados miembros emitirán órdenes de expulsión transfronterizas sin ningún tipo de control, socavando gravemente la cooperación judicial en la UE.

llos debates en torno al Reglamento sobre el Terrorismo se mantienen desde 2018, atrayendo las advertencias de las organizaciones de derechos humanos, las asociaciones de periodistas y los investigadores, sobre la grave amenaza que supone para la libertad de expresión y de opinión, la libertad de acceso a la información, el derecho a la intimidad y el Estado de Derecho.

a través de un amplio debate que ha incluído a portavoces de la sociedad civil, se han abordado varias de las cuestiones problemáticas de la propuesta. Sin embargo, la última formulación de la propuesta de Reglamento contiene medidas que, en última instancia, debilitarán la protección de los derechos fundamentales en la UE, a la vez que proporcionan un espacio en el que podría afianzarse un peligroso precedente para la regulación de los contenidos en línea en todo el mundo.

El mensaje de la coalición es claro: en su estado actual, la propuesta de Reglamento sobre el terrorismo no tiene cabida en la legislación de la UE.

Captura de pantalla de 2021-03-31 13-40-20

👎🏽El precio de la luz sube un 26,5% en marzo y Endesa es elegida como la peor empresa del año

🇯🇴“Aragón dice NO al tren del apartheid israelí”

👁Hackers vulneran miles de cámaras de seguridad🔭

bloomb

Por William Turton

  • El grupo de hackers dice que quería mostrar la prevalencia de la vigilancia

  • Las imágenes de vídeo fueron captadas por la empresa Verkada, respaldada por Sequoia

Un grupo de hackers afirma haber accedido a un gran volumen de datos de cámaras de seguridad recopilados por la empresa de Silicon Valley Verkada Inc. y haber conseguido acceder a las imágenes en directo de 150.000 cámaras de vigilancia de hospitales, empresas, departamentos de policía, prisiones y escuelas.

Entre las empresas cuyas imágenes fueron expuestas se encuentran el fabricante de automóviles Tesla Inc. y el proveedor de software Cloudflare Inc. Además, los hackers pudieron ver vídeos del interior de clínicas de salud femenina, hospitales psiquiátricos y las oficinas de la propia Verkada. Algunas de las cámaras, incluidas las de los hospitales, utilizan tecnología de reconocimiento facial para identificar y clasificar a las personas captadas en las grabaciones. Los hackers dicen que también tienen acceso al archivo de vídeo completo de todos los clientes de Verkada.

En un vídeo visto por Bloomberg, una cámara de Verkada dentro del hospital de Florida Halifax Health mostraba lo que parecían ser ocho empleados del hospital abordando a un hombre y sujetándolo a una cama. Halifax Health aparece en el sitio web público de Verkada en un caso de estudio titulado: “Cómo un proveedor de servicios sanitarios de Florida actualizó e implementó fácilmente un sistema de seguridad escalable que cumple con la HIPAA“.

Otro vídeo, grabado en el interior de un almacén de Tesla en Shanghái, muestra a trabajadores en una cadena de montaje. Los hackers dijeron que obtuvieron acceso a 222 cámaras en las fábricas y almacenes de Tesla.

-1x-1

La filtración de datos ha sido llevada a cabo por un colectivo internacional de hackers que pretenden mostrar la omnipresencia de la videovigilancia y la facilidad con la que se pueden vulnerar los sistemas, dijo Tillie Kottmann, uno de los hackers que se atribuyó la filtración de Verkada, con sede en San Mateo (California). Kottmann, que utiliza los pronombres “ellos” y “ellas“, ya se había atribuido el hackeo del fabricante de chips Intel Corp. y del fabricante de automóviles Nissan Motor Co. Kottmann dijo que sus razones para hackear son “mucha curiosidad, luchar por la libertad de información y contra la propiedad intelectual, una gran dosis de anticapitalismo, una pizca de anarquismo… y también es demasiado divertido no hacerlo“.

Hemos desactivado todas las cuentas de administrador internas para evitar cualquier acceso no autorizado”, dijo un portavoz de Verkada en un comunicado. “Nuestro equipo de seguridad interno y la empresa de seguridad externa están investigando la escala y el alcance de este problema, y hemos notificado a las fuerzas del orden“.

Una persona con conocimiento del asunto dijo que el director de seguridad de la información de Verkada, un equipo interno y una empresa de seguridad externa están investigando el incidente. La empresa está trabajando para notificar a los clientes y establecer una línea de apoyo para responder a las preguntas, dijo la persona, que pidió el anonimato para discutir una investigación en curso.

Esta tarde nos han alertado de que el sistema de cámaras de seguridad Verkada que vigila los puntos de entrada y las vías principales de una serie de oficinas de Cloudflare puede haber sido intervenido“, dijo Cloudflare, con sede en San Francisco, en un comunicado. “Las cámaras estaban situadas en varias oficinas que han estado oficialmente cerradas durante varios meses“. La compañía dijo que desactivó las cámaras y las desconectó de las redes de las oficinas.

Los representantes de Tesla y de otras empresas identificadas en esta historia no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios. Los representantes de las cárceles, los hospitales y las escuelas mencionados en este artículo declinaron hacer comentarios o no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Un vídeo visto por Bloomberg muestra a los agentes en una comisaría de Stoughton, Massachusetts, interrogando a un hombre esposado. Los hackers dicen que también obtuvieron acceso a las cámaras de seguridad de la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, donde un hombre armado mató a más de 20 personas en 2012.

Los hackers también pudieron acceder a 330 cámaras de seguridad de la cárcel del condado de Madison, en Huntsville (Alabama). Verkada ofrece una función llamada “People Analytics“, que permite al cliente “buscar y filtrar en base a muchos atributos diferentes, incluyendo rasgos de género, color de la ropa e incluso la cara de una persona“, según un post del blog de Verkada. Las imágenes vistas por Bloomberg muestran que las cámaras del interior de la cárcel, algunas de las cuales están ocultas en el interior de rejillas de ventilación, termostatos y desfibriladores, rastrean a los reclusos y al personal penitenciario utilizando la tecnología de reconocimiento facial. Los hackers afirman que pudieron acceder a imágenes en directo y a vídeos archivados, en algunos casos con audio, de entrevistas entre agentes de policía y sospechosos de delitos, todo ello en la resolución de alta definición conocida como 4K.

Kottmann dijo que su grupo fue capaz de obtener acceso “root” a las cámaras, lo que significa que podían utilizar las cámaras para ejecutar su propio código. Ese acceso podría, en algunos casos, permitirles pivotar y obtener acceso a la red corporativa más amplia de los clientes de Verkada, o secuestrar las cámaras y utilizarlas como plataforma para lanzar futuros hackeos. La obtención de este grado de acceso a la cámara no requería ningún hackeo adicional, ya que era una función incorporada, declaró Kottmann.

Los métodos de los hackers resultan poco sofisticados: accedieron a Verkada a través de una cuenta de “superadministrador“, lo que les permitía espiar las cámaras de todos sus clientes. Kottmann dice que encontraron un nombre de usuario y una contraseña para una cuenta de administrador expuestos públicamente en Internet. Después de que Bloomberg se pusiera en contacto con Verkada, los hackers perdieron el acceso a las transmisiones de vídeo y a los archivos, según Kottmann.

Los hackers declaran que pudieron entrar en varios locales de la cadena de gimnasios de lujo Equinox. En el Wadley Regional Medical Center, un hospital de Texarkana (Texas), afirman que miraron las cámaras de Verkada que apuntaban a nueve camas de la UCI. Los hackers también dicen que observaron las cámaras del Tempe St. Luke’s Hospital, en Arizona, y que también pudieron ver un registro detallado de quién utilizó las tarjetas de control de acceso de Verkada para abrir ciertas puertas, y cuándo lo hicieron. Un representante de Wadley declinó hacer comentarios.

El hackeo “pone de manifiesto la amplitud de la vigilancia que se ejerce sobre nosotros y el escaso cuidado que se pone, al menos, en la seguridad de las plataformas que se utilizan para ello, con el único fin de obtener beneficios“, dijo Kottmann. “Es simplemente bestial ver las cosas que siempre supimos que estaban ocurriendo, pero que nunca llegamos a ver“. Kottman afirma que obtuvieron acceso al sistema de Verkada el lunes por la mañana.

Verkada, fundada en 2016, vende cámaras de seguridad a las que los clientes pueden acceder y gestionar a través de la web. En enero de 2020, recaudó 80 millones de dólares en financiación de capital riesgo, valorando la empresa en 1.600 millones de dólares. Entre los inversores estaba Sequoia Capital, una de las firmas más antiguas de Silicon Valley.

Kottmann llama al colectivo de hackers “Amenaza Persistente Avanzada 69420“, una referencia desenfadada a las denominaciones que las empresas de ciberseguridad dan a los grupos de piratas informáticos patrocinados por el Estado y a los ciberdelincuentes.

En octubre de 2020, Verkada despidió a tres empleados después de que salieran a la luz informes de que los trabajadores habían utilizado sus cámaras para tomar fotos de compañeras dentro de la oficina de Verkada y hacer bromas sexualmente explícitas sobre ellas. El director general de Verkada, Filip Kaliszan, dijo en una declaración a Vice en ese momento que la compañía “despidió a los tres individuos que instigaron este incidente, se involucraron en un comportamiento atroz dirigido a las compañeras de trabajo, o se negaron a informar del comportamiento a pesar de sus obligaciones como gerentes.”

Cárceles, casas y oficinas

Kottmann dijo que pudieron descargar la lista completa de miles de clientes de Verkada, así como el balance de la empresa, que enumera los activos y pasivos. Al tratarse de una empresa cerrada, Verkada no publica sus estados financieros. Kottman dijo que los hackers observaron a través de la cámara de un empleado de Verkada que había colocado una de las cámaras dentro de su casa. Uno de los clips guardados de la cámara muestra al empleado completando un rompecabezas con su familia.

Si una empresa ha comprado esta red de cámaras y las ha colocado en lugares sensibles, es posible que no espere que, además de ser vigilado por su equipo de seguridad, haya algún administrador de la empresa de cámaras que también lo esté haciendo“, comenta Eva Galperin, directora de ciberseguridad de la Electronic Frontier Foundation, que fue informada de la filtración por Bloomberg.

800x-1

En el centro de detención del condado de Graham, en Arizona, que cuenta con 17 cámaras, los vídeos son titulados por el personal del centro y guardados en una cuenta de Verkada. Un vídeo, filmado en la “Zona de los Comunes“, se titula “ROUNDHOUSE KICK OOPSIE“. Un vídeo grabado en el interior del “Bloque de celdas trasero” se titula “¿VENDEDORES BESANDO A WILLARD?” Otro video, filmado dentro del “Exterior de la Celda de Borrachos” se titula “AUTOMOVILES SE PEGAN A SU PROPIA CABEZA“. Dos vídeos filmados desde la “Celda de atrás” se titulan “¡QUÉ SE DESPIERDA – NO PARPADEE!” y “LANCASTER PIERDE LA MANTA“.

Los hackers también obtuvieron acceso a las cámaras de Verkada en las oficinas de Cloudflare en San Francisco, Austin, Londres y Nueva York. Las cámaras de la sede de Cloudflare se basan en el reconocimiento facial, según las imágenes vistas por Bloomberg. “Aunque el reconocimiento facial es una función beta que Verkada pone a disposición de sus clientes, nunca lo hemos utilizado activamente ni tenemos previsto hacerlo“, dijo Cloudflare en su comunicado.

Las cámaras de seguridad y la tecnología de reconocimiento facial se utilizan a menudo en el interior de las oficinas corporativas y las fábricas para proteger la información de propiedad y protegerse de una amenaza interna, afirma Galperin de la EFF.

Hay muchas razones legítimas para tener vigilancia dentro de una empresa“, añadió Galperin. “Lo más importante es contar con el consentimiento informado de tus empleados. Normalmente esto se hace dentro del manual del empleado, que nadie lee“.

Con la ayuda de Allison McCartney

☮️Post Apocalipsis Nau #51 Tecnologías autogestionadas, el meme de Baltasar y Eye Border Control

☮️5 años del asesinato de Berta Cáceres

🔭La campaña “Reclama tu rostro” pide la prohibición de la vigilancia masiva biométrica👁

unnamed

Hoy, la sociedad civil de toda Europa lanza la campaña “Reclama tu rostro“, en la que se pide a las autoridades locales y nacionales que escuchen a sus comunidades acerca de los graves riesgos de la utilización del reconocimiento facial y otras tecnologías biométricas en los espacios públicos. La coalición recién formada pide que se prohíba la vigilancia biométrica masiva, en reacción al rápido y secreto despliegue de tecnologías invasivas e ilegales por parte de las fuerzas policiales y las autoridades locales en muchos países europeos.

Los espacios públicos los lugares donde compartimos experiencias y nos unimos. Reunirnos con amigos para pasar el rato. Dando un paseo por el parque. Organizar una celebración comunitaria. Organizar discusiones políticas. Protestando por las injusticias. Todas estas actividades están amenazadas ya que las autoridades locales europeas, las fuerzas policiales y las empresas privadas despliegan tecnologías biométricas que rastrean y apuntan a la gente común en los espacios públicos. La Comisión Europea ha dicho que todas las opciones legislativas están todavía sobre la mesa: les instamos a trazar líneas en los usos de la biometría que son claramente incompatibles con nuestros derechos fundamentales.

El lanzamiento de la campaña “Reclama tu rostro por parte de 12 grupos de derechos humanos de toda la red de EDRi señala la oposición de la gente a la forma en que las empresas privadas y los gobiernos experimentan con herramientas de explotación que reducen nuestros cuerpos a meros puntos de datos. Estamos defendiendo los derechos de las personas a participar en la vida pública – sin ser tratados como potenciales sospechosos o sujetos de pruebas experimentales.

Esto no es sólo porque nuestro comportamiento cambia automáticamente cuando sabemos que estamos siendo observados. También corremos el riesgo de que nos considen una amenaza porque un algoritmo juzga mal un gesto o una expresión facial que hacemos. Inclusvo podrían considerar a algunos de nosotros sospechoso de un delito solo por la forma en que estamos vestidos, por el color de nuestra piel o porque simplemente asistimos a una protesta. Lo que es peor es que ni siquiera sabríamos que estamos siendo observados o quiénes lo están, por qué razón y por cuánto tiempo.

1AccessNow

2A19 3bits-of-freedom 4CCC

5Digitalcourage

6EDRi

7hermes

8homodigitalis 9iure 10LQDN
11panoptykon 12Privacy-Int

13SHARE

Bolivia: el pueblo volvió por sus fueros

El ejército… una pesadilla de la historia de España.

🔍Malas noticias de la UE: El Tribunal Supremo bendice la orden de depuración global🔭

mundo

La Unión Europea parece haberse enamorado de la idea de exigir a los proveedores de servicios que editen Internet, con consecuencias predecibles para la libertad de expresión. Hasta hace poco, había razones para esperar que esas consecuencias pudieran ser contenidas. Por ejemplo, el más alto tribunal de la Unión Europea dictaminó recientemente que el derecho al olvido de la Unión Europea no exige que Google elimine de la lista de resultados de búsqueda a nivel mundial, manteniendo así los resultados a disposición de los usuarios de todo el mundo, incluso si se desindexan del sitio asociado a un determinado Estado de la Unión Europea.

Pero la semana pasada, en un caso de difamación en Austria, el mismo tribunal sostuvo que los tribunales nacionales de los Estados miembros de la UE pueden ordenar a los intermediarios no sólo que eliminen el contenido difamatorio de todos sus servicios, es decir, a nivel mundial, sino también que eliminen el material idéntico o “equivalente“.

Tal vez no sea sorprendente en este momento político, este caso comenzó con un político de piel fina. La jefa del Partido Verde Austriaco, Eva Glawischnig-Piesczek, demandó a Facebook, exigiendo que la empresa retirara un artículo publicado por un usuario y los comentarios online relacionados que la llamaban “pésima traidora“, “patán corrupta” y miembro de un “partido fascista“. Un tribunal austríaco consideró que los comentarios eran difamatorios, y ordenó a Facebook que retirara los comentarios de sus servicios y bloqueara a los usuarios para que no los repitieran.

En la apelación, el CJEU tuvo que decidir si la decisión del tribunal austriaco era coherente con la ley de intermediación de la UE. Según la ley de la UE, los intermediarios pueden ser considerados responsables de contenido ilícito sólo si tienen conocimiento de que el contenido está en su sitio, y no se les puede exigir que vigilen afirmativamente la actividad ilegal. El CJEU determinó que, dado que Facebook tenía conocimiento tanto de las declaraciones específicas como de otras declaraciones “equivalentes” a ellas -y por lo tanto no tendría que hacer una evaluación independiente de la ilegalidad-, la orden del tribunal austríaco era compatible con la legislación de la UE.

Este es un resultado terrible.

En primer lugar, el contenido real en cuestión es claramente lícito en muchos países, incluidos los Estados Unidos. Todas las declaraciones consideradas difamatorias en virtud de la legislación austríaca se considerarían hipérboles retóricas no difamatorias en virtud de la legislación de los Estados Unidos. De hecho, los políticos y otras figuras públicas pueden ser objeto de una hipérbole más severa que “zoquetes corruptos“. Esa es una de las formas en que mantenemos a ellos, y a sus egos, bajo control. Además, bajo la ley de EE.UU. la difamación es inherentemente contextual. Las mismas palabras que pueden ser capaces de un significado difamatorio en un contexto, no lo serán en otro. Por lo tanto, incluso si un tribunal decide que una frase específica es difamatoria y ordena que se elimine la declaración específica, no puede ordenar la eliminación de futuras apariciones de la misma frase. Por lo tanto, es bastante inquietante que otro país pueda decidir lo contrario y, como cuestión práctica, impedir que personas que ni siquiera viven allí hablen o incluso reciban la información. Esa carga ni siquiera fue mencionada por la CJEU.

En segundo lugar, el tribunal llega, efectivamente, a la conclusión de que el requisito de impedir que aparezca un lenguaje similar no es una obligación de vigilancia afirmativa siempre que la “vigilancia” se haga mediante filtros. Si bien es probable que Facebook pueda desarrollar herramientas que reconozcan cuando alguien dice “Eva Glawischnig-Piesczek es una patán corrupta“, no está nada claro que esas herramientas puedan reconocer automáticamente el equivalente funcional. Una vez más, los robots no nos salvarán.

En tercer lugar, esta decisión establece un precedente que puede no sólo aplicarse a Facebook. Una compañía más pequeña que se enfrentase a una orden similar, probablemente o limitaría drásticamente, o eliminaría completamente las publicaciones de los usuarios. Así, una vez más, la UE está ayudando a asegurar que los gigantes de los medios sociales de hoy en día no teman a la competencia, porque nadie más tendrá los recursos para cumplir con la creciente red de regulaciones de la palabra.

Esta decisión, que se produce después de la nueva directiva de la UE sobre los derechos de autor, que también requiere un filtro, refuerza el creciente papel de la UE como policía de Internet y su voluntad de desempeñar ese papel sin tener en cuenta su impacto en los ciudadanos de fuera de la UE.

Hay un rayo de esperanza. El CJEU explica que toda orden de bloqueo debe tener en cuenta “el marco del derecho internacional pertinente“. Una manera de evaluar esto sería considerar el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que sostiene que “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye la libertad de no ser molestado a causa de sus opiniones, la de investigar y recibir informaciones y opiniones, y la de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión“. Los tribunales de los Estados miembros deberían considerar el impacto de cualquier orden sobre los derechos de libertad de expresión antes de emitir una orden de destitución global.

Facebook ha indicado que desafiará la sentencia. No hay más opciones de apelación en la UE, pero podría recurrir en los tribunales internacionales o, siguiendo el ejemplo de Google cuando recibió un mandato de retirada de la lista global de un tribunal canadiense, impugnar la aplicabilidad de la orden en los Estados Unidos. Google ganó ese desafío, y es probable que Facebook también lo haga. Pero de ser así, eso seguirá siendo un pequeño consuelo para las plataformas más pequeñas que no pueden permitirse el lujo de litigar estas cuestiones en múltiples países.

Para más información sobre los problemas de este caso, mira este análisis detallado de Daphne Keller de Stanford.

 

⛓ Seguridad de fronteras en el Canal de la Mancha

💰 Reacciones a las enmiendas al Ingreso Mínimo Vital: de la satisfacción al escepticismo

 

🔭La era de la vigilancia masiva no durará para siempre🔍

Captura de pantalla de 2020-09-09 18-34-05

El poder para acabar con ella está en tus manos.

Edward Snowden

Cuando estaba trabajando en la CIA, si me hubieran dicho que habría una rebelión juvenil que usaría láseres como espadas y conos de tráfico como escudos, y que llegaría a paralizar a uno de los gobiernos más ricos y poderosos del mundo, como mínimo, habría arqueado una ceja. Y, sin embargo esto es exactamente lo que está sucediendo en Hong Kong, la ciudad donde me reuní con periodistas para revelar el secreto que me transformaría de agente del gobierno en uno de los hombres más buscados del mundo.

Lo que les mostré a esos periodistas fue una prueba, en forma de documentos clasificados del propio gobierno de los EE.UU, que los autodenominados “Cinco Ojos” —los órganos de seguridad del estado de Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Canadá— habían conspirados juntos para debilitar las leyes de sus países. Habían forzado el acceso clandestino a las redes de las mayores empresas de telecomunicaciones e Internet (algunas de los cuales no habían necesitado mucho esfuerzo a la hora a retorcerle el brazo) en pos de un único objetivo: la transformación de un Internet libre y fragmentado en el primero de la historia de los medios de comunicación centralizado y con vigilancia masiva global. Esta violación de nuestra privacidad fundamental ocurrió sin nuestro conocimiento o consentimiento, e incluso sin el conocimiento y consentimiento de nuestros tribunales y de la mayoría de los legisladores.

He aquí la cuestión: aunque la respuesta global a esta violación fue furiosa, produciendo el escándalo de espionaje más grande de la era moderna, la vigilancia masiva en sí continúa funcionando hoy, prácticamente sin obstáculos. Casi todo lo que haces, y casi todos los que deseas, está siendo espiado y registrado por un sistema cuyo alcance es ilimitado, pero cuyas salvaguardas no lo son.

Pero aunque el sistema en sí no se modificó sustancialmente (por regla general, los gobiernos están menos interesados en reformar su propio comportamiento que en restringir el comportamiento y los derechos de sus ciudadanos), lo que sí cambió fue la conciencia pública.

La idea de que el gobierno estaba espiando las comunicaciones de aquellos que no habían hecho nada malo alguna vez, fue tratada como una teoría de la conspiración paranoica (o como tema de ficción instructiva). De repente, esta perspectiva se había vuelto demasiado real, el tipo de verdad universalmente reconocida que puede ser tan rápidamente descartada como obvia y corriente por nuestra retorcida clase política.

Mientras tanto, las corporaciones del mundo asimilaron la conciencia de que su más oscura vergüenza, su complicidad deliberada en crímenes contra el público, no había sido castigada. Más bien, estos colaboradores habían sido recompensados activamente, con inmunidad explícitamente retroactiva o con garantías informales de impunidad perpetua. Se convirtieron en nuestro último Gran Hermano, esforzándose por compilar registros perfectos de vidas privadas con fines de lucro y poder. De esto surgió la corrupción contemporánea de nuestro, una vez libre, Internet, llamada capitalismo de vigilancia.

Estamos llegando a ver con demasiada claridad que la construcción de estos sistemas tenía menos que ver con la conexión que con el control: la proliferación de la vigilancia masiva ha estado relacionada precisamente con la destrucción del poder público.

Y, sin embargo, a pesar de esta lectura sombría de mis siete años en el exilio, encuentro más motivos para la esperanza que la desesperación, gracias en gran parte a esos láseres y conos de tráfico en Hong Kong. Mi confianza no surge de cómo se aplican —para deslumbrar a las cámaras y, con un poco de agua, de contener y apagar las granadas de gas de un estado que salió mal— sino de lo que expresan: el deseo humano incontenible de ser libre.

Captura de pantalla de 2020-09-09 20-54-12Los problemas que enfrentamos hoy, de despojo por parte de los oligarcas y sus monopolios, y de privación de derechos de los autoritarios y su clase política cómodamente cautiva, están lejos de ser nuevos. La novedad está en los medios tecnológicos por los que estos problemas se han arraigado; en pocas palabras, el mal, el lado oscuro, tiene mejores herramientas.

Hay quien dice que cuando todo lo que tienes es un martillo, cada problema parece un clavo. Aquí radica la locura de todo sistema de gobierno cuyo futuro depende más de la omnipotencia de sus métodos que de la popularidad de su mandato. Hubo momentos en que los imperios se ganaban con bronce, barcos y pólvora. Ninguno sobrevive. Lo que sobrevive a cada bandera olvidada es nuestra mayor tecnología, el lenguaje: el imperio de la mente.

Es cierto que hemos sido empujados, como Marcus Yallow y sus amigos, a una batalla desigual. Pero ninguna cantidad, ni siquiera la más perfecta vigilancia, ninguna cantidad de represión o búsqueda de rentas, puede cambiar o cambiará quiénes somos. Desde valientes estudiantes en Hong Kong hasta brillantes cypherpunks en San Francisco, no hay un día que pase sin que las personas busquen los medios para restaurar y mejorar los sistemas que gobiernan nuestras vidas. Hemos visto que el ingenio y la invención dan lugar a sistemas que guardan nuestros secretos, y quizás nuestras almas; sistemas creados en un mundo donde poseer los medios para vivir una vida privada se siente como un crimen. Hemos visto a individuos solitarios crear nuevas herramientas, mejores herramientas, de las que incluso los mejores estados pueden producir. Pero ninguna tecnología, ni ningún individuo, será suficiente por sí solo para frenar por mucho tiempo los abusos de nuestros cansados ​​gigantes, con sus políticas de exclusión y protocolos de violencia. Ésta es la parte de la historia que importa: que lo que comienza con el individuo persiste en lo comunal.

El cambio de época requiere más que láseres y conos de tráfico: necesita las manos que los sostienen.

🤦🏻‍♀️ Temporeros en tiempos de coronavirus, de la invisibilidad a la culpa

🦉 Desmintiendo bulos sobre la ocupación de viviendas

Captura de pantalla de 2020-09-09 19-04-00

A %d blogueros les gusta esto: