Sobre la infanta, el caos y la mala educación

Manuel Mora Morales

huevo1

Que no podamos ver si le crece la nariz a la infanta borbona mientras cuenta su versión de los delitos cometidos en el seno de su familia, que nos obliguen a comer los huevos sin cuchillo para ser personas educadas o que nos juzguen como faltos de urbanidad si nos comemos un plato de espaguetti utilizando tenedor y cuchara, bien merece reflexionar durante cinco minutos por qué nos sometemos a estas manipulaciones con la boca cerrada. Sí, lo merece, aunque no saquemos brillantes conclusiones ni podamos cambiar de golpe estos desatinos que son, al fin y al cabo, los que nos van agriando el humor a lo largo de nuestras vidas.

LA URBANIDAD DEL UNIVERSO

Desde las partículas subatómicas hasta los seres más sofisticados, los elementos del Universo se rigen por pautas de comportamiento que les permiten subsistir  a ellos y a sus vecinos de manera razonablemente digna, siempre…

Ver la entrada original 505 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s