Hoy tocaba Fideua

Si, quería iniciar unas entregas dedicada a la cocina. Pero la sentencia del caso Noos me repercute en el estómago como si se tratara de un vino de calidad ínfima, de un guiso muy fuerte o los discursos electorales de los políticos. Tiene un cierto olor a podrido, a putrefacto, a basura que me deja frío. No hay más que comparar estas dos noticias:

indice

para que todos los pelos se me pongan de punta. ¿Donde está la justicia?

indice

indice2

Hay un dicho castellano, creo, que dice “de casta le viene al galgo”. Lo cual me da pie para reproducir un capítulo de una biografía “no oficial” de su padre. Que me parece que viene bien calzada en este momento.

12 febrero 1984

Tal día fallecía uno de los escritores más importantes del siglo XX:

Julio Cortázar.

Julio-1-copia.jpg
Retrato de Enrique VIII de Inglaterra
por
HOLBEIN

Se ha querido ver en este cuadro uña cacería de elefantes, un mapa de Rusia, la constelación de la Lira, el retrato de un papa disfrazado de Enrique VIII, una tormenta en el mar de los Sargazos, o ese pólipo dorado que crece en las latitudes de Java y que bajo la influencia del limón estornuda levemente y sucumbe con un pequeño soplido.

Cada una de estas interpretaciones es exacta atendiendo a la configuración general de la pintura, tanto si se la mira en el orden en que está colgada como cabeza abajo o de costado. Las diferencias son reductibles a detalles; queda el centro que es ORO, el número SIETE, la OSTRA observable en las partes sombrero-cordón, con la PERLA-cabeza (centro irradiante de las perlas del traje o país central) y el GRITO general absolutamente verde que brota del conjunto.enrique8

Hágase la sencilla experiencia de ir a Roma y apoyar la mano sobre el corazón del rey, y se comprenderá la génesis del mar. Menos difícil aún es acercarle una vela encendida a la altura de los ojos; entonces se verá que eso no es una cara y que la luna, enceguecida de simultaneidad, corre por un fondo de ruedecillas y cojinetes transparentes, decapitada en, el recuerdo de las hagiografías. No yerra aquél que ve en esta petrificación tempestuosa un combate de leopardos. Pero también hay lentas dagas de marfil, pajes que se consumen de tedio en largas galerías, y un diálogo sinuoso entre la lepra y las alabardas. El reino del hombre es una página de historial, pero él no lo sabe y juega displicente con guantes y cervatillos. Este hombre que te mira vuelve del infierno; aléjate del cuadro y lo verás sonreír poco a poco, porque está hueco, está relleno de aire, atrás lo sostienen unas manos secas, como una figura de barajas cuando se empieza a levantar el castillo y todo tiembla. Y su moraleja es así: «No hay tercera dimensión, la tierra es plana, el hombre repta. ¡Aleluya!» Quizá sea el diablo quien dice estas cosas, y quizá tú las crees porque te las dice un rey.

El avión de los cronopios

Lo primero que se nota al entrar en el avión de los cronopios es que estos cronopios tienen muy pocos aviones y se ven obligados a aprovechar lo más posible el espacio, con lo cual este avión se parece más bien a un ómnibus, pero eso no impide que a bordo prolifere una gran alegría porque casi todos los pasajeros son cronopios y algunas esperanzas que regresan a su país, y los otros son cronopios extranjeros que al principio contemplan bastante estupefactos el entusiasmo de los que vuelven a su país hasta que al final aprenden a divertirse a la manera de los otros cronopios y en el avión reina un clima de conversatorio sólo comparable al estrépito de sus venerables motores que es propiamente la muerte en tres tomos.

A todo esto pasa que el avión tiene que despegar a las veintiuna, pero apenas los pasajeros se han instalado y están temblando como suele y debe hacerse en esos casos, aparece una lindísima aeromoza que da a conocer el discurso siguiente, a saber:

Manda decir el capi que abajo todos y que hay retraso de dos horas.

Es un hecho conocido que los cronopios no se preocupan por cosas así, puesto que en seguida piensan que la compañía les va a servir grandes vasos de jugos de diferentes colores en el bar del aeropuerto, sin contar que podrán seguir comprando tarjetas postales y enviándolas a otros cronopios, y no solamente sucede todo eso sino que además la compañía les manda servir una cena suculenta a las once de la noche y los cronopios pueden así cumplir uno de los sueños de su vida, que es comer con una mano mientras escriben tarjetas postales con la otra. Luego vuelven al avión que tiene un aire de querer volar, y en seguida la aeromoza les trae mantas azules y verdes y hasta los arropa con sus lindas manos y apaga la luz a ver si se callan un poco, cosa que sucede bastante más tarde con gran indignación de las esperanzas y de unos cuantos cronopios extranjeros que están acostumbrados a dormirse apenas les apagan la luz en cualquier parte.

Desde luego el cronopio viajero ya ha ensayado todos los botones y palanquitas a su alcance, porque eso le produce una gran felicidad, pero vano es su deseo de que al apretar el botón correspondiente venga la aeromoza a traerle otro poco de jugo o a arroparlo mejor en la manta verde que le ha tocado, porque muy pronto se comprueba que la aeromoza está durmiendo como un osito a lo largo de los tres asientos que con gran astucia siempre se reservan las aeromozas en esas circunstancias. Apenas el cronopio ha decidido resignarse y dormir, se encienden todas las luces y un camarero se pone a distribuir bandejas, con lo cual el cronopio y su mujer se frotan las manos y dicen así, a saber: Nada comparable a un buen desayuno después de un sueño reparador, sobre todo si viene con tostadas. Tan comprensibles ilusiones se ven cruelmente diezmadas por el camarero, que empieza a distribuir bebidas con nombres misteriosos y poéticos tales como añejo en la roca, que hace pensar en una estampa con un viejo pescador japonés, o mojiito, que también hace pensar en algo japonés. En todo caso al cronopio le parece extraordinario que los hayan arrancado del sueño con el solo objeto de sumirlos inmediatamente en el delirio alcohólico, pero no tarda en comprender que todavía es peor puesto que la aeromoza aparece con bandejas donde entre otras cosas hay una tortilla, un helado de almendra y un plátano de aplastantes dimensiones. Como apenas hacen cinco horas que la compañía les ha servido una cena completa en el aeródromo, al cronopio esta comida le parece más bien innecesaria, pero el camarero le explica que nadie podía prever que cenarían tan tarde y que si no le gusta no la coma, cosa que el cronopio considera inadmisible, y así tras de absorber la tortilla y el helado con gran perseverancia, se guarda el plátano en el bolsillo interior izquierdo del saco, mientras su mujer hace lo mismo en el bolso. Esta clase de episodios tiene la virtud de acortar los viajes en el avión de los cronopios, y es así que después de una escala en Gander donde no sucede nada digno de mención, porque el día en que suceda algo en un sitio como Gander será tan insólito como si una marmota ganara un torneo de ajedrez, el avión de los cronopios entra en cielos muy azules, y por debajo hay un mar todavía más azul, y todo se pone tan azul por todas partes que los cronopios saltan entusiasmados, y de pronto se ve un palmar y uno de los cronopios grita que ya no le importa si el avión se cae, proclamación patriótica recibida con cierta reserva por parte de los cronopios extranjeros y sobre todo de las esperanzas, y así es como se llega al país de los cronopios.

Desde luego el cronopio viajero visitará el país y un día, cuando regrese al suyo, escribirá las memorias de su viaje en papelitos de diferentes colores y las distribuirá en la esquina de su casa para que todos puedan leerlas. A los famas les dará papelitos azules, porque sabe que cuando los famas las lean se pondrán verdes, y nadie ignora que a un cronopio le gusta muchísimo la combinación de estos dos colores. En cuanto a las esperanzas, que se  ruborizan mucho al recibir un obsequio, el cronopio les dará papelitos blancos y así las esperanzas podrán apantallarse las mejillas y el cronopio desde la esquina de su casa verá diversos y agradables colores que se van dispersando en todas direcciones llevándose las memorias de su viaje.

1Cortazar.png

NUEVO BARCO

unnamed.png

Hola, ya sabes que nos gusta contarte el curso de nuestra misión. Esa misión que cada día seguimos cumpliendo gracias a ti, que has confiado en nosotros.

Nuestro próximo objetivo es continuar con nuestra actividad en la zona de rescate y salvamento del Mediterráneo central a bordo de nuestro nuevo buque insignia, bautizado como Open Arms.

Se trata de un remolcador de 37 m de eslora donado por El Grupo Ibaizabal, construido en acero en 1974 y que formó parte de la flota de Salvamento Marítimo Español. Tras una larga trayectoria en el mar, este buque tendrá una segunda vida salvando otras.

Estamos trabajando en su completa remodelación con el objetivo de dotarlo de todo lo necesario para las tareas de vigilancia y salvamento que desempeñará en el Mediterráneo central, incluyendo una enfermería y una zona de 100 m2 en cubierta para albergar un máximo de 400 personas en caso de necesidad. Una vez terminada, está previsto que zarpe a su destino junto con todo el equipo a principios de primavera de 2017.

Con la incorporación de Open Arms a nuestra flota humanitaria, contribuiremos a una mayor seguridad de todas aquellos que huyen y se lanzan al mar porque es su única vía. No queremos que se repitan las cifras del 2016. No queremos que otras 5.000 personas más dejen sus vidas en el Mediterráneo.

Para conseguirlo, contamos contigo. Ayúdanos para poder seguir cumpliendo con nuestro objetivo.

Gracias por confiar en nosotros y por seguir ahí.

Para saber más sobre Proactiva Open Arms:

plataforma3.png

La informática está cambiando

fsf

 con lo que son de Suma Importancia La Lista de los Proyectos Prioritarios de la FSF

por Georgia Young – Publicado el 17 ene, 2017

En respuesta al cambiante panorama de la informática, y con una amplia contribución de la comunidad del software libre, la Fundación del Software Libre actualiza su lista de Proyectos de Software Libre de Alta Prioridad (HPP) con seis nuevas áreas de proyectos que necesitan su apoyo.

Queremos un mundo en el que todos los usuarios de ordenadores puedan hacer todo lo que tienen que hacer en cualquier ordenador utilizando exclusivamente software libre. Para lograr esta misión, es necesario asegurarse de que el software libre cumpla con las necesidades de los usuarios, y también necesitamos hacer crecer la comunidad de software libre por lo que es, y el software que crea, acogedor y accesible a todos. Hasta que se cumplan esas necesidades, vamos a utilizar la lista HPP para movilizar personas y recursos para apoyar estos proyectos y mejorar el funcionamiento del propio movimiento.

En 2014, un comité de activistas de software libre con experiencia en áreas como seguridad, copyleft, diseño y desarrollo se reunieron para revisar la lista de HPP. Durante un año pidieron retroalimentación de la comunidad del software libre sobre proyectos de gran importancia estratégica con el objetivo de la libertad para todos los usuarios del ordenador. Hoy, compartimos sus conclusiones en relación a como las iniciativas de software libre pueden cambiar el mundo.

Revisar la lista actualizada, Que abarca proyectos de software, los avances en hardware compatible con el software libre, y los esfuerzos para ampliar y profundizar la inclusión de la comunidad del software libre. Lee una explicación completa de los trabajos del comité, que varios miembros del comité han ampliado a partir de la conferencia LibrePlanet del año pasado. También estamos haciendo algunos cambios que hacen mucho más fácil realizar el seguimiento de las revisiones de la lista.

La lista HPP ofrece hasta algunos retos para la comunidad del software libre, y ha sido un éxito desde su lanzamiento en 2005. la primera versión de la lista incluía sólo cuatro proyectos, tres de ellos relacionados con Java. Dieciocho meses más tarde, Sun comenzó Java libre de los usuarios.

Aunque la FSF no pretende ejecutar o controlar estos proyectos, buscamos utilizar nuestra posición y visibilidad en la comunidad para conseguir ventajas y ayuda, incluido el apoyo directo de desarrollo para algunos.

¡Puedes ayudar a que estos proyectos progresen!

Si eres un desarrollador, planteate contribuir con código a alguno de estos proyectos.

  • O ayuda con su documentación u organización de la comunidad.
  • Si tienes dinero, done a alguno de los proyectos.
  • Todo el mundo puede ayudar publicando estas recomendaciones para que estos proyectos sean conocidos.
  • Y comentarios en la lista HPP, incluyendo sugerencias para futuras revisiones, siempre es bienvenido en hpp-feedback@gnu.org.
  • En próximos meses, estudiaremos con más atención cada prioridad y resaltaremos formas más específicas en las que pueda ayudar la comunidad. Estamos deseando lograr los objetivos de la lista de HPP, así ¡que vamos a empezar¡
  • plataforma2.png
  • licenciacc

Recuerdos del pasado

TELEDONIUS Y SUS PELICULAS FAVORITAS

1960_dolcevitaLa magia del cine va y viene, de tiempo en tiempo. En nuestros días parece que está volviendo a aparecer el encanto de ver una película en una gran pantalla. Pero en una Gran Pantalla, no en esa macro tv que tenemos colgada de la pared del cuarto de estar. Pero, siempre hay peros, no en la ciudad, no tras un paseo para ir charlando, ver la película y posteriormente tomar un vino por la zona de Plaza Nueva. No, ahora hay que coger el coche y largarse a alguna de esos horrores que están en las afueras donde primero hay que hacer un simposium sobre cual de las ocho pelis queremos ver (por favor alguna que no haya más de 200 muertos, que la sagnre no salpique mucho y que tenga “algún” parecido con la realidad) y después nos internamos en un cine del tamaño de la sala de reuniones de la oficina comiendo, fundamental, palomitas.

Para Teledonius dar nombres de autores y actores, actrices del cine actual es algo complejo, tanto del nacional como del internacional, se quedó anquilosado hace algunos años. Con lo cual prefiere la macro pantalla de su cuarto de estar que el safarí a los cines del “exterior”.

Claro que todos los vicios se heredan, es algo que pudiera crear controversia, pero no, pues nos negamos de principio a entrar en ello y es más, prometemos solemne­mente no acudir a ninguna universidad de verano a dirigir algún curso sobre los “vicios heredados”.

Teledonius tuvo esa desgracia.laspelis

En el principio fue el verbo, perdón, al principio iba al cine porque lo llevaban, sobre todos sus hermanos mayores. Pero pronto su fama atravesó todos los muros de la comprensión y humana resistencia. Famoso se hizo en cuanto aprendió a hablar, mejor dicho a preguntar. Todos escapaban de aquel monstruo pregunton impenitente. No contaremos su famosa anécdota en el cine Almansor (Algeciras), cuando su hermano mayor, en edad que no en dignidad, cansado de aquella gran pregunta en la que se había convertido la película, se desplazó varios lugares dejando su lugar a un incauto espec­tador, de la película que no del drama familiar, y este cansado ya de explicar todo lo que acontencia en la pantalla, los mandó a Chiclana. Esto cuando nuestros héroes se encontraban en plena guerra con alguna de las muy feroces tribus de indios que a lo largo de la historia, el hombre blanco se ha visto en la obligación moral de exterminar para beneficio de ellos, los indios. Decía que los mandó a Chiclana con balsa y todo, y adujo como motivo a tan largo periplo que “porque les daba la gana”. Este último añadido fue como resultas de que nuestro incauto espectador estaba ya bastante cansado del pequeño espectador de su derecha. ¡Ah! ¡Que inocente es la infancia! Mientras él deploraba la pérdida de su hermano mayor, este se regocijaba allá en la lejanía, a veces es difícil de imaginar tanta maldad en una sola persona.

Pero alejémonos del anecdotario familiar y centremos nuestra propuesta en algo palpable, objetivable en primera instancia y busquemos la contradicción principal entre varias secundarias. A saber Buñuel. Más ¿Qué tiene que ver el pobre con todo este galimatías?. Fácil, hablar de cine es hablar de Buñuel, Ford, Wells, Huston y otros muchos que ya saldrán. Decíamos Buñuel. ¡Con que ansia acudían al cine para ver, no lo que don Luis filmaba, sino más bien lo que se suponía que filmaba!, de todos era conocido que desde su exilio combativo e inaccesible al desaliento nos transmitía mensajes de resistencia y solidaridad. Eso sí, había que buscarlos escena a escena e incluso secuencia a secuencia, pero teníamos que ir más allá de lo visuable, eso con permiso de don Camilo, el del premio, y sus colegas de laborioso trabajo censurador. Una vez terminada la visuali­zación en el Príncipe (Sic transit gloria mundi)  o en el Alhambra, se imponía en el Suizo (Ahora convertido en tugurio de yankeesporquerías) el desarrollo de una tesis doctoral a cargo del gurú de la banda, que siempre los hay, y acompañado de una excelente ensaladilla sin salmonera. El tema de esta noche era “significado de la entrada del avestruz en el dormitorio” ¿Habían dejado los amiguetes de don Camilo bastantes imágenes sin recortar para que pudiéramos descifrar aquella revolucionaria alegoría?

thequietCuando en este master sobre la “Simbología en Buñuel” Teledonius llegó a “Belle de Jour“, estaba agotado, seriamente agotado, no se le ocurrían mensajes a los resisten­tes, era incapaz de ver más allá de sus narices y menos aún elaborar tesis doctoral alguna sobre, no una secuencia o escena, sino sobre la película en su conjunto. Esto repercutía negativamente en su vida social y sexual, pues perdía el poco respeto ganado entre sus iguales y ligaba menos que de ordinario, situación más absurda, si cabe, que la de cualquier película del admirado maestro.

Pero cuando en compañía de un amigo, hoy no recordado, vio en Málaga aquella tan relacionada con el Camino de Santiago, Teledonius dio en dejar su mente libre de todo, eso simplemente por puro agotamiento cerebral, y cuando don Luis fusilaba al Papa, simplemente vio eso, unos anarquistas fusilando al Papa. Si había curas jugando a las cartas, pues había curas jugando a las cartas. ¡Como disfruto entonces a Buñuel!

No quedan ahí sus desazones con el cine y su significado político-social. ¡No! Eso se hincha. La amargura mayor que tuvo que pasar a lo largo de su vida fue con Ford. ¡Como lo había disfrutado de niño! ¡Como recordaba con alegría la visión de “Ford Apache” en el cine Municipal (Cádiz), acompañado de su hermano, insistimos, mayor. “Centauros del Desierto” ¡Que gran película! “Rio Bravo” ¡Maravilloso! “El hombre tranquilo” ¡Entrañable! Hasta envidiabas a ese pueblo tan aburrido y sacristánico, con perdón.

Pero un buen día, en pleno master de rojería, descubrió que además de ser un “pequeño burgués”, pecado por el que tendría que pagar, la lástima era que no existieran granjas de “reeducación”. Era un traidor a su clase, no a Primero de la Mañana de Derecho, sino a la Clase, con mayúsculas, y ¿Por qué era tan fementido traidor? Pues por que le gustaba Ford. Ese criptonazi, judeoyanqui, irlandés, pequeño burgués y además salvaindios. Todos esos pequeño pecados escatológicos eran razón bastante y suficiente, olvidaban lo del catolicismo, quizás por el IRA, y acusarle de gitano, quizá porque aún la gente guapa no bailaba sevillanas.

Mucho tuvo que purgar su amor a Ford, pero incluso después de mucho purgarlo, siguió prefiriendo “El delator” a las “Naranjas Mecánicas“, a pesar de la defensa de la segunda, del que con el tiempo, y el peloteo, sería Aconsejado de Incultura de la J.A., y de las tonterías que entre cerveza y cerveza escupía Manolo Peras, el cual lleva 40 años diciendo estupideces y se considera muy culto e inteligente. Decíamos que a pesar de tanta paliza dialéctica se empeñó en que le gustaba más Ford que Kubrik, con perdón, y es más, aun sigue considerando al primero un genio del séptimo arte y disfrutando muchas de sus películas.

tres