🇪🇺Visión de Europa para la era post-pandémica de DiEM25: Algunos pensamientos personales (I)🇪🇺

yanis

DiEM25 se creó en febrero de 2016 porque Europa se estaba desintegrando como resultado de una absorción pseudotecnocrática de la UE que imponía austeridad en todas partes en respuesta a la crisis financiera causada por los controladores de la pseudotecnocracia de la UE. Hoy, ahora que un virus sin sentido ha puesto al capitalismo europeo en animación suspendida, es hora de reevaluar nuestro análisis y de reorientar nuestras políticas.

Nuestro Manifiesto de 2016 ofrecía un análisis pertinente de por qué Europa se estaba desintegrando, por qué la Internacional Nacionalista xenófoba se estaba levantando, cómo los nacionalistas y la tecnocracia de la UE eran, esencialmente, las caras opuestas de la misma moneda. Un año más tarde, para dar sustancia política al Manifiesto, DiEM25 reunió, con la ayuda de innumerables europeos, nuestro Green New Deal para Europa. En las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019, junto con aliados políticos, nos presentamos en varios países promoviendo esta agenda política del Green New Deal.

Captura de pantalla de 2020-05-07 17-56-53

Los banqueros y los fascistas nunca dejan que una “buena” crisis se desperdicie. Se unen a través de las fronteras y siguen su pútrido programa a nivel transnacional. Esta vez los europeístas progresistas no deben desperdiciar la oportunidad de reunirse bajo un análisis común y una agenda política que refleje los nuevos hechos sobre el terreno. Lo último que deberíamos querer es un retorno a la normalidad. Si DiEM25 estaba en lo cierto, no había nada “normal” en lo que estaba sucediendo en Europa, y de hecho en el mundo, antes de Covid-19.

Al igual que las grandes guerras, también la Peste Negra, la Gripe Española, todas las epidemias obligan a la humanidad a replantearse sus formas. Las potencias harán todo lo posible para obligarnos a volver a los negocios como de costumbre. Debemos asegurarnos de que no se salgan con la suya. Por dos razones.

  • Los negocios no pueden volver a su forma habitual, aunque todos lo quisiéramos.
  • En segundo lugar, esos “modos habituales” son ineficientes y perjudiciales para los intereses de la humanidad.

El año pasado, en mayo de 2019, una semana antes de las elecciones al Parlamento Europeo, DiEM25 publicó un encantador libro titulado A Vision of Europe (editado bellamente por David Adler y Rosemary Blecher). Un segundo volumen está ahora listo ya que los últimos doce meses nos exigieron repensar nuestra Visión de Europa, aunque estaba recién salido de la imprenta.

La semana pasada tuve que escribir la introducción de A Vision of Europe Vol.2. Se convirtió rápidamente en un ejercicio de repensar el manifiesto y la agenda política de DiEM25 para la era post-pandémica.

En los próximos meses, DiEM25 tendrá que revisar sus textos fundacionales y sus principales documentos políticos. Ya desde el pasado noviembre, en nuestra reunión en Praga, establecimos un curso hacia una agenda más radical. En este contexto, las siguientes reflexiones pretenden calentar este debate tanto en el seno de DiEM25 como con los progresistas interesados en un diálogo sobre lo que debe hacerse ahora en Europa y más allá.

“¡Europa se democratizará. O se desintegrará!“, fue nuestro pronóstico en 2016. Bueno, Europa no democratizó sus instituciones de la UE y ahora se está desintegrando. ¿Qué deberíamos decir y hacer ahora?

salvesquien

La paradoja europea en el corazón de la desintegración de la UE

Un año es, en política, mucho tiempo, pero normalmente sería un tiempo demasiado corto para marcar la diferencia en nuestra visión del futuro. Desgraciadamente, el año pasado no fue un año ordinario. Al asegurar que el futuro ya no es lo que solía ser, los últimos doce meses hicieron necesaria una revisión de la Visión de Europa. Ahora, querido lector, tienes el resultado.

En las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019, nuestro Green New Deal para Europa, el Manifiesto basado en nuestra Visión de Europa, fue ampliamente derrotado. Aunque DiEM25 y nuestros aliados de la Primavera Europea consiguieron reunir un millón y medio de votos, no conseguimos elegir ni un solo europarlamentario. A juzgar por ese lamentable resultado, algunos podrían decir plausiblemente que nuestra Visión de Europa se hundió como una bola de plomo, al menos electoralmente.

Una explicación de nuestro fracaso electoral es, en efecto, esta: Nuestros análisis y políticas fueron pobres o en desacuerdo con los electorados de Europa. Sin embargo, hay una segunda explicación: Aunque muchos europeos están dispuestos a adoptar el análisis de DiEM25 y a apoyar nuestra agenda política, la política europea reproduce el dominio de instituciones impopulares y el poder de sus funcionarios. A juzgar por la evolución de la sabiduría convencional, especialmente entre los jóvenes europeos, esta segunda explicación parece bastante plausible. De hecho, desde nuestra derrota electoral en Alemania, Francia, etc., tanto el análisis de la Visión de Europa como las políticas del Green New Deal para Europa de DiEM25 han ganado terreno.

Esta paradoja se encuentra en el corazón de la desintegración de Europa; un proceso que comenzó en 2010 con la crisis del euro, se aceleró en 2015 con el aplastamiento de la primavera griega, se aceleró con los triunfos de Brexit en 2016 y 2019 y fue turbado en 2020 por Covid-19 y la patética respuesta de la Unión Europea a la pandemia. La estructura de la paradoja es fácil de diseccionar.

Por una parte, existe el consenso generalizado de que la unión monetaria y económica de la Unión Europea no sólo es defectuosa sino que es la fuente de recesiones innecesarias, degradación ambiental y dolor evitable para la mayoría de los europeos. Por otra parte, la política europea garantiza que este consenso sea expresado de palabra por las fuerzas políticas dominantes, mientras que se le mantiene brutal y despiadadamente alejado de los centros de decisión de Europa.

El Manifiesto de DiEM25, nuestro Green New Deal para Europa y, sí, el primer volumen de Una visión de Europa reconocía esta paradoja, así como su capacidad para socavar la Unión Europea y el europeísmo progresista y radical más ampliamente. Sin embargo, creo ahora que nuestro lenguaje, nuestros textos y la forma en que expresamos nuestros discursos de campaña eran demasiado tímidos. No bastaba con decir “Europa se democratizará o se desintegrará“. Aunque correcta como predicción, nuestra campaña política necesitaba algo más poderoso que una predicción: Necesitaba una declaración más radical de lo que estaba sucediendo y de lo que deberíamos hacer.

A lo que realmente nos enfrentamos

Al releer recientemente Una visión de Europa, me di cuenta de que le faltaba algo crucial: Un análisis de clase de las verdaderas razones por las que el establecimiento de Europa está rechazando las políticas sensatas y moderadas y los cambios institucionales que serían mutuamente ventajosos en toda Europa.

Si estoy en lo cierto en que el Green New Deal para Europa de DiEM25, incluyendo sus propuestas técnicas de deuda pública inteligente y financiación de inversiones, hubiera hecho remar a todos en la misma dirección (alemanes e italianos, holandeses y griegos) ¿por qué los gobiernos alemán y holandés eran tan hostiles a la idea?

Una Visión de Europa no respondió a la pregunta, dejando que el lector pensar erróneamente que o bien estabamos equivocados o que los agentes políticos del establishment del norte son unos inútiles. Ninguna de las dos cosas es cierta. Nuestro análisis es correcto y los dirigentes del norte están persiguiendo sus propios intereses inteligentemente. ¿Puede ser así? ¿Cómo es posible?

Los acontecimientos del 2020 resolvieron esta cuestión. Por ejemplo, está claro que incluso el conservador más duro que vive en el norte de Europa puede ver que, ante la gigantesca recesión causada por la pandemia, dejar que cada estado miembro se las arregle por sí mismo llevará, tarde o temprano, a la desintegración del euro. Ciertamente son lo suficientemente inteligentes como para reconocer que, dada la situación de Italia, obligar a Roma a pedir prestado miles de millones en un momento de colapso de los ingresos nacionales llevará a la quiebra y a la salida de la zona del euro con una probabilidad muy alta. O que, alternativamente, causará tal depresión que un gobierno neofascista se levantará para hacer lo que la recesión fracasó: provocar un choque fatal entre Roma y Bruselas.

Corazon_verde_servicios públicos-01Pero, si estoy en lo cierto, ¿por qué la clase dirigente de la UE ha acabado con la única alternativa a los aumentos paralizantes de la deuda nacional, es decir, los eurobonos? ¿Por qué han ignorado la propuesta técnicamente astuta de DiEM25 de una emisión de bonos del Banco Central Europeo, un bono del BCE, con un vencimiento de treinta años para recaudar un billón de euros con el fin de absorber el catastrófico aumento de la deuda nacional que, inevitablemente, causará el impago de Italia, luego el de España, eventualmente el de Francia, etc.?

Dado que la clase dirigente que dirige la UE sabe muy bien que Italia y el resto del sur de Europa contribuyen en gran medida a los excedentes del norte (por ejemplo, manteniendo bajo cero su tipo de cambio y los tipos de interés de sus bonos del Tesoro), ¿por qué corren grandes riesgos con la desintegración del euro? ¿Por qué no aprovechan la pandemia como una oportunidad para solidificar las ventajas del Norte en la unión monetaria europea, adoptando las propuestas de DiEM25 tanto para un bono del BCE como para una gran campaña de inversión paneuropea financiada por una alianza del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el BCE? ¿Quién se beneficiaría más de un programa de inversión de este tipo que, por ejemplo, Siemens y Volkswagen?

La respuesta que le faltaba a Una visión de Europa Vol. 1 comienza con una realización: Sí, los políticos que representan a la oligarquía sin fronteras reconocen todo lo anterior,  como tú y yo, querido lector. Pero también ven algo que la mayoría de los progresistas no ven: Que la arquitectura de la eurozona es única en la historia del capitalismo en la forma en que ha dado poder a la oligarquía que esos políticos representan.

Habiendo creado un banco central gigantesco sin un estado que lo controle o lo apoye, diecinueve estados (los que usan el euro) han quedado sin un banco central que los apoye directamente. Una vez desprovistos del poder de controlar el dinero y los tipos de interés, pronto estos estados llegaron a los límites de su gasto. Una vez en las cuerdas fiscales, ningún gobierno, independientemente de sus colores políticos e ideológicos, puede hacer mucho en la esfera de la redistribución de la renta y la riqueza.

Habiendo eliminado el control del dinero y las tasas de interés de los estados, los diseñadores de la eurozona hicieron algo que nunca antes se había logrado: Robaron a cada Primer Ministro o Presidente democráticamente elegido los instrumentos para transferir cantidades significativas de riqueza de los ricos a los pobres que constituyen la mayoría – o, en la definición de Aristóteles, la Demos. En resumen, sacaron subrepticiamente la Demos de la democracia europea. Si lo hicieron intencionalmente o no, no viene el caso.

El único hecho que importa es que, con la creación del euro, los gobiernos elegidos democráticamente ya no podían trasladar grandes cantidades de valor de la oligarquía a la mayoría. Los futuros historiadores económicos seguramente marcarán esto como un desarrollo trascendental.

Comparemos y contrastemos la Canciller alemana con el Primer Ministro del Reino Unido. Aunque Alemania es mucho más rica, su superávit comercial es enorme y el país está mejor dirigido que el Reino Unido, la Canciller alemana, aunque quisiera, no podría transferir grandes cantidades de ingresos y riqueza de los alemanes ricos a los pobres. ¿Por qué? Porque está obligada a no tener grandes déficits y no tiene control del banco central. Por el contrario, el Primer Ministro del Reino Unido, respaldado por el Banco de Inglaterra, puede incurrir en grandes déficits en la búsqueda de inversiones públicas o incluso simplemente para transferir grandes cantidades de riqueza a los residentes más pobres, por ejemplo, en el norte de Inglaterra.

llejjiAhora estamos listos para ver a qué nos enfrentamos. Sí, la oligarquía de la UE puede ver que la aplicación de nuestro Nuevo Acuerdo Verde para Europa haría maravillas para poner fin a la crisis del euro que comenzó en 2009 y que se volvió balística, cortesía de Covid-19, en 2020. Pueden ver tan bien como tú y yo, querido lector, que sus beneficios aumentarían, no disminuirían, como resultado. Sin embargo, también se dan cuenta de que las propuestas políticas de DiEM25 introducen nuevos instrumentos, como los bonos del BCE y un Fondo de Inversión Verde habilitado por una alianza entre el BEI y el BCE.
Estos nuevos instrumentos permitirían de nuevo, subrepticiamente, a los políticos electos en Alemania, Francia, Italia, etc., redistribuir grandes cantidades de ingresos y riquezas de la oligarquía europea a las personas más pobres que viven tanto en el norte como en el sur de Europa. ¿No es comprensible que esto no sea algo que la oligarquía consienta a la ligera?

En resumen, Una Visión de Europa se equivocó al no explicar al lector dos puntos clave:

Primero, que las políticas que proponemos para transformar Europa son políticas que incluso los oligarcas ven como mutuamente beneficiosas para los europeos del centro, norte, sur y este de Europa.

En segundo lugar, no les importa. ¡Es comprensible!

En efecto, la oligarquía sin fronteras teme la desintegración europea mucho menos de lo que teme los instrumentos de financiación pública que proponemos por su potencial para redistribuir parte de su riqueza mal adquirida. Por lo tanto, están dispuestos a empujar a Europa al borde del precipicio en lugar de permitir que se forjen esos instrumentos.

Final de la primera entrega.

Captura de pantalla -2020-05-07 11-34-07

EE.UU está aprovechando el coronavirus para acabar con el cifrado

Comedores escolares vacíos mientras las despensas solidarias se desbordan

 

Un comentario en “🇪🇺Visión de Europa para la era post-pandémica de DiEM25: Algunos pensamientos personales (I)🇪🇺

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: