🥱La cara oculta del turismo🏛

tour, del francés girar, hace referencia a la acción de moverse para volver al lugar de partida, un periplo originalmente profesional, que a partir del siglo XVII pasa también a definir un viaje iniciático para estudiantes europeos que durante meses o años recorrían lugares emblemáticos de la cultura europea con origen en París y meta en Italia. Ansiaban conocer los restos de la civilización romana y las obras del Renacimiento, su itinerario era llamado el “Gran Tour”. Para el siglo XIX era ya una costumbre extendida entre jóvenes de la aristocracia y la burguesía, especialmente británica. El “Gran Tour” tenía un halo de aventura, fascinación y libertad. Durante el Romanticismo se puso de moda plasmar en el arte el contacto humano con la  “inmensa” naturaleza y la idealizada cultura Antigua y Medieval. El siglo XIX fue el siglo de la Geografía, la Historia, la Botánica y la Etnografía. La comprensión del mundo pasaba por recorrerlo y registrar las diferencias y novedades. En aquellas expediciones también se enrolaban amantes de los viajes por el mero placer de acompañar aquellos descubrimientos.

La cara oculta del turismoLa burguesía, la clase emergente del sistema liberal, iba adoptando desde la industrialización hábitos de consumo paralelos a los de las clases dominantes del Antiguo Régimen. Estos llamados snob, “sine nobilitate”, acompañaron a los aristócratas en sus extravagantes expediciones mientras los controles informales del sistema daban respaldo social a este hábito, que estaba destinado a extenderse con viajes organizados, trenes chárter, hoteles concertados y tur operadores en una aproximación cada vez más numerosa.

Las impresiones que traían los viajeros de las culturas y paisajes que visitaban atraían a nuevos usuarios a la vez que colocaban socialmente a los participantes en la imitación de esa minoría que podía dedicar largo tiempo a ensanchar sus conocimientos. El contacto con los anfitriones era estrecho y continuado, dadas las largas estancias, y la emoción de estos encuentros alimentaba su popularidad y reconocimiento.

Las democracias liberales y su sistema de clases trasladaron la presión por la desigualdad hacia las libres decisiones del individuo y su éxito en la vida. La defensa legal de la igualdad de oportunidades y la justicia universal permitirían a la ciudadanía, supuestamente, mejorar su situación bajo una supuesta movilidad social que les igualaría a los privilegiados, un modo de asumir la desigualdad y poner a la ciudadanía en competencia. Bajo la premisa de la libre elección, la nueva clase se identificó con los modelos de éxito de líderes o referentes, siempre apelando a valores emocionales subjetivos como éxito, plenitud y felicidad.

El 7 de junio del 1936 el gobierno francés de León Blum firmó los acuerdos que marcarían los nuevos derechos sociales de los trabajadores, que incluían las vacaciones pagadas por dos semanas. Muchos trabajadores franceses pudieron, por primera vez, conocer el mar o disfrutar de un sencillo paseo por la montaña. Los derechos adquiridos por los trabajadores permitieron la gestión de su ocio y este vinculó el digno derecho al descanso al interés e indudable placer por conocer otros espacios, culturas y paisajes. El turismo se estaba democratizando.

El Turismo de masas, tal y como lo conocemos ahora, es un fenómeno relativamente joven que empezó a extenderse a partir de los años 70-80, colonizando las clases medias hasta convertirse en unas de las principales actividades de ocio en todo el planeta. El crecimiento, cuasi exponencial, de la actividad turística en las últimas décadas ha hecho que la industria turística que le da soporte se haya convertido en una de las principales actividades económicas del mundo capitalista, cuyo máximo exponente es el Estado español. En nuestro estado, el turismo es ya el sector económico que más aporta al PIB, y el segundo que más empleo genera. Esta dependencia económica del turismo se acentúa aún más en los lugares turísticos por excelencia, como la costa Mediterránea y sobre todo las Islas Canarias y Baleares, donde el sector turístico supone ya más del 35% y 45% de sus respectivos PIB.

palomaEl gran éxito de la industria turística ha sido crear en el ideario popular una imagen idílica del turismo y convertirlo en un bien de consumo y de reconocimiento social al que todas aspiramos. Sin embargo, esta imagen no es sino un embozo que esconde una realidad bien diferente de precariedad laboral, destrucción medioambiental, exclusión social, colonización cultural y profundización de la brecha de género, desconocida en gran medida por los propios turistas. En esta publicación se pretende revelar la verdadera cara del turismo, desmontando los principales mitos sobre los que se sustenta el actual modelo turístico, analizando su impacto no solo a nivel económico y laboral, sino también a nivel social, medioambiental, cultural y de género. También se comparten reflexiones sobre si es posible un modelo alternativo de turismo que sea sostenible y revierta los impactos más perniciosos del actual modelo, así como qué buenas prácticas habría que impulsar en cualquier actividad turística.

La irrupción del COVID-19 ha puesto de manifiesto la debilidad de las economías tan dependientes del turismo, así como la insostenbilidad del actual modelo turístico, que además choca ya con los límites físicos del planeta. El gobierno pretende ahora reflotar de nuevo el sector turístico con un desembolso de dinero público sin precedentes, que tendremos que pagar entre todas, pero es el momento de hacer una reflexión colectiva y una movilización ciudadana que reoriente esos fondos hacia un cambio radical de modelo que evite la destrucción ambiental y ponga el turismo al servicio de las personas y no del capital.

Descargar la revista

🔴🏴Miguel Fadrique, nuevo secretario general de CGT 14/06/22

📡Desarrollaron un método para identificar y rastrear teléfonos mediante señales Bluetooth

Un comentario sobre “🥱La cara oculta del turismo🏛

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: